AlbertoTV

Iroco

- cerrado

Calle de Velázquez, 18 <m> Velázquez 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 255 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Terraza increíble, comida que no está a la altura

me gusta

He vuelto a Iroco después de algún tiempo. Hubo una época en que me gustaba mucho, aunque siempre que reservaba a última hora (o incluso con varios días) nunca había sitio en la terraza. No sé si será la dichosa crisis o qué, que a veces beneficia a los perezosos, pero llamé en fin de semana con apenas media hora y no había problemas para reservar fuera.

La terraza es espectacular para estar donde está. Han cambiado un poco la carta, que sobre el papel tiene muy buena pinta, y sobre el plato es correcta aunque no mata. El precio es caro para lo que se come, pero supongo que con un local así en la calle Velázquez te puedes permitir el lujo de cobrar lo que quieras por un plato.

De todo lo que pedimos, los entrantes me parecieron caros y escasos, en cantidad y calidad. Estaban buenos pero sin más: el ceviche pasa, pero quien haya comido peruano rico de verdad esto le va a saber a nada; el tataki de atún normalucho y muy escaso. Pero lo que era de risa era el "sashimi de presa ibérica". Lo pedí porque el nombre me entró por los ojos. Y aunque no está malo (pero sí insípido), es una bonita forma de cobrarte a precio de o-toro un producto que sin más es barato y de la tierra.

En cuanto a los principales, el "arroz socarrat" con gambones estaba muy rico, la verdad, aunque el tamaño de los gambones dejara mucho que desear. El carpaccio muy normal también.

Los postres, de todo: los sorbetes muy buenos de sabor pero molaría que pusieran más cantidad; la tarta de manzana -tipo tatin- con helado de canela buena de sabor pero bastante blandurria y el helado muy pobre, podrían hacerlo mejor. Y el postre de chocolate con aceite de oliva no lo probé pero dijeron mis amigos que estaba bueno y era muy original.

El vino caro, dos botellas de K-naia (verdejo rico para todos los públicos) más de 20 € por botella. No me parece de recibo para un vino blanco que cuesta en el súper mercado menos de 5 €.

Por último, el servicio muy atento y amable. Todos los camareros muy agradables.

En resumen: no es comida del vips, pero casi, y pagas 50 euros por cabeza (con vino y tal). Le pongo cuatro estrellas porque el sitio es súper agradable y el servicio fue muy atento, pero en calidad-precio se merece mucho menos.

etiquetas: , ,

ciudades

valoraciones

4 estrellas 40%

etiquetas