Fernando Pisón Solanas

Trocadero Playa

Paseo del Parque,69,San Roque,España San Roque, Cádiz provincia, España

guardado por 2 personas

ver más chiringuitos en San Roque

Pagas lo que pagas pero bien

me gusta

Celebración especial, dos personas de un lunes de agosto a las 22 horas. Nos retrasamos pero nos guardan la mesa previa llamada, ya que estaba muy bien situada, cerquita de la piscina y con suficiente amplitud en la mesa y alrededor de la misma. Teníamos ganas de poco, pero de disfrutar del lugar. Servicio atento, correcto, muy educado. Nos traen la carta y mientras pedimos agua y cerveza en copa; con cristalería Schott, serigrafiada parte de la cristalería con el propio nombre del sitio. Pedimos una ensalada templada de calamares con filetes de atún. Muy rico, original, al ser caliente, y con toque a soja y a cítrico, por el limón. Los panes que nos fueron brindando eran de semillas, aceitunas y pasas, y el aceite de Jaén como imaginamos que eran las ricas aceitunas que también nos sacaron de aperitivo. Seguimos con otro plato al centro, el pulpo frito; ocho piezas gorditas y este manjar estaba frito, bueno mejor dicho tenía una ligerísima capa de rebozada y cada una de ellas estaba sobre una salsa tipo mostaza que ligaba bien con el producto; también estaba acompañada por unos brotes de soja. Mejor todavía este plato que el anterior. Finalizamos la cena con una hamburguesa (sin pan) al centro, gordita con una lámina de queso ahumado. La pedimos al punto pero salió muy poco hecha por lo que la pedimos un toque adicional. Una cesta metálica de patatas caseras acompañaba el plato, riquísimo, buenas las patatas y la carne igual o mejor. Tres mostazas y otra mancha más de mayonesa decoraban el plato a la vez que acompañaban el sabor. Nos ofrecieron dos botecitos de cristal de la marca “Hero” de kétchup. No pedimos postre; sin embargo con el pulpo pedimos un par de copas de vino blanco Rueda verdezo Riscal. Y con la carne una coca cola. Cerramos la velada con dos gin tonic marca de la casa: Perfect Wint y Perfect Bulldog, el primero con Indi Tonic y acompañado con confitura de higo muy suave. El segundo con regaliz, y spray de lavanda y la tónica era schweppes. El montante total ascendió a 115 euros. Mantel y servilleta de tela; aunque el mantel solamente en las mesas que están en interior o bordean la salida a la piscina puesto que todas las de la terraza como tal están sin vestir con mantel. La decoración, en línea con el resto de Trocaderos, aunque este en concreto me pareció el más bonito de todos, especialmente por la noche. Hamacas blancas a lo lejos al igual que el chiringuito con las copas y el restaurante asiático, completan la oferta de Trocadero en Sotogrande. Al llegar y al salir los amables chicos del parking te recogen y entregan el vehículo. De la misma forma, las azafatas de entrada al sitio, quienes gestionan las reservas, te llevan hasta la propia mesa. Ambiente bueno, pero estaba muy muy tranquilo. Lo recomiendo y espero volver pronto.

etiquetas: ,

Restaurante Jamón Jamón

+34 691 25 09 31

CALLE ARZOBISPO BARROETA 3 Ezcaray, La Rioja, España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Ezcaray

Bocadillos y más

está OK

En mi primera visita para cenar algo, elegimos para un grupo de 9 personas tomar unos bocadillos para tomar algo rápido. Había mucha gente tanto en la parte de arriba de la barra como en la parte de abajo, aunque aquí más amplitud. Ofrecen una carta desde pizzas, hamburguesas (con pan chapata bien preparada) y clásicos bocadillos (de lomo, bacon y queso, bacon y queso, etc.) hasta su especialidad el de jamón ibérico, jamón ibérico + o el completo con jamón y tomate. Panes congelados precocidos para darles el último toque de calor, que si bien está muy en entredicho, es lo que se lleva en todos los lados y gusta a la gente por estar calentito. Los bocadillos están buenos y te encuentras lo que buscas. Refrescos y alguna cerveza para todos, con una botella de vino blanco para compartir, un total de 90 euros siendo a 10 euros por persona. Los bocadillos oscilan entre los 4 y 6 euros. Servicio puede mejorar pero es un buen lugar para tomarte algo barato para cenar y correcto en días de mucho jaleo.
Quien quiera probar (yo todavía no lo he hecho pero lo haré) tienen otra carta con platos más elaborados.

