añadir a tu agenda y opinar
es el propietario

Restaurante gastronómico en San Lorenzo del Escorial.
Menú degustacion basado en productos locales y opción de maridaje de vinos.
Decoración muy cuidada basada en elementos serranos desde un punto de vista moderno.

etiquetas: acogedor, chimenea, cocina de autor, gastronómico sierra de madrid, menu degustación, producto local

Angel Moreno Camacho

¡¡¡ESPECTACULAR!!!Sorprendente desde la entrada a la salidaSorprendente el ambiente y los detalles de decoración que hay que ir descubriendo despacio, sin prisas.Sorprendente el trato que recibes. De vez en cuando los cocineros salen a la sala y te comentan los entresijos del plato que tienes delante.Sorprendente no sólo
la presentación sino la textura, sabor y equilibrio de los platos que comimos.Sorprendente los postres que nos ofrecieron sin olvidar la cuidada selección de quesos de la zona.Por estas cosas y algunas más, ¡¡¡ESPECTACULAR!!!

ver comentario completo

13 de noviembre de 2012

Raquel Soto toma este comentario con cautela

Después de visitar el Monasterio del Escorial, paseamos por el pueblo y escondido en frente de la Igesia Parroquial descubrimos el restaurante Montia. Fue el colofón perfecto para un gran día. Satisfacción para mis sentidos fue lo que me produjo el restaurante. ¡¡ Gracias Montia!!

13 de noviembre de 2012

Begoña Rubio toma este comentario con cautela

Me encanta todo. La decoración se la han currado de manera increíble, no me extrañaría que empezara a salir en las revistas. Los platos, que como podéis ver en las fotos da pena meterles el tenedor o la cuchara de lo bonitos que son.Geniales para sacarles una foto y colgarla en facebook, twitter o wassapearla y poner los dientes largos a las amistades. La materia prima, de primera calidad y muy cuidada. Los cocineros, que son lo mejor y que te explican todo y más. Si os pasáis por El Escorial y queréis hacer de vuestra visita una experiencia inolvidable, no lo dudéis ni un instante.

ver comentario completo

14 de noviembre de 2012

dice:

ESPECTACULAR MENÚ DEGUSTACIÓN XL EN ESTE RESTAURANTE DE SAN LORENZO DEL ESCORIAL ELEGIDO "RESTAURANTE REVELACIÓN 2014"

559 sitios, siguiendo a uno, 423 seguidores, 78 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

MONTIA, en San Lorenzo del Escorial, se ha hecho mega famoso por recibir, en la última edición de Madrid Fusión 2014, el premio al restaurante revelación. Desde ese momento, las reservas han aumentado tanto que, para ir en fin de semana, hay que esperar tres meses. Cuando fui, el pasado 30 de marzo, aproveché para reservar otra vez. Me han dado mesa para el 19 de junio. Obviamente, es más fácil encontrar sitio entre semana, aunque hay que tener en cuenta que cierra domingo noche y lunes y que, de martes a jueves, sólo dan comidas.

Lo peor de Montia, para los que vivimos en Madrid, es que está a tomar por el culo. De Madrid al Escorial hay un buen paseo, unos 40 minutos y, salvo que alguien no beba, veo inviable ir a cenar y luego coger el coche de vuelta a altas horas de la madrugada –en este restaurante te puedes pegar cuatro horas de cena fácilmente-.

Por tanto, el plan ideal es ir a comer un sábado o domingo, llegar a las 2, estar hasta las 6 y pico, hacer una visita al Escorial, tomar algo en alguna terraza -si es que no hace un frío de cojones, como acostumbra por esa zona- y luego, a eso de las 8, coger el coche y volver. Eso es lo que hice con dos amigas el pasado domingo y lo pasé genial.

Cuidado con la dirección, no te vayas a equivocar y acabes en el pueblo El Escorial, que no es lo mismo que San Lorenzo del Escorial. No serías al primer panoli que le pasa. Para aparcar no creo que haya problema. Alrededor del restaurante hay varias callejuelas en cuesta donde puedes dejar el carro.

El sitio es bastante pequeño, con unas 6 mesas. La decoración es muy sobria, en tonos blancos y con una chimenea en el centro. El ambiente muy tranquilo. Las mejores mesas son las dos del fondo.

No hay carta, sino tres menús, que van cambiando según la temporada. El corto sale por 35 €, el largo por 48 € y el XL con plato extra (callos en mi caso) sale a 52 €. Ya que vienes hasta aquí, hay que tomar el menú XL sí o sí. Es bastante cantidad, pero el disfrute es máximo.

Todos los productos que utilizan son de la Comunidad de Madrid y, además, tienen su propio huerto. La verdad es que son muy fans de las hierbas y plantas, que añaden prácticamente a todos los platos.

Lo más recomendable es acompañar el menú con el maridaje que ofrecen. Cuesta 15 € para el menú corto, 18 € para el largo y 20 € para el XL. Consta de cervezas, vinos blancos, tintos y vino dulce. Todos ellos muy originales y diferente a lo que uno está acostumbrado.

El menú consta de varias partes, que te explica un miembro del equipo de Montia. Un equipo joven, con aire hipster y especialmente simpático. Cada uno de los platos es una pequeña obra de arte en cuanto a presentación y exégesis. Un absoluto 10 en ese sentido.

Empieza con tres snacks, servidos a la vez, a cada cual más rico: un mini sándwich crujiente con paté de cordero, una pelota de rabo de toro que explota en la boca y es deliciosa y un tarro donde sirven un bifidus con cangrejo de río.

