añadir a tu agenda y opinar
dice:

MERECIDA ESTRELLA QUE NO SOLO VIVE DE SUS DELICIOSAS FABES Y DEL MEJOR ARROZ CON LECHE

570 sitios, siguiendo a uno, 456 seguidores, 78 descubiertos

'me gusta' 'me gusta'

En Asturies hay los siguientes restaurantes con estrella michelín 2014:

Casa Marcial (2 estrellas). Este no lo conozco pero es el que más ganas tengo ya que en el Norte de España, con dos estrellas, solo están, junto a él, Portal del Echaurren (La Rioja) y Mugaritz (S. Sebastián). Quitando los catalanes,
es el único 2 estrellas de España que me falta por conocer.

El Corral del Indianu (1 estrella). Lo visité hace ya 3 años y me pareció simplemente correcto.

Auga y La Salgar (1 estrella). Ambos están en Gijón y no tengo referencias sobre ellos.

Arbidel (1 estrella). Ribadesella. Ni idea tampoco.

Real Balneario (1 estrella). Está en Salinas y he oído hablar bastante bien de él. Además tiene un mirador al borde del mar con muy buena pinta.

Casa Gerardo (1 estrella). Está en Prendes y es sobre el que ahora os hablo.

La primera vez que fui a CASA GERARDO fue un domingo de absoluto resacón por lo que no fueron las mejores condiciones para conocerlo.

Además fui solo a comer fabes y arroz con leche que eso sí, los recuerdo espectaculares.

También recuerdo el infierno que fue luego volverme conduciendo a Madrid. Me entran escalofríos de recordarlo.

Debido a un viaje reciente que hice por Asturies, Casa Gerardo me cogía en ruta así que decidí volver y esta vez sí, probarlo en plenas facultades físicas y psíquicas.

Un dato importante sobre el restaurante es que reservéis las mesas de la ventana en el comedor de la planta alta.

Otra opción, y no la descarto para próximas visitas, es reservar en la mesa que está dentro de la cocina y que según nos comentó Marcos –el chef- le da un punto extra a la experiencia pues comes viendo todo el trajín de la cocina, igual que puedes hacer en Arzak.

Esta vez nos decantamos por el menú degustación largo (80 €) y que consta de 15 platos.

Las raciones son pequeñas y algunos son simples bocados deliciosos por lo que el hecho de que como último plato te pongan las fabes, de las que puedes comer hasta reventar –como en la película La Gran Comilona-, no es ninguna locura.

Dentro de los platos del menú, uno de los que más me apetecía probar era el salmonete del que hablan maravillas, y "cagoenras", justo ese día no lo tenían. En su lugar nos prepararon un Rey delicioso.

A destacar la ostra con anguila ahumada, la panza de cochinillo (es una cucharadita), o las tres cocochas "planctónicas" al pil pil.

Por debajo del nivel esperado estaban unos oricios, faltos de ese sabor a yodo tan característico, o la latita de quisquillas.

Las fabes ya he dicho que son brutales y de postre, el arroz con leche es el mejor que he tomado en mi jodida vida.

Con vino, unos 100 € por barba.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (1)

Belgravia Gourmet

Estoy contigo, una pasada el arroz de Casa Gerardo. La fabada puede que alguna se acerque, si tienes en cuenta el precio quizás mejor pero joder, estas en 1 estrella michelin...
De otro nivel, no dudes en ir a Casa Consuelo (Otur), el Asador de Abel (cocido Maragato de menu brutal) o Casa Cristina.

4 de noviembre de 2012

Tomas Garcia Ponte

Buenas Alberto y gracias Belgravia por las recomendaciones, conocía Casa Consuelo pero no los otros dos, voy a ver si me puedo acercar porque estoy teniendo unas experiencias lamentables en Asturias fuera de Oviedo y al margen de los top. Saludos

hace 12 meses

Belgravia Gourmet

Casa Gerardo es acierto seguro. La Fabada merece la pena muchísimo, desgrasada, faba diseñadas por ordenador (jeje, es broma, pero son perfectas de punto, sin estar despellejadas...).

Abel está muy bien, la cuchara muy buena (ojo al Maragato comentado) y carnes muy buenas. El menú del día (preguntar por el que lo tienen...) está fenomenal.

