133 sitios, 6 siguiendo, 69 seguidores, 2 descubiertos, 1.879 visitas

Isaac Agüero

mostrando 3 sitios

Mawey Taco Bar

+34 910 11 71 03

Calle Olid, 6 <m> Quevedo 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 44 personas

ver más restaurantes mexicanos en Madrid

TAquería informal para un buen rato

está OK

Hace cinco meses en la calle Olid muy cercana a la Plaza de Olavide se ha inaugurado Mawey Taco Bar. La primera sala accesible desde la entrada está ocupada con mesas altas y taburetes para un tapeo mexicano más informal y alborotador. A la derecha de la barra, se encuentra un segundo espacio de mesas bajas y mayor tranquilidad.

Los responsables de esta apertura son Fernando Carrasco y Julián Barros. El día de esta visita el primero oficiaba en sala, mientras que el segundo dirigía la cocina. Ambos con pasado en Punto MX, el restaurante mexicano más influyente en Madrid. Tanto la Tomata como Mawey Taco Bar son descendientes de personas que pasaron por el mexicano de General Pardiñas. La carta se compone fundamentalmente de tacos, quesadillas y algunas entradas, como el ya presente en multitud de cartas, guacamole; así como un buen número de cocktails.

Las intenciones parecen claras y se busca un entorno distendido en el que disfrutar de tanto tacos clásicos como “más de autor”. Pretensiones y precio controlados para expandir el espectro de público. Comenzamos por el guacamole. Aguacates en buen punto de maduración, acertados totopos y combinación que adolece de un punto de acidez. Similar carencia se encuentra en el aguachile de jurel con cebolla morada y chile habanero. El corte de pescado es fino y pulcro pero a la mezcla le falta ese impacto gustativo que conforman el picante (chiles) y la acidez (lima-limón) quedándose algo plano.

Sin duda a Mawey Taco Bar se puede volver. El listado de tacos es amplio como para repetir y la ajustada relación calidad invita a dejarse caer a menudo. Los tacos son espléndidos en su cantidad y cuidados en sus ingredientes, siendo el equilibrio mejorable en algunas de las combinaciones con el fin de poder percibir con más claridad los diferentes ingredientes.

Un bar de tacos con buenas y acotadas intenciones gastronómicas que cuida los detalles como las tortillas, los totopos y la variedad de chiles para las distintas preparaciones. Servicio cercano y atento y ambiente que invita a platicar junto a una margarita o michelada.

Post completo en complicidadgastronomica.es/2018/05/mawey-taco-bar

etiquetas: , , , , ,

La Tomata

+34 910 18 84 06

Calle Alburquerque, 13 <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 63 personas

ver más restaurantes mexicanos en Madrid

EL gozo de los tacos y los tragos

me gusta

Una de las gastronomías que directamente más disfruto es la mexicana. Fundamentalmente por su sabrosura, su intensidad, sus picantes, por esa algarabía sápida que siempre está en lo alto. Tacos y tragos pueden ser una pareja inquebrantable que da lugar directamente al placer. Buscando un lugar informal encontramos La Tomata. Y vaya sorpresa al hallar de tras de la barra a Juan Sardou, exmaitre de Punto Mx. Juan se ha traído a su mujer Marcela para ofrecer conjuntamente cocina auténtica mexicana.

Cocina reconocible y genuina. En su breve carta, se combinan sopes, quesadillas, tacos con combinados de tequila, diferentes margaritas, y de mezcal. Tanto los totopos como las tortillas son caseras y las salsas están trabajadas a partir de ingredientes caseros.

Comenzamos con un guacamole apenas aderezado, solo reconocí cilantro, cebolla y lima. Aguacate en buena madurez para un resultado muy natural. Obligatorio comienzo.

A continuación las quesadillas de huitlacoche, acompañadas de una salsa de tomate ligeramente picante. En este caso la masa de la tortilla es de trigo, además queso fundido, cebolla pochada y el hongo del maíz. Un ingrediente que descubrí en aquella primera carta de Punto MX. Agradable.

Seguiríamos con los sopes de maíz y pollo poblano. Pollo deshilachado, servido a temperatura templada, de gusto suave y apetencia ligera. Recuerdos de ese pollo sobrante posterior a un cocido acompañado con ingredientes que le aportan cierto frescor. En este caso, chiles poblanos, pimientos verdes de muy ligero picor. Apetitoso.

EL trío taquero comenzó con los tacos de cochinita pibil con cebolla picante, sin duda el mejor de los probados. Tremendamente jugoso, se desgrana la lentitud del guiso. Sabores integrados con una textura ideal de la carta. Para repetir, sin duda el plato estrella.

Los tacos al pastor (carne, cebolla y cilantro) se acompañan de una salsa de cuatro chiles. Al principio ésta en boca es fresca y abre las papilas gustativas para ir tornando hacia un regusto bien picante. ¡Qué buena! El bocado diferente a los típicos “pastor” a los que estamos acostumbrados, sin ese punto dulce que le aporta la piña. La salsa tomata y su picaresca.

Probablemente, los menos redondos me parecieron los tacos de carnitas de ibérico y salsa verde de chile de árbol. Menos profundos que los anteriores ya que la carne no se presenta aderezada ni la salsa tiene tanto vigor.

