272 sitios, 50 siguiendo, 113 seguidores, 27 descubiertos, 64 check-ins, 20.371 visitas

@Albertoerid

Adreid.

El Carmen de Montesión

+34 925 22 36 74

Calle Montesión, 1 Urbanización Montesión, Toledo, Toledo provincia, España

guardado por 50 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Toledo

Cocina manchega actualizada, mucha caza y estupenda calidad relación precio.

me gusta

El Carmen de Montesión es de los restaurantes que mas fuerte ha pegado en 2017. La evolución de la cocina de Iván Cerdeño y la reciente reforma del local -la decoración oscura y anticuada era de las pocas críticas que se escuchaban- ha hecho que este restaurante haya sido uno de los mas mencionados, sobre todo durante la temporada de caza, que es uno de los fuertes del lugar.

El Carmen de Montesión está situado en una casa de una urbanización a las afueras de Toledo. Es frecuente que los estrellas se encuentren alejados de núcleos de población, y el dilema es siempre el mismo: ir en coche resta a la experiencia al no poder beber como Dios manda, por lo que la mejor opción en este caso es llegar a Toledo en AVE y coger un taxi hasta el restaurante, que cuesta, aproximadamente, unos 10€.

Con la reforma han dejado una sala bastante acogedora, en tonos pastel y con mesas muy espaciadas entre si. Ahora la sala acompaña a la cocina del lugar.

En El Carmen de Montesión, como en todos los estrella, hay varios menú degustación de distintas longitudes y precios. Nosotros tomamos el mas largo, al cual añadimos becada, y lo acompañamos con un maridaje donde los jereces antiguos tuvieron el protagonismo.

En este menú no se comulga con hostias esferificadas, como diría Abraham García; no existen juegos ni florituras, ni tampoco cae en la repetición de elaboraciones o ingredientes a lo largo del recorrido, cosa habitual en los menús largos.

Comienza el menú con una serie rápida de snacks: TOSTA SUFLADA DE SARDINAS, PEPINO ENCURTIDO CON ARENQUE, YOGUR Y SALICORNIA y, por último, ACEITUNA GORDAL CON CREMA DE ANCHOA.

A continuación QUESO FRITO CON LIMÓN compuesto de dos ingredientes en distintas texturas -queso frito, crema de queso, espuma de limón y rayadura de ambas-. Sorprendente.

Los dos siguientes snacks ponen el nivel muy alto, y podemos decir que son los mejores de esta larga sucesión, hablamos del espectacular BOLLITO DE SOPA DE AJO y del BOMBÓN DE PERDIZ. Directo al podio.

Con la PULGUITA DE CALAMARES se realiza un contraste dulce-ácido mediante la conjunción de un merengue elaborado con la tinta del calamar, que hace las veces de pan, y el mismo cefalópodo en vinagre como relleno. La textura etérea del pan contrasta también con la del calamar, un poco dura para nuestro gusto.

Terminamos los snacks con el TACO DE CORZO, realizado con un obulato caramelizado con pimentón y corzo adobado.

El primer pase es una buenísima BRANDADA DE BACALAO, antesala de la PURRUSALDA TRUFADA Y YEMA DE HUEVO, un conjunto delicioso a pesar de un ligero exceso de dulzor por el puerro y una trufa sin aroma.

El siguiente, HUEVO FRITO, BOQUERÓN Y MOJO VERDE, es uno de los pases que producen mas placer, al explotar la yema y mezclarse todos los sabores y texturas.

A continuación el TUÉTANO DE CIERVO CON TARTAR DE CANGREJO, un mar y montaña que a pesar de la potencia del tuétano no resulta ni graso ni pesado. Gran plato.

