añadir a tu agenda y opinar
dice:

Una de cal y otra de arena.

213 sitios, 11 siguiendo, 28 seguidores, 117 descubiertos

Restaurante moderno y nada charro o tradicional. Sin embargo los platos del menú degustación, con bebidas, que más nos dejaron satisfechos fueron los claramente más clásicos que los modernos o producto de mestizajes.
Casi enfrente, la fachada impresionante iluminada de los Dominicos, de San Esteban, donde recaló en su momento, Cristobal Colón.

Decoración minimal y
personal bastante amable, y que te explicaban el contenido de los platos, con cierta resignación. Todas eran camareras que soportan, todo hay que decirlo, el que los clientes quieran cambiar los palillos orientales por los cubiertos occidentales para alguno de los entrantes. Pensamos que quizás lo más flojo fueron los entrantes. Ya conocidos y nada que no hubieramos probado antes., aunque sorprendan al principio.
Empezamos algo mal la noche, puesto que la reserva de El Tenedor no habia funcionado bien. Menos mal que yo suelo llamar horas antes al restaurante, en este caso para ampliar la reserva de 2 personas, (que ya sabíamos a qué tipo de restaurante íbamos), a 6 personas. No hubo problema, pero ni tenian la reserva fijada - adujeron que se les estaba acabando el contrato con El Tenedor, y que mejor llamasemos directamente para reservar al restaurante, y tampoco ese viernes de puente, tenian mucho agobio, 12 clientes.
Bien, esas 4 personas, amigas, que se añadieron al final, sí que salieron la mayoria, bastante decepcionadas.Quizás porque no son muy entusiastas de este tipo de cocina o es, para alguna de ellas, algo de camelo..
El menú con vinos, agua también, blancos y tintos, y pan e I..V.A., ascendió a 51 euros por cabeza. Realmente, no sé si tiene o no la estrella Michelin.Pudiera ser, pero realmente, pienso yo, que he comido mejor y disfrutado más en otros locales, sean o no de cocina de autor, o una sencilla sidreria.Seria la noche,hay días buenos y no tanto, como para salir a cenar bien.

Los aperitivos,nada del otro mundo, aceite de oliva texturizado en plan polvos talco, con una mota al lado de tapenade.Luego creo que vinieron unas piedras, soporte, para piruletas de mini madalenas tipo financiers algo secos, con un poco, recuerdo....de paté de aceituna y algo de anchoa. Al lado,, unas galletas minis de oreo con una crema fresca de aguacate y para finalizar en la misma piedra, dentro de unas cucharillas blancas, nos pusieron una reducción, casí gelé, de fondo de pichón, algo caramelizado. No nos sorprendió ninguna, a decir verdad. No recuerdo si hubo alguna otra aventura o pequeña pieza antes de los platos principales, uno de pescado, mini lomo de merluza poco hecha, sobre una especie de veloute con un ligero toque de coco, y alguna otra cosa más. No sé si fue o no una especie de canelón con algo dentro, no recuerdo la verdad.Los panes ricos, todo hay que decirlo. Quinoa,pasas, aceitunas, etc. Aceptable la merluza, con sabores encontrados y apostando con cierto riesgo a la cocina de fusión.
Despues vino otro plato, en este caso perfectamente logrado. Un rectángulo, bajo, de cochinillo asado y jugoso, dorado, caramelizado,, perfecto en su punto y sabor. Guarnición acorde. El postre de nuevo, no nos dió más.. Al margen de como estuviera presentado. Un tiramesú algo desestructurado, o mejor dicho servido como una espuma con ralladuras de cacao. Muy evanescente, que supongo eso es lo que querian conseguir. Como he dicho, con las bebidas, y varias copas de blanco, también te sirven tinto, pues ascendió por persona justo con el I.V.A., este menú corto, a 51 euros.Otros con casi 12 platillos, o no tanto, subian a 80 euros, me parece.. pero optamos por el corto, puesto que para cenar consideramos que ya era suficiente. Y, el precio también influyó.

Lo dicho, un restaurante, que no nos maravilló, y bien que lo sentimos, al margen de las criticas subjetivas tanto o más que la mía, esta opinión es eso, sólo una opinión, pues suelen ser muy favorables, pero particularmente a mí, ni chicha ni casi limonaá..Y menos a las personas, que se añadieron a la reserva posteriormente, que no valoran tanto el acto de comer en este tipo de cocina.
No sé si este restaurante va a contracorriente o no tiene un eco como se merece (?) en una ciudad eminentemente turística, estudiantil o conservadora, no sé si es lucha para romper ciertas barreras gastronómicas...No tiene porque ser todo lechazo, patatas revolconas u hornazos en Salamanca. Digo yo, no?..pero..
Hablando de tradiciones, no dejen de ver el Ieronimus de las Catedrales, y la Capilla de la Veracruz. Con eso casi basta, para subir al ,,cielo.No sé si al Cielo de Salamanca,pero bello si que es.
ieronimus.es

