344 sitios, 147 siguiendo, 185 seguidores, 13 descubiertos, 219 check-ins, 28.186 visitas

El comer y el rascar, todo es empezar.

Avelio

mostrando 129 sitios

Vicus

+34 972 63 60 88

Carrer Enginyer Algarra, 51 Pals, Girona provincia, España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Pals

Muy fino

me gusta

Agosto 2018

Buena experiencia en VICUS en Pals (Empordá-Girona). Un restaurante que bien podría tener una estrella Michelín:

- Aperitivo de aceitunas rellenas de anchoa de L'Escala. Tremendas
- Ravioli de cigalas con albahaca. Normalito.
- Tartar de lomo de atún balfegó con aguacate y tomate. Rico.
- Arroz (de Pals) negro con chipirones alioli de pera. Brutal, una obra maestra.
- Petit fours de chocolate y café.

Para beber un vino complejo y con cuerpo, garnacha blanca fermentado en barrica del Empordá, Blanc dels Aspres de Joaquín Albeti (Cantallops).

50 € pp. No es barato, pero tampoco disparatado. De visita obligada si andas por la zona.

Carbón Negro

+34 910 88 58 61

Calle Juan Bravo 37 <m> Diego de León 4 5 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 26 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Todo a la parrilla sabe mejor

me gusta

Cena mayo 2018

Localazo con enorme barra y musicote, que nos recordó mucho al Portal de Alicante. Aunque vayan a la zona de barra pidan la carta de restaurante.

Culinariamente, lo que más mola es pedir cualquier cosa que echen a unas maravillosas parrillas de carbón con poleas que se ven a través de una cristalera (con un impresionante sistema de extracción pues no huele en absoluto), en nuestro caso espárrago blanco, chipirones y chistorra, las tres cosas a cual mejor.

Rematamos con unos buñuelos de Idiazabal que no estaban mal.

La carta de vinos variada y a precios sensatos, cayó un Nita del Priorat que estaba riquísimo, servido a buena temperatura en copas Schott. Servicio un poco perdido y muy nervioso, empezó la cosa malamente porque nos estaban sirviendo todo a velocidad supersónica, pero se lo dijimos, se relajaron y lo arreglaron.

En esta visita de reconocimiento me ha convencido. Volveremos en breve a probar la carnaza (a mediodía claro). 35 por persona.

Luma Restaurante

+34 910 69 12 05

Calle de Valenzuela 7 <m> Retiro 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 17 personas

ver más restaurantes peruanos en Madrid

El futuro mejor peruano de la Capital

me gusta

Cena 10 mayo 2018

Estrenamos LUMA, situado en un localazo muy bien puesto y muy elegante, en la zona más noble de la capital, al ladito de Horcher.

Pedazo de barra de marmol a la entrada con mesas alta y bajas alrededor, apta para piscos en modo afterwork, y varios comedores de mesa y mantel al fondo del local. En la zona informal una carta corta con tapas, y también platos más serios tarifados a una media de 20 €. Menú degustación de 11 pases a 65 € en el comedor.

Alta cocina, un escalón por encima de los peruanos existentes en la capital. No busquéis ceviche clásico ni anticucho, porque no tienen. A cambio muchos productos andinos traidos en avión una vez a la semana fusionados con ingredientes españoles.

Hemos probado el patacón, con secreto ibérico y chorizo picante, brutal.
Caldereta amazónica, una especie de ceviche caliente con mero, quisquilla y bígaros, que no nos ha dicho gran cosa.

Cereal de altura, una especie de risotto con un cereal llamado moro, parecido a la quinoa que estaba cojonudo y un rico saltado de ciervo con pak choi.

Completa carta de vinos, seleccionada por María Torrecilla, una sumiller joven y muy profesional, ex-Quique Dacosta. Hemos pedido un Muelle, un blanco de palomino fino sin encabezar, que le va de lujo a esta cocina y también nos han puesto algún oloroso para rematar.

De precio, lo normal para como se está poniendo Madrid, cuarenta y pico por persona. En cuanto ruede unos meses, y se asienten, se puede convertir en el mejor peruano de la capital. Podéis ir.

