225 sitios, 30 seguidores, 72 descubiertos, 9.724 visitas

Desde 2009 cuento aquí algunas de mis experiencias, espero que estos comentarios te ayuden...

El francotirador

mostrando 7 sitios

Le mûrier blanc

+212 5244-31656

3, rue Abou Hayane Taouhidi Marrakech, Marruecos

guardado por 3 personas

Criterio y técnica

El francotirador lo descubrió en agosto de 2009

Leí en algún sitio que su chef y propietario venía de tener una estrella Michelin en Francia, y el precio no era prohibitivo así que había que probarlo.
El restaurante se encuentra en una casa baja del barrio de Guéliz, no es fácil de encontrar.
Las mesas, muy bien montadas y decoradas. En el hilo musical, Mark Knopfler, algo de calor y un sitio encantador.
Copas curiosas y bonitas, pero prefiero otras. Manteles y servilletas de hilo.
Sólo estaba la opción de carta, el menú a precio moderado es para los mediodías.
En el tema de vinos, una carta corta con vinos del país y algún francés a precios desorbitados. Elegimos un Larroque 2008, un Cabernet-Merlot marroquí, que me agradó. No fue barato.
Me decanté por:
-Atún ahumado, sardinas marinadas y ensalada de apio (impecable, los pescados, una maravilla)
-Rape tandoori (con una mezcla de especias hindú-marroquí, exquisito)
-Quesos (de Bretaña, artesanos, una delicia)
Un café Nespresso y una galletitas, para finalizar. Todo ello, vino incluído, por unos 400 Dh por persona.
El servicio totalmente occidental, con muy buenas formas.
En definitiva, platos con criterio y muy bien ejecutados en un restaurante muy recomendable. Una cocina para disfrutarla.

etiquetas:

Le Bis- Jardin des arts

+212 24446634

6-7 rue Sakia El Hamra, Semlalia - Guéliz Marrakech, Marruecos

guardado por 3 personas

Menú de lujo a precio comedido

El francotirador lo descubrió en julio de 2009

Marrakech no sólo tiene restaurantes de cocina tradicional, también alberga algunos de alta cocina francesa o de otros países. Éste es buena muestra de ello.
Cocina occidental, con claros toques franceses, pero también mediterráneos y un trato que puede competir con cualquiera.
El local es precioso, con terraza y un interior maravillosamente decorado. Las mesas, con manteles tipo camino de mesa y servilletas de tela, copas adecuadas. Había un problema con la electricidad y el dueño vino a disculparse personalmente, también nos ayudó con el idioma. Las opciones eran carta y menú del día a 170 Dh. Este último nos gustó así que nos decantamos por él. En materia enológica, una carta corta con vinos marroquíes y poco más. Elegimos un Sémillant 2008 blanco, servido correctamente, y que me gustó bastante.
El menú constó de:
-Aperitivo de salmón (muy apetecible, con salmón marinado)
-Ensalada Niçoise de la casa (con verduras marroquíes y salsa holandesa, magnífica versión de este plato)
-Salmonetes con anacardos y especias (con patatas torneadas, sencillamente espectacular)
-Rulo de caramelo y nueces (perfectamente conseguido, agradable a vista y paladar)
Por ese problema eléctrico, no pudimos tomar café.
El servicio estuvo a la altura de la comida.
Materia prima de altísima calidad, platos sencillos bien resueltos y notas de grandes profesionales.
El resto de platos que vi mantenían este nivel, creo que rara vez he comido tan bien por tan poco, lo recordaré mucho tiempo.

