+34 915 59 75 03

horario:
  • lun: 12:30-15:30h
  • mar a sáb: 12:30-15:30h / 20:30-23:30h

ver más restaurantes belgas en Madrid

añadir a tu agenda y opinar

Nuestros Menú Degustación y sus maridajes

hace 8 meses

¿Conoces nuestros menús degustación? Tortilla de patatas a la belga, mejillones a la marinera, risot...

Entrevistamos a Etienne Bastaits

hace 9 meses

En el blog del equipo de 11870 "Nadie quiere ser un número" entrevistamos al chef de Atelier Belge E...

dice:

Muy agradable y de calidad

783 sitios, 260 siguiendo, 233 seguidores, 269 descubiertos

Realmente agradable el sitio y con una carta que invita a probar muchas cosas. La ración de mejillones generosa y muy buena pinta, volveré para pedirlo en otra ocasión.

Optamos por el menú degustación con maridaje de cerveza.

Menu:
- Varios aperitivos
- Tortilla de patata estilo belga
- Mejillones a la marinera
- Atún rojo con
salsa de Yogurt (remplazo al Rissotto de Bogavante)
- Coquelet "Brabançonne" y Gnocchi
- Sorbete de Yogurt con Limón

Maridaje:
- Tripel Karmeliet (Reserve) - 8,4%
- Chimay Blue (Grand Reserve) - 9%
- Kasteel Donker Brune - 11%

Cafe fuera del menú, con unos petit fours muy ricos.

Destacar la tortilla de patata, uno de los aperitivos que era una crema de mejillones. El Coquelet no estaba, para nada, a la altura: soso y los gnocchis demasiado poco hechos. Maridaje MUY potente, con 5 copas por cabeza de esas cervezas sales tocado :)

Lo peor fue la persona encargada de la sala, su comienzo en mesa fue ultra desagradable (debido a un intento de cambio en el menú) y, además, iba "dando lecciones" al resto del staff que servía las mesas delante de todo el mundo y que fueron impecables e infinitamente más educados que el. Gran detalle del cocinero al final pasando mesa por mesa a preguntar que tal había estado todo.

opinión completa »

etiquetas: belga, cerveza, mejillones, menu degustación

guardado en mi lista: Comer

dice:

maravilloso

1.111 sitios, 236 siguiendo, 990 seguidores, 465 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

es quien más ha ido (3)

actualización, marzo de 2014
con el cambio de local muchas cosas son nuevas en Atelier Belge, no solo el sitio. En su nuevo emplazamiento del barrio de Chamberí todo es mejor: el local ha ganado en espacio, en amplitud, en comodidad, en mesas grandes separadas unas de otras lo suficiente para poder tener una conversación cómoda y
sobre todo íntima; las sillas son más cómodas, más agradables, todo es más "lujoso", no se, mejor montado. La carta se ha vuelto también más vanguardista: siguen ahí los mimbres que hicieron grande el primer AB pero ahora se apuesta más por una presentación más sofisticada, por una elaboración más avanzada. En la cocina, que ahora es a la vista, hay más trabajo y más personal, al igual que en sala, donde sorprende la cantidad de equipo que te hace la velada tan agradable. En la carta siguen los platos de toda la vida que hicieron el AB un sitio imprescindible, pero hay guiños a la cocina molecular muy bien planteados: un delicioso y fresco carpaccio de vieira, unos creppes salados y dulces, muy buenos pescados, postres untuosos... además son generosos en aperitivos y petit fous pero contenidos en el precio, que se mantiene razonable para la calidad y cantidad. Muy buen nivel, sigue entre los mejores de Madrid

