330 sitios, 145 siguiendo, 178 seguidores, 12 descubiertos, 219 check-ins, 26.151 visitas

El comer y el rascar, todo es empezar.

Avelio

El Brote

+34 652 17 33 19

Calle de la Ruda,14 <m> La Latina 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 289 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

El paraiso micológico

me encanta, uno de mis favoritos

Comida sábado - octubre 2017

Cada vez mejor. Subimos a 5 estrellas, por majez, por cocina y por relación calidad-precio.

Hoy, puestos en manos de Eduardo, tomamos champiñón laminado en carpaccio con una cítrica mahonesa de lima, rebozuelos en ensalada templada con verduras, nueces y uvas, y unos níscalos salteados con butifarra. Todo un espectáculo, platos dignos de un estrella Michelín. Para beber un estupendo tinto de Cádiz, Vara y Pulgar.

La cuenta... no llegó a 25 euros por cabeza. Impresionante rcp.

¿Aún no se han enterado de que estamos en temporada de setas? Vayan ya!

-----------------

Comida domingo - mayo 2017

Visita a EL BROTE, el restaurante micológico, recién reabierto en La Latina, muy cerquita de la Plaza Cascorro. El local es pequeño (unas 8 mesas), de estilo "hipster", paredes en ladrillo visto y mobiliario reciclado. Como andan en pleno rodaje, de momento no reservan, aunque se les puede llamar poco antes de ir, y si hay hueco te guardan la mesa.

Aquí se viene a comer setas, las que haya de temporada, servidas en platillos pequeños, casi tapas, en recetas elaboradas y estudiadas para realzar el sabor del hongo de que se trate. La carta es breve, explicada con pasión por Eduardo, el dueño e ideólogo del negocio. Entre dos personas casi te puedes comer todos los platos.

Nosotros tomamos cinco cosas para dos personas, suficiente si no vas con un hambre feroz. Empezamos con un tomate raf aliñado, fresco y pleno de sabor, unas ricas flores de calabacín rellenas en tempura. Continuamos con unas manitas deshuesadas rellenas de boletus, una delicia, unas colmenillas con ceviche corvina, otro gran plato y por último, unos perrechicos con velo de panceta y yema de huevo que estaban brutales. Pudimos comprobar que en esta casa se cocina rico y se trata el producto de maravilla.

Para beber, de una cortísima carta de vinos, escogimos un Navaherreros tinto, garnacha de Madrid, servido a su temperatura y en copas correctas, que acompañó la comida de un modo sobresaliente. Con la cuenta, a modo de "petit fours" te traen un platito con unas cuantas fresas (ojo no fresón) y cerezas, buen detalle.

La clientela es "buenrollista", típica de la zona, aunque no nos hizo gracia que dejen entrar perros. Que conste que nos gustan los animales, pero pensamos que los perros deben estar en los parques, no en los bares. Servicio muy agradable aunque con parones entre plato y plato que atribuimos al rodaje.

En cuanto a la cuenta, salimos a unos 25 € por cabeza, un regalo. Tenéis que venir antes de que se corra la voz y se ponga imposible.

The One

+34 915 75 41 30

Calle de Lagasca, 81 <m> Núñez de Balboa 5 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 14 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Chino atípico

no me gusta

Comida festivo - octubre 2016

Llegó a nuestros oidos que habían abierto un restaurante chino nuevo en la calle Lagasca, y como buenos amantes de la cocina oriental, allí nos plantamos a explorar. El sitio es una monada, moderno y bien decorado, y con mesas espaciosas y bien vestidas.

Su especialidad es la cocina de Hong Kong, la carta es sorprendentemente corta (y cara) para tratarse de un chino. Nosotros probamos:

- Berberechos con judías negras (12,80 €). Hechos en una salsa parecida a la de ostras que estaba bien sabrosa pero no vimos las judías. Los berberechos (apenas una decena), de pequeño calibre y con algo de tierra.

- Brocheta de pollo al cacahuete (8,50 €). Dos mini brochetas de pollo (poco hecho) con pimientos en una salsa de cacahuete que nos pareció demasiado espesa y con poca gracia.

- Arroz a la sartén (9,80 €), un arroz salteado con verduras, servido en una mini sarten de hierro. Cantidad escasa y sabor escaso también. Regular.

- Pasta de Hong Kong con pato (11 €), fideos finos salteados con verdura, brotes de soja y trocitos de pato. Lo mismo de antes, ración pequeña y muy sin más.

Y aquí nos plantamos.

En cuanto al tema líquido, la carta de vinos no está mal, es amplia aunque con referencias muy comerciales. Tomamos un tinto de Madrid Las Retamas (16,80 €) servido a buena temperatura y en copas adecuadas.

Pues sintiéndolo mucho, no nos ha gustado. El sitio es muy bonito pero pagamos 60 euros y salimos con hambre (la primera vez que nos pasa en un chino). Me quedo con los de Usera aunque sean más cutres.

Taberna de Elisa

+34 914 29 32 11

Calle de Santa María, 42 <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 13 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

Taberna castiza by Triciclo

me gusta

Tapeo de domingo - octubre 2017

Santa María, la calle paralela a Huertas, va a acabar llamándose Pasaje del Triciclo, pues con Tandem y éste, estos chicos ya suman tres locales abiertos uno al lado del otro.

Realmente es una reapertura pues La Taberna de Elisa es un clásico del barrio que llevaba cuatro años cerrado, tras haber albergado en los últimos tiempos un karaoke y un pub irlandés. En el aspecto decorativo, muy acertadamente, se han limitado a darle un lavado de cara y han conservado la preciosa barra de madera, los llamativos azulejos que decoran las paredes y las repisas con botellas centenarias.

