Mi twitter: @ALBERTO_DELUNA
La verdad sobre los restaurantes

ALBERTO DE LUNA FANJUL

La bicicleta

+34 942 52 45 38

Barrio La Plaza, 12 Hoznayo, Cantabria , España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Hoznayo

BUENA E INFORMAL COCINA EN EL SITIO MÁS COOL DE CANTABRIA

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

En Hoznayo, a 20 minutos de Santander, se encuentra el que posiblemente sea el restaurante más chulo de Cantabria si dejamos aparte El Cenador de Amós que con una estrella juega en otra liga.

La primera vez que me llevaron me quedé bastante flipado de cómo en ese pueblo podía haber un restaurante cuya decoración podría ser la de uno de los restaurantes más de moda de Madrid.

La Bicicleta ocupa la planta baja de una casa típica de pueblo cántabro. Aunque el resto del edificio está vacío, por ahora solo prefieren dar servicio en la planta baja y no ampliar por el coste que esto supondría.

Cuenta también con una bonita terraza.

Hoznayo no está al lado del mar y por tanto no hay vistas chulas, pero todo está montado de forma muy bonita y además el entorno ayuda.

La decoración es un poco el rollo hipster que ahora se lleva, me recuerda a sitios de Madrid como Tandem o Dray Martina.

Paredes de piedra, suelos y mesas de madera, mobiliario sacado de mercadillo, tonos claros y grises, y la cocina totalmente abierta. Los cocineros, todos jóvenes y vestidos de negro, dan un rollo muy moderno al sitio. Me encanta esta nueva línea de restaurantes en manos de gente joven, también muy del estilo del gran Montia (Escorial). Ya he dicho mil veces que los restaurantes clásicos me dan una pereza absoluta y están tendiendo a desaparecer. Esto es lo que ahora se lleva en Madrid y Barcelona pasando por Hoznayo.

Nada más entrar tienes una barra donde puedes picar algo, con la cocina al fondo viendo cómo preparan y emplatan. A la derecha tienes el comedor.

Para el comedor hay que reservar con bastante antelación, incluso varias semanas si vas en finde. Y es que el éxito de este sitio es brutal.

Su éxito no se debe solo a la decoración y su ambiente, que es cierto que influye mucho, sino que además el éxito se sustenta en ofrecer una comida moderna y de calidad.

Los platos de la carta llevan nombres que los hacen totalmente apetitosas. Además viendo la cocina y la presentación de cada plato, dan ganas de probarlo todo.

Desgraciadamente en mi única visita solo fuimos de picoteo y no os puedo contar mucho pero sí os digo que tengo muy buenas y fiables referencias.

Yo pude probar los langostinos en crujiente de almendra (7,80 €). Ocho langostinos clavados con un palo en una tabla y acompañados de una riquísima mayonesa.

Hamburguesa de rabo de toro y foie con patatas chips (9,20 €). Muy rica.

Ceviche de lubina con vinagreta de pulpo (15,40 €). A la altura del que puedes tomar en un buen peruano como Cevicuchería.

De postre, recomendable la tarta de queso al horno (4,70 €).

Con solo estos 4 platos ya pude hacerme una idea de que la cocina de La Bicicleta es una cocina con buen nivel -y a precios bastante bajos- por lo que no dudo que el resto de platos estén a la altura.

Así que ya sabéis cántabros y veraneantes, si queréis un sitio chulo, moderno, informal, diferente a lo que puedes encontrar por la zona, y además barato y de buena calidad, La Bicicleta debe ser vuestra elección. Eso sí, cuidado con el coche amigo conductor.

Si La Bicicleta estuviera en Santander ciudad, os aseguro que este verano habría tortas por cenar ahí.

Tondeluna

+34 941 23 64 25

de lo mejor de 2014

Muro de la Mata 9 Logroño, La Rioja, España

guardado por 25 personas

ver más restaurantes en Logroño

ALTA COCINA INFORMAL Y BARATA A MANOS DEL BIESTRELLADO FRANCIS PANIEGO (ECHAURREN)

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Aunque en La Rioja existen grandes restaurantes –Portal del Echaurren (2 estrellas, en Ezcaray), Venta Moncalvillo (1 estrella, en Daroca), Asador Alameda en Fuenamyor, Casa Toni en Haro, Cuatro Esquinas en Calahorra, etc- es cierto que Logroño es una ciudad huérfana de un gran restaurante.

Puede que sea porque la Calle Laurel y sus magníficos pinchos se llevan casi todo el pastel de la oferta gastronómica y nadie se atreve a competir con ella, pero por el motivo que sea, desde que cerró La Merced hace ya muchos años, la oferta de buenos restaurantes es nula. Durante un tiempo triunfó bastante el Cachetero, de cocina muy tradicional, pero ya cambió de dueños y no es igual.

Pues bien, desde el año 2011 ese vacío lo ha venido a cubrir uno de los mejores chefs de España, Francis Paniego, con el restaurante Tondeluna.

Paniego está al mando del que es uno de mis restaurantes favoritos de este precioso país, el Portal del Echaurren en Ezcaray, el cual este 2013 fue premiado con la segunda estrella michelín.

Francis también asesora en el restaurante de las bodegas Marqués de Riscal (Elciego), premiado con una estrella y el cual merece más la pena por su ubicación y decoración que por la comida ya que esta queda lejos del máximo disfrute que supone el Echaurren.

Con semejante currículum no debe sorprender que el restaurante que ha abierto en Logroño se haya convertido en el mejor de la ciudad.

Hay varias cosas que tenéis que saber sobre Tondeluna.

La más importante es que, aparte de que se come de maravilla, todas las mesas son compartidas al estilo que se puso hace ya un tiempo de moda en grandes ciudades como NY o París.

El restaurante cuenta con unas 5 mesas de madera alargadas donde caben 12 personas por lo que sí o sí, comerás con algún desconocido pegado a ti.

Es un concepto bastante arriesgado y más en una ciudad pequeña como Logroño pero parece que a la gente no le ha importado y lo sigue llenando, sobre todo en fines de semana donde las familias llevan a sus críos con el incordio que eso a veces supone. No tengo ninguna queja de aquí pero me toca los huevos cuando voy a un restaurante y veo a los críos corriendo entre las mesas mientras los padres les ignoran. Vaya educación.

A mí sinceramente no me gusta ese concepto. Sentarme en una mesa compartida en Buddakan de NY con desconocidos, cada uno a su bola, no me parece equiparable a sentarme en una mesa compartida en Logroño donde te puede tocar al lado al vecino de arriba que te cotilleará toda tu conversación.

Mi recomendación es que siempre os sentéis en una esquina ya que así al menos uno de vosotros tendrá al lado al pasillo y no a otro comensal. También os digo que si sois 4 o más, ya importa menos que haya gente al lado porque entre vosotros mismo os creareis vuestra propia burbuja. El problema es cuando sois solo dos y encima te toca en medio de la mesa. Ahí estás vendido. Yo si fuera con mi novia –si la tuviera claro- preferiría sentarnos al lado mejor que uno enfrente del otro, creo que se gana en intimidad.

El fondo del restaurante puede reservarse para celebraciones tipo comuniones o bautizos. Al estar apartado, los críos y sus gritos no molestan.

También existe una terraza donde se puede tomar algunos platos de la carta o tomar el café.

Este sistema de mesas compartidas os aseguro que no triunfaría si a cambio no se ofreciera una comida de gran calidad. Y eso es lo que se sirve en Tondeluna, platos riquísimos presentados con un toque especial y original: “ensaladilla rusa con mahonesa aireada y láminas de pan” que queda mejor que decir solo ensaladilla rusa.

Si bien en ciudades como Madrid o Barcelona nos invaden los restaurantes con cartas rimbombantes, en una ciudad tan clásica como Logroño, ese concepto está triunfando mucho. También es cierto que con Masterchef el mundo de la alta cocina se ha dado a conocer a todo quisqui y eso ayuda.

Tondeluna podría tener un aire al concepto de alta cocina informal que Paco Morales utiliza en Al Trapo de Madrid si bien en una versión más clásica y barata.

Los precios de la carta son bastante bajos, moviéndose entre los 4 y los 15 €.

En mi última comida, entre 4, nos cepillamos más de media carta. Os cuento:

Ensaladilla rusa con mahonesa aireada y láminas de pan (7,75 €). De una cremosidad y suavidad que sorprende, está buenísima.

Croquetas (1,50€/unidad). La croqueta del restaurante Echaurren es considerada una de las mejores de España y no falta razón. Brutal.

Ceviche suave de salmón, mahonesa de aguacate y alga wakame (9,75 €). Realmente no se le puede llamar ceviche pues poco se parece al típico peruano ya que aquí al llevar mahonesa lo convierte más en una ensaladilla, reduciendo así su característico sabor un poco fuerte provocado por el cilantro y limón y que hace que no a todos guste. El resultado me convenció.

Pimientos riojanos caramelizados con huevo 65º y patatas (9,75 €). No podía faltar el huevo a baja temperatura. Servido en una cazuelita, la mezcla de ingredientes es un sabor que a todo el mundo gustará.

Pochas con chorizo y fritada de tomate (10 €). Buenas.

Arroz ligado a modo de risotto con láminas de sepia (12,50 €). Una auténtica sorpresa. Muy rico.

Cocochas de bacalao al pil-pil sobre patatitas (15,50 €). Lo más flojo de la comida. La cococha no sabía a nada aunque lo salvaba el buen pil pil. Con cocochas de merluza estaría mucho más rico aunque eso subiría el precio.

Carrilleras de ternera glaseadas con puré de manzana (12,75 €). Otro plato de alto nivel.

Costillas de cerdo a la parrilla con salsa de miel y romescu (12,75 €). Me encantaron.

Hamburguesa con panecillo al vapor (7 €). Correcta.

De postre, absolutamente espectacular la torrija tostada con helado de queso y sopa de vainilla (7,25 €). No me gustó nada en cambio el chocolate con aceite de oliva (7,25 €).

Con una botella de vino Ramón Bilbao (17 €) y un albariño Deusa Nai (12, 50 €) –la bodega es muy justita- y con cafés y una copa, la comida salió a 170 €, es decir 42,5 € cada uno. Joder, si atendemos a todo lo que comimos que fue una barbaridad, y teniendo en cuenta que todo estaba muy bueno, me parece un precio impresionante. Esa cena en Madrid me sale a 60 € y la pago a gusto.

El precio medio aquí diría que es 20 o 30 € si tomas vino. Tiene un menú degustación a 30 € aunque yo prefiero hincharme a pedir lo que me apetezca de la carta.

Ya sabéis, si visitáis Logroño, al mediodía a comer a Tondeluna y por la noche de pinchos a la Calle Laurel.

ver comentarios anteriores (2)

Alba Roldán Barrio

Le recuerdo que Logroño ha sido elegida como capital gastronómica este año, quizá para usted no este al nivel de Nueva York o París, disculpe...

23 de octubre de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Donde he dicho yo que algo malo de Logroño? He dicho que ese tipo de restaurantes, con mesas largas compartidas, no es un concepto que encaje bien en ciudades más pequeñas por el tipo de público que hay, más tradicional. A mi Logroño me encanta porque además mis padres viven ahí y yo voy mucho. Ahora sí, comparar la oferta gastronómica de Madri, París o NY con la de Logroño es como comparar al Logroñés con el Real Madrid. En Logroño se come muy bien pero es comida más tradicional si bien Tondeluna le da un aire modernos. Acaso hay algún buen restaurante japonés, peruano o fusión en Logroño? En Logroño se comerá rica carne, verduras u hortalizas, o se podrá tapear por Laurel como en ningún sitio de España, pero le falta un gran restaurante de referencia ya que estos están fuera de Logroño: Casa Toni en haro, Venta Moncalvillo, Echaurren...etc

ver comentario completo

24 de octubre de 2012

Eduardo De Lera

Sinceramente no se porqué se le da tanta caña ultimamente a Alberto....hay que leer bien las críticas antes de rebatirlas....se entiende claramente que quiere decir que en Logroño los restaurantes son mas bien conservadores, no como en París o Nueva York...no que no se coma bien.

