187 sitios, 11 siguiendo, 27 seguidores, 95 descubiertos, 11.426 visitas

Me interesa el mundo, lo que me rodea y trato de comprenderlo. Me gusta viajar, comer, descubrir, sentir, comunicar..Soy crítico, imperfecto y débil. A veces.

Francisco.

mostrando 8 sitios

Mercado de las Especias

Egyptian Bazaar (Misir Carsisi)‎ Istanbul, Turquía

guardado por 10 personas

ver más agencias de viajes en Istanbul

¡¡Eso¡¡¡¡¡, era Paulette Goddard..¡¡

Si yo tuviera la intención de atraer a alguien a Estambul, o de asombrarlo, la..le vendaria los ojos no más salir del aeropuerto de Atatürk y le introduciria tal vez por una de las entradas del bazar, la de Yeni Cami Caddesi..., sí le introduciria en un mundo casi mágico y asombroso: El gran bazar egipcio. Construido en torno al 1660 como parte de la Mezquita Nueva, ofrece al viajero y a los propios turcos, mucho más que especias. Mucho más..
Imaginemos la escena con este invitado, ya sin venda.Pero una escena sin sonido, como en un documental mudo. Sólo los colores, los olores, las luces..Para salir al aire libre, al bullicio de Cami Meydani Sok, a los ruidos de los taxis, de los autobuses, y tranvias que cruzan el puente Gálata. Al lado, la gran Mezquita Nueva dominando todo el paseo maritimo de Eminönu. Desde este punto salen los barcos para la parte asiática. Enfrente, la torre de Gálata sobresaliendo en el principio de Beyoglu antes de los grandes y modernos edificios más a la derecha de Taksim. Sólo hace falta subirse a esa torre de 61 mts, mejor al atardecer, para apreciar la gran inmensidad de esa ciudad. Esta torre fue usada ya en el siglo VI como guía para los barcos, luego fue utilizada como cárcel y como depósito naval.
Salir al aire libre, al bullicio de las plazas con ese trajin de gentes, de turistas, del aire cargado de olor a pescado, a grasa, a salitre..es un espectáculo fascinante. Uno se asombra, como le pasa en una pelicula antigua de la RKO al protagonista-que es un principe oculto en ropas de mendigo- llegando, digamos,,a Basora, acompañado de su sirviente (¡¡ para eso es Principe¡¡) antes de que trás un acto de magia, lo conviertan en perro..El cine..También la vida es o puede ser en Technicolor..Estambul tiene colores y sobre todo olores.
Hay en esas plazas, que rodean al bazar de las especias, sencillos cafés con gentes amables, que hacen esfuerzos por entenderte. Algunas venden aros de panes, simit, cubiertos de semillas de sésamo, otros helados, y aún más..otros- muchos- panoyas cocidas que luego asan. Es fácil entrar en la Mezquita Nueva y admirar sus azulejos de Iznik. No lo es tanto, encontrar la entrada a la Mezquita de Rüstem Pas'a. Recóndita y rodeada de pasadizos y callejuelas que te transportan a siglos atrás. Una de las más bellas decoradas de Estambul.
Sí, me gusta el Misir Çars'sisi..quizás más que el Gran Bazar. Fue contruido con los impuestos de la importación egipcia y si bien comenzó a especializarse en especias- Estambul está en la Ruta- , en él se pueden adquirir muchos más productos que las coloristas y aromáticas especias. Hierbas, miel, dulces, pastirma- carne curada de vacuno- , faroles, souvenirs, café, tés, etc etc.
Recuerdo casi haberme perdido en sus callejuelas adyacentes y como subiendo,,llegué al hotel "de" Maruja Torres,y a la mágnifica Süleymaniye, al lado de la avenida de los Adictos, porque en el pasado estaban aqui cafés en los que se vendia opio y hachís, además de café y té..Recuerdo haber visto muchos "mercaderes", casi siempre instalados, como por gremios, en distintas callejas,,que suben en cuesta hacia la zona universitaria. Pobreza al lado, por ejemplo, de comercios a la europea donde se venden los baños y sanitarios, complementos, más modernos y de diseño actual.

Estambul ha sido para mí, o mejor Turquia, en estos breves dias,,a menudo todo un hallazgo,,y tb a nivel humano. No sólo son importantes los paisajes o las ruinas, sino las personas, las gentes que los habitan o que conviven contigo en-este - el viaje.Recuerdo varias, algunas permaneceran en el recuerdo, pero me los guardo para mí, sin exponer sus fotos a la luz pública. Otros, no tan anónimos,,los saco a la luz, sin que ellos,as, se sientan ofendidos.
Cenas, charlas, encuentros, descubrimientos, sobremesas hablando de cine, cine,,y del grande, del bueno..Conociendo gente. Gentes buenas y cercanas. Y, también personas a las que, seguramente, no volveré a ver, ni conquien volveré a coincidir, pero que,,en unos minutos, fueron atrapadas bajo el objetivo, algo impúdico, de mi cámara digital..: Ismael, el niño que vendia todo lo que le habian ordenado, bajo el tenderete de Göreme,, El camarero que (siempre) cree que sólo habitan en España,,catalanes..La guia, "nuestra" guia, cálida y sabia, húmana,,resistente, que se para en un puesto,para comprarnos higos..y los reparte. La mujer musulmana que cuchichea con la otra en Santa Sofia. La abuela,, en el Tuz Gölü, Lago salado,en el que riñe al nieto y éste no le hace caso. El viejo desdentado que nos ofrece una prostituta en un cutrichil de Esmirna...Esto y más es Turquia, ha sido Turquia..
Y, no nos acompañó Paulette Goddard...., seguramente se habria ella y el sr de Mille, o Chaplin,,,hospedado en el Four Seasons, o en el Çirigan Palace,..Pero una noche, en una sobremesa larga, larga, después de la cena,,,,entre españoles- no, no era Nueva York, ni época de la Ley Seca..- y un atardecer granate,,,se nos olvidó su nombre.