El siguiente plato es una crema de queso con espinacas, bacón y agridulce de ciruelas. Riquísima la crema de queso. Buen plato.

Pasamos a la emulsión de hierbas aromáticas con lengua escabechada y jurel. La mezcla de la lengua con el pescado jurel muy rica.

A continuación nos traen una pequeña tosta de espelta, brandada de lucio -un pez de agua salada-, compota de pimiento y pamplinas (una planta que crece en los ríos). Se come con las manos por lo que cuidado al morder, que se rompe todo. Muy bueno.

Después, otro plato para comer con las manos. Éste realizado con trucha, un pescado que no suele verse mucho por los restaurantes. El sabor no nos convenció demasiado. Fue el que menos nos gustó.

Volvemos a los cubiertos y nos traen un revuelto de oricios y trigueros con yema de huevo. Se mezcla todo y a disfrutar. Plato espectacular.

Llegan las carnes y empezamos con un lomo de ternera muy poco hecho, casi crudo, acompañado con migas. Jugoso, tierno y excelente sabor.

Toca otra vez comer con las manos. Esta vez un bun (bollo chino) relleno de pollo con un sashimi de langostino por encima. Locura absoluta.

El menú termina con la liebre a la “brutal”. Un plato con base de hamburguesa de liebre, un poco de foie fresco y más liebre por encima. Plato contundente y broche de oro absoluto.

Pero amigos, ya sabéis que yo soy un tipo insaciable y, cuando me ofrecieron un plato de callos, no dudé en aceptarlo como mi pre-postre. Pura melosidad. Brutales.

Debo deciros que me tuve que quitar el sombrero ante mis dos grandes amigas y acompañantes de comida. Que aguantaran todo el menú y se lanzaran también a por los callos no me lo hubiera esperado jamás. Ya sabéis que, normalmente, las chicas comen menos y están preocupadas con engordar. Pues ellas se lo zamparon todo y disfrutaron como enanas. Porque son mis amigas que, si no, me hubiese enamorado de ellas. No hay nada que me guste más que una chica que come de todo y beba vino. Las tiquismiquis que no salen del filete empanado y no toman platos cuyos ingredientes no son fácilmente identificables, ¡para otros!

Pasemos a los postres. Primero te traen una tabla de quesos. Odio el queso a pelo, -es lo único que no como-, así que no lo probé, pero a mis amigas les encantó.

A mí, a cambio, me trajeron un postre de remolacha que me gustó mucho y, mira que la remolacha no es muy sexy.

El siguiente plato era un rico milhojas de naranja y, por último, un vasito con una tarta de zanahoria y polen dentro.

Con semejante empacho no podíamos ni levantarnos de la silla, así que nos pedimos un café. Recomiendo tomarlo, pues es totalmente artesanal y te lo traen en tu propia cafetera.
Y esto fue todo. 4 horas y media de absoluto disfrute y con la sensación de haber tenido una de las mejores experiencias en lo que va de 2014.

Estos chicos de Montia van a conseguir algo grande. Apuesto por su primera estrella este 2014. Se lo merecen.

Al final, la cuenta salió a 70€ por cabeza. Inmejorable relación calidad-precio.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (2)

Sr Rodriguez

Buena (y lógica) subida de precios....

Justo lo acabo de leer en Metrópoli que han metido una subida del 20% post Madrid Fushion, pero si me salen las cuentas al menú largo le han calzado un 30%, que estaba hasta febrero en 40 eur

En fin, habrá que ahorrar un poco más y repetir pero ya veo que hay que ir reservando con 3 meses

hace 2 semanas

acme

El menú largo parece más largo que el que tomamos en Febrero. Ya no te digo el XL. Igual han adaptado la oferta. Si es así me parecería una forma elegante de hacerlo. En vez de subir el precio porque yo lo valgo, te hago un menú más largo.

hace 2 semanas

ALBERTO DE LUNA FANJUL

Efectivamente, hay un lío de precios. Y como comentáis, han ido subiendo. Los que yo comento son los actuales confirmados con ellos mismos. El menú XL con extra a 52 eurazos me parece que no puede merecer más la pena

hace 2 semanas

Sr Rodriguez

Eso es. Quizá leí demasiado deprisa y me he liado. El largo pasa de 40 a 48 y han incluido un XL por 52.

hace 2 semanas

Adreid.

Si es así, de 40 a 48.

hace 2 semanas

dice:

Montia no son sólo pamplinas

704 sitios, 138 siguiendo, 136 seguidores, 138 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

es quien más ha ido (1)

---------------------------------------------------
Febrero 2014. Almuerzo Sábado. 5 o 50
---------------------------------------------------

Montia fontana es primeramente coruja, o pamplina como yo la conozco. Se me reveló, al menos a mí, con el último plato aunque desde el momento que entras en la casa de Luis, Dani y compañía sientes que Montia es también cercanía y calidez. También certeza de que vas a comer bien y de que te van a tratar mejor. Y eso sin siquiera haber llegado a sentarte a la mesa.

Ayer en Montía me sentí un privilegiado. Apenas 6 mesas en una sala serena, donde todo gira entorno a la madera. Destacan los suelos y un precioso tríptico trabajado a base de virutas de idem que preside el local y que, como no, firma un artista local amigo de la casa. Co-preside una magnífica chimenea de hierro. Más madera

Mesa amplia, bien vestida, buenas herramientas pero sillas de plástico, quizás lo único malo que puedo decir. De Montia me gustan hasta los baños.

