Inconformista, loco apasionado de la calidad y las cosas bien hechas, Burger Freak (pero que mucho) y fundador y gerente de la hamburguesería Burnout.

Alvaro B.

Wanda Café Optimista

+34 917 37 53 64

Calle María de Molina, 1 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 41 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

Mejor a la segunda

me gusta

Actualización después de la segunda visita: Mejor, subo a 4* que la verdad es que tienen una encargada muy simpática y atenta que si tienes la suerte de que te atienda pues la cosa mejora. Mucho bullicio a pesar de que fui a eso de las 10:30am pero vamos, señal de que la cosa les funciona bien

Repito el ibérico (clásico mollete con jamón ibérico) y esta vez tanto el mollete como el jamón, sin ser nada del otro jueves, no están mal. El mollete se sigue por cierto sirviendo en una cestilla metálica incomprensible con un cuchillo, a ver si los dueños leen esto e intentan cortar el mollete sólo con cuchillo y dentro de esa cesta. Si lo consiguen, que me escriban.

P.D.: Las cartas siguen con los precios tachados (incrementados) a mano, una vez más, si alguien lee esto que por favor pida cartas nuevas, que no queda muy bien eso de subir los precios a saco.
________________________
Pues la verdad es que quería que me gustase este sitio, paso por delante no menos de un par de veces al día y una imagen a simple vista agradable y el hecho de que casi siempre esté lleno auguraban algo bueno. Pero hoy no ha sido el día, así que habrá que volver para ver si ha sido mala suerte o si la cosa no da para más.

Visita el martes 26/04 a las 10:15am en formato lobo solitario. Me siento en una mesa dentro, cerca de la ventana, y a los 5 segundos me cambio de silla para esquivar un chorro de aire que me pegaba directamente en la cara, empiezo con mal pie.

La decoración del local es agradable y original, distinta a lo que suele verse en la mayoría de locales. La carta de desayunos está bien, es amplia, y la verdad es que no me parece cara, pero me llama la atención lo sucia que está y, sobre todo, que hay varios precios corregidos a mano (todos incrementados, claro está...), es lo que tiene corregir cartas caras de imprimir, shit happens...

Me pido el ibérico, mollete con jamón y tomate acompañado de café con leche. El café me llega rápido y se vuelve igual de rápido porque la taza venía completamente embadurnada de pintalabios... Me traen un nuevo café y llega el mollete, que lo sirven en una cestilla metálica baja con un cuchillo y la verdad es que por mucha imaginación que le eché al tema no terminé de entender el porqué del cuchillo, no teniendo plato debajo y sin tenedor como que no funciona la cosa, pero en fin...

El mollete ni fú ni fá y el jamón algo peor que el mollete, regu, regu.

El local, eso sí, bastante lleno y bullicioso, mucho ambiente pero poca tranquilidad para leer un periódico con calma.

Hoy desde luego no han tenido su día, probaremos de nuevo para ver si ha sido el clásico día en que todo sale regular o si es más bien una pauta, que sería más bien preocupante.

Filandón

+34 917 34 38 26

Carretera Fuencarral - El Pardo (M-612) Km.1,9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 285 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

The Art O' War

me encanta, uno de mis favoritos

The Art O' War...

La verdad es que había oído hablar tanto, y tan bien de este local, que tenía las expectativas por las nubes. Y sinceramente, no me defraudó. En detalle:

La ocasión: Cena-homenaje de celebración en pandilla de 3 amigos, a viernes, y con pase de noche de las respectivas esposas, este sitio parece hecho a medida para semejante ocasión.

El lugar: Pues hombre, a mano, lo que se dice a mano, no está. El taxi desde el centro de Madrid cuesta unos 20€ (aproveché para estrenar Cabify). Ya cerca del lugar sorprende la fila de coches que se empiezan a ver a ambos lados de la carretera. Llegas al sitio y te sorprende el montaje: un chalet espectacular, un jardín brutal, una entrada flanqueada por unas hogueras en las que se queman unos leños que ni en el pueblo en invierno, y un aparcamiento "VIP" que parece el parking de la casa de Cristiano Ronaldo. Y uno piensa eso de "agárrate la cartera Manolo, que vienen curvas".

Entramos y una chica encantadora nos lleva a la mesa. Inicialmente nos ponen en la terraza (zona de fumadores) pero la verdad es que el vecino de mesa llevaba ya medio puro fumado cuando llegamos y ahí había poco oxígeno libre. Pedimos otra mesa en zona de no fumadores y no tardaron en recolocarnos.