etiquetas: , , , , ,

Daruzziyafe

+90 212 511 8414

Şifahane Sokak 6 Istanbul, Turquía

guardado por 16 personas

ver más restaurantes en Istanbul

Probando un turco.

En nuestra segunda noche en Estambul fuimos a cenar a estos antiguos comedores para pobres, caravasar, exmuseo y no sé cuanto más,,,Un restaurante "sencillo" , de comida casera, Lokanda, en unas instalaciones con peso histórico. La noche anterior, por el contrario, nuestra primera cena en Estambul, a las dos horas de haber llegado, la hicimos en un sito " no anotado" , en Mustafa Kemal Caddesi, en una restaurante de calle, en mesas en la propia acera, lejos del centro, al lado de la gran avenida repleta de tráfico, humos, calores provenientes de los kebats, y en medio de una veintena de mesas en donde cenaban gentes de la ciudad. Animado ambiente. No habia ni un asomo de turistas. Pero las cartas plastificadas, sí estaban en varios idiomas. El castellano con algún que otra falta de ortografía.Comprobamos ya,entonces, la abundancia de la comida turca, sus especias, verduras salteadas, carnes, cremas de arroces etc..Y, que no siempre hay que hacer caso de lo que diga el camarero sobre el tamaño de las raciones. Y bebimos raki, esa bebida destilada a base de uvas y anís que se mezcla, enturbiandose, con agua helada.Tomamos nota: hay que pedir menos y probar con cautela.

Pero a la noche siguiente, en el Daruzzifaye todo fue distinto. Habiamos llegado al local, la misma mañana desde Eminönü, subiendo hacia la mezquita de Süleymaniye y siguiendo el rastro del Gran Sinán, pero la mezquita estaba en obras en el mes de agosto del 2009- y deambulando encontramos el Daruzzifaye. Pedimos una tarjeta y, volvimos andando desde Ordu Caddesi esa misma noche. Una gran doble puerta nos da entrada, luego se bajan unas escaleras amplias, para acceder al "mueble" de recepción y al mismo patio porticado. Cenamos en el patio. Tan sólo otras dos mesas ocupadas, jóvenes turistas españoles, y una pareja de nórdicos. Al final, sobre las 11 de la noche- muy tarde ya para un restaurante turco- sólo quedábamos nosotros y una nueva mesa con chicas turcas. Al fondo, en otra mesa, el gerente o jefe de camareros empezaba a cuadrar la caja.
La atención muy correcta, nada de bromas ni chasquirrillos para turistas, no tienen alcohol ni tampoco pescados en carta. Todo es muy sencillo, y se respira- al menos esa noche- tranquilidad. Manteles de tela y loza muy simple.
Unas entradas, (mezes) sencillas, ensaladas, cuenco con fabitas canela, berenjenas y pimientos fritos con yougur y ajo, ensalada de bulgur, (kisir), o sea trigo majado y remojado, y mi acompañante,una crema o sopa ligera de lentejas, (enzo gelin), De principales, fueron hojas de parra rellenas de carne, de cordero, y tambien berenjenas rellenas. Así mismo brochetas de pollo sobre arroz blanco, (Piliç Sis). Estaba todo perfecto, ni picante ni muy especiado. Como suele ser habitual nos retiraban los cubiertos y platos, nada más ir terminando de comer, sin esperar a que todos los comensales ya lo hubieran hecho. De postre, un platito de surtidos, pequeño bizcochito de sémola emborrachado ( revani) y el "ombligo de mujer", masa de almendra redonda con un hueco en medio. Para finalizar, té de manzana. Con la botella de agua grande, creo que fueron en torno a las 70 liras turcas.
Sé que es un restaurante popular, tranquilo- excepto si hay festejos de familias- y con un aspecto algo abandonado, lo que no resta a la seriedad y entrega de los camareros y del personal. Hay una pequeña fuente con su estanque cuadrado, en el centro. Y rosales, y arbolones centenarios asomando sus raíces entre los parterres de tierras secas. En todos los soportales, que rodean al patio, se encuentra un gran molino de piedra, y cacharros como de un museo - lo fué- etnográfico. También vitrinas donde se exponen comentarios y fotos relacionados con el restaurante, y algo asi como noticias de una peña deportista ¿?, Lo siento, no tengo idea de turco. Los baños son sencillos, de azulejos blancos y puertas verdes. Deberian tener cuidado, de mantenerlas cerradas, al menos cuando hay servicio. El personal no apura ni entretiene a los clientes. Son amables y correctos.
Ya satisfechos, y no empachados, regresamos andando hasta Vezneciler Caddesi y a la Universidad, para alcanzar pronto a ver la cúpula iluminada de la Mezquita de Tulipán, a modo de turbante, ya que los tulipanes son cosas primero de turcos antes que de holandeses. Lamentablemente, muchas de estas calles, cercanas a Ordu Caddesi, no (?) poseen luz eléctrica, y se iluminan en la noche- (no permitiendo, casi ver, las basuras amontonadas ni los productos, camisetas, gafas, bolsos de marcas falsas etc,,,,extendidos en las aceras)- sólo por la luz de algunas tiendas y sobre todo de los hoteles de 3 y 4 estrellas. Esto no seria posible, ni autorizado, en la Europa occidental.
Pero, esta cuestión aparte, el restaurante está bien, con buena relación calidad - precio. Cerca de la Süleymaniye, antes de bordearla, ya que es un complejo grande de edificios, encontramos entre calles de caldereros y fabricantes de cedazos, un buen haman. Uno, auténtico.

