Mi twitter: @ALBERTO_DELUNA
La verdad sobre los restaurantes

ALBERTO DE LUNA FANJUL

D'Berto

+34 986 73 34 47

de lo mejor de 2014

avenida Teniente Dominguez 84 O Grove, Pontevedra provincia, España

guardado por 43 personas

ver más restaurantes marisquerías en O Grove

EL MEJOR SITIO DE MARISCO DE ESPAÑA

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

D’Berto es considerado el mejor sitio de marisco de España.

Aparte de por su excelente calidad, la fama de este restaurante viene por ofrecer las piezas de marisco más grandes que jamás vayas a ver. Percebes del tamaño de tu dedo índice, berberechos como pelotas de golf, centollas que parecen aliens, bogavantes de 6 kilos, cigalas que no entran en la bandeja…

No siempre el mayor tamaño garantiza mejor sabor pero os aseguro que merece mucho la pena ir a D’Berto y poder comer piezas XXL. Es parte de su encanto.

¿Y cuándo se pueden encontrar esas piezas XXL? Pues amigos, aquí está el punto más importante de este restaurante.

NOVIEMBRE ES EL MEJOR MES PARA DISFRUTAR AL 100% DE D’BERTO.

Otras buenas fechas para ir son febrero-marzo-abril.

Mi primera visita fue un abril y pude disfrutar de unas piezas descomunales. Esta segunda visita ha sido ahora en septiembre y la diferencia ha sido importante.

Donde más se notaba la diferencia es en berberechos y zamburiñas que en esta fecha son mucho más pequeños que a partir de noviembre. La cigala también era sensiblemente más pequeña a la que pude degustar en mi primera visita. Otro fallo de septiembre es que no hay centollo.

Volvamos a hablar de D’Berto.

Este restaurante se encuentra en O’Grove, Pontevedra. ¿Cómo se puede ir hasta allí desde Madrid? La mejor opción es ir en avión a Vigo y luego alquilas un coche –30 minutos-. La otra opción es chuparte 5 horas de coche (yendo rápido). Hay quien puede decir que 5 horas de coche desde Madrid no le compensan ni de coña pero a mi que me gusta viajar y salir de Madrid, sí me vale la pena.

Concretamente, mi plan de este fin de semana ha sido el siguiente. Salimos de Madrid un viernes a las 16 y a las 21:00 estábamos ya en O’Grove. La mejor opción es alojarte en el Gran Hotel de la Isla La Toja. Esa noche fuimos a cenar a EL CULLER DE PAU (1 estrella) que está a 10 mins en taxi. El sábado fuimos de playas que por ahí las hay chulísimas y cenamos en D’Berto. Tras la cena, borrachos, fuimos a salir por Sanxenxo (15 mins en taxi). El domingo un poco de playa y a las 15 nos volvimos, llegando a Madrid a las 20.

Palizón de cojones. Eso nadie lo pone en duda. Pero sales de Madrid y desconectas.

Al frente de D’Berto está Berto, un tipo muy simpático aunque esta vez no le pillamos en su mejor momento. Se le veía algo cascado de currar toda la semana y todo el verano. Y es que aunque verano no sea la mejor época para el marisco, debido a que la zona se llena de turistas, Berto abre y hace su agosto. También abre hasta los domingos.

El comedor es sencillo. No os esperéis grandes lujos ni una taberna cutre. Simplemente correcto.

Jamás aceptéis una mesa en el comedor acristalado del fondo. Las mejores mesas son las de la entrada que es donde se ve a Berto cogiendo las piezas de marisco.

Hay mesas redondas perfectas para 6.

Aunque os traerán la carta realmente sirve de poco. A D’Berto se viene a comer marisco y sin mariconadas. Otro consejo: para ir a D’Berto acojonado por cuánto te va a salir la cena y cortándote a la hora de pedir, mejor no vayas. D’Berto no es caro. Simplemente el buen marisco se paga.

150 creo que es un presupuesto correcto con el que ir a D’Berto.

Otra punto fundamental: ser una mesa de 5 o 6 es perfecto para poder probar la máxima variedad posible de marisco y no acabar pagando 300 € / barba. En mi primera visita éramos solo dos y como queríamos probar mucho, la broma nos salió a 250. Esta vez éramos 6 y poniéndonos como cerdos pagamos 110 €.

En esta segunda visita, entre seis tomamos:

Una empanada casera (15 €). Buenísima. Perfecta como aperitivo.

Ostras (2 € / pieza). De Cambados. Muy buena.

Percebes grandes (36,25€ / 250 grs) y percebes medianos (48€ / 400 grs). Pedimos ambos para comparar. Los dos estaban deliciosos pero me quedo con los grandes. Podría comerme kilos y kilos de este bicho que cada vez que lo veo pienso en quién sería la primera persona en la historia que se lanzó a comer un percebe. Tenía que tener mucho hambre.

Berberechos (14 € / 12 piezas). Muy buenos de sabor pero pequeños. Nada que ver con los XXL que comí en mi primera visita.

Zamburiñas (18 € / 12 piezas). Hechas a la plancha también eran pequeñas.

Navajas (24 € / 12 piezas). Grandes y muy ricas.

Almejas a la sartén (20 €). Buenas.

Cigala super cocuda (154 € / 3 cigalas). Buen tamaño aunque aquí las he comido más grandes. Deliciosas. Cigala y percebe está en el top de mis platos favoritos del mundo.

Nécora. Tamaño XL. Brutal. De lo mejor de la cena.

Langosta (168 €). A la plancha. La traen ya abierta y troceada para que sea más fácil comer. Me encantó.

Bogavante (110 €). La absoluta decepción de la noche. Lo prepararon a la plancha y vino con un exceso de sal y aceite que lo hacía incomestible. Este error en la cocina puede que tenga su justificación. Os cuento. Llegamos a cenar a las 22:30 y como veis pedimos infinidad de cosas. Además dijimos que nos fueran trayendo la comida poco a poco. Pues a la 01:30 de la mañana aun nos faltaba por tomar la langosta y el bogavante. Y ya no quedaba nadie en el restaurante. Por tanto, es comprensible que la cocinera a esas horas estuviera tan cansada de llevar todo el día haciendo pescados y mariscos que al preparar el bogavante se hubiese quedado medio sobada y se le hubiese caído el bote de sal y la botella de aceite en la plancha.

A los postres nos invitaron y menos mal porque estaban malísimos. Se supone que la tarta de queso es su especialidad pero la nuestra estaba pasadísima. Hincharos a marisco y punto.

Para beber…madre mía. Nos pimplamos 7 botellas para los 6. Varios champús, algún albariño y godello. Un fallo es que o les insistes mucho con que quieres albariños diferentes y especiales o te traen un Martin Codax o similares.

La cena acabó a las 3 de la mañana. Espectacular. Y la cuenta salió a 114 € por barba. Excelentísimo precio para semejante mariscada. Y es que como os decía, cuantos más seáis, más probaréis y más barata saldrá la cena.

La próxima vez que vuelva a D’Berto será en el mes de noviembre, un sábado para comer y una mesa para 6. Ese es el plan perfecto. Y sin descartar empalmar con al cena.

Vincent Hanna

Leyendo esto dan ganas de coger el coche ahora mismo y plantarse en O Grove. Yo había oído hablar de él como un "must" de Galicia y veo que se confirma. De vino supongo que sería también una orgía de albariños, ¿no?.