Las Carboneras de Lu

+34 910 57 70 03

Calle Villalar 7 <m> Retiro 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 13 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Fino y elegante

me gusta

Cena abril 2018

LAS CARBONERAS DE LU se encuentra en la calle Villalar, donde estaba Dassa Bassa. A la entrada han montado una coqueta de tienda de vinos, en la que se pueden comprar para llevar y degustar "in situ", y que hace las veces de bodega del restaurante. Éste se encuentra bajando las escaleras, en unas antiguas carboneras abovedadas, que se han reformado completamente, eliminando la pintura blanca que cubría paredes y techos, y dejando el ladrillo visto. La decoración está muy conseguida, manteles de hilo, cubertería de máximo nivel, copas Riedel, y una iluminación perfecta, componen una puesta en escena acogedora y elegante a la vez.

Carta corta, con recetas y platos consolidados, sin concesiones a fusiones ni trampantojos. Posibilidad de pedir medias raciones, aunque no sirven platos al centro para compartir, todo lo emplatan individualmente, en la línea de elegancia y vieja escuela que parecen querer transmitir.

Pues aconsejados por Lourdes, la dueña, que ejerce también de chef, pedimos :

- Atún casero escabechado con tomate rosa, muy bueno, aunque llegó a la mesa un poco frío de cámara, hubiera mejorado un poco atemperado.
- Flor de calabacín rellena de brandada de bacalao, finísima la tempura y delicada la brandada, platazo.
- Pochas con codorniz, guisadas y con un muslito del pájaro, ricas.
- Callos a la madrileña con garbanzos cocidos servidos aparte. Pues muy ricos, aunque los garbanzos quedaron un poco enteros para mi gusto.
- Steak tartar, dado a probar para ajustar el punto de picante, cortado a cuchillo en trozos gordos. Bueno.
- Torrija, servida en una base de una especie de crema pastelera tibia.
- Petir fours de chocolate, gentileza de la casa.

En el apartado vinícola nos pusimos en manos del maître Antonio Sayago, ex-Ánima, que nos puso, por orden de desaparición: Veratón, sabrosa garnacha del Moncayo, Felix Martínez Cepas Viejas, tempranillo de Madrid, y rematamos con un Victorino, potente tinta de Toro. A los postres aun cayó una copita de Oporto Nieeport Vintage.

Servicio atentísimo, de lo que ya no se ve, los camareros super pendientes y con múltiples cambios de copa, platos, cubiertos, etc., a pesar de que la sala estaba llena.

En cuanto al precio, un poco carete... nosotros pagamos 80 euros por barba, si bien es verdad que comimos y bebimos como cosacos, pero controlando un poco la comanda, se puede comer/cenar muy decentemente por 50-60 euros. Recomendadísimo para una celebración o una ocasión especial. Podéis ir.

Glass Mar

+34 917 87 77 70

Carrera de San Jerónimo, 34 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 21 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

¿A qué sabe el océano?

me gusta

Cena febrero 2018

Visita a GLASS MAR, la embajada de Aponiente en Madrid, abierta por Ángel León en la planta baja del Hotel Urban. Entorno apabullante, mármol, cristal, dorados, etc. todo muy excesivo y muy "brilli brilli", en consonancia con el cinco estrellas-gran lujo, donde se ubica.

Carta corta y muy atractiva, con una cuidada selección de platos confeccionados a base de productos del mar, aquí no busquen carne porque de eso no trabajan. Nosotros pedimos:
- A qué sabe el océano, cuatro berberechos de buen calibre presentados en una lata con sus jugos gelatinizados y polvo de algas. Sabroso y efectista, con su humo de hidrógeno líquido incluido.
- Cazón en adobo. El pescado se presenta en taquitos napados con una emulsión de mejillones y jalapeños, con cebolla crujiente por encima para darle el punto "crunchi", correcto.
- Bocata de calamares. Un pequeño brioche relleno de un guiso de calamares en salsa americana, no nos dijo mucho.
- Camarones fritos con huevo y panceta. Combinación ganadora, es imposible que con estos ingredientes el plato estuviese malo y efectivamente, estaba divino.
- "Steak tartar" de calamar. El cefalópodo picado en pequeños trozos, previamente marinado en remolacha para darle el color rojo y con el aliño clásico del tartar de carne tradicional. Sabroso y con el picante justo. Todo un platazo, de lo mejor de la cena.