etiquetas: , , , , ,

Topkapi Palace

+90 212 512 0480

Topkapi Sarayi Istanbul, Turquía

guardado por 13 personas

ver más museos en Istanbul

Un harem dentro de un palacio.

El Palacio de Topkapi es uno de los lugares que hay que necesariamente visitar en Estambul,al menos como turista. Está constituido por varios pabellones en torno a cuatro enormes patios, dando una visión en piedra de los antiguos campamentos otomanos. Memeth II, lo mandó construir para que fuera su residencia entre 1459 y 1465. Era la sede de gobierno, y poseia su propia escuela para formar a funcionarios y soldados. Abdul Mecid I se trasladó en 1853 al Palacio Dolmabahçe y sería abandonado el Harem - mágnifico- por la última mujer en el 1909. En 1924 se abrió al público como museo.
Lo bordea una extensa muralla que se abre por distintas puertas más o menos monumentales. Antes de la entrada principal al palacio, nos encontramos a la izda con el Parque Gülhame en donde ataño existia una rosaleda. Por allí cerca, en la cuesta que nos lleva al museo arqueológico es fácil encontrar a un anciano señor con conejo blanco que nos sacará un papelito, donde está escrita nuestra buenaventura. En el primer patio de Topkapi hay también una ceca imperial, la iglesia bizantina de Santa Irene, la Fuente de Ahmet II, quizás una de las más bellas de Estambul y que se compara con una de las fuentes del paraíso.Así mismo el museo del antiguo oriente hacia el lado izdo, subiendo a la entrada principal del palacio.
Las taquillas están al lado derecho y la entrada cuesta unas 20 liras turcas. Pegada a aquellas está una tienda-- tipo Arte España - de alfombras, pequeños kilims, y cerámicas. Cercana está la fuente del verdugo, llamada así porque en este lugar se lavaba las manos y la espada, el verdugo tras una ejecución pública.
Una de las bazas, al menos para mí, del palacio de Topkapi es el harem. Para entrar al harem se debe comprar adentro otro ticket cuyo valor es de 15 liras turcas. La taquilla para el harem está ya dentro del palacio a la izda. Encontramos primero el edificio del Divan donde los visires del consejo imperial se reunian y, a veces, eran observados a escondidas tras una celosia- ventana por el propio sultán. La puerta de la felicidad, de los eunucos blancos, nos da acceso al salón del trono y un poco más allá a la biblioteca de Ahmet II, de mármol, construida en 1719, con una bonita fuente en el exterior. Los jardines están cuidados, y hay también un reloj de sol. Varios pabellones, donde a horas puntas, se amontona la gente o hacen colas para entrar en fila ante lo que allí se expone - no fotos - y que exhiben distintos objetos.Santos o no.
El pabellón del Manto Sagrado ( 5 habitaciones en los que se muestra el manto santo del Profeta, cofre y santón que canta pasajes del Corán, ante este cofre con el manto, también los pelos de la barba, una carta escrita por él, y una impresión de su huella. En otras, los candados de la Kaaba..), o el de Iftariye, o el de Bagdad, o el de la Circuncisión...o el de los Tesoros..(mágnificas gemas y dagas, joyas apabullantes y joyas-regalo del sha de Persia, entre otros).Y, una extraña reliquia: en una caja cerrada, los huesos de una mano de san Juan Bautista. Los cuidados jardines y pérgolas nos permiten hacer un recorrido tranquilo entre un pabellón y otro. Se pueden visitar los que se deseen, según nuestro gusto. Hay relojes, ropa y vestiduras imperiales, cerámica, cristales, oro y plata. Miniaturas y manuscritos.
Me interesaba ver las cocinas del palacio, están a la derecha y próximas a la entrada de la puerta de la Felicidad, pero lamentablemente estaban en obras. Sí, pudimos visitar el Harem, del cual dan fé las fotografias, un lugar mágico y en el que resuenan - seguro- aún todas las tensiones y recelos de aquellas 1000 concubinas encerradas en sus cámaras, salones, aposentos y patios. Tras las celosias, el mar, el azul, la ciudad vieja a lo lejos, los minaretes y la libertad. En el harem hay mágnificas estancias, ahora casi dormidas en el sueño del tiempo, a pesar de los turistas, y una, en concreto, pequeñita y que no se puede fotografiar, cerca de una gran terraza balconada. Sus paredes están cubiertas de paneles representando motivos vegetales y centros de flores. Los espacios se distribuyen en forma de laberinto, donde vivian las esposas y concubinas del sultán. Se puede visitar por libre o bien con guia. El haman del sultan, las estancias de la madre del mismo, la más poderosa, las habitaciones de los eunucos, etc etc. Vale la pena la visita, a la cual hay que dedicar al menos toda una mañana..sin prisas.Llegando ya al cuarto patio, está el pabellon ocupado ahora en la parte baja, por el restaurante Konyali, buen restaurante de comida turca, en torno a las 70 liras, mesas en el exterior, y salas interiores abovedadas y decoradas en sus arcos. Un poco más abajo, hay otro restaurante más sencillo, con sistema buffet, que bajo sus sombrillas, que calman la fuerza del sol, nos permite ver parte del Cuerno de Oro, y el Bósforo. Un sitio para hacer una parada y retomar fuerzas. Las vistas son mágnificas...Y..no vimos a la Mercuri..con su pañuelo y sus gafas..

