148 sitios, 25 siguiendo, 70 seguidores, 2 descubiertos, 3.767 visitas

De pequeños éramos de esos niños que no hacen ascos a nada. De 'grandes', nos encanta la buena comida y el buen gusto allá donde surjan, sin prejuicios : )

eat&love Madrid

mostrando 26 sitios

Florida Retiro

+34 915 21 41 52

Paseo República de Panamá 1 (Parque del Retiro) <m> Ibiza 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 24 personas

ver más restaurantes cocina internacional en Madrid

La Terraza de Florida Retiro: noches de verano mágicas

está OK

Quién lo diría: la Terraza del Florida Retiro es un oasis. Esa es una de las primeras sorpresas. Te esperabas alboroto, griterío y jaraneo, como los de sus espacios hermanos La Galería y Los Kioskos (en los bajos de Florida Retiro), pero no. Aquí arriba solo se escucha a los pájaros de El Retiro canturrear y el murmullo de las hojas que mueve el viento, oh God! Las peleas por la mesa están descartadas: en La Terraza todo se reserva con antelación (la mejor hora para hacerlo, por cierto, es sobre las 8:30 de la tarde: así podrás gozar de una de las puestas de sol más bonitas de Madrid en un ambiente mágico). Ante tus ojos, una azotea rodeada de vegetación y el cielo rosado de Madrid durante el atardecer. Al fondo, la preciosa cúpula del Rey Fernando VII: justo ahora, mientras esperas apoyado en la barra, el sol se despide de ti escondiéndose justo por detrás de ella. La decoración de La Terraza de Florida Retiro es preciosa -ambientada en Marruecos, sus colores y sus texturas-, pero pronto descubrirás que la cocina también da la talla. Y el servicio, hay que decirlo, es un encanto: estuvimos dos veces y las dos veces nos trataron increíblemente bien. Majos y remajos estos chicos (además de rápidos).

¿Y qué se come en La Terraza de Florida Retiro? La azotea tiene una carta propia con raw bar (saam de mejillones, barra de sushi, steak tartar, ostras..) y platos de picoteo sencillos con toques exóticos y creativos(brioche de cangrejo crujiente, salmón tiznado con cítricos…). En La Terraza de Florida Retiro también tienen una propuesta súper currada de coctelería diseñada por su barman -al que conocemos personalmente y es un crack– Miguel Ángel Jiménez. Por si fuera poco, puedes contarles a ellos directamente qué te mola y te prepararán un rico cóctel solo para ti, ¡puntazo!

A estas alturas del post ya estarás pensando que esto va más de postureo-eo-eo que de otra cosa. Pues un poquito, no te vamos a engañar que hay confianza. Pero postureo honesto, del que nos gusta a los disfrutones con el morro fino: todo está realmente rico y la relación amor / precio de la experiencia es guay (eso sí, ten en cuenta que pagas por la localización -que lo vale- y que las raciones son pequeñas: no te lleves a tu amigo / novio el ñampa zampa porque quizás no le vas a gustar). Sea como sea, si eres un terracero empedernido te prometemos que esta es una de las mejores opciones para comer (bien) en Madrid en contacto con el cielo.
¿Quieres saber más? Tienes más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/terraza-florida-retiro

Buen provecho y eat&Love!

etiquetas: , ,

Tori-Key

+34 914 38 86 70

Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 2 <m> Rios Rosas 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 42 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Auténtico paraíso de las brochetas niponas en Madrid

me gusta

Cuando Kobayashi-san -Asiana, El Chaflán, Miyama- y Okazoe-san descubrieron que los japoneses de Madrid lo mismo te servían sushi, que ramen, que lo que caiga, se llevaron las manos a la cabeza. En Japón eso de mezclar a lo loco los hits patrios es como lo del ‘gallego’ que lo mismo sirve pulpo que paella: un escándalo. Los buenos locales se especializan en una sola cosa, por eso Tori-key (traducido al castellano castizo “pollo-llave”, así como lo lees), es un japonés como Pikachu manda: monotemático.

