añadir a tu agenda y opinar
dice:

Anoche soñé que volvía a Montia

1.130 sitios, 96 siguiendo, 261 seguidores, 246 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

2 checkins aquí

###segunda visita 21sep2014###

Porque hay experiencias tan singulares que quedan grabadas en tu memoria, en tu retina y en tu paladar. Que vuelven a tu mente una y otra vez, platos con los que sueñas y.... (continuará).


###primera visita 2feb2014, día 0 d.PSH###

Me resulta imposible
condensar todas las emociones que sentí ayer en Montia. Verbalizar ese carrusel de sensaciones y plasmarlo en un texto. Articular ese derroche de locura en palabras.

Hay que vivirlo.

Montia es, ante todo, pasión. Es oficio. Es esencia, delicadeza, mimo, y belleza. Es origen y es compromiso. Es naturaleza. Es ciertamente toda una revolución.

En estos tiempos de discursos viajeros, exotismos y cocina globalizada, es una bocanada de aire fresco encontrar a un par de locos de la sierra que, después de quedarse con lo mejor de las cocinas por donde han pasado, apuestan por la esencia, la tradición y el origen, sin concesiones ni adornos gratuitos; con sencillez, y absoluta sinceridad.

Volver a los orígenes, Respeto al producto y al productor. Cada bocado transmite la pasión y el cariño de todo lo que hay detrás. La coherencia de un menú de temporada diseñado sobre la base del producto local excelso y el productor concienciado. ¿Para qué necesitamos una raíz traída del otro lado del mundo cuando tenemos aquí raíces sabrosas y delicadas que se han descartado simplemente porque no lucen en la estantería del supermercado? Un derroche de imaginación y un punto de locura en un menú en que cada paso es sorprendente, emocionante, en una espiral in crescendo de disfrute y placer.

Pinceladas de un menú... la liebre... el ganso y el huevo... la presa y el ciprés... el cordero y la emoción... los quesos de la sierra... la manzana.... la bellota... y el saúco.

No hay corsés, no hay clichés. Hay cercanía, calor, y empatía. Imposible no enamorarse de todo en Montia, de la sala y las maderas, de la piedra, de la cerámica de la vajilla (que hacen con sus manos unos locos artesanos de un poco más abajo), y sobre todo, del cariño, la pasión y el oficio de todos y cada uno de los que orquestan el espectáculo. Dani y Luis vienen y van a los fogones y a las mesas. Se ayudan en sala de un equipo joven altamente cualificado que derrochan simpatía a cada segundo. Todos te explican cada detalle, comparten con pasión las historias que hay detrás de cada plato. Resuelven dudas, aconsejan y sobre todo se ríen contigo con una naturalidad sana y alegre.

Hay infinito valor y valentía (e infinita capacidad de trabajo) detrás de Montia. Hay historias de personas que arriesgan cada día, con un punto de locura, detrás de cada bocado. Y todo eso se refleja en cada preparación, en cada matiz, en cada ingrediente. No quiero que me cuentes una historia, quiero saborear esa historia. Y Montia son bocados de pasión y locura. Porque la cabra, ciertamente, tira al Montia...

Sin exagerar un ápice, han sido las casi 4 horas de disfrute alrededor de una mesa más apasionantes de mi vida.

Los premios no cocinan. Tampoco dan de comer.

Reservad mesa, y dejaos llevar.

Será inolvidable.

opinión completa »

etiqueta: emoción

ver comentarios anteriores (9)

acme

David, puede haber traición máxima con Montia

hace 8 meses

davidperezf

Comorl?

hace 8 meses

acme

Igual te quito las pegatinas pero yo no quería,....

hace 8 meses

davidperezf

Tu no sales de Valdemorillo. Aviso.

hace 8 meses

acme

Prometería comer y callar,....

hace 8 meses

acme

ole,ole y ole.

hace 8 meses

Miss Migas

La Ola para Montia. Sí, sí.

hace 8 meses

Get in my Belly!

llamo para reservar y no hay modo de que cojan el teléfono!!

hace 7 meses

je suis béatrice

Me dijeron que abren de jueves a domingo...

hace 7 meses

je suis béatrice

Perdona Get in my belly, creí que hablabas de otro restaurante, olvida lo anterior

hace 7 meses

davidperezf

No sé, de la reserva se encargó mi novia así que no sé qué decirte. Pregúntales por twitter a ver

hace 7 meses

Get in my Belly!

En ello estoy. Gracias!!

hace 7 meses

dice:

Velada genial

126 sitios, 14 siguiendo, 51 seguidores, 4 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

un checkin aquí

Tercera visita a Montia. Sin cambios en las opiniones. Todos los platos fueron nuevos. Parece que esta gente tenga un recetario infinito.
Nos encantó el plato de remolacha encurtida con helado de tomate, la albóndiga en pepitoria (como la que hacían las abuelas) o la torcaz con setas y espuma de arroz.
El servicio excelente, como
siempre. Se nos acaban los adjetivos (en realidad se nos acabaron en la primera visita).
Mientras todo siga igual, seguiremos acudiendo cada cierto tiempo.

Visitas anteriores:

Estuvimos hace unos meses en Montia, y los cocineros nos dijeron que cambian la carta cada poco tiempo, y hemos querido comprobar si es cierto. Y damos fe que lo es. Volvimos a pedir el menú largo y no repetimos ningún plato salvo la liebre (y quizá algún queso), aunque no estaba cocinada igual.
Lo que también han cambiado son los precios, pero no nos vamos a quejar: 48 euros por el menú largo está muy bien.

Nuestro primer comentario fue el siguiente:

A pesar de lo difícil que es conseguir una mesa para comer un fin de semana, después de mucho intentarlo y de estar varias veces en lista de espera, finalmente pudimos acudir.
- La comida:
No hay carta. Ofrecen dos menús a 30 y 40 euros. El de 40 euros se compone de un segundo y un postre más. Optamos por el de 40 para probar la mayor cantidad de platos posibles. Comenzamos con tres aperitivos a cual mejor: un sandwich de foie, un caldo, y una tempura de rabo de toro. Gran comienzo. Seguimos por un guiso frío de alubias, que nos pareció el plato más soso. Luego vino la papada de cerdo con encurtidos, que fue el plato más sorprendente: excelente combinación. Terminamos los entrantes con una alcachofa con el relleno del cocido, que fue el plato que más nos gustó. El primer plato de carne fue secreto ibérico ahumado, bueno pero la pieza era un tanto gruesa. Los salados terminaron con una especie de liebre a la royal que nos pareció exquisita. Antes de los postres nos sirvieron un variado plato de quesos de la sierra. Los postres fueron quizá la parte que menos nos gustó. Ofrecen un maridaje de vinos bio y eco, que son un tanto diferentes de lo que estamos habituados a beber, y que aceptamos porque nos pareció una buena oportunidad para probar otro tipo de vinos.
- El local:
Moderno y funcional, disponen de 8 mesas que sirven en dos tandas.
- El servicio:
Los propios cocineros son los que presentan los platos. De ahí que sin haber dos turnos, hagan dos tandas de comida. Muy original y acertado, ya que da la oportunidad de charlar con los padres de las criaturas.
- Conclusión:
Mientras mantengan esos precios y esa calidad, volveremos una y otra vez.

opinión completa »

etiquetas: madrid provincia, restaurantes, san lorenzo de el escorial

ver comentarios anteriores (3)

je suis béatrice

Jo, que bueno todo ...

hace 6 meses

acme

Han subido 8 euros pero han metido platillos "entremedio" de algunos platos.

hace 3 meses

EandradA

Es curioso ver casi cada sábado en su Facebook cancelaciones de última hora, le peña es idiota de remate.

hace 3 meses

acme

Si y en su caso es más complicado conseguir cliente de última hora

hace 3 meses

EandradA

Es una pena. A no ser que seas de allí, no te vas desde Madrid a El Escorial de escapada last minute, razón tienes.

hace 3 meses

acme

Vamos empates pero en breve me vengaré.

hace 4 días

dice:

Demostración de creatividad estimulada por 'lo de aquí' y 'lo de ahora'

111 sitios, 50 siguiendo, 62 seguidores, 3 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

un checkin aquí

Estamos en el año 3 d.B. (después del Bulli). Toda la alta cocina en España está ocupada por la fiebre de la "fusión": la búsqueda constante de ingredientes cada vez más exóticos y gastronomías más lejanas de las que fusilar elementos.

¿Toda la alta cocina? ¡No! Un pequeño restaurante en San Lorenzo del Escorial
, dirigido por dos jóvenes chefs, Daniel Ochoa y Luis Moreno, resiste todavía y siempre al invasor, trabajando con ingredientes propios de la zona: quesos artesanos, setas, caza, carnes de granjas cercanas, animales y plantas de río, y hierbas aromáticas de la sierra.

Y la vida no resulta fácil para las guarniciones de legionarios fusionados de los campamentos fortificados de Tiraditum, Wagyum y Kimuchium ...

VALE, YA PARO.

Me ha encantado este restaurante.