Proseguimos con el ESCABECHE DE PIÑONES, MANZANA Y CAVIAR y con la CREMA DE MAÍZ Y TRUCHA DEL ALTO TAJO, dos platos mas livianos que continúan con la MOLLEJA DE TERNERA EN CALDO DE ESCABECHE, que no pude disfrutar debido a la falta de cocción de la glándula, y me fastidió bastante porque me encantan. Por otro lado el servicio obvió, en un detalle que empaña su labor, que la molleja siguiese ahí al retirar los platos, aunque por todo lo demás estuvo a la altura.

Una muy buena INFUSIÓN DE VERDURAS DE INVIERNO indica lo bien estructurado que está el menú, aligerando de nuevo y dando un último respiro antes de meternos en la parte mas consistente del menú.

A partir de aquí una sucesión de platos que redondean el menú. Tremenda la CALDERETA DE CABRITO, REQUESÓN Y SETAS, que precede a otros dos platos para el recuerdo, el SALMÍS DE PALOMA CON SU HOLANDESA y una LIEBRE A LA ROYAL CON TRUFA acompañado de un CONSOMÉ DE LIEBRE, LAUREL Y NARANJA, conjunto sencillamente espectacular.

Como extra añadimos al menú la BECADA CON PROFITEROL DE SU PATÉ. Muy bien en general excepto la cocción del muslito, un poco pasado. Es otro fallo que vino en el clímax del menú, aunque no empaña el disfrute de ningún modo.

Los postres no están nada mal. La BIZCOCHADA DE LIMÓN limpia, mientras que el punto mas dulce lo pone el siguiente, MANTEQUILLA, LECHE, REGALIZ Y GALLETA.

No recuerdo el precio, pero al ser este un menú ampliado con un maridaje en el que probamos ocho vinos diferentes, pudo rondar los 150€ por persona, un precio mas que justo, y teniendo en cuenta que el menú sin ampliar cuesta 90€ hace que El Carmen de Montesión tenga una relación calidad-precio pocas veces vista, aunque probablemente terminará subiendo pronto.

Es raro repetir a menudo un estrella Michelín, pero en este caso tiene casi asegurada una nueva visita antes de que termine el año.

Barra Gourmet Corte Inglés Goya

+34 914 32 93 00

Calle de Goya, 76 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes tapas en Madrid

Buena barra donde tomar buen producto.

Adreid. lo descubrió en marzo de 2018

está OK

3,5 estrellas.

Al igual que El Barril esta barra es otro comodín para cenar ligero en días de diario sin perder mucho tiempo.
Aunque el ambiente pueda no acompañar por estar situado en un espacio tan impersonal, esta barra me encanta para picar dos o tres cositas con un par de vinos.

Me gusta especialmente para tomar una copa de champagne con unas OSTRAS GILLARDEAU. Recuerdo unas ANCHOAS un poco pasadas de sal, aunque aceptables, además de JAMÓN IBÉRICO, que podían cortar mejor. De tapa nos sirvieron una CECINA bastante buena. Todo este producto también se puede comprar en el mismo Gourmet Experience.

Las raciones son sencillas, solo producto, pero si se quiere algo mas elaborado se puede pedir comida a cualquiera de los otros puestos que hay, teniendo predilección por La Huerta de Carabaña, donde sirven unas croquetas que son de las mejores de Madrid, unos callos fabulosos y otros platos que no tienen desperdicio.

No recomiendo Las Tortillas de Senén, ya que no deja de ser una tortilla de patata precocinada y parece mas bien un puré. Si eso, las yemas de huevo envueltas en patata son aceptables, aunque ya digo que es mejor centrarse en el producto que ofrece esta barra.

El precio no llega a 30€ habiendo cenado bien, aunque a partir de la segunda copa de champagne la cuenta sube bastante.

El Hortera

+34 910 05 97 27

Calle de la Bolsa 12 <m> Sol 1 2 3 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

De verdad cocina alguien profesional?

para no volver

Normalmente una estrella se da, no por una comida pésima, sino por un mal trato o detalles feos de la casa. No es el caso de El Hortera, que se la lleva por ser el peor sitio en el que he comido en muchísimo tiempo. Difícil hacerlo peor.