La especialidad de Tori-Key son las brochetas o, hablando con propiedad, los yakitoris: brochetas cocinadas al carbón aliñadas con sal o con tare y cocinadas crujientitas por fuera y casi crudas por dentro (en Tori-Key, además, lo hacen frente a tus ojos en su gran barra con cocina abierta). El ingrediente estrella del local es el pollo -de corral de Ávila- del que los nipones se comen hasta los andares. Pero la cosa no se queda ahí y en la carta de Tori-Key también vas a encontrar casquería para dar y tomar (si eres un aventurero gastronómico y le pones ojitos a un corazón, un hígado o una lengua de vaca aquí vas a estar en tu salsa). Que no cunda el pánico porque los mortales más impresionables (como los dos mendas que escribimos estas líneas) tenemos opciones más discretas -con carne de Wagyu, de cerdo ibérico …- y hasta hay alguna que otra brocheta vegetariana. No nos olvidamos de la carta de vinos de Tori-Key, muy currada por Hiroshi Kobayashi – que es un enamorado de los vinos (llegó incluso a fabricar e suyo propio): tiene 31 referencias nacionales y 36 extranjeras. Por supuesto, tampoco faltan los sakes y el shochu.

¿Quieres saber más? Tienes más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/tori-key-madrid

Buen provecho y eat&Love!

etiquetas: , ,

Lobsterie

Calle de Gravina, 17 <m> Chueca 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 22 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

El aterrizaje (súper chic) del ‘lobster roll’ en Madrid

me gusta

Los chefs Arnaud Keres y Clément de La Jonquière (ambos franceses de pura cepa) son el alma detrás del caparazón de Lobsterie: un pequeño bistró que ocupa el local -en plena plaza de Chueca– de nuestra querida Barra Atlántica, en la que Arnaud trabajó. Cuando Barra Atlántica nos dejó en las Navidades de 2017 Arnaud lo vio claro: iba a quedarse con aquel local especial e iba a montar un concepto propio que respetase el legado marino de la Barra. Ese concepto fue Lobsterie: un bistró monoproducto especializado en bogavante que, como sus predecesores en EEUU y Europa, rompe con todos los clichés que siempre vienen en el plato con este crustáceo (el lujo y, casi siempre, ¡la caspa!).

Lobsterie es un pequeño bistró rebosante de ese allure francés que engatusa. Un chic sin pompa, ligero y disfrutón que nos ha conquistado (será su música, oh la la!; será su cuidado interiorismo con acabados dorados y de mármol blanco; ¿será el bogavante?). Las mesas aquí son todas altas porque la experiencia es casual. Todo en Lobsterie invita a comer con las manos y a divertirse y eso, querido eat&lover, nos encanta.

¿Y qué vas a comer en Lobsterie? Te estarás preguntando. No te impacientes, que te lo contamos ya mismo. La carta diseñada por Arnaud y Clement es corta y resultona: bogavante -en todas sus versiones-, marisco fresco y cócteles (¿quién da más?). Para “entrar en amor” lánzate a por su picoteo del mar (van cambiando las propuestas según lo que les llegue fresco cada día). Del bogavante (traído directamente de aguas gallegas) vas a poder degustar unas épicas croquetas, el afamado lobster roll y a su Alteza Real el bogavante asado (¡uff!). Y, si quieres cambiar de tercio o eres de otro planeta y el bogavante no va contigo, puedes lanzarte a por su memorable sándwich de pastrami (de los mejores que hemos probado). Para zambullirte en la experiencia a tope riégalo todo con un cóctel (o los que caigan) como su Lovster: un bloody mary con un bisque de bogavante. ¡Ellos son así de finos! ; )

¿Quieres saber más? Tienes más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/lobsterie

Buen provecho y eat&Love!

etiquetas: , ,

El Buda Feliz

+34 915 31 95 24

Calle de los Tudescos 5 <m> Callao 3 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes chinos en Madrid

El cambio radical del primer chino de Madrid

me gusta

El Buda Feliz nació en el año 1974 en su ubicación actual, a tres pasos de Gran Vía y medio de la Plaza de la Luna (Malasaña). A los fogones, la señora Wang: una china de armas tomar que, junto a su marido, se lanzó a la aventura de abrir el que sería el primer restaurante chino de Madrid -y uno de los primeros de España- en plena dictadura. En una época en la que importar los exóticos ingredientes de la cocina china era, casi, casi, misión imposible y en la que los madrileños no conocían más arroz tres delicias que el “arroz con cosas” el mérito de esta pareja de emprendedores fue total. El Rey y su prole comenzaron a visitarlo asiduamente y, muy pronto, el restaurante era famoso en toda Madrid. La familia Wang siguió al pie del fogón durante más de 30 años hasta que, hace muy poquito, decidieron venderlo a un grupo de varios emprendedores chinos. Fue entonces cuando El Buda Feliz volvió a nacer.