Desde que en enero fue nombrado restaurante revelación en Madrid Fusión 2014 (irónico que se premiara a estos puristas en un evento llamado "fusión"), este pequeño local (20 comensales por pase) en el pueblo de San Lorenzo de El Escorial se ha puesto en el radar de muchos (yo entre ellos, que no me las voy a dar de enterado) y ahora no es fácil conseguir mesa sin reservar con 2-3 meses de antelación.

Inspirados por los productos que consiguen de sus proveedores habituales (o recogidos por ellos mismos) en función de la temporada y casi del día, elaboran menús degustación cerrados, que cambian con una frecuencia semanal (con modificaciones incluso diarias) y el éxito y reconocimiento les viene porque en cada uno de esos menús mantienen un nivel de calidad altísimo.

No son talibanes llevando esa filosofía de Km. 0, y se pueden encontrar en sus platos productos del mar (el día que yo comí pusieron mejillón, chipirones, sardina o salicornia) o procedentes de otras zonas de España (en mi menú las setas de 3 platos eran de Navarra porque en Madrid aún no están en temporada), pero siempre priorizando lo cercano.

A su éxito también ayuda que tiene una comida que demuestra mucho nivel técnico y creatividad, por unos precios imposibles de encontrar a ese nivel en Madrid capital. Un máximo de 52€/persona, que es el precio del menú XL, el que yo comí, que es como el menú largo sumándole una cazuelita de callos, especialidad de la casa. Y si además, la opción de maridaje te la ofrecen por 20€, aunque sea con vinos 'raros' (ecológicos, biodinámicos, algunos sin filtrar...), se convierte en una de las mejores opciones relación calidad precio para darte el capricho de un menú degustación largo con maridaje de la zona.

Igual que creo que su nivel de cocina y su RCP son muy altos y por tanto el reconocimiento les ha pillado en buen momento, tal vez en el caso del local no estaban tan preparados. Vale que una vez dentro, la sala es amplia, acogedora y con buena separación entre mesas, pero el local en sí es pequeño, sin ventanas a la calle (solo unos tragaluces en el techo que meten algo de luz natural, junto a la luz que viene de la puerta), con la cocina totalmente separada de los comensales, muy lejos del ideal de un restaurante de la sierra, que pide unos buenos ventanales con vistas y amplitud, y también alejado de la tendencia actual de una cocina visible, al menos en parte, desde la sala, para añadir el punto de transparencia y espectáculo. Supongo o espero que si se asientan terminen cambiando de local, porque hay margen de mejora.

Más allá del problema para llegar a San Lorenzo (o el dilema entre llegar en coche pero no poder beber alcohol o ir en transporte público para poder disfrutar el maridaje), que se escapa un poco de su responsabilidad, y de lo mejorable del local, una vez dentro, la experiencia culinaria general de Montia es muy disfrutable, y respira calidad, cercanía y sinceridad.

Servicio joven, muy atento, con un trato amable y cercano. Conocen lo que sirven y te cuentan cada plato, y más allá del discurso automático aprendido con ingredientes y preparación, te resuelven cualquier duda. De hecho muchos de los platos te los sirven los propios chefs o los jefes de partida.

En general la comida es un buen juego entre preparaciones y reinterpretaciones de recetas clásicas, pero también procesados originales de productos, más propios de la cocina actual (helados, esferas...), consiguendo maximizar y dejar presente el sabor puro, concentrado y potenciado de cada producto, sin exceso de salsas o sobreprocesados.

Como dicen otros usuarios considero poco útil ir describiendo pormenorizadamente el menú plato a plato porque seguramente la semana que viene haya cambiado pero para referencia incluyo las fotos con una pequeña descripción. Hay fotos de todos los platos menos de un par y de 2 postres, porque estaba disfrutando tanto (y el vino fue haciendo efecto) que ya se me pasó hasta hacer foto. Me falta foto de la albóndiga de pularda y de la tórtola con angulas de campo y trufa, y de postres falta el helado de cerveza con manzana confitada y hierbas aromáticas y la cuajada de oveja con pera. Igualmente se me pasó pedir el menú por escrito de recuerdo (que supuestamente te dan si lo pides al final de la comida) así que las descripciones son de memoria y pueden no ser muy acertadas.

La mayoría de los platos me sorprendieron y me gustaron mucho, ya desde el comienzo con el trío de aperitivos y el carpaccio de remolacha (magnífico equilibrio de pequeños elementos llenos de sabor y texturas, sutil pero de lo mejor de la comida). Quizás hubo un plato que me resultó algo aburrido, por monótono, tanto que se me hizo largo de comer, que fue el cuenco de paté de higaditos de pollo, gelatina de jamón, setas y pamplinas, pero bueno, digamos que fue la excepción.

Además me gustó la alternancia de platos largos con otros de bocados, sobre todo porque los de bocado (cucharas, canapés, albóndiga), eran suficientes y funcionaban muy bien en ese formato, con lo que saben elegir cantidades. Eché en falta algo más de carne (sobre todo algo de carne roja), y algo menos de seta (que me gusta pero me pareció algo repetitivo).

La cazuela de callos que marca la diferencia entre el menú largo y XL a mí me mereció la pena. Me encantan los callos y estos estaban finísimos. Receta tradicional total, con chorizo y morcilla, con unos callos blanditos, y muy suaves. Igual yo soy más de preferirlos más picantes, pero estaban muy sabrosos.

Para los que les preocupa quedarse con hambre, al menos con el menú XL yo me quedé bien, los 14 pases, incluyendo los callos, alimentan bastante.

Mención especial también a los postres, que me parecieron muy valientes. Sorprendentes y huyendo del exceso de azúcar, trabajan con sabores potentes y sin disfrazar. Postres con toques salados (con salicornia), con amargos (helado de cerveza, sin concesiones), ácidos (cuajada de queso de cabra) y dulces (higo, pera...).

El tema del maridaje sí que es algo más cuestionable. Impecablemente presentados por la sumiller, a mí me mereció la pena, y lo recomendaría para la primera vez, pero no sé si lo volvería a repetir o ya me iría a un solo vino o cerveza. Curiosos los vinos ofrecidos, sorprendentes todos, pero tal vez sea problema mío no saber valorar los vinos demasiado "naturales" (sin filtrar, sin decantar, sin nada).

En definitiva, un pequeño gran restaurante, al que volvería sin duda, y con muchas ganas de saber hacia dónde evoluciona, si hacia un mayor purismo de esa filosofía de Km. 0 o hacia una mayor libertad creativa, a pesar de que podría significar claudicar ante ese enemigo que es la fusión.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (8)

Lady Spider76

Que suerte!

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Fue una suerte, sí, pillar las 2 últimas, pero aclaro que no son las últimas de septiembre, sólo fueron las dos últimas del servicio de comida del día que pedí (un sábado). Supongo que para septiembre todavía habrá!

hace 2 meses

Lady Spider76

Sin duda apostaremos por Montia....ya estoy reservando.

hace 1 semana

spider72

Genial Víctor, me ha alucinado cómo lo cuentas y lo que viviste...¡perfect!. aquí hay que ir yes o yes.

hace 1 semana

Víctor Roces (volgathebest)

Esta me la he intentado currar un poco más de lo normal :D

hace 1 semana

acme

¿Pero cómo. los Spider aún no han ido a Montia?. Vaya bluff

hace 1 semana

spider72

Me apetece más de momento tierra burritos.

Eso y que cuando hemos llamado siempre están petados.

hace 1 semana

Víctor Roces (volgathebest)

Complicado el tema reserva, eh? Juanma & Carol habían reservado ya en julio (son profesionales del Montia y ya han ido 3 veces) y yo pillé los últimos sitios de coña a primeros de agosto. Es plan de planear algún día de diario con bastante antelación, porque los fines de semana deben de estar complicados.

hace 1 semana

acme

Hay que reservar al acabar cada visita hasta que la jodan, si la joden claro.
Yo en Octubre vuelvo.

hace 1 semana

juanma & carol

Efectivamente, nosotros hemos salido siempre de Montia con una nueva reserva bajo el brazo.
Víctor no te preocupes por las fotos que faltan, que como nosotros fuimos a cervezas, sí nos acordamos de hacerlas.
Totalmente de acuerdo con lo del maridaje de vino. Nosotros lo hicimos la primera visita y never more.
Y si tenías poca luz haberlo dicho, que te hubiésemos cambiado la mesa!!!

ver comentario completo

hace 1 semana

Víctor Roces (volgathebest)

No, juanma&carol, no es un tema de luz, que la sala al menos en día de verano tiene suficiente, sino un tema de ventanas, y de vistas, con lo bonitas que podrían ser en ese pueblo de la sierra.

hace 1 semana

dice:

Montia 2 - Resto del Mundo 1

827 sitios, 153 siguiendo, 189 seguidores, 159 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

es quien más ha ido (3)

Junio 2014. Almuerzo Domingo.

Tercera visita a Montia y más que vendrán. La próxima en Octubre y en ese servicio ya no somos los primeros. Flipante.

Aún a riesgo de aburrir, reitero que en Montia soy feliz. Hoy he vivido el Montia menos emocionante hasta la fecha y aún así he salido encantado.

Algún
plato bastante plano como los berberechos XXL o la liebre a la royale que sin estar mal, la de la segunda visita le daba sopas con hondas. Algún aperitivo sin más como la guindilla aunque la crema de sardina que la acompañaba estaba tremenda y un detalle con los quesos. Alguno llegó, imagino que por un problema de abastecimiento, con un corte demasiado fino.

