+ seguir

le siguen:

Disfruto comiendo,bebiendo y charlando en una buena mesa rodeado de amigos.

Citadelle

DiverXO

+34 915 70 07 66

Calle Padre Damián, 23 (Hotel NH Eurobuilding) <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 559 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Un restaurante que nos apasiona

me encanta, uno de mis favoritos

Visita julio 2012

A día de hoy, la unanimidad es casi absoluta pero hace mucho tiempo, cuando el viento no soplaba precisamente a favor, un ilustre bloguero comentaba sobre DiverXO en una de sus reseñas: “No sabemos si es el mejor restaurante madrileño, o si merece o no la EM, o los tres soles, pero desde luego es el restaurante de Madrid donde nosotros disfrutamos más”.En ese momento tomé la decisión de visitarlo lo antes posible. Una vez más no se equivocó. Por cierto, lo escribió Gerechev.

Siete visitas después, DiverXO sigue siendo el imprescindible en la capital y junto con MB el restaurante dónde más hemos disfrutado. Lo es porque su cocina, aparte de ser una de las más sabrosas que conocemos, nos ofrece un fascinante ensamblaje de diferentes sabores y un grado de creatividad e imaginación sin parangón. Pero lo más importante, es una de las contadísimas cocinas que nos ha tocado la fibra. También ayuda que desde el primer día el trato que nos han dispensado allí ha sido impecable y que hemos conectado perfectamente con todo el equipo.

Nueva visita. Nos acompañaron unos amigos que debutaban en la calle Pensamiento. Optamos por el menú de nueve platos al que David tuvo la gentileza de añadir alguno más.
Comienzo espectacular. Nueva versión de las adictivas edamame con salsa de ají amarillo, en esta ocasión braseadas acompañadas de salsa ponzu y jalapeños .

Continuamos con un impactante plato estacional: Nécora y berberecho, cremoso frío de coco verde, laksa, piñones, palo cortado y fritura DiverXO . Presentan un coco partido por la mitad cuyo interior presenta una crema de intenso sabor en la que “levita” un enorme y riquísimo berberecho . A continuación, traen un cucurucho con una fritura de sabor rotundo acompañada de su “raspa”, que por supuesto también se come.

Seguimos con un delicioso dumpling , Dim sum de patatas Canarias, miso, morcilla y sopa de erizo. Una composición audaz, muy visual, en la que al mezclar los ingredientes se produce en la boca una tormenta de sensaciones gustativas estremecedora.

Inicio de la nueva serie de platos-lienzo que a partir de septiembre va a ser habitual en DiverXO. Llega a la mesa el mollete chino con curry de quisquillas de motril y espuma de cerveza. Un plato en dos vuelcos. En primer lugar, en un plato plano, de enormes dimensiones aparece el mollete(bun) acompañado de dos quisquillas bajo la espuma de cerveza. Sutileza en el mollete y notas amargas de la espuma que potencian el sabor de las majestuosas quisquillas. En un segundo servicio, completan el plato con un recipiente con la cabeza de las quisquillas y la cresta de pintada suspendida en un accesorio metálico. Inenarrable.

Nuevo plato-lienzo que firmaría el mismísimo Degas . Lenguado de playa a la romana en wok sin harina. Un cocinero entra en la sala y acaba el plato en la mesa añadiendo dos tiras de espaguetis de palo cortado y helado de bacon. Una elaboración de una belleza estética incomparable en la que conviven en perfecto equilibrio distintos matices sápidos.

Llega a la mesa uno de los platos que más nos han entusiasmado desde nuestra primera visita, ventrisca tibia de bonito, asada en brasas de sarmiento, huevo frito, ali oli de ajo negro y salsa de kimchi. Barroquismo de última generación. Sensacional.

Es la hora de un clásico, sopa agria de rabo de toro, anguila ahumada y “fideos” (angulas) del mar. Excitante ensamblaje de sabores agrios y ahumados. Como segunda parte de este plato, sabroso bocadillo con los sobrantes “fideos” del mar.

