sin fotos

añadir a tu agenda y opinar
dice:

Colonial, uno de los grandes hoteles

642 sitios, 65 siguiendo, 199 seguidores, 445 descubiertos

Ohio Goza i Más lo descubrió en marzo de 2007

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Llamado así en honor al "padre" del Singapur moderno, hé aquí uno de los grandes, donde lujo, detalles y decadencia de un tiempo pasado rezuman en un ambiente único e inimitable.
Os tranquilizo: aunque no he tenido la oportunidad de que mi padrino me trajera aquí a dormir, he podido pasearme a mis anchas por el
bonito complejo arquitectónico de villas coloniales, patios desbordantes de lujo y vegetación, tiendas selectas y la exquisita restauración del hotel.
No está de más recomendar el high-tea -cómo no- en un marco más que apropiado: el tiempo se ha detenido, las aspas de los ventiladores de techo giran, la luz se cuela por las persianas de madera y un amabilísimo camarero me ayuda a escoger mi té.
Vienen los "finger sandwiches", los pastelitos y scones con su clotted cream y preserve.
Perdona nuestros pecados...
Y para una copa, no está mal el Long Bar: en una "fine" city en donde los chicles no existen y las infracciones por tirar objetos al suelo en la vía pública están severamente castigados... este santuario es la válvula de escape para los que por esa razón andan ligeramente reprimidos. Pedid como curiosidad el Singapore Sling: el bar sirve con la copa un bol de cacahuetes sin fin. A falta de monitos para terminar el retablo...adivinad a dónde van a parar las cáscaras!! Con toda certeza, el único lugar público del país en donde nadie levanta una ceja ante semejante atentado. Y donde esta acción no acarrea consecuencias funestas.

opinión completa »

etiquetas: cacahuetes impunemente voladores, colonial, decadencia, high-tea, hotel, nostalgia

guardado en mis listas: cuidarse, cultivarse, hospedarse, how to spend it, restaurarse

dice:

Singapore Sling

375 sitios, 60 siguiendo, 79 seguidores, 223 descubiertos

Posiblemente uno de los mejores hoteles del mundo.

Con su aspecto colonial y con un aire de lujo que tira para atrás.

No me hospedé en el mismo, pero si fui al Long Bar que es donde preparan el famoso Singapore Sling (y donde lo inventaron).

El coctel es una delicia, además incluye cacahuetes que puedes tirar las cáscaras al suelo. Una seña identificativa y con toque transgresor en una ciudad donde esta prohibidísimo hasta tirar un papel al suelo.

El coctel es bastante caro pero es una obligada visita para disfrutar de un momento de relax y sentirse como un Lord.

me gusta me gusta

En el Long Bar se cena bastante bien y a buen precio. No puede faltar el Singapore Sling, eso si el snack que lo acompaña no se sabe lo que es y pica un poco.

tu opinión

¿qué valoración le darías a Raffles Hotel?

para no volver no me gusta está OK me gusta me encanta, uno de mis favoritos

ayúdanos a mejorar

descubierto por: Ohio Goza i Más

  • hoy: 0
  • última semana: 0
  • último mes: 1
  • en total: 108