La entrada por cierto, y la cocina a la vista son simplemente espectaculares. En la entrada una mesa repleta de verduras y hortalizas con un aspecto espectacular anuncian ya que en este sitio se cuidan los detalles. En la cocina se puede ver un ejército de cocineros e incontables fuegos y parrillas, el display la verdad es que impresiona.

La carta: pues la verdad es que bastante amplia pero no excesiva, con mucha oferta en la que brilla el pescado por encima de todo lo demás. Me sorprendió además, y gratamente, la carta de vinos, no sólo por tener una amplia oferta, sino por incluir además muchos vinos a precios muy razonables y accesibles para el común de los mortales, cosa siempre de agradecer.

Los entrantes: Nos decantamos por las patitas de pulpo de roca a la brasa y por las almejas de carril a la sartén. Las almejas la verdad es que eran grandecitas y estaban bastante buenas pero las he probado mejores. El pulpo sin embargo sí que estaba buenísimo, me recordó al del Otter Epicure que diría que es el mejor que he probado nunca. Muy bien por aquí.

Plato principal: Nos pedimos chuleta de vaca vieja, poco hecha, para dos personas, y lo mismo de rodaballo. La carne llega clavada de punto y muy buena de sabor, quizá demasiado "limpia" para mi gusto ya que soy más aficionado al típico chuletón tosco con mucha grasa, pero la verdad es que estaba muy bien. El rodaballo también muy bueno, sabroso, y muy bien presentado.

Postre: Nos animamos a tomar la tarta de queso, casera (o al menos lo juraría) y sin la típica mermelada por encima, muy recomendable.

El servicio: The Art of War. Impecable, tanto en el trato como en los tiempos. Teniendo en cuenta que les caben aprox. 500 comensales sin contar la terraza (eso nos dijo nuestro camarero, que aguantó con gran paciencia mis preguntas...), debo reconocer que el ritmo de la cocina, el desfile de camareros, el aspecto impoluto del local/personal, la medición perfecta de los tiempos con que consiguen que salga la comida/bebida, y el orden y la calma que se respira en general en el ambiente es simplemente extraordinario. Estos tíos no son buenos, son muy buenos. Qué cojones, son buenísimos. Personalmente nunca he visto un local de semejantes dimensiones en el que todo parecía estar en todo momento perfectamente bajo control, a ver si algún día me explican cómo lo hacen que me dejaron loco.

En cuanto a las críticas que he leído acerca del trato de favor que se da a algunos clientes, la verdad es que, si bien es cierto que muchos de los clientes que vi entrar saludaban efusivamente al Maitre y resto de personal, yo no me sentí mal tratado. Personalmente no veo nada de malo en esto, si alguien puede permitirse visitarles con regularidad, que el personal coja cierta confianza con él y se le trate con mayor cercanía/efusividad que a los que vamos por primera vez me parece lógico, perfectamente normal, y una buena noticia. Criticable es que te atiendan mal por no ser conocido de la casa o que te hagan esperar para dar un mejor servicio al "enchufao" de turno, pero, al menos con nosotros, ese no fue el caso, y si bien no nos hicieron la ola ni nos recibieron con abrazos, nos trataron estupendamente.

El precio: Nos llevamos una buena bofetada pero, todo sea dicho, buscada y muy bien merecida. Si se pide con cierto cuidado el cubierto puede rondar los 50€, que teniendo en cuenta lo bonito, agradable y cómodo del local y la calidad de la comida y el servicio me parece que ofrece una muy buena relación calidad/precio.

Resumiendo: Local espectacular pero más bien a desmano, y servicio y calidad de la comida impecables, un sitio que definitivamente merece la pena visitar. 5 Estrellazas ganadas a pulso.

La Pepita Burger Bar

- cerrado

Calle Alonso Cano 103 <m> Nuevos Ministerios 6 8 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 16 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Close, but no cigar

me gusta

Seguimos con la ruta de la hamburguesa; esta vez le tocó a La Pepita Burger Bar, una hamburguesería con orígenes gallegos (toda una novedad que no sea venezolana...) del que había oído muy buenas críticas y que era de los poquísimos sitios de hamburguesas que aún tenía fuera del radar, vamos allá.

