279 sitios, 52 siguiendo, 116 seguidores, 28 descubiertos, 65 check-ins, 20.394 visitas

@Albertoerid

Adreid.

Bagá

+34 953 04 74 50

Calle Reja de la Capilla 3 Jaén, Jaén provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Jaén

Uno de los restaurantes de los que mas se está hablando a nivel nacional.

me gusta

Platos de sabores sutiles elaborados con pocos ingredientes, algunos magistrales como las quisquillas con escabeche y los riñones con caviar.

Bar FM

+34 958 15 70 04

Avenida de Juan Pablo II, 54 Granada, Granada provincia, España

guardado por 31 personas

ver más restaurantes tapas en Granada

Excelencia desde la modestia.

me encanta, uno de mis favoritos

2 check-ins aquí

Todo en orden en Granada con el Bar FM que ha sido recientemente reformado. ANCHOAS San Filippo, buena CIGALA y CONCHA FINA y genial como siempre lo demás: quisquillas, gamba roja, chopitos, frituras perfectas...

----------

Excelencia desde la modestia. Así reza el titular de uno de los muchos artículos periodísticos dedicados a este bar que adornan las paredes, y es que, resumiendo, Francisco Martínez solo busca el mejor producto para su humilde bar.

Un bar situado en una zona muy alejada del centro de Granada, en el barrio norte. El que va al bar FM va expresamente para que le den de comer bien, porque extraña que esté situado en esa localización; si no has ido nunca te entran las dudas de si estás en la dirección correcta. Una vez encontrado parece un bar cualquiera, sin embargo, un bar cualquiera no estaría hasta los topes cuando la calle está desierta.

El local es pequeño y consta de una barra y cuatro mesas altas. Se pueden reservar las mesas altas si tienes pensado llegar a una hora temprana, aunque creo que como mejor se disfruta es en su impoluta barra. Ojo, el peor día para ir es el Domingo, al igual que otros restaurantes de marisco como D´Berto, ya que solo sirven lo que les queda de la semana, y el mejor género se suele terminar como muy tarde el Sábado.

Varias pizarras indican las raciones que hay. El producto es seleccionado de las mejores zonas y se puede pedir mucha variedad, ya que las cantidades de las raciones están medidas para ello.

Empezamos con unas CAÑAILLAS de un tamaño que jamás había visto. Impresionantes. Y después unas OSTRAS GILLARDEAU, que nunca fallan.

La ENSALADILLA RUSA es espectacular, de las mejores que he probado. A simple vista parece que le va a faltar algo de chispa, ya que simplemente lleva patata, mahonesa, zanahoria y gamba, pero la gamba aporta mucho sabor y la patata, que va triturada, hace que quede una textura muy ligera que mejora el conjunto. En Madrid se puede encontrar parecida en La Malaje, pero no lleva gamba. El pan que acompaña si se puede mejorar, aunque los picos están muy buenos.

A continuación una tanda de QUISQUILLAS DE MOTRIL, GAMBA BLANCA y GAMBA ROJA de la Garrucha. El producto de 10, sobre todo las quisquillas. Es imposible que el color azulado de sus huevas no te llamen la atención desde el expositor. Brutales.

Además de un producto excelente, los puntos de cocción son perfectos. Hay que reconocer la labor de Rosa Macías, que además de ser la mujer de Francisco es la cocinera, y trata el producto de una manera exquisita. Sin ella el éxito no sería el mismo. Un buen tandem que recuerda a Berto y Marisol.

Seguidamente probamos el PULPO SECO, que nunca lo había probado y aquí es una de las especialidades de la casa. Presenta una textura dura y creo recordar un sabor ahumado.
En cuanto a las ORTIGUILLAS, creo que nunca probaré otras igual que las de La Tasquita de Enfrente, pero sin ninguna duda estas van a la zaga. Muchísimo sabor y perfecto rebozado, que tampoco es fácil de ver.

Las ESPARDENYAS son unos invertebrados marinos muy difíciles de encontrar. Siempre hay que aprovechar para probar estos manjares cuando están disponibles (como por ejemplo la becada o la lamprea en temporada), ya que pasará tiempo hasta que los vuelvas a encontrar. Destacan por su sabor y su textura tersa.

Con las quisquillas, lo mejor de la comida fueron las PUNTILLITAS A LA PLANCHA, un producto mas común pero con un punto de cocción que hace cambiar el sabor de manera sorprendente. Brutal, para repetir y repetir.

Finalizamos con unas ALCACHOFAS FRITAS (mas bien rebozadas) que, aún siendo buenas, fue lo que menos nos gustó. Creo que la fritura, aunque fina, quita algo de sabor a la hortaliza. Lo acompañamos con SALMOREJO por recomendación de Francisco, y merece mucho la pena.

No hay postres, pero la casa te invita al café de puchero con un dulce. Buen café, por cierto.

El precio fue 69€ por persona con vino, aunque teniendo en cuenta que comimos bastante cantidad, el ticket medio debe ser mas bajo.

Nos gustó tanto que decidimos volver al día siguiente. Sería Domingo, por lo que preguntamos a Francisco si le iba a quedar marisco, a lo cual nos contestó que no, pero nos ofreció guardarnos las últimas quisquillas. Todo un detallazo teniendo en cuenta que éramos gente desconocida.

La comanda este día es completamente distinta al anterior, sin apenas marisco y predominancia de pescado. Aun así merece la pena, porque todo está a un nivel altísimo.

Empezamos con un poco de SALMÓN AHUMADO, CABEZADA DE PULPO y ANCHOA. Muy bueno el salmón y también la anchoa, de calidad, buen tamaño, bien de punto de sal y sin estar planchada. En cuanto a la cabezada de pulpo era la primera vez que lo probaba. Está buena.

Antes de dar cuenta de las quisquillas que nos guardaron amablemente probamos las VIEIRAS A LA PLANCHA, que están buenas, aunque el tamaño no sorprende.

Seguimos con unas correctas CROQUETAS DE JAMÓN y un buen TOMATE CON AOVE.

Otra recomendación de Francisco fueron los BOQUERONES, con un ligerísimo rebozado. Para llorar, que sabor... Y después unas COCOCHAS al mismo nivel. Imprescindibles, lo mejor del día.

La VENTRESCA está a la altura, muy buen producto. Se sirve cruda, aunque si quieres te la pasan por la plancha. Como también nos apetecía nos sirvió unos cortes de atún a la plancha, aunque otro corte, creo que morrillo.

Ya casi con el bar vacío añadimos para terminar el festín unas ALMEJAS con salsa verde. En este caso no son almejas de gran tamaño, que ya se habían terminado, pero el guiso está muy bueno.

Probamos un montón de cosas, pero aun así nos quedamos con ganas de mas como las cigalas o la concha fina, de la cual no disponían. En cualquier caso me parece un sitiazo y es obligatorio conocerlo si se está cerca de Granada.

Mientras tomamos el café charlamos un rato con Francisco, que nos recomendó algún sitio (La Tana, Los Italianos), pagamos la cuenta, unos 65€ por persona con vino esta vez, y nos vamos con una sonrisa de oreja a oreja.

El precio, para el nivel de producto que utilizan, me parece de una relación calidad precio muy buena. Ojalá tuviera un sitio así mas cerca.

barbara

Apuntado!!

27 de abril de 2017

Alicún

+34 953 81 09 75

Calle Juan Pasquau, 2 Úbeda, Jaén provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Úbeda

Bastante por mejorar.

Adreid. lo descubrió en noviembre de 2017

no me gusta

Como tenía que pasar por Jaén tiré de agenda para ver que sitios tenía guardados en esta provincia. Obviamente la primerísima opción era Bagá, que es probablemente el restaurante del que mas se está hablando a nivel nacional. Como segunda opción Taberna Miguel, sonado en su momento por ser restaurante revelación en Madrid Fusión y por la juventud de su chef. Finalmente encontré Alicún y no tenía la mas remota idea de cuando lo había apuntado, así que lo descarté en un principio. Después decidí visitar los tres, aunque en el último momento, y muy a nuestro pesar, tuvimos que cancelar la reserva en Taberna Miguel, que queda pendiente para la próxima visita a Jaen.