Goiko Grill

+34 910 22 37 34

Calle del Conde de Peñalver 41 <m> Lista 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 52 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Top 2 Hamburguesas Madrid sin duda

me encanta, uno de mis favoritos

Siendo un desconocido de esta cadena o franquicias de 6 restaurantes en Madrid, quedé con mis amigos para cenar aquí. Jueves por la noche de verano en Madrid, pero lleno de gente. La terraza de este mismo sitio, el de Conde de Peñalver, también llena. Nos quedamos dentro, y muy apretujaditos estuvimos los 8 comensales. Hamburguesas de varios tipos y coloresy tamaños tres: el sencillo, el doble y el triple, eligiendo por mi parte la “M30” doble que está compuesta por dos gorditas hamburguesas de vacuno con una rodaja de queso de cabra y cebolla caramelizada. Picamos unos nachos de Daniela, aceptables y unos “crispy pollo wings” con salsitas también aceptables como en cualquier otro sitio. Sin embargo, la hamburguesa me encantó; la RCP de este plato, la cantidad, el sabor, la textura y calidad siendo un plato muy apreciado por todo tipo de público pero que en muchos sitio no está a la altura. Me quedo con Goiko o Alfredos, Alfredos o Goiko, pero por delante de todo el resto de afamados sitios en Madrid…
Nos sorprendió además la camarera con su capacidad mental al manejar ella absolutamente todas las mesas del restaurante y no utilizar libreta alguna, sino que recordaba plato a plato de cada comensal, así como el punto de la carne y si tenía o no alguna especificidad la hamburguesa. Todos estos platos, siendo 7 personas de las 8 los que comimos y repitiendo bebida algunos de ellos, siendo estos refrescos o cervezas, salió por comensal a 18 euros. Lo recomiendo y volveré a este u otros locales del mismo nombre. Ah, y pedimos de postre un pastel caliente de chocolate (coulant) con helado de vainilla, bien, aceptable pero como en otros sitios. Aquí se pide la hamburguesa sí o sí, el que quiera más estupendo, pero la hamburguesa es obligación.

etiquetas:

sin fotos + añadir

Restaurante D´Oliva

+351 213 528 292

Barata Salgueiro 37 Matosinhos, Portugal

guardado por una persona

ver más restaurantes en Matosinhos

Moda en Oporto en muy buena zona

Fernando Pisón Solanas lo descubrió en julio de 2015

me gusta

Restaurante recomendado por nuestro amigo portugués; situado en Matosinhos, buena zona de Oporto donde abundan otros muchos sitios de moda. Es un restaurante grande, amplio, diáfano, con techos altos y un muro separa levemente los dos ambientes: fumadores y no fumadores. Reservamos mesa para dos, porque un sábado noche es imprescindible, incluso doblan mesas de la demanda que tiene. Tiene cocina internacional, variada, e incluso tuvimos la suerte de disfrutar de la música de un dj. En una zona del local está el sushi room, con un cocinero preparando los distintos platos que ofrece en la carta. De hecho, pedimos un california maki y un maki variado. Lo bueno se hizo esperar y mucho, porque desde que pedimos pasaron más de 30 minutos hasta que llegaron los platos. Mientras nos entretuvimos con el pan y el aceite, ambos de alta calidad. Rechazamos los petiscos como aceitunas y manteiga (matequilla). Hay muchos camareros y son muy atentos y serviciales. Pedimos de inicio también una cerveza (servida en copa de champagne) y una botella de agua. Los makis estaban exquisitos, es decir, un lugar donde se puede disfrutar de este plato en pequeñas dosis y para nada es un llena tripas o algo rápidamente preparado sino que del maki variado te encuentras con algunos de algas amarillas, cremosos, rebozados, etc. Seguimos con dos platos, uno para cada uno: pizza parmesana (con parmesano, rúcula y jamón serrano sobre una base de tomate y mozzarella). La masa podía estar un poquito más crujiente y el jamón en exceso y muy salado mataba la pizza por lo que decidimos quitarlo de la misma. Tenía grandes dosis de albahaca y le daba protagonismo. En fin, no recomiendo el plato. Para mí, pedí una carne al grill dado que había visto en internet una foto de una carne a la brasa fileteada servida en un plato de madera pero ya no lo tienen en el restaurante. La carne resultó ser solomillo, acompañado de un trozo de limón lo cual me sorprendió pero al probarlo noté un ligero sabor a limón, por lo que el solomillo tenía un toque de limón. Me gustó pero el toque de limón le sobra. La carne la pedí punto-menos y exactamente estaba así. Lo acompañan de unas espinacas muy naturales y digestivas y en un bol aparte unas patatas fritas laminadas que estaban exquisitas. Lo disfruté con una copa de vino tinto de Douro, bien despachada de María Mansa de 2010. Terminamos con una sobremesa, Crumble de Banana, excelente postre basado en un pudding de plátano caramelizado y con una base de galleta y azúcar, acompañado de una bola de vainilla y adornado con dos fresitas. Pedimos otra bola de helado adicional para poder terminarlo. Nos encantó a los dos y nos dejó un sabor de boca tal que no necesitamos ni café para cerrar la cena. Solamente una botella de agua adicional y nos fuimos. Manteles y servilletas de tela, muy bien planchados y en los que da gusto comer. No escatiman en dar servicio al cliente. Nos dieron a probar varias copas de vino hasta que finalmente nos decantamos por una. Precio total de 71 euros para dos personas. Se aceptan tarjetas de crédito.