11 de marzo de 2012
Me gusta mucho Atelier Belge. El local es un poco angosto, con mesas quizá demasiado pegadas (a la francesa, como un coqueto bistró) pero aparte este detalle, me encanta este restaurante. El servicio es encantador, ágil y atento a las mesas. La cocina, belga, exquisita, con tantas resonancias de la cocina francesa! Obligados los mejillones en cazuela (recomiendo pelarlos todos y después "pescarlos" para poder disfrutar la salsa; la opción de comer uno a uno te priva de saborearlos con su salsa, algo que descubres solo al final, cuando es demasiado tarde). La sopa de cebolla es perfecta y los pescados soberbios: la raya para mí llega demasiado cargada de mantequilla derretida; el salmón sencillamente exquisito y entre las carnes el steak tartare lo bordan. Postres escasos pero merece mucho la pena la tarta de azucar (solo para los muy golosos). Carta de vinos muy corta pero dicen que mejor combinar con cervezas. Servilletas y manteles de tela. Precio medio 40€. Relación calidad precio impecable.

opinión completa »

etiquetas: cocina francesa, muy buen steak tartare, sopa de cebolla

guardado en mis listas: Rest desde 40 euros, Restaurantes favoritos, restaurantes caros o muy caros, restaurantes románticos

acme

"Habráque" volver. Guardo buen recuerdo.

hace 9 meses

Carlos Asín

Fantástico trato y sala. Mesas amplias, producto rico, bien presentado.Genial para parejas y grupos reducidos. Se ve la cocina desde la sala. Volveré.

hace 8 meses

Atelier Belge (es el propietario)

Hola Fernando,

Antes que nada disculpa por la tardanza en responder. Nos alegramos mucho que sigas disfrutando en nuestro restaurante. Te esperamos pronto por aquí. Un abrazo.

hace 8 meses

dice:

Inicio desastroso y remontada

65 sitios, 9 siguiendo, 21 seguidores, un sitio descubierto

está OK está OK

Ayer fui a cenar al atelier con 4 amigos. Había leído cosas muy buenas del sitio y encima tenía una reserva del 30% del tridente, así que me estaba frotando las manos, anticipando el disfrute...

El hostiazo inicial fue chungo de narices. Me explico: llegamos puntuales a las 22:00 y nos sentaron en la mesa
. Nos preguntaron por las bebidas y pedimos una botella de cerveza grande para compartir (Triplet Karmeliet). Comenzamos a charlar mientras esperábamos las cartas para pedir. Nos trajeron unos bastancillos de pan con hummus (muy rico) a mode de aperitivo. Hasta aqui, todo normal. Lo anormal fue pedir la cena a las 22:45. Fue un despropósito. Al rato de ver que no traían cartas a mosquearnos. Allí había mucho movimiento pero nosotros parecíamos invisibles. Al preguntar a un camarero que cazamos al vuelo (nadie se paraba a preguntarnos si estabamos atendidos ni nada parecido) nos dijo que las cartas y la comanda las tomaba sólo la jefa de sala. Vaaaaaya. La susodicho se acercó y se excusó diciendo que "no ltenía cartas disponibles, que estaban todas ocupadas" ¿¿¿WTF???. Y no sabía si me tomaban el pelo o me decían la verdad, pero ninguna de las dos opciones dejaba muy bien al restaurante. Decidimos esperar un poco más, porque en el fondo estábamos de buen rollo y de charleta entre amigos.

Pues de nuevo, otra minutada esperando las dichosas cartas. En un punto, cuando ya llevabamos media hora, pillamos por banda a la jefa de sala (levantando un poco la voz porque parecía que no quería acercarse a nuestra mesa) y le mostramos nuestro malestar por el pésimo servicio. Como única respuesta, obtuvimos un "lo se y lo siento", con una sonrisa más forzada que una mueca de introspección de Jason Statham. Mentalmente ya estaba redactando la crítica de 1-2 estrellas.

Podíamos habernos ido pero a esas horas íbamos a cenar en el burrikin. Nos sirvieron otra ronda de hummus y otros aperitivos, así que nos quedamos. Fueron un martini en unas mini botellas de mirinda, unos pinchitos de queso, y pan con una mantequilla suprema de buena. A los 40 minutos nos trajeron las cartas (aleluya, shurmano) y a los 45 pudimos pedir. Fueron 45 minutos desde que nos sentamos hasta que pedimos. No hay forma de justificar semejante desastre de atención en la sala...Si nos quedamos fue porque teniamos hambre, nos daba pereza ir a buscar otro sitio y porque los aperitivos y la birra estaban ricos, pero creo que mucha gente se hubiera largado antes.