Pero claro, luego aparece una pularda en mojo serrano de diez, unas sabrosísimas judías de tierra y mar con huevas de tenca, el barbo pescado por el propio Dani, las fresas con verduritas y helado de albahaca o los tremendísimos callos y claro, terminas haciendo la ola.

Yo miraba a las mesas de al lado y me preguntaba... ¿Pero cómo coño se están perdiendo estos callos?.

Me flipan también los bocados que incorporan entre los platos. Destacó esta vez el perrito verde con salchicha ibérica y también la tosta de crema de queso de cabra.

Y como siempre, fundamental el tema vinos. Muchos de ellos difícilmente los encontrarás en otro sitio. Barranco oscuro, Bernabé Navarro, Alfredo Maestro, Eric Bordelet,...

El servicio excelente como siempre, con un equipo que se va ampliando con jóvenes incorporaciones que llegan con ganas. Continua evolución y cambios constantes en los menus, con la complejidad que supone. Atención también a la demandas de los clientes, tratando por ejemplo de equilibrar más hacia el mar aunque lo suyo, y lo mío, sea la carne, al Montia style, eso sí.

6 mesas y tres horas de auténtico privilegio

--------------------------
Abril 2014. Almuerzo Domingo. TracaFinalMesFestejos. 5 XXL

Segunda visita a Montia.

Sé que tengo querencia a la exageración y que lo que escribo suele valer para mi y para pocos más pero cuando sales de un sitio con reserva puesta para la siguiente y la susodicha es para Junio se da entonces una conjunción estelar entre el autoconvencimiento y el refrendo colectivo que no puede significar otra cosa que el lugar, Montia digo, es, por lo menos, algo a investigar... y hoxtias si lo es.

Hay dos restaurantes en el [mi] mundo en los que tras varias visitas sé que soy, con la compañía adecuada, totalmente feliz. Uno es Casa Marcelo (11870.com/pro/casa-marcelo-santiago-de-compostela/acme), en Santiago de Compostela y el otro, como no, Montia. Ergo, hoy he vuelto a ser totalmente feliz.

Montia es más que un estupendo restaurante. Es un sentirse en casa. Un sitio en el que pasarte más de 4 horas sin casi darte cuenta. Montia es también una escuela del vino donde con la adecuada curiosidad podrás constatar que hay mucho mundo al margen de los sota, caballo y rey y mucho, mucho más cerca de lo que cabría suponer. Cultivos biodinámicos, vinificación en ánfora, maceración en frío, crianza en hormigón, ¿vinazo en Cebreros?. Venga ya tron. Varios estupendos caldos destacando un Domaine Leon de Barral de evolución vertiginosa.

Idéntico equipo que la última vez, todo en orden en cocina y sala. Servicio fantástico, del primero al último, todos integrados, los cocineros explicando los platos, la sumiller un encanto, igual que el camarero. Dani y Luis, perfectos, como siempre, en su papel.

¿Lentos?. Pues no sé, puede ser pero yo no lo noté. Podría quedarme allí hasta el Miércoles.

Dos meses desde la última visita y meridiano que ningún plato se repitió. Misma filosofía de proximidad, el fantástico aroma a madera quemada también sigue ahí pero con sabores distintos, nuevos. Algunos brutales, otros quizás no tan sorprendentes en boca pero prácticamente todos apetecibles. Creo que sólo un bocado, el de tartar de truchas, no me dijo nada.

Han subido algo los precios pero no en barbecho. Se han inventado unos minibocados que aparecen en el intermedio de muchos platos, que aportan matices y continuidad. Me pareció fantástico.

De entrada Dani Ochoa no te comenta nada del XL (parece que hay que trabajarlo, pensé). Pedimos largo y maridaje y al minuto vuelve diciendo que si la liebre nos gusta. Le decimos que sí pero qué pasaría si no. Nos habla de un mar y montaña de costilla de ibérico lo que dio pie a decir la palabra mágica. No obstante nos citamos en la primera carne para ver si seguía habiendo huevos.

Adjunto XL para vuestra comodidad. En mi caso fue incluso XXL porque tuve que cargar con lo que my partner tuvo a bien renunciar, que no está la vida para andar tirándola, mi abuela dixit.

Excelente el paté de boquerones y patata suflé, una magnífica interpretación de la tapa por antonomasia que te explosiona en la boca. También la brandada de lucio, las espinacas con crema de queso y bacon, las colmenillas con lupios y erizos (¿puede un plato ser más Montia?) o la espectacular liebre en dos vuelcos: a la royale con foie y algarroba el principal y como relleno de un bollito de zanahoria para rematarla.

A muy buen nivel también el lomo, con su "deconstrucción" del chimichurri, la costilla y la terrina de pularda.

Postres originales también, me gustó especialmente el bizcocho de remolacha del primero y la delicia de peras al vino del segundo en la ya famosa botella-horno marca Montia que llegó humeando dentro de su caja de madera.

Fueron pues, 3 aperitivos, 3 entrantes con dos 2 bocados adicionales, 3 carnes más el bizcochito de liebre, la degustación de 5 quesos 5 con su té verde y pera y los dos postres con su intermedio adicional. Con su mantequillita y sus panes, se lleva bien.

El maridaje son, aparte de la habitual caña de cibeles, 6 vinos que en nuestro caso se convirtieron en 7 por algo que no viene a cuento, que todo lo queréis saber. Como creo haber insinuado ya, me parece fundamental maridar el menú. Sin el creo que la experiencia se queda coja.

Con dos cafés, agua de parte de la casa igual que un espirituoso que yo escogí a base de gin macerado en limón y tomillo (son muy de tomillo aquí) el asunto se quedó en 143€ total para dos.

Montia es dios. ¿Que no soy objetivo?. Seguro.....¿Y qué?. :-P

Eso sí, estos chicos de pescado mucho no son. No sé que tal andarán de fósforo.

---------------------------------------------------
Febrero 2014. Almuerzo Sábado. 5 o 50
---------------------------------------------------

Montia no son sólo pamplinas

Montia fontana es primeramente coruja, o pamplina como yo la conozco. Se me reveló, al menos a mí, con el último plato aunque desde el momento que entras en la casa de Luis, Dani y compañía sientes que Montia es también cercanía y calidez. También certeza de que vas a comer bien y de que te van a tratar mejor. Y eso sin siquiera haber llegado a sentarte a la mesa.

Ayer en Montía me sentí un privilegiado. Apenas 6 mesas en una sala serena, donde todo gira entorno a la madera. Destacan los suelos y un precioso tríptico trabajado a base de virutas de idem que preside el local y que, como no, firma un artista local amigo de la casa. Co-preside una magnífica chimenea de hierro. Más madera

Mesa amplia, bien vestida, buenas herramientas pero sillas de plástico, quizás lo único malo que puedo decir. De Montia me gustan hasta los baños.

El servicio es espectacular. Los cocineros se integran en la sala de forma que es el propio constructor el que explica el plato, desconocido hasta que llega a la mesa. Transmiten pasión por lo que hacen. Los jovencísimos camareros, la chica más centrada en el vino, el chico atento al más nimio detalle, tremendamente amables también y Luis y Dani pendientes de todo, saltando continuamente de cocina a sala, comentando orígenes de algún ingrediente o dando apuntes de los vinos. Equipo.

En Montia tienen meridiano lo que quieren transmitir. Quizás ése sea el mayor de sus éxitos. Parece que últimamente la alta cocina obliga a mentar a China, Japón, las extravagancias culinarias de Thailandia, Vietnam y Camboya o al Perú, que lo de aquí ya está todo muy trillado y "demodé". Pues no padre, ayer en Montia, una extraordinaria entrécula de vaca, castañas y ciprés me teletransportó a la infancia, a la aldea de mis abuelos, a aquella lareira donde los aromas de la madera lo impregnaban todo. A esa carne ahumada, al aroma de carballo en mi caso (no todo puede ser perfecto). El plato te lo presenta el cocinero en una botella bordelesa hábilmente abierta a modo de improvisado horno. El corte entero de carne se ahuma por el efecto de la quema de las ramitas de ciprés que también asan las castañas. Emplatado, la castaña se transforma en crema y el ciprés se incorpora tras una larga maceración como una sutil salsa con base de puerro.

Hubo muchos otros momentos, exquisiteces, matices, sabores, algunos complejos, todos con un motivo, pero lo mejor que puedo hacer es no desvelarlos, no vaya a ser que los joda. Siento que si os lo cuento, más que ayudando os estoy haciendo una putada. Montia también es sorpresa, confiar y dejarse llevar, ir sin ninguna idea o prejuicio.

Quizás el único pero es que el menú está un poco descompensado hacia la carne, que gira todo entorno a lo mismo. Yo soy fan total de la carne con lo que para mi se convierte en el defecto perfecto pero entiendo que a determinado público le pueda apetecer otro tipo de variedad, porque aquí variedad, también la hay pero con la carne como protagonista.