24 de octubre de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Gracias Eduardo. Efectivamente es lo que tu dices pero bueno ya estoy acostumbrado a este tipo de comentarios. La gente intenta sacarle mierdecilla a todo, enreda las cosas que digo, culpa gratuitamente...etc etc. Así es España. Solo hay que ver la tele y comprobar que un político dice, para referirse a alguien que no es claro, que es un "gallego" y ya se monta la de Dios, cuando seguramente esa gente que critica ha usado también alguna vez la palabra gallego en el sentido peyorativo. O como cuando usas catalán para decir que alguien es un rata. O llamas alguien maricón para decir que es un cobarde (expresión usada desde tiempos inmemorables) y de repente se te echan encima 10 maricas acusándote de menosprecio y te crucifican vivo. En fin...qué país este....

ver comentario completo

24 de octubre de 2012

Eduardo De Lera

Es que además no llego a comprender porque la gente se molesta o insulta por los comentarios de otras personas, esta es una página para ayudar a los demas a elegir donde ir a comer (entre otras muchas cosas), yo sigo a una serie de personas que me gusta como escriben o que me fio de ellos a la hora de elegir un sitio u otro, sino me gusta alguien no lo sigo y ya está....no me dedico a ponerles a parir o insultarles, en fin....

ver comentario completo

24 de octubre de 2012

Pablo cla

Claro que sí, además el Tondeluna lo has descrito bastante ceñido a la realidad. Yo me tomé unos calamares rebozados finos, nada grasientos. Y pides un vino en la terraza y además de ser bueno, te sirven un "pozal".

24 de octubre de 2012

Muchachito Grande

Aquí me planto con 5 meses de retraso... Querida Alba ¿en serio crees que Logroño se merecía ese título? Es más, fue en conjunto con La Rioja, y ni aún así veo argumentos suficientes para que lo recibieran. Creo que priman otros motivos. Ahora lo es Burgos...Y que conste que para mí perfecto, gastronómicamente aportó algo de chispa a esta nuestra ciudad, que en ese aspecto (que es el que nos ocupa...) considero bastante aburrida. Por supuesto que me encantan los caparrones del Matute y la menestra de La Senda y viceversa, las orejas del Perchas, la tortilla del Atenea, el Chuf-huevo no voy a decir de dónde... Habría más ejemplos por supuesto, pero, sinceramente, ahí nos quedamos. Estaría encantado de que me dieras pistas interesantes. Yo, mientras sueño con volver a Galicia pasando por León, o con visitar a nuestros vecinos del Norte, o con que soy el Rey de Cataluña y Japón, o con que conquisto los Mares del Sur, o con que me voy de cañas con Nadal, Iniesta y David Muñoz... ¿No ves cómo me aburro? Yo, digo, me consuelo de vez en cuando en la Taberna Herrerías y en la Tratto, que no es poco, así que gracias a Francis y, ya que nombran su negocio aledaño, a Juan Ángel (vaya por Dios, me acuerdo de los cruasanes de la Iturbe), y ya que me pongo, a los Heladeros Artesanos (Donatella, Della Sera... mmm) que mira, estos sí me parece a mí que hacen de Logroño "capitale", gracias a todos por, como bien dice Alberto, atreverse.
Y que quede claro, mi tía prepara unos pinchos en un bar de Burgos que te chupas... ¡Qué voy a decir yo!

ver comentario completo

31 de marzo de 2013

Lakasa de César Martín

+34 915 33 87 15

de lo mejor de 2014

Calle Raimundo Fernández Villaverde 26 <m> Cuatro Caminos 1 2 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 352 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

EL RESTAURANTE QUE MÁS VECES VISITO POR SU EXCELENTE RCP

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Desde que abrió hace poco más de dos años, LAKASA es sin duda el restaurante que más veces visito en Madrid. Eso no significa que sea el mejor –DiverXo y Kabuki W son mis dos mejores- sino que si nos atenemos a la relación calidad-precio, sí es el mejor, empatado con Sacha.

Y que sea el mejor se demuestra en que siempre está lleno, cualquier día de la semana. Por eso hay que reservar con un par de semanas de antelación.

La fórmula de éxito se basa en cuatro pilares: (i) una carta muy variada que va desde una pizza hasta un pichón pasando por un sashimi, todo con la posibilidad de medias raciones lo cual me parece fundamental para poder probar muchas cosas sin llenarte en exceso; (ii) todo el producto que se utiliza es de gran calidad, cocinado de forma excelente y original pero sin demasiadas florituras; (iii) la simpatía y cercanía de todo el equipo, con César a la cabeza que es quien va tomando nota personalmente a cada una de las mesas; y (iv) lo más importante, los precios de todos los platos son muy comedidos.

El restaurante, en tonos muy oscuros, es bastante grande aunque hay ciertas mesas que están algo pegadas. También hay varias mesas altas donde poder cenar de forma más informal. En verano tienen una muy recomendable terraza aunque si hace calor a mediodía es un horno.

LAKASA es perfecto para ir con tus padres, con tu novia, con tu ligue, con los amigos, con los del trabajo…os aseguro que todos van a salir encantados.

Por cierto, abre los domingos a mediodía, siendo este el día que más veces he repetido por la dificultad de encontrar en Madrid un buen restaurante que abra ese día.

La carta varía mucho según la temporada aunque hay ciertos platos fijos.

En mis innumerables visitas he probado, entre otros, los siguientes platos.

De sobresaliente:

Buñuelos de Idiazábal (10 €). Buenísimos aunque son un bocado diminuto.

Paté casero de ciervo (11,50 €). Cuando lo tienen, es obligatorio pedirlo.

Brutal el foie de oca (17,50 €) que aquí preparan.

Boletus con amanitas caesarea, huevo y parmentier (17,50€). De los mejores platos de LAKASA. Espectacular.

Mollejas con patatas revolconas (8,50€). Otro gran plato.

Hamburguesa (14,50 euros). No es la típica hamburguesa con pan sino que viene servida como si fuera un steak tartar, con auténticos trozacos de ternera cortada a cuchilla. Muy muy buena.

Rabo de toro desmenuzado (22 €).

Roast pork de presa ibérica ahumada aderezado con salsa Cumberland, hinojo y mostaza (23,50 €). Muy rico.

Cuando es época de caza, este es uno de los sitios de Madrid donde mejor la preparan:

Grouse (22,50€). Este plato de caza es sencillamente delicioso. Su sabor es fuerte, no apto para todos los paladares, pero es precisamente por esa intensidad de sabor que me encanta.

Plato de caza mayor formado por gamo-ciervo-jabalí. Este plato, junto a la trilogía de ave pichón-torcaz-pato (27,50 euros) es otro plato de caza imprescindible.

Cerceta asada (28 euros). La cerceta es otro tipo de caza de un sabor incluso más fuerte que la becada.

Pichón de bresse (28,50 €). Espectacular.

Curry de paloma torcaz con berenjenas (23,50 €).

Los domingos hay que probar su Solomillo Wellington de ciervo (14€).

En pescados, me gusta el sashimi de pez limón (18,50 €), el tartar de langostinos o el de lubina (17,80 €), el plato de vieiras y pez mantequilla (16,50 €) que viene acompañado de un prosciutto italiano (jamón), y las Zamburiñas (15,60€ cuatro piezas).

Preparan buenas pizzas aunque no pegue mucho ese plato en este restaurante.

Por el contrario, de bien-notable tenemos lo siguiente:

Ración de croquetas de setas y croquetas de bacalao ajoarriero (11 euros). Vienen como 10 croquetas servidas en una especie de cesta-freidora muy original.

Ahora en verano que es época de atún, hacen un buen tartar (25 €) o un correcto tataki (24 €).

Esturión con ortiguillas y morcilla (26,50€). No me convence este plato pues creo que la morcilla se come mucho el sabor al esturión. De hecho, el esturión por un lado y la morcilla con salsa de ortiguillas por otro, está mucho más bueno.

Pluma ibérica (8,50€ media ración). Si no te gusta el sabor de la caza, la pluma es una buena opción como plato de carne.

Arroz de pato (15,50 €), Carpaccio de gamo (13 €), Carpaccio de ventresca de atún (18,50 €) y Arroz con gambas y atún (15 €).

De postre, me flipa el bosque goloso (8 €) que está hecho a base de dulce de leche con barquillos de chocolate, y el tocinillo de cielo con frutos rojos (8,80 €).

Junto al postre, hay que pedir su tabla de quesos, de lo mejor que puedes encontrar en Madrid (18 €).

Tiene vinos por copas a precios razonables así como una muy interesante carta de vinos.

Yo siempre he pagado alrededor de 50 €, pidiendo mucho (recordad pedir medias raciones) y bebiendo bastante vino. Por tanto, un precio medio diría que son 35-40 € aunque todo depende de la caza que es lo más caro de la carta.

LAKASA, todo un ejemplo de cómo era posible montar un buen restaurante en plena crisis y hoy seguir triunfando.

Por cierto, en una de mis visitas en invierno me pasó esto: Al acabar la cena sobre las 23:30 nos acercamos al restaurante italiano de al lado, Maruzzella, a ver si podíamos tomar unos café y unas copas en su agradable terraza a lo que la encargada nos dijo que no, que solo nos dejaban sentarnos para cenar. Esto es un claro ejemplo de por qué muchos negocios fracasan. La terraza estaba medio vacía, tampoco era muy tarde, y entre 6 que éramos, nos íbamos a gastar 100 euros en una hora fácilmente. Pues por no querer trabajar y servirnos unos cafés y unas copas, prefirieron perder 100 euros, como si les sobrara el dinero. ¿Os imagináis que en vez de por españoles estuviera regentado por chinos? Te servirían las copas y cafés aunque tuvieran que ir a Pekín a por las botellas.

Belgravia Gourmet

Me encanta lakasa a mi también.

Atención pregunta (difícil). ¿Caza en lakasa o en el labrador/Lera?, Se que a Lakasa has ido muchas veces y al labrador una pero ¿cual es tu 'feeling'?.

hace 9 meses

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Es que quieras o no la distancia influye mucho....si los dos estuvieran en Madrid te diría que caza en Labrador....ahora bien, irte a 250kms pudiendo tomar un menú de caza en Lakasa...es para pensárselo. También te digo que ir al Labrador, comer y cenar, y dormir ahí, y desconectar de Madrid, es un buen plan....

hace 9 meses

Belgravia Gourmet

Jeje¡¡¡. Claro que influye la distancia.

Lo que dice Maribona yo lo suelo hacer. Es verdad que estoy un poco ' pirado', pero desde Asturias atraviesas sin pasar por Benavente y no haces más kilómetros. Desde Galicia te tienes que desviar y también lo suelo hacer, en fin, cosas de locos¡¡¡.
Ir aposta lo he hecho alguna vez (creo que una), el resto de veces que voy aposta veo alguna bodega por la zona y me quedo a dormir (ojo que la posada está super bien y la charla con Cecilio es realmente agradable).

Recomendable para próximas veces en el Labrador la pastela de pato (no la suele tener pero si se las pides te las hace), la pechuga de paloma con salsa de colmenillas, cualquiera de los rissotos de caza...

Fuera de caza la menestra de verdura es una maravilla (lleva carne también)

ver comentario completo

hace 9 meses

ALBERTO DE LUNA FANJUL

No es tanto el hacer kilómetros de más si no el seguir conduciendo después de una buena comilona...Este no es un sitio para pensar: "qué pereza coger el coche luego" si no es un sitio para disfrutar, comer y beber y luego dormir ahí. Otra cosa es que conduzca otro que no beba ni coma mucho....yo es que soy incapaz de conducir después de una buena comilona...

ver comentario completo

hace 9 meses

La Tasquita de Enfrente

+34 915 32 54 49

de lo mejor de 2014

Calle de la Ballesta 6 <m> Gran Via 1 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 230 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

EXCELENTE TRATO AL PRODUCTO A PRECIOS SEVEROS

'me gusta' 'me gusta'

Mi primera visita a La Tasquita de Enfrente fue hace bastante –tendría 24 años-, y era cuando me estaba iniciando en este maravilloso mundo de la gastronomía. De aquella noche recuerdo que cené muy bien pero que nos metieron en la cuenta una ostia de campeonato. La culpa fue que, como sigue ocurriendo a día de hoy, no nos dieron carta sino que todos los platos nos los cantó Juanjo, el dueño, por lo que no sabíamos su precio y como éramos idiotas y tímidos, aparte de que teníamos literalmente la mitad de años que cualquier otro cliente, no nos atrevimos a preguntar. Pues bien, entre esos platos que nos cantó había una becada que yo pedí y que estaba increíble pero que me cobraron a 60 €. Me estuve acordando de la hija puta de la becada durante mucho tiempo.