A partir de pedir, las cosas remontaron el vuelo gracias a la labor de la cocina
, que sacó los platos con relativa presteza y con un resultado de nivel.

Pedimos para compartir 4 entrantes, 3 segundos y 2 postres.

Entrantes

- Foie micuit: excelente. Hay que ser muy paquete para cagarla con un foie. Pero este no sólo estaba correcto, sino que estaba deliciosamente preparado.

- Mejillones al curry: aunque los bichos me parecieron un poco reguleros en cuanto a tamaño, la salsa lo compensaba con creces. Absolutamente exquisita. Cuchareamos con las conchas todo lo que pudimos.

- Croquetas de quisquillas: suaves y con sabor. Un pelin por debajo de los anteriores.

- Tortilla belga: rica, pero el entrante más flojo para mi.

Principales

- Raya a la mantequilla negra: exquisita. Preparación en su punto y bien acompañada de un pure muy rico

- Bacalao con muselina: también muy rico, pero me gustó más la raya

- Steak tartar: muy correcto, pero me gustaron más los pescados. Hace poco estuve en un sitio en Alcalá donde me prepararon un steak tartar mejor

Postres:

- Chocolate en texturas: variable según la textura. Me gustaron un par de ellas sobremanera y otras me pareciern más normalitas.

- Tarta fina de manzana con helado: cojonudísima. Crujientita en la base, de excelente sabor y con un helado acompañando super bueno.

Durante los postres vino la jefa de sala (la primera vez que vino ella por su propia voluntad) y nos ofreció una botella de cava por las deficiencias al inicio de nuestra cena). Creo que era lo mínimo que podía hacer.

Regamos todo con Triple Karmeliet, Chimay reserva y otra Noseque Boon de fermentación espontánea. La Karmeliet fue la que más me gustó.

El precio tras el descuento (solo en comida, no en bebida) se quedo en unos 38 pavos por barba, que es un muy buen precio por la calidad de la comida.

En resumen, por la comida se merece 4 estrellacas pero el servicio fue pésimo en la parte inicial, como para ponerle 2. Le dejo 3 estrellas en plan salomónico, con ganas subirle si vuelvo otra vez y tengo más suerte y pillo carta antes que otras mesas ;)

PD: si alguien tiene una imprenta que les haga una oferta a los del atelier para imprimir más cartas, que lo necesitan como el agua de mayo...

opinión completa »

etiqueta: belga

guardado en mi lista: restaurantes

ver comentarios anteriores (1)

eum

Toda la razón!!! Lo de la carta impresentable! Mira que me gusta este sitio pero esos detalles ni en el bar manolo de toda la vida....

hace 3 meses

José Luis Gracia

Una pena que el mal servicio pueda disminuir tu satisfacción por la comida. En nuestra última visita, ya estaba esa jefa de sala, que nos confesó que llevaba pocos días trabajando allí, pero no notamos nada anormal.

hace 3 meses

Atelier Belge (es el propietario)

Hola buenos dias Señor Armenteros,
vengo de leer sus comentarios sobre su cena del viernes por la noche. Solo decirle que para nosotros, antes de todo, darle las gracias por haber venido a conocernos, sobre el tema de las cartas y de la espera, es cierto que no fue una situación normal, de cada errores aprendemos y por eso mi respuesta a sus comentarios.
Desde esta mañana, por mail hemos encargado mas cartas y tambien estamos tomando reservas por franjas horarias, así, de esta manera, ya no habra estos problemas que usted a conocido este viernes pasado.
Volver a darle las gracias por sus comentarios, lo que nos hace crecer y evolucionar cada dia. Espero poder tener la oportunidad de volver a poder recibirlo a usted y sus invitados para que pueda disfrutar de su momento y poder ver que sus comentarios hayan servido para la mejora hacia todos.
Gracias otra vez.