Y si sabes que es un sitio totalmente omitible, ¿para qué vas? -El sitio olía muy mal desde el principio, pero lo importante era la compañía. Joder, ya al ver la web me quede boquiabierto, pero pensé que al estar asesorado por Javier Aranda, chef de La Cabra y Gaytán, la comida sería medio buena, de 3 estrellas. Pero no, la cena fue horrorosa y por ende esto afecta a sus otros restaurantes, que dejaré en la lista de pendientes un par de años mas; poner nombre a este sitio con esta cocina no le hace nada bien.

El sitio lo ha establecido una productora de espectáculos, en concreto la que creó The Hole. Esta productora montó después la discoteca Medias Puri, que se ha convertido en uno de los sitios mas de moda de la capital, y aprovechando el tirón ha abierto muy cerca este restaurante, en una antigua capilla que han estropeado. Porque si, la decoración da repelús, aunque esté hecho a propósito.

En la sala hay una barra al fondo, mesas en los laterales con una separación ínfima (ver foto) y en el centro una mesa corrida para cenar bien pegaditos con los de al lado y aprovechar el espacio. Muy cómodo todo.

En cuanto a las reservas tienen varios turnos, por lo que si escoges el primero tienes que dejar la mesa libre en un par de horas para los siguientes. Todo ventajas. Aunque ese día no hizo falta al estar el local medio vacío.

La media de edad del público era entre 30 y 40 años e iban vestidos con algún elemento hortera para meterse bien en el papel, del rollo gafas de sol de colores con pestañas o sin cristales. Es parte del juego, y si no estás dispuesto a hacer el ridículo podrían alegar, paradójicamente, que el hortera y/o aburrido eres tu.

Con el condumio no mejora la cosa. La carta es el típico remix de platos que sirven en todos lados y en la que no llama la atención absolutamente nada. No falta el tataki, la ensaladilla, el ceviche, la hamburguesa ni el viaje al mundo repasando los platos mas típicos de cada gastronomía. Además es una carta repetitiva (tres tipos de saams, dim sums, varias hamburguesas, etc.), que es una manera de hacerla mas amplia pero no mas atractiva ni variada. Y tampoco pasaría nada si estuviera bueno, pero no es el caso.

Ojo, esta es mi opinión, porque en El País se puede leer lo siguiente:

Lo mejor... La calidad y originalidad de Aranda en todas sus elaboraciones.
Lo peor... Corre el riesgo de convertirse demasiado rápido en un it place capitalino y sea imposible pisarlo y disfrutarlo.

elpais.com/ccaa/2017/12/08/madrid/1512760781_147629.html

En fin...

Completan la oferta con un menú degustación, que es lo que teníamos previsto (no se si es que hay que reservarlo con antelación), pero después de probarlo aseguro, si no queda mas remedio que venir, es mejor optar por carta.

El menú consistió en 12 pases, comenzando con un BRIOCHE y una salsa para mojar aceptable. Los 2 pases siguientes fueron dos gunkan muy malos. El GUNKAN DE ENSALADILLA CON VENTRESA no funciona, y es como comerse la ensaladilla con las manos, incómodo. La típica fusión trasnochada. El otro gunkan, menos fusión, no recuerdo de que era pero estaba sin mas.

Seguimos con otros 2 pases de GYOZAS pésimas, con una masa incomible. La peor versión de comida asiática que recuerde y, es mas, las gyozas congeladas de iberochina están mejor. Esto es algo que se repetirá durante todo el menú: producto pésimo unido a mala elaboración y (afortunadamente) escasa ración.

Ya llevamos un tercio del menú. Súper original.

Después de Japón nos vamos, como no, a Perú. Que no falte el ceviche. Este CEVICHE, servido en fruta de la pasión, hay que reconocer que no estaba mal del todo.