Algunos hints & tips por si insistes en no ir a ciegas:

- Dos menús, uno corto y uno largo. El largo, 40€ por 4 aperitivos, 5 platos, 1 tabla de quesos y 2 postres.
- El maridaje del menú largo son 18 euros e incluye 1 cerveza artesana, 2 blancos, 2 tintos y un porto twany. Imprescindible. Muy cuidada selección
- Si no quieres el maridaje puedes pedir por copa o botella dentro de las opciones del maridaje.
- El agua no la cobran y es de una fuente manantial cercana. "Icir", que van a por ella a la fuente vamos.
- El café está bueno, viene en cafetera italiana. ¿Selección de azúcares?, leche ecológica, como no podía ser de otra forma
- Vimos teteras individuales de hierro.
- Salimos de allí pidiendo reserva para mediados de Febrero y, como era de esperar, estamos en lista de espera.
- Entramos a las 14:45 y salimos pasadas las seis.
- 2 menús largos, uno con maridaje, otro con caña de cibeles (invitación) y dos copas de blanco más dos cafés 109€ total para dos.
- Relación calidad precio infinita.
- Abrigaos que fuera hace frío.

Montia es cercanía, es campo, monte, ecología (en el buen sentido de la palabra). Montia es dios.

Ojalá os sea rentable y no tengáis que cambiar. Y si cambiais, que no perdáis la esencia. Y, sobre todo, no os vengáis a Madrid.

-------------

PS: Fotos cortesía de Acma.
PS: Me lo introdujo Sr. Rodriguez, sibarita a tener muy en cuenta, hace ya muchos meses. Luego empezó a sonar mucho, llegando a casi petar ya antes de que llegasen los, sin duda merecidos, reconocimientos. ¿Habré ido en el mejor momento?.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (81)

davidperezf

Say no word...

hace 8 meses

Miss Migas

Las estrellitas lo dicen todo. Ouh Yeah!!

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Me alegro. Esperamos la crónica completa con detalle

hace 8 meses

acme

Yo de mi vida privada no hablo.... Al menos hasta el lunes :)

hace 8 meses

je suis béatrice

Ya no me habléis ninguno, ni tú ni David ...

hace 8 meses

José Luis Gracia

Por lo que escribes pinta muy bien, tomo nota para ir en cuanto tenga un hueco y encuentre plazas, claro.

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Me alegro un montón. La verdad es que leyendo tu crónica y recordando nuestra experiencia (también comparándola con otras más cercanas...) sentimos la necesidad de repetir. y ¿dices que en febrero ocupado??? ay madre la crisis...

hace 8 meses

acme

Yo quiero volver en una fecha específica de febrero por una visita que para más inri no conoce El Escorial y estamos de segundos en la lista de espera. A ver sí a la peña le da pereza y cancela

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Nos lo plantearemos para abril. Primavera, paseo por el monte...y Montia

hace 8 meses

acme

Gracias a vosotros por la experiencia de ayer. Por cosas como ésta los lunes tienen sentido. Espero que de aquí al 16 algún inconsciente cancele y pueda volver a veros :)

hace 8 meses

je suis béatrice

Uff, viendo el menú con tanta carne,imposible ir con mi media naranja...

hace 8 meses

davidperezf

:-))))))))))))))))))))))))))))))

hace 8 meses

davidperezf

y qué bien lo has escrito y descrito todo

hace 8 meses

acme

béatrice, falta mili en casa :)

hace 8 meses

je suis béatrice

Ya se lo digo yo....

hace 8 meses

acme

Se hace saber que en Montia están dando en Domingo para finales de Abril y en sábado peoooooor

hace 7 meses

Sr Rodriguez

Joooder. Cuando lo que hacen los premios.....

hace 7 meses

acme

Sí, supongo que será eso pero también que el sitio es enano y que al Escorial un martes a cenar como que no,....

Menos mal que llamamos, ya me veía de excursión en pleno verano

hace 7 meses

Sr Rodriguez

Jo, creo recordar que nosotros llamamos en la misma semana. Eso si, 31 de agosto.Pues nada, veré a ver qué sábado de mayo no va a llover y va a hacer día de paseo serrano para reservar....

hace 7 meses

je suis béatrice

Joeeeer....

hace 5 meses

Miss Migas

Qué bien os lo montáis, acm@s....Me gusta que sigan fieles a su línea y estilo, desde luego tienen una delicadeza especial, ganas de repetir pero faltan días y antes hay taaaaaantos. Sigue llenísimo, ¿no?

hace 5 meses

davidperezf

...muero....

hace 5 meses

Bermar

De las mejores críticas que he leído... un verdadero placer!

hace 5 meses

acme

Gracias Bermar pero no te fíes mucho de mi. Pregúntale a Je suis beatrice del Kena, pregunta, pregunta :-)

hace 5 meses

je suis béatrice

Ya empezamos...

hace 5 meses

acme

Acabo de releer la opinión del innombrable (Kena) de Bermar y es de tu palo, mujer. Si es que estáis todos contra mi.

hace 5 meses

je suis béatrice

Es verdad, de todas formas he notado que progresas adecuadamente poniendo las estrellas, poco a poco y mientras no te dejes deslumbrar por Fanjul irás aprendiendo. Y de tu prosa vibrante y ágil ya ni hablamos...

hace 5 meses

je suis béatrice

Por cierto que dices que hay dos restaurantes en "tu mundo" en el que eres feliz y nombras el casa Marcelo y el Montia...ya me va usted añadiendo el Nakeima que será que sufre mucho allí...

hace 5 meses

acme

Uy,... no le queda nada a Nakeima para estar en Santiago de Compostela.
Además aún no he ido lo suficiente :-P

hace 5 meses

Bermar

Acme el día que KENA me regale una camiseta como a tí, compartiré tu crítica... mucho te tuvo que gustar esa prenda ;)

hace 5 meses

Bermar

acme i need you (en tu idioma), mañana DM comeremos en Montia... recopilando tus visitas ¿algún consejo además de tus tips de la primera visita?, y para ir creando... ¿variedad en espumosos?

hace 4 meses

acme

El mejor consejo que te puedo dar es que hagas ya la crítica y le pongas 5 estrellas porque cualquier cosa distinta significará una abrupta ruptura de esta incipiente amistad. Dicho todo esto desde mi incondicional amor a la democracia y a la riqueza del pluralismo y la diversidad. [voz el padrino =off]

En el maridaje no ponen espumosos y la carta de vinos es bastante reducida (creo que ni está impresa) y se basa en las opciones que disponen para los diferentes maridajes. Entre eso y que yo no soy de espumosos pues.... no sé que decirte.

El menú corto debe ser muy corto porque el largo a mi me parece normal y el XL es un sólo plato más y se lleva bien.

Andaban a vueltas con una tencas, igual se están animando con el pescado.

El maridaje está, en mi opinión bien de precio ( a 18€ para el XL) y creo que es importante pedirlo

Y no vayas con prisa...

Yo vuelvo a finales de Junio.

ver comentario completo

hace 4 meses

Bermar

Va todo tan deprisa que lo incipiente ya ha quedado obsoleto... aunque el haber dado 5 estrellitas a tu amigo Luis y que no te apasione el champagne hace que recele de tus gustos. Te mantengo vivo gracias a la Mahou y Nakeima :)

Me queda clarísimo que pediré el XL, pero la fiebre del maridaje se me fue hace mucho tiempo y me entró, cuando la billetera me lo permite, la del champagne hasta con el cocido. Por cierto, deberías probar este maridaje.

Jamás voy a un restaurante con prisa pero me ha gustado que me avises.

Muchísimas gracias acme por tus consejos.

ver comentario completo

hace 4 meses

acme

bastante tengo con introducir a mi partner en el vino blanco "suavecito" como para andar con complicaciones de "champaña" :p

hace 4 meses

Sr Rodriguez

A falta de presupuesto para champañas hace un tiempo que le pegamos al cava. Además de ampliar horizontes y salir del "blanco-tinto", hemos descubierto un maridaje perfecto que "va con tó" en restaurantes majos en los que no te apetece pagarles el maridaje completo

hace 4 meses

acme

cuesta 18 euros el maridaje completo....

hace 4 meses

Sr Rodriguez

Ya, en Montia si. Me refiero a otros restaurantes que te calzan bastante más. 18 por persona está bien (muy bien)

hace 4 meses

Bermar

No me cuadra que pidáis maridaje completo entonces... Si el champagne es eso; vino blanco suavecito con la aguja más fina que te puedas imaginar. Aunque pensándolo bien, ojalá nunca hubiera probado ese espumoso del demonio...

hace 4 meses

acme

la "champaña" está vetada. Lo único que le gusta es el riesling DR Loosen del año. El maridaje lo pido yo cuando puedo si no, alguna copita suelta.

