52 sitios, 24 descubiertos, 369 visitas

Carleón

mostrando 28 sitios

Restaurante El Yantar de Muriel

+34 987 45 32 01

Plaza del Santo Cristo S/n. Molinaseca, León provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Molinaseca

Buena atención, bonito lugar y buen menú.

Carleón lo descubrió en julio de 2013

me gusta

En un día de terrible calor nos detuvimos en Molinaseca, en un precioso pueblo del Camino de Santiago, muy cerquita de Ponferrada. Recorrimos sus calles, nos pegamos un chapuzón en el fresquísimo río, y acabamos comiendo un menú en este lugar. Fue todo un acierto. Lo atiende personal joven, con mucha simpatía y un trato educado y agradable.
El comedor es pequeño, pero muy bonito. Comimos fresquitos, y luego tras el café descansamos un rato en una salita que está junto al comedor. Una delicia.
El menú fue correcto, con unas ensaladas mixtas hechas con buenos productos y bien aliñadas, una merluza con pisto muy rica, y carne de cordero con patatas. Con postres, bebidas y cafés, pagamos 30 euros por tres personas. Y además nos sentimos muy bien tratados, y eso es también importante.

etiquetas:

Restaurante El Buche

+34 987 25 00 28

Avenida República Argentina 1 León, León provincia, España

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en León

Propuesta innovadora, cocina creativa y buen menú.

Carleón lo descubrió en julio de 2013

me gusta

Una sorpresa muy agradable. Es un restaurante abierto recientemente, que apunta unas maneras francamente interesantes. El local no es muy grande, pero resulta funcional y céntrico. La carta no es amplia, pero parece estar integrada por platos sólidos y bien elaborados. Ofrecen menú del día y la posibilidad de tomar medio, con un primero o un segundo y el postre. En fin de semana y festivos se ha de comer, (al menos de momento), a la carta, En la barra es posible tomar algo, y seremos obsequiados por una sabrosa tapa.
En nuestro caso tomamos un menú del día (13,5 euros) que por los productos, la elaboración y el nivel ofrecido resulta barato, diría que una oportunidad de disfrutar de alta cocina a precio moderado.
Como aperitivo comenzamos con una “croqueta líquida de cecina”, una creación que ya nos dio pistas del nivelazo de la coquinaria del Restaurante El Buche, fruto de la variada experiencia de su cocinero, Luis Álvarez Gallardo que, entre otros lugares ha conocido San Sebastián, en donde trabajó a las órdenes del maestro Pedro Subijana en el “Akelarre”, y es evidente que fue un alumno aplicado.
En los primeros platos saboreamos un arroz cremoso con verduras y setas excepcional, y una muy buena ensalada de bonito con anchoas. Después, ahí es nada, una merluza en salsa verde con berberechos y espárragos trigueros, un congrio con una salsa al ajoarriero gustosísima, y unos notables escalopines de solomillo con queso de Valdeón y patatas.
Los postres fueron también sobresalientes, con un helado de turrón estratosférico, y una torrija verdaderamente memorable.
La carta de vinos es correcta, un poco escasa (lo que se entiende porque acaban de comenzar), pero muy bien de precio. Ya va siendo hora de que se entienda que para disfrutar de una comida es preciso un buen vino, que incluso la mejora, y por eso es ridículo quitar al cliente la posibilidad de hacerlo encareciendo desproporcionadamente su precio.
En conclusión, y no se puede decir más claro, si aún no lo has visitado, ¡ No sabes lo que te estás perdiendo !

etiquetas:

Restaurante Delirios

+34 987 23 76 99

Calle del Ave María, 2 Bajo (León) León, León provincia, España

guardado por 12 personas

ver más restaurantes cocina creativa en León

Cocina creativa y rompedora. Muy interesante.