etiquetas: ,

sin fotos + añadir

Sempr´Assar

+351 229 385 808

R. Heróis de França 247 Matosinhos, Portugal

guardado por una persona

Excelente brasa en Matosinhos (fundamentalmente pescado)

Fernando Pisón Solanas lo descubrió en julio de 2015

me gusta

En la parte norte de la ciudad de Oporto, en el barrio/pueblo de Matosinhos y cerca del aeropuerto, tenemos este restaurante localizado junto a otros muchos lindando con el puerto de carga y la propia costa. Sin embargo, este restaurante disponiendo de parrilla como muchos otros, es mucho más elegante. Cena para 3, con un portugués de la zona a quien conocen y por ello el trato fue también más personalizado. Elegimos el pescado (peixe fresco) que es el fuerte de la cena y mientras los asan a la parrilla disfrutamos de los petiscos o entrantes. No tomamos ni las aceitunas ni nada de lo que suelen poner como petiscos fríos. Sin embargo, pedimos una ración de langostinos a compartir (9 unidades), bien cocidos, tersos, con una mayonesa casera, pero sin duda lo destacable era la carne del langostino, gran cantidad por unidad y frescos. Seguimos con unas “costeletas de porco” (costillas a la brasa), exquisitas, costillas de cerco a la parrilla para hacer tiempo hasta que llegar el pescado. Habíamos elegido pargo, y tras mostrarnos la pieza en la bandeja rodeada de patatas asadas y bien salteadas, decoradas con cuartos de limón, nos lo emplató individualmente. El sabor, natural a mar, sencillo con ligeros toques de sal y la textura tersa, una sabor auténtico, lo que buscábamos, igual que los langostinos; pero este pescado además tenía el toque de brasa y prueba de ello, son algunos de los trocitos de ascua que venían con el mismo lo que le daba más realismo. Es acompañado igualmente de unas verduras muy típicas del norte, grelos, parecidas a las espinacas y cocidas maridan muy bien con el pescado. En Portugal suelen poner este complemento habitualmente con pescados. Panecitos blancos, 2 botellas de vino blanco y que la segunda no pudimos terminar; para finalizar 2 cafés y no tomamos sobremesa (postre). Servilleta y mantel de tela, blanco radiante y buen tejido. El local es acogedor y no es grande, y el servicio correcto y profesional. Barato como el resto de Portugal no es, pero asequible para bolsillo medio y quien quiera disfrutar de una buena comida. Desconozco el precio exacto porque nos invitó el amigo portugués con el que compartimos cena.

