344 sitios, 147 siguiendo, 185 seguidores, 13 descubiertos, 219 check-ins, 28.186 visitas

El comer y el rascar, todo es empezar.

Avelio

mostrando 86 sitios

Els Tinars

+34 972 83 06 26

Carretera de St. Feliu, km 7,2 Llagostera, Girona provincia, España

guardado por 15 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Llagostera

Estrella Michelín a precios sensatos

me encanta, uno de mis favoritos

Agosto 2018

Gran cena en ELS TINARS, el estrella michelín de la comarca gerundense del Girones, la antesala de la Costa Brava.

- Su versión de la "Exqueixada": bacalao, tomate, anchoas, ventresca y romesco.
- Patatas "tiners", crujientes, con butifarra de perol.Exquisitas.
- Canelones caseros de asado tradicional gratinados. Para hacerles un monumento.
- Ventresca de atún a la llama y a la brasa, tomate, aceitunas, hierbas y un toque picante.
- Tartas hechas en casa, escogidas del tentador carro de postres.

Cocina de toda la vida con toques de vanguardia. Posibilidad de compartir todo y pedir medias raciones de muchos de los platos, lo que facilita montarte un pseudo menú degustación. Servicio atentísimo y pendiente, pese a tener el restaurante hasta arriba. Mantelería y vajilla de nivel.

Para beber, Cava, como no podía ser de otra manera, en esta ocasión AT Roca, brut reserva ecológico del Penedés, seco pero fragante y muy elegante. Mucho ojo a la enorme bodega acristalada, con vinos para todos los gustos y bolsillos.

60 € pp. muy buen precio para tratarse de un estrellado. Merece mucho la pena. Vayan!

El señor Martín

+34 917 95 71 70

Calle del Gral. Castaños, 13 <m> Colón 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 16 personas

ver más restaurantes de pescado en Madrid

La mar de bueno

me encanta, uno de mis favoritos

Cena tapeo julio 2018

A espaldas de la Audiencia Nacional, EL SEÑOR MARTÍN es una barra/restaurante, recién abierto, dedicado en exclusiva a los productos del mar, pescados y mariscos seleccionados, que se pueden ver desde la barra en un mostrador con hielo estilo pescadería.

Desde la barra también se observa la espectacular cocina abierta, un "ferrari" con un sistema de extracción alucinante (3 motores), que permite tomar algo al lado de una parrilla donde se asan pescados, sin salir oliendo a fritanga.

El comedor propiamente dicho está en la planta baja, en un acogedor espacio abovedado de ladrillo visto. Aquí, lo que procede es pedir un pez entero a la brasa y algún acompañamiento.

En la planta calle está la barra, con mesas altas y bajas, donde reina el tapeo. Dos personas tomamos, en formato tapa, unas tostas de anchoas con salmorejo, tartar de atún rojo, sashimi de borriquete con pisto, bocartes fritos, salmón ahumado casero y rematamos con una tablita de quesos.

Todo a un excelente nivel, buen producto, bien tratado, a destacar el tartar y las anchoas.

De una carta de vinos muy completa, elegimos un Chablis 'Les Deux Rives', y con los quesos un rico palo cortado Wellington de Sanlúcar.

Servicio muy atento y diligente, aquí no hay rodajes ni rodajas.

Precios sensatos, 40 € por barba. Volveremos muy pronto.

A'Barra - Restaurante

+34 910 21 00 61

Calle del Pinar, 15 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 63 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

El Santo Grial de los restaurantes madrileños

me encanta, uno de mis favoritos

Junio 2018

A Barra, es el Santo Grial de los restaurantes madrileños. Lo tiene todo: sala, cocina y bodega.

- Cebolla en texturas, pure de tupinambo y remolacha.

- Alcachofa de Mendavia con caldo de jamón joselito.

- Huevo de galiña de Mos, guiso de setas, pan de especias y cristal de setas y pistachos.