Nota final:
Algo como una figura fantasmal, espiritual, blanca,con velo, como una estatua de Lladró,,envuelta en gasa, una novicia inmovil orando frente al Altar de la capilla. Ni un ligero murmullo se oia. Una turista mayor, pasaba con los zapatos sin apoyar el talón para no hacer ruidos..
No lejos,la Virgen de los Dolores,atravesada por las 7 espadas...


opinión completa »

etiquetas: aires de renovación en la cocina salmantina., callejeando por salamanca, cocina de fusión en salamanca, cocina moderna en salamanca ciudad, el ironimus de las catedrales en salamanca., la capilla churrigueresca de la vera cruz en salamanca., las capillas e iglesias de salamanca

dice:

Muy bueno todo

11 sitios

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Muy buen restaurante,con una mezcla de cocina peruana y española, tiene una estrella michelin y dos soles repsol. Local muy bien cuidado y decorado, el servicio muy amable siempre dispuesto por si hace falta alguna cosa.

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Estaba de viaje por salamanca y pedí recomendaciones para ir a cenar a un buen sitio y un amigo me recomendó este restaurante y le hice caso ya que me dijo que tenia una estrella michelin y pensé si la tiene por algo será. Y la verdad que queden encantada muy buena cocina puedes elegir entre 3 menús de diferentes precios.
Sin duda si vuelvo por salamanca iré otra vez.

dice:

Cambio de local

13 sitios, un seguidor

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Su buena comida sigue intacta, es de las mejores que he probado. Su cambio de sitio le ha hecho ganar enteros, ya que el local es mas amplio.

dice:

De los mejores

6 sitios

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Salamanca puede presumir de su marcha y también de tener uno de los mejores restaurante del país.

dice:

Espectacular

2.541 sitios, 172 siguiendo, 194 seguidores, 1.279 descubiertos

me gusta me gusta

Nos ha dejado muy buena impresión.
El trato es muy profesional. Desde que entras te tratan estupendamente. Eso también forma parte del disfrute de la velada.

Tiene 3 menús:
Menú de Víctor, 55€.
Menú Degustación Capricho con maridaje, 150€.
Menú Degustación, 80€.
Nos decantamos por el corto, ya que era hora de cenar...
A destacar el lomo de ciervo, que reconozco, que no soy especialmente carnívora, ni muy de caza...todavía me relamo al recordarlo, Impresionante!
De vino un Enate, que acompañó perfectamente el menú.

Restaurante muy recomendable, para los que buscan algo más que tapas gratis en Salamanca.

etiquetas: cocina creativa, de autor, restaurante, salamanca

dice:

Sorpresa en Salamanca

110 sitios, 24 siguiendo, 34 seguidores, 9 descubiertos

está OK está OK

No todo va a ser cordero, lechazo y cochinillo en Salamanca. Atención a este restaurante, que pese a padecer una estrella Michelín (vaya cruz!!) merece la pena la visita. Víctor es de origen peruano, país de moda en la gastronomía actual. Y ha adaptado los gustos castellanos a su restaurante. Son tres opciones de menú degustación. Con la más económica (55 euros) te quedas muy satisfecho. Ofrecen, entre otras maravillas, ensalada de rollitos de cecina con queso de oveja, lubina a la vinagreta, asado de corzo y otras muestras originales y bien presentadas y elaboradas. La materia prima (talón de Aquiles de este tipo de restaurantes imaginativos) muy adecuada y el servicio, de primera. El local es muy pequeño, con capacidad para unas seis mesas. Espléndido. Atención a los postres, sabrosos y golosos, en particular algunos helados muy originales.

etiquetas: imaginativo, más que correcto, salamanca

guardado en mi lista: Comer

dice:

Rather disappointing

6 sitios

I have always thought that the Michelin Guide is at its most accurate when awarding restaurants their first Star. One-starred restaurants tend to be very reliable up-and-coming places that focus on food.

I have been proven wrong, yet again. I can't speak really ill of Víctor Gutiérrez, the only Michelin-starred restaurant in Salamanca, but I didn't find
it remarkable in any way. Bland décor, bad quality linen. OK service if a tad on the fussy side -no doubt, the Michelin inspectors must like that.

Disappointment came with the food. We are in the middle of the game and mushroom seasons. I had first a rice with quail and truffle (arroz caldoso con codorniz y trufa). Generous helping, but first of all, there was no truffle to be found anywhere; second the partridge had no flavour whatsoever; finally the rice they used was of the wrong kind, far too starchy. My partner had a mushroon risotto. Same wrong, starchy rice variety. The mushrooms could have bee re-hidrated from last year and not fresh. No boletus, no chanterelle, no "níscalos". Not interesting.

Main courses did not fare better. I had Iberian pork cheek stew with scallops and shrimp (carrillera de ibérico estofada con vieiras y gambas). It was all exceptionally well cooked, except for a raw shrimp. But it was like the "surf" element of the dish was an afterthought and not part of the idea. "How can I make the "carrillera" more interesting? I'll throw in some seafood". It's not so easy, I think, there should have been an effort to marry the flavours. My partner had roast squab. Rather dull. Good, but just good.