16 de abril de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Así es, tienen una buena carta de albariños de productores pequeños, es decir, no el mítico Martin Codax o Terras Gaudas, a precios razonables (18-25 euros) y que están buenísimos

17 de abril de 2012

La Contraseña

+34 911 72 63 78

Calle Ponzano, 6 <m> Alonso Cano 7 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 56 personas

ver más restaurantes en Madrid

OTRO SITIO COOL CON COMIDA DECENTE Y QUE NADA APORTA

'está OK' 'está OK'

LA CONTRASEÑA es otro sitio de moda – o “cool” si lo prefieres llamar así- donde no se come mal pero que realmente poco aporta.

Todo sitio de moda/cool que se precie debe cumplir estos requisitos:

(i) Decoración. Este es el pilar fundamental para estar de moda por lo que es donde el empresario debe dejarse la pasta. A ser posible, el sitio debe estar decorado con maderas, hierros, plantas, detalles como una estantería con libros para dar un rollo intelectual y una barra donde tomar un gintonic.

(ii) Ambiente. Los sitios de moda son el objeto de deseo entre las pijas por lo que mientras ellas no vayan y hablen de ti, no eres nadie.

Vamos a ser claros. Los tíos cuando quedan de cena lo que buscan es que se coma bien, a ser posible asador con buena carne. La decoración les importa tres pepinos. ¿Os imagináis al capitán del equipo de futbol de los lunes proponiendo a sus amigotes una cena de Navidad en Contraseña, Dray Martina o Patio del Fisgón? Le echan del equipo.

Sin embargo, cuando las chicas quedan para cenar no buscan el restaurante donde se coma el mejor pescado o el mejor chuletón. Lo que buscan es aquel sitio que sale en Vogue o en Telva y que dicen que es lo más cool en Madrid. La comida queda en muy segundo plano.

Ahora bien, si un sitio de moda se llena de niñas guapas, entonces ya procede que el capitán del equipo de futbol de los lunes diga a sus amigotes que la cena de Navidad será en un sitio de moda porque “va a estar lleno de cachondas”.

(iii) Comida. Si montas un sitio de moda no tienes que comerte mucho la cabeza sobre qué platos meter en la carta porque ya vienen preestablecidos. Mete algo peruano (un ceviche) o japonés (un maki) que está muy de moda. Mete la hamburguesa de la casa. Mete un steak tartar para los atrevidos. Mete croquetas y una ensaladilla para los más clásicos. Mete algo italiano como pasta, pizza o rissoto porque eso a todo el mundo le gusta. Mete un huevo a 65 grados. Mete trufa a varios platos. Y “voilá”, ya tienes la carta.

(iv) Zona. Barrio Salamanca, Barrio de las Letras y la zona Alonso Martínez son las más cotizadas. Excepcionalmente te puedes ir lejos como Alberto Alcocer (Pipa&Co). La calle Ponzano, que se está poniendo muy de moda, también se acepta.

(v) Precio. El ticket medio no debe sobrepasar los 30 € ya que por mucha pijería que vaya a tu restaurante, muchos están pelados y no van a gastarse sus ahorros en comida.

La Contraseña cumple a raja tabla estos cinco requisitos.

A mí me llevó un jueves una amiga que es una joyita y que sabe que me encanta probar estos sitios. Estaba lleno.

Comimos:

Ceviche de chicharros y carabineros (16,50 €). Muy sin más. Es lo que tiene meterse a torear si no sabes.

Tartar de pez mantequilla con aceite de trufa (17 €). Esta mezcla, inventada en Kabuki, nunca falla.

Steak tartar (17,50 €). Mejor de lo que me esperaba. No es una locura pero se defiende.

Lasaña fría de marisco (12,50 €). Lo de lasaña es una pijada ya que este plato es una ensaladilla a base de pulpo, mejillón, langostino…Estaba buena.

De postre, unos ricos brotes de brownie (6,50 €).

Y para beber, un Mar de Frades a 22 €.

Precio final, 92 € que entre dos sale a 46€ / barba. Hay que aclarar que comimos mucho ya que lo normal habría sido tomar solo tres platos. Además cualquier cena de este tipo entre dos, mientras no permitan medias raciones, siempre sale más cara que si vais cuatro. Y por último hay que tener en cuenta que tomamos un vino “de los caros”.

En definitiva, un buen sitio de moda con comida decente.

beetle

Para completar la decoración , te falta destacar que es necesario un suelo como de la serie Cuentame ( vease fotos que publicas de Contraseña ) o de un cemento viejo como de un trastero del Rastro.

hace 6 días

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Totalmente cierto!!!

hace 6 días

Restaurante Culler de Pau

+34 986 73 22 75

de lo mejor de 2014

Reboredo, 73 O Grove, Pontevedra provincia, España

guardado por 30 personas

ver más restaurantes en O Grove

MERECIDA ESTRELLA MICHELÍN AL LADO DE O'GROVE

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

En Galicia hay varios restaurantes con estrella michelín entre los que destaca Casa Solla (San Salvador de Poio, Pontevedra) al ser considerado el mejor restaurante de Galicia, el cual tengo pendiente de visitar.

Otro famoso es Yayo Daporta (Cambados) cuyo chef sale en TopChef.

Hay más sitios con estrella por esta preciosa tierra como Maruja Limón (Vigo), As Garzas (Malpica, Coruña), etc.

Yo nunca había estado en un estrella en Galicia y mi elección fue El Culler de Pau (O`Grove). En circunstancias normales obviamente mi primera opción habría sido Solla pero el motivo de mi viaje a Galicia no era ir a un estrella sino ir a la mejor marisquería de España: D’Berto. Y este restaurante se encuentra en O’Grove por lo que lo que procedía era ir a un estrella que estuviera cerca.

Ir un fin de semana a O’Grove en noviembre (la mejor época para marisco) y cenar viernes en Culler de Pau y comer sábado en D’Berto es un planazo. Lo malo es la distancia pues O’Grove está a tomar viento de Madrid (mínimo 5 horas de coche) aunque a mí me compensa el viaje.

Culler de Pau se encuentra a 9 € en taxi desde O’Grove. Déjate de coche y vete en taxi.

El restaurante ocupa una especie de cubo moderno en medio de una carretera. Por dentro la sala es muy agradable. Pequeña pero amplia, con pocas mesas y con unos grandes ventanales que ofrecen vistas al mar. Me gusta. De noche no se ve un carajo pero si vas por el día pide mesa en ventana sí o sí.

Nosotros éramos cinco y nos sentaron en una mesa redonda. Perfecta.

Todo hacía indicar que iba a ser una gran cena hasta que llega el jefe de sala y nos dice que el chef, Javier, está de viaje y no se encuentra en la cocina por lo que no pueden ofrecer el menú largo (80 €) si no solo el corto a 48 €.

En ese momento se me pusieron las venas como macarrones. Quería montar en cólera. Un puto viernes por la noche, ¿el chef no está? ¿y no avisan? Vengo desde Madrid para cenar en este restaurante y tomar su menú largo ¿y me dicen que no puedo? Manda huevos.