Visita el 1 de octubre, esta vez (al fin) con unos amigos, que ya olía esto de ir siempre solo a catar burgers. Por partes:

1) La decoración es bastante agradable, moderno y limpio pero sin llegar a la incomodez de los sitios minimalistas. Unas cuantas mesas altas a la entrada (una de ellas para 10 personas, buena cosa para grupos) dan paso a una serie de mesas bajas, todo bastante cómodo y agradable. Muy bien por aquí.

2) El servicio: nos tocó una camarera simpatiquísima que nos aguantó con paciencia estoica, no me quedé con el nombre pero más maja q las pesetas. Seguimos muy bien.

3) La carta: Empieza con 4 entrantes que he de reconocer que me llamaron muchísimo la atención: tempura de vegetales; langostinos empanados; huevos camperos fritos con paletilla y patatas; y por último tres "dips" de los que puedes elegir dos: Hummus, Mutabal y Muhammara. Todo sea dicho, me llamaron la atención porque no tienen nada que ver con lo que se suele encontrar en una hamburguesería, no tengo nada en contra de por ejemplo unos huevos camperos, pero como primer plato antes de una hamburguesa pues no sé yo...

A esto le siguen 3 ensaladas (caprese, ensalada de pollo y ensalada de espinacas, el premio a la originalidad no se lo van a llevar...), y cuatro acompañamientos (patatas fritas, patatas gruesas fritas caseras, patatas gruesas fritas con salsa chipotle y mayonesa de ajo, y yuca frita), que anticipan que las patatas fritas se pagarán por separado, mala cosa esta.

Finalmente ofrecen ni más ni menos que 14 hamburguesas... su madre... y a mi que me gusta leerme la carta enterita... Repito mi queja de siempre que en breve va a ser queja de "corta/pega": demasiado larga. Pero que mucho. Y sí, alguno dirá que no lo es tanto ya que no son todas de ternera, pero por categorías hay 7 de ternera, 1 de cordero, 1 de cerdo ibérico, 2 de buey, 1 de salmón, 1 de pollo, y una última vegetal. A mi me parece demasiado, no creo en darle "a todos los palos" para intentar satisfacer a todo el mundo, creo que es un error que induce a meter en carta platos de calidades muy dispares, y servidor es un loco de los sitios especializados.

4) La comida: De picoteo pedimos dips de hummus y mutabal (presentados con buena pinta y correctos pero sin llegar a ser nada extraordinario), patatas fritas "normales" (las bastón de toda la vida), que apostaría que eran McCain o similares (vamos, que sin más) y las patatas fritas con salsa chipotle y mayonesa de ajo asado, que la verdad es que estaban bastante "regu", medio crudas por dentro y las salsas bastante flojas, de largo lo peor que probamos.

Las burgers: como siempre, tras dedicar largo rato a leerme la carta, me pido la más sencilla (Pepita Manteca), con carne de buey (220grs, frente a los 180grs de las de ternera), cheddar, lechuga, tomate y cebolla roja. Destripándola:

i) El pan: viene recubierto de semillas de amapola, me recuerda al famoso pan de cerveza negra de la cafetería HD (ese que, si mal no recuerdo, se lo traen a diario de Barcelona) pero algo menos voluminoso, por lo que personalmente prefiero éste frente al de HD. La base del pan se queda completamente aplastada cual rebanada de Bimbo, una pena que esto podría mejorarse con un mejor tostado, pero en fin, la verdad es que estaba bastante bueno.

ii) La carne: pedí punto menos y llegó más bien punto más, pero más allá de esto, que es el pan nuestro de cada día, la verdad es que, estando buena, no me pareció nada especial de sabor, menos aún si tenemos en cuenta que supuestamente era de buey (ojo, no lo pongo en duda).

iii) Resto de condimentos: buen grosor del tomate, dos lonchas de cheddar bien fundido (que siendo puntilloso podría haber tenido algo más de sabor), y quizá demasiada lechuga, sobre todo demasiados "tronchos" de lechuga. Echo en falta mi queridísimo pepinillo.

iv) Postre: pedimos el brownie que nos pareció demasiado "abizcochao", bastante calentito (nos lo sirvieron humeante, de hecho) y acompañado de una bola de helado de vainilla que tampoco nos ilusionó

5) Relación calidad precio: Pues la verdad es que, comparándolo con otras hamburgueserías " de las buenas" que hay por Madrid, la hamburguesa me pareció bastante cara. El hecho de que te cobren las patatas fritas aparte, aunque sean las clásicas "bastón", disparan mi sencilla hamburguesa con patatas a 14,50€ SIN BEBIDA, muy por encima de lo que es habitual y en mi opinión sin que haya nada que lo justifique.

