fjredondo.com/blog

fj redondo

Restaurante Ruta del Azafrán

+34 958 22 68 82

Paseo de los Tristes, 1 Granada, Granada provincia, España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Granada

Mala gestión de la reserva y datos incorrectos en la web

no me gusta

Aquellos que me conozcan, sabrán que suelo dedicar tiempo a informarme de cuáles son los restaurantes que merece la pena visitar y probar sobre todo si se trata de una ocasión especial como un cumpleaños o una celebración.
Durante mi visita a Granada buscaba un restaurante un tanto especial y me decidí por Ruta del Azafrán por dos razones: Por sus vistas de la Alhambra y por los menús cerrados que anunciaban en su web.

Pues ni una cosa, ni la otra se cumplieron para mi decepción.

En primer lugar, la reserva hecha a través de la web de El Tenedor (sin ninguna promoción) no funcionó y cuando llegué allí no les constaba ninguna reserva a mi nombre a pesar de estar confirmada mediante SMS y recibir un recordatorio el mismo día por la misma vía.
Tras dudar tres veces de mi capacidad (¿seguro que ha reservado aquí?, ¿seguro que ha reservado para hoy?, ¿seguro que lo ha hecho a su nombre?), por parte del restaurante, no hubo ni asunción del error, ni petición de disculpas, ni ningún detalle a pesar de mostrar los mensajes confirmando la reserva. Dado que estaba lloviendo bastante, me vi obligado a tragarme mi orgullo y aceptar una mesa que aún les quedaba. Obviamente tuve que olvidarme de la petición de mesa junto a la ventana que había solicitado en mi reserva y cenar con vistas a la cocina al mismo precio que los que cenaban con vistas a la Alhambra. Primer fracaso.

Posteriormente he contactado con el servicio de atención al cliente de la web de El Tenedor quienes me han asegurado que la propiedad del restaurante les confirmó la reserva, pero que, aparentemente, olvidaron anotarla en su libro de reservas. Como os digo, no hubo la más mínima petición de disculpas, tampoco es que hubiese solucionado la situación, pero que menos que asumir los errores.

En segundo lugar, observo con sorpresa que en la carta que me entregan no hay ni rastro de los menús fijos a precio cerrado que ofertan en su web y que fueron los que me convencieron para optar por este restaurante. Tan sólo el menú largo (y más caro) de degustación estaba presente en la carta. Pregunto por ellos y me dicen que solo son para grupos de más de 10 personas. Reviso la web y compruebo que no es cierto, pero por no acabar de liarla, vuelvo a tragarme mi orgullo y me callo. Bastante tenía que aguantar tras asegurar a mis acompañantes que cenaríamos con unas de las mejores vistas de Granada y que lo único que se viese fuese el trasiego de platos desde la cocina a la sala para añadir una discusión sobre la carta de la web y la carta física del restaurante. Segundo fracaso.

Dejo aquí varias capturas de pantalla de su web en las que queda demostrado que sí que hay varios menús y que no son para grupos como afirmaron, expresamente recoge que es un menú válido a partir de dos comensales.

A partir de aquí, no puedo decir que disfrutara de la comida, aunque, sinceramente mi opinión está condicionada por estos dos hechos y ya no sería imparcial. Os diría que el magret de pato estaba duro, que el atún no me gustó, … pero es posible que fuese la impotencia al ver que tus planes salen torcidos y que has perdido el tiempo invertido tiempo en buscar un restaurante para una ocasión especial y que has pagado la cuenta como si lo fuera.

etiquetas: ,

Dabbawala

- cerrado

Calle Españoleto 10 <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 286 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Dabbawala el restaurante del televisivo Luca Rodi

me gusta

En general, en el aspecto cocina estuvo bastante bien, original, elaborada, raciones dignas (con alguna excepción), el menú variado aunque algún plato mejor que otros. Quizá faltó algún plato más de pescado que sustituyese alguna carne. Lo más flojo, la parte de los postres. El local tranquilo, espacioso, decoración agradable. El servicio, aceptable, con un equilibrio entre lo forma y lo informal perfecto. El ritmo correcto, ni demasiado atropellado, ni esperas interminables entre plato y plato. La relación calidad precio aceptable. Recomendable para ocasiones especiales sin que se dispare el presupuesto en exceso.