El servicio es espectacular. Los cocineros se integran en la sala de forma que es el propio constructor el que explica el plato, desconocido hasta que llega a la mesa. Transmiten pasión por lo que hacen. Los jovencísimos camareros, la chica más centrada en el vino, el chico atento al más nimio detalle, tremendamente amables también y Luis y Dani pendientes de todo, saltando continuamente de cocina a sala, comentando orígenes de algún ingrediente o dando apuntes de los vinos. Equipo.

En Montia tienen meridiano lo que quieren transmitir. Quizás ése sea el mayor de sus éxitos. Parece que últimamente la alta cocina obliga a mentar a China, Japón, las extravagancias culinarias de Thailandia, Vietnam y Camboya o al Perú, que lo de aquí ya está todo muy trillado y "demodé". Pues no padre, ayer en Montia, una extraordinaria entrécula de vaca, castañas y ciprés me teletransportó a la infancia, a la aldea de mis abuelos, a aquella lareira donde los aromas de la madera lo impregnaban todo. A esa carne ahumada, al aroma de carballo en mi caso (no todo puede ser perfecto). El plato te lo presenta el cocinero en una botella bordelesa hábilmente abierta a modo de improvisado horno. El corte entero de carne se ahuma por el efecto de la quema de las ramitas de ciprés que también asan las castañas. Emplatado, la castaña se transforma en crema y el ciprés se incorpora tras una larga maceración como una sutil salsa con base de puerro.

Hubo muchos otros momentos, exquisiteces, matices, sabores, algunos complejos, todos con un motivo, pero lo mejor que puedo hacer es no desvelarlos, no vaya a ser que los joda. Siento que si os lo cuento, más que ayudando os estoy haciendo una putada. Montia también es sorpresa, confiar y dejarse llevar, ir sin ninguna idea o prejuicio.

Quizás el único pero es que el menú está un poco descompensado hacia la carne, que gira todo entorno a lo mismo. Yo soy fan total de la carne con lo que para mi se convierte en el defecto perfecto pero entiendo que a determinado público le pueda apetecer otro tipo de variedad, porque aquí variedad, también la hay pero con la carne como protagonista.

Algunos hints & tips por si insistes en no ir a ciegas:

- Dos menús, uno corto y uno largo. El largo, 40€ por 4 aperitivos, 5 platos, 1 tabla de quesos y 2 postres.
- El maridaje del menú largo son 18 euros e incluye 1 cerveza artesana, 2 blancos, 2 tintos y un porto twany. Imprescindible. Muy cuidada selección
- Si no quieres el maridaje puedes pedir por copa o botella dentro de las opciones del maridaje.
- El agua no la cobran y es de una fuente manantial cercana. "Icir", que van a por ella a la fuente vamos.
- El café está bueno, viene en cafetera italiana. ¿Selección de azúcares?, leche ecológica, como no podía ser de otra forma
- Vimos teteras individuales de hierro.
- Salimos de allí pidiendo reserva para mediados de Febrero y, como era de esperar, estamos en lista de espera.
- Entramos a las 14:45 y salimos pasadas las seis.
- 2 menús largos, uno con maridaje, otro con caña de cibeles (invitación) y dos copas de blanco más dos cafés 109€ total para dos.
- Relación calidad precio infinita.
- Abrigaos que fuera hace frío.

Montia es cercanía, es campo, monte, ecología (en el buen sentido de la palabra). Montia es dios.

Ojalá os sea rentable y no tengáis que cambiar. Y si cambiais, que no perdáis la esencia. Y, sobre todo, no os vengáis a Madrid.

-------------

PS: Fotos cortesía de Acma.
PS: Me lo introdujo Sr. Rodriguez, sibarita a tener muy en cuenta, hace ya muchos meses. Luego empezó a sonar mucho, llegando a casi petar ya antes de que llegasen los, sin duda merecidos, reconocimientos. ¿Habré ido en el mejor momento?.

opinión completa »
ver comentarios anteriores (17)

davidperezf

Say no word...

hace 3 meses

Miss Migas

Las estrellitas lo dicen todo. Ouh Yeah!!

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Me alegro. Esperamos la crónica completa con detalle

hace 3 meses

acme

Yo de mi vida privada no hablo.... Al menos hasta el lunes :)

hace 3 meses

je suis béatrice

Ya no me habléis ninguno, ni tú ni David ...

hace 3 meses

José Luis Gracia

Por lo que escribes pinta muy bien, tomo nota para ir en cuanto tenga un hueco y encuentre plazas, claro.

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Me alegro un montón. La verdad es que leyendo tu crónica y recordando nuestra experiencia (también comparándola con otras más cercanas...) sentimos la necesidad de repetir. y ¿dices que en febrero ocupado??? ay madre la crisis...

hace 3 meses

acme

Yo quiero volver en una fecha específica de febrero por una visita que para más inri no conoce El Escorial y estamos de segundos en la lista de espera. A ver sí a la peña le da pereza y cancela

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Nos lo plantearemos para abril. Primavera, paseo por el monte...y Montia

hace 3 meses

Restaurante Montia (es el propietario)

No, no has venido en el mejor momento.....eso todavía está por llegar.
Gracias por el comentario, es brutal y se nos saltan las lágrimas de que todo por lo que luchamos llegue a la gente. Muy bonito , de verdad....