Alicún se encuentra en el Hotel Palacio de Úbeda y su chef es Pedro Hervás, ex jefe de cocina en Las Rejas. Al reservar veréis que en la web diferencian entre dos restaurantes, Ábside y Alicún, pero en realidad se trata del mismo espacio. Esto lleva a error porque no está bien explicado; Ábside es la zona del local que pega al ábside de la iglesia, pero es un espacio dentro de Alicún y comparten carta. Digamos que hace de comedor privado.

Por otro lado tienen el gastrobar en un espacio a parte, y ahí se puede degustar, por ejemplo, el dim sum de andrajos de caza, que me quedé con las ganas de probar.

La carta no presenta mucha variedad y únicamente está compuesta por tres entrantes elaborados (los demás son básicos, en concreto jamón, anchoas, quesos, ostras y croquetas) y tan solo dos pescados y dos carnes (bacalao, ventresca y asados de cochinillo y lechal).

Abrimos boca con unas OSTRAS GILLARDEAU para seguir con un plato que nos sorprendió bastante, las QUISQUILLAS EN ESCABECHE DE PALOMA. Muy bien el crustáceo y su textura, que fue lo que mas nos gustó de la comida, sin embargo probamos esta misma elaboración días después en Bagá y lo eclipsó, ya que en ese caso presentaba mayor nivel con un escabeche mas fino y armonizado. Parece que es un plato que ha trascendido mas allá de su autor original, el cual desconozco pero intuyo que es Pedro Sánchez, ya que he visto este plato versionado en mas sitios.

A partir de esto el nivel decayó tanto por nivel de cocina como de sala, con un servicio extremadamente lento y mal coordinado que se excusaban en las fechas y la afluencia de público, algo que en mi opinión no es disculpa ya que la lentitud fue desesperante, y a pesar de la simpatía de algunos camareros otros estaban completamente descoordinados e incluso parecía que se escaqueaban del servicio. Esta lentitud es de lo que mas odio en los restaurantes, y sobre todo no lo aguanto cuando pido la cuenta que es cuando me quiero ir.

A continuación la EMULSIÓN DE HUEVO DE CORRAL EN AOVE PICUAL, GAMBA ROJA Y ANGUILA AHUMADA, plato de igual presentación al anterior. Bien de nuevo el crustáceo, imperceptible la anguila y tosca la emulsión; demasiado presencia del aceite de oliva que descompensaba el conjunto.

De segundos tomamos un mejorable BACALAO CON COLIFLOR TRUFADA y una correcta VENTRESCA DE ATÚN a la brasa con crema de boniato y alcaparras.

Como postres bien el ARROZ CON LECHE CON HELADO DE CANELA y correcto el BABÁ CON HELADO DE AZAFRÁN.

Hay mucho por mejorar, tanto en servicio (y con mas razón por ser el restaurante parte de un hotel cinco estrellas Gran Lujo) como en variedad y elaboración de los platos. Además el precio se situó entre 55 y 60€ por persona sin vino, que no merecieron la pena, y hay que tener en cuenta que bebiendo la cuenta se pone en 75€ o mas, precios que ya son mayores.

Hotel Empordà

+34 972 50 05 62

Avinguda salvador dalí 170 Figueras, Girona provincia, España

guardado por 7 personas

ver más hoteles en Figueras

Historia viva de la gastronomía española.

Adreid. lo descubrió en mayo de 2018

me gusta

Venir a El Motel es visitar un sitio con historia, sentir que viajas a otra época, conocer que era la vanguardia hace 50 años.

Dicen que aquí se dieron las primeras pinceladas de la cocina moderna en España. Josep Mercader abrió el Motel Ampurdán en los 60 y ahí ejecutó su cocina durante 20 años, de raíces francesas pero mediante elaboraciones novedosas nunca antes vistas. Mercader estuvo al frente hasta su prematura muerte, cuando cogió el testigo Jaume Subiros, que aun sigue al frente de los fogones.

Pero para explicar que es el Hotel Empordá lo mejor que puedo hacer es adjuntar este texto de Matoses, que además de ser una de las personas mas respetadas en el mundo de la gastronomía es, en mi opinión, el mejor embajador de la cocina de la zona.

metropoli.elmundo.es/blogs/cuadernomatoses/2014/10/03/jaume-subiros-...

Gracias a Matoses conocí la existencia de El Motel y quería visitarlo, puesto que me llaman la atención los sitios con historia, que incluso provocan nostalgia. Pocos restaurantes quedan así y ojalá que duren muchos años, pero también me gustaría que ese concepto fuera renovado como se hizo en Louis1856 en Barcelona y que abrieran mas sitios así.

Esa vuelta al pasado se observa en la decoración clásica con protagonismo de maderas nobles, sala de luz tenue y cubertería cuidada, pero lo mejor es el servicio a la rusa; camareros uniformados, cocina de sala, carros de quesos y postres y, en general, atención exquisita que te hace sentir un cliente especial. Los camareros llevan toda la vida y el trato se hace mas familiar tanto el restaurante como el hotel -hasta el recepcionista llevaba mas de 30 años- pero también hay algún chico jóven que podría llevar el relevo. Son empresas que requieren conocimiento, continuidad e involucración.

El Hotel Empordà está situado en Figueras, localidad donde se encuentra el museo Dalí, por lo que es un desvío muy interesante si estáis por la zona o disfrutando de unas vacaciones por la Costa Brava, y además tiene la ventaja de que abre todos los días de la semana en ambos servicios.

La cocina es de influencia francesa y se nutre de producto de temporada; en la carta de platos, ahora clásica, se puede deducir lo moderna que podía ser años atras. Por otra lado, la carta de vinos podría dar mas juego añadiendo referencias, ya que dispone de muy pocas, eso si, a precios adecuados.

Empezamos con la SOPA DE TOMILLO, plato con historia que lleva décadas en la carta, puesto que fue creado por el mismo Mercader. Sorprendente sabor del caldo, con el tomillo infusionado.

Seguidamente la ENSALADA DE HABAS CON JAMÓN, PIE DE CERDO Y MENTA, también creado por Josep Mercader, y el CANELÓN GRATINADO A LA CREMA, con gran sabor de la farsa y en su conjunto.

De segundo el ESTOFADO DE VERDURAS DE INVIERNO CON TRUFA Y HUEVO DE CODORNIZ POCHADO y la PULARDA "DEMI-DEUIL" CON FOIE-GRAS DE PATO Y POLENTA, todo ello emplatado individualmente.

Antes del postre no nos pudimos resisitir al CARRO DE QUESOS y tomamos una selección compuesta por perail, morbier, stilton, reblochon y un quinto que no recuerdo.

Finalmente, y aunque ya estaba bastante lleno, tampoco me pude resistir a probar las CREPÊS SUZETTE, cocinadas en la misma sala. Sacrificamos el carro de postres pero no hubo arrepentimiento porque las crepes estaban soberbias.

En cuanto al hotel tiene las habitaciones reformadas y está bien teniendo en cuenta la relación calidad-precio. Al día siguiente tomamos un buen desayuno a base de embutidos, fruta, bollería, café y una tortilla francesa que pedí gracias a la insistencia de Jaume, que ya estaba cocinando desde temprano.

El precio final fue 80€ de la habitación doble con desayuno y 71€ por persona de la cena (no me cuadran los precios que pone en la carta, pero es lo que nos cobraron).

Una de las razones por las que fuimos tanto a Els Casals como aquí fue la poca disponibilidad de alojamientos que quedaba en Barcelona, y al final nos salió un puente perfecto.

Espai Kru

+34 934 24 81 52

Carrer Lleida 7 <m> Espanya L1 L3 Barcelona, Barcelona provincia, España

guardado por 49 personas

ver más restaurantes de pescado en Barcelona

Para llorar! Genial trato al producto, aliños mágicos, buen precio... Obligatorio!!