Con el paso de los años a uno ya le van saliendo percebes en los cojones y va ganando en experiencia y aprendiendo de los errores pasados por lo que ahora ya pregunto el precio de cualquier plato que me digan fuera de carta.

Y esto que cuento es fundamental en un sitio como la Tasquita que se ha ganado una mala fama por no tener carta, o tenerla solo de adorno, y meter auténticas puñaladas con los platos que canta Juanjo.

No obstante, si le coges el truquillo a cómo funciona la Tasquita, realmente es uno de los mejores sitios de Madrid. A mis padres les encanta y cada que vienen cae una visita, por lo que llevo un tiempo frecuentándolo bastante.

El local, situado en una calle de prostitutas que intenta rerhabilitarse, es pequeño y muy acogedor. Con una barra a la entrada donde picar algo, el comedor se encuentra al fondo, dentro de una cueva adornada con muchos cuadros y una suave luz que crea una ambiente muy cálido. Este verano 2014 van a hacer alguna reforma, sobre todo en la bodega; espero que sigan manteniendo ese aspecto casi clandestino que caracteriza a la Tasquita.

Por la calidez que transmite su decoración y porque aquí bordan la caza, es un sitio que sienta mejor en invierno, cuando en la calle hace un frío de cojones.

Si vais en parejita, pedid las mesas del fondo.

El ambiente es gente pija mayor con muchos clientes de toda la vida.

Pasando a la comida, es un sitio que se caracteriza por utilizar un excelente producto cocinado lo justo para potenciar todo su sabor. Es muy del estilo de Sacha o Lakasa pero bastante más caro.

Una opción recomendable es pedir su menú degustación que en 2013 costaba 65 € sin IVA. No obstante, como antes os advertía, preguntad por su precio y evitareis sorpresas. Yo suelo alternar ese menú con pedir de carta y al final el precio, con vino, suele ser el mismo: 90 € aprox.

Como ocurre en estos sitios de producto la carta varía mucho.

Os cuento el último menú que tomé, y luego os cuento platos de la carta:

De aperitivo traen un paté de morcilla delicioso.

Empieza el menú con una croquetas de cecina que estaban impresionantes. De las mejores que he comido. No siempre las hacen.

Pasamos a la famosa ensaladilla rusa con caviar de trucha (es un plato fijo que sale a 17 € fuera del menú), de las mejores de Madrid

Seguimos con el tartar de tomate. Parece un steak tartar pero no lleva carne. Delicioso.

El siguiente plato son unas alcachofas que aunque es un plato que no me apasiona, estaban muy ricas.

De pescado, un par de zamburiñas en salsa de vino dulce. Espectacular. Yo me esperaba otro pescado más contundente pero debo decir que pese a que todo en este menú son raciones pequeñas, uno no se queda con hambre.

De carne, a unos les trajo unas carrilleras espectaculares y a otros un pichón muy rico aunque no es de los mejores que he tomado.

De postre una bomba golosa: su versión de la torrija, servida como si fuera un macaron. Absolutamente brutal.

Eso fue el menú. Y mi última visita este mayo 2014, pidiendo de carta, tomamos lo siguiente:

Ensaladilla rusa, que siempre hay que pedir.

Espectacular Gamba roja a la plancha.

Unos callos (19 €) que están entre los mejores de Madrid.

Un delicioso y calórico tuétano (29 €).

Unos guisantes lágrima que me dejaron algo frío.

Un rico pulpo y una exquisita perdiz.

De postre, aparte de la torrija, pide la panacota, no he probado una igual de rica.

Como antes decía, con varias botellas de vino o champagne –muy buena bodega-, lo normal es pagar unos 90 €. Es cierto que es bastante caro y que hay quien puede decir que no compensa a ese precio pero debo reconocer que la Tasquita tiene algo que engancha y hace repetir bastantes veces.

El Celler de Can Roca

+34 972 22 21 57

de lo mejor de 2014

Carrer de Can Sunyer 48 Girona, Girona provincia, España

guardado por 53 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Girona

EL MEJOR RESTAURANTE EN EL QUE HE ESTADO

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Hay tres fechas que han marcado mi vida gastronómica.

La primera fue en 2007 con la primera visita a DiverXo, cuando no lo conocía nadie. Fue mi primer contacto con el mundo de la alta cocina fusión.

La segunda fue mi visita a El Bulli en el año 2010. Aquella fue la mejor cena jamás vivida.

Y la tercera fecha fue en 2011 cuando conocí El Celler de Can Roca y disfruté de la mejor comida de mi vida.

Debido a la imposibilidad de volver a El Bulli por su cierre, cada año he sentido la absoluta necesidad vital de realizar una visita a DiverXo y al Celler. Si no visitara estos dos restaurantes, no sería completamente feliz.

Y así, desde 2007 han caído 11 visitas a DiverXo (algún año he hecho doblete) y 4 visitas al Celler, sobre el que ahora os hablo.

Como os contaba, la primera visita al Celler fue mágica, inolvidable. Y supongo que así le ocurrirá a todo aquel que lo visite por primera vez.

El Celler tiene algo que hace que te enamores de él. Y no solo hablo de su comida –que obviamente es espectacular- sino que también hablo del lugar, con ese precioso y tranquilo jardín presidido por el caserío de los Roca donde tomar el aperitivo. También hablo de la sala, con esos grandes ventanales y esos árboles en medio creando un escenario de paz y tranquilidad, estilo zen. También el personal, que hace sentirte como en casa, sin el excesivo formalismo de otros restaurantes de este nivel (Santceloni, Mugaritz, Casino). Y como no, también hablo de Joan Roca, un tipo que habla con un tono y una pausa que enamora. Esa cercanía que transmiten Joan y Pitu –Jordi no suele aparecer-, charlando amistosamente con todas la mesas, sin querer lucirse como en cambio sí hacen otros chefs que simplemente aparecen para saludar como si se tratase de estrellas de cine en la presentación de su última película. Lo lamentable es cuando directamente ni aparecen los chefs como me ha ocurrido con Dani García en Calima, Dacosta o Angel León en Aponiente. Muchos chefs exigen implantar reservas con tarjeta de crédito como garantía por si anulas en último momento. Perfecto. Yo exijo un descuento si el chef no está en el restaurante.

Mi segunda visita al Celler (2012) fue algo peor. Como ya no teníamos el factor sorpresa, optamos por tomar, en vez de su Menú Festival, un menú basado en los platos clásicos del Celler (160 €) y la verdad es que quedó lejos de la experiencia del primer año.

La tercera visita (2013) -esta vez nos dejamos de chorradas y volvimos al Menú Festival- volvió a ser memorable.

Y la última visita, realizada este julio 2014 ha sido brutal, equiparable a la experiencia vivida la primera vez.

CÓMO RESERVAR

Este es el link donde reservar: cellercanroca.com/reserves/reservas_e.html

Debes escoger el mes en el que quieres ir y meterte en ese link justo 11 meses antes y a las 00:00. Ejemplo: si quieres ir en septiembre 2015, debes meterte en el link el 1 de octubre 2014 a las 00:00. A esa hora se abren las reservas para septiembre 2015 y ya todo dependerá de lo rápido que hayas sido y de la suerte que tengas.

Desde que en el año 2013 fue elegido Mejor Restaurante del Mundo, la gente mata por cenar ahí así que ¡suerte con la reserva!

En mi opinión, la mejor fecha para ir es con buen tiempo y así poder disfrutar del jardín tomando un cava antes de empezar la cena o beber una copa después.

Yo siempre he ido ente junio y septiembre pero para 2015 quiero ir en octubre-noviembre y así probar platos más invernales a base de setas y caza.

¿Es mejor comer o cenar? Yo opto por cena en verano y comida en invierno.

CÓMO IR HASTA GERONA

Si vas desde Madrid, hay que ir sí o sí en AVE –tarda 4 horas-. En coche está a tomar por culo (6 horas y 40 € en peajes) como para ir de viernes a domingo.

Este año optamos por ir el sábado por la mañana (09:30), echar el día en la piscina del Hotel URH (recomendable), cenar en el Celler y volver el domingo en el AVE de las 17:00.

Es el plan más económico. Otro hotel barato y cerca del Celler es el Ibis Budget.

Si vais más holgados de dinero, realmente un planazo es aprovechar el fin de semana visitando alguna playa de la Costa Brava y probando algún otro restaurante. Claro que para eso aparte de AVE tendréis que alquilar un coche. Yo un año hice cena el viernes en Roses -en el estrella michelín ELS BRANCS- sábado de playa, cena en el Celler, playita el domingo y vuelta. Fue perfecto. Por esa zona hay otros grandes restaurantes como MIRAMAR (decepción) o ELS COLS (pendiente).

En fin, que yendo en AVE directo a Gerona, o yendo a Figueras o a Barcelona y luego alquilando un coche, las opciones son infinitas.

CRÍTICA DEL CELLER DE CAN ROCA

El Celler se encuentra en Gerona ciudad, en un barrio bastante humilde. La verdad es que choca llegar a la calle del Celler, ver el entorno y luego pasar dentro y encontrarte con ese jardín y ese caserío antiguo que en su planta baja está ocupado por la enorme cocina del Celler y en la planta de arriba Joan tiene su casa.

Llegad pronto, sobre 20:30 y estad un buen rato en el jardín, tomando una o varias copas de cava –invitación de la casa- y viendo a la gente entrar.

El detalle de que a esa copa de cava te inviten y no te la cobren a 15 € como ocurriría en el 99% de los estrellados de España ya marca la humildad del Celler.

Ahí fuera te sacarán varios snacks. Primero será la aceituna caramelizada con anchoa. Este aperitivo es todo un clásico del Celler. Normal que nunca lo quiten porque esas dos aceitunas que coges del árbol son brutales.

Otro snack es una tartaleta de camarones. De finísima textura, la concentración del sabor a camarón es increíble.

Y acaba con el clásico bombón de carpano (vermouth) con pomelo y sésamo que explota en la boca.

Toca pasar a la sala, no sin antes pedirles que por favor Joan te enseñe la cocina. También pide visita a la bodega aunque esta quizás sea mejor después de la cena.

Si sois 6, para mí la mejor mesa es la que está nada más entrar a la derecha del todo. Es como si fuera un mini reservado pero realmente estás en todo el meollo de la sala.

Si sois 8 o 10, como nosotros este año, te sentarán en el reservado que tienen al lado de la bodega. Ahí sí estás totalmente apartado de la sala principal pero a cambio ganas en intimidad.

Como os comentaba, recomiendo optar por el Menú Festival (que en el 2011 estaba a 160 € y ahora ya cuesta 195 €). Asimismo, si os sentís fuertes y tenéis buena capacidad de estómago, os recomiendo que preguntéis si Joan os puede incluir algún plato extra. Esta petición hacedla por e-mail cuando os escriban para confirmar qué menú vais a tomar.

Empieza el menú.

El primer plato es “Comerse el mundo” donde te traen 5 bocados, cada uno de ellos representativo de los viajes que han hecho los Roca. Por presentación, es el plato más bonito. Los bocados se corresponden con México: burrito de mole poblano y guacamole; Perú: Caldo de ceviche; China: verduras encurtidas con crema de ciruelas; Marruecos: almendra, rosa, miel, azafrán, ras el hanout, yogur de cabra; Corea: pan frito con panco y panceta con salsa de soja, tirabeques, kimchi y aceite de sésamo.

Absoluta locura el bocado de China.

Pasamos al plato Coral que, también con una espectacular presentación, consiste en una cucharada de un Escabeche de percebes al laurel y albariño; y un Ceviche de bogavante. El sabor de la cuchara de percebes es impresionante, de esos sabores que uno nunca olvidará.

Lo siguiente son dos bocados fuera de serie: Bombón y Brioche trufa de verano. Este segundo, al estar calentito, es brutal.