Los postres no los probamos, no somos de dulce y echamos de menos algo de queso para rematar. Habrá que inventar el queso marino a base de algas o yo que sé, ahí queda la idea. En cuanto al apartado líquido, tienen una breve carta de vinos, con predominio de los del marco de Jerez, a precios disuasorios si se piden por botella. Aquí "cariñosamente" te empujan a pedir vino por copas, que fue lo que finalmente hicimos. Nos dejamos aconsejar y probamos el Fino en Rama Colosía y el Amontillado en rama Yodo de Lustau, que embotellan expresamente para ellos. Especial mención al amontillado, del que tuvimos que repetir y nos hubiéramos bebido la botella entera. Terminamos con un excelente moscatel de Chipiona de Cesar Florido acompañado de mignardises cortesía de la casa, como era menester.

Servicio muy simpático y con arte. Todo servido a su tiempo y sin esperas. El sitio es divertido, también apto para tomar una copa terminada la cena. En cuanto al precio, salimos a poco más de 50 euros por barba, precio que no es barato pero tampoco disparatado y permite hacerse una idea de lo que se cuece en Aponiente. Debéis ir a conocerlo.

Wilda

- cerrado

Calle del Leon, 9 <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 7 personas

ver más vinos y licores en Madrid

Vinos felinos en Huertas

Avelio lo descubrió en noviembre de 2017

me gusta

Noviembre 2017

Los amantes del vino están de enhorabuena, a sitios como La Fisna, Territorio Era o El Bendito se suma ahora Wilda, un pequeño "Wine Bar" abierto en la calle León, en plena zona Huertas. Su lema es "vinos felinos", pues pretenden que los vinos que ofrecen sean como los gatos, es decir, con una personalidad independiente y un fuerte carácter. Aquí no busquen Riberas o Riojas de lineal de supermercado porque de eso no trabajan.

El alma mater del asunto es Sonia Bueno, filóloga reorientada al mundo del vino, con enormes conocimientos sobre la materia, miembro de la Asociación Madrileña de Sumilleres, la Unión Española de Cata y el grupo Sherry Women. Casi nada...

El local es alargado, con unas cuantas mesitas altas, cocina a la vista y una preciosa barra de acero inoxidable, heredada del Bar Paco que estaba instalado anteriormente. Decorado en plan minimalista, colores neutros, paredes desnudas, ladrillo visto... todo puesto con mucha ilusión y escasos medios.

Como no podría ser de otra manera la carta de vinos es apabullante, referencias de pequeños productores y bastantes vinos naturales sin sulfitos, destacado una cuidada selección de generosos por copas. Merece mención especial la lista de espumosos, de los que Sonia es fan declarada, champagnes, cavas y ancestrales, que en pocos sitios se pueden encontrar en Madrid.

En cuanto a la comida, Iván Cerdeño, de El Carmen de Montesión, les ha echado una mano para confeccionar una carta breve, en la que predominan los escabeches, las conservas y los embutidos. Unas pocas raciones para compartir y acompañar, aquí los protagonistas son los vinos y el condumio es secundario. Sobre todo ahora en invierno, se echa de menos algún guiso, o algún plato de cuchara más en la carta.

Cuatro personas, pedimos:

- Rulo de perdiz. El ave se presenta escabechada y envuelta en una especie de rollitos thai hechos de pasta de arroz. No nos dijeron mucho.

- Escabeche casero de bonito. Con cebolla y zanahoria. Sabroso y jugoso. Impecable.

- Callos, que les traen directamente de Montesión, cortados en trozos más bien grande como debe ser y con la salsa bien trabada, aunque poco picantes. Nos hubiesen gustado con algo más de alegría.

- Terminamos con media tabla de quesos de cuatro variedades: cabra con ceniza, oveja, Comté y un excelente Stilton.

Para beber, primero tomamos "El Rey del Glam" de Alfredo Maestro, un tinto de garnacha de Gredos de maceración carbónica. Poca graduación y mucha fruta, puro zumo de uva. Demasiado "natural" para nuestro gusto.