Qué comí.-

- Carpaccio de vieiras con chantarelas y vinagreta de sésamo.
Correcto sin más y demasiado microminimalista por lo que apenas se llega a apreciar.
- Jurel en salmuera, encurtidos, pomelo y eneldo.
Curiosa combinación que funciona, pero no entusiasma.
- Carabinero, manitas de cerdo y tocino de bellota.
Genial, fue con mucho el plato que más me gustó y que recomendaría que no os perdieseis. La elaboración es muy trabajada ya que deshidratan el carabinero para que también la cáscara sea comestible y la combinación con las manitas y el tocino muy equilibradas. Un plato de diez.
- Alcachofas, ortiguillas, erizo y nabo ibérico.
Ni fu, ni fa. Se deja comer, pero pasa sin pena ni gloria.
- Anticucho de paloma torcaz.
De sabor intenso, no está mal, pero si no te gusta la carne de caza, es un plato difícil.
- Mollejas de ternera, gambón y trompeta de los muertos.
Otro de los platos más recomendables del menú, aunque con el problema de que la ración peca de demasiado escasa para llegar a apreciar los matices de la combinación de sabores.
- Oreja de cochinillo confitada en salsa oisin.
Plato curioso y atrevido. La oreja llega entera y se ha de comer con los dedos. Para evitar tentaciones, te retiran los cubiertos.
- Huevos trufados con boletus edulis salteados.
Buen plato con un sabor también muy intenso. Difícil para algún paladar.
-Tarta de queso casera con sorbete de frambuesas.
Correcto, pero simplón.
-Bizcocho de zanahoria, chocolate blanco y Ras al Hanout
Más trabajado y mucho más interesante y original que el postre anterior. No es de diez, pero sí curioso.

No hubo petit fours ni chupito de cortesía.

Vino.

Tilenus Pagos de Posada 2008 (25 euros), una D.O que me gusta bastante, es un tinto con poca crianza por lo que sabe más a frutas que a madera, intenso y a la vez suave. En tienda está en torno a los 15 euros, una vez más se cumple mi teoría de precio restaurante = precio en tienda + 10 euros.

Agua (3 euros)

Precio razonable.

Total de la cuenta para dos comensales: 135 euros

sin fotos + añadir

Marina Grosseto Ristorante

+420 605 454 020

Alšovo nábřeží Praga, República Checa

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Praga

me encanta, uno de mis favoritos

Se trata de un restaurante italiano situado en un barco amarrado a unos metros del Puente de Carlos con vistas a éste y al Castillo. Es muy recomendable reservar con antelación y pedir una de las mesas junto a la ventana (se puede hacer on line en inglés).
La comida está bien, buenas pizzas y una pasta más que correcta, a pesar de su ubicación el precio es comedido.
Por ponerle un pero, es un poco ruidoso.
El recargo del servicio es obligatorio (como en casi todos los restaurantes de Praga), pero un 10% es suficiente y no recarga la factura final demasiado.
Muy recomendable.

sin fotos + añadir

Vytopna Railway Restaurant

+420 725 190 646

Výtopna Praha, Václavské nám. 56 (Palác Fénix) Praha 1 Praga, República Checa

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Praga

me gusta

La gracia de este sitio es que el servicio de las bebidas a las mesas se realiza en maquetas de trenes eléctricos. La comida es normalita, carne básicamente. Está bastante bien de precio para encontrarse la Plaza Wenceslao, especialmente la bebida. Recomiendo la cerveza Rezane, un mixto entre rubia y tostada que por su distinta densidad no llegan a mezclarse en el vaso.

La Pesquera

+34 914 64 16 12

Avenida de Portugal, s/n (Recinto Ferial Casa de Campo) <m> Lago 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 10 personas

ver más restaurantes andaluces en Madrid

La Pesquera Casa de Campo solo fachada

no me gusta

El restaurante La Pesquera Casa de Campo significó el desembarco en la capital de uno de los grupos hosteleros referentes en la Costa del Sol, sobre todo en Marbella de donde son originarios.


