mostrando 180 sitios

Bolivar

+34 914 45 12 74

-40% descuento en carta reservar mesa

de lo mejor de 2014

Calle de Manuela Malasaña 28 <m> San Bernardo 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 106 personas

ver más restaurantes en Madrid

Nakeima

+34 620 70 93 99

de lo mejor de 2014

Calle Meléndez Valdés 54 <m> Argüelles 3 4 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 177 personas

ver más restaurantes cocina de fusión en Madrid

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

2 check-ins aquí

Merece la pena? Si si si y sí o como diría mi sobrina favorita: Tiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
No es que dudásemos de que aquello fuese a ser toda una experiencia, pero muchas veces, cuando vas a un sitio con demasiadas expectativas, al final decepciona. No fue este el caso, pero hicimos trampa, las recomendaciones que teníamos no fallan nunca, pero… La cosa fue de hacer la OLA a lo Jurado, una locura, una explosión de sabor, de olor, de trato. La noche perfecta, por el antes, el durante y la post cena… Yo repetiría todo punto por punto sin saltarme una coma hasta el levantarme esta mañana a horas indecorosas para ir a una reunión y no tener ni un pelín (pero ni un pelín oiga) de resaca, pese a las dos botellas de vino y 5 copas que nos bajamos entre 3. La compañía ayuda y mucho, a que la experiencia fuese redonda pero… Al lío

Pese a que habíamos quedado a las 20,30 llegué un poco antes por si acaso, bueno, esa era la intención, en realidad llegué bastante antes de lo que pretendía, hice tiempo en el coche y a las 20.00 estaba yo solita en la puerta. Y menos mal. Cinco minutos después llegaron dos personas más y a las 20.09 ya estaban las 20 plazas ocupadas. Normalmente no habrían salido hasta las 20,30 pero Luis salió a las 20.15 a atender a un proveedor y entre que le debimos dar pena con el frío que hacía, que la lista ya estaba completa hacía un rato, y que el día anterior había tenido movida con una que llegó a las ocho, vió que no había nadie y le dijo: Me voy a tomar una cerveza y vuelvo y al volver a las 20.35 y encontrarse la lista cerrada le montó un pollo… decidió tomar nota y mandarnos a tomar un chato antes de que se le arremolinasen los piquetes (sin sitio) en la puerta. Importante llegar pronto, porque solo 8 de las 20 plazas tienen derecho a taburete... A nosotros nos tocó taburete y el sitio güeno de la barra según los expertos.
Antes de entrar en faena hay que destacar que son todos encantadores, que están más que pendientes y que te hacen sentir en casa. Por lo menos a mi que como en casa me cocinan igual de bien o mejor… ;-)

Llegué a la barra y 30 segundos después una chica encantadora me puso un vino (Y vuelve la burra al trigo, no, no sólo se puede beber tinto con la carne, a mi me gusta con el pescado!!! Costó, pero la convencí) y unos chips de arroz con curry para quitar el gusanillo.

Con los tres ya sentados nos sacaron una botella de ‘Crash’ vino extremeño más que bebible, muy rico. Y llegó Luis a tomarnos nota… Sacamos nuestra lista de recomendaciones y pedimos:

Dim sum de cerdo y cebolla , espectacular, esto es un dim sum y lo demás son tonterías, sí señor. Nos dijo que estaba lleno de sabor y vive dios que lo estaba. Habríamos pedido unos cuantos más. Volaron.

Nigiri de vieira, ay… suave, se deshacía en la boca, con el toque acido fantástico del yuzu y un puntito casi amargo, pero no, de la infusión de la parte blanca del limón, que parece que tiene nombre. Maravilloso, de verdad, un plato tan simple en apariencia y tan potente. Y digo yo, si la parte blanca del limón siempre se ha llamado ‘parte blanca del limón, quítala que sino amarga’ porque le ponen nombre ahora??!! Estos como los franceses, porque le llamarán fromage cuando quieren decir queso? Otro para repetir.

Nigiri ibérico de panceta. Lo terminan con el soplete y está muy rico, muy suave.

El palo. Es posible alcanzar la maestría con una brocheta de pollo y pimiento? Pues sí, el pollo perfecto, churruscado por fuera y muy muy jugoso por dentro, ensartado en un palo de lemongrass y acompañado de una salsa de ají amarillo y una picada de cacahuete. Un 10. La salsa podríamos habérnosla comido a cucharadas, pero el pollo incluso solo estaba buenísimo.