A continuación un pase con tres míseros trozos de pescado que ni recuerdo, para seguir con una COLIFLOR donde se pretende algo difícil, ser rompedor con un plato de verduras, y no se consigue. Una auténtica tomadura de pelo que precedieron a unas ya bochornosas NAVAJAS que se encuentran mejor en la pescadería del Dia, aunque lo peor es que venían con trozos de cáscara. En este punto me pregunto si en esa cocina hay cocineros profesionales, ya que viendo dos o tres recetas en Google se pueden hacer las cosas bastante mejor. Hubo 3 ó 4 platos que se quedaron en la mesa y este fue uno de ellos.

Afortunadamente el PESCADO era pasable, pero no la CARRILLERA con el que finalizábamos los salados, ya que estaba dura, muy mal cocida.

Terminamos con dos POSTRES que tampoco recuerdo.

A todo esto hay que añadir un timing entre platos nefasto, aunque al menos el servicio fue amable y educado, y eso es lo único que rescato de la cena.

No recuerdo el precio con exactitud, pero pagamos mas de 60€ por cabeza por el menú y una botella de un blanco neozelandés. Vergonzoso.

En definitiva, el típico sitio para gente de mal comer que solo busca el lugar de moda. En este caso de muy mal comer.

ver comentarios anteriores (1)

Miss Migas

Y después de alucinar - por lo horrendo de este lugar y porque no entiendo cómo un cocinero que se supone que tiene 2* Michelin esté detrás - me pregunto... ¿s lo dijistéis a quién os atendió? ¿devolvísteis lo que estaba incomible? Creo que lo hacemos demasiado poco y en sitios como este que cuentas...esas navajas, esa carrillera o esas gyozas (por 60€!!!) las hubiese mandado a su casa de vuelta.ver comentario completo

hace 1 semana

Alvaro Armenteros

En general, en este país somos una clientela muy dócil. Demasiado (y me incluyo). En otros países, especialmente EEUU, son mucho más exigentes. Deberíamos tomar nota

hace 1 semana

Adreid.

Dejamos varios platos prácticamente sin probar, y en esos casos creo que el servicio se tiene que dar cuenta de que algo está pasando y tener un detalle con sus clientes no satisfechos. Ahí se ve cuando un sitio está a la altura, pero la realidad es que eso pasa muy muy pocas veces (también en sitios con estrellas!).
Y la verdad es que tenéis toda la razón y pienso igual, pero luego en la práctica, por lo que sea, no lo hacemos nada bien, ya que es raro que acabemos diciendo algo.
ver comentario completo

hace 1 semana

Gath

@adreid La devolucion de platos sin consumir o casi sin tocar, es un buen marcador acerca de la categoria del sitio. Por desgracia , es cada vez mas frecuente que ante un hecho asi, ni la sala ni la cocina se dan por enterados. Como no soy amigo de broncas ni situaciones incomodas, no suelo llamar la atencion de la sala -las unicas veces que lo he hecho, hemos terminado francamente mal -, por ello utilizo otra tactica, dejo de acudir y punto.ver comentario completo

hace 1 semana

Adreid.

En efecto Gath, se trata de evitar la sitiación incómoda, aunque eso acaba saliendo caro.

hace 1 semana

Berri

Es el sindrome huevo frito. Tú en casa te comes el huevo frito aunque este espachurrado o te salga muy cuajado. No lo tiras. Cuando comes fuera esperas que el huevo este perfecto, pero si no, te lo comes como harías en casa y piensas, no saben hacer un huevo frito.

hace 1 semana

La Canica

+34 913 20 15 03

Avenida de los Andes 25 local 2-3 <m> Campo de las Naciones 8 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 35 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Buena opción en la zona para trabajadores, aunque con comida mejorable.

no me gusta

La Canica no me ha gustado. Es el típico sitio con comida ramplona y carta clónica a base de "un poco de todo", y es que no falta el binomio ensaladilla/croqueta, hamburguesa, distintos tartares y demás platos de moda.