Cristina es una casa de comidas a la antigua usanza. Además tiene los añadidos de estar en mitad del monte y un trato super amable y cercado de Cristina y sus hijas. Si vas con más gente conviene pedir de todo y compartir. El pote muy rico pero me quedo con la fabada. Entre pitu y cordero no se, los dos brutales. Arroz de impresión y flan idem. Con bebida suele cobrar 15 € si no recuerdo mal.

Del mismo estilo, perdidísimo en la montaña está Casa Casín cerca de Salas... Allí el menú son 8 € y está de cine... No merece la pena ir a posta pero si estas por la zona si.

ver comentario completo

hace 11 meses

Mad Queens

Alberto, tienes que conocer Casa Marcial (alucinante) este año abrieron una parte con un restaurante temporal (pop up que dirían los horteras) LIVING COOKING, que te encantaría seguro, con un chico que trabajó en DiverXo con unos platos... te dejo la reseña que les hicimos, pero ya estás tardando en conocerlo
mad-queens.blogspot.com.es/2013/09/un-restaurante-en-la-montana.html

hace 3 meses

dice:

El mejor de Asturias

303 sitios, 350 seguidores, 94 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Pedro Morán es el hombre que supo actualizar el restaurante familiar y al mismo tiempo actualizar la cocina heredada de sus mayores. La fabada y el arroz con leche no son los mismos que los de hace 50 años porque el cocinero ha sabido aligerarlos, ponerlos al día, sin renunciar a todos sus sabores. La fabada ha perdido grasas y ha ganado en la calidad de sus ingredientes pero sigue estando igual de rica que siempre. Pedro, junto a su hijo Marcos, dirige un restaurante que puede estar a la vez en una lista de cocina creativa y en otra de cocina tradicional, porque ambas conviven armoniosamente. Más rompedor y arriesgado el menú gastronómico, que a pesar de todo se remata con la fabada y el arroz con leche que son emblemas de la casa; más tradicional la oferta de la carta, en la que los platos se ciñen más al recetario clásico. En mi última visita, empezamos el menú con los imprescindibles aperitivos en los que no faltan el bocadillo crujiente de quesos asturianos y las croquetas de compango de la fabada y que se completan con un caldo de cocido con longaniza de Avilés, el jugo de fabas con angula y una tostada muy fina con queso Rey Silo rojo. Siguen la Castaña, una emulsión de castaña asada con finas láminas de castaña cruda y frita; los Berberechos, una emulsión de placton marino que envuelve unos descomunales y sabrosos berberechos, recubierto todo con una tierra de placton y pistachos; y el Salmonete, una pieza enorme que va sobre un salmís hecho con el resto del pescado, una técnica para la caza que se aplica con éxito a este potente pescado. Fuera de menú pruebo la becada, impresionante. Por un lado las pechugas, cocinadas que no crudas, pero totalmente sonrosadas, con el punto de sangre, con todo su sabor pero mucho más tiernas y delicadas, sobre un ligero salmís tradicional. La cabeza entera, para chupar. Y las patas más hechas sobre un picadillo de los menudillos del pájaro. Hubo más cosas: sopa de cebolla con manzana; civet de liebre con rocas de cacao; anchoa con pan, tomate y alcaparras; ostra escabechada al momento con daditos de cochinillo; o cigala gigante con un suave puré de patata y placton. Sólo un plato no me gustó, tal vez porque creo que los oricios hay que tocarlos lo menos posible: el erizo con un aire meloso de leche quemada y vinagreta de sisho. Mucho sabor a leche y poco a oricio. Para rematar, como es tradición, la fabada. No se puede comer en Casa Gerardo y no probarla. Como postres, torrija con helado de arroz con leche y piel de leche crujiente; el ya conocido Choco, Martini, Pasión, que combina sopa de chocolate, gel de Martini y sorbete de maracuyá; y el imprescindible arroz con leche. El mejor restaurante de Asturias por instalaciones, servicio y cocina.

opinión completa »

etiquetas: arroz con leche, bodega, creativa, fabada, menú degustación, prendes

guardado en mi lista: Asturias

dice:

Tradición, vanguardia y el mejor arroz con leche del mundo.