Y digo yo, ¿pare qué doy tantas explicaciones?. Tomar champaña me parece de collemans :) y yo soy de pueblo. Patrimonio de la Humanidad pero pueblo al fin.

hace 4 meses

acme

De acuerdo Mr R. Yo maridaje clavada talque Coque o Freixa no lo trabajo. Me parece un robo sibilino. Pero Montia es otra cosa....

hace 4 meses

Bermar

Siento decirlo pero el maridaje se llevaba cuando Las Grecas fueron número 1, aparte de que sienta mal, y niño Dios llora (Piti dixit)

De Collemans: jajaja

hace 4 meses

je suis béatrice

Mira que decir que comer con champagne es de Collemans...Yo no consumo más por el precio y el cava me encanta...Y no le insistáis a Acme que hasta que no lo fabriquen en su aldea no le va gustar..Pobriño.

hace 4 meses

Sr Rodriguez

Totalmente de acuerdo Acme. Además, ya que mencionas a Freixa o Coque, mal me parece pagar lo que cuestan su maridajes para recibir a cambio un simple Juan Gil o un Mara Martin (de Martin Códax), este último a 6 pavetes la botella. En esos casos, tiro de espumoso que "marida" bien con casi todo, no entorpece el sabor y me clavan menos

hace 4 meses

acme

ciertamente...

hace 4 meses

Bermar

Béatrice si ya lo fabrican en su tierra, el Agnus Dei. Parece mentira que siendo Papa no lo conozca...

hace 4 meses

Bermar

Sr. Rodríguez lo has clavado, no entorpece el sabor y para nosotros marida con todo.

hace 4 meses

acme

Bermar, el Papa sabe que Agnus Dei lo compró Freixenet y eso significa que está secuestrado y ya no es gallego. Nosotros estamos a comprar no a vender.

Y no os hagáis líos, ni el champaña barato ni el cava carete que me he tomado yo marida con la carne como un buen tinto de Barrantes, de esos que llevan tanto tanino que dejan una lágrima sólida en la cunca blanca.Al menos para mi que soy un ignorante de este lado de la calle Francisco Silvela.

Ay! dios, cuanto me queda por enseñar....

Y las bebidas gasificadas, natural o artificalmente deben ser malas malísimas como una cena en Yu-Lai ése.

ver comentario completo

hace 4 meses

acme

Y la que tanto pía debe tomar el cava a escondidas porque no recuerdo una sola de sus opiniones en la que se haya tomado sorbo. Será que luego hay que conducir,....

De Mr R no digo nada porque el tengo un respeto sumo desde que me introdujo Montia.

hace 4 meses

je suis béatrice

O será porque lo compro y me lo bebo en casa tan a gusto . O también será que puedo decir que me gusta, como me gustan otras cosas pero soy una mera aprendiz sin complejos que voy pidiendo consejos entre otros al Sr Rodriguez, que para mí en esto es el Papa.

hace 4 meses

Sr Rodriguez

No me canso de leerte, Acme. Lo que me queda por aprender !!! . Menos mal que aún puedo pasar por "jóven promesa"

Por cierto aprovecho la ocasión para "vender" la tienda de vinos Barolo. De las que conozco, la que mejor variedad de cavas tiene, muchos de ellos de pequeñas bodegas y que normalmente no se encuentran por Madrid.

hace 4 meses

Bermar

He dicho que se fabrica en tu tierra... que estéis dirigidos por catalanes es otra cosa ;)

Por tergiversar y no entender de espumosos, mi mentor pasa a ser el Sr. Rodríguez.

hace 4 meses

acme

Che Che, que yo por mentar cobro así que de mentor nada. No me tergiverse. Note que le trato nuevamente de usted pues Maribona me lo reclama. Acabo de recibir la buena nueva de que por fin he superado el examen y dejo las penurias del 118

hace 4 meses

Avelio

Excelente comentario Acme. Ganazas de ir a Montia!

hace 4 meses

davidperezf

Eres mi faquin idolo

hace 3 meses

Adreid.

Has estado hoy?? Porque si es así hemos coincidido

hace 3 meses

acme

Coño Adreid, pues ya es coincidencia. Nosotros éramos dos y estábamos en la mejor mesa :)

hace 3 meses

Adreid.

Si?? Al lado nuestro había una mesa de 2, nosotros eramos una mesa de 4 al lado de la puerta

hace 3 meses

acme

Los 4 de al lado de la chimenea?. Nosotros éramos los dos que estaban al fondo en la esquina pegada a la chimenea

hace 3 meses

Adreid.

No, en la entrada donde el ventanal, lo mas alejado a la chimenea.. Pues no os llegado a fichar.. Veía al fondo una mesa de 4 o 6, mas delante una de 4 jovenes (30 años o asi), luego otra de 4 con señores mayores, una de 2 con un hombre con barba y camiseta negra y su mujer rubia y ya luego nosotros 4, jovenes tb.

Creo q estaríais entre la mesa de 6 del fondo y la de los 4 treintañeros. Puede ser?

ver comentario completo

hace 3 meses

acme

Estábamos detrás de los 4 jóvenes de 30. Justo en la esquina. Nosotros jóvenes también pero no tanto :). Una pena no haberte saludado porque en Montia podremos coincidir otra vez pero en el 99 sushi bar creo que va a ser que no :).

Quizás en Kena...

hace 3 meses

Adreid.

Justo en la mas alejada... Una pena. En Montia no coincidiremos porque hemos reservado para Noviembre pero a un Kena en la barra me apunto. Por cierto, nosotros si que hemos disfrutado los callos, puro placer!

hace 3 meses

eum

Madre del amor hermoso! Están cogiendo reservas para octubre?? Me alegro por el éxito, inocente de mi que pensaba llamar en julio para pedir mesa para septiembre y pensaba que iba sobradísima!!!

hace 3 meses

Adreid.

Si no es finde encuentras mesa de un mes a otro, para sabado/domingo llama cuanto antes, te diría que con 6/8 semanas de antelación. Nosotros ya lo hemos dejado hecho para Noviembre eum.

hace 3 meses

Lady Spider76

Pues ya estoy tardando!!!!! Yo era también de esas inocentes que pensaba que había menos problemas con la reserva...

hace 3 meses

PXS

Esa pularda de lágrima :___)

hace 3 meses

acme

Gonzalo Nakeima y Dani Montia ahora mismo en Radio 3

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Igual la pregunta es ingenua, y la respuesta obvia, pero ¿Cómo solucionáis el tema de ir en coche hasta San Lorenzo de El Escorial, comeros 2 menús degustación con maridaje de vinos, y luego volveros a Madrid en coche?

A mí me parece un problema importante, casi de base, para ir a este restaurante con el menú de maridaje, teniendo en cuenta que cerca del 100% de los clientes van en coche. Vamos, que en todas las mesas va a tener que haber uno al menos que se quede sin probar el maridaje...

ver comentario completo

hace 2 meses

spider72

No es ingenua ni obvia, Víctor...de hecho creo que ya surgió la polémica en su día y que algún usuario declinaba el menú con maridaje precisamente por el tema conducción. Simplemente no hay solución, me temo. Salvo que te quedes a dormir en el Hotel Botánico la siestaca...

hace 2 meses

davidperezf

Nosotros fuimos en tren. La ida se hace entretenida, pero la vuelta es un auténtico bajonazo. Además en el tren de vuelta me enteré de que la había palmado PSH, mi actor favorito (lo cual viene a colación porque es super importante y un factor decisivo para ir en tren o en coche y por eso te lo comento)

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Es que este está el primero de mi lista en pendientes pero me da rabia que uno de los dos, o de los cuatro que vayamos se tenga que quedar sin probar un menú con maridaje. Que es cierto que beber agua de manantial tampoco es vergonzoso y he comido con agua en restaurantes caros justo para recortar la cuenta, pero es que justo este es un restaurante para comer con vino a un precio impecable en comparación con un menú similar en Madrid.

ver comentario completo

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

En tren? Pues no sé, habrá que pensárselo, pero es cierto que tiene que ser LA BAJONA la vuelta.

hace 2 meses

Sr Rodriguez

Comes a las 14.30h, terminas a las 17h, y después de pegas un paseo de un par de horas por el camino de Horizontal admirando Abantos.
Después, bajas al paseo Floridablanca y te sientas en una terracita a tomarte un granizado de limón.
A eso de las 21h te recoges y arreglado

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

¿"paseo por el camino de Horizontal"? Suena a eufemismo de "siesta", jajajaja.

hace 2 meses

Avelio

Yo recomiendo ir a cenar y quedarse a dormir en el Hotel Posada Don Jaime, que es un hotelito con encanto que está en la calle de al lado (habitación y desayuno 50 €). Al día siguiente paseito por el Monte Abantos, almuerzo en el Cafe Crochet y "pa casa" con una sonrisa de oreja a oreja.

hace 2 meses

Sr Rodriguez

Victor no lo es. Se llama así, de hecho hay un restaurante del mismo nombre (horizontal).

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Lo de dormir allí me encantaría, pero por ahora no me es posible, y lo de dar vueltas para bajar la cogorza, no está mal, pero la veo un poco larga de ejecutar. Por ahora la idea del tren es, sorprendentemente, la que me seduce más.

hace 2 meses

spider72

Yo lo del tren no lo veo mucho...pero oye one night stand en el escorial con Montia puede ser muy chulo...casi como ir a Atrio y dormir en el hotel.

Es que luego pegarte el viaje de vuelta en tren con la papa...buf. Y sí, Avelio tiene razón, el Don Jaime está chulo.