Callos thai. Ay………. Yo me habría llevado una cazuela a casa, qué ricos, qué buenos, qué… pasada. Lo mejor sin duda. Mira que me gustan unos buenos callos a la madrileña, pero estos estaban de ovación y vuelta al ruedo. Los mil y un ingredientes que llevaban no los recuerdo, curry rojo, cebolleta china, cilantro, yema de huevo, lemongrass… y mil más. Todos y cada unos se hacían presentes en la boca con cada cucharada. Ya quiero otros. Esto hay que repetirlo en casa sí o sí.

Bunwich de panceta. Uhmmm… lo más flojo sin duda para todos. La panceta maravillosamente hecha, pero nos quedamos con la sensación de que le faltaba sabor y que el pan habría estado mejor tostado. Todo tiene tanto sabor, que aquí se echaba de menos.

Rollito primavera. Nos insistió Luis y tenía razón, estaba buenísimo. Perfectamente frito, sin una gota de grasa, muerdes y mmmmmmmm sabor, sabor, sabor. A mi me recordó al rollito que ponían al principio en Sudestada (al principio de los tiempos), pero este no se mojaba en salsa picante. Cosa que por otro lado no habría sido mala idea. Sí, fui hindú o peruana en otra vida, a mi me gusta el picante hasta en el chocolate, que le voy a hacer.

Kubak. Un salteado de verduras y setas chinas al que le añades el arroz inflado y riegas después con una salsa de soja dulce que juraría que llevaba anís estrellado, pimienta de Szechuan y seguro que algo más. Estaba muy rico el caldo, el kubak bueno, pero no repetiría.

Chirasi de lamprea. Muy muy muy bueno, como si de miña terra galega viniese. Sorprendentemente buenísimo. La lamprea de Arbo me gusta, pero esta está sublime. Quiero másssss.

Un 10, o un 11. Luis y Gonzalo son un encanto, pese a estar que no respiran son dos chicos encantadores y a los que no se les ha subido la fama repentina a la cabeza y que son dos maestros de los suyo. Cerramos el local (cosa que tampoco es rara) y nos habríamos quedado un rato más.
Volveremos? Yes we will. Sin duda.

listas: Visitado

Restaurante Chino 悦来 - Yuè Lái

+34 915 75 71 54

de lo mejor de 2014

Calle de Hermosilla 101 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 150 personas

ver más restaurantes chinos en Madrid

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Restaurante chino underground, al que después de una agradabilísima primera sorpresa hemos vuelto una segunda vez, y volveremos en ocasiones sucesivas.

Cuando llegamos y nos hacen bajar a la planta baja y atravesar dos comedores para llevarnos a la cocina, (o a lo que estaban utilizando como cocina al menos)... no las teníamos todas con nosotros, pero... La mitad de las mesas sino más estaban ocupadas por nacionales, lo cual siempre da buen rollo, y allí había media familia enrollando dimsums a la velocidad del rayo, con lo que tampoco iban a ser congelados... La cosa empezaba a prometer. Ganas de probarlo, una compañía estupenda... qué más podíamos pedir?

Aquí se empieza por pedir un caldo de pollo, de verduras, de pato, de marisco, de cangrejo... en versión picante o sin picar. La olla en la que lo sirven viene dividida en dos por lo que te permite pedir mitad y mitad. Las dos veces intentamos pedir el de cangrejo pero no había asi que acabamos pidiendo el de marisco. Y a partir de ahí se puede elegir entre una lista de varias páginas de marisco, dim sums, verduras, carnes, fideos y arroces, lo que se quiere cocer en el caldo a modo de fondue.

Nos dejó alucinados cuando pedimos unas galeras y nos respondió el camarero que no nos las recomendaba porque esa vez las tenían solo congeladas... Ah, pero el resto del marisco no lo es??!! Pues no... Surprising enough...