Sin embargo me parece buena opción dentro de Campo de las Naciones, donde no abunda una gran oferta. Por lo visto hay varios restaurantes La Canica por Madrid y creo que esta zona está especialmente bien elegida para situar uno de ellos, ya que hay que reconocer que es muy buena opción para trabajadores de la zona (ahí le daría 3 ó 3,5 estrellas), mientras que en fin de semana llenará de familias. Buscan rotar bastantes mesas y lo consiguen. Otra opción en la zona es Taramara, segundo establecimiento de Latasia.

El local es grande y tiene una bonita decoración, que destaca sobre los otros restaurantes de la zona. El servicio es amable y atiende rápido.

Como aperitivo nos sirvieron un consomé que estaba buenísimo, de hecho me pareció lo mejor de la comida. A partir de ahí todo me pareció prescindible, aunque como he dicho, si trabajara por la zona iría frecuentemente.

Probamos las canicas, que dan nombre al local. Se tratan de CROQUETAS DE RABO DE TORO acompañadas por una salsa de pistacho. No nos gustó ni la bechamel, ni el rebozado, ni la salsa, que no aporta nada. Vienen 8 croquetas y no hacen medias raciones, lo cual me parece absurdo en un restaurante de este tipo donde la carta invita a compartir mas que a pedir plato único.

Fuera de carta nos ofrecieron TORTILLA DE PATATAS TEMPURIZADA TRUFADA, que pedimos por curiosidad. Se trata de una tortilla deconstruida que realizan tempurizando la patata una vez ya está frita, para después echar la yema de huevo a modo de salsa y servir el conjunto con cebolla caramelizada.
Al ver la ración tuvimos que cancelar uno de los principales, y de nuevo me vuelve a parecer absurdo que no sirvan medias raciones, puesto que solo con este plato has comido.
Al ser un plato tan cerdo creo que es perfecto como entrante para una hamburguesería, que es generalmente lo que se busca en estos sitios, sin embargo para este tipo de restaurante me resulta demasiado pesado; cae al estómago como si fuera cemento, y es que al final se trata de patata frita + rebozado + yema + aceite de trufa sintética, es decir, todo grasa unido a la empalagosa cebolla caramelizada.

Por último la COSTILLA DE CERDO CON SALSA BARBACOA, que tampoco nos gustó puesto que la carne tenía un sabor fuerte, casi desagradable, y en cualquier caso se encontraba a años luz de otras probadas.

No hubo postre debido a que las patatas tempurizadas nos dejaron KO, y la cuenta con cafés y bebidas fue de 26€ por persona. Tiene que ser económico para que todo encaje.

En resúmen, es un sitio agradable, económico y buena opción para trabajadores de la zona pero con cocina mejorable, aunque seguro que en la carta hay alternativas que merezcan mas la pena con respecto a lo que pedimos nosotros.

Tres Por Cuatro

+34 687 26 84 32

Calle Hermosilla 82 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Gran cocina en un pequeño puesto de mercado. Para repetir varias veces.

me gusta

4,5 estrellas.

Apotek Bar Grill Restaurant

+354 575 7900

Austurstræti, 16 Reykjavík, Islandia

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Reykjavík

Opción muy recomendable en Reikiavik. Buena relación calidad precio.

me gusta

Mirando el global cuatro estrellas son justas en relación a Apotek, aunque si solo nos fijáramos en restaurantes autóctonos podríamos decir que es un 5 estrellas a nivel local, puesto que su calidad está muy por encima de la media.

A pesar de eso y de que la competencia no es muy grande, Apotek no es el lugar de referencia, sino que ese honor corresponde a Dill por ser el único restaurante de toda la isla galardonado con estrella Michelín. No obstante, Apotek es una excelente opción tanto por cocina como por presentar una buena relación calidad-precio, considerando el nivel de vida islandés. Dill, por su parte, es menos asequible y su menú está en 115€.

