46 sitios, 39 siguiendo, 14 seguidores, 5 descubiertos, 879 visitas

David A.

mostrando 2 sitios

Can Bosch

+34 977 36 00 19

Rambla Jaume I, 19 Cambrils, Tarragona provincia, España

guardado por 5 personas

ver más restaurantes una estrella michelín en Cambrils

Nuestro favorito de Cambrils

David A. lo descubrió en febrero de 2012

me encanta, uno de mis favoritos

A diferencia de otros restaurantes de Cambrils situados en primera línea del puerto, su situación en la rambla Jaume I lo libra del bullicio y de la visita de turistas que no saben en qué restaurante están entrando. A Can Bosch se va a comer bien y a estar a gusto.

Es, de los dos restaurantes de Cambrils que cuentan con estrella Michelín, el que la mantiene por más tiempo, desde el año 1984.

Una cocina exquisita definida como de mercado y de autor, sobre un producto de gran calidad, mayomente local, donde se aúnan los mejores pescados de un puerto de mar con las excelentes verduras y hortalizas de la comarca del Baix Camp.

Dispone de varias opciones de menú, una de ellas destacable por lo ajustado del precio, el menú Pica-Pica, de tipo degustación, con varios entrantes, un plato de pescado y arroz negro por 38 €, menú que hace accesible este restaurante a casi todos los bolsillos. Las otras opciones de menú son el Degustación, como escaparate de la cocina del restaurante, y el menú de Pescado y Marisco.

Altamente recomendable.

etiquetas: , ,

Evboca Pinchos

+34 915 19 55 64

Calle Pradillo 4 <m> Cruz del Rayo 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 128 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Un poquito de decepción

no me gusta

El local no es como te lo esperas, al menos según la imagen que me había formado de él tras leer los comentarios. Uno espera una decoración moderna, un espacio casi "pijo", y se encuentra un local que por fuera no atrae demasiado, con terraza en verano, y un interior donde tras pasar por la zona de cocina, bajando unas escaleras se accede a la zona de tapeo. No hay mesas, salvo una al fondo, todo es barra. Atienden al local tres personas, una de ellas centrada en la terraza, lo que deja a dos personas para el interior, que claramente no daban abasto con el servicio para las 5 "mesas" (en barra) que ocupábamos el local en ese momento (unas 14 personas).

Empezamos mal, ya que no nos ofrecieron el aperitivo que vimos que en el resto de personas acompañaba la bebida, mientras se espera a las tapas. A una pareja de al lado se lo trajeron tras la primera tapa, a nosotros nunca nos llegó (siendo una cortesía, no aplica exigirlo, y nos supo mal quedarnos sin él; este tipo de cosas estropea las cenas).

Pedimos el cuba libre con foie, la ensaimada con sobrasada, la copa de huevos rotos, el trigretostón y risotto de jamón. Nos quedamos con hambre, y pedimos de postre el coulant y la tarta de manzana.

El cuba libre, una tapa de Quique Dacosta, bien. No he probado el original, pero este nos gustó: una gelatina de la bebida sobre una royal de foie con cristales de cítricos por encima. Muy buena combinación.

La ensaimada también bien, combinación original dulce-salado muy resultona.

La copa de huevos rotos mal, el puré de patata muy basto (debería ser más fino, en mi opinión) pero debe ser intencionado dejarlo así (con grumos de patata) dado lo fácil de pasarlo bien, y el huevo, colocado encima, algo crudo.

El tigretostón bien, un brick con relleno de morcilla, con el juego de venir en un envoltorio que recuerda al de los tigretones, aunque sin eso sería un rollito sin más.

He dejado para el final el risotto, he leido que el chef se ha formado o ha estado trabajando con Quique Dacosta; pues bien, si Quique Dacosta prueba este arroz, encorre a boinazos al cocinero. Pasado, con tacos de jamón duros e inmasticables, y sobrado de caldo (se ve en los bordes). Lo peor, sin duda.

Respecto a los postres, el coulant no era coulant, era bizcocho de chocolate (demasiado horno, ni rastro del chocolate líquido del interior), y venía frio, y la tarta de manzana, original, manzana compotada, con canela, sobre una base de fideos de arroz tostados, pero muy fría (venía de la nevera). Cafés de Nespresso.

Comentar, continuando con el desbordamiento del servicio, que para acompañar los huevos rotos pedimos pan, dos veces, y no conseguimos que nos lo trajesen. Comimos la tapa por no dejarla enfriar, sin pan, y tampoco llegó más tarde.

Lo mismo nos sucedió con un botellín de agua que pedimos entre tapas y postre, tuvimos que reclamarlo al final con los cafés.

En resumen, un poco de decepción, porque los nombres de las tapas te hacen esperar algo más especial que lo que recibes, y eso es un fallo (gestión de expectativas), y sobre todo por el deficiente servicio, claramente desbordado (aunque por la concepción del local, siempre va a estar así, o más lleno... Quizás es falta de experiencia de cara al público, porque se les veía con cara de agobio, también en las contestaciones...). Este último punto hubiese dado como resultado una experiencia negativa, incluso si las tapas fuesen sublimes, que no fue el caso.

etiquetas: ,

ciudades

valoraciones

5 estrellas 40% 2 estrellas 40%

categorías 11870