La nueva vida de El Buda Feliz ha comenzado con un cambio de look radical. El chino-chino más icónico de Madrid ha querido ponerse guapo e instagramizable: los pomos de la puerta principal y el icónico cartel de la entrada son lo único que le ha quedado al restaurante de su viejo rostro. El interiorismo del nuevo Buda Feliz se inspira en en el exotismo de Shangri-La y no podía ser más chic. Con todo, a nosotros nos parece que el cambio se ha llevado parte del alma del viejo Buda: nos faltan “arrugas”, atmósfera y ese encanto irresistible de lo imperfecto y auténtico. El nuevo Buda Feliz ha perdido mucho de eso (pena), pero ha ganado otras muchas cosas, como por ejemplo una cocina 10 que sigue manteniendo una estupenda relación calidad-precio.

¿Y qué se come en el nuevo Buda Feliz? Dirás tú. Curiosamente, la nueva propuesta de “Julio” Yong Ping (el televisivo chef de SoyKitchen, el “antro” de Mostenses que enamoró a Madrid, hoy también convertido en un asiático de diseño, Lamian) rectifica el enfoque españolizado de la Sra Wang para proponer una carta de platos street 100% chinos y sorprendentes. Ni rollitos de primavera, ni arroz tres delicias: en la carta de El Buda Feliz vas a encontrar platos que te van a sonar a “chino” (literalmente) como los nan nui fei pian (guiso de callos con ternera y setas típico de Sichuán), los chunquan (la versión top del rollito de siempre, con churros chinos, cebollino y lomo de cerdo) o una espectacular lista de dim sum de masa casera que vas a querer coleccionar como los cromos (siguen siendo de lo mejorcito de la carta).

¿Quieres saber más? Tienes más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/nuevo-buda-feliz

Buen provecho e eat&Love!

etiquetas: ,

Elektra

+34 912 54 59 11

Calle de Santa Engracia 108 <m> Alonso Cano 7 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Madrid

La cocina sana “con chispa” que conquista Madrid

me gusta

Elektra fue el sueño de Chiky Martínez de la Puente, una apasionada de la decoración que un día imaginó su restaurante perfecto y lo visualizó como un lugar agradable (elevado al cubo), coqueto y, lo más importante, con una carta de cocina absolutamente deliciosa y, sí, sana (aquí puso su granito de arena la hija de Chiki, vegetariana convencida). El sueño se hizo realidad gracias al apoyo incondicional de sus dos socios, Luis Iborra y Flor Esteban y, el arte de su chef, Emilio Salas, ideólogo de una carta que ha conseguido que la cocina sana pase de hacernos bostezar a hacernos los ojos chiribitas.

¿Y cómo es la carta de Elektra? La propuesta de Emilio se apoya en productos sobresalientes “muy eat&love” (carne de La Finca, salmón salvaje y bacalao de Alaska, pan de Madre hizo Pan…), siempre frescos y estacionales y, cuando se puede, de proximidad. Todos se elaboran de arriba a abajo en las cocina de Elektra (nada de guarri-preparados, muy típicos en restauración), con mucho amore y sin trampas. La carta, bastante cosmopolita, propone un batiburrillo de platos con influencias de todo el mundo (nacional, italiana, oriental…). Entre sus páginas vas a encontrar muchas opciones veganas y vegetarianas, pero también platos con carne (podríamos decir que Elektra es un “sí-pero-no-vegetariano” o, como se dice ahora, un flexitariano). Vete preparando para sufrir porque vas a tener que elegir entre platos tan pintones como su pakoras de judías verdes de Kenia y salicornia con tzatziki y mango lassi (sorprendente y delicioso); su pizza bianca de frutos rojos con crema agria y jamón ibérico, su risotto thai, su sashimi de salmón salvaje de Alaska o su lasagna de boloñesa de buey.