ver comentario completo

hace 3 meses

spider72

Bueno, qué cosa más rara...aunque lo de la botella de cava me parece un detallazo, aunque pelín tardío

hace 3 meses

Con Kviar todo lleno, utilizamos el método tradicional y reservamos mesa. Llegamos allí y solo eramos dos mesas... uhmmmmmmmm

El servicio atento no, atentísimo. Mesa ideal, platos ideales, vamos que no han descuidado detalle.

De aperitivos de la casa unas palomitas caramelizadas y unos cacahuetes confitados. A continuación un coctel en mini botellitas de
coca cola, unos dados de gouda especiados, un hummus con grisinis y chips de yuca y una espectacular crema de mejillones con espuma de pimienta de la que yo podría haberme tomado una sopera. Una cesta con cuatro tipos de pan casero que duran en la mesa un suspiro. Ricas cervezas de trigo y tostadas.

Siguiendo los sabios consejos de más de un vecino de este, nuestro radio patio particular, pedimos croquetas de quisquilas, caracoles, foie y mejillones. El maitre nos debió ver cara de hambre porque para 4 nos dijo que pidiesemos 2 raciones de cada... Yo, sigo llena y con cara de pez globo 12 horas después... y el resto imagino que por el estilo. No es bonito cebar a la gente señores...

Y una vez presentada mi unica queja (bueno única no, que ya me he quejado de lo de kviar), no digo que paso a relamerme porque sino me lleno más, pero sí a deleitarme con las viandas varias.

Las croquetas con su spray de limón, muy muy buenas, crujientes por fuera, se deshacían por dentro y estaban fritas a la perfección. Único pero, si cabe, que como dice davidperezf venían recien salidas del caldero de Satán... por dios que temperaturas!!!

Nos rellenan el cuenquito del pan (¡Malditos1). Caracoles... yo me introduje tarde en el loco mundo del caracol (como en el de los callos y de la misma mano) y ay dios mio, en qué momento... Recordaba los bourguignon de Viridiana como peccato di cardinale, pero los de ayer estaban tan tan tan taaaaaaan ricos que dejaron a los anteriores a la altura del betún, y a mi al contrario que a spider, me gustan más fuera de la concha para que se impregnen del todo del sabrosisisimo sabor de la salsa. Bueno, con concha también me pirran, para que nos vamos a engañar...

El foie pasó sin pena ni gloria, el pan que lo acompañaba se desmenuzaba e impedia ningún tipo de untes y al foie le faltaba un pelín de frio, eso sí, la capa caramelizada de encima era una maravilla.

Ya jartos, llegaron las dos raciones de mejillones. Para empezar decir, que que en una mesa con dos gallegos de pro y otros dos de adopción, te lleguen unos mejillones que parecen la versión reducida por los jíbaros de un mejillón de la ría, chirría... Pero bueno, una ración a la marinera con cerveza y otra con curry rojo. La primera omitible, la segunda la salsa muy rica y el plato en su conjunto no estaba mal, pero no lo disfrutamos como deberíamos por lo llenos que estábamos. Ah, se me olvidan las buenísimas patatas fritas (qué bien fríen estos belgas!) que acompañaban a los bivalvos, saladitas, crujientes, calentitas…
Dispuestos a salir rodando de allí pedimos la cuenta sin ni atrevernos a mirar la carta de postres, pero, según el camarero, el chef no podía permitir que terminásemos la cena sin algo dulce, por lo que nos trajo una espuma de mousse de chocolate de obsequio de la casa. Ligerita, rica, broche perfecto.
En resumen, los dos camareros mejicanos que nos atendieron de 10. El maitre encantador y siempre pendiente. La comida muy rica (lo menos espectacular los mejillones en mi opinión) y la velada estupenda. Único pero, que nos hicieran pedir como si no hubiera un mañana…

opinión completa »

guardado en mi lista: Visitado

ver comentarios anteriores (7)

acme

Si es que los de la capi de mejillones.... tampoco.