etiquetas: ,

La Taberna De Elia

+34 616 87 82 87

Calle Vía de las Dos Castillas, 23 Pozuelo de Alarcón, Madrid provincia, España

guardado por 51 personas

ver más restaurantes de carne en Pozuelo de Alarcón

Carne buena en Pozuelo

me encanta, uno de mis favoritos

Nos reservamos el domingo medio día para comer una buena chuleta y así lo cumplimos. Nos acercamos a este restaurante de la avenida Europa, en la parte trasera por donde pasa la vía de servicio y tras aparcar, vimos que no se podía comer en la terraza del restaurante por la alta temperatura y como además habíamos reservado dentro pues dentro nos fuimos. Nos atendieron inmediatamente y nos sentaron en la mitad del comedor que da a la zona de las brasas (cocina a la vista); nos dimos cuenta que ofrecen un menú degustación de noche (carne o pescado, ambas opciones) y un menú del día por 35 euros por persona, mínimo 2 personas y sin IVA ni bebida, pero RCP es lo mejor. Ante del comienzo tomamos 2 croquetas, aceptables, con el rebozado en ligero exceso y pedimos como siempre aceite para calibrar con este parámetro otro punto más del lugar. “ABBA de Queiles”, excelente sabor, aceite de oliva virgen extra ecológico, traído de Jaén. Para comenzar tomamos un plato de jamón ibérico de bellota D.O. Extremadura, que entendemos que sería de Badajoz, pero preguntamos a la camarera y no nos upo decir. En cualquier caso, excelente sabor, siendo nosotros muy críticos con el jamón; ración para estar dentro de un menú cerrado, muy bien despachada. Seguimos con ensalada de la huerta, variada, rica, natural; les felicitamos por elegir tan bien estos productos a su proveedor. La ensalada compuesta de lechuga, pepina, zanahoria (natural por supuesto) pimiento y cebolla, los ingredientes precisos para limpiar el jamón y dar paso a la carne. Nos habían enseñado la pieza de carne, y mientras avanzábamos con el resto, estaba reposando en la parrilla. El vino elegido y disfrutado desde el jamón, fue “Viña Eizaga” de Rioja Alavesa, concretamente de la localidad de Laguardia. No lo conocíamos y no siendo espectacular, paso el corte. (Hay que reconocer que era uno de los más asequibles dentro de la carta de vinos que te presentan con un Ipad puesto que casi todos los vinos están muy subidos de precio). Y llegó la carne! Fileteada pero sin estar totalmente separad y acompañada del hueso del que también estaba casi separada pero mantenía esa cercanía al mismo que tanta jugosidad le brinda a este corte. El punto, hecho por fuera y rojito por dentro, como lo pedimos, es decir punto-menos. Comenzamos con el primer bocado y en su punto, sabor intenso, rico, y mucha calidad. Disfrutamos, uno y otro sin nada que objetar. Acompañamos semejante plato con patatas fritas caseras, que ni de éstas ni de la porción de carne cercana a 1kg dejamos gramo en el plato. Solo el hueso de la carne y algunas migas de pan… Casi pedimos un chorizo, que queríamos de entrante pero se nos olvidó pedir y después de la carne no procedía. Dos postres, dos, para dos personas, una tulipa comestible de barquillo con dos ricas bolas de helado de vainilla en su interior, un clásico. El otro, un trozo de tarta de queso original, con una mini tulipa con heladito en una esquina, la frambuesa tipo membrillo en la otra esquina y en el centro un pequeño trozo de tarta de queso; simplemente original y bueno, un toque moderno, dejando atrás las míticas cuñas de este postre. Un solo y un poleo menta cerraron la comida. También pedimos una botella de agua y una cerveza. El precio de los menús ya lo he mencionado al principio, y con bebidas e IVA, ascendió a un total de 99,55 euros. 50 euros por persona, parece alto pero no lo es siendo Madrid que siempre hablamos de un poquito por encima del resto y tratándose del lugar, la cantidad y la calidad de platos. Servicio correcto, sencillo, y con servilletas y manteles de tela, blancos, lo único que puede encajar en un sitio así. Volveré, no sé si para repetir este menú que lo haría pero para probar ese chorizo, y esa hamburguesa de buey u otros cortes de carne.