etiquetas: , , , , , , , , , ,

Anadolu Kavaği

Bósforo Istanbul, Turquía

guardado por una persona

Recorrido por el Bósforo.

Francisco. lo descubrió en agosto de 2009

Todos, as preguntan si has hecho el crucero por el Bósforo.. Y, sí..lo hemos hecho. Nada mejor para relajar en un dia soleado. Los hay de varios tipos, diseños, recorridos, y duración. El nuestro salió a las 10 y media de la mañana, desde Eminönü y con regreso a las 6 de la tarde aproximadamente al mismo puerto. En los muelles de Eminönü salen buques también para Üsküdar, Kadiköy, propiamente el Bósforo y Bes,iktas, Islas de los Principes, Mármara, Yalova, Bala´t-Usküdar, al Harem y a otras localidades o pequeños embarcaderos que salpican las orillas del Bósforo.
El nombre del Cuerno de Oro, puede provenir no sólo de la riqueza piscícola de sus aguas, sino más probablemente, según la leyenda: los bizantinos sumergieron en él tantos objetos de valor durante la conquista otomana- 1453- que sus aguas tenían el brillo del oro.
El puente Gálata lo cruza, construido en 1992, se abre por la mitad para permitir el paso de grandes navios y es un buen lugar para observar lo vibrante que es esta ciudad. La bulliciosa planta baja, llena de restaurantes y de camareros que te atrapan a vuelo, está siempre repleta de gentes que van y vienen. Asegurese de que el precio final es el que te publicitan y el que aparece en la carta. Este puente sustituye a uno antiguo flotante, incendiado, y que ha sido reconstruido y trasladado más hacia arriba, al lado sur del Museo Rahmi Koç.
Hay varias opciones para hacer el crucero, Los transbordadores se conocen como Vapur y pertenecen a las líneas Maritimas turcas (TDI).Los catamaranes ràpidos y los Deniz Otobüs tb utilizan estas rutas. Como he dicho hay muelles en la parte europea y en la parte asiática. Es conveniente disponer de un buena información sobre sus horarios. También hay cruceros privados y pequeñas lanchas-taxis. Para los viajes públicos hay que comprar un billete ( el nuestro, creo que 20 liras por persona) en la taquilla- pongase de cuclillas, para sacarlo y hablar con la persona taquillero,, tendrá que agacharse,,la ventanita - taquilla ( gise) está a nivel de tamaño de los perros, casi. Y trate de hacerse entender bien. No vaya a ser que lo envien a Chipre..Pero no es dificil, hay turistas por todos los lados. Y, bueno,,Chipre no debe de estar mal,,..Pase el control, con su jeton y ya espere unos minutos al barco. Cierta expectación, disimulada de cotidianidad para el turista medio. Turcos, árabes y muchos turistas. No tanto, viajeros.
Recorriendo las costas con una velocidad lenta, es un paseo agradable. Los camareros, suben a todos los niveles del barco, ofreciendo tés, refrescos, yogures espesos con azúcar, y nunca se inclina el buque por mucho que los turistas, al menos a la ida,,se vayan de un extremo a otro, con el afan de hacer sus fotos. Tiene al menos 6 paradas, y te acercas a monumentos y paisajes, muy emblemáticos de Estambul. Ortaköy, por ejemplo. Hermosas yalis, del siglo XIX bordean las orillas, y hay pequeñas playas populares, famosos y grandiosos palacios-hoteles, llamativas discos y salas de fiestas, fortalezas asiáticas y europeas...hasta desembocar en el Mar Negro. La parada de casi 3 horas en Anadolu Kavagí, nos acercó a un pequeño puerto, con casitas estilo veneciano, y con restaurantes, sencillos y casi improvisados, muy a menudo, mal instalados,,,y a camareros que salian a la calle, para llamar a los turistas,,recien llegados del barco,,,Aquello parecia un engambre de abejas,,ruidosas, cuando se introduce un palo en la colmena.Seguramente, con la salida del último barco hacia Estambul, ya en la tarde, aquella colmena - feria popular,,,volveria a dormirse hasta el próximo dia,,esperando la llegada de nuevos turistas.. Panes, sardinas asadas, helados, tés, una especie de quichés de verduras, algo secos, y,,un pintoresquismo engañoso que camufla la pobreza. Arriba, bajo un sol de las 3 de la tarde, las ruinas de una fortaleza bizantina del siglo XIV, el castillo Genovés. Nosotros preferimos, sentarnos tranquilos,,renunciando a los mezes, entrantes, decidimos pedir unos crujientes calamares acaracolados, unas lubinas ( levrek) a la plancha, ricas, ricas, una ensalada, media botella de su vino blanco joven ( 23 liras ¡¡¡) ,un punto ácido pero fresco, y unos tulumba - especie de churros embebidos en almibar- y tb, melón como postres. Yogurt no tenían. Recuerdo, sobre 80 liras turcas, quizás algo más, casi 45 euros para dos. En la sobremesa, los ojos se nos cerraban, olia a mar, a brisa, a amarras húmedas. A óxido de viejas anclas. El chop chop del agua. Enfrente, una goleta y la costa europea. Unos jóvenes del pueblo, se bañaban tirándose desde la quilla de un buque, vacio de pasajeros. Nos miraban con esos ojos, algo indecentes, de los que ya han visto...muchos turistas. ¿Grecia y el Pireo?. Unos helados en la "plaza" como final...
El regreso fue más lento, algunos, as,,dormitaban y el espectaculo de la llegada, del regreso a puerto, quizás más bonito que la partida. ..Nos espera el Café Pierre Loti,,, empezaba a bajar el sol.. ¿Un ayran?

