153 sitios, 48 siguiendo, 186 seguidores, 91 descubiertos, 5 check-ins, 34.217 visitas

Me llamo Beta y soy socióloga. Escribo mierdas que la gente lee. Viajo en vespa y follo sin amor. Soy bisexual y estoy en edad de procrear (aunque no figura ent...

Beta

mostrando 2 sitios

Hang Zhou Siao Chi

Junto a la estación de policía de Sanlitum Pekín, China

guardado por una persona

ver más restaurantes en Pekín

Beta lo descubrió en mayo de 2013

me encanta, uno de mis favoritos

Es un sitio bastante infecto que hace esquina en la larte de atrás de Sanlitum Village. Está justo a la comisaría de policía de Sanlitum. He hecho un pantallazo sobre un plano para que podáis ubicarlo (aparecen las coordenadas de google maps). Vayamos a lo importante. Una ración de los mejores dim sun de la ciudad cuesta cuatro yuanes. Hace falta decir mas? Bueno sí, que el sitio no se caracteriza precisamente por su limpieza pero para el concepto de limpieza de China tampoco está del todo mal. Si fueran los Encinares estarían tentados de escribir aquello de "servilletas de papel" pero se quedarían con las ganas porque ni siquiera hay servilletas.

etiquetas: , ,

Mandarin Court Restaurant

+1 212-608-3838

61 Mott Street New York, Estados Unidos

guardado por 2 personas

ver más restaurantes chinos en New York

Beta lo descubrió en junio de 2008

me gusta

Tú, Fencinar, me descubriste los mejores dumplings de este lado del océano. Mirando por la ventana de una segunda planta en un viejo edificio de Amsterdam descubrí aquella inenarrable variedad de dim sun (por cierto, que ahora el Oriental City si tiene una zona de NO fumadores). Ha llegado la hora de recompensarte. Apúntate este.

La liturgia la siguiente: te sientas en una mesa (yo iba sola pero me sentaron en una mesa de ocho lo que ya fue bastante desconcertante). De repente pasa una china empujando un carrito lleno de dim sun y te dice algo que no entiendes (los chinos hablando inglés son inintelegibles). Como te ve con dudas te pone un par de platitos encima de la mesa para que les eches un ojo. Si alguno te convence te lo quedas, sino esperas un par de minutos más a que otro chino vuelva a pasar empujando un carrito distinto. Así vas cogiendo platos, un poco como una lotería porque nunca sabes muy bien qué es lo que te va a tocar. Como no tienes una carta comes a ciegas, sin saber lo que te va a tocar pagar. Yo no hacía más que pensar que me iban a engañar como una china y me iban a meter un sablazo pero.... ¡¡oh sorpresa!! Doce dólares de nada y me atiborré.

Todo esto tiene lugar antes de las cuatro y media. Después se convierte en un restaurante convencional.

etiquetas: , ,