Pedimos: champiñon dorado, pack choy, fideos gruesos, dim sum de huevo para cocer (te explican cuanto tiempo tiene que estar cada cosa en el caldo), cangrejo ruso (muy muy bueno), unas finísimas lonchas de ternera (yummy), dimsums para cocer, otros fideos más finos... Y los fuimos repartiendo entre los dos caldos. Todo mojado después en la tentación marrón: una imbatible salsa de cacahuete y guindilla en la que podríamos haber mojado hasta las servilletas... de pecado. Fuera del caldo pedimos unos rollitos de primavera que no valían nada (pero nada oiga) y un plato de los dimsums que habíamos visto enrollar a la familia al llegar: una delicia, repetimos, de los mejores que hemos tomado. Un poco de arroz blanco con el que mojar el caldo y aplacar el picante y mucha mucha mucha cerveza.

A la hora de pedir la cuenta nos trajeron una fruta llamada ojos de dragón a cuenta de la casa, que se parece a los lichis de sabor y que pone el punto final perfecto a la cena.

Cada vez que hemos ido ha salido más barato... vaya usted a saber porqué, pero en cualquier caso, en ambas ocasiones fue insultantemente barato.

No es para llevar a cualquiera porque hay mucho tiquismiquis suelto por el mundo, y porque el derrape por las salas engrasadas puede ser demasiado para algún espiritu sensible. Pero está muy rico y ciertamente la experiencia es única. Volveremos seguro.

listas: Visitado

Sarah Connor

Me lo guardo pero ya mismo.

hace 3 meses

Taberna Arzabal

+34 914 09 56 61

Avda. Menendez Pelayo, nº13 <m> Ibiza 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 38 personas

ver más restaurantes cocina casera en Madrid

'no me gusta' 'no me gusta'

No puedo decir que nada de lo que tomé estuviese malo, ni que fuese espectacular, ni que el servicio no fuese atentísimo, pero que compartamos unas medias raciones y una botella de vino (Habla del Silencio a 22 o 24€??!! Pero estamos locos??) y salgamos a 90 euros, me hace ver que estamos perdiendo el norte...

Quería picar algo con un amigo al que hacía mucho que no veía y que cuando viene a Madrid tiene mono de raciones y como tenía buen recuerdo de la última vez que estuve aquí hace mil años... allá que nos fuimos.

- Media de croquetas de boletus: 4 croquetas correctas
- Media de jamón: pequeña ración más bien de tocino con alguna vetilla de jamón, no estaba malo pero estuve acordándome del tocino hasta la hora del desayuno
- Media de gambas al ajillo: 5 langostinos, ni uno más ni uno menos... me quedo con los de cualquier tasca de mala muerte (por no recordar los que comimos en la Gloria, sniff, que eran para quitar el sentío). Ni fú, ni fá.
- Media de arroz con boletus: muy muy muy muuuuy bueno.
- Y una merluza en papillote con ortiguillas: Que no tenía ortiguillas y además de estar un poco seca, no llegaba a los 200g.

Pan, cubo de mantequilla que nos retiraron antes casi de catarlo y... 90 lereles. Lo dicho, están locos estos romanos...

listas: Visitado

ver comentarios anteriores (3)

José Luis Gracia

Arzabal ya no es lo que era, fue referencia en la zona, hoy ni de lejos !!

hace 3 meses

Madrid Muy Chic

Han abierto una taberna por la zona los del Grupo Oter, no? Imagino que para competir con Arzábal y Laredo...

hace 3 meses

acme

Es la taberna moderna, pero me da a mi que poco tiene que hacer con el nivel que hay por ahí y no lo digo ya por Arzabal y Laredo, que los dos se han subido a la parra hasta límites absurdos. Lo he sufrido en Laredo pero se confirma en Arzabal que ya nunca fue precisamente buena rcp

hace 3 meses

Madrid Muy Chic

Yo he intentado reservar últimamente en Laredo y Arzábal un par de veces e imposible, así que he desistido por el momento. La otra taberna me da bastante igual, la verdad...

hace 3 meses

acme

son low cost

hace 3 meses

Madrid Muy Chic

low cost o low profile?

hace 3 meses

acme

low cost, tenía entendido que los sitios de menos de 50€ eran low cost. ¿Ha subido la bolsa?.

hace 3 meses

Madrid Muy Chic

jaja... Cada uno tiene sus parámetros.