hace 3 meses

acme

Gracias a vosotros por la experiencia de ayer. Por cosas como ésta los lunes tienen sentido. Espero que de aquí al 16 algún inconsciente cancele y pueda volver a veros :)

hace 3 meses

je suis béatrice

Uff, viendo el menú con tanta carne,imposible ir con mi media naranja...

hace 3 meses

davidperezf

:-))))))))))))))))))))))))))))))

hace 3 meses

davidperezf

y qué bien lo has escrito y descrito todo

hace 3 meses

acme

béatrice, falta mili en casa :)

hace 3 meses

je suis béatrice

Ya se lo digo yo....

hace 3 meses

acme

Se hace saber que en Montia están dando en Domingo para finales de Abril y en sábado peoooooor

hace 2 meses

Sr Rodriguez

Joooder. Cuando lo que hacen los premios.....

hace 2 meses

acme

Sí, supongo que será eso pero también que el sitio es enano y que al Escorial un martes a cenar como que no,....

Menos mal que llamamos, ya me veía de excursión en pleno verano

hace 2 meses

Sr Rodriguez

Jo, creo recordar que nosotros llamamos en la misma semana. Eso si, 31 de agosto.Pues nada, veré a ver qué sábado de mayo no va a llover y va a hacer día de paseo serrano para reservar....

hace 2 meses

dice:

...la cabra tira al Montia...

1.100 sitios, 101 siguiendo, 227 seguidores, 227 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

un checkin aquí

Me resulta imposible condensar todas las emociones que sentí ayer en Montia. Verbalizar ese carrusel de sensaciones y plasmarlo en un texto. Articular ese derroche de locura en palabras.

Hay que vivirlo.

Montia es, ante todo, pasión. Es oficio. Es esencia, delicadeza, mimo, y belleza. Es origen y es compromiso. Es naturaleza. Es ciertamente toda una revolución.

En estos tiempos de discursos viajeros, exotismos y cocina globalizada, es una bocanada de aire fresco encontrar a un par de locos de la sierra que, después de quedarse con lo mejor de las cocinas por donde han pasado, apuestan por la esencia, la tradición y el origen, sin concesiones ni adornos gratuitos; con sencillez, y absoluta sinceridad.

Volver a los orígenes, Respeto al producto y al productor. Cada bocado transmite la pasión y el cariño de todo lo que hay detrás. La coherencia de un menú de temporada diseñado sobre la base del producto local excelso y el productor concienciado. ¿Para qué necesitamos una raíz traída del otro lado del mundo cuando tenemos aquí raíces sabrosas y delicadas que se han descartado simplemente porque no lucen en la estantería del supermercado? Un derroche de imaginación y un punto de locura en un menú en que cada paso es sorprendente, emocionante, en una espiral in crescendo de disfrute y placer.

Pinceladas de un menú... la liebre... el ganso y el huevo... la presa y el ciprés... el cordero y la emoción... los quesos de la sierra... la manzana.... la bellota... y el saúco.

No hay corsés, no hay clichés. Hay cercanía, calor, y empatía. Imposible no enamorarse de todo en Montia, de la sala y las maderas, de la piedra, de la cerámica de la vajilla (que hacen con sus manos unos locos artesanos de un poco más abajo), y sobre todo, del cariño, la pasión y el oficio de todos y cada uno de los que orquestan el espectáculo. Dani y Luis vienen y van a los fogones y a las mesas. Se ayudan en sala de un equipo joven altamente cualificado que derrochan simpatía a cada segundo. Todos te explican cada detalle, comparten con pasión las historias que hay detrás de cada plato. Resuelven dudas, aconsejan y sobre todo se ríen contigo con una naturalidad sana y alegre.

Hay infinito valor y valentía (e infinita capacidad de trabajo) detrás de Montia. Hay historias de personas que arriesgan cada día, con un punto de locura, detrás de cada bocado. Y todo eso se refleja en cada preparación, en cada matiz, en cada ingrediente. No quiero que me cuentes una historia, quiero saborear esa historia. Y Montia son bocados de pasión y locura. Porque la cabra, ciertamente, tira al Montia...

Sin exagerar un ápice, han sido las casi 4 horas de disfrute alrededor de una mesa más apasionantes de mi vida.

Los premios no cocinan. Tampoco dan de comer.

Reservad mesa, y dejaos llevar.

Será inolvidable.

opinión completa »

etiqueta: emoción

ver comentarios anteriores (9)

acme

David, puede haber traición máxima con Montia

hace 3 meses

davidperezf

Comorl?

hace 3 meses

acme

Igual te quito las pegatinas pero yo no quería,....

hace 3 meses

davidperezf

Tu no sales de Valdemorillo. Aviso.

hace 3 meses

acme

Prometería comer y callar,....

hace 3 meses

acme

ole,ole y ole.

hace 3 meses

Miss Migas

La Ola para Montia. Sí, sí.

hace 3 meses

Get in my Belly!

llamo para reservar y no hay modo de que cojan el teléfono!!

hace 2 meses

je suis béatrice

Me dijeron que abren de jueves a domingo...

hace 2 meses

je suis béatrice

Perdona Get in my belly, creí que hablabas de otro restaurante, olvida lo anterior

hace 2 meses

davidperezf

No sé, de la reserva se encargó mi novia así que no sé qué decirte. Pregúntales por twitter a ver

hace 2 meses

Get in my Belly!