Cada vez es más frecuente ver a los chefs quejarse por twitter de clientes que no aparecen o de mesas anuladas en último momento. Por eso los grandes restaurantes están implantando reservar con la tarjeta de crédito y si no vas, te cobran un importe. Me parece perfecto. ¿Pero por qué no se habla de que no esté el chef en el restaurante? Porque me parece igual de grave. Un chef debe descansar en los días que el restaurante cierra y si aparte tiene algún viaje, deben avisar a los clientes que esa noche no va a estar el chef ya que a lo mejor algunos elegimos no ir a cenar ese día. Y si no quieres avisar por miedo a que entonces no vaya ni Cristo, haz un descuento en carta.

Este cabreo inicial luego se suavizó cuando cenamos de maravilla y además a última hora apareció Javier que venía de rodar Masterchef Junior. Un detalle que, aunque fuera tarde, apareciera en el restaurante.

Debido a que no podíamos tomar el menú largo y que el corto nos parecía demasiado corto, sugerimos tomar varios entrantes de la carta –y es que aparte de los dos menús se puede comer de carta-. Tras varios minutos hablando con el jefe de sala para explicarle lo que queríamos hacer –a veces hay jefes un tanto cuadriculados que cuando les sacas de lo estándar se bloquean- decidimos añadir tres entrantes y cambiar una carne del menú (solomillo por cordero).

Como entrantes, fuera de menú, tomamos:

Croquetas con la carne del cocido (15 €). Ración generosa. La croqueta es pequeña, de bocado. Muy rica.

Vieira sobre jugo de cebolla tostada y fina lámina de tocino (14€ / unidad). Buenísima.

Pulpo a feira (17,50 €). Perfecto.

Acierto absoluto el haber probado estos tres platos como entrantes previos al menú porque nos encantaron. También como entrante invitación de la casa nos pusieron unos mejillones enormes y riquísimos y una especie de gazpacho frío normalito.

Y ahora sí, pasamos al menú corto de 48 €.

Empieza con jurel marinado con encurtidos, tomate seco y cogollo de lechuga. Rico.

Pasamos al huevo a la carbonara de queso San Simón y migas de pan. Delicioso.

Llega el bonito de Burela con mantequilla de algas y calabacín. Espectacular. No recuerdo haber tomado un bonito tan bueno.

De carne, el menú lleva solomillo de ternera. Me pareció sin más. Perfecto de punto pero algo insípido.

Como me olía que el solomillo no iba a ser gran cosa lo cambié –con un suplemento de 12 € ¡manda huevos!- por el cordero lechal con polenta de maíz y mantequilla de especies y anchoas. Sin ser espectacular, estaba muchísimo más rico que el solomillo.

De postres, un cremoso de fresa y sorbete de frambuesa que venía muy bien para refrescar, y luego un postre a base apio helado, caramelo, chocolate blanco y yogur. Yo siempre necesito un postre muy dulce y este estaba riquísimo.

Mención aparte merece la bebida. Como sumiller nos encontramos todo un personaje. El tipo es un chaval que parece sacado del instituto y que habla de una forma rara por lo que no se le entiende. Primero porque no vocaliza –como muchos gallegos cerrados- y segundo porque se mueve-baila al hablar del vino. Me imagino a Matoses cenando y le aparece este sumiller y se lo cena con patatas. De todas formas, una vez le coges el truquillo y te ganas su confianza, el tío resultó ser muy bueno y nos eligió vinos fantásticos. A destacar un Albamar (28 €), un Kaefeer Kopf Grand Cru (45 €), un Niepoort de Navazos y Dorado, un vino espectacular.

Con muchísimo vino y varios Gintonics a 12 € cada uno, entre cinco, la cuenta salió a 122 € por barba. Buena ostia si tenemos en cuenta que el menú corto costaba solo 48. No nos invitaron ni al café. Detalle feo. Y no lo digo por el dinero sino porque tras gastarte semejante dinero en cena y vino, que te inviten al Gintonic que a ellos les cuesta 2 duros, es algo que siempre gusta.

En resumen, pese a la ausencia del chef, fue fantástica cena en un estrella michelín que merece mucho la pena. Para repetir.

Thibor

Pues tienes que probar Casa Solla, que a mí personalmente me gusto más que El Culler de Pau... Y aségurate que está Pepe porque es un gran tipo (aparte de gran cocinero) En cuanto al bonito, yo el mejor que he tomado ha sido en Viveiro en el restaurante Nito (una pasada)

hace 6 días

Bras

+33 5 65 51 18 20

Route de l'Aubrac Laguiole, Francia

guardado por 7 personas

ver más restaurantes en Laguiole

IMPRESIONANTE HOTEL-RESTAURANTE EN FRANCIA. DIRECTO A MI TOP 3.

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

A todas las parejitas que me leéis, os voy a proponer un planazo para volveros a enamorar: ir un fin de semana al hotel-restaurante Michel Bras en Francia.

Este restaurante, galardonado con 3 estrellas michelín y considerado top mundial, se encuentra en la zona de Montpellier, concretamente en Laguiole (Aveyron-Aubrac), un pueblo perdido de la mano de Dios que es famoso por sus chuchillos que encontraréis en sitios como DiverXo y que se caracterizan por una pequeña figura de una abeja en la base. Cuestan de media, ¡ojito! 300€. Como es tradición allí, el cuchillo no te lo cambian en toda la comida.

¿Cómo llegar hasta allí? Coges el tren desde Madrid hasta Montpellier (5 horas), allí alquilas un coche, una hora de autopista pasando por el famoso acueducto de Millau y luego por carreterillas, atravesando pueblos preciosos como Espalion, y así hasta llegar a la casa-restaurante de los Bras, que por supuesto está montado para dormir allí, y es lo que hay que hacer. Hotelazo con mayúsculas a 290€ la noche. Lo bueno se paga.

Con esta visita a Bras voy cumpliendo mis sueños gastronómicos. El primer sueño cumplido fue conocer El Bulli (2011) y luego se han cumplido mis otros sueños: Celler de Can Roca, DiverXo –estos dos ya visitados en multitud de ocasiones- y ahora Bras. Mi top 3 hasta el momento.

Pronto llegarán otros sueños como visitar Alinea en Chicago, Osteria Francescana en Italia o los triestrellados de Tokio.

Respecto de Bras se ha escrito mucho y hay muchas opiniones en español en la red. Y sorprendentemente gran parte de ellas son negativas: que si unos llegaron tarde y les trataron mal, que si el servicio es muy borde, que si a uno le dolía la barriga y no le cambiaron ningún plato del menú, que si otro estuvo esperando dos horas entre plato y plato, que si los quesos no estaban afinados... Ni puto caso. Con mi lema "La verdad de los restaurantes siempre conmigo" os puedo asegurar que Bras es único.

El genio y maestro Michel Bras se ha retirado y ahora las riendas las lleva su hijo Sebastian. Hay incluso un documental sobre el relevo de padre a hijo ("Entre les Bras"). Algunos críticos dicen que el nivel ha bajado desde que el padre no está al pie del cañón. Pues si ahora es de diez, no me quiero imaginar cómo era antes, en los 80 y los 90, cuando iban Ferrán Adriá y Juli Soler a inspirarse. Desde luego que este cambio generacional es mucho mejor que el realizado en Arzak con el relevo de Elena, la hija de Juan Mari. Arzak no merece la pena y Bras lo merece todo.