6) Resumen: Close, but no cigar. Otra hamburguesería con un producto mejor de la media pero que la verdad es que no cumplió mis expectativas. La calidad en general OK sin que sea nada para echar cohetes y la verdad es que el feeling general con el que me fui es que me pareció BASTANTE CARO en comparación con su competencia más directa. Cobrar las patatas aparte me parece un gran error y ganas de querer "romperla". 4 estrellas porque la verdad es que la decoración, el servicio y la calidad en general no merecieron 3 estrellas, pero se queda lejos, pero que mucho, de las 5 estrellas.

etiquetas:

Anauco

+34 910 26 37 94

Calle Reina 25 <m> Gran Via 1 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 26 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Los mediocres las van a pasar canutas

me gusta

La cabra tira al monte: nueva cata de burgers, esta vez le toca a Anauco, otra hamburguesería abierta por un equipo con raíces venezolanas (igual que el famoso Goiko Grill) y que por lo que he leído está ya bien consolidado en Barcelona.

Visita el 10 de septiembre, una vez más, más solo que la una. Mala costumbre esta.

Por partes:

1) El Local: decoración agradable sin llegar a ser acogedora, más en el interior que en la entrada, que me parece un pelín demasiado minimalista y servidor es poco, muy poco amigo del minimalismo y los sitios "fríos". En la entrada hay unas pocas mesitas pequeñas y al fondo un saloncillo que cuenta con unas buenas ventanas que dan a un patio interior lleno de plantas que mejoran sin duda la vista. Es una pena que en ese patio podría montarse un jardinazo brutal, pero bueno, dudo mucho que sea suyo y desde luego que lo que hay no está mal y debe ser mejor que el 99% de los patios interiores.

2) La carta: suelo quejarme del tamaño excesivo de las cartas y esta vez no va a ser una excepción; demasiado larga para mi gusto (rarito que es uno) en la parte tocante a las hamburguesas: nueve de ternera, tres de pollo, una de gamba, una de perca, una vegetariana y una infantil, esto es... 16 en total. A esto se le suman 6 entrantes y 4 ensaladas, nada que objetar por esta parte.

Un punto muy a su favor: sin preguntar la camarera me dice que hay una oferta de menú con hamburguesa, bebida y café por 11,9€. Se agradece el detalle.

3) La comida: De picoteo me llama la atención que ofrecen nachos con... ¡piparras! Lógicamente me pido media ración para saber cómo combina la piparra con el guacamole, esto hay que probarlo (cabe señalar que es muy de agradecer -sobre todo para los que vamos a comer sin compañía- lo de ofrecer medias raciones, que además no sólo se limita a los nachos sino que también ofrecen medias raciones de tequeños, tostones y yuca frita).

La ración de nachos tarda un buen rato en llegar (casi 15 minutos), que teniendo en cuenta que llegué al local a las 16:10 y que a esas horas era el único pidiendo, me parece muchísimo tiempo.

Los nachos llegan muy bien presentados y cubiertos de una buena capa de guacamole que tiene una buenísima pinta. Los nachos en si son muy buenos y el guacamole no me defrauda, pero la verdad es que echo en falta el sabor a cilantro. Dicho esto, los apasionados del cilantro somos minoría (constatado con varios grupos de amigos & familiares) por lo que supongo que a la mayoría de la gente le encantará este guacamole, la verdad es que aún faltándole (a mi gusto) cilantro es de los mejorcitos que he probado. No puedo decir lo mismo sin embargo del queso con el que vienen, que es excesivamente blando y MUY empalagoso, una pena porque empeora notablemente el plato.

Hamburguesa & patatas: tras releerme toda la oferta hago lo de siempre y me pido la burger más básica (la "Tradicional", con bacon, cebolla caramelizada, queso gouda, tomate, pepinillo, lechuga y mayonesa), si es que cuando decía que la cabra tira al monte...

Destripándola:

- La carne bien pero sin ser nada especialmente reseñable, rosita y en su punto como la pedí, pero para mi gusto le faltaba fuerza y sabor. Viene además un poco "abombada" (la forma me recuerda a las burgers de New York Burger) y el hecho de que sea tan abombada hace que haya mucho pan "flotando" sin carne debajo, esto es, el "meat to bun ratio" no está muy logrado (sí, soy un frikkie, lo sé -frikkie&proud-).