En ello estoy. Gracias!!

hace 2 meses

dice:

Velada genial

110 sitios, 3 siguiendo, 38 seguidores, 4 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

A pesar de lo difícil que es conseguir una mesa para comer un fin de semana, después de mucho intentarlo y de estar varias veces en lista de espera, finalmente pudimos acudir.
- La comida:
No hay carta. Ofrecen dos menús a 30 y 40 euros. El de 40 euros se compone de un segundo y un postre más. Optamos por el de 40 para probar la mayor cantidad de platos posibles. Comenzamos con tres aperitivos a cual mejor: un sandwich de foie, un caldo, y una tempura de rabo de toro. Gran comienzo. Seguimos por un guiso frío de alubias, que nos pareció el plato más soso. Luego vino la papada de cerdo con encurtidos, que fue el plato más sorprendente: excelente combinación. Terminamos los entrantes con una alcachofa con el relleno del cocido, que fue el plato que más nos gustó. El primer plato de carne fue secreto ibérico ahumado, bueno pero la pieza era un tanto gruesa. Los salados terminaron con una especie de liebre a la royal que nos pareció exquisita. Antes de los postres nos sirvieron un variado plato de quesos de la sierra. Los postres fueron quizá la parte que menos nos gustó. Ofrecen un maridaje de vinos bio y eco, que son un tanto diferentes de lo que estamos habituados a beber, y que aceptamos porque nos pareció una buena oportunidad para probar otro tipo de vinos.
- El local:
Moderno y funcional, disponen de 8 mesas que sirven en dos tandas.
- El servicio:
Los propios cocineros son los que presentan los platos. De ahí que sin haber dos turnos, hagan dos tandas de comida. Muy original y acertado, ya que da la oportunidad de charlar con los padres de las criaturas.
- Conclusión:
Mientras mantengan esos precios, volveremos una y otra vez.

opinión completa »

etiquetas: madrid provincia, restaurantes, san lorenzo de el escorial

je suis béatrice

Jo, que bueno todo ...

hace 1 mes

dice:

BRUTAL

44 sitios, 11 siguiendo, 14 seguidores, 6 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

un checkin aquí

2ª visita y otra vez de 10. Servicio super eficiente, simpáticos y el maridaje es espectacular!
Otra vez volvimos a reservar después de la cena. Deseando probar el menú XL que nos ofreció al final charlando... No sabía que existía! Un postre extra si que probamos pero no me emocionó.
Creo que ahora mismo, está en mi Top3.

No pensaba subir fotos para no joder la experiencia a quien fuese a ir pero los platos cambian muy a menudo, solo repetimos uno.

Las fotos corren a cargo de mi amigo e instagramer fresandco.

------------------------------------------------------------------------

Hace tiempo que decidí no ver fotos y no leer críticas acerca de los restaurantes con tan buenas referencias (al menos la parte en la que se destripan los platos) para disfrutar plenamente sin tener opiniones influenciadas o expectativas demasiado altas. Y así fue. ¿El resultado?
Puedo decir que en Montia he disfrutado una de las mejores cenas de mi vida.

Reservamos con casi un mes de antelación, ya había pasado Madrid Fusión, donde triunfaron. En ese mes hemos cenado en muy buenos restaurantes pero lo de Montia superó todas las expectativas.

Un sitio bien decorado, con gusto, austero pero acogedor, en tonos claros. En el baño hay una fuente estanque precioso. El equipo joven pero correctísimos y simpáticos. Cada plato lo explicaba uno distinto y siempre perfectamente. Un auténtico 10.

Entre tanto elegimos el menú largo, que el sumiller nos maridó increíble, con vinos de pequeños productores y todos muy diferentes a lo acostumbrado. Un juego.
Quizá hay algún vino que no te va tanto pero sorprenden, y a mí eso me gusta ya que es difícil encontrar vinos distintos con tanta microoxigenación y tanta leche y a muchos les costaría diferenciar un vino de Sudáfrica con un Rioja o uno chileno cuando la tierra donde están plantadas esas vides poco tiene que ver.
Desde hace tiempo, siempre dejo que recomiende el sumiller de turno y me ahorro leer esas enciclopedias con 600 referencias. Cuando no quiero maridar opto por una referencia económica, en torno a 20/25€ y es que veo una tontería gastarse un dineral en una efímera aunque placentera botella.

La comida empieza con tres aperitivos, quizá lo mas flojo para mi gusto. Antes te sirven 2 tipos de panes caseros, buenísimos. Uno de ellos de una especie de trigo que encontraron en Egipto y se ha vuelto a cultivar. Curioso. Se acompaña de una mantequilla ecológica, una palabra que se repetirá a lo largo de la noche.

2 aperitivos, 5 salados, tabla de quesos y 2 postres con 4 copas de diferentes vinos por 50€. Increíble, me parece un auténtico regalo.

Al igual que me gustaría que La Candela se trasladase a Madrid, como va a ser proximamente, me uno a la petición de que Montia se quede donde está. No puede tener mas encanto!
Creo que es mejor ir a comer y aprovechar la tarde dando un paseo por El Escorial.