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

2018:

Última visita a Espai Kru donde pudimos probar algún plato nuevo al nivelón de siempre, en especial los TALLARINES DE CALAMARES CON SALSA ARRABIATA, una versión diferente de un trampatojo ya visto en otros lugares, donde el calamar hace las veces de pasta. Textura brutal del calamar, seña de identidad de la casa, y una salsa arrabiata académica. Obligatorio. También sorprendente el FLAN DE MAÍZ CON ATÚN Y PONZU e imprescindible el MOLLETE DE ANGUILA.

Siguen al nivel las OSTRAS, el SASHIMI, LAS NAVAJAS, esta vez con salsa de anticucho y la VIEIRA CON ERIZO.

-------------

2014:

Vaya finde gastronómico en Barcelona... Muchas expectativas pero accidentado. Primero problemas con el vuelo y no llegar a 2 Palillos perdiendo la fianza, después la farsa de aBac y por último intentar volver esa noche a 2 Palillos y estar todo completo (obviamente). Al final perdí la ilusión de ir a Espai Kru pero ese tercer día hizo que mereciera la pena todo, y es que es la maldita sorpresa del año!! Directo al Top 11.
Esa sensación de haber descubierto un restaurante que te apasiona no se vive a menudo.

El local está puerta con puerta con Pakta del grupo BCN 5.0 que llevan los Adriá y los hermanos Iglesias de Rías de Galicia, de hecho, Espai Kru está situado en la segunda planta de esta marisquería como concepto mas informal.

La decoración es mas bien austera. Destaca el expositor de los pescados pero fuera de ahí no hay nada que llame la atención excepto unos motivos decoracionales de cristal con una imagen de medusa y unos posters y fotos en las cartas de Range Rover ¿a modo de patrocinio?.
Teníamos la reserva desde hacía un mes pero ese día no llegaba ni a media entrada. Por cierto, tienen descuento con Kviar.

Llama la atención que como cubierto te ponen unas pinzas de metal de las que se utilizan para emplatar y la verdad es que comer con eso es súper cómodo.

La carta de vinos creo que pueden mejorarla (en referencias, no en precio) pero los cócteles están bastante buenos. Es recomendable pedir alguno.

En cuanto a la comida, el festín consistió en lo siguiente:

- ANCHOA AHUMADA CON QUESO MANCHEGO Y TOMATE. Si, ahumada con la misma pipa de ahumado que el día anterior en aBac. Espai kru se merece 2 estrellas!

- CROQUETAS DE GAMBA Y CENTOLLA. Muy buenas.

- OSTRA FRANCESA Nº2 CON PONZU Y HUEVAS DE SALMÓN. Brutal, no soy muy amigo de las ostras pero veia imposible irme sin probar una. Al final tuve que pedir otra, la OSTRA Nº2 CON SALSA FRUTOS ROJOS. Estos aderezos con marcado punto de acidez le van de coña a la ostra que se ve es de calidad. Como preferencia me quedo con la segunda.

- NAVAJA DE LAS CÍES CON VINAGRETA DE MOSTAZA Y JENGIBRE. Lo mismo pero en navaja. Calidad, respeto y dos o tres toques para hacer de una navaja algo inolvidable. Y cortada en 2 para comodidad del comensal.

- SASHIMI. Fue lo primero que vimos en una mesa de un grupo nada mas subir las escaleras. Por cierto este grupo eran unas 8 personas un poco hipsters y también vi a gente así en 2 Palillos. Me resulta curioso ver este tipo de gente en sitios donde vas a pagar mas de 60€, en Madrid eso no pasa a menudo.
Volviendo al sashimi... De escándalo! Impecable. SALMÓN SALVAJE de verdad, buenísimo; TORO impoluto aunque en Madrid también lo encuentras así y CALAMAR, la sorpresa de la comida. Tremendo!! No sabíamos si pedirlo porque en Kimura lo probamos y no nos gustó ya que tenía una textura muy dura, pero aquí acertamos de pleno. Es el mejor bocado de sashimi que he probado.
Tuvimos que pedir otra ronda.

- CIGALAS CON LECHE DE TIGRE DE MARACUYA. Seguimos con la misma tónica. Marisco mas aderezo ácido, resultado espectacular.

- DENTO MACERADO EN LECHE DE COCO CON PATACONES (plátano frito). Tremendo.

- TARTAR DE TORO. Superlativo. Es que ya no se que mas decir.

- ANGUILA AHUMADA CON HIGOS Y AJOBLANCO. ¿Quién ha inventado este plato? Para ponerle un piso! El dulce del higo con el toque agrio que aporta el ajoblanco y el ahumado de la pipa se mezcla con la anguila siendo un plato 10.

- TARTAR DE TERNERA GALLEGA. Único fallo de la comida (a parte de una ensalada de bogavante que se les olvidó) y es que quizá sabía mas al aliño que a la carne. Aun así se deja comer sin problema.

- GAMBAS AL AJILLO. Si el de anguila con higos era de 10 este de 11. Como pueden estar tan buenas?? Iban casi crudas con un ajillo hecho con el jugo de sus cabezas. De locos!

- PARPATANA (parte del atún muy jugosa situada cerca de la aleta). Tremenda, había que pedirlo porque estaba fuera de carta y siempre hay que aprovechar. Parecían carrilleras, súper tierna.

Tengo que comentar otro plato que no pedimos pero que vi en otra mesa y me pareció brutal, y es el Rodaballo frito que se presenta en trozos rebozados sobre el propio esqueleto del animal impoluto en forma de cuenco, perfectamente limpio y también frito supongo que en aceite a muy alta temperatura de tal manera que las espinas también se comen. Magistral.

Los postres tenían tan buena pinta y nos había gustado tanto lo anterior que pedimos 5 postres para 4 personas. Luego vimos que en proporción eran bastante mas grandes que los salados.

- MANZANA OSMOTIZADA CON HELADO DE MANZANA. La manzana se envasa al vacío inmersa en alcohol de modo que cuando se produce el vacío, el alcohol se introduce dentro de la manzana dando un sabor alcohólico a esta. Como una maceración pero al momento.

- COULANT DE CARAMELO CON HELADO DE PLÁTANO. De los mejores que he probado, buenísimo.

- RAVIOLI DE PLÁTANO CON VAINILLA DE TAHITI. Postre magistral, para mi el mejor de los cinco, y la competencia no era mala.

- MEL I MATO. Buenísimo! Excelente combinación de la miel con este queso fresco de la zona en forma de mousse. Ración generosísima para una persona.

- LINGOTE DE CHOCOLATE. En realidad es una tarta de chocolate. Buena pero no da el nivel de Espai Kru. La ración vuelve a ser enorme para una persona.

Finalizamos con un melocotón osmotizado cortesía de la casa.

Pues bien, después de probar media carta (repitiendo sashimi) y teniendo en cuenta la excelencia de la materia prima, la cuenta fueron 72€ por persona con vino y un par de cócteles, lo que me parece una RCP buenísima, y es que si hubiesen sido 100€ habría salido contento igual. Pero no solo eso, es que con el descuento del Kviar que no utilizamos habríamos salido a 50,50€... De coña!

Estoy deseando volver y probar muchas mas cosas!! El problema es que en Barcelona hay un nivel que no te permite repetir. Hay demasiados sitios buenos y es que, sin ninguna, duda Madrid y Barcelona están en el Top 10 en cuanto a capitales gastronómicas. Si esto no es de estrella que venga Dios y lo vea.

------------------------------------

2015:

Después de una mala experiencia en El Celler de Can Roca fuimos a arreglarlo a Espai Kru. Y tanto que lo arregló.

Repetimos muchos platos y los nuevos fueron:

- OSTRA CON LECHE DE TIGRE. Las ostras de Espai son espectaculares y la combinación brutal.

- ALMEJA DE CARRIL CON APIO Y LIMA. Muy buena.