- El pan sin semillas (como me gusta), bastante blandito y bien tostado (sin partes quemadas), bastante bien.

- El queso en buena cantidad y muy bien derretido, cosa que no siempre ocurre. Siendo sincero hubiese preferido cheddar al gouda con el que viene, pero una vez más esto ya es un tema estrictamente personal.

- El bacon: Arghhh, blandito... Bueno, esto vuelve a ser tema personal como el queso, si pones el bacon churruscado a alguno (mi caso) le encantará pero alguno devolverá la hamburguesa porque el bacon "se ha quemao".

- El pepinillo: Lo que menos me ha gustado de la hamburguesa, finito, pequeño, y con un sabor un tanto raro, o he tenido mala suerte o hay que revisar ese pepinillo, mucho más importante de lo que mucha gente cree (ya, ya, sólo para los forofos del pepinillo, lo sé...).

- Más cosas: demasiada lechuga, tres pedazo hojas que eran más que de sobra para aportar el toque de frescura que requiere la cosa, con una hubiese sido bastante.

- LAS PATATAS: Bastante buenas, formato bastón bien gorditas, cortadas con piel y crujientes.

No hubo sitio para los postres artesanales, me quedo con las ganas.

4) Precio: 18,30€ por el menú, media de nachos y un segundo café, relación calidad-precio muy buena.

5) Servicio: Muy bueno, me atendió una chica simpatiquísima (Ainhoa) que estuvo todo el rato atenta a mis andanzas.

Resumen: Otro sitio muy bueno de los recién llegados a Madrid, los mediocres las van a pasar canutas... Al nivel del Bentleys o HD y -al menos hoy- un pelin por debajo del Goiko (pero rozándole...).

etiquetas: , , ,

Avelio

Excelente reseña Álvaro. Me lo apunto para probar.

17 de septiembre de 2015

Miss Migas

Fantástico análisis. Se queda en cola para catar.

17 de septiembre de 2015

spider72

Te vamos a cambiar el nick por Dr Burguer. Jejeje. Buena burguer-reseña

18 de septiembre de 2015

Alvaro B.

Muchas gracias por los comentarios, seguiremos dándole a la hamburguesa ;-)

18 de septiembre de 2015

Restaurante La Radio

+34 942 23 26 28

Paseo del General Dávila 103 (Santander) Santander, Cantabria , España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes de pescado en Santander

Ruidoso, siempre lleno, y siguen sin fallar

me gusta

Desde hace ya varios años cada visita a Santander se salda con una o más visitas a la Radio, y este verano no ha sido una excepción. Fui un par de veces y el local estaba como siempre: lleno hasta la bandera.

Quedándome con la última visita fuimos 4 personas y conseguimos colocarnos de milagro en esa zona de medio terraza que tienen a la entrada (medio terraza porque salvo por algún taburetillo despistao y alguna mesa alta, lo de sentarse es misión casi imposible).

De picoteo pedimos como siempre la ensalada de tomate (tomate buenísimo en rodajas con aceite de oliva virgen y sal, sin más), que estaba tan buena como de costumbre, y una ración de rabas, especialidad de la casa que se sirve con cebolla frita (que le va de miedo), que resultó estar también muy buena pero como siempre se nos hizo un poco bola por su exageradísimo tamaño (ojo con pedirla para dos personas, que apenas dejará sitio para cenar algo más, hay media ración que es ya de por si probablemente demasiado para 2 personas).

Seguimos con unas almejas a la sartén, muy ricas pero no aptas para gente a la que no le guste un fuerte sabor a ajo, y un pulpo a la parrila muy bueno (por sacarle un pero me hubiese gustado con un poco más de aceite, que andaba escaso) con el que salimos casi rodando.

No hubo sitio para un pescado, pero lo que tenían en las vitrinas tenía un aspecto buenísimo y muy fresco como de costumbre. Ojo con el pescado que lógicamente encarece el precio de la visita pero la verdad es que la calidad de la materia prima es buenísima, suelen tener buenos jargos, algún dentón, pargos, cabrachos, etc.

Por lo demás lo de siempre: los mismos camareros en la barra año tras año, cosa de agradecer, cerveza y vino blanco muy fríos, y un local ruidoso, vibrante, normalmente incómodo, pero en el que siempre acabamos, muy recomendable sobre todo fuera de la temporada alta de julio/agosto, que aunque se sigue llenando ya es algo más manejable.