hace 3 meses

Tiradito & Piscobar

+34 915 41 78 76

de lo mejor de 2014

Calle Conde Duque, 13 <m> San Bernardo 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 39 personas

ver más restaurantes peruanos en Madrid

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

No voy a decir que desbanca a Tampu como mejor restaurante peruano de la capital del reino, porque no, porque Tampu tiene una carta mucho más amplia y porque tiene un hueco en nuestro corazoncito, pero... señoras y señores pasa a tener 5 estrellas después de una primera visita. Un must de este año sin ningún tipo de duda.
Día 7, tres de la tarde, después de mañana de recados y cambios varios, nos acercamos al Tiradito para celebrar el último día de vacaciones. El local, sencillo, moderno y bien puesto, pequeñito (creo, no vimos más que la entrada, no sé si tiene más mesas en alguna otra parte). El servicio muy atento, aunque a alguna de las chicas se la veía poco puesta, pero intuyo que la cosa mejorará con el tiempo, acaban de abrir.
Nos trajeron para picar con la bebida (maldita y deliciosa bebida...) un poco de canchita y unos chifles de plátano. Para beber, pese a nuestros propósitos de desintoxicación post navideña, un pisco sour rico (quizá con un poco de sabor a canela de más) pero caro (7€) y un chilcano estupendísimo (8€) carete también, pero infinitamente mejor de precio que el pisco sour, por la cantidad que te ponen. Yo entiendo que el pisco no es precisamente barato, pero es que así la mitad de la cuenta se va en alcohol, y la conciencia luego te mata… Mención aparte merece el estupendisisimo pisco que utilizan en sus cocteles, Pisco 1615, que representa la fantástica Paola Pisano a nuestro país.
Para compartir, un ceviche clásico de hacer la ola, y aquí estoy completamente de acuerdo con el experto: el pescado recién salido del agua, macerado en su justísimo punto, con una leche de tigre de la que podríamos habernos bebido una jarra sin respirar y que deberían tener en la carta sola y por último con una pincelada de puré de batata que le da el contrapunto dulce justo al resto del plato sin necesidad de tener que meterte un trozo de batata entero en la boca. Servido en unos platos precioso y bien de cantidad, aunque está tan bueno que te quedas con ganas de más… Y por último, un arroz con pato maravillosamente hecho, con todo el sabor del pato, la cerveza negra, las verduritas que lleva, y en su punto justo, ni muy duro ni muy blando y hasta con un poquito de socarrat. La única pega, el muslo de pato que lo acompañaba no sabía demasiado, parecía un confit, pero al probarlo le faltaba sabor… Yo quizá habría añadido un confit encima del arroz que se hubiese hecho aparte del arroz, además del pato con el que se hace el mismo… Pese a todo, un éxito de plato.
Lo dicho, le falta algún pulido que seguro que solventarán en breve y que estoy segura que se debe a que no llevan ni un mes abiertos, pero ese ceviche merece una visita ya!! Nosotros repetiremos seguro.

listas: Visitado

davidperezf

joer, si lo pintas así de bien entonces hay que ir YA

y si no es indiscreissson, cómo anda de precio?

hace 3 meses

Cristina Altozano

Creo que salimos a 49 los dos. Un pisco sour, un chilcano, una botella de agua, el ceviche clásico y el arroz con pato, pero 15 se fueron en las bebidas...

hace 3 meses

No Restaurant

+34 914 31 64 56

de lo mejor de 2014

Calle Puigcerdá 8 <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 51 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

'me gusta' 'me gusta'

Como buen restaurante de moda que parece que es (primera noticia, yo fui porque nos invitaban a una comida de Navidad), está muy bien decorado, no me fijé en el resto de las plantas, pero me da la sensación de que pueden ser un poco más oscuras. A nosotros nos habían invitado a comer y habían cerrado la planta abuhardillada para la ocasión. Puesto con muy buen gusto, sobrio, moderno y con toques más creativos en la pantalla y en una de las paredes.

Muy chulo, a juego con la estética del local, las minutas, la web... Se nota que detrás hay una agencia de comunicación con mayúsculas.

El servicio un poco lento pero muy atento, aunque la sensación es que era por culpa de la cocina. Hay que decir que estaban hasta arriba, pero lo mismo tenían que coger más gente en estas épocas.