Desert was almost a joke. Mine was a scoop of Mövenpick (I think) vanilla ice cream with a raspberry coulis that looked, felt and tasted like some warmep-up industrial jam. A nice butter tuile on top did not hide the cheapness of the concoction. My partner fared a lot better: he had some chocolate pudding with saffron and arbequina olive oil. The best dish of the meal.

Good wine selection, we had a decent Ribera de Duero crianza at a good price. I can't say it was a bad experience, I certainly expected a lot more. I found it rather dull.

opinión completa »

etiquetas: restaurant, salamanca

dice:

Raíces peruanas en Salamanca

299 sitios, 357 seguidores, 94 descubiertos

está OK está OK

Curioso el caso de este restaurante salmantino, que cuenta con una estrella Michelin y al que las guías nacionales no prestan apenas atención. Su propietario y cocinero, Víctor Gutiérrez, nació en Perú y estudió arquitectura en la antigua URSS antes de recalar en España para aprender cocina. Afincado en Salamanca, abrió este pequeño restaurante, con aires de bistrot, y una cocina difícilmente clasificable, muy técnica, que entremezcla toques peruanos con orientales, elaboraciones internacionales con recetas españolas e incluso ingredientes rusos. Todo con un buen equilibrio.
Ofrece dos menús por 50 y 80 euros, este de diez platos. Empezamos con aperitivos correctos: puré de patata con migas crujientes; morcilla de León; ensaladilla al estilo ruso con nata ácida; falso huevo (queso) con huevas de tobiko… Muy rica la espuma de zanahoria con suave escabeche de conejo, y espléndido tiradito de vieiras. Más floja una crema de almejas con escaso sabor. Luego, tanto la cazuelita de arroz caldoso con berberechos crudos y erizos de mar, como el atún rojo con soja y una crema de arroz, son de gran nivel. El ravioli de setas con azafrán, trufa de verano y cigala es una buena idea que falla por una masa basta. Como pescado, lubina impecable con caldo de jengibre y algas fritas. Y como carne, cordero asado con anticucho, yuca frita y especias. Ingredientes y aromas peruanos para un cordero castellano. También en los postres aparece el toque peruano con el llamado “Oro inca”, helado de lúcuma recubierto con láminas de oro y caldo dorado de té. Refrescante y estético. El segundo postre, una combinación de fruta de la pasión, mango, helado de coco y violetas. Servicio amable y eficaz, pan mejorable y bodega correcta.

opinión completa »

etiquetas: estrella michelin, menú degustación, peruano, postres

guardado en mi lista: Salamanca

dice:

Imprescindible

208 sitios, 3 siguiendo, 18 seguidores, 136 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Tenñia ganas de ir a este restaurante antes de que la Guía Michelin enredara con sus poco objetivas valoraciones. No fue posible, y solo he podido ir en este momento. Noche de sábado de largo puente, con Salamanca tan llena como siempre en estas fechas. Sin embargo algunas mesas vacíás. Increíble, ¿problemas de conocimiento es este mundo supersaturado de información?. No lo creo, pero creo que es una pregunta que tiene que hacerse la dirección de este restaurante, tan personalizado en la figura de su cocinero. Tampoco los precios son para echar a la clase media atrás para darse un homenaje de vez en cuando. Lugar adecuado, con una decoración limpia que invita a centrarse en la comida. Dsicutible el gusto para los cuadros. Música de fondo perfecta, discretamente alta. Admirable el servicio, muy atento. Dos aperitivos de la casa antes de comenzar la pitanza, discretos, pero con un aceite inmejorable, que aún es mas exquisito con el pan recién hecho. Compartimos un ceviche de vieira, perfecto, tal vez sobrando el apio, pero perfecto, y amplio. Seguimos con un bacalao admirable y una lubina salvaje simplemente perfecta en su punto de cocción, incluído su tamaño. Los postres,sinfonía de choclates en los dos casos, ampulosos, barrocos, ideales apra terminar una espléndida cena. Sin olvidar la calidad del café. Vino perfectamente servido y a precios asequibles para la categoría del sitio. Pensaba que la estrella Michelín les haría cambiar de local. Alguna mesa vacía, me parece que se lo hará pensar. Y salir, tan saisfechos y encontrarse con el tapiz de la fachada de S. Esteban, es algo parecido a la visión del paraíso. Ni el frío molestaba.

opinión completa »

etiquetas: impresscindible, restaurante, salamanca

tu opinión

¿qué valoración le darías a Restaurante Víctor Gutiérrez?

para no volver no me gusta está OK me gusta me encanta, uno de mis favoritos

ayúdanos a mejorar

descubierto por: L'enfant terrible

  • hoy: 0
  • última semana: 7
  • último mes: 119
  • en total: 8.310