Por recomendación de Sonia, continuamos con un "Toros de Guisando" un Shyrah de Cebreros de 2010, de Bodegas Fuentegalana, más estructurado y más tradicional, que triunfó más que el anterior.

Muy buena atención y precio moderado: 22 euros por persona. Nos ha gustado este sitio, para repetir y recomendar. Hay que volver para seguir explorando esa bodega!

PD.: Al que no le guste el vino, no se me ponga nervioso que también tiene alguna cerveza artesana.

Avelio

Señores del 11870, éste ha cerrado, y lo tienen también como sitio recomendado en la página de inicio. Conviene actualizarlo.

26 de abril de 2018

Superg

Muchas gracias @avelio por la información, ya está corregido

26 de abril de 2018

Taberna de Elisa

+34 914 21 64 09

Calle de Santa María, 42 <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 23 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

Taberna castiza by Triciclo

me gusta

Tapeo de domingo - octubre 2017

Santa María, la calle paralela a Huertas, va a acabar llamándose Pasaje del Triciclo, pues con Tandem y éste, estos chicos ya suman tres locales abiertos uno al lado del otro.

Realmente es una reapertura pues La Taberna de Elisa es un clásico del barrio que llevaba cuatro años cerrado, tras haber albergado en los últimos tiempos un karaoke y un pub irlandés. En el aspecto decorativo, muy acertadamente, se han limitado a darle un lavado de cara y han conservado la preciosa barra de madera, los llamativos azulejos que decoran las paredes y las repisas con botellas centenarias.

El concepto de negocio de tan sencillo resulta rompedor. En estos tiempos de gastrobares abiertos en serie con cartas clónicas de cocina de fusión, ellos han abierto una tasca madrileña de toda la vida, sin más pretensiones que servir cañas bien tiradas, tapas castizas y buen producto con una mínima elaboración.

Acodados en la barra tomamos, en formato media ración, una suave ensaladilla rusa, un meloso morro rebozado y un contundente pisto acompañado de huevo frito y patatas paja. Todo muy rico, como en el resto de locales gestionados por estos chicos, se nota que aquí hay cocina y cocinero.

No se han olvidado del vino y manejan una carta corta, pero bien seleccionada por el sumiller de la casa madre (con algún champán y generoso incluido), de la que nos recomendaron Gatuno, un tinto de Garnacha de Cenicientos (Madrid), fresco y ligero, que trabajan en exclusiva y que resultó ser estupendo.

El servicio, comandado por el gran Javi, ex-jefe de barra de Triciclo, no puede ser más simpático y agradable. Los precios son populares, una comida o cena de tapeo, con una botella de vino, es difícil que suba de 30 € por cabeza.

En cuanto al ambiente, éste domingo, sin haber hecho publicidad, acabaron con el local a reventar, por lo que les auguro mucho éxito. Ya estáis tardando en ir a probarlo.

Santerra

+34 914 01 35 80

Calle del General Pardiñas, 56 <m> Núñez de Balboa 5 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 43 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Tapeo manchego de nivel

me gusta

Cena septiembre 2017

SANTERRA es el nuevo proyecto del Chef Miguel Carretero, que trabajó en el Carmen de Montesión y fue jefe de cocina en la última etapa de Adunia, inmediato antecesor de éste.

Situado en la parte alta de General Pardiñas, al local le han dado un importante lavado de cara, aunque la distribución es la misma que tenía el extinto Adunia. Barra de tapeo con mesas en la planta de calle y el restaurante gastronómico en el semisótano.

Nosotros probamos la zona de tapeo, que ofrece una carta breve de tapas de cocina castellano-manchega, aquí no busquen kimchi ni ceviches.

Entre cuatro personas, pedimos prácticamente toda la carta. Probamos unas excelentes croquetas de jamón ibérico, con el interior casi líquido, unos ricos puerros confitados con velo de tocino. Bajó un poco el nivel con una caballa en un escabeche demasiado suave para nuestro gusto. Continuamos con un sabroso bonito encebollado y una extraordinaria royal de pato. Y cerramos capítulo con unos callos a la madrileña, melosos y pegalabios, pero muy tímidos en cuanto a picante.