etiquetas: , , , , ,

Pierre Loti Cafe

Gumussuyu Balmumcu Sik 1 Istanbul, Turquía

guardado por 11 personas

ver más cafeterías en Istanbul

Café con vistas..

Pierre Loti es el seudónimo del novelista francés Julien Viaud, un oficial de la armada francesa conocido popularmente por el primer nombre. Durante 1876, éste personaje frecuentó este café y se enamoró de una mujer turca casada, escribiendo una novela autobiográfica "Aziyade" en que narra su aventura.
El pequeño café, decorado con muebles del siglo XIX y con camareros vestidos a la antigua,,es tan pintoresco como un fumadero de opio, o una pequeña cabañita finlandesa, redecorada por una firma francesa. Dentro de él no se vende alcohol. Lamentablemente, está ahora absorbido por todo un complejo de cafeterias, restaurantes abalconados, miradores que se asoman al Mármara, y pequeños merenderos al estilo del Moulin de la Galette. Hay aparcelados cenadores vegetales, umbrosos y aboscados, perfectos para los meses de verano en donde cuelgan guirnaldas eléctricas. Casi "Últimas tardes con Teresa".... Sí, tiene un cierto encanto..Hay también, al dar la vuelta, un complejo de hotelitos de madera, al estilo , casi ,,pero no, de las bonitas casas, restauradas desde los años 80 por el TTOK, de la calle de la fuente fría, o sea Sogukçesme Sokagi, pegadas a la muralla exterior del Palacio de Topkapi,muy cerca del restaurante Sarniç,/ pronunciese Sarnich/, y reconvertidas en sencillas casas de huéspedes o en archivos de la ciudad, en un oasis de tranquilidad dentro del centro turistico de la ciudad...
El célebre café se haya en una colina en el cementerio de Eyüp y es un destino turistico. La vista al atardecer, tal vez lo merezca.
Aunque no sea muy cómodo llegar sudorosos de un viaje de pie, de 20' ,en un bus caldeado, el 99 A, que sale de la plaza cercana a Eminönü, plagada de buses,(al tercer intento de localizar dicho autobus, entre unos 25 aparcados o a punto de arrancar, un amable conductor,,me cogió literalmente del brazo, y me llevó al bus correcto. O tb puedes tomar el 39, o el 55T), y luego tener que esperar como otros 40', eran las 7 de la tarde de un viernes, me parece,,,para sacar otro jeton para las dos cabinas del telesférico,...Pero uno, a veces, no tiene más remedio que ser, sencillamente, turista. El bus, 99A, lleno de parroquianos, recorre todo el contorno próximo al Mármara, lo que te permite observar como disfrutan de sus barbacoas las familias turcas desparramados sobre los jardines y parques a la tarde y como trasnochan... Umm, no suelen recoger las botellas de agua,,,con lo cual..ya se sabe como quedan estos parques. Pero sigamos,,,con el café Pierre Loti...Debes de apearte cuando llegues al punto del telesférico, construido a la derecha de la carretera, antes de atravesar un pequeño tunel, y luego de comprar el jeton, poder ascender, ya comodamente sentado en las burbujas - cabinas, por la ladera de la montaña donde está el café. A la vuelta, tomas cualquiera de los anteriores autobuses, ya no notas ni el calor, o sino un taxi, ya que hay muchos a la espera, en la salida del telésferico,,y te acerca a la ciudad por unas 15 liras. El bus te lleva en 20 minutos al Gálata, y de ahí puedes acercarte al centro en el tranvia que recorre todo Ordu Cadessi..Para ir andando desde el centro, al Loti, hay que tener ganas y aguante ya que son varios kilómetros.