Al final no nos quedó mas remedio que volver a reservar in situ.

opinión completa »

etiquetas: buen precio, calidad, escorial, favstar, muy serio, regalo

dice:

Brutal restaurante revelación 2014

134 sitios, 24 siguiendo, 78 seguidores, 23 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Un trabajo excepcional con unos tiempos perfectos, producto de kilómetro cero bien tratado, sabores equilibrados y técnicas adoptadas a un precio que me pareció irrisorio para la calidad que ofrecen. Dani y Luis lo hacen muy muy bien y, no sabiendo qué se cuece en las demás cocinas, estoy completamente segura de que se merecen el premio que han ganado.
Productos de la tierra, incluso de cosecha propia, se mezclan con sabores tradicionales con un enfoque de cocina de autor extremadamente personal que se engloba en un marco de lo más acogedor en matices de piedra, madera y blancos, incluso con una chimenea que otorga al lugar ese olor a lumbre tan de manta y fin de semana. Mi salida de Montia se quedó con el aplauso a los dos cocineros que tan bien han sabido rescatar el guiso tradicional dándole el punto exacto de modernidad, sin llegar a esos campos esferificados que han tenido tendencia a brotar por doquier sin ton ni son. Los juegos son discretos con unos emplatados sencillos pero que entran por los ojos para los únicos dos menús que ofrecen, uno a 30€ y otro a 40€, con posibilidad de maridar cada uno con un extra de 15€ y 18€ respectivamente.

Nada más sentarnos nos ofrecen un agua mineral del manantial de La Concha, pan de cercedilla y un riquísimo aceite de La Aceitera de la Abuela, hecho a partir de la variedad Cornicabra prensada en frío. Después llegan a la vez los tres aperitivos: un milhojas de un suavísimo y lleno de sabor paté de liebre y menta, un buñuelo de oreja nada graso con su salsa brava en su punto picante justo y un.....

------------

Si queréis leer el resto: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20140130/montia-el-escor...

opinión completa »

etiquetas: el escorial, gastronómico, imprescindible, madrid

ver comentarios anteriores (4)

davidperezf

contando las horas! y mirando para otro lado para no leer ni ver nada de lo que has puesto!! :D

hace 3 meses

davidperezf

sublime montia!

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Sólo una pregunta: por lo que os leído a varios (y a mi me pasó) la cosa se fue a casi 4 horas....¿no lo véis excesivo? el menú no es tan largo ¿no había entre plato y plato a veces demasiada espera?

hace 3 meses

davidperezf

es cierto que es mucho tiempo. también que nosotros estuvimos de cháchara al final y entre plato y plato, alargábamos las explicaciones preguntándoles y charlando.

el ritmo de servicio es pausado, pero personalmente en ningún momento tuve la sensación de lentitud o de esperas innecesarias.

para mí el tempo fue perfecto, exactamente lo que me apetecía

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Ok, gracias. A mi si me lo pareció (por eso lo comentaba). Igual han ajustado los tiempos, igual nosotros estábamos impacientes.

hace 3 meses

acme

Estoy con David en que la calma aquí es seña de identidad y que la cadencia es correcta sólo si vienes a disfrutar y sin prisas.. No obstante son ¿nueve? cambios de cubierto, explicaciones, cocineros que vienen y van... A nosotros se nos fue a las 3 horas largas aunque bien es cierto que al fina estuvimos haciendo tiempo a que acabasen de escribir el menú, que nos lo queríamos llevar puesto y hubo bastante más charleta de lo habitual.

ver comentario completo

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Lo dicho, habrá sido nuestra percepción o que la cosa ahora está más rodada

hace 3 meses

dice:

Terruño madrileño

58 sitios, 6 siguiendo, 20 seguidores, un sitio descubierto

'me gusta' 'me gusta'

Visitamos el restaurante revelación en Madrid Fusión 2014, Montía en San Lorenzo del Escorial. Nombre que proviene de la denominación científica de la coruja ó pamplina.

Servicio trabajado, profundo en los pormenores y explicaciones, que llegan hasta el porqué de la presencia de los ingredientes, su origen. Igualmente en los vinos donde se aborda las razones de la elección de las bodegas. Como en otros locales (Diverxo, Triciclo), los cocineros también sirven, llegando hasta seis personas diferentes las que atendieron nuestra mesa de tres comensales. Se pretende crear lazos entre Montia y pequeños productores artesanos de cara a convertirse en sus proveedores, e ir dando a conocerlos entre clientes. Daniel Moreno y Luis Ochoa han construido un planteamiento sólido y único en esta zona de la sierra madrileña.

Muy ajustada en precio, ya que el menú de gustación de tres aperitivos más cinco platos, quesos y dos postres está en 40€. De cara a ser viable económicamente, no hay carta, solamente dos menús degustación (un segundo más corto por 30€) que va cambiando platos cada semana; y se utilizan la mayoría de las veces clientes asequibles.

Comenzamos con un trío de aperitivos compuesto por paté de hígado de cordero y menta, capuccino de alubia, espuma de apionabo y cacao, y croqueta de lacón con grelos. Orden de degustación por temperatura. Nos gusta la croqueta con una salsa de tomate con un punto picante que eleva el sabor, y el equilibrado paté de hígado de cordero con menta. El capuccino nos resulta insulso, debido a la falta de potencia del guiso de alubia.

Seguimos con una sopa de tomate, tartar de pera y apionabo y gambas maridadas. Frescura, acidez; los sabores se elevan gracias al aderezo de pimienta, limón y cilantro. Combinación acertada, equilibrio de ingredientes, que probablemente mejoraría con un marisco con un mayor nivel de yodo (ostra, berberecho,..), ya que las gambas aportan un sabor muy ligero.