- ESCUPIÑA CON JUGO DE RAMALLO DE MAR. Puro sabor a mar.

- VIERA KRU. Se trata de una vieira cortada en 4 porciones con erizo de mar. Al nivel, sublime.

- GAMBA DE PALAMÓS EN AGUACHILE MEJICANO. Tremenda gamba.

- SASHIMI DE JUREL. Dios... Buenísimo. Emociona este trato al pescado.

- SASHIMI DE TORO CON TRUFA MELANOSPORUM. Estaba fuera de carta y no nos lo dijeron, pero vi como se lo servían a otra mesa y no me pude resistir. Ralla la trufa en directo Ever Cubillas, el ideólogo de Espai. Lamentablemente, y aunque el toro es espectacular, solo sabía a este ya que la trufa no era nada aromática y estaba falta de sabor. Impresionaba el tamaño de la trufa, pero de nada sirve eso.

- AREPA DE ANGUILA CON ERIZO. Saborazo y gran conjunto. Tremenda anguila. Cuidado porque llena bastante.
Me gustó mas la anguila con higo y ajoblanco de la primera vez, pero está muy bueno igualmente.

- ENSALADA DE BOGAVANTE CON MANGO, AGUACATE Y MAHONESA DE SU CORAL. Está muy bueno, pero debido al tamaño y su alto precio (30€) creo que no merece la pena tanto como otros platos de la carta.

- RODABALLO SALVAJE FRITO. Me quede con ganas la última vez por su curiosa presentación, haciendo las espinas fritas del pescado de recipiente del pescado. Las espinas al estar tan fritas se comen y están buenas, pero el rodaballo me resulta algo seco. Viene acompañado de no se que salsa y Ras-el-hanut. Me quedo con la sutileza de los moluscos.

- COSTILLA IBÉRICA LACADA CON SALSA DE OSTRAS. Perfecto para terminar. No llega a la altura de la costilla de Wagyu del Kabuki pero está muy buena y tierna.

- HONGO CHINO REHIDRATADO CON FRUTA DE LA PASIÓN. Va por unidades y es un postre bastante raro. A mi me gustó, pero esa textura no la tolera cualquiera y solo sabe a la fruta. Por curiosidad está bien, pero no es un postre postre.

El nivel volvió a ser altísimo tanto en las ostras como en el sashimi, excepto en el de calamar, mas fibroso que la última vez.
Por otro lado, se equivocaron en la comanda y nos pusieron una ostra de mas que luego no nos cobraron, además, nos invitaron al agua. Gran detalle y trato exquisito del camarero (el joven alto con gafas).

La cuenta esta vez fueron 80€ por barba poniéndonos hasta arriba, la próxima vez nos terminamos la carta.

ver comentarios anteriores (18)

Gath

Muy buena reseña, transmite disfrute con mayúsculas.

28 de agosto de 2014

volga

Deberían poner un cartel en la puerta de "Hipsters no".

28 de agosto de 2014

spider72

Esto hay que probarlo ya!

28 de agosto de 2014

volga

Sí, eso venía a ironizar mi comentario anterior, lo que dice aquí el señor david...

28 de agosto de 2014

Adreid.

Che che, tranquilo.

Solo me pareció curioso por el simple hecho de que en Madrid no lo veo casi nunca y me parece de puta madre de que en Barcelona si. Yo les digo a mis amigos que vayamos a cenar a un sitio de >35€ y se ríen en mi cara pero esos 2 sitios son caros y estaba llena de gente joven y de un estilo que no se suelo ver.

Es decir, ni cartel de Hipster no, ni hay ningun problema.
ver comentario completo

28 de agosto de 2014

volga

No, si lo que pasa es que no queda muy claro en qué te basas para decir que eran hipsters. ¿Que tenían menos de 40 años, que iban con barba, que llevaban camisas de cuadros? Con esa descripción hay gente que tiene 1- conocimiento y afición gastronómica, 2- mucha pasta como para gastársela en sitios así.
Lo que es cierto es que en Madrid aún faltan sitios que aun siendo caros tengan el suficiente código de informalidad (decoración, trato...) que anime a gente a ir a gastarse la pasta. Y si no, ahí está el ejemplo de DiverXO, Nakeima, Montia, Triciclo, etc... que baratos no son, pero han atraído a una clientela más joven.
ver comentario completo

28 de agosto de 2014

Yanzoo

Adreid según lo has descrito dan ganas de ir corriendo!!! Menudos homenajes te das!! Esta reseña es "muy disfrutosa"

28 de agosto de 2014

Sr Rodriguez

Me parece un simple comentario sobre la clientela. En mil reseñas he leído sobre pititas, público pureta, etc. A mi me parece un apunte meramente informativo

28 de agosto de 2014

je suis béatrice

Yo mientras no digáis que un sitio está lleno de cuarentonas no me ofendo...

28 de agosto de 2014

Sr Rodriguez

De acuerdo con David.

Lo de las etiquetas en las reseñas para mi no deja de ser una pincelada sociológica que incluso a veces tiene gracia y/o viene bien para saber lo que te vas a encontrar.

28 de agosto de 2014

gordolobo

pedazo reseña...

28 de agosto de 2014

spider72

Huy me he perdido la polémica...jajajaja. Yo soy de los que disfrutan catalogando estilo, aunque normalmente con ánimo homorístico y/o descriptivo...cada cual puede ir vestido como le mole, faltaría más, y hoy en verdad es verdad que es imposible saber si tienes leuros o no por la forma de vestir, en un sentido u otro, si es que vamos por ahí...aunque es verdad que los restaurantes "hipster" si tienen cierto aire negativo...casi todos muy bonito pero sin interés culinario.ver comentario completo

28 de agosto de 2014

Yanzoo

Incluso cada uno de nosotros dependiendo del día y de las circunstancias nos podrían poner muy diferentes etiquetas.

28 de agosto de 2014

volga

Ah, bueno, al menos por mi parte ha sido un comentario de algo que me ha parecido fuera de sitio (por poco claro) dentro de una reseña muy interesante, como suelen ser las de Adreid.

28 de agosto de 2014

Adreid.

Puede ser que haya sido poco claro porque no era despectivo. Me pareció curioso pero de manera positiva! Es que el ambiente en un Kabuki o Nikkei comparando con Dos Palillos era opuesto totalmente. Incluso la zona, uno en Barrio de Salamanca y otro en El Raval.

Ahora, sin entrar en si tenían pasta o no, lo cual obviamente desconozco, si coinciden unos mas y otros menos con la descripción de menos de 40 años, algunos con barba y camisas de cuadros. ¿Hipsters? ¿Alternativos? ¿Normcore? Pues no lo se exactamente, no estoy duxo en culturas urbanas pero creo que mas o menos se entiendía. E insisto, no por ello es malo que vayan a un sitio no ecónomico, sino todo lo contrario.

Por lo demás me alegro si os ha gustado y os animo a ir porque es brutal! Y de paso aprovechad para probar otros, que ya sabéis que en Bcn hay sitios para aburrir: Koy Shunka, 2P, 2Cielos, Indochine, Hoja Santa (En Sept.)...
ver comentario completo

28 de agosto de 2014

acme

Ay Espai Kru!. ¿Qué pasó en el Celler?. Rafa, no me jodas...

4 de marzo de 2015

Adreid.

A ver si me pongo con la opinión del Celler.. pereza..

4 de marzo de 2015

Miss Migas

Farsa de ABAC??? Wanna know more!

4 de marzo de 2015

je suis béatrice

Spai Kru tiene Kviar ? Me pongo a organizar visita a Barna YA!!!

4 de marzo de 2015

spider72

Adreid, pues para que duermas por la noche, el rodaballo sin estar malo es de lo menos impactante, es pescado estilo cazón y aunque está muy bueno no tiene la frescura y el punch del resto. Eso sí, estéticamente es la caña de España...

4 de marzo de 2015

spider72

Yo quiero saber más de la historia de la hormiga en el Celler...