etiquetas: ,

Chez Ali

+212 5243-07730

Palmeraie de Marrakech Marrakech, Marruecos

guardado por 4 personas

Cena digna en un lugar espectacular

El francotirador lo descubrió en julio de 2009

Más que un restaurante, es una atracción turística en sí mismo, casi un parque temático de la gastronomía y del arte marroquíes. Desde la llegada te acompañan los jinetes y los grupos de música tradicional que luego aparecen en el espectáculo que empieza tras la cena. Éste dura unos 40 minutos y trata de mostrar el folclore del país. El recinto es enorme y espectacular, con una decoración muy cuidada. Hay dos ambientes, exterior e interior. Nos tocó el interior y hacía algo de calor, pero la estancia era agradable. En sitios como éste, el nivel gastronómico se suele resentir, así que yo albergaba cierto miedo. La cena constó de:
-Sopa Harira (especiada, sabrosa)
-Cordero asado (con sello verde, que significa la mayor calidad del país, perfectamente cocinado, el animal era algo mayor de lo acostumbrado en España así que tenía un sabor contundente y muy agradable)
-Cuscús (con verduras y harissa, adecuado)
-Fruta fresca
-Té y pastas (probamos mejores)
El vino, embotellado para la casa, manifiestamente mejorable. En general, diré que la comida fue mejor de lo esperado. Destacaré el cordero, muy bien asado y con una ración muy abundante.
El precio, contratado a través de agencia, fue de 400 Dh por persona, traslados al Riad incluídos, no así el vino de la cena.
Entre cena y espectáculo, se consigue pasar un rato muy agradable, creo que hay que aprovechar la ocasión de ir a Chez Ali.

etiquetas:

Le Tobsil

+212 24444052

22 derb Abdellah ben Hessaïen Marrakech, Marruecos

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Marrakech

Una cena realmente especial

Este restaurante aparece en alguna lista de los más románticos del mundo y entiendo los motivos. Es muy difícil de encontrar, pero tienen gente que sale a buscarte a lugares más accesibles. Se encuentra en el patio de un precioso Riad, en un lado unos músicos gnawa amenizan la noche con estilo (ésta es una de las cosas que más me gustaron). Las mesas están preparadas a la perfección, con pétalos de rosa decorando las mismas y la leve luz de las velas iluminando.
Nos tocó en la parte cubierta y hacía calor, pero la estancia es algo increíble. Una vez que te recuperas de la impresión, viene lo eminentemente culinario. Sólo hay un menú, a 600 Dh por persona, sin bebidas. Aquí se puede tomar vino, en la carta hay franceses y marroquíes, elegí un Medaillon Cabernet 2006 (de la región marroquí de Meknès), al precio de 280 Dh. Resultó ser un vino muy interesante.
El menú constó de:
- Entrantes y ensaladas marroquíes (servidos en una infinidad de platos, una exquisitez, me quedo con los fritos, las judías y las berenjenas)
-Tajine de pollo al limón (con limón encurtido, azafrán y una mezcla de especias muy fresca y fragante, definitivamente el mejor plato con pollo que he comido nunca)
-Tajine de cordero con ciruelas ( también muy especiado, en su punto de cocción, muy bueno)
-Cuscús vegetal con salsa (como acompañamiento del cordero, muy adecuado)
-Melocotón en almíbar (una oportunidad única para probar una conserva de frutas de altísima calidad)
-Té y dulce (maravilloso té a la menta acompañado de una deliciosa golosina)
El servicio, extremadamente correcto.
Así pues, un sitio elegantísimo en el cual tu paladar descubre sabores de la alta gastronomía marroquí y no conseguirá olvidarlos nunca.