Otro lienzo. Aparece el plato más bello que nos han servido en mucho tiempo. Deslumbrantes chipirones de anzuelo al wok con coulis de fresas pochadas y yogur picante. Una elaboración que incita a no ser destrozada por los cubiertos , que demuestra una técnica prodigiosa y una imaginación desbordante. El sabor a fuego de los chipirones, para recordar.

Nos dice Ángela que nos van a servir la “joya de la corona” del menú. Buey estofado acompañado de una esfera de arenque, cacahuetes picantes y cítricos . La carne permanece 112 horas a 55º. La función del arenque es sazonar y matizar la carne más tierna, melosa y sabrosa que hayamos probado nunca. La mujer de David tenía razón.

Para terminar la parte salada, el transgresor civet de bacalao negro al jabalí. Textura del pescado, sabor a jabalí. Brutal.

La parte dulce da comienzo con la suculenta hierbaluisa, lemongrass con sorbete de lima y pepino para finalizar con el novedoso y atractivo chocolate, wasabi, pimienta y yuzu.

¿El mejor menú que nos han servido en DiverXO?. Probablemente, sí.

Para acompañar semejante menú nos ofrecieron un Étnic Blanc 2009, la complejísima Bota 22 de Manzanilla, Clos Cypres 2007 de Costers del Priorat, Hidalgo Oloroso Seco Villapanes y el ya habitual Neige 2007 para los postres.

De nuevo la labor de Javier Arroyo en el tratamiento del vino nos pareció irreprochable. Temperaturas adecuadas, perfectos tiempos de servicio, cristalería de altura, buen asesoramiento y elección de los vinos sin olvidar cercanía y simpatía. Sinceramente, en este apartado ni exigimos ni necesitamos más.

En el servicio de sala nuestro nivel de exigencia es mayor y de nuevo estuvo a la altura de lo esperado. El ritmo de la sala que dirige Ángela Montero fue perfecto, el conocimiento y las explicaciones de cada plato por parte de los camareros fueron ejemplares y también tuvieron esos detalles que demuestran una seria formación. De amabilidad, van sobrados. Sobre la sala de DiverXO, me parece acertadísima la valoración que hacen en la Guía Repsol. Primero califican el servicio de sala de “sobresaliente” para luego puntualizar:”la atención de sala no alcanza la calidad culinaria”. No podría estar más de acuerdo…

La factura final, con dos copas de champagne Egly Ouriet,una botella de agua y dos cafés ascendió a 640 eur. El precio alto, la satisfacción inmensa.

No deja de sorprendernos la incesante capacidad creativa de este joven chef. Si bien nuestras visitas no se dilatan mucho en el tiempo continuamente encontramos novedades en los menús. Creaciones inéditas, segundos vuelcos de recetas consolidadas o revisiones de clásicos de la casa, siempre utilizando técnicas vanguardistas buscando el intenso sabor y la conmoción del comensal.

Al finalizar la cena, larga e interesantísima charla con un extenuado David Muñoz. Sobre su futuro, nos comentó que la opción más rentable y beneficiosa para DiverXO sería emigrar a otro país pero que a día de hoy, ni hay fecha, ni proyecto ni lugar elegido. Percibimos en un comentario de Ángela que a ella y a todo su equipo le gustaría continuar en Madrid…Salimos con la impresión de que aún queda mucha tela por cortar.

En lo gastronómico, David Muñoz posee tres valores fundamentales que explican su éxito fulgurante y nuestra adhesión inquebrantable allá dónde esté: valentía, capacidad de trabajo y talento, infinito talento plasmado en una cocina descomunal. Ahí es nada.