4 de marzo de 2015

Adreid.

Miss, está la opinión de aBac escrita.

Si está en el Kviar Je suis, pero no deja elegir fecha, algo pasa.

Spider la opinión es ampliada, en la segunda visita si probé el rodaballo y me pareció flojo.

4 de marzo de 2015

Lady Spider76

A nosotros el rodaballo nos llegó lo último y ya no podíamos más......pero coincido en los prescindible, teniendo en cuenta el resto.

4 de marzo de 2015

El Celler de Can Roca

+34 972 22 21 57

Carrer de Can Sunyer 48 Girona, Girona provincia, España

guardado por 68 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Girona

2015: Aquella noche El Celler no estuvo a la altura; 2018: Deja vu.

no me gusta

un check-in aquí

Reserva a nombre de la misma persona, mismo mes, tres años después. Al entrar, como en un deja vu, nos ubican en la misma mesa. Decidimos sentarnos en las mismas posiciones.

Y otra vez hubo ingrediente secreto, esta vez un pelo o pestaña, que es mucho menos grave que una hormiga, mas habitual e incluso algunas veces lo hemos podido pasar por alto, pero esto es el maldito Celler de Can Roca y debería estar todo a la perfección. El problema es que no está a la altura en la gestión de estas cuestiones, que deberían ser manejadas por Pitu Roca.

No cabe duda de que iba con ilusión y ganas de resarcirme de aquella penosa primera vez, pero me he vuelto a quedar con cara de idiota. He de reconocer que esperaba una deferencia por parte de la casa, a pesar de que el percance fuera hace tres años, pero es que con reservas a 11 meses es difícil ir mas a menudo. Con una deferencia simplemente me refiero a un interés por parte de Pitu (por ser el jefe de sala); un "espero que esta vez disfruten sin ningún incidente, gracias por confíar en nosotros de nuevo" habría sido mas que suficiente.

Lo esperaba porque una hormiga no podemos considerarlo ninguna tontería, y si en muchos restaurantes apuntan el menú que toma el cliente e incluso otros datos para mejorar en sucesivas ocasiones, no puedo esperar menos de El Celler de Can Roca.

Por otro lado fue decepcionante tomar un menú muy parecido al de tres años atrás (tampoco toman nota de esto), con repeticiones de mas un tercio de los snacks y un postre, además de seis pases con igual ingrediente principal aunque diferente versión (algunas muy parecidas), y esto hace que se haga muy repetitivo a pesar de los meses de espera.

De nuevo lo mejor fue el vino. En El Celler se bebe increíblemente bien y su bodega es difícilmente superable, con cientos de referencias y, además, precios muy comedidos, al contrario de lo que estamos viendo ultimamente con precios doblados con respecto en tienda e incluso triplicados y mas (DiverXO). Aquí se pueden disfrutar grandes vinos con el menú, lo cual es un punto muy positivo en la experiencia global, y merece la pena ir a un nivel superior, haciendo un esfuerzo que carece de sentido cuando los precios están triplicados.

El menú empieza con la misma sucesión de SNACKS. Primero una serie de 5 mini bocados simulando un recorrido gastronómico por el mundo, ahora con una presentación mas efectista que incluye además un juego con el comensal; segundo el bar familiar de sus padres, en el cual repetimos tres de cinco snacks; acto seguido dos cucharas con sabor a puro mar, misma presentación pero diferente elaboración; y por último, en cuarto y quinto lugar, las olivas y el brioche de trufa, de nuevo ya vistos. Mucho sabor en general, pero si tengo que elegir me quedo con las cucharas y con el brioche de trufa.

Después el grueso del menú, donde hasta seis elaboraciones repiten ingrediente con respecto a la anterior vez: la OSTRA, en una versión peor a la del anterior menú y consistente en cinco porciones con su correspondiente guarnición, recordando al "back to the future" de DiverXO; CABALLA, en esta ocasión servida al vapor de amontillado. Muy bueno; GAMBA ROJA en una versión que cambia muy poco pero es igualmente sublime y se queda el recuerdo, y además ya no hacen la treta de la manzanilla; LENGUADO, servido esta vez en forma de ravioli de su piel que da como resultado un pase al nivel de lo que se espera; El COCHINILLO, pase que no recuerdo en absoluto; y por último el PICHÓN, esta vez si con el punto óptimo gracias a Dios. Todavía no me explico como fueron capaces de servirme semejante porquería la primera vez, dan ganas de llorar al ver la foto.

Los platos novedosos fueron los siguientes, todos a nivel alto:

REBOZUELO CON YEMA DE HUEVO CURADA Y AHUMADA CON BOTARGA, OREJONES Y BONIATO. Sorprendente las yemas curadas.

CIGALA CON ACEITE DE ARTEMISA Y VAINILLA, Y MANTEQUILLA TOSTADA.

SEPIA CON LÍAS DE SAKE Y SALSA DE ARROZ NEGRO.

ESPUMA DE TUÉTANO DE TERNERA CON ERIZOS DE MAR A LA BRASA Y PAK CHOY.

PATO CURADO Y AHUMADO A LA NARANJA CON SU PIEL, SALSA NOISETTE Y NUEZ, en una presentación similar al jarrete de 2015.

CORDERO CON PURÉ DE BERENJENA Y GARBANZOS, PIES DE CERDO Y CONSOMÉ DE CORDERO AL HORNO DE LEÑA.

Muy buenos.

La parte dulce comienza con un postre tan original como desafortunado. Se trata de PLÁTANO A LA CARBONARA DE VAINILLA, que no está mal, pero lejos de ser ese postre que limpia y desengrasa después de la parte contundente del menú, es el plato mas pesado de toda la cena. Si la anterior vez me hubiese gustado el helado de maíz como postre, este justo al contrario, y lo hubiera ubicado dentro de los salados.

El segundo postre se llama PINEDA, a base de helado de miel de pino, romero, orégano y tomillo. Muy bueno.

Por último el nuevo hit de Jordi Roca, LIBRO VIEJO, un milhojas de galleta de mantequilla con crema de té y con, ojo al dato, esencia de libro viejo. No me dijo nada la verdad, aunque en general me dejaron mejores sensaciones estos postres que los de la anterior vez, pero sigo sin entender el mito de este pastelero.

En este último postre fue donde uno de los compañeros de mesa se encontró el pelo, lo cual hicimos saber a la camarera. El problema fue gestionado por el jefe de sala (no Pitu, que no pasó por nuestra mesa en toda la cena) y esta vez al menos tuvieron un pequeño detalle invitándonos a un postre extra: CROMATISMO NARANJA, repetido de nuevo pero con una presentación mas bonita por la esfera.

El precio del menú sigue igual, 215€, aunque el ticket final varía mucho en función de los vinos.

-------------------------------

31/03/2015

Después de haber visitado otros grandes restaurantes, El Celler de Can Roca era con diferencia el restaurante que mas ganas tenía de conocer. Si no había ido antes es por lo difícil que es ir. Estar considerado el mejor restaurante del país, haber sido el Nº1 en la lista 50 World's Best Restaurants y un sistema de reservas a 11 meses lo hace complicado.

Las reservas solo se pueden realizar por Internet y comienzan el día 1 a las 00:00 para 11 meses después, es decir, si quieres reservar en Abril tiene que ser a partir del 1 Mayo. Es un poco lío, podía ser a 1 año.
Yo no tuve problemas y pude elegir perfectamente día y horario, pero no esperaría mucho, imagino que antes del día 2 tendrán cerrado todo el mes.

Una vez reservas te piden el número de la tarjeta por email, una cosa que no entiendo por la poca seguridad que tiene dar el codigo de seguridad de la tarjeta por escrito, con lo fácil que sería poner los datos al reservar por la web como para cualquier reserva de hotel.
Después de esto te contactan 15 días antes de la reserva para confirmar y preguntar por intolerancias. Aproveche la confirmación para hacer la petición de añadir, si fuera posible, platos extra al menú. Olatz no vio conveniente contestar al cliente.