etiquetas: , ,

Casa Guedes

+351 222 002 874

Praça dos Poveiros 130, 4000 Porto Oporto, Portugal

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Oporto

Pregos caseros y baratos

Fernando Pisón Solanas lo descubrió en julio de 2015

me gusta

Conocido local de Oporto, cerca de la catedral de esta ciudad Portuguesa, donde locales y turistas hacen fila para comprar un prego de la gran variedad existente. Disponen de mesas pequeñas dentro del local así como un terracita en su exterior. Servicio correcto y cercano, local antiguo, con los baños viejos en la planta de abajo. Pero centrando el tiro, los pregos, famosos en la ciudad, se trata de un plato típico o mejor dicho bocadillo, con un pan de harina, de forma redondeada, abierto y lleno de algún alimento, generalmente de porco (cerdo); puede estar solamente con su salsa o acompañado de jamón curado, queso, etc. Los mejores son los simples, a 2,90 euros solamente, un buen bocado, rico y jugoso que alimenta. Para acompañar se puede pedir una sagres o super bock o bien un refresco. Tienen platos de patatas fritas caseras por 2,50 euros. No esperamos nada del otro mundo, puesto que no es un restaurante como tal, sino simplemente un local de deliciosos pregos.

etiquetas: ,

sin fotos + añadir

Casa Zaldierna

+34 941 42 71 53

C/Puente,s/n - Aldea de Zaldierna Ezcaray, La Rioja, España

guardado por 3 personas

ver más casas rurales en Ezcaray

Brasa de calidad en el corazón del Valle del Oja

me encanta, uno de mis favoritos

Nueva apertura de este magnífico paraje, esta vez de la mano de Pili y Antonio, ambos con dilatada experiencia en el mundo de la gastronomía, en la sala y los fogones respectivamente. El concepto del restaurante sin ser ni innovador ni continuista, prepara algunos platos con mucha elaboración y el resto simplemente recurriendo a las brasas de la encina o el sarmiento. Localizado en la aldea de Zaldierna a 5 minutos de Ezcaray, cuenta con terraza y comedor interior. Mesas de madera y manteles y servilletas de celulosa, sin grandes lujos. Sin embargo, la comida, es todo un lujo. Disponen de 2 menús, el bistronómico por 20 euros con IVA incluido (bebida aparte), que está formado por 5 entrantes (ojo que uno de ellos es un plato de cuchara), 5 segundos (incluye platos de brasa) y otros tantos postres. El otro menú, es el Menú Asador, con dos entrantes (ensalada verde con langostinos y embutido de Ezcaray a la brasa), seguido de la chuleta de vaca a la brasa con patatas y pimientos. De postre melocotón asado con helado de Lias de vino blanco. Botella de Urbina crianza, café y licores incluidos en el precio de 42 euros con IVA incluido.
Mientras esperábamos, nos sacaron el aperitivo de la casa, para cada uno un cuenquecito de salmorejo, sabroso y fresco, aunque un poquito líquido, yo lo prefiero más espesito, pero se aprecia este detalle. Elegimos para 5 personas 2 menús asador y 3 menús bistronómicos, eligiendo, todos los entrantes para compartir. Arrancamos con un entrante de los menús bistro que era el plato de ibérico de Salamanca, chorizo y salchichón, con buen sabor. Seguimos con las ensaladas, y otro de los entrantes del menú bistro era o la tomata de la huerta riojana o la ensalada ilustrada, pero amablemente nos sacaron para probar de los dos. La tomata bien aliñada con aceite y sal a nuestro gusto, tenía un rico sabor y la ensalada ilustrada, poquita cantidad para los 5, porque era el primero de una persona, pero inmejorable porción para poder probar todos cada uno de los platos que salían a la mesa. Cerramos las ensaladas con la de langostinos, templada y con crujientes de pan, de nuevo pequeña porción para todos pero un buen bocadito para continuar. Todos los platos preparados con cariño ilusión. Cuando ya habíamos probado todos 4 entrantes, quedaban 2 más, muy potentes y exquisitos: el embutido de Ezcaray “Embutidos Pisón” a la brasa, chorizo y morcilla con un toque de parrilla perfecto gracias a Antonio y con una explosión de sabor en la boca único. Un trocito para cada uno y pasamos a la legumbre, que hoy había caparrones con todos los sacramentos, también de Ezcaray, con el chorizo, panceta,…. Una legumbre en pleno mes de julio y con la que estaba cayendo fuera de calor…
Pasamos a los segundos, casi ya sin hambre… y los segundos no se quedaron atrás sino que el nivel de la calidad, la elaboración del plato y el toque fue notable. Una chicharro a la brasa con refrito, un taco de bonito con piperada, un secreto a la brasa con patatas y pimientos y un chuletón de vaca con patatas caseras y pimientos rojos en tiras de Tricio. A cada cual mejor… Pude probar todos y de notable a sobresaliente todos ellos. El que menos gracia me hizo fue el secreto que justamente fue el que pedí yo, pero los pescados a la brasa eran una delicia y la carne, gigante chuleta de más de 1kg. Era carne roja, tierna, sabrosa, con patatas al nivel de la carne. El sabor de la carne natural, rico y fácil de partir, como auténtica mantequilla. Gran materia prima y buen toque.
Los postres quedaron eclipsados por todo lo anterior pero aun así disfrutamos de un plato de fruta variada, una mousse de queso y 2 platos de melocotón asado, caliente, con polvo de chocolate y con helado de vino que marida estupendamente.
Tomamos una cerveza, agua de Zaldierna fresca y una botella de Urbina crianza 2008; cerramos la comida tomando un café y digestivos en la terraza que se conjuga en el patio de la casa en el centro de la aldea y con vistas al monte a escasos metros del lugar.
Servicio correcto y cercano; cerramos la comida con un contento generalizado, al igual que la mesa de unos amigos que nos tropezamos al lado y quienes fliparon con las legumbres; el local lleno, animado, siendo las primeras dos semanas tras la apertura de esta gran apuesta. RCP excelente, y entorno único, lugar acogedor, siendo una casa de una aldea de decenas y decenas de años, con paredes de muros de piedra. Recomiendo sin duda la visita como mínimo a tomar algo en la terraza luego dar el salto a comer o cenar. Para los amantes de la brasa lugar especial, para los que quieren cuchara también tienen hueco, y para aquellos que buscan un menú tanto fresco o ligero como copioso, tienen que visitar esto alejados del bullicio de Ezcaray. Volveré!