A lo verdaderamente importante: el condumio. Teníamos menú para 50, y entre que los menús de grupo no suelen ser muy allá y que los restaurantes pintones muchas veces se preocupan sólo de ser eso, pintones, no las tenía todas conmigo.... Pero sorprendió. De picar unas croquetas de jamón ricas (tampoco de hacer la ola, pero más que correctas), unas alcachofas fritas muy muy buenas, crujientes, sin grasa y con lascas de parmesano para acompañar. Un acierto. Como último entrante unos huevos rotos con morcila para soltar lagrimones, muuuuuuuuy muuuuuy buenos. Segundos para elegir: una merluza, no sé si de pincho o no, pero fantástica con verduritas y una reducción de vino que le daba un toque curioso. La otra opción un entrecotte con patatitas por el que muchos hicieron la ola. Brownie o sorbete de frambuesa de postre que no pude probar porque me fui antes para llegar a una reunión. No sé el precio, no pagaba yo, pero me pareció todo muy bueno, no sé si porque las expectativas no eran altas...

No lo veo con el nivel en cocina de Ten con Ten, pero no comimos a la carta, habrá que probar otro día, pero de momento una grata sorpresa.

listas: Visitado

La Cevicuchería

+34 917 55 79 94

de lo mejor de 2014

C/ Téllez 20 <m> Menéndez Pelayo 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 109 personas

ver más restaurantes peruanos en Madrid

Ganas teníamos y no decepcionó

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

No me importa repetir que creo, y no soy la única, que Tampu es el mejor restaurante peruano de Madrid, se pongan como se pongan los Gastones, los Virus, los Tantas y demás representantes de la gastronomía del Perú, que hemos ido mil y una veces y que seguiremos yendo otras tantas. Por un lado porque la comida es increíble (te puede convencer más o menos la carta de la temporada, o un determinado plato, pero la comida siempre es de 10) y el servicio es inmejorable. No puedo decir como es el servicio con el resto de la humanidad, pero a nosotros nos hacen sentir como en casa desde la primera vez que fuimos cuando no llevaban mucho abiertos y nos atendió Jorge.
Con expectativas tan altas, nos daba un poco de cosa ir a la Cevicucheria (vale, también nos pilla bastante a trasmano...) pero al final nos pudo la curiosidad, y pese a las expectativas como digo, no nos defraudó.
La carta no es muy larga, ceviches y anticuchos, como su propio nombre indica y cocteles varios. Quizá se eche de menos algún plato más de entrante...
Pero como digo, todo estuvo muy muy bueno. Pedimos un ceviche clásico fresquísimo y en su punto justo de acidez, de picante... de sabor en definitiva. Eso sí, nos preguntaron si queríamos que fuese de corvina negra pero nadie especificó que aquello llevase un plus de precio... Una pacharaca que es una copa de leche de tigre con chicharrón de calamar en este caso, que estaba buenísima y de la que habríamos repetido; como consiguen que se mantenga el chicharrón crujiente pese a estar sumergido en la leche de tigre? Misterios tiene la cocina... Y por último un anticucho de pulpo a la parrilla, con salsa de queso de cabra y mermelada de rocoto basado en un plato de pulpo a la parrilla que tenían en Tampu al principio y que a mí personalmente me dio mucha pena que quitaran de la carta. El pulpo churruscadito pero tierno por dentro y acompañado a las mil maravillas por la combinación de salsas dulce y salada. Un par de pisco sours, una cusqueña y un chilcano fueron los broches a una cena perfecta, por la comida y la compañía, surtout.
No desbanca a Tampu de mis favoritos, porque tiene muchos más platos, está al lado de casa... en fin, que no lo desbanca porque no, pero nos encantó. Da gusto el trabajo tan fantástico que han hecho los dueños (Melina Salinas y el chef Miguel Angel Valdiviezo) tanto aquí como en Tampu (y tampoco sería justo olvidarse del buen trabajo en la sala de Jorge, el hermano de Melina). No parece tan difícil, pudiendo contar con buen producto y una cocina tan rica, hacer un trabajo digno de mención, pero debe serlo cuando la mayor parte de los restaurantes peruanos de Madrid (y mira que son muchos) no se acercan al nivel.

listas: Visitado

ver comentarios anteriores (6)

acme

Eandrada, vas a tener que pasar por alto el rifi-rafe con el Chef y probar su cocina,...

hace 4 meses

EandradA

La Cevicuchería no me pone mucho pero Tampu lo tengo fichado hace tiempo. Las palabras vuelaaaaaan.

hace 4 meses

je suis béatrice

Yo ya me estoy tragando mis palabras y lo paso de "no ir" a "pendientes". Si es que...