hace 6 meses

spider72

Jajajajaja me parto...nos pasó un poco lo mismo, nosotros tomamos 2 entrantes y 2 principales y salimos rodando...pero eso sí los segundos eran ligeros.
Es un gran sitio, aunque la planta de abajo parece un bareto de copas universitario.

hace 6 meses

nindiola

ñam

hace 6 meses

eum

Yo siempre que voy pido caracoles, me encantan!!! los mejillones que también pido, mi experiencia es muy irregular en cuanto a tamaño y sabor, unas veces bien y otras no tanto... ahora siempre pregunto antes de que tamaño son, que una vez me pusieron unos que de verdad parecían tísicos!!! y absolutamente faltos de sabor. Hasta les puse un comentario en twitter, al que amablemente me respondieron diciendo que me invitaban a otros.. no utilice este comodín, pero lo resalto porque se ve que se preocupan.

ver comentario completo

hace 6 meses

Alexo

Caracoles sin concha..... Eso no son babosas?

hace 6 meses

Cristina Altozano

Si eran babosas estaban de toma pan y moja, pero me temo que no comimos nada tan novedoso... Solo caracoles desahuciados de sus casas para guisarlos en una salsita con ajo, tomates secos, hierbas, aceite del rico... para lamerse los dedos y lamerselos al acompañante después ;-)

hace 6 meses

je suis béatrice

Vamos que os hicieron una gayagumnada pero por lo menos os cebaron de cosas buenas...Lo del Kviar, una pena, porque pudiendo pagar un 30 por ciento menos es un lástima que no pudierais aprovechar la oferta...

hace 6 meses

Alexo

Del diccionario Friki del 11870:
Gayagumnada: Dícese de la acción de cebar al personal hasta el límite.
;)

hace 6 meses

je suis béatrice

Ja, ja muy bueno Alexo.

hace 6 meses

acme

¿Pero qué tenían kviar para uno?

hace 6 meses

dice:

Me gusto mucho pero...

1.006 sitios, 61 siguiendo, 201 seguidores, 314 descubiertos

Me gusto mucho, sitio chulo (aunque mas vacio que una iglesia un martes), servicio excelente, comida rica, y no especialmente caro.

Mi unico punto negro de verdad es que una vez pedido quien tomaba la comanda insistio que era poco, por lo que casi doblamos lo pedido, terrible fallo, salimos rodando.

Lo peor lo que esperaba que fuese mejor, los mejillones. El resto excelente.

Dudando entre las tres y las cuatro estrellas.

etiqueta: belga

guardado en mi lista: Restaurante visitado

Cristina

Nosotros estuvimos el martes pasado, y también estuvimos solitos.

hace 6 meses

Cristina

Nosotros estuvimos en la Brasserie, que tengo un lio con los dos que al final no se cual es cual..

hace 6 meses

dice:

Para repetir

264 sitios, 24 siguiendo, 15 seguidores, 48 descubiertos

Comes sobradamente bien, las raciones son abundantes y de hecho tuvieron el detalle, al decirle que íbamos a compartir los platos, de separarlos en dos porciones o raciones cada uno de los platos que pedimos. Muy de agradecer. El servicio es encantador en general, muy atento. Entre los aperitivos y los platos casi salimos rodando del restaurante de la cantidad de comida que tomamos, de hecho no pudimos con todo.... Los mejillones nos parecieron ricos pero tampoco para del otro mundo, quizá no acertamos en la elección porque desde luego tienen una gran variedad. Pedimos vieras gratinadas que estaban verdaderamente buenas, creo que es lo que más nos gustó. Y por último Steak Tartar que estaba bien rico. Tomamos cerveza belga, lógicamente. Postre y té. Dos personas salió por 72,45, nos pareció muy adecuado.