- Rodaballo salvaje, emulsión de cítricos y toques picantes

- Steak tartar y churro de patata

- Corzo, remolacha y torrefactos

- Manzana verde y hierba Luisa

Batería de aperitivos para empezar y petit fours para cerrar, cortesía de la casa.

Honestidad y rigor en la cocina. Un 10.

Para beber un sedoso champagne Les Semblables pinot noir, malbec argentino Calcáreo mineral y profundo, y dos joyas: Jeréz Dulce Romate del 74, ni denso ni empalagoso, ahora similar a un Oporto, y manzanilla pasada del año 41, salina y en plena forma. Acojonante Valerio Carrera. Otro 10.

Modélico servicio de sala a cargo de Jorge Dávila, elegante, discreto  pero cercano, amable sin pelotear y pendiente sin agobiar. Otro 10 más.

La decoración y el ambiente te dejan sin palabras, comer en un reservado forrado de madera, con un Tapiés y un Viola colgados de la pared no es habitual.

125 € p.p., nadie dijo que la felicidad fuera barata.

Una suerte tener en Madrid este pedazo de restaurante.

------------------

Enero 2017

Muchas ganas teníamos de visitar A Barra y no defraudó en absoluto, os cuento... De los varios espacios que tienen nos decidimos por reservar en la barra gastronómica, un impresionante espacio con una barra semicircular, revestida hasta el techo de madera, donde dan de comer a unas veinte personas, sentadas alrededor de una cocina en la que varios cocineros van elaborando y sirviendo los platos de un menú degustación, que consta de 8 platos a mediodía (65 €) y 14 por la noche (105 €).

Nosotros tomamos el de mediodía y los ocho pases consistieron en:

- Consomé de carne sabroso y muy concentrado, servido con una fina espuma, como si de un café irlandes se tratase.

- "Sandwich de pato" presentado en un pequeño bloque, carne tierna y desfibrada, para comer de un bocado.

- "Bombon" de foie envuelto en lechuga acompañado de un suave caldo de pescado.

- Alcachofa de La Catedral con espuma de tupinambo.

- Pimiento del piquiillo asado con una suave crema de brandada de bacalao.

- Lomos de salmonete asado, con caldo de sus espinas y tapioca.

- Jarrete de ciervo a baja temperatura acompañado de un hojaldre trufado.

- Su versión de la tarta sacher.

Todos unos platazos, del primero al último, impecablemente servidos y ejecutados.

Mención aparte merece el apartado líquido, a cargo del gran Valerio Carrera, poniéndonos en sus manos bebimos como base un tinto Ganivet del Jura, ácido y complejo, que fue bien con todos los platos del menú. Entre medias nos fue poniendo alguna que otra joyita: un amontillado Agustín Blázquez de los años 50, sidra de hielo vasca, Pajarete de Tarragona solera 1851... una locura. Terminamos con un Armagnac Baron Legrand de los años 70, como requería la ocasión.

Pues eso, como dicen ellos mismos, una cocina de "tradición divertida" y unos vinos para recordar, un auténtico disfrute. Muy merecida estrella Michelín. Vengan!

Restaurante Viavélez

+34 915 79 95 39

Avenida del General Perón 10 <m> Estrecho 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 274 personas

ver más restaurantes asturianos en Madrid

Cocina asturiana de mucho nivel

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

Picoteo en barra - junio 2018

Nivelazo en Viavélez una de las mejores barras de Madrid.
- Ricas albóndigas de choco
- Extraordinarios bocartes
- Sabroso curry de langostinos
- Bonus track: Aperitivo de ensaladilla para empezar y trufitas de chocolate negro con hierbabuena para cerrar

Merece la pena ponerse en sus manos en el asunto vinícola. Por recomendación de la simpática camarera descubrimos un vino de Ronda de clase mundial: Pago el Espino de Cortijo Los Aguilares.

35 € p.p.

-----------------
Estupenda cena en VIAVÉLEZ, el restaurante asturiano de Paco Ron. Sábado noche y buen ambiente, la barra de la entrada y las mesas de tapeo a tope de gente. Nosotros reservamos en el comedor situado en la planta de abajo, pequeño pero acogedor, decorado con mucho gusto.