Otro plato es la Contessa de espárragos blancos y trufa. Otro clásico de los Roca que este año en vez de en plato entero lo presentan como una mini oreo que se come de un bocado. Eterno.

Pasamos a un plato más plano, menos espectacular: Consomé primaveral: consomé vegetal a baja temperatura de brotes, flores, hojas y fruta.

Como un extra, fuera del menú, nos trajeron los piñones con salsa de piñones crudos y tostados. Servido como una ligera crema, estaba muy bueno.

Caballa con encurtidos y hueva de mújol: salsa de caballa con vino blanco, limón, tápenas y guindillas en vinagre, tomate frito, hueva de mújol, caballa marinada en azúcar y sal e infusión de caballa. Cada vez me gusta más este pescado que lo vienen trabajando mucho en los grandes restaurantes. Muy buen plato.

Otro plato nuevo fue la vieira con caldo de ortiguillas. Severo tamaño el de la vieira con un sabor espectacular.

Toda la gamba: Gamba a la brasa, jugo de la cabeza con algas, agua de mar, quinua, bizcocho de plancton. Es muy frecuente que en los restaurantes estrellados catalanes y valencianos te sirvan una gamba roja, normalmente cruda. Hay sitios donde la preparación de la gamba no dice nada como me pasó en Miramar hace 2 semanas, y otros como aquí donde el simple hecho de añadirle ese jugo de la cabeza con algas y el bizcocho le da un toque delicioso.

Cigala al vapor de Palo Cortado, velouté de bisqué y caramelo de Jerez. Otro plato para el recuerdo. Locurón. Acompáñalo de una copa de Bota de Florpower “Más allá” del equipo Navazos y moja los pantalones.

Raya confitada con aceite de mostaza, mantequilla noisette, miel, vinagre de chardonnay, bergamota, mostaza aromatizada, tápenas confitadas y avellana ahumada. Sinceramente, sin desmerecer esta, me gusta más la raya de Sacha.

Velouté de maíz con mazorca saletada, ali oli y queso mexicano fundido. Buenísimo.

Mar y montaña: sardina con papada, caldo de las espinas a la brasa, salsa de cochinillo y aceite de perifollo. Esto es un trampantojo y lo demás son mariconadas. De apariencia es una sardina pero la realidad es que es papada de cerdo ibérico. Brutal.

Mandala especiado de flor de alcachofa, ventresca de cordero lechal, mollejas de cordero, yogurt de curry, remolacha, espinacas, nabo, limón, mandarina, moniato, hojas y flores. Plato de quitarse el sombrero.

Cochinita pibil: jarrete de ternera con perrechico, tuétano, tendones, aguacate terroso y trufa. Uno de los platos que presentarán en su gira americana de este agosto y con el que enamorará a quien lo pruebe.

Y el Menú acaba con Trilogía de pichón: corazón de pichón y nube de arroz. Caldo de pichón. Morcilla y pechuga de pichón Tatjé. Espectacular final para un menú inolvidable.

Debo avisar que todo esto que comimos fue una puta locura y hubo quien reventó y no pudo terminar. Por eso os advierto de que no se os flipéis con el ansia de pedir más y más platos extras si no os veis capacitados para meteros semejante homenaje.

En los postres, empezamos con el mejor postre que existe: Helado de masa madre con pulpa de cacao, lichis salteados y macarones de vinagre balsámico.

Seguimos con delicioso albaricoque caramelizado y terminamos con la Anarkia de chocolate que es un goloso plato hecho a base del cacao de los mejores productores de cacao.

Todo este menú, con 3 pausas para fumar, duró 5 horas y sinceramente, habría sido muy feliz si hubiese durado una hora más. No una hora con más platos, si no estos mismos pero tomarlos durante 6 horas. Lógicamente es una utopía por el propio timing del Celler pero os aseguro que el tiempo ahí dentro pasa volando y uno está tan a gusto y es tan feliz que no quiere que acabe.

Para beber, mi recomendación es que salvo que seáis grandes expertos en vinos, os dejéis en manos de Pitu y sino en manos de Pilar (mejor sumiller de España). Decidle el presupuesto que tenéis (ej: 50 € por botella), decidle qué tipo de vino os gusta (ej: blanco Riesling, tinto Priorato), pedidle que sobre esa base os ponga cosas diferentes, y a disfrutar.

Tras los postres, salimos a tomar unos GT al jardín, donde nos pusieron unos petit fours increíbles y donde pudimos conversar con Joan que nos contó su gira americana de este agosto así como un poco de toda la historia del Celler. Con la complicidad de la noche de vernao, con nuestro GT y con Joan hablando, estábamos todos obnubilados escuchándole. Y allí estuvimos hasta las 04:00 de la mañana (llegamos a las 20:00). 8 horas en el Celler que serán inolvidables.

La cuenta final fueron 250 € que es lo que siempre acabo pagando aquí. Me parece un precio correctísimo si tenemos en cuenta que estamos en el (segundo) mejor restaurante del mundo.

No tengo adjetivos suficientes para describir lo que ocurre en el Celler. Por eso tenéis que ir vosotros y comprobarlo.

Eso sí, esta frase de un amigo durante la cena lo describe muy bien: “está todo tan jodidamente bueno que cagaría la cena y me la comería”.

ver comentarios anteriores (17)

potoko

yo tengo la reserva xa el 8 de diciembre, espero ansioso tus comentarios,

saludos!

25 de julio de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Los publicaré en cuanto vuelva ahora en octubre. He decidio ir una vez al año así que cuando vaya ahora en octubre reservaré ya para el 2013 y así todos los años de mi vida....jejeje

26 de julio de 2012

potoko

No es mala opción! jaja. Reservé la mesa en enero, y el año se hace muuuuy largo...

26 de julio de 2012

potoko

...joder, me dejas frío, entonces me sugieres que pida el menu festival?

30 de octubre de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Hola potoko:

Te sugiero que pidas el Menú Festival de mi primera visita, es decir con algunos plazos de caza, entre ellos la becada, que dicen es espectacular y que yo no pude probar por no ser temporada.

Antes de ir a comer, mándales un mail o llámales y díles que querrás el Menú Festival pero con algún plato extra de caza y pregunta si puede ser becada. Aparte de la becada, el ciervo, la torcaz y la liebre a la royal que yo sí tomé en mi primera visita me parecieron brutales; puedes preguntar si el menú Festival que te van a servir incluye esos platos y que de no ser así, si los podrían incluir, siempre claro que sea época de caza de esos animales.

Yo creo que el fallo de esta nueva visita mía ha sido intentar salirme del menú festival propio de octubre y pedirles que, como ya fui el año pasado, me puesieran el menor número posible de platos repetidos.

Creo que si te centras en el Menú Festival estándar y les pides que quieres algún plato extra de caza como la becada, saldrás absolutamente encantado.

Yo vuelvo en junio 2013 y esa vez me dejaré de chorradas y pediré el Menú Festival que corresponda a ese mes y punto, es decir, haré como si nunca hubiera ido antes al Celler.

ver comentario completo

31 de octubre de 2012

Arancha

Nosotros vamos a cenar en julio del año que viene, nos centraremos en el menú festival y a ver qué tal! La verdad es que tenemos unas ganas enormes.

Saludos y gracias por tus críticas,
Arancha

6 de noviembre de 2012

manuel monteserin

Voy a ir en agossto a comer alli, me recomendais algun alojamiento cerca?

28 de mayo de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Hola Manuel:

Yo vuelvo a finales de junio de este año. Te cuento mi planning:

Salimos el viernes en coche desde Madrid y vamos a Roses, un pueblo costero a una hora de Girona. Ahí cenamos en ELS BRANCS, una estrella michelín y con una terraza con vistas al mar impresionantes. Dormimos en Hotel Univers que cuesta 55 €, lo que está muy bien para los altos precios de la zona en temporada alta.

El sábado iremos en coche a alguna playa/cala chula que por ahí las hay y muchas, y por la tarde nos vamos a Girona.

Esa noche dormimos en Ibis Budget Girona Costa Brava que me ha costado 35 € la habitación doble y está a 1 km del Celler, donde cenamos.

Al día siguiente iremos a otra playa y vuelta a Madrid.

Debido a que el Celler ya me va a costar un cojón y medio (250 € aprox), no he querido invertir en hotel pues solo lo voy a usar para dormir después de una larga cenorra brutal en el Celler, así que con que sea un hotel limpio y cercano, me es suficiente.

Iba a ir en AVE a Girona pero ida y vuelta, en esa fecha, no baja de 180 € y tarda 4 horas cuando en coche tardas 6 horas si le pisas un poco.

Avión a Girona ya no hay.

Avión a Barcelona y luego alquilar un coche es perder el tiempo y sale bastante caro.

Por tanto, coche es la mejor opción aunque sea paliza.

Si te interesa, por esa zona está el restaurante MIRAMAR, 2 estrellas michelín y dicen que brutal. Yo me he quedado con las ganas porque justo ese finde que voy está cerrado para un evento.

ver comentario completo

28 de mayo de 2013

Arancha

Hola!

El planazo que te has organizado, Alberto, no está nada mal! ;) Me lo apunto para la siguiente vez que vaya a cenar al Celler.

Nosotros vamos en julio de este año, hemos cogido AVE Madrid-Girona, lo compramos con 2 meses de antelación y había buena tarifa (90€ I/V). Nos alojaremos en el AC Girona.

Saludos!

28 de mayo de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Hola Arancha!

Todo es mirar el AVE con antelación, de todas formas, ¿vas de viernes a domingo? ¿cuál es tu horario ? Yo es que salgo de currar los viernes a las 3 por lo que tengo poco margen de maniobra.

Lo malo del AVE es que, salvo que te alquiles un coche allí, que es la mejor opción, quedarte todo el finde en Girona es un poco coñazo, no?

Sin duda, si hay un AVE por menos de 120 euros, la mejor opción es ir en AVE el viernes, alquilar un coche y recorrer alguna playa. Así al menos aprovechas más el finde y no solo vas hasta Girona para comer/cenar en el Celler.

ver comentario completo

28 de mayo de 2013

Arancha

Hola!

Nosotros vamos a hacer un viaje "relámpago". Vamos el viernes (primer AVE de la mañana) , cenamos en el Celler ese día y volvemos el sábado (en el último AVE). Así que nos hemos tenido que coger el viernes de vacaciones.

Para futuras ocasiones, alargarermos más el viaje y aprovecharemos para conocer otras zonas.

Saludos!

28 de mayo de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Bueno, yo el año pasado volé un sábado con Ryanair, comí en el Celler y me volví por la noche. Eso sí que fue relámpago, jeje.

De todas formas, creo que el Celler bien se merece un viaje relámpago como el tuyo.

Ya me contarás!!

28 de mayo de 2013

manuel monteserin

Gracias Alberto! Creo que el hotelito IBIS va a ser una buena opción! Ya os contaré que tal el celler!

28 de mayo de 2013

acme

Así me gusta. Comer como reyes y dormir como plebeyos. Eso se llama tener claras las prioridades. Beneficio directo a la cuenta de resultados.
El error sería dormir en el Ritz y cenar en el Burger king, que también los he visto.

28 de mayo de 2013

manuel monteserin

eso es asi

29 de mayo de 2013

Arancha

Hola Alberto,

El pasado viernes estuvimos cenando en el Celler, sólo puedo decir que jamás hemos vivido una experiencia gastronómica como esta. ¡Estoy deseando volver!

Nosotros también pedimos el menú festival y creo que es todo un acierto. A mi personalmente me encantaron las aceitunas caramelizadas, la tartaleta de chanquete, el brioche de trufa, la infusión de sauco, la ensalada de ortiguillas, navajas y algas; toda la gamba, las cocochas de sardina y el cordero a la brasa! ¡Una auténtica locura todo!

El diseño del restaurante es absolutamente genial, un ambiente encantador, tranquilo, me gustó mucho.
Además, pudimos charlar con Joan, antes de comenzar la cena, mientras nos enseñaba la cocina y los cocineros estaban en plena faena. Amabilísimo, humilde y cercano.

Me emociono cada vez que lo recuerdo todo :)))

Arancha

ver comentario completo

15 de julio de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Me alegro que te gustara! La verdad es que para mí es lo máximo gastronómicamente hablando. Yo ahora reservaré para verano 2014!!

