para conocerme lo más cómodo es seguir mis sitios o en instagram y twitter: @fencinar

Fernando Encinar

Bar Tomate

+34 917 02 38 70

Calle de Fernando El Santo 26 <m> Colón 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 375 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Stupor mundi... o cuando nos da por un sitio en madrid, nos da pero bien

está OK

un check-in aquí

El éxito que está cosechando el Tomate es tan gigantesco que ya no hay quien reserve. O llamas con semanas de antelacion o no consigues mesa. Si tienes suerte, reserva porque merece la pena. Si está completo y quieres probar un buen sitio vete a In Situ (11870.com/pro/in-situ-restaurante). De lo mejorcito que he probado en mucho tiempo.

Pero si consigues mesa en Tomate disfrútalo. Es la primera experiencia del grupo catalán Tragaluz en Madrid. El sitio no ha podido ser mejor escogido: a escasos metros de Colón, en lo que fue durante años Okra, han reformado el viejo local para dejar un espacio diáfano, luminoso, un restaurante que podrías pensar que te has teletransportado al So-Ho o al Meat District de Nueva York por el look un puntito industrial, la amplitud, las mesas y la iluminación. Muy bien puesto. Con zona no fumadores (bien!) y donde el único (y gigantesco) fallo son unas horribles sillas incomodísimas, que serán todo lo vintage que quieras pero son para tirárselas a la cabeza al decorador que las haya escogido. No hay quien se siente en ninguna de ellas, y mira que probé las cuatro de mi mesa. Imposible disfrutar de la velada ahí sentado :( Ojalá lo remedien pronto porque sales con el cuerpo hecho un ocho.

La carta son 2 folios con propuestas para desayunar, comer, picotear y cenar. Pero más que suficiente para tener muchas cosas ricas para quedarte satisfecho. Tienen entradas bien buenas: unas alcachofas fritas que llegan a la mesa crujientes y que provocan la adición típica de las pipas (riquísimas) o unas espléndidas croquetas de ceps, que ya sin abrir resultan olorosas y al probarlas descubres que además de cremosas son muy finas. Yo pedí el bacalao y lo disfruté mucho: sabrosísimo, como se prepara ahora (sin terminarlo de desalar) y con un acompañamiento de pimientos del piquillo. La tarta tatin es de las mejores que hoy se pueden comer en Madrid y todo lo que vi servir en las mesas cercanas tenía una pinta magnífica. Habrá que volver para probarlo todo pero en general me dio la sensación que hay bastante por descubrir.

La carta de vinos me gustó mucho. Cortita pero con muchos de los vinos más interesantes que hay en estos momentos en el mercado. Tenían algunos por copas y en general los precios eran contenidos. No me gustó que al preguntar por una copa de blanco se les ve el plumero pelín nacionalista al sugerirte el blanco de la casa, un más que irregular Penedés que para otra vez mejor dejarlo pasar.

El servicio todavía anda un poco despistadete pero con algo de rodaje seguro que mejoran este aspecto y ganas no les faltan. Eso sí, son bien amables y voluntariosos y con cada cambio de plato te cambian los cubiertos. Un detalle. Buena cristalería y buena cubertería. Vajilla un poco sosa, sin nada relevante. Mantelillos y servilletas de papel.

Compartir unos entrantes, un segundo, postre, 1 copa de vino y café sale por unos 35 euros, así que el precio medio ronda entre los 30-45 euros si se pide botella de vino.

etiquetas: , , ,

listas: Rest desde 40 euros, Restaurantes favoritos, los magníficos

VonLettow

El tatín de manzana estará bueno, de acuerdo, pero no es tatin de manzana. Lo que te sirven se llama, simplemente, tarta de manzana.

7 de mayo de 2010