La Pesquera está situado en la zona conocida como “el Paseo de la Gastronomía”, la avenida de las Provincias de la Casa de Campo en el espacio que antiguamente ocupó el Pabellón de Toledo. Una réplica de la Puerta de la Bisagra da acceso al patio central y su fuente, recreando el estilo neoclásico de las casas solariegas toledanas. Alrededor del patio se encuentran cuatro salones privados con distinta decoración aunque con una denominación común, todos son muy recargados. Además durante el verano monta una terraza exterior bastante agradable y muy atractiva para las familias con niños ya que justo enfrente hay una zona infantil con columpios y toboganes.


Hasta aquí la impresión es bastante agradable, lástima que el resto no esté a la altura y que la Pesquera se quede en un restaurante con potencial sumamente mal utilizado.


Raciones escasas, cocina floja, servicio pésimo, camareros discutiendo unos con otros, lentos, olvidadizos, que desaparecen, … un restaurante para probarlo una y no más.


Este verano decidí visitarlo junto a unos amigos aprovechando una oferta que textualmente decía: “En cenas de Lunes a Jueves descuento del 25% sobre los precios de Carta”, sin más detalles ni letra pequeña.


Como la temperatura era agradable y había varios niños en el grupo nos decidimos por cenar en la terraza para que los más pequeños disfrutasen de los columpios mientras servían la cena.

La preparación de la mesa fue un desastre, faltaban tenedores, sobraban cuchillos, no traían los vasos, … La espera a que nos tomasen nota se nos hizo eterna. Las primeras cervezas tardaron siglos en llegar.


Dado que la fama del grupo La Pesquera se sustenta en las especialidades de la zona de Málaga nos decidimos por pedir platos para compartir como unos boquerones, chanquetes, calamares, chopitos, … y los famosos espetos de sardinas que preparan a la brasa sobre una parrilla en forma de barca típicas de las playas malagueñas.



Decepcionante es la palabra que mejor se ajusta a lo que nos sirvieron. Las raciones eran escasas, los espetos de sardinas llegaron casi crudos y estaban incomibles, los calamares duros, …


Y si floja era la comida de los mayores, los platos infantiles eran aún peores. Croquetas secas y una de las peores hamburguesas que he visto en mi vida. Hubo que permitirles que se dejasen la comida porque era lamentable.


Aun peor resultó el servicio. A pesar de que no había demasiados clientes, la esperas entre plato y plato se hacían interminables, los camareros se olvidaban de lo que les habías pedido, discutían entre ellos, en ocasiones desaparecían sin dejar rastro y una de las cosas que más odio, que pidas una segunda ronda de bebida y que por mucho que se lo recuerdes, tengas que comer a palo seco porque no llega nunca.


Finalmente cuando pedimos la cuenta e intentamos utilizar el vale descuento …


“Lo siento este cupón descuento no es válido”

“¿Y eso?

“Porque no puede utilizarse en la terraza”

“Si usted lo dice, pero en el vale no lo pone por ninguna parte”

“Además sólo es para platos de la carta”

“El libro ese grande que nos dio usted y que utilizamos para elegir los platos ¿no era la carta?

“Pues sí, pero los platos que han pedido no.”

“Ah, hay platos en la carta que no son de la carta, que complicado, ¿no?

“Que no vale y punto”



En fin, para no repetir. Desconozco qué tal son los restaurantes que el grupo la Pesquera tiene en Marbella y que le han dado la fama, pero desde luego con el local que han abierto en Madrid van a dilapidar su prestigio. Da la impresión que de lo único que se han preocupado es de la decoración, mientras que los aspectos que de verdad hacen que un restaurante funcione, cocina y servicio, han sido totalmente obviados.

etiquetas: , , ,

Mercato Ballaró

+34 913 08 49 66

Calle Santa Engracia 24 <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 166 personas

ver más restaurantes italianos en Madrid

Falla la insonorización hasta hacerlo insufrible

está OK

Allá por el año 2000 abrió sus puertas en Madrid un restaurante siciliano de la mano de dos socios, Angelo Marino y Angelo Loi en un local semiescondido en un primer piso de la calle Orellana junto a la plaza de Alonso Martínez. Ese local llamado la Taberna Siciliana se convirtió en uno de los sitios de moda entre los amantes de la cocina italiana.