Calidad peruana

me encanta, uno de mis favoritos

Primer y único peruano de Pozuelo, localizado en la calle Oslo, entre la Vía de los Dos Castillas y la Avenida Europa; buena idea desde ya el decidir abrir esta cocina aquí, que además de ofrecer mesas en su interior, ofrece un terraza cubierta donde por las noches se está divinamente. Teniendo una variada carta, también ofrece el menú degustación. Sin embargo, tras pedir una cerveza Cusqueña y un Sour de Maracuyá, por cierto este último exquisito, elaborado inmediatamente y con toque dulce de la fruta y el alcohol del cocktail. La cerveza, como siempre, clásica Cusqueña. El aperitivo de la casa fueron dos mini porciones de causa limeña (papa majada rellena de atún con salsa de aceituna y huancaína), por lo que decidimos rápidamente no pedir este plato que tanto nos gusta ya que con el aperitivo pudimos saciar nuestra idea. Excelente presentación, y todavía mejor sabor, todo muy cuidado, el plato de pizarra y acompañado de canchitas y de camote así como algún trocito de plátano frito. Excelente y por cortesía de la casa! (esto ya no abunda en ningún sitio, sino que te cobran 3-4 euros por el aperitivo que no te sirven, simplemente unas aceitunas o el pan). El pan que ya nos habían traído, estaba calentito, pan blanco, un bollito por persona también sobre una pizarra. Arrancamos con un ceviche, el pescado era corvina y acompañado con la clásica cebolla roja, el camote y el choclo (maíz tierno de gran tamaño). La calidad extraordinario, la textura en su punto y el sabor con toque picante muy rico. Es sin duda el mejor cebiche que he probado en mi vida, incluyendo muchos restaurantes peruanos de Perú. Guiados por Milagros, la camarera limeña, continuamos con el arroz con pato confitado con cerveza negra, clásico de la cocina del norte del Perú y con el sudamericano toque de cilantro. Grandísima cantidad la servida en este plato que por supuesto yo me ocupé de terminar dejando un hueco a la señorita para el tercer plato. El arroz sueltecito, y con intenso sabor y el pato muy jugoso. Este plato es servido en una cazuelita de barro con el arroz como base y el muslo de pato encima del arroz para finalmente ser decorada con la indispensable cebolla roja. Finalizamos con el lomo saltado, otro mítico de la cocina de los Andes. Servido en una plato con verdurita, estos trozos de carne de ternera acompañada de pimiento, cebolla etc. y cocinado al estilo wok, traía como guarnición el arroz blanco con choclo. Todo bien presentado y rico sabor, sin embargo por criticar algo fue el que menos me gustó por el ligero toque a gas que tenía la carne, que por otro lado es normal algunas veces en muchos sitios por cocinar de esta manera. No pudimos elegir postre, sin embargo la servicial camarera nos acercó dos pequeñas porciones de tarta tres leches, un buen dulce del Perú para terminar. De esta manera, pudimos endulzar el paladar y dar por finalizada la cena. El postre estaba delicioso y agradecimos el detalle al igual que el aperitivo. No fue necesario pedir un postre puesto que era por la noche y habíamos cenado bastante. En resumen, probamos 5 platos de la cocina peruana y tuvimos un servicio inmejorable, muy personalizado con la gran profesional Milagros. Por ponernos críticos, los platos del restaurante están muy encima de las mesas metálicas de la terraza en las que no hay mantel y punto a mejorar en las servilletas. Al finalizar la cena y para pagar, entramos al restaurante a saludar a la dueña y felicitar por este negocio que apenas lleva un mes de vida y que auguro muchos éxitos en el futuro. Precio total de 59,50 euros para dos personas; parece que no es barato pero sí lo es, teniendo en cuenta que 12,50 euros fueron bebidas, añadiendo una copa de vino Rioja que no he mencionado y que ni siquiera te cobran el pan ni aperitivo. Para recomendar, y para volver a disfrutar de este sitio en el que destaco dos pilares fundamentales: 1/ la excelente calidad de la materia prima y 2/el buen servicio de camareros