Terminamos con una tabla de quesos, todos españoles, cuatro variedades de los que destacó un payoyo muy curado y el Ocaña avileño. Para beber, de una completa carta de vinos cayeron un ligero y mineral 7 Fuentes canario, y un Almirez, tinta de Toro más potente, ideal para los guisos que tomamos al final y los quesos, aunque los vinos estaban a temperatura ambiente y hubo que enfriarlos en cubitera. Necesitan una Cava climatizada ya.

Servicio atento y profesional, no hubo excesivas esperas pese a llevar menos de una semana abiertos.

Nos ha gustado la propuesta informal, cocina reconocible y muy buena mano con los guisos. La sombra de Montesión es alargada. Los precios son prudentes, las tapas son tamaño media ración pero pocas superan la barrera de los 10 euros. Salimos bien comidos y bebidos, pues nos montamos un pseudo-menú degustación y pagamos algo menos de 30 € cada uno. Repetible y recomendable. Venid!

Mandanga

+34 944 61 02 11

Puerto Pesquero, s/n Santurtzi, Bizkaia provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes de carne en Santurtzi

Sardineando en Santurtzi

me gusta

Comida agosto 2017

En pleno Puerto pesquero de Santurtzi, lo más típico es visitar el Hogar del Pescador y tomarse unas sardinas hechas a la brasa en una parrilla a la vista del comensal.

Local con barra, comedor y una enorme terraza, en la que no reservan. Si hace buen tiempo es recomendable ir prontito porque se peta.

Pedimos unas rabas, hechas al estilo cántabro, muy ricas. Una ensalada de lechuga, tomate y cebolla. Y por supuesto, unas sardinas y una rodaja de bonito a la brasa. Muy ricas y frescas las sardinas. El bonito, con buen sabor, aunque pasado de punto para mi gusto, se quedó un poco seco.

Los postres omitibles, pedimos unas trufas anunciadas como artesanas, que de artesanas tenían lo mismo que unas galletas oreo.

Carta de vinos suficiente, le dimos caña al Itsas Mendi, un excelente txacoli de Bizkaia. Pagamos poco más de 30 € por persona, y estuvimos bien atendidos y muy a gusto en la terraza. Recomendable.

Crudito

- cerrado

Calle Redondilla 2 <m> La Latina 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes cocina internacional en Madrid

Interesante cocina fusión oriental

me gusta

Cena sabado - junio 2017

En plena Latina, muy cerca de la Plaza de la Paja, acaba de abrir CRUDITO, el restaurante de Emil Semper. El local es pequeño pero chulo, decorado en plan futurista, tiene tres espacios, una barra de cócteles y donde tambien puede tapear, un reservado donde sirven un menú degustación para 9 comensales por pase que incluye show cooking, y una cueva-bodega con cinco mesas donde se puede comer a la carta, que fue donde reservamos.

En Crudito encontramos platos de cocina japonesa tradicional además de las creaciones del chef, todo mínimamente cocinado. Tatakis, ceviches, pokes, carpaccios, tiraditos, encurtidos, tartares y sashimis, entre otros platos, forman parte de la oferta de Crudito.

Dos personas, pedimos:

- Guacamole malayo, hecho al momento, con trocitos de salmón y un punto de picante muy agradable.

- Poke hawaiano, pescado marinado sobre una cama de arroz blanco y arroz salvaje, muy rico.

- Surtido de niguiris, makis y urakami, a elección del chef, que incluyó cortes de salmón, atún, calamar o anguila. No estaban mal, pero nos resultaton menos sorprendentes que los platos más elaborados.

Para beber, de una carta de vinos corta pero bien escogida, un Ximenez Spinola Exceptional Harvest, un pedro ximenez seco de 12,5°, difícil de encontrar y que va fenomenal con este tipo de cocina.

Pagamos algo menos de 40 euros por cabeza, que consideramos una buena relación calidad precio. Nos ha gustado el sitio, el concepto y la cocina, volveremos a probar más cosas.

Alvaro Armenteros

Os recomiendo probar el menú degustación con Emil en vivo. Me pareció una pasada

27 de junio de 2017

culiyaya

Cuánto cuesta el menú degustación? No aparece en su web el precio...

12 de diciembre de 2017

culiyaya

Ah, ya lo he visto :-) 75 machacantes. Por cierto, ahora están en Kviar

12 de diciembre de 2017