165 sitios, 44 siguiendo, 135 seguidores, 29 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

[...] Me gusta esa mezcla de tradición e innovación que se encuentra en su carta, donde puedes ver desde platos de carta de toda la vida y un menú en honor a la cocina asturiana (40€) hasta el menú degustación (75€) de 14 pases en el que se ven técnicas nuevas mezcladas con un tratamiento del producto sublime, mimo y cuidado.
La bienvenida llega con un cóctel sólido de manzana, osmotizado en su propio zumo y aguardiente, un pelín de lima y sal, refrescante, un abreboca perfecto. Los snacks se componen de: bocadillo crujiente de quesos asturianos (una pasta philo ligeramente dulce y mezlca de quesos cremosos dentro), oreo de café y afuega l'pitu con pimentón, me gusta cómo trata el pitu a modo de pescado haciendo un salazón de pitu (pechuga de pitu tratada como una mojama y coronada con un trocito de nuez, una mini albóndiga de rollo de bonito en caldo de bonito ahumado y unas magníficas... [...]

Si quieres saber más, sólo tienes que visitar: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20130828/casa-gerardo-mu...

etiquetas: asturias, gastronómico, imprescindible, michelin

'me gusta' 'me gusta'

Sospecho que saben hacer, además, una estupenda cocina moderna.Pero aquí la mayoría del personal pasa por la fabada y el arroz con leche.
En esto, como en todo, hay gustos, y yo reconozco que a mí la fabada, y las legumbres guisadas en general me gustan de otra manera: con el caldo gordo, y nada ahumado.Aquí el caldo es sabroso pero muy "aguachirli", y todo lo recorre un tonillo ahumado que ya digo que a mí no me gusta.A pesar de eso, la fabe sale entera, y en un buen punto de cocción.Yo no echaría el viaje por la fabada,desde luego.
Ahora bien, lo del arroz con leche es otra historia.Es prodigioso, una verdadera delicia.Y tomamos unos entrantes de cocina contemporanea que estaban muy bien.
Precios adecuados.

dice:

La mejor tradición, la mejor innovación

392 sitios, 163 siguiendo, 247 seguidores, 87 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

un checkin aquí

Recuerdo la primera vez que fui a Casa Gerardo. Fue a finales de los años 80. Éramos una panda de 12 amigos y allí nos llevó un asturiano (culo moyao) a comer como Dios manda.

El menú “nos fue impuesto” por él, pues a aquel lugar se iba a comer tres cosas: Fabada, Pitu De
Caleya y Arroz Con Leche (obsérvense las mayúsculas intencionales). Teniendo en cuenta que a mí no me gustan los animales con plumas, fue todo un acto de fe y de amistad. En aquellos añorados tiempos en donde comerse una buena Fabada era cosa fácil, tuve la ocasión de probar la mejor de todas, descubrir con sorpresa que me gustaba el pollo, siempre que fuera “aquel pollo” y casi llorar delante de ese postre nada parecido a lo que yo creía que era el arroz con leche. Aquel día me hice asturiano de adopción y decidí que aquel gijonés pasaba a ser un hermano.

Desde entonces he vuelto con menor regularidad de la que debería y he ido viviendo como aquella casa de comidas ilustrada de carretera se encumbraba a la categoría de top ten nacional. En ese decurso su cocina nos ha venido brindando excelentes creatividades pero, por la sabiduría de sus dueños, manteniendo los platos tradicionales, pilares sobre los que se basa su historia.

Para llegar a saborear plenamente la cocina de Casa Gerardo hay que ir varias veces, sino sólo podremos decir que hemos estado. Y mi sugerencia es que se haga en este orden:

La primera vez hay que tomar los platos “iniciáticos”. No comer la Fabada, el Pitu y el Arroz es, simplemente, no haber estado en este restaurante. Si no se es de buen comer, la Fabada hay que compartirla, pues las raciones siguen siendo de tamaño legendario. Cuando la sirvan, obsérvese el mimo con que el camarero maneja el cazo para no romper ninguna fabe y cuando se disponga uno a probarlas hágase con solemnidad, se está ante la mejor fabada del mundo. La gran aportación de los Morán a la fabada tradicional es que han sabido desgrasarla sin perder un ápice de su sabor, consiguiendo que un plato contundente no sea pesado. Sublime.

El Pitu de Caleya, en Casa Gerardo, no recuerda en nada al pollo, condición sine qua non para que yo me lo coma. La elección de un animal de buena raza criado en corral junto con el proceso de cocinado nos pone en el plato unos importantes “trozos” de carne oscura, tersa, con el intenso sabor que le da haber sido guisada con el cariño de una abuela.

Y el arroz con leche, una especie de delicioso “pastel” en que se convierte después de horas y horas de cocción y removida (ahora mediante brazo mecánico) en ausencia de la inoportuna canela.