etiquetas: belga, madrid

guardado en mis listas: Los mejores restaurantes de Madrid en 2014!, Restaurante

Atelier Belge (es el propietario)

Estimada Izaskun:

Muchísimas gracias por visitarnos y por habernos dejado este comentario. Esperamos pronto que vuelvas para ver si finalmente encontramos unos mejillones a tu gusto (¡no dudes en pedirnos consejo). Un fuerte saludo

hace 9 meses

dice:

Buena cocina, detalles con el cliente y servicio impecable

110 sitios, 68 siguiendo, 63 seguidores, 10 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Comida en el ATELIER BELGE, restaurante abierto en pleno Chamberí por el Chef belga Etienne Bastaits tras el originario de Martín de los Heros, que queda ahora como “brasserie”. Teníamos muchas ganas de visitar esta casa por las buenas críticas que está cosechando y resulta que superó con creces nuestras expectativas, les cuento:

Se trata de
un local amplio repartido en dos plantas, en la baja una barra con mesas altas, ideal para tapeo y “afterwork”, y en el piso superior un comedor con unas 20 mesas y la cocina a la vista. Domingo de agosto y media entrada en el comedor. Nada más sentarnos nos ponen una cesta de panes artesanos y una batería de aperitivos de parte de la casa: cacahuetes confitados, palomitas al curry, chips caseros con hummus, una tacita con una suave cremita de mejillones con nata y un cuenco de mantequilla casera. Todo ello acompañado de una botellita con un suave aperitivo de zumo de limón con cointreau para abrir el apetito. Todo buenísimo y hecho en el propio restaurante. Con esta entrada se pueden imaginar que, antes de empezar, ya nos tenían ganados.

Pedimos unas croquetas de quisquilla, suaves y cremosas, que vinieron con un pulverizador de limón y unas hojas de perejil frito, sabrosísimas. Unos mejillones al vino blanco con patatas fritas, ración abundante, con molusco gallego de calibre medio pero muy tierno, en el punto adecuado de cocción, muy buenos, y es que tratándose de un restaurante belga no podíamos irnos sin probar este plato. Por último, raya a la mantequilla negra (un clásico), servida sobre una emulsión de patata, el pescado con la carne firme y sabrosa, excelente.

Pedimos todo a compartir y las raciones fueron repartidas individualmente para cada comensal. Al final, con los aperitivos de la casa, sin proponérnoslo, nos montamos un auténtico menú degustación.

De postre otra especialidad: chocolate belga en varias texturas (blanco, negro, amargo, en espuma…), magnífico broche para una comida de un excelente nivel.

Para terminar, café solo con hielo, una vez más acompañado de varios “petit fours y mignardises” de parte de la casa (un macaron, una mousse, un trocito de brownie… vamos, esto es un no parar).

Carta de vinos no muy amplia pero con vinos muy bien elegidos y bien de precio. Nosotros pedimos un Coto de Gomariz 2012, un ribeiro blanco con algo de crianza en barrica, que maridó espectacularmente con todos los platos.

Al final de la comida, pasada del Chef Etienne por las mesas interesándose por cómo había ido la cosa. Nosotros tuvimos con él una agradable charla, en la que aprendimos un montón, y pudimos comprobar que sabe muy bien lo que quiere y cómo hacerlo: una cocina basada en platos belgas adaptados al gusto español (con materia prima de calidad, más ligeros y con menos grasas animales), todos los productos (hasta el pan) elaborados en el restaurante, una buena bodega (también de cervezas), detalles con el cliente y un servicio impecable.

Pues, efectivamente, el servicio es atentísimo, las mesas están perfectamente vestidas, y tienen una vajilla y copas de calidad. Pagamos 71,00 € (dos personas), beneficiándonos de un descuento del 30% por reservar a través de la Web del Tridente (algo bueno tiene que tener quedarse en Madrid en agosto). En muy pocos sitios de la capital se puede encontrar esta relación calidad-precio.