Para nosotros, grande entre los grandes, antes y ahora.

etiquetas: , ,

Restaurante Coque

+34 916 04 02 02

Calle del Marqués del Riscal 11 <m> Rubén Darío 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 141 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

En estado de gracia

me encanta, uno de mis favoritos

Aprovechando la visita de unos amigos de Girona decidimos volver a uno de nuestros restaurantes de referencia,COQUE.
Hemos disfrutado ,desde hace años ,de experiencias muy positivas allí pero la ayer ha sido una de las mejores cenas de los últimos tiempos.
Nos recibió Rafael Sandoval y tomamos los primeros aperitivos en la espectacular bodega del piso inferior.Destacaron el buñuelo de migas de bacalao y la uva moscatel con crema de queso y pistacho.Lo acompañamos con un amontillado NPU de Sánchez Romate.
A continuación subimos a la cocina dónde nos esperaba Mario Sandoval.Conceden especial importancia a la huerta que poseen allí mismo en Humanes y de ella se nutren para ofrecer otros tres aperitivos originales,ricos y de una belleza estética incontestable:Puerro con tierra orgánica,zanahoria encurtida y ramas de árbol frutal con semillas.
Pasamos a la sala.Decoración renovada por el estudio de García de Vinuesa.Elegante,acogedora,huyendo de minimalismos excesivos.Cena para cinco comensales.
Primero dos interesantes aperitivos(y van nueve).Un potente y cremoso Soufflé de queso de Camporreal y una más que convincente crema de almendras con burbuja de vermouth.
Soberbia la sucesión de moluscos con tartar de gamba y ensalada de algas;excepcional el sabor,el aroma y la presentación de la menestra de verduras con tierra de acelgas y muy sabroso el huevo de corral con crema de espedias.
Para terminar los entrantes,el plato de la noche.Arroz socarrat de gamba roja con guiso de alcachofas y muselina.Impresionante el sabor de la majestuosa gamba que combinaba perfectamente con el arroz,gustoso y perfecto de punto.Un plato memorable.
Bajó un poco el listón,el bacalao monocromático con sus callos confitados,de textura impecable pero un poco falto de sabor.
Y para terminar la parte salada,el ya mítico cochinillo lacado con su piel crujiente.La carne jugosísima y la piel,pues eso,crujiente como mandan los cánones.Un lujo.
Los postres a buena altura.Novedoso y muy estético el melocotón de viña en texturas y más que aceptables, las migas de de chocolate con espuma de leche.
El servicio,pese a la ausencia de Diego,fue irreprochable,amabilísimo y eficaz.
Decidimos armonizar el menú con diferentes vinos y fue todo un acierto.Rafael y Juan Carlos nos sirvieron:José Pariente 2010,Amarén Blanco Barrica 2009,un elegante y seductor Chateau Les Vieux Chenes de Saint Emilion,Leyus 2006 de la Ribera del Duero y un PX de Sánchez Romate.
Cristalería de altura,tiempos perfectos de servicio,temperaturas adecuadas y una simpatía que se agradece especialmente.
Tras los cafés,charla muy amena con Mario,el principal artífice de que Coque vuele cada vez más alto.
Un auténtico homenaje, a precios no excesivamente altos para lo ofrecido,115E por cabeza.
Sinceramente no se me ocurren tres restaurantes en Madrid,capital incluída,en los que se alcance un nivel de satisfacción tan alto en todos los aspectos como en COQUE.
Un espectáculo.
En mi opinión,un dos estrellas de libro.

El Club Allard

+34 915 59 09 39

Calle de Ferraz 2 <m> Plaza de España 2 3 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 190 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

El menú no hizo honor a su nombre...