me gusta

Tenía muchas ganas de comprobar si la fama que comienza a atesorar este restaurante se correspondía con la realidad, y además tuve la inmensa fortuna de acudir una noche en la que no había apenas clientela, por lo que puedo decir que el equipo de cocina trabajó para satisfacerme, como si fuera un invitado especial.
Comenzaré por decir que el comedor es pequeñito, acogedor, decorado estilosamente, muy apropiado para parejas enamoradas y ocasiones especiales. Una frase de Miguel de Cervantes, “No existe plato desdeñado en la cocina si se realiza de manera única” decora una de las paredes, en tanto que otra anima al visitante a dejarse llevar para disfrutar en un viaje gastronómico…
Me decidí por un menú degustación, (38,80 euros con IVA. Bebida y café no incluidos), que acompañé con un vino de la zona, un rosado “Pardevalles”, elaborado con la variedad ‘prieto picudo’, que disfruté por su equilibrada acidez y sus delicados aromas frutales.
He de reconocer que hubo un plato que me resultó emocionante, porque me hizo recuperar sabores de la infancia, se trataba del “Huevo a baja temperatura, con parmentier de patata, sirope de verdura y fruta rallada”. Que me transportó a esos años de la niñez en los que me gustaba comer huevos pasados por agua, y a ese sabor de la yema líquida, la sal, y la clara arañada con la cucharilla de las paredes internas de la cáscara del huevo. Sólo por este momento mereció la pena acudir a “Delirios”.
Pero antes de nada hay que decir que el menú se inició con tres pequeños aperitivos que ya me dieron una ligera idea de por dónde se encamina la coquinaria del lugar (a destacar la deliciosa croqueta). A continuación, el primer plato consiguió sacudir mis sentidos por el tratamiento dado al bacalao, que me recordó texturas y sabores de “pinchos” degustados en Euskadi (luego supe que el cocinero, Javier Rodríguez Martínez, ha conocido de primera mano la cocina de San Sebastián, entre otros lugares en los que ha completado su formación).
Pero no fue esto lo único brillante; Javier tiene muy claro que no es lo mismo comer que alimentarse, no es igual quitar el hambre que despertar sensaciones. Por ello, es preciso investigar, probar, arriesgar, con lo que se corre el peligro de alternar aciertos y fracasos. Pero no hay duda, ese es el camino que hay que seguir para crecer y mejorar.
Otra de las creaciones que también quedará en mi memoria fue el “Taco de bacalao en torrija de mar, con pisto ligero, pil-pil y su piel crujiente”. Me resultó memorable, con la justa consistencia y punto en el bacalao, y el contraste con esa piel crujiente, sorprendente y apetitosa.
En cuanto a la carne, llegó a la mesa en forma de una original hamburguesa de cordero, distinta, interesante, con una lámina transparente de gelatina de tomate que fue capaz de concentrar de forma intensa todo su sabor. Te puede gustar más o menos, pero su factura es brillante y muy osada.
Por no aburrir contando todos los platos, acabaré con el postre, llamado “Copa de mermelada de trompetas de la muerte, con espuma de queso de cabra veigadarte, crumble nueces y crujiente de caramelo de miel y limón”. Una vez más se presenta una conjunción de productos diversos, con diversas consistencias, aromas y sabores, que culminan con ese perfecto contrapunto del frescor que aporta el crujiente cítrico. Muy bueno.
Como guinda, la visita concluyó con unos gintonics al tiempo que disfrutábamos de una agradable tertulia sobre gastronomía, intercambiando opiniones con Javier.
Ha sido mi primera visita, y he salido francamente satisfecho. Desde aquí les animo a que no se queden sin conocerlo. Desde luego, yo volveré.

etiquetas: ,

Restaurante El Figón de Tinín

+34 921 54 04 40

Calle Lope Tablada, nº 6 Sepúlveda, Segovia provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Sepúlveda