El Celler está situado en un barrio residencial a las afueras de Girona y la edificación del restaurante destaca completamente sobre las casas circundantes. La ubicación choca bastante, pero una vez dentro te olvidas de todo. El restaurante es espectacular.

Junto con Azurmendi es el restaurante mas bonito en el que he estado, y no sabría por cual decantarme. Por un lado la edificación acristalada de Azurmendi en un monte, su huerto, la recepción y las vistas de la sala es impresionante. Por otro el caserío de El Celler, la decoración, el patio interior con árboles y las distintas estancias te hacen sentir como en casa.
El único pero es que solo hay un baño para todo el restaurante y se forma cola, lo cual es poco práctico.

Las distintas estancias me encanta en estos restaurantes. Es un placer terminar la comida en el saloncito de El Celler junto a la cava de puros, empezar en la bodega de Coque o tomar el café en el jardín de aBac.

Al llegar te reciben con un aperitivo de parte de la casa, un detalle que se agradece. Hay que tener cuidado porque en otros restaurantes aprovechan para clavarte 10€ por una copa de cava, en estos casos lo mejor es pedir la carta de vinos directamente.

El menú comienza con 15 snacks, los cinco primeros bajo el nombre COMERSE EL MUNDO que consta de 5 mini bocados basados en la gastronomía mexicana, turca, china, marroquí y coreana. En concreto y respectivamente burrito de mole y guacamole, tartaleta de puré de lentejas, hoja de parra, berenjena, yogur y especias, verduras encurtidas con hoisin, almendra con miel, ras-el-hanout, azafrán y yogur, y panceta rebozada con soja y kimchi.

El menú sigue con un homenaje al negocio familiar de los padres de los Roca, un bar llamado CAN ROCA, y son otros 5 bocados. Se empieza con el Campari, un bombón con el licor dentro que me recordó a la caipiritxa de Azurmendi. Después el orden es indiferente entre calamares a la romana, riñones al jerez, tortilla de patata con cebolla, y anchoa (la presentación es su espina en tempura).
Uno de los que íbamos no siguió el orden, ya que al servir los snacks le tiraron el campari en la silla.

Los snacks siguen con la OLIVA CARAMELIZADA con anchoa que presentan en un mini olivo.

Después, los dos mejores snacks. Puro sabor y equilibrio en dos cucharas con ESCABECHE DE PERCEBES y CEVICHE DE LUBINA. Y por último otros dos bocados al nivel de los anteriores: BOMBÓN Y BRIOCHE DE TRUFA.

Después de los snacks, el primer plato fue CONSOMÉ DE INVIERNO, un puré de chirivia con diversos frutos y verduras como nabo, remolacha, rábano, granada, castaña, etc. Muchos matices en un plato con gusto pero en el que se les coló una hormiga y fastidió todo. Al principio no le dimos importancia, ya que todos cometemos errores, simplemente devolvimos el plato. Lo que nos enfadó fue que no recibimos disculpa ni explicación (si de la camarera al cambiar el plato, que menos, pero no de alguien superior que son los responsables).
Al finalizar la cena Josep Roca se acerca y pregunta, pero no dijimos nada (fallo de principiantes) ya que no sabíamos si lo sabía y lo había dejado pasar o no se había enterado.
A los dos días y después de un par de tweets de queja recibí una llamada del mismo Pitu Roca disculpándose. Resulta que no le habían informado, lo cual me parece una cagada del jefe de sala, que debe informar a este sobre el problema, ya que es el dueño y parte del éxito de El Celler. Son temas que debe solucionar el máximo responsable, porque aunque en realidad sea una tontería, no lo es tanto en El Celler de Can Roca, un sitio en el que solo por el hecho de su sistema de reservas son ellos mismos los que ponen el nivel y las expectativas por las nubes, por no hablar de su reconocimiento mundial. Después de 11 meses esperando el momento, y no la hormiga en si, si no la mala gestión del problema junto con los demás fallos, fue un corte de rollo.

Seguimos con HELADO DE TRES GUSTOS DE MAÍZ, que imita al típico corte de helado de chocolate, vainilla y nata, pero en este caso es maíz tostado, huitlacoche y maíz cocido. De sabor un 10, y muy logrado, pero no entiendo este plato aquí ya que es casi un postre. Está bien el juego de meter elementos dulces en los salados y salados en los dulces, pero este plato era demasiado dulzón, lo hubiese preferido como primer postre. A parte le falta algún elemento ya que la presentación es simplemente el corte sin ningún acompañamiento.

Un plato con tradición como CALÇOTS A LA BRASA no podía faltar. Viene presentado en un bol con humo tapado con papel de film y en el cual hacen unas perforaciones donde colocan el calçot, de tal manera que cuando lo coges salía el olor a ahumado. Acompaña alioli y diferentes formas de calçot.

Seguimos con CABALLA MARINADA CON ENCURTIDOS Y HUEVAS, otro muy buen plato. Tremendo sabor de la caballa marinada en sal y azúcar y gran salsa que simula la espina del pescado.

El siguiente plato fue el mejor de la comida, la GAMBA ROJA con su jugo y sus patas crujientes. Realmente es la mejor gamba roja que he comido nunca superando a la de aBac. Platazo.

Otro gran plato es el que seguía: OSTRA CON ANÉMONA Y SALSA DE FITOPLÁCTON, aunque la ostra me pareció pequeña. La mejor que he comido de momento corresponde a Azurmendi.
Según cuentan este plato está hecho para maridarlo con un vino, concretamente La Bota de Manzanilla de Equipo Navazos, del cual te ofrecen una copa que después te cobran sin informarte. ¿Que necesidad hay de hacer esto? Es un detalle muy feo y que no está a la altura de El Celler, pero lo peor es que es una práctica extendida (por ejemplo con el mezcal en Punto MX). Hay que pagar lo que se consume pero también hay que informar que conlleva un coste, porque el hecho de que lo ofrezcan concretamente en un plato puede llevar al engaño de que es parte del plato. Por otro lado a mi me flipa la manzanilla, el palo cortado y demás, pero a mucha gente no.
Este hecho contrasta con el detalle del aperitivo, al cual si te invitan.

Seguimos con un LENGUADO CON MOSTAZA, MIEL, MANTEQUILLA Y BERGAMOTA antes de uno de los mejores platos de la cena, que fue un MAR Y MONTAÑA que constaba de [spoiler] un trampatojo de papada con piel de sardina simulando a ésta. Me parece un plato brutal, desgraciadamente ya lo había visto en foto, perdiendo así todo el factor sorpresa.

Los salados terminan con 3 platos de carne. En primer lugar un tremendo COCHINILLO IBÉRICO CON SALSAS DE MADROÑO, GRANADA Y BONIATO.

En segundo lugar JARRETE DE TERNERA CON TUÉTANO, AGUACATE Y TRUFA que viene presentado cortado en una fina loncha, lo cual produce sorpresa. Muy buen plato.

Por último una TRILOGÍA DE PICHÓN compuesto por su corazón, un caldo y la pechuga. Las dos primeras partes estaban espectaculares, sin embargo la pechuga estaba bastante pasada de cocción (ver foto y comparar con otras) y resultaba seca. Otro fallo mas justo en el restaurante donde todo debería haber ido a la perfección. Y este, para mi, es grave, ya que no es de recibo ese punto de cocción en este restaurante.

Los postres empiezan con SUSPIRO LIMEÑO, compuesto por leche, lima, cilantro, dulce de leche y pisco, seguido por CROMATISMO NARANJA protagonizados por frutos de ese tono como naranja, mango, mandarina y fruta de la pasión. Terminamos con ANARKIA DE CHOCOLATE, donde encontramos mas de 15 texturas diferentes.

Al finalizar pasa un carro del cual eliges los petit fours. Probamos una selección bastante amplia y los degustamos junto al café en un saloncito apartado del comedor donde se encuentra la espectacular cava de puros y rones de toda América.