Sobra decir que hay que pedir el menú "Balade", el largo, a 209 €.

A las 20:30 el primer pase, los aperitivos, que se toman en el comedor acristalado. Y poco a poco los clientes van pasando, mesa por mesa, al comedor principal.

Sin casi esperar, mientras la deliciosa mantequilla que ponen de aperitivo se va derritiendo, te plantan un plato que se llama "le gargouillou des jeunes légumes". Un clasicazo, un mito, imitado en miles de restaurantes: la menestra en texturas. Alucinante.

A continuación, sin casi tiempo de asimilar ese platazo, continúa el menú con un rodaballo (filet de turbot) de quitar el hipo.

Un poco de pausa, y seguimos con el "ni caliente ni frío": un pedazo de foie gras de canard "grillé". No probareis cosa igual.

Tras un entrante, pescado y carne –todo en raciones grandes- pienso: “joder esto se acaba”. Pues no parejitas, luego viene otro manjar: colmenillas con una salsa de no sé qué leches que era Dios.

Pero esto sigue. Llega el filet de boeuf, ¡qué carne madre mía!. Y acompañando al aligot, una especia de puré de patata con queso que está para relamer el puchero.

Acaba la comida propiamente dicha y llega la tabla de quesos, para volverse loco.

Y llega el postre. ¿Y sabéis quién inventó el coulant? Fue Bras en 1981. Chocolate y leche de coco. Acojonante.

Y ahora toca otro postre, "tout lait".

Y cuando crees que vas a reventar, te traen un carrito de mini helados para que te tengan que llevar en grúa a dormir la mona en la habitación.

Respecto a los vinos, me sorprendió la poca variedad de champú (champagne, para los que sois de Burgos), y los poco que había -no más de 15- a un mínimo de 200 € la botella. Nosotros nos dejamos aconsejar por Sergio Calderón (argentino), que hace las veces de sumillier y jefe de sala. El resultado fue un excelente Borgoña blanco, Roulot 2007 (66€). Luego cayeron varias copas sueltas de vino tinto francés.

Y para terminar, pasada ya la una de la mañana, y de vuelta al comedor acristalado, un armañac mientras la niebla de los campos de Laguiole apenas deja ver algo de luz exterior.

Servicio excelente, camareros jóvenes muy amables, casi todos chapurreando el español, y visita de vez en cuando de la encantadora mujer de Sebastian para comprobar que todo iba a nuestro gusto.

Es momento de irse a la habitación y bajar la comida haciendo el amor.

Y finalmente al día siguiente te levantas y bajas a desayunar. Te sientan en la misma mesa donde cenaste y te traen un desayuno espectacular: mantequilla, bollería, queso, paté y embutidos.

Y el viaje se acaba y toca vuelta a Montpellier, pasando por Roquefort, el pueblo del queso, y por Peyre, un pueblo troglodita incrustado literalmente en la ladera de una montaña.

Y volveréis a la cruda realidad madrileña. A trabajar. Y lo haréis más enamorados. Y os durará un tiempo, porque el enamoramiento es lo que tiene, que no es para siempre.

ver comentarios anteriores (27)

Lady Spider76

Una frase totalmente imprescindible en una reseña de cocina.

En fin...puro Fanjul: Es momento de irse a la habitación y bajar la comida haciendo el amor.

hace 2 semanas

Lizzard

Esta claro que el "Balade avec fin heureuse" se paga muy a gusto :___)

Maravillosa crítica doctor.

hace 2 semanas

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Lady, ¿no te escandalizará esa frase, no? ¿Hay algo más bonito que el amor? Yo no hablo solo de restaurantes, hablo de experiencias. Para leer críticas puristas -y normalmente aburridas- ya está Maribona, Gastrogatos, etc....

hace 2 semanas

Alvaro Armenteros

casi estoy tentado de llamar a Cofidis para montarme un calco de este planaco...sabes poner los dientes largos

hace 2 semanas

davidperezf

¿si es con uno mismo también cuenta como "hacer el amor"?

hace 2 semanas

Rosalía Martínez (Piti)

eso es pecaíto, David...

hace 2 semanas

davidperezf

Mi amor propio es casto y puro

hace 2 semanas

spider72

Joder tú arreglalo. Al final me levantáis el estómago entre todos.

hace 2 semanas

je suis béatrice

¡Qué susto! Cuando he leido Bras creía que había vuelto a abrir el de Conde Peñalver, je,je...Muy buena crítica y super planazo. Me alegra ver que por fin a tu acompañante le gusta comer bien(que para disfrutar de ese pedazo de menú tiene que gustarle comer) y beber vino, que en otras críticas parecía que solo disfrutaban con ensaladitas.;-) Me apunto el plan para cuando ahorre.

ver comentario completo

hace 2 semanas

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Esa acompañante ya no existe. Recuerda mi última frase: Y volveréis a la cruda realidad madrileña. A trabajar. Y lo haréis más enamorados. Y os durará un tiempo, porque el enamoramiento es lo que tiene, que no es para siempre.

hace 2 semanas

Rosalía Martínez (Piti)

ays, Alberto... qué corto el amor, qué largo el olvido... o no

hace 2 semanas

ALBERTO DE LUNA FANJUL

No. Hay que mirar para delante y ser feliz.

hace 2 semanas

davidperezf

Si al final llevo yo razón, lo mejor es amarse uno mismo, que te ahorras los disgustos (y la pasta)

hace 2 semanas

Lady Spider76

Querido Alberto, ¿escandalizarme? ni mucho menos...pues no tiene que llover para eso. Es más, decirte que es una de tus mejores reseñas.

Aquí por lo menos no tratas a "las tías" de anoréxicas come lechugas bebedoras de agua (según tú eso es el prototipo de mujer), ni de carnaza para atraer a los hombres a terrazas de moda, etc etc. Es que es mu cansado leer tanta alusión machista a las mujeres y tengo que ir a hacerme las mechas para estar monísima esta noche. Me quedo sin tiempo.

Pero no me lo tomes a mal, es que soy una defensora de la igualdad y de la no cosificación de las mujeres. Cosas modernas de feministas feas. Que no me he podido aguantar con tu alusión a......y luego me la llevé a la cama.

Un besote de una que sí, que come.

ver comentario completo

hace 1 semana

je suis béatrice

Lady, acabo de decidir que si Spider no va contigo al Soy Kitchen te vienes conmigo, que me da a mí que nos vamos a llevar bien porque yo soy otra feminista de esas feas tambien que come mucho y bebe vino...Y además cuarentona, no te digo más. Bueno, te dejo que voy a ver si me pongo algún vestidito del estilo de los que lleva la Obregón y cazo a algún jovenzuelo desprevenido...

ver comentario completo

hace 1 semana

spider72

No no no nos vamos los 3. Yo obedezco. Hacemos rollito Grey al reves. Los 40 son los nuevos 20 querida mía!!!!

hace 1 semana

je suis béatrice

Te advierto que el bogavante del Soy es afrodisiaco como el chilli crab del streetxo...Je,je.

hace 1 semana

Lady Spider76

Je suis, eso está hecho. Quedada de feministas en Soy. Me lanzais a las quedadas! Cuando quieras nos subimos al taconazo y nos vamos a comer, poquito eso si.