La oferta gastronómica, además de escasa, está concentrada en Reikiavik, y fuera lo normal es comer caro y mal, por lo que hay que resignarse y disfrutar de los otros muchos encantos que ofrece Islandia.

Reikiavik mas que una capital parece un pueblo, aunque al entrar en Apotek se respira otro ambiente que me hizo recordar los restaurantes de Copenhague, donde había estado dos semanas antes. Evidentemente no se pueden comparar gastronómicamente ambas ciudades, pero en Apotek se aprecia claramente el estilo de nueva cocina nórdica, tanto en creaciones como en decoración y diseño.

La carta es variada y ofrece varios menú degustación, pero finalmente optamos por comer a la carta, a pesar de que yo hubiese preferido el menú de siete pases (80€). Se trata de una cocina de sabores sutiles -y en ocasiones planos-, realizada con producto local en su mayoría. En cuanto a los vinos es mejor obviarlos por los precios absurdos que manejan.

Empezamos compartiendo PATO CONFITADO CON GOFRE, SALSA DE CERVEZA Y MANZANA, que fue lo mejor de la comida. Buenísimo.

A continuación probamos BALLENA, que en países como el nuestro está prohibida según me dijo Mario Payán en Kappo. Es servida en forma de tataki y tiene apariencia de cecina, con un color oscuro que lo diferencia del atún. En cuanto al sabor presenta un gusto fortísimo a pescado que es atenuado por el acompañamiento, en este caso alcachofas deshidratadas y en forma de espuma y una vinagreta de chalotas. Curioso, y de lo mas barato de la carta: 2000 coronas.

Los platos principales fueron los siguientes:

TRUCHA CON QUINOA Y MAYONESA DE YUZU Y TRUFA, muy insípida y con ingredientes que no son locales.

BACALAO A BAJA TEMPERATURA CON REMOLACHA, ACEITE DE ENELDO Y TAQUITOS DE CORDERO AHUMADO. El emplatado es bonito pero el sabor era todavía mas insípido que el anterior. El caso es que en otros sitios donde tomamos bacalao tampoco tenía sabor alguno, algo que me sorprendió al ser zona donde se captura fresco.

SALMÓN CON BOK CHOY, CHAMPIÑONES Y SALSA BARBACOA DE TÉ NEGRO ISLANDÉS. Bien.

COSTILLA DE CORDERO CON VERDURAS. Muy bueno; imprescindible junto con el pato.

La parte dulce es lo primero que se ve al acceder al local, y es que está expuesta en un carrito de postres situado cerca de la entrada. Los precios de cada elaboración son elevados, alrededor de 15€, no obstante nos decidimos a probar el correcto postre de YUZU Y CHOCOLATE, además de un par de macarons.

La cuenta final fue 70€ por persona bebiendo cerveza, que para ser Islandia no está nada mal. En general me gustó bastante y volvería sin dudar.

Hamborgara Bullan (Tommi`s burger joint)

Geirsgata Geirsgötu 1, 101 Reykjavík, Islandia Reykjavík, Islandia

guardado por una persona

ver más hamburgueserías en Reykjavík

Muy buena hamburguesa en esta ciudad donde escasean referencias gastronómicas.

Adreid. lo descubrió en marzo de 2018

me gusta

Dimos con esta hamburguesería de casualidad al aparcar en su parking, ya que nuestro apartamento estaba justo enfrente. En poco menos de hora y media cenábamos en Apotek, pero el sitio pintaba tan bien que quisimos hacer una pre cena para probar su hamburguesa.

Nos gustó bastante, por lo que después indagué y vi que es el lugar donde se fundó el primer Tommi's Burger Joint, que ahora se encuentra por varios países de Europa (en Islandia hay seis). Justo 15 días antes había conocido la referencia en Copenhague pero no lo había probado, así que me gustó habérmelo encontrado.