Salimos con una sonrisa de oreja a oreja, deseando volver a probar los platos que nos comentó Etienne que iba a incluir en la carta de otoño. Para volver muchas veces y recomendar sin ningún género de duda. Le auguramos un futuro prometedor.

opinión completa »
dice:

Tintín se hace el “interesante” en la cocina

116 sitios, 3 siguiendo, 44 seguidores, 9 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

“El principal deber de un escritor desconocido es el de ser interesante. Sólo los escritores célebres tiene derecho a ser aburridos”. Como buen belga y conocedor de este dicho popular en su país, Etienne Bastaits, chef y alma mater de este coqueto bistrot consigue ofrecer una cocina muy interesante, diferente y homogénea en todos sus platos. No será aún célebre pero sabe como hacerse interesante con la comida.

Local apto tanto para citas señaladas como para ocasiones más informales, se trata de un bistrot con un toque más moderno y acogedor que la oferta actual en Madrid (Caripen, el Viejo león,..). Las mesas casi pegadas (como buen bistrot aunque en España no terminemos de recibirlo de buen grado), aunque con más luz, decoración más actual en tonos más cálidos mezclando maderas en las paredes con cuadros de Tintín o Audrey Hepburrn. Empezamos bien, un bistrot renovado, con encanto pero sin pelusilla, no se respira decadencia.

Varias palabras podrían definir la comida en Atelier Belge (“comida belga” en su idioma original):

Para leer más... calandria.es/restaurante-atelier-belge

etiqueta: cocina belga

guardado en mi lista: Restaurantes

Atelier Belge (es el propietario)

Buenas!

Agradecemos tu comentario. ¡Muy interesante tu crítica! Esperamos que repitas pronto. Un abrazo.

hace 8 meses

dice:

Platos sabrosos y cervezas

779 sitios, siguiendo a uno, 21 seguidores, 168 descubiertos

me gusta me gusta

Restaurante lleno de referencias a la patria: Magritte, Simenon, Tintín, el Atomium... Las mesas, con mantel y servilletas de tela, y la vajilla empleada son elegantes. Y la clientela no es de veinteañeros. El local es estrecho, para entrar en algunos asientos hay que mover la mesa. Además, los vecinos de mesa están muy cerca.
Nos pusieron un aperitivo con queso y patatas y otro de crema del mejillones, bastante rico. Esto, junto con los panecillos, buenos, lo cobran, pero sin pasarse.
Pedimos cosas demasiado sabrosas y saladas, creo. Caracoles, vieras, croquetas y mejillones para acabar (los hay con tres tipos de salsa). El precio nos pareció bien, pues íbamos con un 30% de descuento. Sin eso, no es caro ni barato.
Servicio correcto, aunque un poco lento. Reservado, a pesar de llegar casi 20 min tarde nos atendieron.
Carta de cervezas con 25 referencias, aaaagghahaahgaaaa.

etiquetas: belga, cervezas, mejillones

dice:

Belga

528 sitios, 52 seguidores, 15 descubiertos

me gusta me gusta

Nueva apertura en Chamberí de un local que abrió hace algunos años por Plaza de España. Otro con ganas de hacerlo muy bien y que lo consigue, parece obvio pero en pocos sitios se transmite esa ilusión que hace que ya tengan puntos ganados antes de empezar.
Recuerdo con especial cariño el steak tartar, muy rico
También menús degustación ajustados en precio y con posibilidad de maridajes con cerveza, una de sus especialidades
Están en webs de descuentos.

etiquetas: chamberí, menos de 50

guardado en mi lista: Restaurantes

tu opinión

¿qué valoración le darías a Atelier Belge?

para no volver no me gusta está OK me gusta me encanta, uno de mis favoritos

explora Madrid!

¿sin ideas para esta semana?

te descubrimos las propuestas, planes y sitios que no te puedes perder en Madrid!

descubierto por: amibu

primera foto: Jesús Encinar

quién ha ido más: Fernando Encinar (3)

  • hoy: 0
  • última semana: 123
  • último mes: 589
  • en total: 32.839
  • check-ins: 22