Estupendo cordero asado

Carleón lo descubrió en abril de 2013

me gusta

Ya iba advertido, y por ello no me sorprendí. Fue llegar, sentarnos, y el propio Tinín nos preguntó qué íbamos a beber. A continuación nos dijo que a ver qué preferíamos, si pierna o costilla.
Al poco ya estaba sobre la mesa una fuente con el cordero asado, otra con ensalada, el pan y las bebidas. Y “sanseacabó”,
No espere miramientos, ni cartas o menús. Aquí la cosa es así, y no está nada mal. El cordero excepcional, el vino la mar de bueno, el pan de pueblo, del que llaman “bregado” y la ensalada en su punto.
En cuanto a precios, la cosa fue como sigue. Un cuarto de cordero, suficiente para un matrimonio y una chavala, 28 euros. La ensalada 5,50 y el vino de la casa, de Ribera del Duero, 10 euros.
No hay café, pero si tiene suerte le invitarán a tomar un chupito de orujo, y un vaso de agua “para que se diluya el alcohol” si es que tiene que conducir.
Los postres, (Flan, tarta típica llamada “Ponche Segoviano”, …) cuestan 4 euros y son prescindibles. Mejor llenar la panza con el cordero, que está soberbio!!

etiquetas: ,

Hotel Los Lanceros

+34 918 90 80 11

Calle Calvario nº 47 San Lorenzo de El Escorial, Madrid provincia, España

guardado por una persona

ver más hoteles en San Lorenzo de El Escorial

Cómodo y céntrico, ideal para visitar El Escorial

Carleón lo descubrió en abril de 2013

me gusta

Hotel muy céntrico, que está fenomenal de precio (conseguí la habitación triple con desayuno incluido por 75 euros), y que dispone de aparcamiento en el subterráneo (10 euros/día), aunque con un poco de suerte es posible dejar el coche gratis en la calle frente al hotel.
La atención es correcta, la habitación está muy bien (en nuestro caso tuvimos el inconveniente de que no funcionaba la bañera de hidromasaje). En primavera y verano será aún más grato, ya que dispone de bonitas terrazas y un comedor acristalado, con vistas al jardín que está al lado mismo. En cuanto al desayuno, es tipo buffet y ofrece bizcochos, dulces, cereales, embutido, zumos, danones, fruta…. en fin, muy completo y variado (tan sólo faltan los huevos fritos),
En conclusión, se trata de una magnífica opción para alojarse y disfrutar de San Lorenzo de El Escorial.

etiquetas:

Estupendo menú en un bonito restaurante.

me gusta

Si tiene ocasión, no deje de saborear el menú que se ofrece en este lugar. En principio hay que hablar bien del establecimiento que tiene una decoración peculiar, con numerosos cuadros y fotos dedicadas, y un ambiente elegante y acogedor, presidido por un retrato de “La Genara”, la mujer que puso en marcha el restaurante hace ya un par de generaciones.
El menú, que cuesta 15 euros (20 en fines de semana y festivos), ofrece al menos media docena de primeros y otros tantos segundos platos. En nuestra visita, de entrantes tomamos un puding o pastel de verduras, unas judías blancas con matanza y unas lentejas guisadas. Todo de notable alto. Continuamos con unas carrilleras con manzana y zanahoria, unos excelentes medallones de solomillo de ibérico con patatas y cebolla caramelizada, y un jarrete de cordero con salsa de setas. De postre nos decidimos por una tarta de queso con frutas del bosque. Todo ello regado con una botellita de Faustino (crianza de la denominación de origen Rioja).
La atención verdaderamente fue exquisita, disfrutamos de la música clásica que sonaba como fondo, y marchamos encantados con la calidad, el trato y la relación calidad precio (tres personas pagamos 57 euros). Un auténtico lujo de restaurante. (Si además tiene la suerte de conseguir una de las mesas junto a las ventanas, gozará también de unas agradables vistas).
En definitiva, merece sin ninguna duda las altas valoraciones que le han dado los clientes, por lo que me uno a quienes lo recomiendan con entusiasmo, también para tomar unas cañas o vinos, y disfrutar de sus reconocidas y recomendables tapas.