hace 4 meses

acme

que poquita palabra tenemos

hace 4 meses

je suis béatrice

Tienes más que razón...

hace 4 meses

je suis béatrice

...Pero a la gastrocroquetería no he ido, que conste.

hace 4 meses

davidperezf

vuelve a por otra

hace 4 meses

acme

qué mala idea tienes.... ahí hurgando en la herida

hace 4 meses

Cristina Altozano

jajajaja Eandrada que no conoces Tampu??!! Ains eso hay que solucionarlo ya!!! (David no mires q no hemos estado en Streetxo, todavia) Pero que conste que sigue en pie demostraros que en realidad en realidad, el mejor restaurante peruano de Madrid lo tenemos montado en casa ;-)

hace 4 meses

La Cevicuchería (es el propietario)

Hola Cristina:

Muchísimas gracias por tu comentario y tus palabras; realmente nos enorgullece que hayas disfrutado tanto y que seas tan fan de Tampu. Tanto aquí como en La Cevicuchería, será un placer volver a verte.

Je suis, nos alegra que nos des una oportunidad; será un placer recibirte entre nosotros! Eandrada, lo mismo te decimos!

Fuertes saludos a todos!

hace 4 meses

nindiola

"que poquita palabra tenemos", te pondria un "me gusta"

hace 4 meses

La picantería

Gonzales Prada Lima, Perú

guardado por 3 personas

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Sin duda el otro gran descubrimiento gastronómico de nuestro viaje a Perú.

Pinta de restaurante escondido, la puerta en una casa grande colonial del barrio de Surquillo no hace sospechar que ahí detrás haya ni un restaurante ni mucho menos uno tan concurrido. La única pista un 'guachiman' (el segurata) con traje de chaqueta y cara de pocos amigos cuadrado frente a la puerta, que no pega ni con cola. Entras y podría ser un merendero moderno, con mesas corridas, bancos para sentarse, banderitas de colores, el techo cubierto de paja y una cocina con mostrador abierta al comedor. No hay manteles y los cubiertos esperan en cubos de metal a los clientes junto con otro con maiz frito para entretenerte mientras llegan los cocteles (otra vez...). El sitio está muy bien puesto, muy desenfadado, pero muy bien puesto y es muy luminoso. No sé como sería de noche, pero sólo abre para desayunar y comer.

Chilcanos de medio litro (pisco, macerado de algo, almibar o jarabe de goma y ginger ale) de petalos de rosa y de hortensias (este último espectacular) y pisco sour buenísimos.

Tienen un par de platos de carne y el resto funciona de la siguiente manera: eliges uno de los pescados que tienen del día que saltan de la playa al plato (doncella, cabrilla, pez diablo, corvina... ) y una de las formas de preparalo que ofrecen: ceviche, jalea (rebozado) o en sudado y a comer...

Fuimos tres veces, sí, ya he dicho que nos gustó mucho y pedimos las tres veces lo mismo, pero con distinto pescado en función de lo que tenían del día.

Una cabrilla mitad preparada en ceviche, mitad en sudado. El ceviche, fresco fresquísimo, picante, acido... buenaaaassso que dirían allí. Si estuvo más de cinco minutos en la leche de tigre fueron los cinco minutos que tardamos nosotros en hincarle el diente, porque venía recien cortado. El sudado (gran descubrimiento del viaje) es una mezcla entre estofado y sopa que hace que se te salten literalmente las lágrimas (por el picante y por el calor) que nos volvió locos, servido con arroz en unos cuencos enormes... el pescado en cuestión, cebolla, tomate, ajito, ají y caldo de pescado... un pecado!!

Y un pez diablo un día (primo peruano del cabracho) y una doncella otro, en jalea que es el pescado en cubos, maravillosamente rebozado, crujiente, dorado y acompañado de una juliana de cebolla roja y ají que le dan un punto de frecor fantástico.

Salimos rodando, pero felices. Este sitio da buen rollo y además la comida es estupenda. Lo han conseguido sin complicarse la vida, qué más se puede pedir? Para volver y volver.

listas: Visitado

Rafael

+51 1 2424149

San Martín 300, Miraflores

guardado por 4 personas

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Es sin duda uno de los mejores (y más europeos) restaurantes de Lima. Situado en un chalecito rojo en una tranquila calle de Miraflores, el interior es cálido y está muy bien decorado. No han descuidado ni un detalle. Tiene un bar al que los locales más estupèndos van a menudo a tomar algo y dicen que sirve unos cocteles estupendos, pero no lo probamos.