está OK

Teníamos pendiente la visita a El Club Allard qué ha tenido un año exitoso al recibir la segunda estrella Michelín y el Premio Metrópoli al restaurante del año en Madrid .
El restaurante se encuentra en el primer piso de la Casa Gallardo, un edificio del Modernismo Madrileño situado en la esquina de la calle Ferraz con la Plaza de España. Se agradece el servicio de aparcacoches. El espacio es lujoso, aristocrático, suntuoso , de techos altos, decorado con lámparas de impresión y amplios espejos barrocos.
Simplemente un entorno privilegiado.
En la cocina oficia el alavés Diego Guerrero, que tras unos años de recibir premios casi en el anonimato, en la actualidad ha alcanzado una notable notoriedad en el panorama gastronómico nacional.
Pues bien, encontramos una cocina muy técnica, ligera, impactante visualmente y que utiliza mucho el trampantojo. Pero sinceramente, el nivel estuvo por debajo de lo esperado. Y es que en el menú hubo luces y sombras. Algún plato estuvo a gran altura (ninguno para el recuerdo) pero hubo otros que bajaron el nivel considerablemente. En alguno prevalecía el aroma sobre el gusto y a otros les faltaba, tras su imponente presentación, personalidad y sabor.
Elegimos el menú intermedio, bautizado como “SEDUCCIÓN” qué alterna clásicos de la casa y los platos más novedosos del repertorio del chef.
Para empezar, un guiño divertido: la tarjeta de presentación en la que reza “Bienvenidos a la revolución silenciosa” es comestible, elaborada con papel de arroz.
Comenzamos los snacks con la sorprendente trufa de caza con foie y setas. Presentada dentro de un recipiente que al ser levantado desprendía un “humo” que representaba los aromas del bosque. Una mezcla de intenso sabor.
Seguimos con el premiado Mini Babybell de Camembert truffé, que agrada pero que no nos entusiasmó ni mucho menos.
Estupenda la original y reconfortante tapa de pez mantequilla cuya presentación es espectacular.El comensal recibe una lámpara con una vela dentro, que calienta la sopa sukiyaki que aparece cubierta de flores, brotes y un trozo de pez mantequilla.
El primer entrante, una floja empanadilla de vieira con ajo negro, cuya combinación no nos pareció nada afortunada.
A continuación, el huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata, un clásico de Guerrero. Suave y delicado aunque resultó el plato menos atractivo en lo visual.
Tampoco estuvo a la altura el papillote de pollo y verduras que presenta dentro de un papel de cocina para preservar el aroma. El pollo no compareció. El sabor poco reconocible y lo único destacable fue el citado aroma. Un plato al que no le encontramos el sentido.
Convincente el Skrei sobre una base de ibérico. Perfecto el punto, la textura y el sabor de este pescado noruego que tanto gusta a determinados chef.
Para terminar la parte salada, una simplemente correcta Picanha de Wagyu.
Uno de los puntos fuertes de Guerrero son los postres.En esta ocasión, una de cal y una de arena. Deslumbrante visualmente y muy suculenta la ya famosa “Pecera” y demasiado arriesgado y poco acertado “El Volcán”.Con el café, nos obsequiaron con las testimoniales croquetas de…chocolate.
El servicio resultó eficaz, profesional pero algo distante en mi opinión. A veces que cara sale una sonrisa…
Las mesas bien vestidas, menaje y cubertería de altura ,variada y atractiva oferta de panes.
Optamos por el maridaje de vinos.El servicio aceptable, correctos tiempos de servicio, cristalería adecuada pero algún pequeño lunar en la elección de los vinos.Destacaron el Jacquesson Cuveé 735, Baumard Clos du Papillon 2007 y el PSI de Pingus 2009.Mucho menos relevantes un vino dulce de Badajoz y un blanco de la Alsacia, cuyos nombres no recuerdo.
El precio 133 E por persona.
Diego Guerrero estuvo continuamente presente en la sala.Toma las comandas y posteriormente pregunta a los comensales por el resultado de la experiencia.
La nuestra no fue redonda. Esperábamos más.La cocina es de una belleza estética incontestable pero le falta imprimir mayor sabrosura a algunos platos. Es cierto que disfrutamos de alguna elaboración excelente pero otras combinaciones no resultaron y hubo creaciones que adolecieron del tan recurrente “alma”.
A esos precios creo que hay opciones mucho más interesantes en Madrid y alrededores. No obstante,en una sola visita no se puede valorar el nivel de un chef o la categoría de un restaurante. Esperamos que en una próxima cita probando diferentes platos nuestras sensaciones sean otras.
Nos fuimos con la impresión de haber visto antes esta película…