En pleno éxito, el 2010 el local cerró sus puertas y unos meses después, Angelo Marino comenzó su nuevo proyecto. Mercato Ballaró, también cerca de la zona de Alonso Martínez un nuevo restaurante dividido en dos plantas, abajo una taberna más informal, de carta variable y precios comedidos y arriba una sala más elegante, de cocina más elaborada y precios más altos.

El restaurante toma el nombre del mercado más antiguo de Palermo y elabora una cocina italiana original que se sale bastante de los platos más clásicos.

Así como la planta de Taberna es agradable y una buena opción para tomar unas tapas diferentes, la planta de restaurante falla en su planteamiento. No es que la cocina sea mala, todo lo contrario, las pastas son estupendas, los platos son originales y las raciones son abundantes. No es que el servicio sea malo, son atentos y correctos. No es que los precios sean exagerados, al contrario son razonables y ajustados.

Entonces, ¿qué es lo que falla?

Mercato Ballaró está planteado como un restaurante íntimo, sin embargo no lo consigue sobre todo por sus graves problemas de acústica y es que el ruido hace imposible mantener una conversación sin que puedas culpar a que el local esté lleno o a que el resto de comensales sea especialmente bullicioso.

Por este motivo voy a dejarle en una valoración de 6 sobre 10.

fjredondo.com/blog/index.php/decalogo-del-buen-restaurante-aplicado-...

etiquetas: , ,

New York Burger

+34 917 70 30 79

Calle San Germán, 5 <m> Santiago Bernabeu 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 666 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Aspirante al título de Mejor Hamburguesa de Madrid

me encanta, uno de mis favoritos

Hasta hace unos pocos años el trono de las mejores hamburguesas de Madrid era indiscutible y se lo llevaba Alfredo´s, sin embargo han surgido unos cuantos locales dispuestos a arrebatarle ese trono y a limpiar el nombre a estos filetes de carne picada.

Uno de estos restaurantes pretendientes al título de la mejor hamburguesería de Madrid es el New York Burger. que se encuentra en la zona norte de Madrid, muy cerca del Bernabeu y de la Plaza de Cuzco.

Relativamente nuevo, abrió en abril del 2009, apostó desde sus inicios por ser un local sin humo y poco a poco fue ganando popularidad y a llenar a diario, doblando mesas los fines de semana, lo que demuestra que cuando un sitio es bueno a la gente no le importa que esté prohibido fumar.


Acaba de cumplir dos años y lo celebró haciendo las cosas a lo ¡Grande!, para quién se atreva ofrece una super hamburguesa de 500 grs. (14,90 €), así como un postre anti-régimen, cheescake de dulce de leche (4,95 €).

TIPO DE COCINA.

Obviamente, al New York Burger se acude a comer hamburguesas. Su carta con dieciocho variedades de hamburguesas es todo un guiño a la ciudad de Nueva York tomando nombre de los barrios y lugares más emblemáticos de esta ciudad. Desde la más sencilla denominada como el propio local, New York Burger (con lechuga, tomate, cebolla a la brasa y pepinillos) a la españolizada, Quinta Avenida (con jamón serrano, tomate al horno y queso manchego) pasando por Queens, Bronx, Harlem, Brooklin, Soho o Central Park.


Y, ¿qué hace a estas hamburguesas especiales? No hay recetas mágicas, el secreto, según explican, es la calidad de la carne. Madurada por ellos mismos, picada diariamente en la cocina y aliñada con una receta secreta. El punto definitivo lo pone el aroma a brasas que les da su horno de carbón, frente a otros locales donde las hamburguesas se preparan a la plancha.

AMBIENTE Y DECORACION.

New York Burger sorprende desde fuera por ser un local de ventanas amplias, casi como si se tratase de escaparates, por lo que el casi siempre repleto interior se puede ver a la perfección.

El local está dividido en dos salas situadas una a nivel de calle y otra en la planta sótano.