hace 1 semana

spider72

No empezemos que no respondo!!!! Prefiero ir a Marieta o a Otto con dos comelechugas :)

Vamos yo me voy con vosotras dos al fin der mundo

hace 1 semana

ALBERTO DE LUNA FANJUL

A ver chicas. Que yo diga que la MAYORÍA de clientas de Marieta sean pijas que comen media ensalada, ¿significa que TODAS las clientas sean así? Obviamente NO. Que yo diga que EN GENERAL las mujeres beben poco vino y comen poco, ¿significa que TODAS las mujeres no beban vino? Obviamente NO. Hay muchas mujeres maravillosas que beben y comen mucho y eso me encanta. También os digo que a mi esas personas que se dan por aludidas y se sienten indignadas no me gustan. Si vosotras decís que a las 6 de la mañana en una discoteca la mayoría de los tíos son borrachos hambrientos que se comerían un Orco, ¿creéis que yo me iba a indignar o sentir aludido u os iba a llamar feministas? En absoluto. Respetaría esa frase porque tiene mucho de verdad. Así que mejor dejemos el temita ese de machismo, feminismo y todo eso que está ya muy superado. Y me parece bien que vayáis a Soy Kitchen. A Julito le encantan las mujeres.

ver comentario completo

hace 1 semana

Lady Spider76

Si es que no lo puedes evitar.....te sale solito...jajaja

hace 1 semana

ALBERTO DE LUNA FANJUL

jajaja

hace 1 semana

spider72

Hombre Alberto de Luna Fanjul, desde la subjetividad que da una opinión, yo creo sí que hay un cierto aroma machistilla Arturofernandiano en tus críticas que si lo contuvieras ganarían mucho. Ellas (como el resto) respetan la parte culinaria pero les rechina la parte Mauricio Colmenero. Pero cada uno es como es...y viendo la última parte de tu comentario...la cabra tira al monte.

hace 1 semana

je suis béatrice

Yo creo que será mejor que dejemos a Alberto con su "generalidad" de mujeres que comen poco y no beben vino. En mi "generalidad" las mujeres cuando salen a cenar disfrutan de la comida y del vino (o de la cerveza, o de lo que les de la gana pedir, pongo como ejemplo a las onceochosetenteras que he tenido el gusto de conocer en alguna quedada)...Debe ser que esas mujeres que describe Alberto existen en la "generalidad" de algunos, pues dejémosles que ya bastante tienen con tener amigas que en su mayoría responden a ese patrón de "pococomedoras" y "bebedorasdeagua", en mi entorno esas mujeres no estan y esa suerte que tengo. Y lo del Soy, ya lo haremos y me llevo al chico de las camisetas que dice que también se apunta...

ver comentario completo

hace 1 semana

spider72

EH yo también voy!!!

hace 1 semana

Lizzard

Tras recibir todos los comentarios, espero que al menos se me tenga en cuenta como asistente ¿no? Yo voy al Soy en camiseta, haciendo el amor a un croissant, con cartel contra el heteropatriarcado, con un matasellos a favor del Tofu o lo que haga falta...

hace 1 semana

spider72

Pues ya somos...un montón...venga reservamos!!!!

hace 1 semana

je suis béatrice

Mis días posibles son:Jueves al mediodía pero me retiraría despues de comer que tengo un evento a las 7 y media, Viernes mediodía o noche y sabado mediodía (noche no). Solamente esta semana, si no hasta el mes que viene nada de nada. Por cierto ¿funciona el privado del onceocho, lo digo para no aburrir al personal por aquí....

hace 1 semana

Lizzard

Uh! pues si que ya estaba la cosa caliente... yo hasta el mes que viene nada!

hace 1 semana

je suis béatrice

Pues entonces mejor esperamos al mes que viene, que esta semana es un poco precipitado....

hace 1 semana

Lady Spider76

Yo puedo jueves noche y medio dia...o cuando digais! Menos el finde que estaré fuera

hace 1 semana

Lady Spider76

Funciona regu Je Suis...abro un Soy quedada y quedamos por alli!

hace 1 semana

Otto Madrid

+34 917 81 09 28

Paseo de la Castellana 8 <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 19 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Madrid

NUEVO SITIO DE MODA CON AMBIENTE MAYOR Y UN POCO HORTERA

'está OK' 'está OK'

Como bien anunciaba en su momento Vanitatis, este 2014 han abierto en Madrid varios restaurantes a manos de “los cachorros de la jet”. Cómo me gusta esa frase.

El ganador indiscutible actualmente es MARIETA –dirigido por el folleti Fernando Nicolás y el hijo de Aznar- que en 3 meses ya se ha convertido en el sitio donde toda buena pija que se preste quiere ir a cenar. A mí es un sitio que me encanta aunque no se coma de maravilla –tampoco se come mal-. Siempre está ambientadísimo y lleno de niñas guapas, tiene terraza y es perfecto para estar de copas hasta las 3 que es cuando uno ya se va a Graff, Nasau o lo que proceda. Por cierto, a ver si este invierno abren una nueva discoteca de moda que Graff ya cansa y además como local es una mierda.

Junto a Marieta, el otro sitio más de moda ahora es el MAKKILA de Serrano. El concepto y ambiente es el mismo por lo que podrían ser hermanos si bien detrás de Makkila no hay ningún famoso barato sino los mismo dueños que Whitby.

A la espera de que abra Cippriani en Jorge Juan, el otro sitio abierto por famosetes es OTTO, cuyo socio es Rosauro, el marido de Amaya Salamanca.

Otto ocupa el local del antiguo Castellana 8. El local por dentro es muy chulo pero mucho más serio que Marieta o Makkila. Gastronómicamente y como local está un par de pasos por encima que ellos pero tiene un fallo y es que al ser más caro que sus competidores, no se llena tan fácil.

El público de Otto ronda los 40-50 años por lo que es una clientela mucho más mayor que la de Marieta que ronda los 30. De hecho en Otto es fácil ver a varias Anas Obregones de la vida que a sus 55 años siguen intentando meterse en los vestiditos que usaban a los 30. Patético.

Para gustos los colores, pero para una noche de fin de semana, yo me quedo con Marieta o Makilla mil veces antes que con Otto.

Nosotros nos decantamos por cenar en la terraza con la sorpresa de que la carta es más corta que la de dentro. No es que sea diferente, simplemente que en terraza no puedes comer todos sino solo algunos de los platos que preparan en la cocina de Otto. Son esas cosas que uno no entiende.

Esto me hizo recordar mi viaje de este verano a Vietnam y lo diferente que somos a los asiáticos en cuanto a amabilidad se refiere. Cuando allí vas a un restaurante lo único que buscan es agradarte y que estés cómodo. En Vietnam, aun en el hipotético caso que un restaurante tuviera una regla absurda como la de Otto, si pidieras por favor probar algún plato de esos que no puedes tomar en terraza, te permitirían hacerlo fijo porque ellos quieren que gastes más dinero y estés a gusto. Aquí en cambio estamos llenos de reglas absurdas, de licencias, permisos, horarios, prohibiciones…

Esto también me sirve para recordar el tema de las licencias en Madrid. Un amigo ha montado un restaurante y ha tardado y sudado lo que no está escrito para conseguir una licencia de terraza cuando le consta que los de Marieta u Otto han tardado, y no exagero, diez veces menos de tiempo y papeleo.