Pero la cosa no acaba ahí: Elektra también tiene una cuidada carta de vinos con opciones ecológicas y veganas y una súper popular carta de brunch para los domingos que ha hecho correr “ríos de Instagram” (tienes dos opciones, una por 19 € y otra por 29 €). Su carta de desayunos y meriendas (que incluye bowls de frutas, zumos y batidos naturales y tostas de las de “aquí te pillo, aquí te Instagram”, además de un estupendo café ecológico y de comercio justo) también merece una visita.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/elektra-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: , ,

Café Comercial

+34 910 88 25 25

Glorieta de Bilbao 7 <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 22 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

El clásico, más fino y castizo que nunca

me encanta, uno de mis favoritos

Los últimos años del Café Comercial no fueron precisamente gloriosos. Con todo, su reapertura era todo un reto -reinventar un símbolo siempre lo es-. Tenemos que confesar y confesamos que, durante un tiempo, creímos que el mítico local se había convertido en otro reducto de posturetas más en el que la buena cocina brillaría por su ausencia. Pero ya ves, querido eat&lover, todos metemos la pata y nosotros también: nos equivocamos. Los chicos del grupo El Escondite -nuevos propietarios- han hecho un trabajo fetén con el Café Comercial, tanto en el local -reformado por Madrid in Love- como en la propuesta gastro, conservando la esencia castiza del Comercial, pero modernizada. Pero la cosa no acaba aquí: en su nueva vida el Comercial también recupera su vena ‘cultureta’ con una agenda cultural llena de espectáculos que lo devuelve a los tiempos en los que fue lugar de culto de los artistas madrileños.

El nuevo Café Comercial se divide en varias áreas. Por un lado, la planta baja de bar y cafetería (siempre abarrotada, todo hay que decirlo: ¡prepárate para dar codazos!) en la que se respeta el interiorismo original: barra, suelos, lámparas, mesas de mármol y espejos de paredes se mantienen intactos. Por otro, un nuevo comedor en la planta de arriba decorado con los retratos de los escritores que frecuentaban el Comercial. Aquí -en los baños- es donde está el ya archifamoso fotomatón vintage en el que medio Madrid ya se ha retratado poniendo los caretos de rigor.

¿Y qué se come en el Café Comercial? Pues muchas cosas, y todas muy ricas, oiga. La cafetería se mantiene con su carta de desayunos y meriendas y sus míticos chocolates con churros (¡viva!) y se evolucionan los apartados de bar y restaurante. La planta baja es perfecta para un picoteo informalón encaramado a su mítica barra (si es que puedes mandar a un sicario a que te consiga un sitio, ejem) o sentado en el área de bar / cafetería. En carta vas a encontrar embutidos, gildas y algunas raciones finas y castizas (bravas con alioli de Madroño -¡y qué bravas, madre de Dios!-, croquetas hechas con leche del Guadarrama, mejillones tigre… y todos los clásicos viejunos que nos encantan). Pero además, ahora tienes un restaurante como Dios manda con una carta de proximidad y castiza fetén diseñada con mucho tino por el cocinero Pepe Roch (Macareno, Barbara Ann).

¿Quieres saber más, querido disfrutón? No te agobies hijo, que te lo contamos: en la carta del Café Comercial vas a encontrar, como te decíamos, una cocina 100% castiza elaborada -cuando se puede- con productos de cercanía (carne de La Finca, leche del Guadarrama, productos de la sierra … ). Podrás elegir entre platos de picoteo sencillos como su ensaladilla rusa o sus albondiguillas de vaca vieja y otros más elaborados como su canelón de rabo de toro con bechamel y portobello; sus taquitos de merluza de pincho a la romana o su sapito de rape con patatas panadera hecho al Josper.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/cafe-comercial

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: ,

Bangalore

+34 910 57 17 73

Calle Diego de León 63 <m> Diego de León 4 5 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes indios en Madrid

India versión chic (y auténtica)

está OK

Bangalore es un proyecto de los creadores de Purnima, uno de los clásicos de cocina hindú de nuestro Madrid. Aquí recuperan esa cocina tradicional india de raíces (la verdad es que el tagline de “modern indian cuisine” que utilizan no es muy acertado porque la propuesta es tradicional a más no poder) y la trasladan de forma súper cuidada a un espacio con un diseño by Madrid In Love “muy barrio Salamanca”: elegantes mesas de mármol y tapicerías, exuberante vegetación y preciosas lámparas son sólo algunos de los detalles con los que te vas a regalar los ojos en este espectacular espacio.