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Por lo que veo, mejor que el tren, es el autobús, que tiene más frecuencia (cada 15-20 minutos, frente a la hora del tren), y tardan más o menos lo mismo (50 minutos trayecto).
Definitivamente es mejor opción quedarse por ahí paseando o hacer noche allí, para el que pueda, pero en mi caso eso implica llevar niño (y no entra en mi plan, y menos tener que dormir con él en hotel), mientras que cualquier plan que solo implique mediodía y primera tarde se puede arreglar con un canguro de día y a disfrutar en plan free.

ver comentario completo

hace 2 meses

Sr Rodriguez

Además, el tren no llega a San Lorenzo, se queda en El Escorial

hace 2 meses

Avelio

Victor, yo lo del crío en Montia no lo veo...

hace 2 meses

EspaciosSecretos

Yo no soy contrario a aprovechar la visita para pernoctar y que se yo al día siguiente irse a comer a Avila pero que nosotros nos metimos el maridaje y tampoco es que salgas dando tumbos. Son 15 minutos más por la A-6 que ir a comer a Las Rozas

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Claro, claro, Avelio, eso es lo que he dicho en mi comentario. En ningún momento se me ha ocurrido. Sería dejarle con una canguro, ir a comer, y volver antes de la noche. Una cosa es ir con él a restaurantes cerca de casa y otro llevármelo en autobús a 50km. No estoy tan loco!

hace 2 meses

Avelio

Además que ya te digo yo que se queda sin comer, los platos que te ponen en Montia no son aptos para niños (ni para muchos adultos, je, je). Aquí hay que saber a lo que vas.

hace 2 meses

Víctor Roces (volgathebest)

Mi hijo solo toma leche materna y papillas (7 meses), hasta dentro de 8 años no creo que le lleve a comer a un restaurante a comer platos más allá de lo típico.
Y sí, he leído suficientes opiniones para suponer a lo que iría. A disfrutar, espero.

hace 2 meses

dice:

BRUTAL

122 sitios, 28 siguiendo, 44 seguidores, 12 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

2 checkins aquí

2ª visita y otra vez de 10. Servicio super eficiente, simpáticos y el maridaje es espectacular!
Otra vez volvimos a reservar después de la cena. Deseando probar el menú XL que nos ofreció al final charlando... No sabía que existía! Un postre extra si que probamos pero no me emocionó.
Creo que ahora mismo, está
en mi Top3.

No pensaba subir fotos para no joder la experiencia a quien fuese a ir pero los platos cambian muy a menudo, solo repetimos uno.

Las fotos corren a cargo de mi amigo e instagramer fresandco.

------------------------------------------------------------------------

Hace tiempo que decidí no ver fotos y no leer críticas acerca de los restaurantes con tan buenas referencias (al menos la parte en la que se destripan los platos) para disfrutar plenamente sin tener opiniones influenciadas o expectativas demasiado altas. Y así fue. ¿El resultado?
Puedo decir que en Montia he disfrutado una de las mejores cenas de mi vida.

Reservamos con casi un mes de antelación, ya había pasado Madrid Fusión, donde triunfaron. En ese mes hemos cenado en muy buenos restaurantes pero lo de Montia superó todas las expectativas.

Un sitio bien decorado, con gusto, austero pero acogedor, en tonos claros. En el baño hay una fuente estanque precioso. El equipo joven pero correctísimos y simpáticos. Cada plato lo explicaba uno distinto y siempre perfectamente. Un auténtico 10.

Entre tanto elegimos el menú largo, que el sumiller nos maridó increíble, con vinos de pequeños productores y todos muy diferentes a lo acostumbrado. Un juego.
Quizá hay algún vino que no te va tanto pero sorprenden, y a mí eso me gusta ya que es difícil encontrar vinos distintos con tanta microoxigenación y tanta leche y a muchos les costaría diferenciar un vino de Sudáfrica con un Rioja o uno chileno cuando la tierra donde están plantadas esas vides poco tiene que ver.
Desde hace tiempo, siempre dejo que recomiende el sumiller de turno y me ahorro leer esas enciclopedias con 600 referencias. Cuando no quiero maridar opto por una referencia económica, en torno a 20/25€ y es que veo una tontería gastarse un dineral en una efímera aunque placentera botella.

La comida empieza con tres aperitivos, quizá lo mas flojo para mi gusto. Antes te sirven 2 tipos de panes caseros, buenísimos. Uno de ellos de una especie de trigo que encontraron en Egipto y se ha vuelto a cultivar. Curioso. Se acompaña de una mantequilla ecológica, una palabra que se repetirá a lo largo de la noche.

2 aperitivos, 5 salados, tabla de quesos y 2 postres con 4 copas de diferentes vinos por 50€. Increíble, me parece un auténtico regalo.

Al igual que me gustaría que La Candela se trasladase a Madrid, como va a ser proximamente, me uno a la petición de que Montia se quede donde está. No puede tener mas encanto!
Creo que es mejor ir a comer y aprovechar la tarde dando un paseo por El Escorial.

Al final no nos quedó mas remedio que volver a reservar in situ.

opinión completa »

etiquetas: buen precio, escorial, favstar, muy serio

guardado en mis listas: Pendiente escribir, Volver

dice:

Imprescindible!!

61 sitios, 22 siguiendo, 30 seguidores, 6 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Septiembre 2014
----------------------

2ª Visita a Montia.Menú degustación XL que viene a ser el menú largo mas plato de callos.

Platos diferentes, mismas sensaciones, 3 meses después y en todo el menú solo se repite algún queso del plato de quesos, Maravilloso.

Ya lo actualizaré pero
aun tengo en el paladar el sabor de un plato llamado ajos a la gambilla tremendo

Desde la última visita un cambio de en la sala y una incorporación a la cocina.

Con el menú XL y el maridaje de vinos naturales 52+20 .Magnífica relación calidad precio.

El restaurante Montia obtuvo hace pocos meses el premio al cocinero revelación 2014 en Madrid Fusión.

A uno 60 kilómetros de Madrid por la carretera de la Coruña (A-6) y tras dar unas vueltas por las empinadas cuestas tan típicas de esta población de la sierra, encontramos en una pequeña plaza este tesoro escondido que bien vale el desplazamiento.

El restaurante Montia es el sueño hecho realidad de dos jóvenes cocineros, Luis Moreno y Daniel Ochoa, que tras pasar por las cocinas de grandes restaurantes han querido llevar a su propia casa su buen hacer tras los fogones y su forma idealista de interpretar la gastronomía, una cocina que mezcla la tradición con la vanguardia y dando el protagonismo al producto local y al pequeño productor.

Una pequeña sala con predominio del color blanco y decoración minimalista con algunos pequeños detalles de artesanía que posteriormente aparecerían también en las presentaciones de algunos platos.

Siete mesas bien vestidas con manteles de hilo con capacidad para unas 25 personas y correcta separación entre las mismas.

No disponen de carta sino que te ofrecen dos opciones de menú degustación, uno largo y otro corto cuyos platos irás descubriendo a medida que lleguen a la mesa ya que tampoco hay un guión previo de los mismos. Nos comentaron que el que menú está en constante cambio debido a su sistema de abastecimiento por lo que es probable que de una visita a otra no repitas ningún plato.

Para completar la experiencia te ofrecen la opción de un maridaje de vinos naturales que comienza con una cerveza artesana La Cibeles.

Panes biodinámicos artesanos y una muy rica mantequilla procedente de Colmenar Viejo preceden a la comida propiamente dicha.
- See more at: espaciossecretos.com/2014/05/18/restaurante-montia/#sthash.wzphW3MU.dpuf

opinión completa »

etiqueta: el escorial

davidperezf

estuviste ayer domingo? coincidimos entonces

hace 13 horas

EspaciosSecretos

Nosotros fuimos el sabado a comer aunque imagino que el menú si sería el mismo :)

hace 12 horas

dice:

Próxima estrella michelín

91 sitios, 58 siguiendo, 53 seguidores, 6 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Excelente experiencia en MONTIA, el restaurante gastronómico situado en San Lorenzo del Escorial. Aprovechando que jugaba la selección cenamos en este restaurante en el que reservar es complicado, cosa que no me extraña en absoluto. Local un poco escondido en el centro de la localidad, decorado en plan minimalista pero muy acogedor (atención a los baños que son una monada).

Dos personas. No tienen carta, hay menú corto y menú largo y se acabó. Perfecto porque así no hay que comerse el coco para pedir. Pedimos un menú largo y uno corto, que se diferencian en que el corto tiene una carne y un postre menos.

Nos pusieron para empezar unos panes, un trozo de trigo blanco y otro de kamut, una variedad de trigo rescatada del olvido gracias a unos granos encontrados en una tumba del antiguo Egipto. Que historia más bonita para empezar la cena, y es que en Montia todo es así... natural, sorprendente, biológico y ecológico. De aperitivo nos ponen un cuenquito de una riquísima mantequilla casera de una granja de la sierra, que duró un suspiro.

Empieza el espectáculo.

Aperitivos: bisque de cangrejo de río con emulsión de puerro y pamplinas, patata soufflé rellena de crema de boquerones en vinagre y ravioli de pollo al chilindrón.

Entrantes: salpicón de mejillones con pesto y emulsión de cítricos, tostada de espelta con queso de cabra batido y frutos rojos, judías verdes marinas (una especie de alga) con huevas de trucha y salsa holandesa y un aperitivo de barbo en escabeche (pescado el día anterior por el cocinero, no es broma).

Pescado: bacalao asado con guisantes lágrima, emulsión de los propios guisantes y puré de avellanas.