Con varias cervezas y varios vinos blancos nos salió la jugada por 22€/cabeza, relación precio muy buena.

Desde luego para repetir

etiquetas: , , ,

Miss Migas

Me encanta La Radio, la visita es obligatoria cada vez que estoy en Santander pero sí, las rabas lo mejor es pedir media ración, más que de sobra. Los mejillones en salsa de aquí me chiflan, y las zamburiñas...

16 de septiembre de 2015

Steak ‘n Shake

+34 810 52 24 54

Plaza de Canalejas 3 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 30 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Fresh Food Vs Fast Food

me gusta

Al grano: visita de "sniper" (vamos, más solo que la una) el sabado 29 de agosto a las 17:00, me sorprende que hay bastante movimiento a pesar de lo delicado de las horas para atizarse una hamburguesa.

El local es espectacular (antiguo Ducados Café si mal no recuerdo), agradable, moderno, y, ante todo, transmite una sensación de limpieza chocante. El slogan de esta cadena es "in sight it must be right" (si está a la vista tiene que estar bien) y desde luego que en este local lo cumplen; la cocina (amplísima, limpísima -nada que ver con la mía- y completamente abierta) te permite ver todo lo que hacen, una buena cosa que no tengan nada que ocultar. La localización del local es brutal, pegado a la Puerta del Sol y en pleno meollo, "location, location, location".

Sobre el concepto: es lo que se conoce como un restaurante "fast casual" de libro. Frente a los fast food tradicionales usan (al menos eso dicen, les creeremos por ahora) productos frescos (Burger King y similares usan por ejemplo carne congelada), y si bien el pedido se hace en mostrador luego te llevan la comida a la mesa. Este concepto "la está partiendo" fuera y no puedo sino entenderlo, he sido un grandísimo consumidor de Burger King y McDonalds durante años (y sigo peregrinando al McDonalds cada vez que paso por Barajas, uno es fiel a sus rutinas) pero la calidad de este tipo de locales está un paso por encima.

A la comida: Me decanto por la nada original "Original Double 'N Cheese" con patatas fritas acompañada de un batido de mango pequeño.

Las patatas son bastante buenas, tipo bastón, cortadas con piel y bastante crujientes, un poco sosillas para mi gusto pero mejor de lo que me hubiese podido esperar y me gustan más que las de Burger & McDonalds, no sé si por el sabor o si es un tema de que entran mejor por los ojos, pero ahí queda eso.

La hamburguesa (5,95€, que incluye las patatas) me llama la atención por su tamaño (algo más pequeño de lo que hubiese imaginado) y su aspecto, parece sacada de una foto a lo que contribuye notablemente el pan, que siendo bonito la verdad es que es pequeño y parece bastante artificial. La carne está buena y tiene mucho más sabor que las carnes congeladas de los típicos fast food sin llegar a ser nada excepcional, el queso llega bien derretido, y en general todo está OK siendo lo mejor las dos lonchas de pepinillo que lleva, cortadas longitudinalmente lo que hace que sobresalgan del pan por ambos lados, una grata sorpresa para los aficionados al pepinillo.

El batido de mango me llama la atención por su consistencia: imposible de beber. De hecho te lo sirven con cuchara directamente, desconozco si este es el formato de los milkshakes americanos tradicionales pero acostumbrado a los del VIPS me esperaba un batido algo más cremoso y bebible. De sabor está bueno pero la verdad es que algo insípido, tiene un ligero sabor a mango pero menos de lo que hubiese esperado. El batido viene cubierto por una nata recién montada que está OK, sin más, y viene coronado por una guinda que imagino que casi siempre se queda en la bandeja, ¿cuántas guindas tirarán al año? Me quedo con la duda...