Producto de primera en una carta de cocina asturiana clásica, pero actualizada, que se refleja en detalles como los breves puntos de cocción, o en las salsas y los guisos, convenientemente desgrasados y aligerados.

Aparte de los platos de la carta, tienen menú diario (28 €), degustación (48 €) y los domingos existe la posibilidad de reservar un menú con clásicos asturianos en el que obviamente la fabada es el plato estrella (32 €).

Nosotros cenamos a la carta. Especialmente nos gustó la posibilidad de pedir medias raciones de casi todo, lo que facilita y anima a probar más platos.

De aperitivo de la casa, una tacita de pote asturiano licuado, acompañado de una croqueta de su compango. Una delicia, y un buen preludio de lo que vendría después.

Todo en medias raciones, pedimos:

Buñuelos de bacalao, 4 piezas con un perfecto rebozado, crujientes y nada aceitosos, bien rellenos de bacalao en su punto de sal.

Fabada, pues en un restaurante asturiano es obligatorio pedirla, con unas fabes mantecosas y un compango de calidad. Sabrosa pero ligera, de las mejores que hemos probado.

Patatas a la importancia con almejas. Por unanimidad el mejor plato de la noche, con una cremosa salsa verde de mojar y mojar pan.

Merluza a la sidra. El pescado con la carne firme y bien jugosa, en su justo punto de cocción, con una salsilla con un punto ácido que realzaba su sabor a mar en lugar de ocultarlo. Extraordinaria.

Como prepostre, de parte de la casa, un chupito de coctel sólido de manzana verde, para tomar a cucharadas. Servido bien frío, casi congelado, que sirvió para bajar la comida y limpiar el paladar. Un detalle de restaurante de nivel.

De postre, una torrija caramelizada con helado de leche. Dulce, pero no empalagosa, un excelente broche final.

Tienen una carta de vinos muy completa, con referencias para todos los gustos y bolsillos. Nuestra opción fue un tinto portugués de Douro “Alonso Quijano”, de Bodegas Niepoort, sedoso y agradable de beber que acompañó todos los platos a la perfección. Terminamos con un café, también acompañado de sus correspondientes mignardises.

Servicio de buena escuela, los platos servidos calientes y sin esperas. Emplatado individual, atentos a reponer pan y pendientes del cambio de platos y cubiertos. Mantelería, copas y vajilla de categoría.

En resumen, un restaurante de alta cocina en el que todo acompaña. Muchas gracias Paco, y a tu hermana Sara, por el buen rato que nos habéis hecho pasar. No nos cabe la menor duda que pronto recuperarás tu estrella Michelin.

ver comentarios anteriores (4)

Gath

Viavelez es un gran sitio, que como tantos otros, no goza de tantas alabanzas como deberia.

22 de marzo de 2015

Avelio

Opino lo mismo José Luis. No tardaremos en volver.

22 de marzo de 2015

Gath

Y haras pero que muy requetebien.

22 de marzo de 2015

acme

Dinerilmente?

22 de marzo de 2015

Avelio

Pues pagamos 100 larries (50 por barba), muy bien invertidos.

22 de marzo de 2015

Sr Rodriguez

Ohu....que la cosa iba en medias raciones....

22 de marzo de 2015

Avelio

Efectivamente pero aquí las medias raciones son bastante generosas. Nos costó llegar al final.

22 de marzo de 2015

acme

[silbido] 100 larries. Comida top y precio acorde. ¿Cómo es de acorda le la carta de vinos?

22 de marzo de 2015

Avelio

Vinos muy buenos pero caretes, aunque hay varias opciones decentes en torno a los 20 euros

22 de marzo de 2015

Tres Por Cuatro

+34 687 26 84 32

Calle Hermosilla 82 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 44 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Guisos y cuchara en el mercado

me encanta, uno de mis favoritos

Cena viernes - junio 2018

Sube a 5 estrellas

Homenaje en toda regla en Tres por Cuatro.