La cantidad del menú es bastante grande, aunque tampoco es el restaurante en el que mas lleno he salido. De todas maneras lo de salir lleno es muy relativo (Por ejemplo una de las cenas en las que casi me muero fue la primera vez en DiverXO, sin embargo la segunda sali normal con un plato mas).

Hay que destacar el gran trabajo de Pitu con los vinos, que fueron:

- Albert i Noya Cava El Celler Brut D.O. Penedés (Aperitivo)
- Dr. Burkling Wölf Gaisbohl 10 VDP Mosel
- La Bota de Manzanilla nº55 Equipo Navazos
- Ignios Orígenes Baboso Negro 12 D.O. Ycoden-Daute-Isora Tenerife
- Maximin Grünhauser Herrengberg 10 Kabinet VDP Mosel
- Tokaji Oremus 5 Puttonyos 05
- PX La Cañada Sierra de Montilla Pérez Barquero

Me sorprendió en especial el Ignios (60€), como generalmente me pasa con los vinos canarios, sin desmerecer La Bota de Equipo Navazos, que son vinazos. De los dulces tanto el Maximin Grünhauser como el Tokaji Oremus (vino húngaro de bodegas Vega-Sicilia) son espectaculares.

La cuenta ascendió a 245€ por persona.

Viendo los platos y vinos, y dada la fama de El Celler de Can Roca, parece un sacrilegio ponerle dos estrellas, pero esto iba a ser mas que una cena y la cosa se tuerce cuando no te contestan a los emails, te tiran un aperitivo, te encuentras una hormiga en un plato y no gestiona el problema el encargado, te ofrecen copas de vino sin informar que están excluidas del menú o una de las carnes está pasada de cocción.

Desgraciadamente, no fue un somni.

ver comentarios anteriores (6)

spider72

Pues por ese precio es imperdonable.

16 de marzo de 2015

Adreid.

El precio influye, pero, mas que por el precio, es peor por el restaurante que es y por los 11 meses de espera.

16 de marzo de 2015

spider72

La leche...yo le casco 2 estrellas pero del tirón...11 meses y toma hormiga!

16 de marzo de 2015

Adreid.

Hormiga.. Y lo demás.

16 de marzo de 2015

Bermar

Hostia qué valiente eres Adreid, olé, criterio puro, sin dejarse llevar.
Que conste que es nuestro segundo restaurante preferido en España. Fuimos al antiguo y nos encantó, al actual y nos enamoró. Per está claro que hay momentos y momentos...
Buena reseña!

16 de marzo de 2015

acme

Adreid, ¿A cuánto está el maridaje?

16 de marzo de 2015

Lady Spider76

por 245 por persona me cae una hormiga y quemo el local.

16 de marzo de 2015

Gath

Gran reseña Adreid, de las completas y objetivas que he leido ultimamente. Mis felicitaciones.

16 de marzo de 2015

Adreid.

Gracias Bermar, solo cuento lo que nos pasó con la mayor objetividad posible.

Acme, el maridaje son 95€, pero en nuestro caso solo maridamos los postres a razón de 18€ p.p (6€ por copa). Durante los salados optamos por un (Riesling 47€) y un tinto canario (60€).

Los precios de los vinos, en general, no están demasiado subidos.

16 de marzo de 2015

Adreid.

Sin IVA

16 de marzo de 2015

Adreid.

Gracias José Luis!

16 de marzo de 2015

Els Casals

+34 938 25 12 00

Carretera de Sagàs a La Guardia. Sagàs, Barcelona provincia, España

guardado por 15 personas

ver más restaurantes catalanes en Sagàs

Autarquía.

me encanta, uno de mis favoritos

La visita a Els Casals fue especial, de las que sobrepasan las 5 estrellas. El entorno, la tranquilidad del emplazamiento y su manera de hacer las cosas hace de este lugar un sitio único.

Lo mas representativo de Els Casals es, sin duda, su marcada filosofía; el verdadero kilómetro 0 que los hermanos Rovira llevan a cabo mediante la participación en la totalidad del proceso, que empieza con la cría de animales y el cultivo de verduras y hortalizas, sigue con la producción de embutidos y otros alimentos como la miel -también tienen panales-, y finaliza en el restaurante, donde todo lo anterior acaba en la mesa. Pura autarquía y autosuficiencia llevada al extremo, hasta el punto de elaborar piensos propios con los que alimentar a sus animales.

Esta casa payesa reconvertida en restaurante y hotel está situada en Sagás, comarca de Barcelona situada en el interior de Cataluña. La masía se encuentra en medio de la nada, por lo que para disfrutar plenamente es obligatorio hospedarse. Hacer noche en Els Casals no solo aumenta su encanto y permite disfrutar la cena sin preocupaciones y con bebida acorde, sino que además es imprescindible para no perderse su excelso desayuno. No hay ninguno igual.

La hospitalidad es otro de los fuertes del lugar; el personal es encantador, algo esencial para que se produzca una experiencia de las que se quedan grabadas en la memoria. Els Casals era un preludio antes de nuestra segunda visita a El Celler de Can Roca -que otra vez no estuvo a la altura-, y se convirtió en la cena del 2018; a pesar de estar en el comienzo del año nos fuimos con una sensación que difícilmente puede ser superada en lo que resta.

Llegamos por la noche y nos dirigimos directamente a cenar; es importante saber que solo sirven menú degustación hasta las 22:00. El comedor es cálido y acogedor, con predominancia de madera y piedra, y mesas amplias y espaciadas entre si.

En primeras visitas siempre optamos por menú, ya que nos permite probar mas variedad, no obstante, en carta se encuentra otro de los puntos mas interesantes de Els Casals, las aves guisadas, que dejamos para la próxima ocasión. Difícil elección.
Existen dos menú degustación en función de la longitud, y están compuestos en parte por platos presentes en la carta. El menú largo consta de 12 pases.

En cuanto a la carta de vinos encontramos referencias interesantes y precios comedidos, con algún vino por debajo de precio en tienda. Es una cena que hay que disfrutar con un buen vino. La nota negativa tenía que ser por política, y es que la estructura de la carta de vinos está dividida entre denominaciones de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares bajo el imaginario nombre de "paisos catalans" y resto de la península ibérica, donde se incluyen los vinos portugueses.

El menú comienza con la soberbia SOBRASADA CON MIEL, sorprendentemente servida en forma de panal, y unas rebanadas de pan payés con tomate que acompañan al conjunto. Una sencilla pero inmejorable manera de empezar, si bien es cierto que el pan estaba mejor en el desayuno del día siguiente. Para el recuerdo.

Seguimos con HUERTO EN LA MESA, que consta de una crema de queso con hortalizas y una tierra que da el contrapunto crujiente. A continuación, una sensacional CORTEZA DE CERDO CON JAMÓN.

El nudo del menú se inicia con un tremendo mar y montaña: PASTEL DE PATATA Y PUERRO, SEPIONET Y PANCETA -¡qué panceta!-, para posteriormente degustar la COL CON ENCURTIDOS.

De nuevo Oriol Rovira nos sorprende con otro espectacular mar y montaña, protagonizado esta vez por GUISANTES ESTOFADOS CON BUTIFARRA NEGRA Y TRIPA DE BACALAO, una combinación ganadora que precede a un rico RAVIOLI DE CIERVO CON CREMA DE CASTAÑAS, para después concluir con el sobresaliente CANELÓN TRUFADO.

De postre un fresco SORBETE DE LECHE DE OVEJA CON GRANIZADO DE RUIBARBO y un magnífico FLAN, de los mejores probados.

Una vez terminada la cena toca descansar, ya que el día siguiente empieza fuerte con el desayuno en el encantandor comedor con vistas al campo.

Este desayuno está compuesto por una serie de EMBUTIDOS -sobrasada en dos tamaños, espectacular y sorprendente fuet, butifarra catalana, bull blanc y negre, chorizo y salchichón-, distintos tipos de QUESOS, el mejor PAN PAYÉS que he probado en mi vida, y REPOSTERÍA casera que, contra pronóstico, rayaba al nivel de lo anterior -buenísimos tanto los croissants como los pasteles y ensaimadas-. 10/10.