Por otro lado, y hablando de comida rápida, hay un puesto muy famoso de perritos calientes llamado Baejarins Beztu Pylsur en donde solo hay un tipo atendiendo y tarda entre 10 y 15 segundos en preparar cada perrito, no obstante, el sitio es tan conocido que se forma cola. No hay menú, es decir, solo hay un tipo de perrito; y no está mal, pero no me parece nada del otro mundo, eso si, es lo mas económico que encontraréis en este país, que tiene un nivel de vida muy elevado. Y no, no hay McDonalds.

La decoración de Tommi´s es del estilo de otros burger joints, y mola bastante. En Madrid tenemos uno similar en Eloy Gonzalo esquina Cardenal Cisneros, el Clandestino Burger, que es una de mis hamburguesas favoritas de la ciudad.

El sitio es bastante pequeño y había cola, pero merece la pena esperar por su BACON CHEESE BURGER, muy sabrosa y jugosa, aunque como todo en el país muy cara, 17€.

Almanak

+45 72 14 88 08

Havnegade 44 Copenhague, Dinamarca

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Copenhague

Nueva cocina nórdica a la orilla del río. El hermano pequeño de The Standard. Recomendable.

me gusta

En Copenhague de momento solo puedo recomendar como única referencia en la cual haya estado Almanak, ya que por el carácter del viaje no estaba planificado visitar restaurantes. Y digo de momento porque ver todas las referencias que hay en esta ciudad y no poder probar bien me puso los dientes largos, así que pienso volver en un futuro próximo.

El sitio lo encontramos en visitcopenhagen.com, donde hay muchísima información de calidad, y en donde vimos un artículo muy útil sobre establecimientos abiertos el Domingo por la noche. Almanak es la parte informal de The Standard, y aunque yo quería haber ido a Geist al final salí muy contento de aquí.

Cenamos en otros lugares como Fleisch o BioMio organic bistró, un sitio que tiene un luminoso enorme de Bosch y veréis seguro. Estos sitios no están mal, pero hay mejores opciones.
En general es difícil compartir raciones como hacemos en España, ya que el tamaño suele ser pequeño. El precio de estas raciones pequeñas parte de unos 14€, pero en los segundos las carnes pueden subir de 40€, por lo que al final no hay buena rcp comparando con lo que tenemos aquí.
El recuerdo mas grato que tengo son los extraordinarios quesos que había como postre en todos estos sitios, y que recomiendo pedir.

Otros restaurantes de los que se habla bien son Geist, Manfreds, Radio, Kiin Kiin o Relae, además de 108 o Barr que son los hermanos pequeños de Noma.
Vimos Barr desde fuera, que ocupa el local donde estuvo situado Noma, y tiene una decoración en maderas espectacular. El diseño en esta ciudad es una locura.
Si tuviese solo una bala y presupuesto limitado Barr sería la elección sin duda. Luego están los mas exclusivos como Geranium y Noma, liderando por haber encabezado la lista 50 World´s Best varios años.
Todos o casi todos tienen opción de carta y es la manera mas asequible de visitarlos.

Como opción económica es muy recomendable la comida rápida, ya que está muy extendida y hay mil opciones. En Christiania tomamos una hamburguesa bastante buena (aunque el trato fue de una estrella), y en Vesterbro se encuentra una sucursal de Tommi´s Burger Joint, cadena originaria de Islandia. En Reikiavik probé estas hamburguesas y puedo afirmar que están muy buenas.

En cuanto a Almanak es un restaurante con mucho encanto situado en la orilla del río. Presenta una decoración interior estilo nórdico, como no podia ser de otra forma, y ofrece nueva cocina nórdica a precios asequibles. Una cocina simple, fresca y liviana donde la mayor parte del protagonismo lo tiene el producto.

En el menú tan solo hay 7 platos y recomiendan pedir dos por persona.