Cocina de verdad, sin salsuzas artificiales ni productos de bote, que rinde tributo al mejor género de temporada.

- Puerro confitado con almendra, jugo de uva y manzanilla
- Taco casero de pintada y huitlacoche
- Menestra verde de primavera con yema de corral
- Rosejat con raya y sobrasada
- Pechuga de pata azulona con lentejas escabechadas

Todo a gran nivel, a destacar el rosejat y las lentejas. Impecable atención a cargo del propio Chef , todo servido calentito y a su tiempo, pese a tener el sitio lleno.

Carta de vinos interesante, acompañó el condumio un Quite, un agradable y fresco mencía de Valtuille de Verónica Ortega.

35 € por barba, imposible comer mejor en Madrid a este precio. Se merecen más notoriedad y un mejor emplazamiento, no me cabe duda que pronto llegará.

Comida - diciembre 2017

Recién abierto en un puesto del Mercado de Torrijos, Tres por Cuatro, es un pequeño bistrot, decorado con azulejos y armarios blancos, como si fuera la cocina de una casa. Apenas ocho mesas donde Alex Marugan, ex jefe de cocina de Barra/M, ofrece platos de temporada. Aquí no busquen baos, ceviches o tartares, sino guisos y recetas de cuchara, en una carta corta y que cambiará con cada estación, teniendo en cuenta los productos que ofrezca el mercado en ese momento.

Dos personas, tomamos:

- Berenjena asada con queso San Simón rallado, puré de castañas y zataar, una mezcla de especias muy popular en Oriente Medio. Buen punto de la verdura y rico contraste con el sabor ahumado del queso y las especias.

- Suquet de rape y gambas con majado de almendras. Saborazo a marisco.

- Verdinas con codorniz, su pechuga fileteada y su patita a la brasa. Buen punto de la legumbre y estupenda la codorniz, en especial la pechuga.

- Callos con su pata y su morro. Bien picantitos, con el jamón y el chorizo picaditos y la morcilla deshecha en la salsa. Muy ricos.

De postre una tarta templada de varios quesos, con un sabor excelente, aunque un tanto contundente, te tiene que gustar el queso porque es como comerse una tabla entera.

La carta de vinos se la ha confeccionado Cesar, de la Tintorería y tienen alguna cosa curiosa. Elegimos un tinto de uva rufete de Salamanca llamado Ciclón que estaba bien bueno.

Estuvimos muy bien atendidos personalmente por Alex, que nos contó su proyecto, y pudimos comprobar que de ilusión y ganas anda sobrado. Así da gusto. Salimos a 30 euros por cabeza, un precio muy correcto para lo consumido. Y ojo al dato: como están en rodaje te hacen un 15% de descuento en carta. Vayan!

Palio Restaurante

+34 925 13 00 45

Calle Mayor, 12 (Toledo- Ocaña) Ocaña, Toledo provincia, España

guardado por 8 personas

ver más restaurantes cocina casera en Ocaña

Una joya poco conocida

me encanta, uno de mis favoritos

Abril 2018

Mucho tiempo con PALIO, el restaurante de los hermanos Monedero en Ocaña, entre los pendientes de visita y una vez visitado, me arrepiento de no haber ido antes.

Dos menús, tarifados a 28 y a 45 euros y una carta de cocina manchega convenientemente desgrasada y actualizada. Optamos por el menú corto, tres aperitivos, un estupendo queso manchego, ensaladilla y lomo de orza con asadillo de pimiento morrón, continuamos con una excelente merluza al ajo arriero, y terminamos con un secreto a la plancha con patata machacada de buena calidad pero que quedó pelín seco.

De postre, fenomenales torrija y hojaldre de manzana con helado.

Buena carta de vinos, aconsejados por Isaac, uno de los hermanos jefe de sala y sumiller, pedimos un Dionus, un sorprendente tinto turolense que acompañó perfectamente el menú. Especial mención al pan, elaborado a diario en el mismo restaurante.