En una segunda visita intentaría llevarme a más gente para así volver a pedir los platos “iniciáticos” y probar otros tradicionales de altura y nivel: La Crema de Nécoras y la Carne Gobernada (O en su ausencia el guiso de carne que tengan). Así se sabrá, por fin, qué es una crema de nécoras y a qué sabe un guiso asturiano de carne. Seguirás maravillándote y tus amigos te querrán mucho más.

Por cierto estas dos visitas, si se atiene uno al guión, con un vino de crianza de su extensísima bodega, saldrá por menos de 50€ por persona. Comer en un “Estrella Michelin” por este precio es increíble pero cierto.

Y para una tercera vez reunirse un mínimo de 10 personas y reservar, con suficiente antelación, el comedor que se ubica dentro de la cocina, separado de ésta por un cristal, para comer el menú degustación (Creo que se llama Menú Gourmet) Entonces es cuando se comprobará por qué Casa Morán es uno de los mejores restaurantes de España, probando cada una de las innovadoras delicias, basadas todas ellas en la cocina asturiana, que ese día haya decidido elaborar el Morán cocinero. Mientras, se podrá observar el trabajo que desarrollan los cocineros, pinches y ayudas con el ceremonial que corresponde y una esmerada limpieza.

Este día el precio por persona con bebida subirá a unos 120€, cantidad que comparada con los menús degustación de otros restaurante de su nivel es bajo.

Y a partir de ese momento, si se han seguido mis sugerencias, se voverá a Casa Gerardo siempre que se pueda. Bienvenido al Club.

opinión completa »

etiquetas: favorito, restaurante

Globez Lopez

Volví. Poco más de lo ya dicho, tomé fabada, carne gobernada y arroz con leche. Sublime experiencia nuevamente.

23 de agosto de 2011

dice:

Agrabable comida despues de un gran concierto

658 sitios, 16 seguidores, 140 descubiertos

'me gusta' 'me gusta'

Visitado el 16/05/03

Hace ya muchos años, y antes de lanzarse al estrellato, vistamos este interesante restaurante a las afueras de Gijón. Despues de 4 horas de magnífico y agotador concierto del 6 estrellas Bruce Springsteen, se impone, como no podía ser menos, una buena fabada para reponer fuerzas. Y la verdad es que la fabada estaba muy buena, más suave o menos "casera" que la del conocidísimo La Máquina, con un punto más moderno. De postre, como no, el arroz con leche "requemado".
Evidentemente nada original, pero la situación no invitaba a transitar por caminos de modernidad.

Con un entrante de ensalada de pimientos, caña de cerveza, buen tinto de la casa, cafés y una copa de Macallan, resaca resuelta al increible precio de 78 eur los dos.

etiqueta: gijón

guardado en mi lista: ASTURIAS

dice:

Un sitio para volver y volver y volver

175 sitios, 32 siguiendo, 50 seguidores, 101 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

¿No os ha pasado que tenéis la sensación de que los críticos gastronómicos siempre hacen la misma jugada? Cuando comentan a los grandes, elogian un par de platos y luego, quizás para mantener su estatus a salvo, dicen de alguna de las propuestas: "y para acabar, nos defraudó el punto de sal de los huevos con patatas" o "no se entiende la propuesta de la mayonesa de erizos de mar excesivamente yodada". Los críticos son así, probrecillos, tienen un trabajo que mantener, unos niños alos que pagar el colegio y además, si lo hacen de esa manera, siguen sintiéndose estupendos.

¿Y todo este preámbulo para qué? Pues para decir que nosotros no somos críticos, ni falta que nos hace y que todos y cada uno de los platos que nos propusieron en un menú extenso, Pedro y Marcos Morán fueron un placer para los sentidos. Acertados en la medida, armoniosos en su cadencia, elegantes en los sabores, atractivos para la vista y deliciosos para el paladar.

Si a todo lo demás se le suma el placer de acercarse por Candás, de darse una vuelta después de la comida por el norte del norte, el cabo Peñas y de contar con la amabilidad y buen tino del jefe de sala, Luis, que nos recomendó un Burdeos elegante para acompañar la ceremonia. Todo junto resulto una experiencia sensorial perfecta.

Comenzamos el menú con unos entrantes con mantequilla de anchoa, tacos de salmón (increíble el punto), un consomé de ave que explotaba en la boca.