99 Sushi Bar Hermosilla

+34 914 31 27 15

Calle de Hermosilla 4 <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 363 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Una de las mejores opciones niponas de la capital

me gusta

No parece resentirse la cocina del 99 Sushi Bar tras la marcha hace casi un año del peruano Luis Arévalo al vecino Nikkei 225.Más bien todo lo contrario,creemos que está en plena forma.
Ahora oficia en los fogones,David Arauz,un ex-Kabuki que propone una cocina japonesa de vanguardia con reminiscencias peruanas y guiños mediterráneos,utilizando una materia prima de primer nivel.
Al entrar encontramos la barra de sushi que precede al comedor.Elegante,acogedor,con buena distancia entre mesas y una envidiable iluminación.La insonorización,de las mejores del foro.
La carta es amplísima,quizá en exceso.Para evitar perdernos entre tanta opción nos decantamos por el menú degustación.Creo que acertamos plenamente porque todos los platos rayaron a gran altura,no hubo altibajos.Eso sí,las cantidades nos parecieron excesivas,quizás más apropiadas para un almuerzo.
Cena para cuatro comensales:
-De aperitivo,vainas de soja.
-Continuamos con la ensalada de algas.Amablemente el jefe de sala nos comentó que nos iban a preparar cuatro ensaladas diferentes,una por cada comensal,para tener la opción de probar más platos.Las cuatro a gran nivel.
-LLega a la mesa un espléndido y delicado carpaccio de Hamachi,el famoso pez limón.Magnífico plato.
-Seguimos con un contundente Tataki de atún rojo con un sabor espectacular.
-Aparecen los guiños a la rica cocina peruana,Tempura de langostino tigre.La calidad del langostino incostestable acompañada por una salsa con el punto de picante perfecto.
-Llegan los niguiris.Arauz, como su antecesor Arévalo,los prepara de tamaño considerable.Muy sabroso el de pez mantequilla y a buen nivel el de toro.
-Uno de los platos que no queríamos dejar de probar era el Black Cod(Bacalao negro de Alaska).Sin embargo fue el plato que menos nos convenció de toda la cena(muy lejos del que hemos probado en Diverxo en varias ocasiones),claro que eso son palabras mayores.Aún así,el punto y la carne a un nivel aceptable.
-Terminamos con la carne de Kobe.Para entoces ya estabamos pidiendo la hora y no disfrutamos del plato como éste se merecía.Espléndida la carne.
-Nos obsequiaron con tres postres diferentes,todos ellos a buen nivel.
Para beber,tres copas de champagne Taittinger.Un complejísimo Riesling Donhoff 2007 de Nahe y un convincente Naia 2008 de Rueda.Para la carne dos copas de un tinto Rioja de nuevo cuño.
El servicio de sala y mesa,amabílisimo y efícaz.En cuanto al servicio del vino,más que correcto,nada que objetar.
Con tres cafés y una botella de agua pagamos 420E.El menú degustación lo ofrecen a 75E.
Nuestros compañeros de mesa,visitadores habituales de los restaurantes japoneses de Madrid, me comentaron que la experiencia en este 99 Sushi Bar no anda nada lejos del japonés de referencia en Madrid,Kabuki Wellington.Eso sí,los precios quizás sean un poco elevados,comprendiendo que utilizan un producto excepcional.
En definitiva,muy buen restaurante para los amantes del sushi heterodoxo.

TreZe Restaurante & Bar

+34 915 41 07 17

Calle del Gral. Pardiñas,34 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 217 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Por el buen camino...