Buen precio, buena cocina y excelente atención. Una joya de la que poco se habla, a poco más de media hora de Madrid. Vayan!

TriCiclo

+34 910 24 47 98

Calle Santa María 28 <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 403 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Toda una referencia

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

Actualización - abril 2018

Nuevo homenaje en TRICICLO, un sitio divertido al que se viene a disfrutar, y donde cada día se come y se bebe mejor. En esta ocasión tomamos:

- Tartar de bonito marinado, fresas, tomate, almendras y hojiblanca
- Alcachofas fritas con jugo concentrado de jamón
- Guisantes, habas, espárragos y perrechicos cocinados en la mesa con caldo de cocido y huevo poché
- Callos de bacalao con garbanzos y espinaca
- Rebozuelos con vaca vieja
- Canelón de liebre a la royal
- Tarta de queso

Todo a un altísimo nivel, mención especial a los callos de bacalao, un guisazo de los que dejan huella. Gran trabajo de Javier Goya y su equipo.

A destacar el capítulo vinícola, dirigido por el gran Luis.

Manzanilla Lucerita para el tartar y las alcachofas, burdeos Le Medoc de Cos como hilo conductor, y Fondillón del año 70 con la tarta de queso. Impecable maridaje, con clase de cata incluida, je, je.

Un restaurante redondo, suerte de poder disfrutarlo en Madrid.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Comida festivo - noviembre 2017

Sube a 5 estrellas.

Cada día se come mejor en Triciclo. Hoy puestos en manos de Javi Goya, nos ha organizado una especie de menú degustación a base de propuestas fuera de carta, ajustando los tamaños de las raciones para probar un poco de todo.

Empezamos con un tartar de atún rojo de Balfegó, productazo elevado a la enésima potencia.

Le siguieron unas sabrosas lentejas con liebre y unas sorprendentes y melosas patatas a la importancia con butifarra.

A continuación, lomo de salmonete con verduras y caldo de sus espinas.

Terminamos con un estupendo tartar de solomillo de ibérico con yema, y un taco de cabezada ibérica confitada.

Sin sitio para el postre, una tablita de quesos de tres variedades nos ayudó a acabar el vino, un tinto de la Ribera Sacra muy exclusivo, llamado Portela do Vento de Daterra Viticultores, recomendaciòn de Luis, el voluntarioso sumiller.

Por estas dos horas de disfrute pagamos algo más de 50 euros por cabeza, un precio muy comedido teniendo en cuenta el nivel de lo consumido. Pues eso, que Triciclo es una referencia, un restaurante asentado y funcionando como un reloj, y una cocina muy top con platos que siempre apetecen. Para volver muchas veces.

-------------
Comida en TRICICLO, el exitoso restaurante que fue la revelación del año pasado, y que se ha convertido en una referencia para muchas de las nuevas aperturas que se han sucedido en este 2014.

Le teníamos muchas ganas a este sitio, después de intentar reservar infructuosamente en un par de ocasiones. También es verdad que no íbamos con las expectativas muy altas, después de haber leído alguna reseña en la que se decía que los tiempos de espera eran muy largos y que el servicio era un poco desastre.

Pues efectivamente, el servicio tiene que espabilar y los tiempos tienen que mejorar, pero amigos… lo arreglan con la comida, que está para quitarse el sombrero.

Dos personas, nos toma nota Javier Goya, uno de los dueños-cocineros de esta neo-taberna, que nos recita una serie de recomendaciones fuera de carta, tan larga como la propia carta. Siguiendo sus recomendaciones, pedimos, todo en medias raciones y todo a compartir:

Ceviche de corvina con aguacate, con cebolla morada y un toque de jugo de lima. Delicioso, el pescado fresquísimo y la leche de tigre extraordinaria, de los mejores ceviches que hemos comido jamás. Por cierto, sin rastro de cilantro.