El ambiente del restaurante es de estilo moderno, sencillo y acogedor. Mesas algo juntas a cuadros blancos y rojos, sillas blancas, paredes blancas y de ladrillo visto y cuadros de la ciudad de Nueva York. El ambiente un tanto ruidoso cuando está lleno, el precio del éxito.

La cocina queda a la vista lo que le da un punto de confianza en la calidad de su producto, la limpieza de sus instalaciones y la confianza en su personal.

Un detalle, no os perdáis el se amaños del baño. El único que realmente te seca las manos, los brazos y lo que le pongas por delante.

SERVICIO.

Servicio joven, informal pero atento y eficiente. No se cansan de repetir la cantinela sobre el punto de la carne, el tipo de pan y el acompañamiento de la hamburguesa y además lo respetan. Sirven rápido, pero sin atosigar para poder doblar mesas, aunque tampoco es un sitio recomendable para hacer sobremesa de café, copa y tertulia.

CARTA.

La carta imita una hoja del ficticio periódico “New York Burger Times” con sus secciones: entrantes, ensaladas, carnes a la brasa y las hamburguesas.

Los entrantes los esperados, jalapeños (6,80 €), fingers (6,90 €), aros de cebolla (6,50 €), nachos con guacamole (9 €).

La oferta de entrantes se completa con cuatro tipo de ensaladas (6,50 a 6,90 €).

Si por alguna extraña razón no quieres tomar hamburguesa hay cuatro tipos de sandwiches (pavo, pollo y jamón york) y un enorme hot dog (entre 6 y 8€). Además otras carnes a la brasa (costillas, steak o pollo).

Y por supuesto, las hamburguesas:


La primera tarea es elegir el tamaño entre la pequeña de 160 gramos (por 7,90€), la mediana de 250 gramos (por 9,90€) y la grande de 360 gramos (por 11,90€) o la especial aniversario XXL de 500 gramos (por 14,90€).

A continuación hay que decidirse por el tipo de pan entre el pan de hamburguesa tradicional, coronado con semillas de sésamo, o bien con el nuevo pan rústico, más firme y aderezado con semillas de amapola. Yo os recomendaría este último, el que menos se desmorona cuando empieces a hincarle el diente a tu hamburguesa.

La tercera tarea es elegir cuál de ellas basandote en los ingredientes que acompañarán a la hamburguesa dentro del bocadillo; desde los más normales (tomate, lechuga, queso, …) a otros más originales (guacamole, miel, salsa de arándanos, setas, …).

Cuarta tarea, el punto de la carne: casi crudas, poco hechas, al punto o muy hechas.

Y por último, los acompañantes en el plato: ensalada de col, patatas fritas o patata asada. En el caso de la patata asada tienes otra tarea más: con mantequilla o con queso philadelphia.

Una tarea agotadora hasta que tomas carrerilla para pedir una Broadway mediana al punto con pan de semillas de amapola y patata asada con queso philadelphia.

Para rematar la

etiquetas: ,

DiverXO

+34 915 70 07 66

Calle Padre Damián, 23 (Hotel NH Eurobuilding) <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 559 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