Seguimos con un bacalao confitado con rigattoni de quitar el sentido, una merluza en vinagreta que nos trajo recuerdos de la infancia cuando este pescado era el rey de las cocinas populares.

Una crema con sabor a fabada, con anguila tierna y sabrosa.

Y la ostra ¡ostras, señores, que pedazo de ostra!. Embarrada, con un ligero toque a whisky y con el detalle del vasito de la bebida de uisge-beatha rebajada con agua para limpiar la boca. Sorpresa y placer casi obsceno.

Y seguimos con la señora de la casa, la jefa, la que ha obligado a peregrinar a estos praderíos astures a reyes y famosos: la fabada con su compangu. En Asturias es complicado encontrar una fabada mala pero esta ya quita el sentido. Las fabas de mantequilla pura, cultivadas muy cerca del restaurante. El compangu, para qué hablar.

Y nos fuimos a los postres, con el helado de mango combinado con aceite de oliva virgen. Con el "regalo" para la golosa de la torrija y el remate ese arroz con leche que quedará incrustado en nuestro recuerdo como esas experiencias que de tanto en tano reviven en el paladar. Nunca un azucar quemado dijo tanto.

Hay dos clases de cocina: la alimenticia y la que compone sinfonías destinadas al placer y al recuerdo. Merece la pena el esfuerzo por disfrutar de las segundas.

Muchas gracias por dejarnos compartir vuestra maestría, por dejarnos recorrer la mansión, por enseñarnos vuestra sala de bitácora y hasta la próxima.

ps.

si acaso le sacamos una pequeña pega o consejo. En un lugar como este restaurante, con varios comedores, es de sentido común no poner a las parejas, que buscan compartir su comida en tranquilidad lindando con mesas ocupadas por ruidosas y bullangueras familias con juguetones infantes que corretean por tu alrededor y te distraen de la experiencia. No estamos en un chigre familiar sino en un restaurante de postín. Aunque luego te pidan disculpas el asunto hay arreglarlo "antes" de que se produzca la molestia. Por lo demás, lo dicho, de diez.

opinión completa »

etiquetas: asturias, cocina tradicional, degustación, gastronomia, lujo, nueva cocina

guardado en mis listas: Asturias, cultural

Javier Gómez

Hacen una fabada bastante parecida a la mía, esto es excelente.
No obstante el nivel de calidad es mucho mas que correcto.

3 de diciembre de 2010

'me gusta' 'me gusta'

Comer fabada rica en Asturias no es difícil y en casa Gerardo no iba a ser menos. La fabada es perfecta aunque el precio que se paga por ella, no está justificado.

El pitu calella es otra de las especialidades que tampoco se debería dejar pasar.

Para mi lo único malo de este sitio es que en Asturias se come en general muy bien y a un precio muy asequible. Lo de Gerardo es salirse un poco del tiesto en cuanto a la cuenta, aún así siempre que puedo repito.

dice:

Grandeza de Asturias

1.103 sitios, 235 siguiendo, 963 seguidores, 465 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

es quien más ha ido (1)

Casa Gerardo está considerado uno de los mejores restaurantes de España. Y yo coincido plenamente con esta opinión. Es sencillamente espectacular.

En la antigua carretera de Avilés a Gijón, al borde mismo de la carretera, está la casona donde se puede disfrutar de una de las mejores fabadas. Sin duda. y aunque para mí el arroz con leche está incluso mejor en La Máquina de Lugones (11870.com/pro/la-maquina) no hay duda que la crema de arroz con leche de Casa Gerardo también cumple ampliamente cualquier expectativa.

Servicio impecable, local preciosista con detalles de muy buen gusto y un precio más que comedido (45 euros por persona para comer fabada).

Para repetir muchas veces

etiquetas: arroz con leche, comer en asturias, fabada

guardado en mis listas: Asturias, Rest desde 40 euros, Restaurantes favoritos

tu opinión

¿qué valoración le darías a Casa Gerardo?

¿eres el propietario de Casa Gerardo?

Te animamos a tomar el control de tu página en 11870.com y a descubrir todas las herramientas que hemos desarrollado para ayudar a nuestra comunidad de empresas a ganar más presencia y nuevos clientes.

gestionar la página de Casa Gerardo

ayúdanos a mejorar

descubierto por: maguisso

primera foto: JagTomas

quién ha ido más: Fernando Encinar (1)

  • hoy: 1
  • última semana: 45
  • último mes: 271
  • en total: 30.253
  • check-ins: 5