Esqueixada de bacalao con oreja. Un acierto la combinación de sabores y texturas de la oreja a la plancha y el bacalao. Obligatorio pedirlo

Amanita cesarea con yema de huevo; ya estamos en temporada de setas y se nota, éstas tenían una carne firme y aromática, la yema de huevo le aporta un punto de melosidad que le viene de miedo.

Guiso de pollo de corral con carabineros. Muslo de pollo guisado en una sabrosa salsa que nos pareció que llevaba mole poblano, acompañada de un carabinero de buen tamaño hecho a la plancha. Un plato con los sabores del mar y la tierra, exquisito.

Acabamos compartiendo una rica mousse de chocolate con flor de sal. Tienen una carta de vinos no demasiado larga pero muy bien escogida, de la que elegimos un tinto La Casilla, de la DO Manchuela, hecho con variedad bobal, servido a su temperatura en copas de calidad. Como muchos restaurantes modernos no tienen manteles, aunque las servilletas son de tela y el menaje es de calidad. No comercian con el agua, la sirven a discreción en unas bonitas jarras de porcelana.

Una cosa que nos chocó fue la extraña distribución de las mesas, tienen varias mesas altas con banquetas que nadie quiere porque son incómodas de narices, y una mesa comunal, que ofrecen a todo bicho viviente y que tampoco quiere nadie porque en Madrid no nos mola compartir mesa y mantel con extraños. Y digo yo… por qué no quitan estas mesas, ponen mesas normales y se acabó el problema (qué manera más tonta de complicarse la vida).

Pagamos 72 euros. Buena relación calidad-precio, pues pedimos un vino de 21 euros.

En resumen, un sitio que merece mucho la pena. Cocina muy elaborada a precios comedidos. Nos fuimos deseando probar los platos de la carta de otoño que nos dijo Javier que iban a introducir en breve.

Helen Holms

Que buen sitio, si señor!!!

2 de noviembre de 2017

Bagá

+34 953 04 74 50

Calle Reja de la Capilla 3 Jaén, Jaén provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Jaén

Sentir Jaén

me encanta, uno de mis favoritos

Comida sábado febero 2018

Merece mucho la pena escaparse a Jaén un fin de semana, comer el sábado en BAGÁ, visitar la ciudad por la tarde, cenar de tapeo, pasar la noche y volver al día siguiente.

Como sabéis BAGÁ es el proyecto personal de Pedro Sánchez Jaén, ex-jefe de cocina de Casa Antonio. Montado en un minúsculo, pero acogedor local en el casco antiguo, donde atiende a unos 15 comensales por servicio, con un menú degustación de unos 14 pasos que van cambiando en función de lo que ofrezca el mercado y de la creatividad del Chef.

No tiene mucho sentido describir los platos, pues como os he dicho van cambiando, lo que si os puedo decir es que el menú es equilibradísimo, con abundancia de platos con ingredientes vegetales, por lo que se llega al final sin problema y no se hace nada pesado.

Aunque todo estaba muy bueno, de nuestra visita destacamos:
- El tartar de quisquilla de Motril con escabeche de perdiz.
- Los guisantes con jugo de mazorca de maiz asada y mantequilla negra.
- Puro champiñón: crema de champiñón crudo, champiñón seco y champiñón laminado.
- La cococha de atún en su jugo.
- El pichón asado con parfait de sus higaditos.
Platos suaves y delicados con todos los ingredientes perfectamente integrados. Alta cocina que huele a estrella Michelín.

Pero en Bagá no sólo se come bien, los vinos seleccionados por el sumiller Fran Jiménez también está a la altura, nosotros bebimos:
- Socaire: Fresco blanco chiclanero de palomino
- A torna dos pasas: Ribeiro tinto, coupage de uvas autóctonas, caiño, brancellao y ferrón
- Mahara: Tintilla de Rota en versión "natural". El que menos nos gustó, definitivamente no nos van estos vinos naturales.
- Amontillado AB de González Byass que escoltó soberbiamente el atún.
- Zerej de Barbadillo para terminar.