Llegas y te sirven varios tipos de panes (pan por fin, en Lima!!! yupiiii) recien hechos, de aceituna morada, de huacatay, de maiz... acompañados de tres mantequillas (al olivo, al ají amarillo y de queso) que logicamente hacen que para cuando lleguen los entrantes ya no queden ni pan ni mantequilla. Y servían vino!! Probablemente también lo sirvieran en cualquier otro de los restaurantes que estuvimos (en Don Fernando seguro, porque Fernando acompañó la comida con una copa de vino) pero no bebía nadie y el precio de los vinos si lo comparas con España da dolor de corazón, asi que te unías a la fiebre del coctel. En Rafael tenían hasta sommelier, encantador por cierto, que nos recomendó un vino estupendo de cuyo nombre no puedo acordarme.

Creo recordar que compartimos unos rollitos rellenos de langostinos y foie con una salsa de tamarindo que estaban muy ricos y algo más que no recuerdo. Pero lo bueno llegó con los segundos. Todos exquisitos, aunque salvo uno, el resto podían haberse servido en un restaurante bueno español, francés... La carta sorprendía por sus toques europeos: que si un pan am tomaquet (si es que se escribe así), que si un pescado a la vizcaina, unos langostinos al ajillo... No pedimos ninguno de esos platos, pero sorprendía encontrarlos en la carta.
Pedimos unos spaguetis verdes con trufa blanca, al dente y con un sabor y olor a trufa que llegaba al otro lado de la sala. El pescado del día que no sé si era merluza o corvina, a la brasa sobre una especie de estofado de lentejas diminutas con setas y una muselina de trufa gratinada que fué sin duda el mejor plato de todos. Habríamos repetido todos ese plato. Un pato tikka masala, perfectamente elaborado, crujiente por fuera, meloso por dentro y acompañado con un arroz y una salsa para mojar pan y por último el único plato peruano que pedimos (y de los pocos que había en la carta) un arroz con pato increible, que fue otro de los éxitos de la noche. Todo buenisisisísimo, especialmente bien atendidos, el sitio muy agradablle... pero lo dicho, podíamos haber estado en Madrid, en Paris, en Nueva York... Caro, pero merece una visita o dos.

listas: Visitado

El mercado

Hipólito Unanue Lima, Perú

guardado por 3 personas

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

La versión desenfadada del restaurante Rafael, uno de los templos gastronómicos de Lima y también de los más pitucos. Ambiente parecido al de La Mar, parece una terraza en la playa pero cubierta y muy bien puesta, clientela joven (25-45), camareros atentísimos y muy buen servicio a pesar de tener el local hasta arriba.

Aquí tampoco se puede reservar, asi que toca esperar fuera o en la puerta con un coctel en la mano y canchita (maiz frito) y chifles de plátano con varias salsas para mojar (creo que eran huancaina, ocopa y guacamole, a cual más rica que la anterior). Consiguen aquí también, que la espera se haga amena y que llegues a la mesa queriendo a tus compañeros de mesa mucho más que antes.

Llegamos a la mesa, más canchita, más cocteles... y empezaron a desfilar platosla comida espectacular, desde el primer ceviche de leguado que llegó, en su punto justo de sazón y con el añadido de llevar el punto crujiente del chicharron de calamar (unos calamares fritos pero como ya quisieran aqui las mejores rabas, nada grasientos y muy muy crujientes), buenísimo. Un tiradito nikkei de pejerrey (una especie de boquerón), con leche de tigre de mango exquisito. Unas vieiras a la brasa con pisco, aji amarillo, cebollita... que me están haciendo salivar según escribo. Un rocoto (como un pimiento rojo pero picante) relleno de langostinos, con queso, salsa de marisco y perfectamente gratinado en el horno, bueno no, buenísimo. Unos makis de atun confitado y cangrejo muuuuy ricos (aunque quizá lo que menos convenció de la comida) y unos langostinos a la brasa con leche de coco, cúrcuma, pimienta, hierba luisa... espectaculares.

Un acierto de sitio. En Lima se puede comer muy bien por mucho menos, pero venir a Mercado de vez en cuando, está muy bien.

listas: Visitado