183 sitios, 11 seguidores, 32 descubiertos, 9 check-ins, 1.389 visitas

He trabajado en publicidad muchos años y ahora soy bibliotecario... ¡Vaya cambio! ¿No? Bueno, se trata de manejar información, pero con otros objetivos.

davidk007

La Lonja Restaurante

+34 984 29 72 14

Plaza de la Marina, s/n Cuideiru, Asturias, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes de pescado en Cuideiru

Cuando el mal servicio enfanga todo lo demás

para no volver

Vaya por delante que, quien parecía ser el dueño, nos informó de que se les había puesto enferma una camarera y que no nos podían servir sólo unos vinos. Ante esta advertencia y como ya eran las dos menos veinte, decidimos quedarnos a comer. Pregunté, con un sonrisa, si nos iban a atender igualmente bien y este señor se deshizo en "por supuestos" y nos pidió que esperáramos un momento, mientras terminaba otra mesa, para prepararnos un mejor sitio para las cinco personas que íbamos.

Esperamos, mal acomodados en la terraza, más de media hora, tomándonos los vinos que, ahora sí, pudo servirnos un camarero nervioso y rebufante. Media hora sin un sólido que llevarnos a la boca para acompañar al vino.

Viendo el percal decidimos pedir nada más indicarnos que la mesa estaba preparada, incluso antes de sentarnos en ella. Nos cambiamos de sitio y esperamos otra media hora mientras veíamos cómo una mesa que había llegado con nosotros iba comiendo sus primeros y segundos platos; mientras otra mesa que había llegado después también había empezado a comer; mientras en nuestra mesa seguíamos con los mismos vinos... y ni unas aceitunas, ni un mísero aperitivo, ni una cestilla de pan.

Pedimos algo para entretener el hambre (eran ya las tres menos cuarto) y nos dijeron que no tenían aceitunas, que el arroz estaba a punto de llegar, que se hacía en 20 minutos... Pero las aceitunas llegaron cinco minutos después, y el arroz, efectivamente, 15 minutos más tarde.

Ni una explicación, ni un detalle para hacer más llevadera la espera, ni una consideración en el orden de las comandas... Ni una estrella se merecen por este pésimo servicio.

Les dejo una estrella porque el arroz con bogavante estaba rico, pero ganas me dan de quitársela cuando nos cobraron 17€ por una ración de rabas y otros 18 por unos salados y aceitosos chipirones (recomendación del día). Tuvieron incluso la poca delicadeza de cobrarnos aparte unas patatas fritas que pedimos para acompañar a los calamares.

Triste, muy triste. ¡Qué poca dignidad tienen algunos comerciantes!

Si era verdad que les había fallado parte del personal habría sido mejor que se hubieran limitado a atender a dos mesas y no las cinco o seis que ocupaban la terraza.

El lugar, muy agradable. La cocina, muy irregular. El servicio, totalmente nefasto. El precio, inasumible por lo imprevisible del resultado.

Obviamente, no volveré. Y mi recomendación es que consultes antes la carta de cualquiera de los otros restaurantes de la zona (más ocupados que éste cuando estuvimos en Cudillero) porque encontrarás precios más razonables y, seguramente, una mejor experiencia gastronómica.

etiquetas: , ,

Federal Café

+34 915 32 84 24

Plaza de las Comendadoras 9 <m> Ventura Rodriguez 3 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 162 personas

ver más cafeterías en Madrid

Demasiado celofán

no me gusta

Desde fuera el aspecto es muy bueno: limpio, acogedor, abierto. Pienso: el lugar ideal para escapar del frío de las tardes de invierno tomando una tarta y un café mientras nos relajamos leyendo o charlando tranquilamente.

En la entrada te hacen esperar... a pesar de que hay cuatro mesas libres. Casi diez minutos después una veloz camarera nos intenta adjudicar un hueco en una mesa compartida en la zona más ruidosa --en realidad toda la sala es ruidosa: adios tranquilidad-- que no nos gusta y, ante nuestra petición de una alternativa, nos vetan la mesa de cuatro sillas porque "es para grupos". A regañadientes nos sentamos en una mesa baja ubicada al lado de la entrada... junto a nosotros se sienta el frío de la calle que se cuela insistentemente por la puerta. Me pregunto si hay calefacción en el local.

Un largo rato después una camarera acude a tomar nota a nuestra mesa: pedimos capuchino, café con leche y, de la oferta de la seductora sección de pastelería (4 euracos de media cada porción), una tarta de trigo sarraceno (que estaba buenísima). A los cinco minutos nos traen la tarta. Diez minutos después seguimos sin los cafés. Mi paciencia comienza a sentirse afectada. En ese momento se libera una mesa de dos alejada de la puerta y, como no hay nadie esperando, nos dirigimos hacia allá y nos sentamos (aquí sigue haciendo frío). El camarero, con nuestros cafés en las manos, nos busca con la mirada, nos localiza y se acerca a regañarnos por habernos cambiado sin avisar. Apenas nos deja explicarnos porque, con un gesto súbito, deposita las dos tazas en la mesa y se aleja para atender otros asuntos. Tenemos que adivinar nosotros cuál de los dos cafés es el capuchino y cuál es el normal: los dos traían su espumita encima. El sabor tampoco los distinguía demasiado.

Disfrutamos (ahora sí) del momento-café-tarta... Unos minutos después ya están retirándonos el servicio para que comprendamos que "hay que dejar sitio a los demás".

Nos vamos y dejamos sitio a los demás. Mucho sitio y por mucho tiempo.

Cada vez me fío menos de estos sitios aparentes, decorados con mucho celofán, pero atendidos por un personal poco profesional, demasiado estirado y confundido sobre la manera de hacer sentirse cómodo al cliente.

Tal vez es que yo no era un hipster en mi hora del brunch ni un yuppie aprovechando el afterwork :-(

etiquetas: , , ,

Alexo

Para estos casos siempre te queda el viejo simpa...

hace 6 meses

davidk007

Sí que lo pensamos, sí.

hace 6 meses

1Falces

El servicio de este sitio es deplorable. Una pena que a la neofauna moderna de Conde Duque eso no le importe. Yo juré no volver y lo estoy cumpliendo.

hace 6 meses