Por supuesto, el envoltorio no es lo único que tiene Bangalore (si no, ya sabes que no te lo recomendaríamos). Como te decíamos, su carta está muy cuidada y conserva los sabores de la cocina del norte de la India. En ella vas a encontrar clásicos de cualquier hindú, pero con una buena materia prima y una elaboración fetén, por ejemplo: entrantes como samosas, pakora y bhaji; platos de carne y pescado al horno tandoori; platos de curry con carnes, pescados al estilo madrás, vindaloo, korma, tikka massala … o platos vegetales como chana aloo de garbanzos, dhal makani de lentejas. ¿Dudas? Resuélvelas con su menú degustación por 35 €: fue lo que nosotros probamos.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/bangalore-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: ,

Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquís

- cerrado

Calle de Atocha, 49 (Axel Hotel) <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 35 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

Comerse los 80 (literalmente)

está OK

Las Chicas, Los Chicos y los Maniquíes es un proyecto ochentero y foodie de sabores castizos que llega a Madrid de la mano del Grup Iglesias, muy fuerte en Barcelona (están asociados con los hermanos Adriá y son los cerebros detrás de restaurantes tan molones como Espai Kru o Tickets). El local, en los bajos del hotel Axel de la calle Atocha (uno de esos modernetes que nos gustan a nosotros), tiene como protagonistas dos barras: una de “bar de toda la vida”, en la que gozar de un aperitivo con solera con conservas, tapas y un buen vermú en versión ‘moderna’ y otra en la sala principal que es todo un show en la que vas a poder encaramarte a una banqueta y ver a los cocineros terminar los platos frente a tus ojos. Además, también tienen tres salas tipo reservados que te van a venir fenomenal si lo que vas buscando es un poquito de intimidad (nosotros somos más de barra).

¿Y qué vas a vivir en este restaurante con nombre de canción de Radio Futura? En Las Chicas, los Chicos y los Maniquís la experiencia está diseñada para teletransportarte a los 80 de un plumazo. Prepara tu mejor cardado, porque vas a zambullirte de lleno el ambiente musical y gamberro de la década en la que nuestros padres fueron chicos malos. Lo harás a través de una decoración de estilo pop (instagramizable a más no poder); de esa carta que viene en una funda de vinilo; de las presentaciones a cada cual más hortera, kitsch y psicodélica de los platos (la vajilla la han diseñado los cracks de taller Piñero) y, por supuesto, de la música (con Alaska y los Pegamoides, Radio Futura, Hombres G…).

¿Y qué se come aquí? El chef Pedro Gallego es el artífice de una carta en la que los protas de la movida son los sabores castizos con un twist creativo. Todo muy sencillito (que no te confundan los nombres rutilantes), pero divertido y rico. Y, para muestra, un botón: aceitunas gordal esféricas -servidas sobre un curioso madelman dorado-; patatas bravas ‘Massiel’ (sí, has leído bien) con espuma de alioli, y platazos como el ceviche de corvina thai -servido sobre una cabeza gigante de pez-, el rico arroz meloso con pato y gorgonzola o el cochinillo ibérico confitado con salsa de tamarindo y patata criolla.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/chicas-chicos-maniquis

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: , , ,

Cuatro de Ocho

+34 914 47 42 25

Calle San Mateo 21 <m> Tribunal 1 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 5 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Buena cocina "sin apellidos"

me gusta

Los restaurantes Alcaravea llevan ya 16 años haciendo que los habitantes de nuestro Madrid se sientan como en casa con su cocina de siempre basada en producto fetén. Ahora sus responsables -los hermanos César, Óscar, María y Andrés- han dado otro paso abriendo un nuevo local más informal en pleno centro de Madrid, entre Chueca y Malasaña: CUATRODEOCHO, un restaurante con un concepto gastro clásico que te encantará si buscas una experiencia foodie honesta y sin florituras en la que la cocina de siempre es la protagonista.

CUATRODEOCHO se divide en dos áreas: una zona de picoteo en barra más divertida (perfecta para entregarse al cerveceo, los vinitos o, por qué no, las primeras copas de la noche si el cercano Macera anda muy lleno) y otra zona de comedor, perfecta para una comida íntima y relajada en clave un pelín más formal (el sitio es ideal para llevar a tu familia, a tus clientes o a tu pareja en plan relax).

A los fogones, el chef Álvaro Crespo, que ha diseñado una carta centrada en platos de cocina tradicional, con algún toque creativo y aires mediterráneos, pensados para compartir (se pueden pedir medias raciones, cosa que nos encanta), siempre preparados con productazo. Como te imaginarás, la carta apuesta por los platos estacionales, por lo que va cambiando cada poco tiempo para recibir lo mejorcito del mercado (ahora que ya han llegado las setas, por ejemplo, tienes que probar su tuétano asado con boletus y chantarelas).