Restaurante Fornos El Perdidas

+34 987 71 81 89

Avenida Diez de Enero, 14 - bajo Sabero, León provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Sabero

Cocina honesta, abundante y económica.

Carleón lo descubrió en marzo de 2013

me gusta

Acudimos un domingo, y disfrutamos del menú de fin de semana, que por un precio muy ajustado (15 euros), ofrece enorme cantidad y buena calidad. En los primeros platos probamos unos muy correctos guisantes con jamón, una paella muy digna, y unos callos con garbanzos soberbios, servidos en cazuela de barro con mucha generosidad (con una ración comen dos hambrientos sin problema).
Goza de fama la parrilla del lugar, y por eso me decanté por unas buenas costillas de cerdo, que me sirvieron acompañadas abundantemente de patatas y pimientos. Probamos el entrecot… aún mejor, y unos muslos de pollo guisado, estupendos.
Los postres caseros estaban muy buenos, sin florituras, (crema de limón, flan, natillas), pero abundantes y muy honestos.
Hay que destacar que el menú viene acompañado de un tempranillo de Rioja que está muy rico (de las bodegas Carlos Serres de Haro), y que la atención es muy buena.
El lugar es curioso, un hermoso caserón con amplio aparcamiento, columpios y zona verde. En su día fue Casino, cuando las minas bullían de actividad en los valles y el dinero fluía con alegría por la cuenca. Ahora se aprecia cierta decadencia en Sabero, y el restaurante trasmite cierta melancolía de esa época dorada. No obstante, se come bien y abundante, con buen trato y en un lugar interesante.
Si acude a visitar el Museo de la Minería y la Siderurgia, hará bien en rematar la faena comiendo en este restaurante (y de paso se ahorrará la cena!!).

etiquetas: ,

Alfonso Valderas Restaurante

+34 987 20 02 29

Calle Arco de Ánimas 1 1º León, León provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes leoneses en León

Cocina tradicional, buenas carnes y fabuloso bacalao.

me gusta

Es uno de los restaurantes de León que mejor relación establece entre lo que te cobra y lo que pone sobre el mantel. Buen producto, buena cocina, y buenas instalaciones, en un lugar céntrico y agradable.
En esta visita acudimos atraídos por unas Jornadas gastronómicas que giraban en torno al Bacalao y la carne de Buey. Se podía disfrutar de un menú cerrado, al precio de 33 euros, con vino y postre incluidos. Mereció la pena, y mucho.
Empezamos con un aperitivo de boquerones en vinagre, con puré de tomate y aceite de ajo y perejil. ¡Qué bueno estaba!
A continuación, y a modo de entrantes para compartir, nos supo muy bueno el “Montadito de patata confitada, piquillo y lascas de bacalao al pil pil”, y otro tanto el “Cachopo de setas y guiso de buey con arroz”.
Entrando ya en el apartado de bacalao, probamos el “Lomo de bacalao confitado en aceite de cebolla tostada y ciruelas”, y el “Ajo arriero con huevo escalfado y salsa vizcaína”. Hay que apuntar que este restaurante es uno de los que mejor partido saca en León de esa joya que constituye el bacalao, y que en sus diferentes presentaciones se luce porque lo prepara muy bien.
Pasando ya a la carne, este apartado se solventó con una chuleta de buey troceada a la parrilla con pimientos confitados, francamente buena (aquí no le hubieran venido mal unas patatas fritas, de las de verdad). Finalizamos con una muselina de turrón de postre. Todo ello regado con un muy correcto Lucero del Alba, un tinto de Ribera del Duero, con unos meses de crianza en roble.
Buena atención y trato, magnífico menú, y buen precio. ¿Se puede pedir más?