La terraza de Otto, en plena Castellana con autobuses pasándote a 3 metros, está bien para tomar una copa o picar algo pero no para cenar como nosotros pretendíamos ya que varias de las mesas son bajas con sofás, lo que resulta algo incómodo.

Yo os recomiendo cenar dentro que mola mucho la decoración.

Nosotros probamos:

Ensaladilla de bonito (13€ la ración y 8€ la media ración ya que como bien sabéis 8 es la mitad de 13). Estaba buena.

Croqueta de jamón (2,50€ la unidad). Muy rica y mucho mejor que la de boletus.

Tartar de salmón (19,50 €). Viene demasiado bañado en mayonesa pero está bueno.

Pulpo asado (19,50 €). Nos resultó demasiado duro.

No pudimos probar más cosas ya que íbamos sin mucha hambre pero esta toma de contacto me hizo ver que aquí no parece que se coma mal. No obstante, tengo amigos que me han abierto fatal de la comida del restaurante y otros que hablan bien. tendré que ir para juzgar.

Marieta

+34 915 75 75 53

Paseo de la Castellana 44 <m> Colón 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 51 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Madrid

EL RESTAURANTE DE MODA DONDE VAN TODAS LAS NIÑAS COOL Y GUAPAS DE MADRID

'me gusta' 'me gusta'

Si yo montase un restaurante en Madrid, probablemente se parecería a MARIETA: local grande, con terraza, en zona de oficinas para no tener vecinos toca huevos, en Barrio Salamanca-Castellana, con una decoración chula, una zona de barra donde tomar una copa o un cocktail, mesas redondas y alguna mesa alta, música de fondo que va subiendo de volumen según se acerca la media noche, y ambientazo, principalmente pibones.

Eso es Marieta, el nuevo sitio de moda que abrió en junio en Madrid y que lleva varios meses petándolo. Para reservar mesa en noche de jueves o fin de semana ya se necesita casi un mes de antelación.

Marieta se encuentra al lado de Green y del Lateral de Castellana, justo debajo del puente de Juan Bravo. Esa zona de oficinas gracias al Harvest, Lateral y ahora Marieta, se ha puesto bastante animada, a lo que hay que añadir dos discotecas: Green (para niños) y Callejón de Serrano.

Me gusta la ubicación.

Al frente de Marieta se encuentra Fernando Nicolás, un pijazo guaperas catalogado como "cachorro de la jet" hijo de millonetis y socio del hijo de Aznar con el que también tiene Pipa&Co. Bastante pinta de fucker el Nicolás ese la verdad. Le vi una vez por Marieta y si quisiera se podía haber hecho al 90% de las tías que estaban cenando en su restaurante. Si fuera guapo en plan que tengo mil tías detrás, moviera además la noche madrileña y encima tuviera dinero, creo que las posibilidades de que fuera un imbécil serían del 99%.

Será que Nicolás sabe mover a pibones en Madrid, será que Marieta encanta a las tías, sea por lo que sea el tema es que el 90%, y no exagero, de los clientes de Marieta son tías. Ni en Dray Martina había visto tantas tías juntas cenando. Y de todas esas tías, tampoco exagero si digo que el 80% eran guapas o muy guapas. Increíble. Podría parecer casualidad de una noche pero es que en mis cinco visitas siempre ha sido así.

Advertencia. Hay que tener en cuenta que esto no es Londres y que el mundo pijo madrileño es bastante pequeño -las tías en Marieta no paran de ir a saludar a tías de otras mesas a las que conocen- y que la gente de repente puede cansarse de un sitio y provocar su cierre como ya ha pasado con otros restaurantes de famosos. No obstante, creo que Marieta ha venido para quedarse mucho tiempo.

Advertencia para los chicos. Entiendo que unos amigos jamás escogerían un sitio como Marieta para una cena de amigotes pero ojo, si lo que buscáis es cena-copa-salir-ligar, no se me ocurre mejor opción que ir a Marieta. Ahí lo dejo.

Como veis, llevo un rato hablando del restaurante y aún no he mencionado su comida. ¿Por qué? Porque realmente en sitios como este la comida pasa totalmente a un segundo plano. No obstante, y esto es un punto a favor de Marieta, no se come nada mal, siempre que seas consciente de que esto no es un Sacha ni un DiverXo o un Kabuki. La comida está por encima de otros sitios de este rollo como Makkila, Patio del Fisgón, Dray Martina o Maricastaña.

En mis varias visitas he probado:

Pizza de setas con huevo de corral y pizza de mortadela trufada (ambas a 9,95 €). De masa muy fina, están buenas. Recomendable como entrante para compartir.

Sushi de calamares a la romana y ali-oli (7,90 € ocho piezas de maki). La primera vez que lo probé, a propuesta de unas amigas, pensé “ya verás que truño nos van a servir” pero coño, estaba bien. No es un maki de Kabuki o Miyama ni mucho menos pero se defiende.

Las hamburguesas (10,90 €) son muy normalitas y las veo muy gordas, con demasiada carne y siempre me han parecido muy secas. Tendiendo en cuenta que el público es femenino, quizás pegaría más una hamburguesa fina y menos basta.

Las costillas (11,50 €) no están más buenas que las del Hard Rock o Tony Roma's pero vienen mejor presentadas.

El tartar de atún (12,95 €) está bien pero mejoraría si lo pusieran más puro, en dados y sin tanto aguacate que además suele estar muy duro.

Los raviolis de boletus y pato (14,50 €) están igual que los que te puedes comprar en el super de Rana o Buittoni.

Las croquetas de rabo de toro (10,90 €) están bien.

Correcto también el rissoto negro (15,90 €) aunque peca de exceso de tinta.

La tarrina de huevo poché con patata y trufa -no hay restaurante de moda que no incluya este plato en su carta- no está mal (5,50 €).

No me convence en cambio el mini kebab (10,90 €) que ni mucho menos está mejor que el típico kebab cerdo que puedes tomar de pedo en cualquier puesto callejero.

Tampoco me gusta el wok de pechuga de pollo (11,90 €).

De postre, lo mejor sin duda es la tarta de cumpleaños con lacasitos (5 €) y la oreo casera (4,50 €).

Con vino y pidiendo todo para compartir, lo normal es no pagar más de 30 € que creo que es el tope que acepta pagar una pija. Si bebes coca cola y comes poco, por 20 € cenas.

Un tema. El hecho de que casi toda la clientela de Marieta sea femenino -muchas niñas que con dos hojas de lechuga se llenan- no es bueno para la facturación de Marieta porque aunque lo petes todas las noches, si cada niña no se deja más de 20 euros, no beben vino ni toman cocktails, la facturación será baja y a ver entonces cómo pagas los mega gastos que tiene este sitio.

Tras la cena, la música sube de volumen -los fines de semana además traen un DJ que pincha deep house muy cremón-, suelen quitar las mesas del comedor, y se convierte en un buen sitio para estar de copas hasta las 3 y luego ya ir a la discoteca. Comentar que he notado que el volumen de la música ha ido bajando. Al principio sonaba a saco y les han debido de dar un toque porque ahora está mucho más tranquilo.

Marieta, un plan perfecto para cena-copas-ver-dejarse ver-salir.

También es buen plan para copas de media tarde aunque cuidado con el servicio que fuera de horario de cena suele ser torpe, lento y desganado.