A continuación, papada ibérica con encurtidos, corujas, algas, y salsa de espinacas. Ingredientes que juntos encajan perfectamente para conformar una composición donde se pretende compensar la grasa tanto con los encurtidos (remolacha, coliflor, piparra, alcaparra) como con los corujas. Las algas aportan un toque salino. La papada está finalizada marcándola a la plancha, faltándole algo de melosidad. Equilibrio sí, pero nos falta algo, probablemente, integración, textura en la carne,en defintiva que el plato sea algo más redondo.

El primer plato de pescado es un bacalao skrei con salsa de cangrejos, alcachofas y coles. Pescado en temporada, plato donde el sabor predominante es el de esa salsa que lleva un toque de vermut, y un ligero punto picante. Se lleva al bacalao por delante. Las alcachofas aportan un punto crujiente interesante, y casan con el resto de sabores, mientras que el de la col lo consideramos demasiado potente. Correcto.

Pasamos a la carne, donde primeramente nos traen carne roja con cebolla y romescu de pimiento rojo. Se presenta la carne primeramente en una botella dividida en dos mitades, al abrirlas se visualiza la carne, y ramas de pino ahumadas. Carne sin nada de grasa, de la zona del diafragma, concretamente de la entrecula. Sabrosa, tierna y procedente de una parte no noble (se la conoce como el solomillo del cocinero. Reflexión sobre que poco en general conocemos cada una de las zonas de los animales, nos acostumbramos a un sota, caballo, rey de los que pocos salen. Romesco demasiado potente, con un exceso de sabor a ajo.

El último plato salado (en teoría) fue una royal de liebre acompañado de una crema de zanahoria y tomillo, y otra de berros. Hamburguesa de guiso de liebre, foie y un pequeño lomo ligeramente marcado que corona el plato. Sabroso, secundarios que desengrasan. Lo clásico parece que vuelve a estar de moda. En este sí que nos miramos, pensando ¡esto está muy bueno¡.

Antes de abordar los postres, una tabla de quesos locales de Madrid en concreto un fresco de vaca de Cercedillas, queso de la Cabezuela (Fresnedillas), azul de oveja de Colmenar Viejo,… acompañados de una infusión de pera y té verde que resulta muy refrescante, y también de izquierda a derecha de nuez, manzana, confituras de higos, cebolla, pimiento y pimienta, y finalmente ciruela. Otro brochazo de localismo y finura.

En esto que vemos unos callos, y abordamos a Daniel de cara a probarlos. Contundentes, bien trabados; se cocina la tripa entera, tres días de preparación. Ahoya ya estamos preparados para los postres.

El primero consistió en galleta, bombones de chocolate blanco rellenos de limón, helado de almendras, crema inglesa, otra crema de la parte blanca del limón y naranja caramelizada. Dulce, ácido y amargo. Seis composiciones para construir un postre que sí está a la altura.

Acabamos con unas gachas de algarroba, con un chantilly de anís, helado de cerveza negra y unos pestiños. Atractivamente servido en una botella de cerveza partida por la mitad sobre unos corchos. Mezcla original de sabores tenues, destacando los toques anisados y los amargos recordando ligeramente al cacao.

Sensaciones contrarias, por un lado se percibe esa atención por los detalles, esa predisposición a basar todo en una filosofía cercana al productor y al cliente, el haber creado un entorno en el que uno se puede sentir verdaderamente cómodo, y una gran relación calidad precio. Por otro lado nos han faltado más platos totalmente convincentes al paladar, más bocados de puro placer, puede que sea un planteamiento de expectativa después del título de Madrid Fusión, la cual a aveces provoca que la satisfacción no sea plena.

Comida que ha ido de menos a más; donde hemos disfrutado más de aquellos platos de una cocina que necesita tiempo (royal liebre, callos,..) . Puede que el hecho de cambiar con muy alta frecuencia los platos de los menús provoque que no siempre éstos sean redondos, ó necesiten cierto rodaje. Cuando la frecuencia de cambio es elevada, el riesgo es mayor.

Para ver post completo y fotos complicidadgastronomica.es/?p=3281

opinión completa »

etiquetas: madrid, montia, san lorenzo del escorial

acme

Al final del tercer párrafo,... ¿clientes asequibles? :-)

hace 2 días

Isaac Agüero

Quería decir productos asequibles. Gracias por la corrección...

hace 2 días

acme

:-)

hace 1 día

dice:

Máxima creatividad con productos ecológicos de la sierra

255 sitios, 7 siguiendo, 42 seguidores, 109 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Un menú degustación espectacular y a un precio buenísimo, donde la novedad más importante reside en la materia prima:mantequilla de Colmenar Viejo, pan ecológico de RIo Pradillo, carne
de jabalí, serás y botánicas recolectadas por ellos, tabla de quesos de la Sierra del Guadarrama. Buenísimo y súper recomendable. Solo se puede comer menú degustación. El menú corto (25€) es más que suficiente! El largo son 35€. Y el maridaje (muy recomendable) 12€. Una experiencia buenísima, un sitio muy acogedor y decorado con muy buen gusto y un servicio muy cercano. Hay que reservar con tiempo

guardado en mi lista: Restaurantes - Bares de tapas

dice:

Km 0 o Casi, Gran menú degustación

155 sitios, siguiendo a uno, 10 seguidores, 37 descubiertos

'me encanta, uno de mis favoritos' 'me encanta, uno de mis favoritos'