me gusta

Treze ocupa en la actualidad el local dónde empezó a despuntar Fernando Perez Arellano y su restaurante Zaranda.Un local semiescondido detrás de la Plaza de España,en una zona poco gourmetista repleta de pequeños restaurantes de cocina étnica.
Restaurante pequeño(apenas seis mesas),acogedor y con buena iluminación.
De los fogones se encarga Saúl Sanz,que propone una cocina de mercado puesta al día,utilizando un producto de primera calidad.
Saúl es un especialista en la caza,no en vano es discípulo de Cesar Martín,probablemente el chef que mejor trata la caza en la capital con permiso de su maestro Iñaki Camba.
Cena para seis comensales.Optamos por el menú degustación(dejamos el atractivo menú de caza para próximas visitas).
De aperitivo unas croquetas de bacalao ajoarriero,simplemente correctas.
Continuamos con un rotundo carpaccio de jabalí,parmesano,pimienta y oliva.
Excelente la alcachofa confitada y a la brasa.Un plato ligero,sutil y no exento de sabor.En este plato Saúl demuestra sus cualidades técnicas.
También a buen nivel la merluza,pulpo asado y espuma a`feira para terminar la parte salada con el mejor plato del menú.Un sabrosísimo y arriesgado gamo asado con castañas,membrillo y setas,sin duda el plato dela noche.
De postre una versión particular que hacen del tiramisú,que tambien convence.
El ritmo de la sala,pese a lo corto de efectivos,fue más que correcto.La bodega,corta,pero con alguna etiqueta interesante a precios comedidos.Tomamos dos botellas de Pintia 2006 a 32 E.
Con cuatro cervezas,dos cafés y cuatro GT de Brockman´s excelentemente preparados,330 E.
En definitiva,pese a no tener una buena ubicación y a las dimensiones del local,por su cocina y por su espectacular relación calidad-precio, merece la visita...

etiquetas:

Restaurante El Bohío

+34 925 51 11 26

Avenida de Castilla-La Mancha, 81 Illescas, Toledo provincia, España

guardado por 73 personas

ver más restaurantes castellanos en Illescas

Con otra cara...un tres estrellas

me encanta, uno de mis favoritos

Pese a tenerlo muy cerca hacía bastante tiempo que no visitabamos El Bohío.Craso error.La cena del jueves allí fue una de las más satisfactorias de los últimos años.

Me gustaría lanzar unas cuantas reflexiones,algunas de ellas a modo de pregunta.
-La cocina de Pepe basada en un producto excelso posee una técnica asombrosa,,una acusadísima personalidad y es una de la más sabrosas que se puede encontrar en la piel de toro.SABOR por encima de todo.
-Si bien es cierto que engarza perfectamente tradición y modernidad yo la considero una de las cocinas más creativas que conozco.Además en el menú que probamos hubo platos de una estética visual impresionante, propios de cocineros que en teoría tienen una concepción más intelectual.
-¿Cuantas estrellas tendría El Bohío con las vistas de Akelarre,la decoración y las instalaciones de El Celler de Can Roca?.¿Y si estuviera en Madrid capital,San Sebastián o Barcelona?.La respuesta es simple,sería un tres estrellas en toda regla.
-Lo sería por cocina,por servicio de sala y vino,por bodega,por vajilla,por menaje y cristalería.Lo tiene todo menos la cara bonita.
-Y es que algunos lo acusan de decoración mesonera,algunos llegan incluso a definirlo como estilo "remordimiento".A mí, sin encantarme ni mucho menos,no me molesta en absoluto.Incluso,me decía mi amigo y compañero de mesa,un auténtico crack por cierto, que alguno de los cuadros que cuelgan de sus paredes tienen especial interés.
-No me parece significativo para no subir su calificación.No olvidemos que al final lo importante de un restaurante es la comida.Señores de la Michelín,mínimo el segundo macarrón para El Bohío ya.

Cena para dos.Optamos por el menú degustación.
-De aperitivo,pan con chorizo con una copita de sangría.Simpático y sabroso.
-Queso,trufa,lima y curry.Plato de una estética espectacular.La combinación potente,una bomba de relojería para el paladar.
-Moluscos con jugo de algas y manzana.Excelente,el sabor de la vieira para llorar.
-Gazpacho toledano con dos tomates.Nos gustó,pero fue el plato que menos nos encandiló.
-Salpicón de bonito especiado.Refrescante y original.El bonito se deshacía literalmente en la boca.
-Espardeñas con el pan de la sopa de ajo y yema batida.Plato memorable.Las espardeñas tratadas levemente,al mezclarlas con el pan de yema batida,el éxtasis.
-Mero con puré de legumbres y avellana.La carne del pescado tersa y el punto perfecto.La piuel crujiente.
-Ropa vieja y el caldo del cocido.Mítico plato.Intenso y rotundo sabor.El caldo nos retrotrae a épocas pasadas.
-Cabrito asado con cebolletas.Melosidad en estado puro.
Los postres:
-Pasión,vainilla y coco.De altura
-El postre de pistacho.Simplemente bueno.