Marieta (es el propietario)

Muchas gracias por el feedback y por darnos tu opinión Alberto de Luna Fanjul, tomamos nota de las críticas para corregirlas e intentar que cada día notéis las mejoras

hace 2 semanas

Makkila

+34 915 63 34 31

Serrano 110 <m> Rubén Darío 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes en Madrid

RESTAURANTE-BAR DE COPAS DONDE ACUDE LA PIJERÍA MADRILEÑA

'me gusta' 'me gusta'

En este verano 2014 hay dos sitios de moda que lo están petando a dolor entre la pijería madrileña: MAKKILA SERRANO y MARIETA.

MAKKILA es de los mismos de Whitby y ocupa el local –un mega esquinazo en Diego de León con Serrano- del antiguo Tulipe, un bistró francés del mismo grupo que no triunfó.

¿Por qué no triunfó Tulipe y en cambio Makkila lo está petando? Muy sencillo: por el precio.

Con esa ubicación, y con esos dueños –típicos pijos de Madrid de toda la vida- está claro que la clientela va a ser pija y joven.

Pues bien, hay que partir de que la joven pijería madrileña en una gran mayoría es una pelada económicamente hablando y su poco dinero desde luego que no lo van a gastar en cenar.

Tulipe era un sitio donde la media era pagar 30-40 € y eso era demasiado dinero. En cambio el precio medio de Makkila ronda los 20 € y eso sí es asumible.

Me resulta gracioso ver a pijas que van de guays y luego salen con 25 € en la cartera para toda la noche. Si lo piensas, el concepto pijo-pelado que desgraciadamente abunda en Madrid es un contraste realmente patético.

Lo bueno de tener un sitio que se llene de niñas guapas es que detrás vendrán los tíos como sabuesos. Por el contrario, lo malo es que muchas de esas niñas cenan media ensalada, un pincho y una fanta naranja por lo que pagan solo 10 € y así es difícil hacer buena caja.

Makkila sirve desayunos, comidas, meriendas, cenas y copas por la noche, sobre todo en fin de semana. Eso hace que el sitio suela estar lleno. El negocio hostelero perfecto es aquel restaurante donde la gente está consumiendo continuamente, sea un café, una caña, una copa o un pincho.

La mayor putada es que no se puede reservar en su terraza por lo que toca ir ahí y jugársela. Aviso que las noches a partir del jueves se pone hasta arriba por lo que a partir de las 9 ya no suele haber sitio así que o esperas o cenas dentro o te piras al Comporta o 5 J que hay al lado.

El servicio suele ser algo lento, con ciertos momentos desesperantes ya que muchas veces se ven desbordados.

En cuanto a la comida, lo que aquí ofrecen son pinchos, ensaladas y raciones. Muy normalito todo. Prefiero la comida de Marieta.

Destaca su tortilla de patata caramelizada poco hecha (3,60 €). A veces peca de sosa. Tiene sus días.

Del resto de cosas de la carta, todo sigue esa línea de calidad justita a bajo precio. Croquetón de confit (3 €), raviolis de boletus (10 €), Pulpo (12,90 €), huevos rotos (9 €), pincho de ensaladilla de pulpo o de brandada de bacalao (3,80 €)…nada que merezca ser destacado pero que satisfará a su clientela.

Tras la cena, y en fin de semana, lo mejor es quedarse de copas, en la terraza o dentro con música y estar ahí a las 3, momento en el que se pondrá rumbo a la discoteca de turno (Vanity, Graff, Nasau, etc).

Lógicamente como Madrid es un pueblo, en Makkila te encontrarás a mucha gente conocida.

Como no todo en esta vida es comer bien y hay momentos en los que se debe dar prioridad al ambiente, Makkila cumple muy bien su función y por tanto es un sitio donde repetiré bastantes veces.

Tse-Yang

+34 914 31 18 88

de lo mejor de 2014

Paseo de la Castellana 22 (Hotel Villamagna) <m> Rubén Darío 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 76 personas

ver más restaurantes chinos en Madrid

CHINO DE LUJO EN EL HOTEL VILLAMAGNA

'me gusta' 'me gusta'

Tse Yang es el mejor y más caro chino de Madrid.

Hay que aclarar que cuando hablo del mejor me refiero al de más calidad, que utiliza mejor producto y tiene mejor servicio de sala.

En Madrid hay otros chinos que sin ser tan lujosos pueden gustar más por ser más auténticos (Don Lay, Royal Cantones, Hong) o por, sin ser tan auténticos, ser más baratos (Asia Gallery o El Bund).

De todos ellos, el competidor directo de Tse Yang es Asia Gallery y tras una reciente visita a ambos restaurantes, Tse Yang gana en calidad pero el precio es el doble por lo que el combate podría acabar en tablas.

Si Asia Gallery se encuentra dentro del hotel Palace, Tse Yang forma parte dentro de otro mega hotel, el Villamagna, por lo que ambos restaurantes comparten lujo y elegancia.

La sala de Tse Yang es amplia y está decorada en tonos oscuros. Me gusta. Cuenta además con una pequeña pero agradable terraza.

La clientela es principalmente guiris que se hospedan en el hotel. Al ser un 5 estrellas, el ambiente es muy elegante.

Suele llenarse así que reservad con tiempo.

Respecto a la comida, es fundamental que probéis sus dos principales especialidades: los dim sum y el pato pekinés.

Ofrecen cinco tipos de dim sum que se pueden pedir individualmente por lo que os recomiendo que os pidáis los 5. Especialmente buenos el de foie de pato, el de huevas de salmón y el de txangurro. Correctos el de trufa blanca y el de boletus. Cada bocado no es nada barato ya que se mueven entre los 6 y los 3,5 € por pieza pero merecen la pena.

El pato lacado pekinés se puede pedir por mitad al precio de 35,55 € y consta de 2 rollitos con la piel crujiente y dos con la carne. Delicioso.

Aparte de estos platos la carta es muy amplia por lo que os recomiendo dejaros asesorar por el camarero, salvo que queráis probar algo concreto. Como ya he dicho, todos los precios son altos pero la calidad es muy buena.

Mi última visita, entre dos y tomando cinco dim sum cada uno, medio pato entre los dos y varias copas de vino, salimos a 107 eurazos en total. Como veis, es muy caro y por mucho menos puedes cenar en Asia Gallery aunque por ejemplo, sus dim sum son mediocres, no así el pato que está muy bueno.

Taberna Pedraza

+34 910 32 72 00

Calle Ibiza, 40 <m> Ibiza 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 47 personas

ver más restaurantes en Madrid

PEQUEÑO LOCAL DE COCINA SENCILLA Y MUY BUEN PRODUCTO

'me gusta' 'me gusta'

Taberna Pedraza es un diminuto restaurante donde se come francamente bien.

Su éxito radica en utilizar buen producto y preparar muy bien recetas aparentemente sencillas. Así visto parece una fórmula de lo más simple y que cualquiera podría hacer pero no lo es. Preparar una buena croqueta, tortilla, pulpo o un tigre es algo que en pocos sitios se ve. Y aquí todo lo que he probado está muy bueno.

Para conseguir no fallar es esencial tener una carta muy corta y eso es lo que aquí ocurre. Mejor poco y bien que mucho y mal.