Probamos un buenísimo SALMÓN AHUMADO DE LAS ISLAS FEROE y una recomendable elaboración de VIEIRAS CON SALSA DE ALCACHOFA Y ENELDO.

Lo mejor de la cena fue el plato de SETAS servido con una infusión de las mismas, que fue de nota, sin embargo tanto la MERLUZA CON COLIFLOR como la CARNE CON REMOLACHA llegaron pasados de punto, aunque no para todos los comensales. Por esto le iba a poner tres estrellas pero mirando el global se merece las cuatro.

De postre pedimos un par de tablas de QUESOS DANESES que estaban deliciosos y un POSTRE DE CHOCOLATE bastante recomendable.

El trato fue amabilísimo y finalmente pagamos 73€ por persona sin vino, que es mejor obviar ya que los precios son escandalosos y no merece la pena.

Gath

Efectivamente Copenhague, gastronomicamente hablando, es una ciudad con muchas, y mas que interesantes, opciones.

A nosotros nos gustó Almanak, y ello a pesar de tener Studio en el piso de arriba -donde no encontré mesa-, y en aquella época, el Noma enfrente.

En una ciudad que merece darle otra vuelta.

hace 3 semanas

Restaurante El Barril de Goya

+34 915 78 39 98

Calle de Goya 86 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 36 personas

ver más restaurantes de pescado en Madrid

Sitio comodín.

está OK

El barril pertenece al grupo Oter y hay bastantes repartidos por todo Madrid. Los que mas he visitado son los de zona Goya (Barril de Goya, Alcántara y El gran barril), sobre todo cuando me apetece picar algo rápido y ligero para cenar. Un par de cañas o vinos con un poco de marisco es en esos casos la mejor opción.

Los LANGOSTINOS son recomendables, y no están nada mal las ALCACHOFAS en temporada. También es buena opción media ración de JAMÓN.

Sirven una correcta ENSALADILLA CON VENTRESCA y buen CAZÓN EN ADOBO, pero las ZAMBURIÑAS no están muy allá.

He probado mas cosas en otras ocasiones pero solo recuerdo unos BOCARTES no lo suficientemente limpios y unas ANCHOAS aceptables servidas con ajo, aguacate y tomate.

Solemos salir por unos 30€ por barba.

Lavinia

+34 914 26 05 99

Calle de José Ortega y Gasset 16 <m> Núñez de Balboa 5 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 116 personas

ver más vinos y licores en Madrid

Espectacular tienda de vinos con restaurante y barra para picar donde probar vinos.

está OK

Lavinia es la tienda de vinos mas importante de Madrid. Es entrar a la tienda de Ortega y Gasset y te entran unas ganas de comprar sin conocimiento, aunque a la hora de la verdad es mejor resistirse ya que los precios que tienen están subidos. Lo mejor es la gran cantidad de referencias que manejan, y es que se puede encontrar algo interesante sin indagar mucho.
La visita es obligada aunque sea solo por ver la tienda.

Pero Lavinia también da la opción de comer en su mini restaurante, dentro de la misma tienda, o bien en la barra, y abrir cualquier botella que quieras del establecimiento. Si bien la comida no es para tirar cohetes, el plan de picar algo de manera informal con un buen vino a precio de tienda no es nada mal plan.

Empezamos con unas CROQUETAS DE CARABINEROS con una bechamel nada cremosa (aunque por lo menos no estaban pastosas) pero si buen rebozado y sabor, y seguimos con la SARDINA MARINADA CON PONZU Y PUERRO.

Mas adelante probamos el STEAK TARTAR, que estaba bastante decente, bien aliñado y sin estar enmascarado el sabor de la carne, y terminamos con una correcta TORTILLA DE TRUFA.

De postre una TABLA DE 3 QUESOS: Búcaro, de Cádiz, Comté y otro que no recuerdo. Buena opción para terminar.

Muy buena atención por parte del camarero.

El precio fue 30€ por persona, a lo que hay que sumar el vino que se elija.