La personal forma de cocinar de David Muñoz

me gusta

Suelen decir que cuando acudes a un sitio con las expectativas muy altas, casi siempre acabas decepcionado. No es el caso, yo soy de los que piensan que para dejarte más de 60 euros en una cena, además de que el sabor sea excelente, le pides cierto grado de sorpresa, además de comer bien quieres que te sorprendan, que te sirvan algo que no hayas probado nunca y que te deje casi con la boca abierta. Y en este sentido DiverXO lo logra. La cocina de David Muñoz es original, imaginativa, trabajada y DELICIOSA. Cuesta ponerle peros. Hombre, son platos de los de “exquisitos pero escasitos” y quizá en algún plato me quedó la sensación que alguno de los ingredientes no aportaba nada al sabor por la mínima presencia que tenía (por ejemplo el alioli del Chill Crab era una gota, sin exagerar).
Sobre la composición del menú, eché en falta algún plato de carne, en un menú de cinco platos salados: mejillón, merluza, txangurro, gamba y setas. Pero de carne nada.
Otra pega para los aficionados al “maridaje” de platos y vinos es que el secretismo del menú te impide elegir de antemano, ni siquiera poniéndote en manos del sumiller que tampoco conoce exactamente lo que llegará a tu mesa (a nosotros nos preguntó si comíamos liebre y atún crudo y luego ninguna de las dos cosas nos fue servida). Como personalmente no soy muy maniático en este sentido, tampoco supuso gran problema para mi.
En muchos sitios critican el servicio de sala, a mi francamente me pareció correcto, es cierto que es joven e informal, pero la atención, presentación y explicación de los platos es espléndida, aunque dentro de que hay seis personas de sala e indistintamente se alternan, siempre hay quien le pone más entusiasmo que otro, pero en general, ninguna queja.
Sobre el tema de las reservas, lo comentado, es complicado conseguirlas, pero se me ocurren pocas alternativas para mejorar su gestión. Se agradece que llamen para confirmar la reserva hecha (sobre todo teniendo en cuenta que pasan 30 días desde que la haces hasta que vas), pero creo que con una llamada es suficiente. Si te van a dejar plantado da igual llamar una vez o veinte veces.
En cuanto a la prohibición de tomar fotografías y el hecho que no te den el menú que comiste, en mi opinión le perjudica más de lo que le favorece. Son platos muy vistosos y esa publicidad gratuita que los clientes le damos yo creo que sólo ayuda. Tanto empecinamiento en impedir que se publiquen fotografías al final lo que consigue es algún comensal encabronado.
Puesto a buscarle algún defecto más o más bien digamos cosas mejorables podría decir que unos pocos minutos de relaciones públicas de David no le perjudicarían. Aunque su lugar de trabajo sea la cocina. También, una cortesía final invitando al café, té o algún licor siempre te dejan un mejor recuerdo de la atención recibida.
¿Repetiría en Diverxo? Sí, sin duda, pero lo que de verdad me encantaría es colarme en la cocina y verles trabajar, tiene que ser un espectáculo tan gratificante como degustar sus platos.
Un último detalle, el aumento del precio de los menús me parece exagerado. Es posible que estuviese muy ajustado y necesitase una revisión al alza, pero subir un menú 40 euros (más de un 40%) de golpe y sin variar en nada la composición del mismo me deja la sensación de que tanto premio y tanta popularidad se les ha subido a la cabeza. Saben que tienen demanda y están dispuestos a exprimirla. ¿A vosotros no os queda una sensación parecida?

Por cuestiones de espacio, la opinión completa en:
fjredondo.com/blog/index.php/decalogo-de-un-restaurante-especial-apl...

etiquetas: , , ,

El Rancho Asador Argentino

+34 911 01 03 00

Paseo de los Melancólicos 77 <m> Pirámides 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 124 personas

ver más restaurantes de carne en Madrid

Excelente restaurante para amantes de la carne

me encanta, uno de mis favoritos

El Asador Rancho Argentino es un muy buen restaurantes para amantes de la carne. Hay gran variedad de cortes típicos argentinos, aunque a los carnívoros yo les recomendaría el 'rib eye' completo al punto, seguro que les convencerá por su ternura y sobre todo por tener sabor a res y no a mero frigorífico. La carta es variada, lo que es un detalle para aquellos que no sean demasiado carnívoros. Pero no nos engañemos, aquí lo que les sale bien es la carne a la parrilla, el resto de opciones, aunque bienintencionadas baja el nivel. Brochetas, Verduras a la plancha y pescados no están a tanta altura, cosa normal.

El servicio excelente, suficiente para atender incluso en los momentos de mayor aforo, profesional, correcto, nada que alegar.

La decoración agradable, moderna pero no vanguardista, elegante pero no recargada. Mesas con separación suficiente y salones diferenciados.

Desde el punto de vista empresarial, admirable: Intenta abarcar el mayor número de clientes potenciales posible, aprovecha perfectamente las oportunidades de los medios y redes sociales (webs, twitter, facebook, ...), intenta fidelizar a su clientela mediante promociones, descuentos o sorteos,... Un ejemplo para estos tiempos de crisis.

Le doy 8,5 sobre 10.