Cabe destacar que el servicio fue sorprendentemente bueno, la persona atendiendo en barra fue atenta, educada y simpática, al igual que la camarera que me trajo la bandeja a la mesa, e incluso a mitad de comida se pasó el que parecía ser el encargado por mi mesa a preguntarme si todo estaba OK y si podía ayudarme de alguna manera... :-o

En resumen: un buen sitio para comer algo rápido con un grupo de amigos (típico previo a una sesión de cine) y/o con niños. ¿Para repetir? Pues imagino que sí si me pilla a mano y sobre todo como alternativa -un poquillo más cara- frente a los fast food de siempre (que más les vale reconvertirse...), pero rozando servidor los 40 la verdad es que no es un sitio para tener una comida y/o cena tranquila y agradable.

etiquetas: , ,

Bentley´s Burger

+34 638 88 69 23

Calle Alcalá 105 <m> Príncipe de Vergara 2 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 93 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Serio candidato a las mejores burgers madrileñas

me gusta

Habiéndome comido ayer la que ha sido mi 6ª hamburguesa en los últimos 5 días, y viendo que esto tiene pinta de que en 2015 batiré de largo mi record personal de ingesta anual de burgers (y con firme intención de adelgazar!), creo que ha llegado el momento de ir contando lo que me voy cruzando en este apasionante mundo de la hamburguesa, vamos allá.
Le tocó ayer el turno a Bentley's Burger, que en su primer año de vida se ha posicionado como uno de los sitios de referencia de las burgers Madrileñas. Muchas expectativas de este local que en menos de un año ha sido incluido en prácticamente todas las publicaciones que han ido saliendo durante los últimos meses sobre las mejores hamburgueserías de Madrid.
Yendo al grano: visita al local con un amigo "de buen comer", fundamental para diversificar y recabar una segunda opinión. El local es un esquinazo de Alcalá con Nuñez de Balboa, muy bien situado y con una terraza con muy buena pinta que no aprovechamos por eso de que el día no acompañaba. La terraza es de las que se pueden cubrir y cerrar por lo que me imagino que se usará todo el año, muy apetecible para los días de sol, volveremos.
El local apetecible y bien puesto, sin incomodeces ni excesos de blancos, hierros o luces que enfríen el ambiente, volveré un día por la noche que tiene pinta de que después de la cena la cosa tenderá hacia la copa, ya veremos.
A simple vista la carta es apetecible: de entrada tienen los omnipresentes (e imprescindibles) aros de cebolla, alitas, fingers de pollo, fingers de queso, mazorca de maiz y patatas fritas. Por ponerle un pero, diría que los entrantes no son lo que se dice muy originales y me hubiese gustado encontrarme algún otro tipo de patatas, pero bueno, está lo que tiene que estar, no seamos puntillosos. Pedimos los aros para compartir, que se anuncian como "probablemente, los más deliciosos del mundo" (qué manía con "el mejor" y esas cosas, qué falta de humildad, paciencia...), y que estaban OK pero que desde luego no son, ni mucho menos, los mejores que me haya cruzado. Me gustan más los del Hollwood sin ir más lejos (en local, ojo, que en take away llegan regu, regu...). Aprobado sin más por esta parte.
Completan la carta 4 ensaladas, un plato de lomo alto, uno de pollo a la plancha y uno de costillas BBQ. El hecho de que incluyan estos tres últimos platos, que no terminan de pegar con el resto de la carta, entiendo que tiene su razón de ser en ofrecer "no sólo burgers" para poder satisfacer a los no interesados en burgers, una sabia y probablemente necesaria opción, bien hecho.
En el capítulo burgers, que es de lo que quería hablar, si mal no recuerdo ofrecen 12 distintas, pudiendo elegirse el peso de las mismas desde los muy humildes 120 gramos (para niños) hasta el monstruo de kilo, que si te lo comes pasas a formar parte del salón de la fama y te inmortalizan con una foto en su pared (había varios inmortalizados, ole ahí esos estómagos!). Aunque es un tema muy personal, la oferta de 12 burgers se me hace demasiado amplia, soy gran forofo de la oferta reducida pero especializada (ojo, sin entrar en florituras, complicaciones excesivas, ni gilipolleces varias que además en no pocas ocasiones disparan los precios a la estratosfera). Yo busco sencillez y calidad, que hayan puesto mucho, pero que mucho cariño en cada pequeño ingrediente, y que el conjunto desprenda pasión por lo bien hecho y tenga un sabor inolvidable, que alguna burger me he cruzado que me ha dejado tieso.
Pedimos la Bentley con Bacon (de 250grs) y la Bentley con trufa (de 200grs), ambas poco hechas que me gusta saborear la carne. La de bacon estaba bastante buena, el queso bien fundido, y el bacon muy sabroso, aunque he de reconocer que me costó cortar el bacon con los dientes (demasiado ancho quizá??) y en un par de bocados saqué la tira entera. La carne tiraba más a medio que a poco hecha (el eterno problema de las burgers), pero estaba bastante buena, para repetir. La de trufa sin embargo no terminó de convencernos, me encantan las burgers con mayonesa de trufa (que mata el sabor de la carne, pero bueno, con esa mayonesa bien matado está), pero el aceite de trufa mataba el sabor de la hamburguesa y ni siquiera llegué a notar el sabor del guacamole que lleva. Mucho peor esta que la de bacon, ambos coincidimos.
En el capítulo PAN, que me parece tan importante casi como la propia carne y una de las cosas a las que habitualmente no se le presta la atención necesaria (Shake Shack, cadena americana que está rompiéndola y es la "burger del momento" a nivel mundial, tiene un pan que te hace saltar las lágrimas, altísimamente recomendable aunque por ahora en Europa sólo están en Londres), el de ambas burgers era bueno y mullidito, mejor que la media pero tampoco nada del otro mundo.
A los postres ni nos arrimamos por lo que ni idea de qué tal son, no olvidemos que estamos a dieta.
Total: 31,60€ por unos aros, dos refrescos, y dos burgers, esto es, 15,8€/cabeza, un precio ajustado y acorde con lo que esperas gastarte por comer en un local especializado en hamburguesas.
4 Estrellas porque claramente está por encima de las 3 estrellas pero no termina de alcanzar el olimpo de las 5 estrellas. Para volver y a ser posible para catar la terraza.