En todo este complejo de terrazas, hay turcos y, claro¡¡ turistas. La gente fuma en nargile, o juega al backgamon. Hay novios( ellas, tremendamente maquilladas, a veces rubias, y con ramos de flores de tela, bordeadas de purpurinas; ellos, en smoking negro, o trajes repulidos de alpaca y zapatos puntiagudos de charol..) que se dejan hacer fotos para su book de boda, y se bebe té (çay), , también de manzana aunque éste no sea estrictamente té, cerveza pilsen turca, Efes, refrescos, zumos y sandwiches o ensaladas. No son demasiado baratas estas terrazas, pero hay que pagar las vistas,,Un zumo natural, sobre las 13 liras. Beber despacio. No hay apuro, el mundo sigue. El tiempo gotea lento, y algunas luces, bombillas de colores, se van encendiendo a medida que va oscureciendo. La gente no parece tener prisa por irse, por bajar a la ciudad. Se bebe también ayran ( bebida agria hecha con yogurt, agua y sal,y batido hasta que tenga una textura espumosa, se sirve en vasos altos o gruesas copas), y zumos de cerezas. Sin olvidarnos del buen café turco y de los frutos secos o dulces de sémola.
Se buscan las mesas más próximas a las barandas y se alterna amigablemente. Manteles de tela amarillos o de cuadritos rojos vichy. Los ruidosos vivos conviven en armonia con los silenciosos muertos del cercano cementerio, escalonado, lleno de lápidas y tumbas, algunas muy bellas, que se sitúan colina abajo, hasta la carretera. Los musulmanes siempre entierran en el suelo.
Volvemos al hotel, a la ciudad, el viaje por el Bósforo de esta mañana - tarde, nos ha abierto el apetito..¿ Vamos a,,,,? ¿ A dónde vamos,,,,? Saca,," los apuntes..". Sección Restaurantes..¿ Exigiran chaqueta americana en ..éste?, No, no creo,,,es Estambul...,pero quién sabe..¡..

etiquetas: , , , , , , , ,

Ciragan Palace Kempinski

+90 212 326 4646

Çiragan Caddesi 32 (Besiktas) Istanbul, Turquía

guardado por 6 personas

ver más hoteles en Istanbul

Las estrellas se hacen esperar..Personas de Turquia.

Ciertamente no creo que nunca se haya hospedado en este mágnifico y lujoso hotel Paulette Goddard, pero poco me importa. Todos sabemos que es un mágnifico hotel, un gran edificio que se asoma al Bósforo,, casi al lado del Four Seasons,,y entre ellos,,una bonita casa de color blanco casi anaranjado, toda una mansión,,Pero no hablemos de casas,,ni de palacios, ni de hoteles suntuosos,,propios de las estrellas..¡¡¡¡. Ahora no.
Ésta es sólo una introducción necesaria que me sirve como pretexto para colgar unas fotos, queridas fotos, de personas,,de las que hice referencia en la anterior ,,entrega.
No, no pondré primero a Mrs Goddard,,,sino a nuestra Arzü..

Me gusta a veces observar los rostros de las personas, no sólo a las que quiero..y con un click clack, capturarlos..

Muy dedicado especialmente para,,,,Oscar, ( "Buenas noches, buena suerte...") Jordi, Susana, Rosana, Montse..Pau..,Kike...etc..a todos gracias. Y, especialmente, a Arzü.....Y para adelante,,,,Volveremos a Turquia..por supuesto.
F.

etiquetas: , , , , ,

Denizler Kitabevi

+90 212 249 8893

Istikal Caddesi 199a Beyöglu Istanbul, Turquía

guardado por una persona

El Bazar de las sorpresas: Una libreria en Pera.