Este menú cotiza a unos razonables 65 euros, que se quedaron en 90 euros por cabeza incluyendo los vinos. Servicio atentísimo, comandado por la mujer de Pedro y vajilla y cubertería de nivel. Nos ha encantado, no me cabe duda que Pedrito dará que hablar. Vayan antes de que se ponga imposible reservar.

Cascorro Bistrot

+34 910 39 09 52

Plaza de Cascorro 21 <m> La Latina 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 12 personas

ver más restaurantes franceses en Madrid

Menú francés muy recomendable

me encanta, uno de mis favoritos

Menú del día 12,50 €

Pequeño y modesto bistrot, atendido por franceses, en el que disponen de un menú diario muy apañado. Varias visitas en los últimos meses y nunca nos ha defraudado. cinco primeros y otros tantos principales, la mayoría platos de cocina gala. Siempre tienen sopa de cebolla y platos tan apetitosos como ensalada de lentejas caviar con huevo poché, risotto negro con chipirones, blinis de salmón, mejillones al queso azul, cassoulet, etc. De postre siempre ofrecen un lácteo, tipo crema de yogur o tiramisú, una mandarina y un café, excelente por cierto.

Con el menú entra una bebida, aunque solemos pedir una botellita de vino aparte, pues la bodega es fantástica. No en vano, Carlos, el dueño, es socio de Wine Attack, una importante distribuidora de vinos naturales.

Tenemos pendiente ir un día a cenar a la carta, y darle bien a los champagnes, que también trabajan. Recomendadísimo.

Corral de la Morería

+34 913 65 84 46

Calle de la Morería 17 <m> La Latina 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 58 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Noche flamenca

me encanta, uno de mis favoritos

Cena sábado - enero 2017

Visita al templo del cante y baile flamenco en Madrid. Aquí hay dos opciones para cenar: o vas al restaurante gastronómico o al tablao. El inconveniente es que si vas al gastronómico y quieres ver el espectáculo tienes que cenar como un pavo porque la actuación empieza a las 10 y te tienes que cambiar de sala.

Por eso nosotros reservamos en el tablao. Aquí se puede cenar a la carta, y además tienen varios menús muy atractivos entre 39 y 65 euros.

Nosotros escogimos el menú "Alegrías" que consistió en:

- Carpaccio de vieiras sobre un tartar de tomate madurado con ajoblanco de coco. Normalito.

- Lubina salvaje asada sobre cebolleta trufada, emulsión de pomelo y alcaparras fritas. Estaba brutal. Punto perfecto del pescado y riquísimo el acompañamiento.

- Corona de cordero pré-salé con puré de calabaza y patatas rustidas. Otro platazo, un carré de lechal a baja temperatura, del que acabamos chupando los huesecillos.

- De postre torrija caramelizada calentita acompañada de helado de plátano. No somos de postres y también triunfó.

Muy buena la comida, sí señor, se nota la mano de David García, los platos son de alta cocina, nada de sangría, tortilla o paellas de guirilandia.

Para beber, con el menú entra un rioja crianza, que cambiamos abonando la diferencia por un Monastrell de El Sequé, que le pegaba más al menú. Renunciamos al maridaje de generosos, pues era complicado. A la altura del segundo plato empieza el espectáculo y los camareros tienen que servirte casi de rodillas para dejar ver el escenario, y no nos apetecía estar detrás de ellos, y tampoco nos iban a poder explicar los vinos adecuadamente.

Por cierto, el espectáculo flamenco es una pasada, son unos artistazos.

La cena + actuación salió por unos 115 euros por persona. No es barato, pero para una ocasión especial, recomendadísimo. Vayan!

gastrolola

Muy oportuno tu comentario Avelio, porque estamos pensando acudir a un tablao flamenco con cena con unos amigos, confirmad mis buenas sensaciones de este establecimiento, el problema es el precio que, como dices, hay que reservarlo para una ocasión especial, así es que habrá que posponerlo

17 de enero de 2018