15 de julio de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

de mayor quiero ser como Fanjul

15 de julio de 2013

Catón

Tengo una pregunta para ustedes. En unos días vamos al Celler. La verdad es que solemos cenar muy poco (una ensalada completa, por ejemplo). Hemos pensado en compartir un Festival entre dos. Creéis que puede ser suficiente? Otra pregunta: ¿Es posible tomar vino a copas? Con el último maridaje salí con la cabeza que no sabía ni como me llamaba y pasé una noche infernal y una resaca peor. Nunca más. Si no, nos limitaremos a un buen vino polivalente. Muchas gracias y felicidades por el blog.

ver comentario completo

hace 11 meses

BdG12

Hola Alberto, lo primero gracias por tus criticas... Son siempre muy utiles...
Queria organizar un viaje para conocer el Celler con amigos, yo me iba con los ojos cerrados a todo...Pero seguro que mis amigos preguntan mas detalles. A ver si puedes contestar a alguna duda que seguro surge.
-Cuanto te retienen en la tarjeta? Por pedirles algo en caso de que ellos no vayan... yo seguro voy... si inicialmente somos 8 y luego acabo siendo solo dos como lo penalizarian?
-Has comentado que han subido los precios... lo ultimo que vi en webs es que habia un menu de 135 y 165€ esto entiendo que no incluye el maridaje. Que puede salir el maridaje del 2º menu.
-Se puede pedir en la misma mesa distintos menus? 2 de 165 y 6 de 135€?
-Elegir un fin de semana en concreto es mision imposible? Es decir... si quiero ir el primer finde de Septiembre es posible si estoy a las 23:55 del 31 de julio? o me tocara lo que buenamente haya,,,
Muchas gracias!

ver comentario completo

hace 5 días

ALBERTO DE LUNA FANJUL

BdG12, te comento:

Para conseguir mesa, tienes que reservar 11 meses antes. Por tanto, si quieres ir en septiembre, 11 meses antes será en octubre (31 julio serían 13 meses antes). Por tanto, el 30 de septiembre a las 23:55 estate ya metiéndote en la web y así hasta que justo a las 00:00 se abran las reservas y puedas reservar para el primer finde de septiembre 2015.

Hay solo dos menús, el de clásicos a 160 € y el Festival, que es el bueno, a 195 €. TIENEN QUE SER A MESA COMPLETA.

El maridaje del primer menú sale a 55 € y el del festival a 95 €.

Te copio sus condiciones de anulación:

SIN GASTOS:

> TODA RESERVA ANULADA CON MÁS DE 72 HORAS DE ANTELACIÓN

> LA REDUCCIÓN DEL NÚMERO DE PERSONAS NO SUPERIOR AL 50%

CON GASTOS:

> TODA RESERVA ANULADA DENTRO DE LAS 72 HORAS ANTERIORES A LA RESERVA CONLLEVARÁ UN CARGO DE 100 € POR PERSONA

> LA REDUCCIÓN DEL NÚMERO DE PERSONAS DEL 50% O MÁS SUPONDRÁ UN CARGO DE 100 € POR COMENSAL ANULADO.

ver comentario completo

hace 5 días

BdG12

Perfecto! muchas gracias por tu rapida respuesta. Esta clarisimo ya..
Un saludo

hace 5 días

DiverXo

+34 915 70 07 66

de lo mejor de 2014

Calle Padre Damián, 23 (Hotel NH Eurobuilding) <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 455 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

UNA EXPERIENCIA MÁGICA

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Desde que obtuvo la tercera estrella michelín en noviembre 2013, ha surgido una auténtica fiebre por este restaurante que lleva siendo, tras El Celler de Can Roca, mi favorito de España durante muchos años.

Al frente de DiverXo se encuentra David Muñoz, un tipo al que no hay medio que no le haya entrevistado o sacado en portada de su dominical. Su imagen de chef joven y rebelde, con esa cresta y siempre sacando la lengua, gusta mucho a los medios. Medios que por cierto parece que lo acaban de descubrir cuando realmente lleva haciendo verdaderas virguerías en la cocina desde que abrió su primer DiverXo en el año 2007. Claro que por entonces aun no tenía estrellas y eso no vendía.

Tanta fama ha hecho que DiverXo se acabe de trasladar hoy justo a un nuevo mega local en el NH Eurobuilding. Buena táctica la de NH al aliarse con DiverXo para relanzar el que es (o era) uno de los hoteles más pereza de Madrid.

Asimismo, DiverXo abrió hace un par de años en el Corte Inglés de Callao lo que podríamos llamar “sucursal low cost”: StreetXo. Esta barra, que parece pronto se trasladará a otro Corte Inglés para contar con un espacio más grande, es una magnífica forma de conocer la cocina de DiverXo sin gastarse 200 € y sin tener que esperar varios meses para conseguir mesa.

StreetXo ha triunfado tanto que este otoño 2014 abrirá en Londres.

Por si todo esto fuera poco, Dabid (él prefiere ponerse el nombre con “b” pues resulta más rebelde) ha sido nombrado embajador turístico de Madrid.

Gran trabajo el de Dabiz que ha sabido subirse a la cresta de la ola de la fama en su momento justo y así iniciar nuevos proyectos y conseguir la financiación que antes le resultaba imposible.

El nuevo local del Eurobuilding no lo conozco pero por las fotos parece realmente espectacular, acorde con el universo DiverXo.

Mi última cena en DiverXo fue este pasado junio cuando aún seguía en el local de la calle Pensamiento, que es donde fue cosechando sus 3 estrellas Michelín. Que no os quepa la menor duda de que antes de que acabe este 2014 volveré para conocer el nuevo local.

Yo he tenido la suerte de conocer DiverXo desde que en 2007 abrió en un pequeño antro por la zona de Cuatro Caminos. Al frente estaba el trío calavera que hoy sigue: Dabiz-su esposa Ángela-el sumiller Javi.

Tras mis 11 visitas puedo decir que he vivido la evolución y revolución de DiverXo. Recuerdo el antro de 2007 donde hasta podías fumar y veo el nuevo local, y es como comparar a la Duquesa de Alba con Gisele Bundchen.

De todas estas visitas, todas ellas magníficas, la mejor sin duda fue esta última. Este 2014 Dabid y su equipo están en un estado de forma espectacular. Realmente son un Dream Team que espero que dure muchos años.

Esta última cena en DiverXo puedo considerarla en el top 3 de mi vida junto a la vivida la semana pasada en El Celler de Can Roca y la que disfruté en El Bulli en 2010.

Es más, este 2014 he conseguido visitar mis 3 restaurantes favoritos actualmente: EL CELLER DE CAN ROCA, DIVERXO, AZURMENDI.

Para reservar en DiverXo se necesita bastante antelación. Tienes que meterte continuamente en este link e ir viendo qué fechas hay disponibles: diverxo.com A mediados de septiembre se abrirán las reservas para noviembre y diciembre 2014.

Contaros la cena en DiVerXo es sumamente complicado por la cantidad de platos que tomamos, cada uno con varias fases y mil ingredientes, pero os resumiré lo más importante ya que imagino que este menú seguirá un tiempo en el nuevo local, al menos hasta otoño-invierno que es cuando se avecinan cambios importantes.

En DiverXo hay dos menús, uno corto a 110 € y otro largo a 154 €. Ir a DiverXo y no disfrutar tomando el menú largo no tiene sentido aunque entiendo que haya gente debilucha que no tenga aguante para el largo.

Además, como siempre hago, le pedimos a Dabiz que nos incluyera algún extra al menú largo. Nos metimos por tanto un menú realmente largo pero brutal.

Mi recomendación es ir a DiverXo a comer mejor que cena pues tanta cantidad de ingredientes puede crearte alguna pesadilla nocturna. Recomiendo también tomar un protector gástrico para prevenir.

Para los vinos, poneros en manos de Javi, uno de los mejores sumilleres que hay y con el que nos lo pasamos bomba en cada visita. Además si os gustan los Xerez, os hará un pequeño maridaje con determinados platos que realmente merece la pena.

Cada plato del menú se denomina “lienzo” y tiene todo su sentido ya que realmente son pequeñas obras de arte. Cada lienzo se compone de varias fases. Primero te traen una parte del plato, luego otra, luego otra, etc. Cada una de esas fases es servida por distintos cocineros que rematan el plato en la mesa. Hay algún plato que incluso ellos mismos te lo dan de comer.

DiverXo realmente es un juego, un espectáculo, es el teatro de la comida. Mira que he estado en restaurantes pero lo que vives en DiverXo no tiene parangón. Claro que para disfrutar al máximo de la comida es fundamental no ser un estirado y tener complicidad con los cocineros. Aquí uno viene a comer delicias pero también a disfrutar y reírse. Por eso mi recomendación es que seáis entre 4 y 6. DiverXo no me parece un sitio para ir solo con tu pareja. Creo que se disfruta mucho más si vais varias parejas o amigos.

Pasemos al menú, el cual empieza con unas palomitas y unas bolas que tú mismo tiras contra el plato y explotan soltando un kétchup agripicante.

A continuación te traen uno de los mejores bocados del Menú: un pequeño sándwich de anguila y conejo que es de volverte loco.

Sigue con un clásico que es el coco con berberechos. Espectacular sabor el de la leche de coco con estos bichos.

Otro plato que nunca olvidaré es la tortilla de centolla (lienzo 5). Para mojar los pantalones.

Otra absoluta delicia es lienzo 8 con una costilla de cerdo a modo de pato pekinés. Harto complicado conseguir ese crujiente de la piel.

Me flipa también el lienzo 6 que consiste en una cococha con grasa de foie.

En el lienzo 12 te sirven primero un plato partido a la mitad con unas pequeñas gambas. Los comes y no te dice nada especial pero ese es el fin pues a continuación te traen la otra mitad del plato, a modo de puzle, con una gamba roja en varias partes que es sencillamente otra puta liga.

También locura es el lienzo 13 con un muslito de pichón que te deja boquiabierto y que se acompaña de papa canaria.

Riquísimo también el lienzo 11 donde aparte de pulpo te traen unas pequeñas croquetas de kimchi.

Otros bocados de cagarte encima son el mollete relleno de rabo de toro y huevo de codorniz con trufa, el nigiri de salmonete, la tosta de caviar y sobre todo un plato de ventresca de atún que fue acojonante.

Como veis resulta imposible describir cada “lienzo” y además resultaría muy aburrido. La única forma de entender el mundo DiverXo es viniendo a probarlo.

Respecto a los postres, nunca han sido santo de mi devoción ya que yo soy partidario de lo goloso y Dabiz siempre busca mezclas con ácidos y agridulces. No obstante, el lienzo 16 de petit suisee me encantó.

Comiendo y bebiendo a dolor, que es como hay que venir aquí, nunca hemos superado los 250 €.

Si hay un restaurante en Madrid donde realmente merece la pena dejarse la pasta, ese es DiverXo.

ver comentarios anteriores (2)

nindiola

Casi dices mas tacos que yo (joder), creo que tu comentario me ha decidido a solucionar uno de las mayores faltas de esta mi vida, visitar Diverxo, segun vuelva de semana santa, de cabeza allí. Precio por cierto?

30 de marzo de 2010

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Hola Jorge:

Te escribo respecto a tu comentario sobre mi opinión del restaurante Diverxo. En primer lugar quiero pedirte disculpas si te ha molestado mi lenguaje. Yo escribo así porque ese es mi estilo, como otro puede tener un estilo más formal, y es ese estilo algo rudo el que gusta a mucha gente como así me han hecho saber. Así que siento decirte que seguiré manteniendo ese estilo rudo porque lo considero mi "signo de identidad" en esta página.

Respecto a quién me considero para decir que Diverxo es el mejor restaurante de Madrid y que decir eso te parece una falta de respeto, debo comentarte lo siguiente.

Esta página es una página de opiniones, y como tal, yo escribo MI opinión sobre cada restaurante. Por eso es más que obvio que se sobreentiende cuando escribo que, antes de cada frase, va un "en mi opinión....Diverxo es el mejor restaurante".

También querría saber si cuando "The Best 50 restaurants" considera a El Bulli el mejor restaurante del mundo, les escribes una carta diciendo que quiénes son ellos para decir eso y que ese galardón te parece una falta de respeto respecto al resto de restaurantes. La de ellos, como la mía, es una opinión, no un Premio Nacional.