Carne: pularda marinada asada bañada con caldo de carne casero. Y hasta aquí el menú corto. Extras del largo: Riñón de lechal a la brasa, servido en una teja con una brasa para mantener el calor y el aroma, y liebre a la royal con gnocchi de patata y remolacha.

Prepostre: Tabla de quesos de la sierra de Madrid de cabra, oveja y vaca servidos en una pizarra con compota de frutas acompañados de un té de pera frío para desengrasar.

Postre: Sopa de frutos rojos con helado de wasabi. Postre extra del menú largo: Una falsa piña con helado y bizcocho.

Para beber, rechazamos el maridaje porque no nos gusta mezclar bebidas, y pedimos que nos pusieran un vino que le fuera bien al menú. Nos pimplamos una botella de vino blanco ecológico de albillo de Cebreros del que no recuerdo el nombre, criado en tinaja de barro y barrica, un poco ajerezado, convenientemente decantado para la ocasión. Agua traída de la fuente de la Concha del Monte Abantos servida a discreción.

No me entretengo en describir el sabor de los platos porque estaban todos deliciosos, a cual mejor. Todos acompañados y aromatizados con pétalos de flores y hierbajos de la zona que les daban un sabor especial, una locura. En resumen, tres horas de absoluto disfrute. Servicio simpatiquísimo (6 camareros para 7 mesas). Todos los platos perfectamente explicados y servidos a su debido tiempo. Atentos a rellenar la copa y servir pan.

Con café servido en su cafetera italiana (ecológico por supuesto) y una cervecita La Cibeles de grifo, salió por poco más de 100 euros (unos 50 por barba). Un chollazo. Si algún día monto un restaurante me gustaría que fuera como Montia. Como decía al principio, no me extraña que sea tan difícil reservar. Y peor que se va a poner en cuanto le den la estrella michelín, que sin duda se merecen.

Por cierto, si es cena, recomiendo quedarse a dormir en el Real Sitio, que fue lo que nosotros hicimos. Un acierto total, je, je...

opinión completa »

Lady Spider76

Estamos en lista de espera para mañana....a ver si hay suerte! Muy buena reseña.

hace 3 meses

Miss Migas

Fantástica reseña. Qué ganas de volver, cuánto disfruté!!!!

hace 3 meses

dice:

ESPECTACULAR MENÚ DEGUSTACIÓN XL EN ESTE RESTAURANTE DE SAN LORENZO DEL ESCORIAL ELEGIDO "RESTAURANTE REVELACIÓN 2014"

578 sitios, siguiendo a uno, 477 seguidores, 78 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

MONTIA, en San Lorenzo del Escorial, se ha hecho mega famoso por recibir, en la última edición de Madrid Fusión 2014, el premio al restaurante revelación. Desde ese momento, las reservas han aumentado tanto que, para ir en fin de semana, hay que esperar tres meses. Cuando fui, el pasado 30 de marzo, aproveché para reservar otra vez. Me han dado mesa para el 19 de junio. Obviamente, es más fácil encontrar sitio entre semana, aunque hay que tener en cuenta que cierra domingo noche y lunes y que, de martes a jueves, sólo dan comidas.

Lo peor de Montia, para los que vivimos en Madrid, es que está a tomar por el culo. De Madrid al Escorial hay un buen paseo, unos 40 minutos y, salvo que alguien no beba, veo inviable ir a cenar y luego coger el coche de vuelta a altas horas de la madrugada –en este restaurante te puedes pegar cuatro horas de cena fácilmente-.

Por tanto, el plan ideal es ir a comer un sábado o domingo, llegar a las 2, estar hasta las 6 y pico, hacer una visita al Escorial, tomar algo en alguna terraza -si es que no hace un frío de cojones, como acostumbra por esa zona- y luego, a eso de las 8, coger el coche y volver. Eso es lo que hice con dos amigas el pasado domingo y lo pasé genial.

Cuidado con la dirección, no te vayas a equivocar y acabes en el pueblo El Escorial, que no es lo mismo que San Lorenzo del Escorial. No serías al primer panoli que le pasa. Para aparcar no creo que haya problema. Alrededor del restaurante hay varias callejuelas en cuesta donde puedes dejar el carro.

El sitio es bastante pequeño, con unas 6 mesas. La decoración es muy sobria, en tonos blancos y con una chimenea en el centro. El ambiente muy tranquilo. Las mejores mesas son las dos del fondo.

No hay carta, sino tres menús, que van cambiando según la temporada. El corto sale por 35 €, el largo por 48 € y el XL con plato extra (callos en mi caso) sale a 52 €. Ya que vienes hasta aquí, hay que tomar el menú XL sí o sí. Es bastante cantidad, pero el disfrute es máximo.

Todos los productos que utilizan son de la Comunidad de Madrid y, además, tienen su propio huerto. La verdad es que son muy fans de las hierbas y plantas, que añaden prácticamente a todos los platos.

Lo más recomendable es acompañar el menú con el maridaje que ofrecen. Cuesta 15 € para el menú corto, 18 € para el largo y 20 € para el XL. Consta de cervezas, vinos blancos, tintos y vino dulce. Todos ellos muy originales y diferente a lo que uno está acostumbrado.

El menú consta de varias partes, que te explica un miembro del equipo de Montia. Un equipo joven, con aire hipster y especialmente simpático. Cada uno de los platos es una pequeña obra de arte en cuanto a presentación y exégesis. Un absoluto 10 en ese sentido.

Empieza con tres snacks, servidos a la vez, a cada cual más rico: un mini sándwich crujiente con paté de cordero, una pelota de rabo de toro que explota en la boca y es deliciosa y un tarro donde sirven un bifidus con cangrejo de río.

El siguiente plato es una crema de queso con espinacas, bacón y agridulce de ciruelas. Riquísima la crema de queso. Buen plato.

Pasamos a la emulsión de hierbas aromáticas con lengua escabechada y jurel. La mezcla de la lengua con el pescado jurel muy rica.

A continuación nos traen una pequeña tosta de espelta, brandada de lucio -un pez de agua salada-, compota de pimiento y pamplinas (una planta que crece en los ríos). Se come con las manos por lo que cuidado al morder, que se rompe todo. Muy bueno.

Después, otro plato para comer con las manos. Éste realizado con trucha, un pescado que no suele verse mucho por los restaurantes. El sabor no nos convenció demasiado. Fue el que menos nos gustó.

Volvemos a los cubiertos y nos traen un revuelto de oricios y trigueros con yema de huevo. Se mezcla todo y a disfrutar. Plato espectacular.

Llegan las carnes y empezamos con un lomo de ternera muy poco hecho, casi crudo, acompañado con migas. Jugoso, tierno y excelente sabor.

Toca otra vez comer con las manos. Esta vez un bun (bollo chino) relleno de pollo con un sashimi de langostino por encima. Locura absoluta.

El menú termina con la liebre a la “brutal”. Un plato con base de hamburguesa de liebre, un poco de foie fresco y más liebre por encima. Plato contundente y broche de oro absoluto.

Pero amigos, ya sabéis que yo soy un tipo insaciable y, cuando me ofrecieron un plato de callos, no dudé en aceptarlo como mi pre-postre. Pura melosidad. Brutales.

Debo deciros que me tuve que quitar el sombrero ante mis dos grandes amigas y acompañantes de comida. Que aguantaran todo el menú y se lanzaran también a por los callos no me lo hubiera esperado jamás. Ya sabéis que, normalmente, las chicas comen menos y están preocupadas con engordar. Pues ellas se lo zamparon todo y disfrutaron como enanas. Porque son mis amigas que, si no, me hubiese enamorado de ellas. No hay nada que me guste más que una chica que come de todo y beba vino. Las tiquismiquis que no salen del filete empanado y no toman platos cuyos ingredientes no son fácilmente identificables, ¡para otros!

Pasemos a los postres. Primero te traen una tabla de quesos. Odio el queso a pelo, -es lo único que no como-, así que no lo probé, pero a mis amigas les encantó.

A mí, a cambio, me trajeron un postre de remolacha que me gustó mucho y, mira que la remolacha no es muy sexy.

El siguiente plato era un rico milhojas de naranja y, por último, un vasito con una tarta de zanahoria y polen dentro.

Con semejante empacho no podíamos ni levantarnos de la silla, así que nos pedimos un café. Recomiendo tomarlo, pues es totalmente artesanal y te lo traen en tu propia cafetera.
Y esto fue todo. 4 horas y media de absoluto disfrute y con la sensación de haber tenido una de las mejores experiencias en lo que va de 2014.

Estos chicos de Montia van a conseguir algo grande. Apuesto por su primera estrella este 2014. Se lo merecen.

Al final, la cuenta salió a 70€ por cabeza. Inmejorable relación calidad-precio.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (2)

Sr Rodriguez

Buena (y lógica) subida de precios....