El concepto de negocio de tan sencillo resulta rompedor. En estos tiempos de gastrobares abiertos en serie con cartas clónicas de cocina de fusión, ellos han abierto una tasca madrileña de toda la vida, sin más pretensiones que servir cañas bien tiradas, tapas castizas y buen producto con una mínima elaboración.

Acodados en la barra tomamos, en formato media ración, una suave ensaladilla rusa, un meloso morro rebozado y un contundente pisto acompañado de huevo frito y patatas paja. Todo muy rico, como en el resto de locales gestionados por estos chicos, se nota que aquí hay cocina y cocinero.

No se han olvidado del vino y manejan una carta corta, pero bien seleccionada por el sumiller de la casa madre (con algún champán y generoso incluido), de la que nos recomendaron Gatuno, un tinto de Garnacha de Cenicientos (Madrid), fresco y ligero, que trabajan en exclusiva y que resultó ser estupendo.

El servicio, comandado por el gran Javi, ex-jefe de barra de Triciclo, no puede ser más simpático y agradable. Los precios son populares, una comida o cena de tapeo, con una botella de vino, es difícil que suba de 30 € por cabeza.

En cuanto al ambiente, éste domingo, sin haber hecho publicidad, acabaron con el local a reventar, por lo que les auguro mucho éxito. Ya estáis tardando en ir a probarlo.

Santerra

+34 914 01 35 80

Calle del General Pardiñas, 56 <m> Núñez de Balboa 5 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 20 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Tapeo manchego de nivel

me gusta

Cena septiembre 2017

SANTERRA es el nuevo proyecto del Chef Miguel Carretero, que trabajó en el Carmen de Montesión y fue jefe de cocina en la última etapa de Adunia, inmediato antecesor de éste.

Situado en la parte alta de General Pardiñas, al local le han dado un importante lavado de cara, aunque la distribución es la misma que tenía el extinto Adunia. Barra de tapeo con mesas en la planta de calle y el restaurante gastronómico en el semisótano.

Nosotros probamos la zona de tapeo, que ofrece una carta breve de tapas de cocina castellano-manchega, aquí no busquen kimchi ni ceviches.

Entre cuatro personas, pedimos prácticamente toda la carta. Probamos unas excelentes croquetas de jamón ibérico, con el interior casi líquido, unos ricos puerros confitados con velo de tocino. Bajó un poco el nivel con una caballa en un escabeche demasiado suave para nuestro gusto. Continuamos con un sabroso bonito encebollado y una extraordinaria royal de pato. Y cerramos capítulo con unos callos a la madrileña, melosos y pegalabios, pero muy tímidos en cuanto a picante.

Terminamos con una tabla de quesos, todos españoles, cuatro variedades de los que destacó un payoyo muy curado y el Ocaña avileño. Para beber, de una completa carta de vinos cayeron un ligero y mineral 7 Fuentes canario, y un Almirez, tinta de Toro más potente, ideal para los guisos que tomamos al final y los quesos, aunque los vinos estaban a temperatura ambiente y hubo que enfriarlos en cubitera. Necesitan una Cava climatizada ya.

Servicio atento y profesional, no hubo excesivas esperas pese a llevar menos de una semana abiertos.

Nos ha gustado la propuesta informal, cocina reconocible y muy buena mano con los guisos. La sombra de Montesión es alargada. Los precios son prudentes, las tapas son tamaño media ración pero pocas superan la barrera de los 10 euros. Salimos bien comidos y bebidos, pues nos montamos un pseudo-menú degustación y pagamos algo menos de 30 € cada uno. Repetible y recomendable. Venid!

Restaurante Membibre

+34 915 43 31 48

Calle de Guzmán El Bueno 40 <m> Moncloa 3 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 65 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Muy rica la "cocina en miniatura"

me gusta

Cena de tapeo - septiembre 2017

Visita a MEMBIBRE, un sitio muy recomendado por gente que entiende de las cosas del comer y que llevaba tiempo en nuestra agenda. Recientemente reformado, dispone de una barra con mesas altas para tapeo a la entrada, y un salón al fondo para comer de mesa y mantel. Recomendable reservar, o ir pronto, pues siempre está hasta arriba.

Nosotros estuvimos en la zona de barra, que dispone de una carta específica, que denominan "cocina en miniatura", una serie de tapas pensadas para compartir, tamaño media ración, de cocina de mercado puesta al día, tarifadas entre 6 y 12 euros. Con cuatro o cinco, una pareja cena de sobra, nosotros pedimos:

- Gambas a la sartén, gambas frescas, aceite de oliva y un buen ajo manchego. No hay más secreto. Acabamos mojando pan.

- Chili crab de Changurro. El crustáceo desfibrado y prepatado con chiles con un punto picante muy agradable. Sabroso y adictivo.

- Tempura de verdura. Muy fina y nada grasienta. Acompañada de salsa de soja. Muy rica.

- Pollo cajún. Marinado y luego asado. Crujiente por fuera y jugoso por el centro, con guarnición de patata revolcona y mazorca de maiz. Delicioso.

Terminamos con media ración de quesos variados y potentes, acompañados de pan tostado.

Buena carta de vinos con muchos clásicos a precios sensatos, fuimos a lo seguro y pedimos un Predicador, el excelente rioja de Benjamín Romeo. Para acompañar los quesos, hizo los honores un palo cortado de Delgado Zuleta.

Servicio muy atento y amable, aunque un poco desbordado cuando el local se llenó. Pagamos poco más de 40 euros por cabeza. Comida rica y divertida. Muy recomendable. Volveremos porque nos han quedado muchas cosas por probar.