etiquetas: , , ,

Restaurante Los Lagares

+34 979 89 09 90

Calle Las Escuelas, nº 18 Saldaña, Palencia provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Saldaña

Cocina tradicional, exquisita y a buen precio

Carleón lo descubrió en marzo de 2013

me gusta

En pocos lugares he comido tan bien, y a tan buen precio. Empezaré diciendo que Los Lagares se encuentra en el centro de la hermosa población de Saldaña, en un bonito caserón que ofrece en verano un agradable patio cubierto donde comer, y que dispone en el interior de un comedor rústico, con vigas de madera y ambiente acogedor.
Comimos un menú de fin de semana al que difícilmente se podría superar (si acaso mejorando el vino). Comenzamos con un arroz con morcilla y “jijas” que nos recomendó Ángel, que nos atendió con gran amabilidad. Se trata de un profesional con amplia trayectoria en el mundo de los fogones. Es leonés, y se abastece de muchos productos del antiguo Reyno, desde la cecina al botillo, pasando por carnes, piezas de caza y también algunos productos de la huerta, como puerros de Sahagún o pimientos de Fresno, o licores y orujos. Tuvo restaurante en León, lo ha tenido en Urueña, y su coquinaria se ha perfeccionado en plazas tan interesantes como San Sebastián o las siete calles de Bilbao. Todo un personaje, que además está también muy bien acompañado por una cocinera, de la que no conocemos el nombre, pero que cocina de maravilla.
El arroz estaba estupendo, en su justo punto. También fue notable una lasaña de setas, que al parecer abundan por la zona. Después disfrutamos de un lechazo con ensalada maravilloso (y estamos hablando de un menú de 15 euros), un taco de bonito excepcional, con una textura y un punto de preparación que lo hizo increíblemente sabroso, y unas carrilleras…. fuera de lo común, tiernas, suaves, bañadas de una exquisita salsa. Vamos, una comida memorable, que fue rematada por unos postres (profiteroles con chocolate caliente, natillas con fresas y canela, y una tarta de queso extraordinaria).
Nos lo habían recomendado, y os lo recomiendo a vosotros que estáis leyendo estas líneas. Merece la pena.

etiquetas: , , , ,

Restaurante Bar Jero

+34 983 35 35 08

Calle de Correos 11 Valladolid, Valladolid provincia, España

guardado por 94 personas

ver más restaurantes tapas en Valladolid

Una barra que hay que visitar para disfrutar de alta cocina en pequeños bocados.

me gusta

Valladolid se ha convertido en una de las ciudades españolas en las que más se puede disfrutar en una ruta de tapeo. En varias zonas, y especialmente en los aledaños de la Plaza Mayor, abundan los bares que ofrecen sugestivas barras de pinchos y deliciosas raciones, tapas y cazuelitas. El Restaurante Jero es uno de los más destacados y afamados en este sentido.
Tenía intención de haber comido allí, pero fue entrar y echar un vistazo, y al momento estaba acodado en la barra contemplando ese espectáculo colorido de platos rebosantes de bocados deliciosos, con una copa de tinto de Ribera del Duero en una mano, y un exquisito canapé en la otra.
Son muchos los premios que el "Jero" ha ganado en los concursos gastronómicos que todos los años se celebran, y el local está adornado con carteles con el nombre, año y peculiaridades del "pincho". Abundan los nombres curiosos, dedicados a políticos ("Zapatero", "Rajoy",...), futbolistas ("Messi", "Ronaldo",..), ectéra. Y todos están estupendos.
Total, que finalmente comí a base de esas pequeñas porciones de alta cocina, animado por los estupendos vinos de la zona, y la atención simpática y profesional del personal que trabaja en el lugar.
Si pasas por Pucela, te animo a realizar una "ruta de vinos y tapas", y no se te ocurra olvidar una parada en este lugar tan recomendable. Te encantará !

etiquetas: , , ,