Los precios son bastante moderados (lo normal es no pagar más de 40 €) lo que le convierte en un sitio con excelente relación calidad-precio.

Para verano cuenta con una terraza en un boulevard que como pega tiene que es algo oscura. El local, que en cambio es muy luminoso, es pequeño -6 o 7 mesas y una barra- pero no resulta agobiante. Para 4, lo mejor es la mesa redonda de la entrada.

Yo he realizado dos visitas a esta taberna y me vais a llamar puto colgado, pero las dos visitas se produjeron seguidas –cena jueves y cena viernes- y en ambas ocasiones cené exactamente lo mismo ya que fui con gente diferente y como no soy egoísta asumí que hay ciertos platos que sí o sí tenían que probar mis nuevos acompañantes.

Estos platos son:

Croquetas de jamón (9,50 € cinco croquetas). Riquísimas. Cremosas por dentro y perfectamente fritas por fuera.

Tigre (10,50 € cinco mejillones). Aparte de con mejillón, se rellenan con gamba y albariño. Muy ricos.

Tortilla de patata (11 €). La ración es para 3-4. Es estilo Betanzos, es decir, muy poco hecha. La primera vez estaba algo sosa y en la segunda les advertí de ello y consiguieron el punto perfecto así que avisad.

Pulpo (16 €). A la plancha y acompañado de mojo verde y rojo. Muy bien cocinado. Me encantó.

Chistorra (11 €). Un plato tan simple como este aquí está riquísimo. Excelente producto.

Todo esto se debe tomar para compartir como entrante y es perfecto si sois 4.

Y de segundo, debéis probar su lomo de vaca gallega madurada 70 días. Buenísimo. Para 4 se recomienda un kilo que sale a 66 €.

Los postres, a 5,50 €, no me parecieron gran cosa. Correcta la quesada y sin más la tarta de chocolate. Rica la tarta de manzana.

La carta de vinos es muy corta y las dos veces me he decantado por un Ribera Cillar de Silos a 17 €.

La cuenta final es 40 € por barba aunque, apurando, por 30 se puede cenar. Excelente precio.

Un sitio para repetir muchas veces.

José Luis Gracia

Totalmente de acuerdo. Su éxito se basa en dos aspectos: cocina + producto. Esperemos que sigan así mucho tiempo.

hace 2 semanas

Filandón

+34 917 34 38 26

de lo mejor de 2014

Carretera Fuencarral - El Pardo (M-612) Km.1,9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 222 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

FAMOSO MEGA RESTAURANTE DE PESCADERÍAS CORUÑESAS A LAS AFUERAS DE MADRID

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Filandón es, en cuanto a instalaciones se refiere, uno de los restaurantes más espectaculares de Madrid. La primera vez que fui me quedé realmente loco. Yo me esperaba un buen restaurante a las afueras de Madrid con una terraza y un par de salas y madre mía lo que me encontré ahí.

Os cuento.

Filandón pertenece al Grupo Pescaderías Coruñesas que son quienes suministran el pescado/marisco a los mejores restaurantes de Madrid. Se han hecho de oro. Junto a Filandón, en Madrid capital cuentan con dos muy buenos restaurantes: O’Pazo y El Pescador.

El restaurante se encuentra a unos 15 minutos de Madrid. Mirad bien cómo ir porque nosotros nos perdimos un poco.

Una vez que llegas y entras en coche su finca te encuentras un auténtico parque automovilístico de lujo. Y digo parque porque el aparcamiento es enorme, con varios tíos que te dicen donde aparcar. Parecía eso el parking de la Caja Mágica. Porsche, BMW, Mercedes, Audi…ahí a un Citroen Picasso no le dejan aparcar.

Desde arriba del parking se puede contemplar el enorme chalet que han montado los de Coruñesas.

Una vez dentro, todo está decorado muy bonito, con ese rollo de madera estilo campestre que tanto se lleva ahora.

Nosotros reservamos en la terraza –pensando que solo había una- y resulta que es importante que cuando reservéis en terraza tengáis en cuenta lo siguiente. En Filandón hay varias terrazas: una está destinada a los clientes que llevan a sus críos y es donde a nosotros nos sentaron. Es muy agradable pero tienes el inconveniente de que puedes tener verdaderos diablos corriendo por las mesas por lo que evita esta terraza. Eso sí, si vas con tus hijos pequeños, la terraza es perfecta pues cuenta con un amplísimo jardín con columpios donde soltar a los críos para que no te den mucho la turra durante la comida.

En el otro lado del chalet están las otras terrazas. Al pasar un riachuelo justo al lado, lo han decorado rollo pueblo rural con bombillas colgando. Muy muy chulo y tranquilo, perfecto para desconectar de Madrid. De las mejores terrazas de la capital.

Para el invierno, tanto la terraza de los críos como una parte de la terraza del riachuelo se puede utilizar para los fumadores.

Aparte de la terraza, el interior del chalet cuenta con varios salones. El más acogedor es el que tiene una chimenea. Reservad ahí.

Según nos contaron, han llegado a dar 600 servicios solo en un mediodía. Flipa. Y es que es un sitio que siempre está lleno. Esto sin duda lo convierte en el restaurante que más factura de Madrid superando claramente al mismo Ten con Ten.

Visto todo el despliegue, es normal que sea uno de los sitios preferidos de futbolistas y famosetes.

Como en Filandón todo son buenas noticias, un mega punto a favor es que el comedor no cierra lo que significa que puedes ir a comerte un besugo a las 2 o a las 6 de la tarde. Esto lo convierte en un sitio perfecto para comidas de empresa donde un cliente llega tarde y no sabes dónde llevarle a comer. Elige Filandón.

Todo este despliegue podría hacer pensar que la calidad de la comida sea regulera y en absoluto. En líneas generales todo está de notable.

Entre 5 que éramos, probamos lo siguiente:

Cocochas de merluza a la parrilla (27 €). Ricas.

Rabas (17 €). Viviendo de un sitio famoso por sus rabas como es Santander, estas no me dijeron nada.

Steak tartar (23 €). Tanto aquí como en O’Pazo lo preparan muy bien.

Arroz con carabineros (23 € por persona). Fue una sorpresa que estuviera tan bueno.

Cogote de merluza (27 €). Lógicamente, los pescados son la especialidad de este sitio. Muy bueno al igual que un besugo (29 €) con una ligera bilbaína.

De postre no puedes dejar de probar sus filloas (8 €), deliciosas. Buenas la tarta de queso (6 €), la de manzana (9 €) o el postre de chocolate (8 €).

Precios de los vinos muy comedidos. Algo que se agradece. Cada vez odio más los sitios donde triplican el precio del vino comparado con lo que cuesta en tienda. Aquí bebimos varias botellas de verdejo Ossian a 26 €.

Pese a estar el restaurante lleno, el servicio fue excelente y muy cercano.

Precio final fue de 300 €, es decir, 60 € por barba que para todo lo que comimos y bebimos me parece excelente relación calidad-precio. Desde luego que al ser un sitio tan famoso me esperaba más puñalada en la cuenta y como veis, no tiene un precio tan alto.

Os lo recomiendo totalmente. Tanto en verano para cenar en sus agradables terrazas como en invierno en su salón de la chimenea. Lo único malo es que hay que coger el coche o pillar un taxi que debe rondar los 30 € por trayecto.