Por problemas de espacio, opinión completa en:

fjredondo.com/blog/index.php/un-restaurante-para-carnivoros-asador-e...

etiquetas: , , ,

Restaurante Viavélez

+34 915 79 95 39

Avenida del General Perón 10 <m> Estrecho 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 273 personas

ver más restaurantes asturianos en Madrid

Excelente restaurante

me gusta

Viavélez es una taberna-restaurante que aterrizó en Madrid en el año 2007 de la mano de un reputado chef, Paco Ron, quien había triunfado años antes en la localidad asturiana del mismo nombre, donde consiguió una estrella michelín, siendo el primer restaurante de aquella comunidad en conseguir este reconocimiento.

Empecemos por la nota: Le doy ocho y medio sobre diez (para que luego me llamen exigente, gruñón, quisquilloso, tragaldabas y cosas peores). En general este restaurante ha cumplido con lo que yo buscaba a la perfección, por ponerle algún pero, el precio. No es precisamente barato, aunque tampoco tan caro como otros de similar o peor nivel.

Viavélez es taberna y restaurante. En el piso superior está la taberna, con unas pocas mesas, taburetes altos, decoración moderna y recorrida por una barra circular en la que se sirven pinchos, canapés, brochetas, guisos algo más elaborados que una taberna de barrio y algo más sencillos que la carta del restaurante, aunque algunos de los platos se repiten (a precios más reducidos en la taberna), por lo que una opción muy recomendable si os apetece probar algo en particular sin que la cartera eche a temblar es visitar la planta superior de Viavélez. Además en verano tiene una terraza en la calle agradable, aunque algo pegada a la carretera en una zona con bastante tráfico.
En la planta baja está el comedor, pequeño, con capacidad para 28-30 comensales.
La decoración algo minimalista y un poco fría, paredes color hueso desnudas, sin cuadros ni otros adornos, tan solo una pequeña vitrina con una vajilla decorada. Las mesas están suficientemente separadas, lo que confiere bastante intimidad. Iluminación tenue, pero sin ser oscura. Mesas bien vestidas, manteles marrones, servilletas de tela y con cierto toque de elegancia sin estar recargado.

Al ser una sala pequeña, no hay posibilidad de que haya zona de fumadores y zona de no fumadores diferenciada. Sólo podía ganar uno y ha sido ... NO fumadores.
La sala completa del restaurante es para No fumadores, en la taberna de la planta superior, en cambio, sí está permitido fumar.

El servicio fue profesional, cercano y agradable. Dado que sólo estaban ocupadas tres mesas, se bastó una persona sola para atendernos sin problemas, quiero imaginar que cuando la ocupación es mayor hay más personal de sala.
Cambio de cubiertos con cada plato, diferentes tipos de vajilla, siempre de corte moderno, pero funcional (nada de cubiertos imposibles y platos incómodos) copas adecuadas al tipo de vino que se ofrecía, ... impecable.
Las explicaciones con los platos adecuadas, presentaba el plato con su composición sin agobiarte con largas explicaciones sobre su preparación, a no ser que las pidieses, en cuyo caso las daba con el entusiasmo del que está orgulloso de su trabajo.
Conclusión:
Bien es verdad que yo salí muy satisfecho, que me encantó lo que comí, que el servicio fue impecable, que el entorno y la decoración eran elegantes sin ser recargados, ... pero, hoy por hoy, cuesta pagar ese precio por sabores clásicos y platos tradicionales, aunque tengan ese punto personal que les da el buen hacer de Paco Ron. Parece que para dejarte más de 60 euros en una cena además de que el sabor sea excelente, le pides cierto grado de sorpresa, además de comer bien quieres que te sorprendan, que te sirvan algo que no hayas probado nunca y que te deje casi con la boca abierta.
Creo sinceramente que de los restaurantes de “alta cocina” que he visitado en los últimos años ha sido donde mejor he comido, sabores excelentes, raciones generosas, buen servicio, ... repetiría con gusto. Yo desde luego lo recomiendo a todos los que puedan permitirse el lujo de dejarse 70-80 euros por cabeza en una comida o una cena.

Por problemas de espacio: Opinión completa en fjredondo.com/blog/index.php/decalogo-de-los-restaurantes-especiales...

etiquetas: , ,