En el apartado líquido, cervezas mexicanas ó cocktails. Para empezar, una suave margarita de guayaba, se contrasta el dulce de la fruta con la sal alrededor de la copa en un combinado de poca graduación alcohólica. Luego mezcal, piña asada y sirope de agave que a mi modo de ver combinaba mejor con el marcado gusto de los tacos y sus salsas.

En definitiva, un bar mexicano en su carta, sin más pretensión que servir manduca legítima de cierta calidad. Otro lugar que se suma a la lista de establecimientos madrileños donde disfrutar de esa dupla de tacos y tragos que tan felices nos hace estar.

Para el post completo complicidadgastronomica.es/2015/12/la-tomata-el-gozo-de-los-taco...

etiquetas: , , , ,

Pamplinero

¡Qué buena reseña! ¡Gracias!

17 de diciembre de 2015

Cascabel

+34 914 32 54 90

Calle Serrano, 52 (Gourmet Experience de Corte Inglés de Serrano) <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 64 personas

ver más restaurantes mexicanos en Madrid

Armonía sabrosa y vibrante

me gusta

El Salón Cascabel viene definido por sus precursores como una antojería. Local típico del D.F que basa su concepto en comer lo que a uno se le antoje apoyándose en una carta sin ninguna clasificación.

La segunda marca de los chicos Punto MX (Roberto Ruiz y Martin Eccius) atrapa con un interiorismo firmado por Eugenio Caballero, director artístico del Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro. La barra que simula la piel de una serpiente cascabel, las luces cálidas, los huecos para las mesas redondas, la parte externa como si fuera una estructura ósea. Todo junto con la música latinoamericana provoca que antes de comenzar nos sintamos cómodos.

La cocina de Cascabel juega a combinar sabores, a buscar el equilibrio de esa preponderancia mexicana picante con puntos ácidos y toques de frescor. Se provoca al paladar tanto con una amalgama brillante de tonos sápidos como con diferentes sensaciones de temperaturas que ayudan a suavizar ese México profundo. En definitiva, una comida trepidante.

Para comenzar nada mejor que el aguachile verde de langostinos con zumo de lima, chile serrano y salsa chipotlera. Se superponen los tonos ácidos y picantes. El pepino que se recomienda trocear aporta ciertas dosis de frescor totalmente bienvenido. Un gran empiece que refresca la boca y te prepara para el movimiento que se acerca.

Seguiríamos con unos muslos de pollo con bacon ahumado, salsa cascabel de chiles verdes y xnipek de cebolla morada. Punto untuoso el que le aporta el tocino, cierto equilibrio entre el picante de la salsa y la frescura de la cebolla en la que noté ciertas notas de encurtido. Algo más que correcto.

A continuación uno de esos tacos “deluxe” que se producen en todo el conglomerado PuntoMX, Mezcal Lab, Cascabel. Taco árabe conformado por lomo alto de buey, tzatziki de chile habanero y pepino. Un inteligente ejemplo de fusión donde el yogur, el pepino y los chiles conforman una salsa con sensaciones picantes, ahumadas y frescas.Imprescindible.

Con la temporada de la matanza, nos invitan a probar el lagarto con piña y lombarda. Una pieza fina y alargada pegada a las costillas de un cerdo ibérico de bellota. Lo denominan así por la forma del corte que se asemeja a las alas del reptil. La carne resulta ligeramente dura. Se salsea durante tiempo con un unte de chile chipotle de forma que la carne toma su color. La carne se apodera del sabor de la salsa. El gusto ligeramente picante y ahumado se equilibra con finas rodajas de piña que invitan a refrescar y repetir. Además “sal de maíz” que le aporta notas crujientes y agradables. Notable alto.

Para finalizar el machete, 1,2kg de costillón de res norteña tatemado a las brasas y laqueado con una salsa de unos catorce ingredientes entre ellos chiles mulato, ancho y cascabel. Por encima cebolla crujiente y cilantro. Se acompaña de una necesaria salsa borracha (con cerveza). Muy recomendable cortar la carne para trocear sus partes y combinar bien la grasa, ya que alguna zona interior resulta algo seca pasado un poco de tiempo. Obligatorio compartir entre tres ó cuatro personas (unos 16 tacos).

Si son de esos que les gusta acompañar la comida con un cocktail, les pido que me hagan caso y prueben el Cascabel compuesto principalmente de mango, mezcal y chipotle. De alguna forma, se realiza una cierta cocina líquida transportando a un combinado esos sabores picantes y ahumados que han conformado los platillos. En este caso, además aparece el dulzor proporcionado por el mango.

Salón Cascabel es una antojería suntuosa por localización, decoración y precio. También por producto y personal. Técnicas, tiempo y múltiples preparaciones para que los platos sean bastante redondos.

Salón Cascabel: Armonía gustosa y vibrante. Post completo y fotos en complicidadgastronomica.es/?p=4719

etiquetas: , , , , ,

Gath

Buena reseña Isaac. Como ya dije hace algun tiempo, sus aportaciones son de interes.

17 de marzo de 2015

Isaac Agüero

VOy a intentar tener más presencia por este canal...Gracias de nuevo José Luis

17 de marzo de 2015

Gath

De nada, maestro..

17 de marzo de 2015