sin fotos + añadir

Taberna Andaluza

+34 912 83 96 98

Calle Conde de Serrallo 1 <m> Plaza de Castilla 1 9 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Madrid

Para olvidar

para no volver

Fui a comer a mediados de diciembre con un amigo siguiendo la recomendación de la mujer de éste último.
En general salió todo mal. Habiendo sido esta mi primera (y última, por cierto) visita quiero creer que simplemente tuvimos mala suerte con el día, que todos sabemos que hay días que las cosas simplemente no salen bien, pero sí hubo algunas cosas de concepto que no dependían del día y que me sorprendieron negativamente.
En primer lugar comimos el menú "especial", por el que nos cobraron 17€ cabeza, grave error. De primero pedimos una ración de cazón, que llegó presentada en trozos bastante grandes con buena pinta y resultó completamente insípido -gran decepción-, debe ser el primer cazón insípido que pruebo en mi vida... De segundo pedimos churrasco de pollo con ensalada (algo medio sano para disimular la maratón de diciembre...), que resultó ser un pollo a la plancha medio crudo y que tuvimos que mandar de vuelta a la cocina para que terminasen de hacerlo. Nuestro camarero recibió la devolución sin mucha alegría, y los pasó a la cocina al grito de "dame dos suelas de zapato" (literal).
En el capítulo bebidas, mi amigo pidió una copa de vino para acompañar el menú y nos dejaron una botella abierta encima de la mesa sin darnos explicación alguna, por lo que, acabada la primera, mi amigo se puso una segunda copa de vino (yo habría pensado que la botella se incluía en el menú...).
Y bueno, tras un pequeño lío con los cafés, que nos trajeron uno ahogado en leche cuando lo pedimos corto de leche (nada que criticar aquí, cosas que pasan), pedimos otro café solo para compensar el exceso de leche y pedimos la cuenta.
Y llegó la cuenta en la que, a pesar de todo había salido más bien mal, nos incluyeron no sólo el café adicional que tuvimos que echarle al café ahogado en leche, sino también la botella de vino entera -bravo-. También se incluía el agua que yo me había pedido, ya que el "menú especial" resultó no incluir ni bebida ni café.
Simplemente asombroso. El menú fue definitivamente "especial", pero de malo y de caro.
Cabreados ya con la experiencia, discutimos con los camareros (que estuvieron chulos y antipaticos, por cierto) y por no montar mayor lío acabamos pagando todo salvo la botell de vino, de la que sólo pagamos las 2 copas consumidas -a regañadientes de los camareros-.
RESUMIENDO: una visita para olvidar y un local que no volveré a pisar, no pierden mucho ya que era mi primera visita, pero espero que corrijan muchas cosas o les auguro un aciago porvernir.

spider72

Y esto dónde está????? que es mi territorio y no no lo he visto...

18 de septiembre de 2015

Alexo

Pues si este te parece malo, prueba el Gago III, que está en la esquina. Eso ya es el acabose.

18 de septiembre de 2015