Por último te comento que todas mis críticas son la opinión conjunta de todos mis amigos o familiares con los que voy a cada restaurante. Y por cierto, como puedes ver, he estado en muuuuchos restaurantes.

Un cordial saludo

ver comentario completo

2 de febrero de 2011

Miss Paladines

Haría click en "me gusta" en el comentario de Alberto.

2 de febrero de 2011

Maribel Fernandez Diaz Fernandez Diaz

Yo también haria click.

16 de marzo de 2011

killi

y yo, de hecho le sigo porque me parto con su manera de contar las cosas,.. espero que también lleve algo de razón en sus comentarios.

31 de marzo de 2011

manuel monteserin

amén

8 de mayo de 2013

Sonia Mouriño Perez

Alberto, mi marido y yo te seguimos desde Miami. Nos encanta tu forma de explicar las cosas y el grado de detalle que aplicas a cada comentario. Cada vez que vamos a Madrid llevamos nuestra lista de sitios que escogemos basandonos en lo que hemos leido en tus opiniones y las de otros conocidos. Para nosotros es importante saber el porque si y el porque no de un sitio para luego poder decidir donde vamos. Keep it up!

ver comentario completo

hace 8 meses

Toc al Mar

+34 972 11 32 32

Platja d'Aiguablava Begur, Girona provincia, España

guardado por 7 personas

ver más restaurantes en Begur

MAGNÍFICO CHIRINGUITO EN LA PRECIOSA CALA DE AIGUA BLAVA

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

TOC AL MAR es un chiringuito que se encuentra en la preciosa Cala de Aigua Blava, en la zona de Begur (Cataluña).

Si te alojas en Aigua Blava, algo que te recomiendo, la mejor opción es el Parador o el Hotel Aigua Blava –pide habitación con vistas al mar y di que además sean a la Cala-.

El mejor momento para conocer Toc Al Mar es por la noche –vete sobre las 21:00 para ver atardecer- ya que la Cala está vacía y la tranquilidad que se respira dista mucho del jaleo que hay durante el día. Y es que este es el lado malo de Aigua Blava, que la cala es pequeña y en fin de semana se peta a niveles que no puedes ni poner la toalla.

La mejor mesa, si sois dos, es la mesa 1 que es la que se encuentra en una esquina al fondo de la terraza del chiringuito. Pide expresamente esta mesa y sino la mesa 2 o 3 que son las que más cerca están del mar.

Aunque toda la terraza es chula, la diferencia es abismal entre cenar en una de esas mesas en primera línea con vistas al mar y la montaña a cenar en la tercera o cuarta línea de la terraza.

Para reservar mesa por la noche llama con bastante antelación, unas dos semanas.

Cenar en la mesa 1 de Toc Al Mar es sentir que la vida es maravillosa y que estás disfrutando de ella. Es realmente precioso. Lógicamente, llevas ahí a tu piba y ya es toda tuya.

Un sitio tan bonito no sería perfecto si no se comiera bien. Pues aquí se come muy bien. ¿Qué más puedes pedir? Una preciosa Cala en la costa catalana, un chiringuito con una terraza con espectaculares vistas y una comida sencilla pero de muy alta calidad.

Al principio de la cena te traerán langosta y pescados frescos cogidos ese mismo día por si quieres elegir alguno. Van al peso y el kilo sale a 58 € (1 kg da para dos personas). Te recomiendo probar alguno de ellos. Yo tomé un Calet que es un pescado parecido al besugo. Riquísimo. Además lo preparan de forma muy sencilla, simplemente al horno de leña, con un chorrito de aceite y una patata cocida. Nada de pimientos ni salsas que se comen el sabor al pescado. Delicioso.

De entrante te recomiendo tomar sus gambas de Palamós (36 € seis gambas), sus navajas (17 €) o sus almejas (28 €), ambas hechas al horno de leña. Máxima calidad y máximo sabor. Glorioso.

Otro entrante recomendable son las anchoas (16 €) y su pan de coca con aceite y tomate (3,40 €).

Aquí hacen muy buenos arroces pero como pueden ser muy pesados para cenar, decidimos hacer doblete en Toc Al Mar y volver el día siguiente a comer y probar su arroz caldoso con langosta (36 € por persona). El caldo está de muerte. Es caro, pero hay que probarlo.

Como decía antes, no es lo mismo comer con el calor y la Cala a rebosar de gente que cenar con una absoluta tranquilidad y la playa vacía. Sin embargo, comerse a mediodía un buen arrocito también es un absoluto placer.

De postre, la cheesecake está muy rica (6,50 €).

Para beber, la oferta es pequeña y principalmente catalana. Yo tomé un cava Rimarts a 21 € que estaba muy rico.

Tras la cena, quédate tomando un buen GT a 9 €.

El ticket medio aquí ronda los 80 €, con varios entrantes, pescado del día, postre, vino y copa. Para comer, con cerveza, entrante y arroz, el ticket ronda los 40-50 €. No es nada barato, pero desde luego que lo vale.

Sinceramente, comparo el disfrute de mi cena en Toc Al Mar, un simple chiringo de playa, con la decepción de la noche anterior en Miramar, un dos estrellas a 200 € el cubierto, y no entiendo nada. Un fin de semana por la Costa Brava donde gastronómicamente el principal objetivo era disfrutar el viernes por la noche en Miramar, y al final el disfrute lo obtengo cenando el sábado en el que era el absoluto secundario del fin de semana. Así es la vida.

Restaurante Miramar

+34 972 38 01 32

Passeig Marítim 7 Llançà, Girona provincia, España

guardado por 7 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Llançà

DECEPCIÓN. CRÓNICA DE CÓMO UN MAL SERVICIO TE ARRUINA UNA CENA EN UN 2 ESTRELLAS

'no me gusta' 'no me gusta'

Siguiendo con el objetivo de conocer todos los 2 estrellas de España, he puesto el punto de mira en Cataluña ya que esta es la comunidad que cuenta con más biestrellados, concretamente seis: Miramar, Les Cols, Abac, Enoteca, Lasarte, Moments.

De todos ellos, el que más me apetecía conocer era MIRAMAR así que este finde del 11 julio 2014 hasta allí que me fui.

Miramar se encuentra a tomar por culo de Madrid, concretamente en LLançà, provincia de Gerona ya llegando a Francia. Gracias al bendito AVE puedes ir en tren hasta Figueras y luego alquilarte un coche o coger un bus a Llançà que se encuentra a 20 minutos.

Para alojaros, os recomiendo el Hotel Grifeu (habitación con vistas al mar) y que se encuentra a 4 mins en coche de Miramar.

Lo perfecto es ir a conocer Miramar en verano ya que así se aprovecha la estancia yendo a la playa. Pensad que solo ave y hotel son más de 200 €, que sumado a la cena suponen unos 450 €. Por tanto, o eres un loco de los restaurantes como yo, o gastarte ese dinero para conocer Miramar en una época que no sea verano no tiene sentido.

Miramar se encuentra en pleno paseo marítimo de LLançà, un pueblo costero que hace unos años estaba lleno de turistas y que ahora está un poco de capa caída según me comentaron algunos vecinos.

Lo que sí pude comprobar es que para ser pleno julio, el pueblo estaba muerto. De hecho tras la cena fuimos al club náutico a tomar una copa por ser ese el sitio más recomendado -muy chulo por cierto y con muy buenos Gts-, ¡y no había nadie! Es más, el propio encargado del club, un simpático independentista, nos tuvo que llevar al hotel porque por la noche ¡no existen taxis en Llançá! Tócate los huevos Mariloles.

La sala de Miramar es bastante grande, con una decoración moderna pero sobria. Unos grandes ventanales dan al paseo marítimo por lo que las vistas son bonitas. Lógicamente las mejores mesas son las pegadas a los cristales pero tienen un inconveniente y es que la gente de la calle pasa justo al lado tuyo –la sala está a ras del suelo- por lo que todo el mundo se para a mirarte cenar. Y se para a mirar porque Miramar destaca mucho. En un pequeño paseo marítimo donde no hay nada, que de repente aparezca un Miramar con sus enormes ventanales, su elegante sala y muchos camareros perfectamente trajeados y sincronizados sirviendo platos de altísima cocina, pues acaba convirtiéndose en una atracción turística para los visitantes de Llançà.

Nosotros fuimos a cenar el viernes y el ambiente de Miramar era desolador: solo 9 clientes. De hecho cuando entramos nos quedamos sorprendidos porque había diez camareros esperándonos. Impactó mucho ver esa sala que tiene capacidad para 40 personas con solo 9 comensales y con más camareros que clientes. Casi todos los clientes eran franceses por lo que cuando nosotros llegamos sobre las 21:45, ellos ya llevaban una hora cenando. Eso provocó que a las doce de la noche nos quedáramos totalmente solos.

Debido a los pocos clientes que cenaban, el silencio era sepulcral. Además, el hecho de tener tantos camareros parados ahí en medio te hacía sentir bastante incómodo pues se escuchaba todo lo que hablabas.

Y es en este punto cuando tengo que hablar del servicio, un servicio que desgraciadamente arruinó la cena. Lo separo del resto de la crítica por si alguien quiere saltárselo debido a su extensión, pero aviso que es esencial saber lo que me pasó para entender que puntúe tan mal a Miramar.

Lógicamente todo esto de lo que hablo es mi experiencia personal vivida la noche del 11 julio 2014. Lo digo porque luego aparece el típico que me dice que cuando él fue, el restaurante estaba lleno y el servicio fue excelente. Enhorabuena, un sugus para ti. Soy consciente de que todo esto fue mala suerte pero no deja de ser mi experiencia y yo os la tengo que contar.

_______________________________

EL SERVICIO QUE ARRUINÓ LA CENA

El Menú Degustación de Miramar consta de más 30 platos (muchos de ellos simple bocados) por lo que lo normal es que el ritmo del mismo sea relajado y dure sus 3-4 horas como ocurre en cualquier restaurante de nivel como Celler, DiverXo o Azurmendi, donde fácilmente estás 4 horas de menú.

Pues bien, por el motivo que fuera, esa noche parecía que los camareros, con el jefe de sala a la cabeza, querían irse a sus casas lo antes posible ya que nos metieron un ritmo tan rápido al menú que llegó a ser insoportable. Para que os hagáis una idea, entre que nos sentamos y tal nos dieron más de las 22:00. Pues a las 23:30 estábamos llegando al final del menú cuando ese menú es para estar cenando hasta la 01:00.

El ritmo era el siguiente: te servían un plato y en el mismísimo instante en que el camarero veía que apoyabas los cubiertos en señal de terminar, te retiraban el plato y a los 3 minutos ya estaban trayéndote el siguiente. Sentí realmente agobio.

Es más, si apoyabas los cubiertos sin haber terminado el plato, ya venían a preguntarte si habías acabado. Era como cenar en un Gran Hermano con 10 ojos en tu nuca deseando que termines y te vayas. Muy molesto e incómodo.

Otro detalle. En este tipo de menús tan largos a mí me gusta salir a fumar de vez en cuando. Es mi modo de reposar la comida, tomar aire y disfrutar más del menú. Lógicamente soy consciente de que uno no puede salir a fumar cuando le salga de los huevos porque rompes el ritmo de cocina así que yo siempre pido que me avisen cuándo es el mejor momento para fumar. Pues bien, cuando llevaba una hora de cena y empezaba a estar agobiado de comer, avisé de que quería salir a fumar a la finalización de uno de los actos que componen el menú. La respuesta del jefe de sala fue que no podía salir a fumar porque los 7 platos que aun nos faltaban ya estaban preparados y que por tanto me tenía que meter todo el menú del tirón hasta los postres. Es decir, no te dejaban ni 5 mins de descanso entre plato y plato que es lo que tardo en echar un piti. Es la primera vez que me ocurre. Me sentí encerrado en Alcatraz y vigilado por un celador al que me daba miedo hasta pedirle permiso para ir al baño.