Interesante y arriesgada propuesta es la que pone sobre la mesa este joven restaurante Montia.
Después de 2 intentos fallidos, a la tercera hubo suerte y pude reservar. No está nada mal para un restaurante con 5-6 meses de andadura y que sólo ofrece menú degustación en sus mesas. Si bien esto puede parece arriesgado (que lo es) viendo como sale la cosa en Montia, se demuestra que se puede en estos tiempos complicados.
Restaurante en la parte alta del Escorial lejos de la zona más turística. Apenas 8 mesas, por lo tanto conviene llamar con 2-3 semanas si queremos ir a comer.
Ya comentado, este restaurante prescinde de carta, es decir se va a comer menú degustación. El menú tiene dos opciones, corto 25 € y largo 35 € (IVA incluido). Grandes precios sin conocer todavía que proponen pero la primera impresión es que han ajustado márgenes a tope y me parece de alabar.
El menú corto consta de 3 entrantes, 1 carne, 1 pescado, degustación de quesos y 1 postre. Por 10 € más saltamos al largo con 1 plato más y 1 postre más. Sin saber como se resuelve el menú todavía, la propuesta me parece más interesante.
Nosotros optamos por el largo.

Km 0 o casi. Pues eso, la bandera de este restaurante es intentar moverse lo menos posible del Escorial para obtener su materia prima, gran idea. Lo consiguen con proveedores de 10-15 km y alguno (quesos por ejemplo) de algo más.

Empezamos...
Agua del cercano manantial de Abantos... Pues eso, agua sin más de manantial con la que el restaurante te obsequia (no la cobran). Panes de 2 tipos de una cercana finca en Cercedilla (también de esa finca uno de los quesos). Hogaza de pan blanco y una torta de trigo kamut. Buenísimos sobre todo la torta. Mantequilla de la colmenareña para acompañar los panes.

Comenzamos por los entrantes:
3 pequeños bocados muy ricos: Croqueta de jamón (super cremosa, nos encantó), igualmente rica la oreja (un bocado) y un poco menos (no soy muy fan) la espuma de coliflor con berberecho. Gran comienzo.
Ensalada de Marujas (Corujos, depende de la zona) con sardina marinada, tomates confitados y vinagreta de queso. Rica sin más, después de todo el menú fue lo que menos me gustó pero estaba rica la verdad.
Revuelto cremoso de huevo de oca con morcilla de las Navas, picatostes picantes. Suave y delicado revuelto presentado en un recipiente que simulaba un huevo de gran tamaño. Ideal la combinación de la morcilla de las Navas (Ávila) con el huevo cremoso y los picatostes. Excelente final de los entrantes, fue de lo mejor del menú.
Seguimos con pescado... Bacalao con sus callos y salsa de remolacha. Perfectamente resuelto el bacalao, en su punto justo de sal y cocción. Los callos se presentaban con la salsa de remolacha. Muy rico.

Empezamos con las carnes, también de una cercana finca. Taco de entrécula con crema de ajos y jugo de trompetas de los muertos. No conocía esta pieza pero nos encantó. Super tierna y plena de sabor. Se presentaba troceada. Muy buena.
Terminamos con la última de las carnes y quizás el plato junto con el revuelto que más me gustó. Un mar y montaña... Albóndiga de jabalí con foie, jugo de carne, alcachofas y langostino a la plancha. Impresionante sabor, jugosidad, contraste de sabor, punto de cocción... Me encantó.

Finalizamos la parte contundente pero todavía quedan sorpresas. Cata vertical de quesos. Km 0 más menos, productores cercamos. Cada queso iba con acompañamiento (mermelada, miel). Uff, para un amante de los quesos como yo una pasada. Se acompañaba con una infusión de té (sensacional) para ir refrescando la boca.
Rabo de toro con torrija de vino para quien no quería quesos. Muy rico realmente.
Terminamos con los postres a altísimo nivel.
Cuajada de leche de cabra con mermelada, helado de manzana verde... Una pasada. Simplemente la cuajada sola estaba espectacular.
Para acabar, uno de los mejores platos... Helado de tostada con café, caramelo y praliné... La ostia¡¡¡¡¡

No lo he comentado pero por 10 € (15 si es el menú largo) se ofrece maridaje con vinos. Por temas coche, etc no lo cogimos.
Carta como tal de vinos no tienen, hay una serie de recomendaciones de vinos un poco menos conocidos con cierto toque ecológico. Tomamos un blanco que me encanta, Mountain de moscatel seco. Excelente este vino de la sierra de Málaga (Telmo Rodríguez). Excelente precio (18 €) cuando en tienda no suele bajar de los 12-14 €. Algún tinto (un manchego que no recuerdo) y alguno un oporto con los postres.

En definitiva que al final tomamos un menú de 9 platos con altísima calidad, super bien resueltos los platos con un estandarte que es el uso de productos locales. Cocina de terruño a 50 km de Madrid.
¿Precio?. Pues cono unos cafés después (muy bueno), 43 € por persona. Genial¡¡¡
No cobran pan, agua gratis, no cobran cubierto... Gran ejercicio de control de márgenes, precio final para el cliente. Con 8 mesas, llenando siempre creo que se puede conseguir.
Recomendable al 100 % y con regreso seguro en meses posteriores.


opinión completa »

etiquetas: el escorial, menú degustación

tu opinión

¿qué valoración le darías a Restaurante Montia?

ver más: restaurantes cocina de mercado en San Lorenzo de El Escorial

descubierto por: Daniel Ochoa Pascual

quién ha ido más: acme (1)

  • hoy: 49
  • última semana: 537
  • último mes: 1.515
  • en total: 24.255
  • check-ins: 3