Habitualmente en la carta podrás encontrar embutidos artesanos, quesos nacionales e internacionales seleccionados por La Boulette y conservas muy ‘top’, platos de picoteo -como su estupenda ensaladilla de gambas y pulpo o su original capuccino de morcilla y espuma de patata-, platos con verduritas como los pétalos de haba de guetaria, arrocitos como el de cigalas y vieiras o el de codorniz y setas de temporada con ajo asado y queso manchego, y buenas carnes y pescados (merluza de pincho a la romana o su estupendo carpaccio de tapilla de buey).

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/cuatrodeocho

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: , ,

Arallo Taberna

+34 690 67 37 96

Calle de la Reina 31 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 57 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Galicia en plan 'hardcore'

me encanta, uno de mis favoritos

No es porque Fabio sea de allí, pero Galicia mola. El marisco, el Ribeiro y el pulpiño ‘de toda la vida’ ya nos habían robado el corazón hace mucho tiempo, pero la cosa no se quedó ahí. A las marisquerías y restaurantes con la cocina clásica de siempre (Alabaster, La Penela, Los Montes de Galicia…) ahora se han sumado una oleada de nuevos locales gallegos: diferentes, con puntazo, cañeros. Barra Atlántica, Furtivos y ahora, Arallo, son sólo algunos de esos nuevos restaurantes que nos han enganchado con sus propuestas divertidas y frescas, pero respetuosas con la esencia de Galicia.

Arallo es la apuesta más arriesgada de la gente del grupo Amicalia (antes Alborada). El concepto nació con exitazo en Coruña y de ahí llegó -de la mano de Anxo García y el chef Iván Domínguez – a Madrid (lo tienes en pleno centro, a una patada de Gran Vía) y, en breve, a Mallorca. La barra de cocina gallega más gamberra de Madrid se esconde tras una pesada puerta de acero ilustrada con un rostro con una máscara de gas. Allí te espera un local de líneas industriales sin concesiones dominado por una inmensa barra construida frente a una espectacular cocina abierta que es un perpetuo show. Aunque también hay mesas bajas, nuestro consejo es claro: encarámate a la barra y disfruta del espectáculo. Merece la pena ; )

Ahora que ya te hemos puesto en situación, vamos a hablar de la “cocina contaminada” de Arallo. “Y eso, ¿qué carallo es?”, diría cualquier buen gallego (y dirás tú). Nada más y nada menos que la combinación entre productazo gallego y técnicas, sabores e influencias de otros lugares del mundo. Todo presentado en platos desenfadados con un aire muy street food que, ya lo sabes, es nuestra debilidad.

La carta viene en un papelito “a lo 100 Montaditos” (dicen que si mencionas esto en voz alta no te vuelven a dejar entrar) con sus casillas para que marques cuántas raciones quieres de cada plato. La decisión no será fácil y te tendrá con el lápiz bailando una sardana en los dedos un buen rato: aquí todo tiene pintaza, por suerte, siempre puedes preguntar a los cocineros (todos majísimos) para que te ayuden a salir de dudas. Los platos se dividen según su técnica en frío, al vapor, fritura y brasa con horno Josper. Los locales del grupo Alborada son archifamosos por sus pescados y mariscos, así que pedir alguno es casi imperativo divino: encontrarás, por ejemplo, lomos de xarda a la brasa sobre patata machacada con jalapeños; sargo con sopa de miso y citronela o el nigiri de merluza curada sobre croqueta, uno de los hits del local. Con todo, hay que decir que la carne es un puntazo también, con platos de aúpa como la costilla de vaca cocinada durante horas o su tartar de ternera con tuétano al Josper. ¡Ah! Suelen tener platillos fuera de carta: ¡pregunta!

¿Se te hace la boca a agua? ¿Mueres por ir YA? Ojo porque en Arallo no admiten reservas (aunque por ahora no suele estar muy lleno) y, aviso para los fanáticos del dulce (como nosotros): no hay postres. Por suerte el déficit de azúcar se compensa con una interesante ‘Carta líquida’ en la que además de cervezas artesanales y vinos gallegos encontrarás buenos y originales cócteles con los que rematar la cena.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/arallo-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

etiquetas: , ,