Respeté lo de no fumar y fui al baño y de camino me encontré a Paco Pérez, el chef y un tipo realmente encantador. Le saludé y le comenté lo del agobio de ritmo y que no pudiéramos ni salir a fumar. Su reacción fue de absoluta indignación para con su servicio por semejante prohibición. Como es lógico, me dijo que el ritmo lo marca el cliente y que aquí se viene a disfrutar y no a sufrir y que por supuesto podía salir a fumar cuando quisiéramos. Entre tanto debió meter buena bronca al jefe de sala que desde ese momento pasó a ser encantador.

Y digo lo de “pasó a ser encantador” porque la rapidez del servicio no fue lo único malo del servicio sino que percibimos una excesiva sequedad en el jefe de sala. Yo no sé si ese hombre había tenido un mal día pero desde luego que lo pagó con nosotros. Es el jefe de sala más serio, seco, desganado y borde que he visto en tiempo. Te hacía sentir incómodo. Llegó incluso a reñirnos por no comer lo suficientemente rápido uno de los platos. Vamos a ver. Primero, no estamos en un concurso de Texas de ver quién come más perritos en 1 minuto. Segundo, no hace falta que nos riñas como si estuviésemos en el cole. Tercero, habernos avisado que era tan necesario comer rápido esos bocados. Cuarto, si no paras de traerme platos, entenderás que tengo que inventarme pequeñas pausas si no quieres que vomite la cena.

Por otro lado, esa sequedad se traducía en una absoluta desgana a la hora de explicar cada plato, lo que hacía que no te creara ninguna ilusión en probarlo. Se limitaba a decirnos “este plato es la zanahoria” y se iba. Coño, ¡véndeme mejor el plato!.

Por si no fuera suficiente, cuando traía platos con muchos bocados, te contaba tan rápido qué era cada uno y el orden para comerlos que uno no se enteraba de nada.

En conclusión, esa rapidez de servicio, ese trato serio y borde, esos ojos en la nuca observándote y el silencio sepulcral, me arruinaron la cena y no pude disfrutar lo que me hubiese gustado.

¿Pudo ser una mala noche del servicio? Seguramente. Pero lo platos rotos los pagué yo y me tengo que joder. 700 kms, una pasta gansa invertida para conocer Miramar, y un mal servicio me arruina la experiencia. Da mucha rabia.

________________________________________________

Tras todo este rollo que veo necesario contar, voy a intentar centrarme en la calidad de la comida insistiendo en que mi opinión está contaminada por lo antes explicado y porque al final estaba tan jodidamente lleno que no pude saborear ciertos platos.

Aunque puedes comer de carta, hay que tomar su menú degustación (140 €) que va cambiando según la época del año por lo que nosotros estrenamos el menú “entorno y consecuencias 2014” que es con el que se jugará las estrellas en 2015 –ya sabéis que la guía michelín se cierra en junio aunque los premios se den en noviembre por lo que este menú determinará las estrellas que Miramar reciba no en 2014 sino en 2015-.

La presentación de los platos es de matrícula de honor. Platos realmente bonitos servidos de una forma tremendamente original. A mí me encanta el paripé y Miramar cumplió mis más altas expectativas. Se dice que Miramar en este aspecto de cocina vanguardista representa lo más parecido a lo que fue el Bulli. Queda años luz del disfrute que suponía la casa de Adriá pero tiene cierto aire.

Respecto al sabor de los platos, varias veces sentí que el sabor realmente no estaba a la altura de la presentación.

El menú empieza con tres snacks: un saco de maíz envuelto en plástico comestible que resultaba insípido; un cronut de frutos secos que no dice nada; y un cochinillo y pipas que fue lo mejor, muy rico.

Pasamos al primer acto, “la huerta”.

Empieza con un plato donde aparecen diversos bocados: guisante, fresa, ajoblanco, patata asada, pimiento piquillo, jengibre. Ninguno me pareció especial. Muy normalito.

Pasamos al plato de melón que se acompaña de unos trocitos de sardina que le venían muy bien pues sino solo sabría a melón. Igual ocurre con el plato de zanahoria. Presentado muy bonito pero su sabor es el de una zanahoria y esta hortaliza no destaca por su gran sabor. Me recordó al puré de zanahoria que me daba mi madre de pequeño y yo no quería comer.

El siguiente plato es la Regina. Como no te explican una mierda de cada plato, no supimos muy bien qué llevaba pero parecía un trozo de burrata servida a modo de pizza a una temperatura muy fría. Sin más.

Lo mejor de la huerta fueron sin duda los garbanzos acompañados de una deliciosa salsa que, como todo aquí es un misterio, no te decían de qué era.

El siguiente acto es “el mar”.

Empieza con otro plato que lleva 8 bocados: almejas, cañailla, bogavante, concha fina, quisquilla, hígado de rape, tiradito, pescaíto.

Obviamente, la calidad de cada pieza es máxima pero no me pareció nada especial. Plato muy bonito pero que no me sorprendió especialmente que es lo que al final yo intento buscar en un sitio de este nivel. No me vale con que me pongas una concha fina que solo sepa a eso. Haz como en Espai Kru (Barcelona) donde también comes marisco pero con un sabor totalmente sorprendente.

El siguiente plato es el “langostino Bangkok”. Langostino gordo de excelente sabor pero que ese toque Bangkok no sorprende.

Mucho mejor el “atún en su escabeche”. Plato delicioso que recuerda al mejor usuzukuri de toro de Kabuki.

La “pura gamba” es otra de esas cosas que dices: sí, muy bonita presentación pero al final me estás dando una simple gamba roja cruda que no está mejor que la que puedes comer a la plancha. De hecho, la que cené al día siguiente en Toc Al Mar (Aigua Blava) me gustó más.

Y acaba este acto con la “kokotxa” que tampoco me dijo nada.

El último acto, al que llegamos muy asfixiados por tanta rapidez en el servicio, es “el bosque” y sin duda fue el que más me gustó.

El primer plato lleva estos bocados: un taco de bosque, un nem, un nigiri, un mollete ibérico y un pollo con setas. Aquí sí, plato de nivelazo.

Sigue con un rico mar y montaña y luego llega un huevo benedictine realmente delicioso.

Riquísimo también el plato de remolacha.

El penúltimo plato es un rissoto también muy rico y acabas con un queso de buey que es un mini steak tartar con queso. Excelente final.

Me dio mucha rabia que a esta parte del menú, que era espectacular, llegara ya al límite de mis fuerzas por haberme servido los 30 platos anteriores en 90 minutos.

Los postres no son nada especial pero sí ligeros y refrescantes, algo que se agradece. Flojo el hot dolç y ricos el merengue-limón y la kriptonita.

Para acompañar el menú, pedimos que nos hicieran un maridaje y la verdad es que el sumillier lo bordó. Un diez para él. Salió a 45 € por persona y pudimos probar un Riesling espectacular, un rico Godello, un excelente vino del Empordá de la bodega Perelada “Malaveïna 2010” y una riquísima Garnacha también de Perelada. Precio muy correcto el del maridaje aunque de aperitivo nos metieron un Xerez a 9 € y una copa de champagne a 14 €.

Intento olvidarme del servicio para poder opinar solo de la comida pero no lo consigo. Es imposible disfrutar en condiciones de este menú cuando el servicio no está a la altura. Una verdadera lástima porque el trabajo de Paco Pérez seguramente se merecía una mejor puntuación. Desgraciadamente yo me limito a contar experiencias y no me sobra el dinero como para volverme a gastar más de 400 € en dar una segunda oportunidad a Miramar.

Lo que sí creo es que en general el menú es de alto nivel pero de un 2 estrellas yo espero más sabores sorprendentes. Comparo Miramar con Celler, Azurmendi o DiverXo, donde realmente flipas con cada plato, y Miramar queda aún muy lejos de ese nivel de triestrellado.

Al final una crítica depende de mil factores: las expectativas que lleves, cómo te encuentres ese día, con quien vayas a cenar, lo bien que te lo pases en el restaurante y la complicidad que tengas con el personal, los vinos que te sirvan, el trato que recibas del servicio, el ambiente…etc. Yo me encontraba perfectamente, la compañía era muy buena, los vinos que nos sirvieron fueron de 10, pero entre que iba con altas expectativas, que estaba vacío, que hubo cero complicidad con el servicio y que el trato por parte de este fue muy malo, al final me quedo con mal recuerdo de Miramar y pensando que lo siento pero tiene que pasar mucho tiempo para que repita.

La cena salió en total a 220 € por persona. Gastarse ese dinero y que luego el servicio te arruine la cena no os imagináis lo que jode.

Lady Spider76

Muy buena reseña....estoy yo agobiada!!! Mas que un dos estrellas parece el comedor del cole!!!

hace 2 semanas

Miyama Castellana

+34 913 91 00 26

de lo mejor de 2014

Paseo de la Castellana 45 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 204 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

TRAS KABUKI WELLINGTON, MI JAPO FAVORITO

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Actualmente mis japos favoritos de Madrid son: 1. Kabuki Wellington; 2. Miyama; 3. Kena; 4. 99 Sushi Bar. Para ser feliz, necesito ir una vez al mes a alguno de ellos.

De esos cuatro, el que ofrece la cocina japonesa más auténtica es sin duda Miyama ya que los otros tres tienen muchos toques fusión. Por eso, al que realmente le apasiona el sushi puro, lo elige como su sitio favorito.

El local de Miyama es bastante sencillo, con varias mesas donde te sientas en bancos de madera.

Para dos personas, yo prefiero la barra donde puedes ver a los cocineros trabajar y es mucho más entretenido. Soy muy de barra aunque si voy a cenar con más de dos personas resulta complicado comunicarse entre todos por lo que hay que ir a mesa.

Es frecuente encontrarte a japoneses cenando aquí lo que siempre es una buena señal.

El ambiente es mucho más informal que Kabuki W o 99 Sushi Bar.

Los sábados a mediodía, con el fin de atraer a más clientes, lo tienen montado un poco en plan chiqui park para que los padres vayan con sus niños y estos se inicien en el mundo del sushi. Evítalo y vete a cenar.

Al frente de Miyama tenemos a Hiroshi, un japo de lo más gracioso. Cuando vayas a pedir, pregunta por él y que te recomiende qué pedir. El tío también controla mucho de sakes así que si te gusta esta bebida, ponte en sus manos.

A lo largo de mis más de once visitas a Miyama, lo que más me ha gustado es lo siguiente:

- Tartar de atún picante (16,50 €). Si no el mejor, entre los mejores de Madrid.

- Berenjena y picadillo de pollo con salsa de miso rojo (8 €). Viene con una salsa japonesa que tarda varios días en hacerse y está de chuparse los dedos.

Los nigiris aquí los bordan. Tanto el arroz como la calidad y corte del pescado son perfectos. Mis preferidos son:

- Nigiri de toro (9,80 € dos piezas).

- Nigiri de erizo (11 € dos piezas).

- Nigiri de vieira flambeada con mahonesa japonesa (4€ dos piezas).

- Nigiri de anguila (7 € dos piezas).

- Nigiri de salmón flambeado (4 € dos piezas).

No te dejes llevar solo por los nigiris que aparecen en la carta y pregunta qué otros tienen pues suelen hacer preparaciones especiales.

- Maki de atún picante especial (16,50 € ocho piezas). Viene con arroz inflado por fuera y está de muerte.

- Tataki de pez limón (21€).

- Maki “empanado” de langostino y seco (13,75€).

- Gindara (23 €). Es un plato de bacalao negro hecho al horno y marinado con miso. Delicioso.

- Sukiyaky wagyu (38€). No en la primera visita, pero cuando repitas debes probar alguno de los guisos japonenes que aquí preparan. Son caros de cojones pero merecen la pena. En este concretamente te traen a la mesa un hornillo donde se van cociendo varias verduras en un caldo que una vez terminado de preparar está delicioso. En ese caldo hirviendo, tú mismo te cueces unos finísimos trozos de wagyu. Finalmente, si tienes hambre, recomiendo le añadas al caldo unos fideos udon.

- Sushi New Style (24 €). Son makis con huevas de tobiko por fuera.

- Albóndigas de pulpo (9 €).

- Gamba de Huelva con mayonesa de wasabi (8 € la gamba).

- Los postres aquí están muy ricos. Te recomiendo el harumaki de chocolate (6 €) o el sorbete de liche (8,50 €).

Todo eso es lo que más me gusta. Por el contrario, no recomiendo el sashimi de dorada ni el de chicharro ni el usuzukuri de pez blanco. Me resultan muy insípidos.