Francisco. lo descubrió en agosto de 2009

Pera es el viejo nombre de Beyöglu, cuyo significado en griego es " el otro lado" , en relación a que estaba y lo está todavia separada de la vieja ciudad de Constantinopla por el Cuerno de Oro.
Istiklâl Avenue, su gran eje vertebrador, fue en francés " Grand Rue de Pera", en inglés, " Independence Avenue" y es con todo derecho el corazón de la ciudad de Estambul. Visitada por casi 3 millones de personas en un sólo día, más al fin de semana. La extensión de esta gran arteria peatonal se aproxima a los 3 kmts de largo.
Se accede a ella bien a pie, atravesando el puente de Gálata, o bien, más comodamente haciendo uso de un pequeño tranvia subterráneo que nos asciende a traves del tünel hasta el inicio de la Istiklâl Caddesi y por medio de unos cómodos tranvias a la antigua, nos lleva hasta el centro de la plaza de Taksim. La Gran rue está flanqueada por viejos edificios, antaño embajadas - no en vano, está próximo el célebre Pera Palace Hotel, construido al efecto para recibir a los ilustres viajeros- reyes, escritores, artistas..- del Orient Expréss, y por escondidas iglesias de otros cultos, tales como la de San Antonio de Padua, de culto católico, subiendo a mano derecha.
Hay en Pera, buenas librerias, varias, cafés y confiterias de diseño moderno: Barcelona, Özsüt, Markitz ( lástima, la han convertido en un simple burguer, económico, a pesar de los paneles decorativos de azulejos, casi tipo Brasserie Lip, pero no,,), muchos cines, ( a los turcos les encanta el futbol y el cine..) muchas salas de cine, a veces con accesos nada conciliadores, tiendas de ropa juvenil, comercios de cafés, y cuanto más arriba, más nos acerquemos a Taksim, quizás estos comercios se vuelvan más anodinos, con menos señas de identidad, más europeos,,Podriamos pensar ya, que estamos en Bruselas, o en Barcelona. Un poco más allá, cerca del museo militar, nos topamos con hoteles de lujo, con increibles vistas nocturnas en sus restaurantes-terrazas, y con tiendas exclusivas, marcas internacionales en Nisantas, o en Abdi Ipeckçi Caddesi.
Bien, hablemos de algo más concreto. He estado en esa libreria cuya dirección aparece arriba. Es algo más que una libreria, es como un bazar lleno de mapas, grabados, cacharritos, acuarelas, libros sobre sufismo, sobre Gallipoli, sobre Atatürk, el padre de la República Turca... Suelen estar los libros en los estantes de la derecha, entrando, y los grabados en la izda. Los múltiples planos, mapas, más grabados, etc,,repartidos por los pies de las estanterias, por dentro de "peines" o cajones corredizos, o trepando por inmóviles escalones que conducen arriba, por una quebradiza y vieja escalera casi de caracol.
Allí, el dueño,,un avispado y " clever" comerciante maduro, o no tanto, tipo George Moustaki ,,de cabellos largos y canosos, mitad intelectual, pero encantadoramente comerciante..vende todo lo que se propone. A mí, me escribió a lápiz en el reverso de un grabado, un precio,,luego ante un gesto mío, lo bajó 80 liras turcas- yo,mudo- y luego como un juego amigable, y conciliador, como con un gesto ya de que perdía dinero,,y de resignación,,me bajó otras 20 ,,con lo cual,,,yo salí de allí,,con mi grabado,,de una vieja Constantinopla, y con la impresión,,de que igual,,hasta me hubiera bajado más,,si yo lo hubiese pedido. Pero el comerciante, es, y era él,,no yo. Sabe conducir las apetencias de sus compradores.
Tiene viejos tinteros, bonitos, caligrafias antiguas, figuras de viejos magos de barba blanca y azuladas vestimentas en delicada porcelana de Copenhague- 1.650 doláres, "nada más"- , a la que él tiene mucho aprecio. Tiene fotos antiguas de Constantinopla, y hay un cierto olor a desorden y a bohemia. Me recomendó algún buen restaurante- yo, ya habia oido de él- como el "Haci Babá" en la parte alta , próxima a Taksim. Está en Istikial Cadesi, en el 39. tfno 902122441886. hacibabarest.com. Comida otomana de la buena.
En la misma calle, arriba, y a la izda está un famoso pasaje el Çiçek Pasaji, una galeria de arquitectura barroca y francesa, como una opereta de Luis Mariano, llena de buenos restaurantes de comida turca y otomana.
Existen otros pasajes en la zona, uno,,más sencillo,,justo al salir del Tünel, y otro,,muy célebre,,a mitad de la Istiklâl. Si se va paseando despacio, no se nos despistan sus entradas. Suelen estar muy animados por las noches.
Las antiguas calles, algunas en pendiente, en torno a Istikläl,están tomando auge,y se llenan de restaurantes, teterias, locales gays- banderita incluida, enorme en un callejón discreto- , tiendas de joyas, muebles y artesania. Hay casi enfrente de la Libreria Denizler un comercio de menaje moderno europeo para cocina y restaurantes. Tienen marcas extranjeras y turcas de cuberterias, lozas, cristaleria, y múltiples bandejas y platos. Jarrones de vidrio chulos, cestas del pan, etc,,Vamos como un Zara Home,,,sin colchas, ni toallas, pero bonito y como aparente.. Próximo está el barrio de anticuarios, pronunciese
/Chucuryuma/...

etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Hotel Crowne Old City Plaza.

+90 2888753

Ordu Caddesi, Laleli Istanbul, Turquía

guardado por una persona

ver más hoteles en Istanbul

"El Hotel de las azafatas"..Crowne Plaza Old City Estambul.