En cuanto al servicio de sala y mesa,pese a la ausencia de Diego que estaba fuera de España,fue simplemente inmaculado.
José Carlos,el sumiller,es un profesional como la copa de un pino.Derrocha amabilidad y conocimientos.Nos dejamos aconsejar por él y nos sirvió dos copas de champagne Jean Lallement,grand Cru.Un blanco viognier Boreas 08 de gran complejidad pero que se fue apagando en las copas y una novedosa "joyita" de la vecina Francia(pero con un nombre más español que la tortilla de patata)Fandango 2007,un 100% Syrah,potente y equilibrado,servido a temperatura perfecta, que nos convenció.
Cristalería Schott Zwiesel,cubertería Guy Degrenne y menaje de altura.
Tras los cafés,animada,instructiva e interesantísima charla con Pepe Rodríguez Rey.Tocamos todos los palos del mundo de la gastronomía y además nos dijo que coincidía en muchos de nuestros comentarios.Un halago viniendo de un Premio Nacional de Gastronomía.
La cuenta 262E.El menú degustación 90E.Nos invitaron a el café y las copas de blanco.El tinto,32E.
En definitiva,aunque para algunos El Bohío necesita una operación de estética para ser uno de los más grandes,para otros, entre los que me incluyo,por cocina,servicio y bodega El Bohío es un restaurante top

La Tasquita de Enfrente

+34 915 32 54 49

Calle de la Ballesta 6 <m> Gran Via 1 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 315 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Merece otra oportunidad

En la Tasquita,una sencilla tasca ilustrada venida a más, la decoración deja mucho que desear.
El servicio de sala no es muy eficiente y no derrocha amabilidad precisamente.
El servicio del vino es casi inexistente y la carta de vinos,aunque con alguna referencia interesante,no es de las más completas del foro ni por asomo.
Y para colmo los precios son desorbitados.
Con esta carta de presentación se podría pensar que nuestra visita a la Tasquita de Enfrente fue un desastre...pues no.
Y es que Juanjo López-Bedmar ofrece un producto excepcional en preparaciones sencillas.Busca lo escaso,lo que le puede diferenciar de los demás y claro,eso se paga(en exceso).
Viernes por la noche,restaurante lleno.Cena para dos.
Tras escuchar las recomendaciones de Juanjo descartamos el menú degustación(para evitar una factura "inolvidable") y nos decidimos por:
-Una suave morcilla con piñones de aperitivo
-Un morrillo de salmón con patatas de sabor potente e intenso y una impactante textura gelatinosa.Enorme plato
-Exhuberantes zamburiñas acompañadas por una salsa que potenciaba el sabor a mar del bivalvo.Excelente
-Como plato principal,una perdiz de tiro que aún estando a un nivel aceptable nos dejó un poco fríos.Esperábamos más de este plato.Visto lo visto,deberíamos haber elegido la hamburguesa de carabineros...

De postre,un convincente tiramisú obra del peculiar Abraham Maciñeiras.
Para beber,tomamos un excelente Finca Sandoval a 32 E.La temperatura de servicio en nuestra opinión no era correcta y pedimos enfriarlo.El servicio del vino no existió.La cristalería,muy normalita.
En cuanto al servicio,Juanjo debería contagiar su cordialidad y profesionalidad al resto del equipo.
La factura,80 E por cabeza.Excesivamente caro para lo ofrecido, se mire por dónde se mire.
En definitiva,restaurante de producto de primer nivel y poco más.Eso sí,por alguna extraña razón creo que le daremos otra oportunidad.Y es que ese morrillo de salmón...