Justo lo acabo de leer en Metrópoli que han metido una subida del 20% post Madrid Fushion, pero si me salen las cuentas al menú largo le han calzado un 30%, que estaba hasta febrero en 40 eur

En fin, habrá que ahorrar un poco más y repetir pero ya veo que hay que ir reservando con 3 meses

hace 6 meses

acme

El menú largo parece más largo que el que tomamos en Febrero. Ya no te digo el XL. Igual han adaptado la oferta. Si es así me parecería una forma elegante de hacerlo. En vez de subir el precio porque yo lo valgo, te hago un menú más largo.

hace 6 meses

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Efectivamente, hay un lío de precios. Y como comentáis, han ido subiendo. Los que yo comento son los actuales confirmados con ellos mismos. El menú XL con extra a 52 eurazos me parece que no puede merecer más la pena

hace 6 meses

Sr Rodriguez

Eso es. Quizá leí demasiado deprisa y me he liado. El largo pasa de 40 a 48 y han incluido un XL por 52.

hace 6 meses

Adreid.

Si es así, de 40 a 48.

hace 6 meses

dice:

Brutal restaurante revelación 2014

170 sitios, 44 siguiendo, 140 seguidores, 31 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Un trabajo excepcional con unos tiempos perfectos, producto de kilómetro cero bien tratado, sabores equilibrados y técnicas adoptadas a un precio que me pareció irrisorio para la calidad que ofrecen. Dani y Luis lo hacen muy muy bien y, no sabiendo qué se cuece en las demás cocinas, estoy completamente segura de que se merecen el premio que han ganado.
Productos de la tierra, incluso de cosecha propia, se mezclan con sabores tradicionales con un enfoque de cocina de autor extremadamente personal que se engloba en un marco de lo más acogedor en matices de piedra, madera y blancos, incluso con una chimenea que otorga al lugar ese olor a lumbre tan de manta y fin de semana. Mi salida de Montia se quedó con el aplauso a los dos cocineros que tan bien han sabido rescatar el guiso tradicional dándole el punto exacto de modernidad, sin llegar a esos campos esferificados que han tenido tendencia a brotar por doquier sin ton ni son. Los juegos son discretos con unos emplatados sencillos pero que entran por los ojos para los únicos dos menús que ofrecen, uno a 30€ y otro a 40€, con posibilidad de maridar cada uno con un extra de 15€ y 18€ respectivamente.

Nada más sentarnos nos ofrecen un agua mineral del manantial de La Concha, pan de cercedilla y un riquísimo aceite de La Aceitera de la Abuela, hecho a partir de la variedad Cornicabra prensada en frío. Después llegan a la vez los tres aperitivos: un milhojas de un suavísimo y lleno de sabor paté de liebre y menta, un buñuelo de oreja nada graso con su salsa brava en su punto picante justo y un.....

------------

Si queréis leer el resto: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20140130/montia-el-escor...

opinión completa »

etiquetas: el escorial, gastronómico, imprescindible, madrid

ver comentarios anteriores (4)

davidperezf

contando las horas! y mirando para otro lado para no leer ni ver nada de lo que has puesto!! :D

hace 8 meses

davidperezf

sublime montia!

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Sólo una pregunta: por lo que os leído a varios (y a mi me pasó) la cosa se fue a casi 4 horas....¿no lo véis excesivo? el menú no es tan largo ¿no había entre plato y plato a veces demasiada espera?

hace 8 meses

davidperezf

es cierto que es mucho tiempo. también que nosotros estuvimos de cháchara al final y entre plato y plato, alargábamos las explicaciones preguntándoles y charlando.

el ritmo de servicio es pausado, pero personalmente en ningún momento tuve la sensación de lentitud o de esperas innecesarias.

para mí el tempo fue perfecto, exactamente lo que me apetecía

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Ok, gracias. A mi si me lo pareció (por eso lo comentaba). Igual han ajustado los tiempos, igual nosotros estábamos impacientes.

hace 8 meses

acme

Estoy con David en que la calma aquí es seña de identidad y que la cadencia es correcta sólo si vienes a disfrutar y sin prisas.. No obstante son ¿nueve? cambios de cubierto, explicaciones, cocineros que vienen y van... A nosotros se nos fue a las 3 horas largas aunque bien es cierto que al fina estuvimos haciendo tiempo a que acabasen de escribir el menú, que nos lo queríamos llevar puesto y hubo bastante más charleta de lo habitual.

ver comentario completo

hace 8 meses

Sr Rodriguez

Lo dicho, habrá sido nuestra percepción o que la cosa ahora está más rodada

hace 8 meses

dice:

ALGO DIFERENTE SE CUECE EN LA GASTRONOMIA MADRILEÑA

69 sitios, 8 siguiendo, 22 seguidores, 21 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Así es, algo diferente se está cociendo en la gastronomía madrileña y no quisiera pensar que es exclusivamente como consecuencia de la crisis, aunque si es el motivo, bien venido sea, “no hay mal que por bien no venga”, como dice nuestro querido refranero español. Si esta época de vacas flacas ha aguzado el ingenio de un puñado de jóvenes cocineros que se han lanzado a emprender con la apertura de sus propios negocios, ¡qué bien por los que podemos disfrutarlo!

Y uno de los mejores ejemplos de ello es el restaurante Montia en San Lorenzo del Escorial, en la sierra madrileña. Un enclave perfecto para este discreto local al mando de un joven chef, Daniel Ochoa y su socio, Luis Moreno.

Montia concentra un puñado de buenas ideas que explican su éxito; cocina elaborada de gran calidad con un par de menús gastronómicos a un precio moderado (esto que ahora viene en llamarse “la democratización de la alta cocina”), cocina de proximidad con productos de la zona y el valor añadido de la sostenibilidad, la apuesta por los pequeños productores, la elaboración artesanal, los cultivos ecológicos y las técnicas biodinámicas y la rentabilidad económica de la cocina gastronómica, negocios sin grandes ínfulas que prescinden de lo superfluo y que con grandes dosis de saber hacer, creatividad, honestidad y entusiasmo, no les queda más que invertir en la esencia de lo gastronómico, buena materia prima cocinada con gran técnica.

Cocina contemporánea basada en las raíces con gran protagonismo de lo que da la tierra, productos modestos que se ensalzan con una gran técnica culinaria.

Creo que debo considerarme privilegiada si os digo que conseguí mesa al primer intento para el 2 de mayo, viernes festivo en la Comunidad de Madrid. Hicimos noche en El Escorial sin más intención que disfrutar de una gran cena en Montia. Y nuestras expectativas se vieron cumplidas con creces.

No podré describiros los platos porque mi memoria es corta y estas elaboraciones son siempre complejas. Como una imagen vale más que mil palabras, os adjunto todas las fotos de los platos que tomamos. Tampoco nos facilitaron en papel el menú degustación como parece que sí han hecho en otras ocasiones por las fotos que he visto en otros post.

Como siempre es mi caso, optamos por el menú largo, compuesto por un aperitivo, cinco platos principales, tres platillos que se intercalaban entre los anteriores, una tabla de quesos, dos postres y otro pequeño entre postres. Los grandes protagonistas fueron las setas, los brotes y la carne. El pescado brilló por su ausencia a excepción de una brandada de lucio en uno de los bocaditos entre platos principales.

Los platos se fueron sucediendo a lo largo de toda la velada presentados indistintamente por el personal de cocina o de sala a un ritmo perfecto. El trato fue cercano, amable y cordial. Con afán de que el comensal disfrute de la experiencia culinaria.

El precio del menú fue de 48 euros con botella de vino incluida. A pesar de que el chef insistió, no quise maridar y le pedí que me recomendara un vino para acompañar toda la cena. Me comentó que esto era imposible, aún así insistí y le propuse un blanco con barrica (mi escasa experiencia con los maridajes nunca ha sido buena). Me ofreció varias alternativas, yo titubeaba y finalmente me dieron a catar dos de los blancos con los que estaba maridando los menús. La elección final fue un francés Roche Bezigon blanco con barrica que acompañó muy bien todos los platos a excepción de la caza con la que tomamos un tinto Viña Cámbrico.

Por poner algún “pero” debo decir que no me gustó nada la vajilla, demasiado forzada, en algunos casos incluso se confundía con la comida. Yo optaría por una vajilla sencilla, al igual que lo es la sala con tonos neutros y algunos detalles que nos recuerdan la sierra y la naturaleza, como el suelo, unos paneles en la pared y su chimenea.

Antes de marcharnos uno de los jóvenes del personal de sala se interesó por nuestra opinión y le comenté que la relación calidad precio del menú me parecía excepcional y que aún era bastante difícil encontrar algo similar en Madrid capital. Me contestó que eran unos precios razonables y que su objetivo es que todo el mundo pueda conocer su cocina. ¡Bravo por Montia!

opinión completa »

etiquetas: jóvenes chef con negocio propio, menú gastronómico maridado, producto de proximidad, restaurante gastronómico de precios moderados

acme

Si quieres el papel sólo hay que pedirlo. Ahora bien tardan un rato en escribirlo, imagino que sólo si eres el primero.

hace 4 meses

gastrolola

Gracias, lo pediré la próxima vez que vaya, porque segurísimo que voy a repetir

hace 4 meses

tu opinión

¿qué valoración le darías a Restaurante Montia?

ayúdanos a mejorar

descubierto por: Daniel Ochoa Pascual

primera foto: Belgravia Gourmet

quién ha ido más: acme (3)

  • hoy: 29
  • última semana: 582
  • último mes: 2.219
  • en total: 33.301
  • check-ins: 13