Francisco. lo descubrió en agosto de 2009

Un hotel de 5 estrellas según algunos, y que podemos bien dejar en un más que correcto y confortable 4 estrellas superior. Lo cual en paises como Turquia no está, no debiera estar, nada mal. Antes fue otro hotel, y en él paraban muchas tripulaciones, por eso el titulo a este comentario.
Grande, apabullante al principio, bastante aparentón. Buena situación para tomar el tranvia, la linea 38 hacia kavatas, te lleva a Beyoglu y a casi las puertas del Palacio de Dolmabahçe, y si bien las calles superiores,a veces callejas, llenas de hoteles con menús internacionales y música pachangera en directo, "¿¿Qué será, será....??"...están sin iluminación,llenos de hombres ociosos o no, atascos de buses para los hoteles, hombres acarreando cuesta arriba, grandes sacos cuadrados llenos y sobresaliendo, de botellas vacias y basuras de plástico,,Por el contrario, la gran arteria por abajo, la Ordu caddesi vertebra todo el centro, acercando en tranvia climatizado al turista haciéndole llegar comodamente atravesando Laleli-Université, Beyazit, Çemberlitas, Gran Bazar, Sultanahmet, Topkapi, Gülhane, hasta llegar a Sirkeci, Eminönu etc etc. atravesando Galata y hasta el final en Kavatas,. Todas las atracciones turisticas al alcance, por un jeton, de 1 lira y media turca.
El confortable hotel, sólo hace falta ver las fotografias que acompañan a este texto, tiene algunas pegas, pequeñas... pero pegas. Nadie, o casi nadie,,habla castellano, ni en recepción ni en otras areas del hotel. Algunos obstáculos arquitectónicos, vigas o no, hacen algo dificultoso o estropean la confortabilidad espacial de las habitaciones, Muchas de ellas no dan directamente a las calles, ni a la mezquita de Tulipan, enfrente del hotel, y sí a patios interiores. Procuren que no les den las que asoman a los corredores internos que dan al buffet por aquello de los ruidos. Tampoco las tipo " palomar" redondas y bonitas pero algo insuficientes de espacio para dos personas. Y no digamos,,,¡¡ o los turistas traen poca ropa o estos armarios turcos son pequeños,,,¡¡ . Algunos baños, o sus suelos, necesitan de ser nuevamente pulidos y abrillantados. Por lo demás, bien, el aire acondicionado silencioso, las amenities correctas, el agua es grátis, dos botellines por dia, y el personal hace esfuerzos, salvo casos puntuales,,por ejemplo no despertarnos a las 4 de la mañana para salir en vuelo, se les olvidó?,,menos mal,,tenemos móvil y alarma. Cuando les bronqueas, ponen cara de despistados. Pero bien, si, bien. Colchones mullidos, nórdicas, duchas pefectas, reparadoras, buffet amplio, abundante, equilibrado si el turista es sencillamente inteligente y cuida su nutrición, tal vez falla también el zumo falso azucarado, y como muchas veces..... es muy repetitivo el buffet y los postres, para una persona que está 6 dias en Estambul. Y siempre reponiendo leche caliente. A menudo está vacia la jarra.
Tienen un bar en el hall, flores naturales en las mesas del restaurante, y frutas falsas a modo de adornos encima de las mesas vitrinas del buffet y las granadas de los fruteros del hall, son también de pega. Puro atrezzo que cumple con su efecto. Tienen servicio de restaurante, dan cenas, carta breve, existe una joyeria también en la planta noble, y una especie,,de anticuario solitario. Gran tienda tipo marbelli y de Dolce &Gabbana,,o similar..y servicios de spa y peluqueria, idem piscina.
Está bien este hotel, en resumen, y bien situado,,siempre que tomes el tranvia o taxi si quieres irte a Salvador en Chora ( buenos frescos impresionantes, y buen restaurante discreto en el exterior,,),,por ejemplo o al Pierre Loti o,,,,a,,cenar al Bósforo?, Al Körfez, al Palacio de Feriye, al Reina,,,umm,,con o sin Mario Conde...por supuesto.
Lástima, es otro capitulo el de los restaurantes, comidas y compras,,en Estambul, pero el Sarniç cerrado hasta mitad de Agosto, y el Medusa no nos gustó, el Konyali nos pilló mataos y sudorosos en Topkapi, el,,,de Lokanta,,el Dârüzziyafe enfrente de la Süleymaniye bien, bien,,,una noche..e incluso comida internacional, europea, en el Saray Barceló, planta 4ta, viento suave y enfrente las dos mezquitas iluminadas, y más allá,,,el puente uno, moderno, sobre el Bósforo de noche..

En fin, que aún estoy con la resaca,,,y la maleta medio desocupada. Hace buen dia en Gijón, hay ya gentes ,,se avecina la semana grande, el agua de la playa está caliente, y se respira fiesta. La crisis, de lejos,,ni siquiera se percibe, casi. Aún queda verano. Perfecto¡¡,,pensemos,,en otro viaje, más tranquilo a Turquia, o a sòlo dos ciudades de este gran pais,,o sino,,ya a otro destino más europeo,,¿ tal vez Milan y los lagos del norte de italia,,,,?, O ,,a comer mejillones, es un decir, a Bruselas o,,a Egipto,,no sé,,Uno, es al final,,también glotón viajero, esto es casi como en el comer,,,mejor despacio,,y dejar que se aposenten ahora las imágenes, impresiones, olores, sensaciones,,anécdotas, etc,,de este viaje del cual casi acabo de volver. Turquia existe¡

etiquetas: , , , , ,