Todos estos embutidos y alguno mas se pueden adquirir a precio bastante económico en su lugar de producción, otra casa cerca del hotel llamada Casa Maia.

El precio desglosado fue 75€ por persona correspondiente al menú, a lo que hay que sumar el vino, y 150€ de la habitación doble con desayuno.

Miss Migas

Me parece un planazo

hace 3 meses

Adreid.

Y lo es! además por la zona hay mas sitios interesantes.

hace 3 meses

Empanadería china de tres cerditos

+34 911 96 32 38

Paseo de las Delicias 73 <m> Delicias 3 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 17 personas

ver más restaurantes chinos en Madrid

Street food.

me gusta

Este lugar es lo que mas me ha recordado en Madrid a los locales de street food asiático. No he estado en China pero si en otros países de la zona, y Los Tres Cerditos, con su brevísima carta -tan solo jiaozi (gyozas), tallarines y crepes- y esa cocina vista donde preparan todo al momento, se parece a aquellos pequeños establecimientos que junto con los puestos callejeros conforman el street food.

El local no tiene mucha capacidad, la terraza exterior tiene unas 5 mesas y dentro hay otras 3 ó 4, por lo que en invierno será difícil pillar sitio. La mayoría de la gente que entra va a recoger pedidos, y no es mala opción encargar un Glovo para que te lo lleve a casa.

Le doy cuatro estrellas porque solo he probado los JIAOZI, que están bastante bien y hay que tener en cuenta el precio: 14,60€ por 24 unidades (para llevar), en este caso variadas de ternera, verduras, cerdo y gamba. Me gustaron mas los dos últimos.

El Porrón Canalla

+34 915 32 06 04

Calle de la Ballesta 2 <m> Gran Via 1 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 50 personas

ver más restaurantes comida rápida en Madrid

Muy buenos bocadillos de la mano de La Tasquita de Enfrente.

me gusta

Recuerdo la primera vez que fui a El Porrón Canalla, al poco tiempo de abrir y con expectativas por venir de la mano de Juanjo López y su Tasquita de Enfrente, que se encuentra justo en el local de al lado. Me decepcionó un poco, ya que no había mucha oferta y gran parte de la carta eran bocadillos hechos con conservas. Demasiado sencillo para lo que se esperaba.

Un día, de fiesta por la zona, volví. Era pronto, ya que su horario no se alarga demasiado en la madrugada, pero teníamos hambre y fuimos a recenar. En esa ocasión dimos en el clavo al elegir el BOCATA DE CARRILLERA CON HUEVO, CEBOLLA Y ACEITUNAS, que dan un toque muy bueno al conjunto, y el LOMO, QUESO, BACON Y PIMIENTOS, bocadillo que pido siempre porque me cautivó. La calidad del lomo y el queso se nota, y marca la diferencia.
A parte de estos dos tiene que estar delicioso el de sobrasada en tortilla francesa o con huevo frito, mientras que el de TORTILLA DE PATATA, que si hemos probado, nos gustó menos. En cuanto a las conservas ya han perdido protagonismo en la carta.
Se puede elegir entre distintos tipos de pan, y para beber se apuesta por el porrón, que da nombre a el lugar.

La decoración del local acompaña muy bien el concepto; está protagonizado por unas paredes de cemento sin revestir con graffitis además de cables colgando, cocina vista, mesas de madera y un gran ventanal. Me encanta.

Son dos cosas las que no me gustan. En primer lugar es tenerlo tan lejos de casa, porque un buen bocata siempre es un comodín y vendría mas si lo tuviese a mano. En segundo lugar el horario, y es que aun siendo consciente de que es difícil que un negocio pequeño tenga los horarios de McDonalds, alguna vez se me ha antojado por la tarde y no he podido ir, además de que a las 16:00 cierra el local (no la cocina) y, por tanto, tienes que ir bastante antes, a no ser que quieras take away. Se puede pedir a domicilio por Just eat, pero no se que tal llegarán a casa. Y ya es mucho pedir, pero si cerrase a las 5:00 sería ideal; gana por goleada al kebab.

El precio me parece adecuado; quizá con un bocadillo te quedes con hambre, pero con dos te quedas satisfecho seguro (lo mejor es 3 para 2), y a 6€ el bocadillo el ticket acaba siendo económico, por lo que merece completamente la pena.

Ramen Kagura

+34 915 48 36 06

Calle de las fuentes 1 <m> Ópera 2 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 86 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Muy buen ramen a precio económico. Local a reventar.

me gusta

Tres intentos he necesitado para poder probar Ramen Kagura; un día estaba completo, otro había demasiada cola y este último día, en el que ya sabiendo lo que había y aprovechando que tenía hambre, fui pronto, y aun así, a pesar de llegar a las 13:30, ya había algo de cola. Esto fue un Lunes, y a pesar de que este es un lugar muy económico, no es poco frecuente encontrarse sitios llenos este día, por lo que parece que la cosa va a mejor y no vivimos en Eritrea como parece que nos quiere hacer creer la TV.

El local se encuentra en una perpendicular de la Calle Mayor, muy cerca del mercado de San Antón (otro sitio también impracticable cualquier día, aunque en este caso debido a los turistas). El local es muy estrecho y alargado pero con bastante capacidad, y prácticamente no tiene decoración. En cuanto a la cola parece que la rotación es rápida, pero a partir de las 14:30 no se me ocurriría ir ya que hay demasiada gente. Dentro se pueden ver japoneses comiendo, lo cual es un buen indicativo.

El público es mayoritariamente joven, y al ser un restaurante de cocina japonesa no especializado en sushi es fácil encontrar a un personaje que no falla en estos sitios: el experto en Japón, caracterizado por dar la chapa a sus amigos de manera infernal con cualquier tema acerca del país nipón. Al principio los amigos están interesados, pero al cabo de una hora sus caras lo dicen todo.
Además en Ramen Kagura existe un subpersonaje del experto en Japón, que es el sorbedor de fideos. Comiendo ramen hay que sorber los fideos, y aquí hasta te lo indican en el mantel de papel, por tanto hay que sorberlos con ganas. Se conoce que si no se entera todo el local de cuanto sorbes es que no lo haces bien, así que cuanto mas fuerte mejor, que se note que lo haces como en Japón.

Está muy bien la tradición, y efectivamente así lo hacen los japoneses que hay en local, pero a mi me resulta desagradable tener a varios tíos sorbiendo los fideos como si no hubiera mañana.

En cuanto a la carta se compone de una serie de menú del día muy económicos además de una selección de entrantes a parte. El servicio es amable, aunque en algunos momentos podía estar mas atento.

Probé el RAMEN MISO, con cerdo, huevo, verduras, naruto y salsa de soja, y me gustó bastante. Con el menú la sopa viene acompañado de tres GYOZAS que están buenas y unas edamame que no me sirvieron. Tengo ya ganas de volver porque los ramen de temporada (invernal) tenían una pinta espectacular.

Fuera del menú añadí TORI NO KARAAGE o pollo frito japonés, que me parece bastante prescindible. Lo ofrecen como "tapa japonesa", pero mas que tapa es una ración grande y se puede compartir perfectamente.

El postre si viene incluido en el menú, y terminé con una correcta CHEESCAKE (a la japonesa según ellos). El formato así de pequeño me parece ideal para acabar con algo dulce sin llenarte.

Sin duda el éxito de Ramen Kagura es fruto de lo bueno que está su ramen, pero además el precio es imbatible. Con un precio tan económico el éxito está asegurado. Pagué 15,5€ y me sobró el pollo, y si bien es cierto que los sitios de ramen son baratos no deja de sorprenderme este disfrue a precio mas bajo que franquicias de hamburguesas.

Vendría muchísimas veces, lástima lo mal que me viene la zona y hacer cola. Ojalá abriesen otro mas céntrico.