sin fotos + añadir

Idoia Ardotegia

+34 943 57 49 86

Julio Beobide 2 Zumaia, Guipúzcoa provincia, España

guardado por una persona

Buena RCP en Zumaia

Fernando Pisón Solanas lo descubrió en junio de 2015

me gusta

Tras pasear brevemente por Zumaia y sin que comenzase a llover tomamos una Gilda en un bar en el que preguntamos para comer y nos recomendaron el local del al lado, “Idoia” que resultaba ser de los mismos dueños. Ya en Idoia, no nos dio tiempo a tomar un pintxo porque la mesa nos la prepararon muy rápido, y ya en la mesa como seguíamos con ganas de gildas, nos trajeron 2 del anterior local, junto a un zurito (pequeña cantidad de cerveza servida en vaso o copa, viene a ser 1/3 de 1/3) “Estrella Galicia” y una botella de agua grande. Compartimos para dos personas: ensalada de ventresca con tomate, riquísima, con aceite de calidad que mojamos con pan de pueblo cortado de las propias barras. La cebolla decoraba el plato y daba alegría y sabor, pero ya el tomate por sí solo tenía mucha personalidad sin llegar a ser el mejor. Seguimos con unos “txipirones a la plancha”, acompañados con cebollita pocha y pimientos fritos en finas tiras para maridar formidablemente este producto pescado. Me encantó este plato. Terminamos con un entrecote, que sin ser un chuletón como el que habíamos degustado días atrás pero nos sació el apetito carnívoro, buen sabor y correcto. Sin embargo, me quedo con los anteriores platos y con la guarnición del último, patatas fritas de las de casa, y pimientitos del padrón. Un segundo zurito y una copa de vino de Cepas Viejas de Labastida cerraron el ágape antes de pasar al postre donde nos recomendaron leche frita o tarta de queso. Elegimos la segunda porque nos gustaba a los dos y con una base de galleta triturada, mantequilla y cremosa masa de queso por debajo de la mermelada de arándanos nos dio un suave toque dulce final para cerrar la comida; porción para dos personas, suficiente, cremosa y calidad, casera 100%. Hay que decir que el local se llenó rápidamente y con una sola camarera defendió las 5 mesas que se llenaron. Salían platos copiosos y suculentos; siendo un sitio sencillo, el trato fue muy bueno y el servicio correcto. Servilleta de papel y manteles de papel, acorde con el sitio. Precio confirma todo lo anterior, sitio que pagas lo que cuesta, buena RCP por 46,40 euros dos personas incluyendo el café solo con el que se acabó todo.