Miyama tiene una excelente relación calidad-precio si lo comparamos con Kabuki W y demás japos que no suelen bajar de los 100 €.

En Miyama puedes salir pagando 50 € por barba, o acabar pagando 90 € si te hinchas a beber y comer como me suele ocurrir.

Punto MX

+34 914 02 22 26

de lo mejor de 2014

Calle General Pardiñas 40 <m> Núñez de Balboa 5 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 374 personas

ver más restaurantes mexicanos en Madrid

ESPECTACULAR MEXICANO QUE CADA DÍA ES MÁS CARO

'me gusta' 'me gusta'

PUNTO MX abrió en 2012 y en estos dos años se ha convertido en el mejor mexicano de España y en uno de los sitios más demandados de Madrid.

Está claro que la crisis no existe para algunos sitios como para Punto MX que pese a tener un ticket medio de 55 €, tiene una larga lista de espera.

Para reservar mesa, os dejo el link del restaurante: puntomx.es/reservas-restaurante-punto-mx

Para conseguir mesa entre semana suele ser suficiente con llamar una semana antes. Más complicado es ir de jueves a sábado. No obstante, para intentar facilitar que todo el mundo pueda ir sin tener que planearse una comida en Punto MX con la antelación de un viaje a Australia, cada semana suelen dejar varias mesas libres que se pueden conseguir llamando los lunes a las 11:00.

Por el tipo de comida, mi recomendación es intentar ir a comer ya que si cenas y te hinchas a tacos y demás delicias que aquí preparan, puedes tener verdaderas pesadillas esa noche.

Antes de pasar a hablar más del sitio, debo hacer varias advertencias.

Punto MX es caro. La calidad de la comida es excelente, pero las raciones no son grandes. Cada plato de tacos lleva solo dos y su precio se mueve entre los 17 € el más barato (chorizo verde) a 28 € el más caro (buey gallego). 14 € por un solo taco me parece exagerado.

Además lo más grave es que los precios están subiendo de forma alarmante. Un ejemplo: el taco de chorizo verde en 2012: 12 €. En 2013: 15 €. En 2014: 17 €.

Otro ejemplo: guacamole en octubre 2013: 4 €. En julio 2014: 7 €.

Esto ocurre con todos los platos de la carta.

Los cocktails, bastante buenos, no bajan de los 10 € por lo que tened en cuenta que pueden hinchar mucho la cuenta.

Una cosa que me llamó mucho la atención es que los camareros continuamente, rozando la molestia, te preguntan 37 veces si quieres un vino, un cocktail o un tequila. Parece que han recibido órdenes de intentar sacar a los clientes el mayor número de bebidas posibles. Los restaurantes de donde más margen obtienen es de las bebidas y esa idea parece que en Punto MX la quieren llevar al extremo.

Ojo también si al final de la cena te ofrecen algún mezcal o tequila. Podría parecer una invitación pero no es así y es más, luego te lo cobrarán a 10 €.

Tanta subida de precio parece que se quiere justificar con un mejor servicio de sala. Sinceramente, a mí el servicio siempre me pareció muy bueno. Ahora lo único es que hay más camareros para preguntarte si quieres algo de beber.

Por tanto cuidado con estas cosas que la gente no es tonta, cada vez miramos más por nuestros bolsillos y no nos gusta que nos timen.

Volviendo al restaurante, el local es el mismo desde que abrió. A mí me parece un local bastante feo y muy frío, todo en tonos blancos. Que nadie se espere típico mexicano con cuadros de mariachis y guitarras en la pared. Punto MX es un sitio que se puede calificar de elegante y sobrio. Por tanto, si vas al Punto MX pensando que es un restaurante mexicano en el que vas a oír a mariachis, comer burritos y beber tequilas hasta devolver sobre la mesa, vete a otro sitio.

En la planta de arriba tienen un bar donde no se admiten reservas y puedes ir a tomar un cocktail y probar alguno de los platos más básicos del restaurante.

Pasando a la comida, de lo que no hay ninguna duda es que aquí se come de maravilla. Realmente dan ganas de comer toda la carta.

En mis ya 7 visitas, he podido probar:

Guacamole (7 euros ¡¡por persona!!). Te lo preparan delante de tu mesa y lo dan a probar, como si fuera un steak tartar. Es el mejor guacamole que he probado en Madrid. No te esperes los nachos con queso del Hard Rock por muy buenos que estén.

Para acompañar el guacamole os recomiendo pedir el dzik de venado con cebolla morada encurtida en cítricos (22 €).

Quesadilla de huitlacoche en epazote con tortilla de maíz morado (9): muy sabrosas, con intenso sabor a huitlacoche, que es un hongo parásito del maíz con un gusto realmente delicioso.

Las tortillas son caseras y puedes ver cómo las hacen (unas malas tortillas hubieran arruinado el conjunto: las de maiz están realmente deliciosas).

Tacos de chorizo verde con aguacate y queso (17 ): es el taco más barato y a mí me chifla.

Taco de atún rojo (22):Brutal.

Agua chile de rape con langostinos (19): es una especie de ceviche con chile. Para mí de lo más flojo. Para dar un toque moderno te traen la salsa para macerar aparte tú mismo y creo q es un fallo pues estaría mejor si lo maceraran ellos antes.

Tuétano a la brasa (19 € ¡¡y eso que empezó costando 9 €!!): es un plato exquisito para los paladares más cerdos. El tuétano es la sustancia grasosa que se encuentra en el interior de los huesos de vaca. Lo parten por la mitad y lo cocinan a la plancha (menos mal porque si llevara aceite se te colapsarían las arterias).

Aguja de cerdo ibérico (30). Servido con salsa de tomatillo verde y chicharrón de panceta. Está de muerte pero me parece excesivamente caro.

Taco de escamoles (14 euros el taco). Sin duda lo mejor de todas mis visitas a PUNTO MX. Escamoles son huevas de hormiga. Pero no seáis escrupulosos y probadlas, os fliparán (eso sí, lo tienen muy pocas veces, de hecho de todas mis visitas solo los ha habido una vez).

Panuchos de cohcinita pibil (16 € dos panuchos). Están buenos pero es un plato prescindible.

Chapulines con guacamole. Cuando los tienen, y si no eres escrupuloso pues son pequeños saltamontes, están buenísimos.

Pichón con mole almendrado. Una receta mexicana del clásico pichón. Espectacular.

Arrachera Wagyu (28 €). Servido en una bandeja caliente y humeante, vienen varios trozos de exquisita carne con cebolla condimentada con chile que le da un toque bastante picante. Te lo traen con unas tortitas por si quieres hacerte unos tacos. Ración grande. Delicioso, hay que pedirlo.

Los postres creo que son prescindibles. Os recomiendo dejarse el dinero en tacos y demás platos antes que en postres. Pero si necesitáis algo dulce, pedid el crepe de cajeta o el pie de queso (6€), no así la tarta 3 leches que me pareció sin más.

En 2012 la cuenta podía rondar los 25 €. En 2013 la cuenta subió ya a 45 € y ahora 55 € no te los quita nadie. Y como pidas vino o cocktail, pagarás de 60 para arriba.

¿Merece la pena? La verdad es que me indigna mucho semejante subida de precios pero sigue siendo un restaurante espectacular donde repetiría una y otra vez.

No le doy más puntuación por la subida de precios, porque si fuera por calidad, obtendría lo máximo.

ver comentarios anteriores (11)

beetle

Sobre el postureo gastronómico :blogs.glamour.es/cuaderno-secreto-de-bon-vivant

11 de abril de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

jajaja, muy interesante beetle. La verdad es que creo que me han plagiado bastante porque de Luzi Bombon, de Pain, de Rita y de los japos, yo he dicho lo mismo, jejeje.

A día de hoy, no haber ido a PUNTO MX es no ser nadie!!! :-)))))))))

11 de abril de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

jajajajaja! qué maligno! yo estoy ardiendo por ir a Punto MX, ardiendo!

11 de abril de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Rosalía, ¿tienes ya reserva en PUNTO MX?

Gonzalo, jajaja, buenísimo el comentario de la petarda esa!!!! Yo a Luzi Bombon no creo que vuelva, pero a Ten con Ten sí que me gusta ir de vez en cuando con mis amigos, en plan un jueves-viernes para cenar de picoteo en las mesas altas de la entrada, tomar ahí una copa, echar unas risas, y ver si algún amigo mío se liga a una pija "madura", y ya luego ya salir de marcha. :-)

ver comentario completo

11 de abril de 2013

beetle

Por eso te lo mandé : llegué a pensar que lo habías escrito tú y que era ese nuevo blog tuyo de que hablaste en Maribona´s house .Yo solo he ido una vez a Punto MX y conseguí mesa ¡llamando el dia anterior ! .claro que era finales de agosto y el primer dia que abrían después de vacaciones .Para mí es , aún siendo muy agradable,es otro de los tantos sitios a los que solo he ido una vez , porque me suena más a moda que otra cosa y siempre hay otro más nuevo ¿ te lo imaginas abierto dentro de 6 ó 7 años ? hablando de Luzi Bombón ¿ cual será su fúturo cuando ya lo conozcan todos los lectores de páginas a la última y el público no sea tan cool ? supongo que le cambiarán el nombre , decoración y cocina y lo volverán a lanzar como lo imprescindible de conocer....

ver comentario completo

12 de abril de 2013

davidperezf

Gonzalo, menos cachondeíto... que sé de uno que aún no ha ido a StreetXO.. ni a DiverXO!!! :P

12 de abril de 2013

davidperezf

domingo mediodía es el mejor/peor momento para ir: suele estar David pululando por allí (lo cual mola bastante) pero por ende, está hiperpetado no, lo siguiente (lo cual no mola nada)

12 de abril de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

beetle: cuando lance mi web te avisaré, desgraciadamente me está llevando mucho trabajo. Pero sí, ese artículo parece escrito por mí, jeje . Yo, si he repetido varias veces en PUNTO MX, es por amigos que quieren ir conmigo porque motu proprio (sí sí, no se dice "de motu propio"), iría una vez al año y da gracias.

Igual que Ten con Ten sí me lo imagino abierto en 6 años, Luzi Bombón, por su ubicación y concepto más formal, debería morir antes que Tomate y Ten.

Gonzalo y David: a Streetxo hay que ir un domingo pronto (rollo 13:30) o por la noche (20:30) o un lunes noche (no cuento el lunes mediodía porque ir un mediodía entre semana no mola). Es cuando está David y puedes hacerte un hueco. Yo he ido ya como 5 veces y la verdad es que me apetece estar un tiempo sin ir, que me ha cansado un poco, jeje. Eso sí, mañana vuelvo por novena vez a DiverXo con unos amigos que mataban por ir....lo que hay que hacer por los amigos.... :-)

ver comentario completo

12 de abril de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

por fin alguien que usa bien motu proprio!

12 de abril de 2013

je suis béatrice

Chomsky en las camisetas y motu proprio bien usado, ¡esto esta subiendo de nivel! Mi lucha particular es quitarme del leísmo y me chirría algo en los oídos cuando me dicen "detrás tuyo" ( por detrás de ti) :)

12 de abril de 2013

beetle

Tienes razón con tu pronóstico sobre Luzi B. : yo añadiría que morirá,además de por la ubicacion y el " conceto" , cuando se pase de moda la decoración . que es por lo que destacan muchos nuevos comederos .
Por cierto sobre el tema restaurantes sin futuro muy buen diagnostico de Abraham Garcia en la respuesta 8 de los encuentros de hoy . Y para ti,, que siempre comentas la diferente calidad del pescado en tu Santander y el de Madrid , te recomiendo la respuesta 5. elmundo.es/elmundo/encuentros/abraham-garcia/2013/04/12/abraham-...

ver comentario completo

12 de abril de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

jajjajjaja genial empezar riéndome el día!

15 de abril de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

quiero ir a punto mxxxxxxxxxxxxxxxxxx!!!!!

9 de julio de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Yo ya tengo mesa para el 25 de octubre, jejeje

9 de julio de 2013

Rosalía Martínez (Piti)

oscuas!

9 de julio de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJUL

JAJAJAJA, ha sido la cagada del siglo

hace 8 meses