etiquetas: ,

Puesto 114

Place Jamaa el Fna Marrakech, Marruecos

guardado por 6 personas

ver más restaurantes en Marrakech

Uno cualquiera en Jamaa el Fna

Jamaa el Fna es una de esas experiencias que se deben vivir antes de morir, y cenar en uno de los puestos de la plaza pueden aumentar la satisfacción.
Todo comienza al anochecer, desde cada puesto vienen a buscarte los "relaciones públicas" a fin de conseguir que elijas su puesto, esto se puede hacer algo pesado, pero tiene su encanto.
Nos decantamos por este puesto porque el pescado parecía muy fresco, pero, salvo los que sirven caracoles o cabezas de cordero, todos son muy similares.
Lo primero es dejar los prejuicios y los escrúpulos a un lado y dejarse llevar.
Al sentarte te sirven aceitunas, dos salsas, de tomate y picante, y pan.
Probamos:
-Calamar (rebozado, correcto)
-Gambitas (rebozadas, fresquísimas, muy buenas)
-Pinchos de cordero (especiados, agradables)
Como cortesía, siempre sirven té para finalizar la cena.
Todo esto por unos 40 Dh por persona.
Y de acompañamiento, un ambiente difícil de encontrar en otra parte del mundo. En éste o en otro puesto, pero cenar en Jamaa el Fna te hace ver las cosas de otra manera.

etiquetas: ,

Riad Omar

+212 5244-45660

22, rue Bab Agnaou Marrakech, Marruecos

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Marrakech

Menú bastante aceptable

El francotirador lo descubrió en julio de 2009

El restaurante está situado a escasos metros de la plaza de Jamaa el Fna. No esperábamos gran cosa de él, pero era tarde y en todos los sitios no daban de comer.
También es hotel, pero sólo puedo hablar de la faceta gastronómica. Se come en el patio del Riad, el sitio es bonito.
Se nos ofreció un único menú, a 180 Dh, que incluía entrante, plato principal, postre, té y agua. La opción del vino no era posible, lo mismo ocurre en muchos restaurantes de la Medina.
Pedimos alguna cosa que ya estaba agotada, imagino que por la hora que era. Finalmente, degustamos:
- Ensalada marroquí (servida en diferentes platos, interesante la berenjena, lo demás muy normal)
-Tangilla (o Tangia) de cordero (con limón encurtido, cúrcuma y el inevitable comino, especialmente sabroso)
-Pastilla de pollo con almendras (compartimos los segundos, con bastante azafrán, delicioso)
-Fruta fresca (muy buen melón)
-Té con dulces (probamos tés mejores, pero los dulces eran buenos y variados)
Teniendo en cuenta que es un menú del día y que el servicio no se puede evaluar como en España, creo que supuso una comida agradable y en la que pudimos disfrutar de algunos interesantes platos marroquíes.

etiquetas: , ,

Riad Al Mansoura

+212 24376014

Hay essalam derb Manchoura 11 Marrakech, Marruecos

guardado por 2 personas

Bonito Riad en Marrakech

El francotirador lo descubrió en julio de 2009

Elegimos este Riad para nuestra estancia en Marrakech por su buena pinta y por su buen precio (unos 65 € la noche). Sin haberlo comparado con otro, creo que fue una buena opción.
Consta de 6 habitaciones y varias (y variadas) estancias comunes.Nos tocó la habitación Blue (creo que era de las mejores), combina elementos de decoración árabe con toques de vanguardia (Ikea incluído). En lo negativo destaco el calor (pero hay aire acondicionado) y el ruido del extractor del baño.
En lo positivo que, pese a esas cosas, resulta muy acogedor.
La habitación no es muy grande, pero las zonas comunes parecen privadas pues están muy bien separadas.
En la planta de arriba hay una terraza que es un verdadero lujo.
El desayuno incluye lo más occidental y alguna pincelada local, bastante completo. Se puede comer, pero no lo hicimos.
Un chico joven se ocupa de la mayor parte del servicio, su trato es muy correcto. Al segundo día ya es como de la familia.
Está bien situado, en el interior de la Medina, cerca del Palacio de la Bahia y a unos 10 minutos andando de Jamaa el Fna.
Un par de recomendaciones buenas serían que es difícil de encontrar así que es mejor reservar desde aquí los traslados desde el aeropuerto, y que el español sirve de poco en este Riad.
Desde el té de bienvenida hasta el final de la estancia, un placer.

etiquetas: ,