92 sitios, 11 seguidores, 11 descubiertos, 599 visitas

Pello

Hermandad De Pescadores

+34 943 64 51 40

Zuloaga Kalea, 12 Hondarribia, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Hondarribia

La mejor sopa de pescado del mundo

me gusta

Muy sugerente el título de la entrada, ¿verdad? Pues no lo digo yo sólo, si no la prensa nipona, los cuales de gastronomía saben un rato, y más aún, de sopas. Pinchen el enlace y compruébenlo también ustedes mismos. El lugar que ofrece esa maravilla es muy particular, como no podía ser de otra manera: La Hermandad de Pescadores ubicado en la inigualable por su belleza Hondarribia. Allí lleva desde 1938 este lugar situado en el popular arco de la Hermandad en el centro de la ciudad, bajo las órdenes del popular Iñaki Bergés, el cual comenzó como cocinero en el barco en el que durante 15 años salía a pescar.

Lo primero a destacar de la cocina de este lugar es su completo respeto hacia el producto y que en todo momento impera la filosofía de lo tradicional. De hecho, el lugar es realmente antiguo, puesto que, si bien en 1938 empezó a ofrecer comidas, su origen data, nada más y nada menos, que de 1361 cuando los pescadores levantaron este local para guardar sus aparejos y redes. En definitiva, se trata del más antiguo de los edificios extramuros de Hondarribia. Ambiente tradicional que se refuerza más, si cabe, por el atuendo que llevan las camareras, que no es otro que el típico traje de pescadoras.

Fue un menú simple a base de dos platos, pero vaya par de joyas. Primero, cómo no, la famosísima sopa de pescado de la casa, que como bien nos explica su propietario no tiene misterio alguno, pero precisamente ahí radica el misterio en muchas ocasiones. Se hace como toda la vida en base a una receta tradicional y con buenos pescados para obtener un resultado fantástico. Tan fantástico que para muchos comensales se trata de la mejor sopa de pescado que han degustado nunca.

Y a continuación el príncipe de los mares: rodaballo a la parrilla. Nunca puede defraudar tal tesoro marino regado con una salsa excelentemente ligada. Cuando la profesión se convierte en arte, como es el caso, poco más hay que añadir. Sobran las palabras. Maravilloso.

De la misma manera, en el postre se aprecian las manos de grandes reposteros, como lo demostraron en la elaboración de un postre tan delicado como la panchineta. Para los menos avanzados en el conocimiento de su existencia, les comento que se trata de un postre típico del País Vasco, el cual se prepara con un hojaldre y se rellena con crema hecha de huevo, harina y azúcar. Después se mete todo en el horno espolvoreado con almendra, para que se pueda saborear bien caliente. Un auténtico lujo. Y si se acompaña con un helado de canela, miel sobre hojuelas.


¿Amantes de la tradición? No lo duden. Esta es su casa.


Última visita: 21/10/18
Web del restaurante
Ver ubicación

Zuloaga kalea 12,
20280 Hondarribia
Gipuzkoa

(+34) 943 64 27 38

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/12/la-mejor-sopa-de-pescado-del-mu...

Real Golf Club de San Sebastián

+34 943 51 58 45

Chalet Borda-Gain. Barrio Jaizubia Hondarribia, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 2 personas

ver más campos y clases de golf en Hondarribia

Delicadeza gastronómica en el más bello paraje

me gusta

¡¡Hoy nos vamos de boda, sí señores!! ¿Qué mejor que un gran homenaje gastronómico en la celebración de un evento tan especial? Pues para ello nos dirigimos al exclusivo y diferente Real Golf Club de San Sebastián, cuya ubicación no se halla en la Bella Easo, si no en una hermosísima villa que poco le tiene que envidiar, que no es otra que Hondarribi. En dicho lugar en un caserío emblemático (Borda-Gain) situado en las faldas de Jaizkibel, el cual en la década de 1960 fue remodelado para acoger al Club de Golf nos esperaba con todos sus encantos gastronómicos su capitán, Jon Marie Grao Crespo.

Evidentemente tratándose del evento que se trataba, el comienzo no podía ser otro que un cocktail de bienvenida, en el cual no faltó de nada. Entre los aperitivos fríos habría que destacar el foie en canapé de tostadita, el taco de pulpo, las gildas de anchoa y los diferentes makis, sashimis y nigiris, entre muchos otros. Entre los aperitivos calientes también hubo un buen festín: croquetitas, crujiente de puerro y fideuá, buñuelo de morcilla, tempura de trigueros, gambas fritas... Y todo ello, con el lujo de poder disfrutar al mismo tiempo de la espectacular bahía de Txingudi y Hendaya. Ahí es nada.

Entremos en materia. Para comenzar un inolvidable crujiente y fluido de txangurro con perla de vieira, sopa de almejas y ensalada de txipiron crujiente con aliño de pipa. Igual de suculento que su denominación lo hacía indicar. Cuando todos los elementos que componen el plato son de calidad primorosa, se obtiene una sinfonía mágica.

Sigamos. ¿Qué les parece ahora un pescadito? ¿Fenomenal, verdad? Pues para deleitarnos, la reina de los mares: merluza de pintxo a la bretona con gambas al cebollino silvestre. Salsa bretona; magnífica idea. Este tipo de salsas a base de crema de leche, mantequilla y un poco de vino blanco maridan perfectamente con el pescado. Bravo.

Antes de pasar con la carne, nos merecemos una pequeña tregua para asentar perfectamente todo el conjunto de sabores paladeados, y que mejor para ello que el típico sorbete, si bien en este caso era singular por su gusto, motivado por sus ingredientes: sorbete de limón con majao de menta y flor eléctrica. Términos nuevos para mí, ambos dos. El primero, simplemente, machacar la menta. Y el segundo tiene más enjundia: se trata de una flor originaria de Brasil y de Perú, cuyo nombre debe a ese extraño hormigueo que produce en el paladar. Increíble el juego que puede dar un sorbete. Maravilloso.

Ahora para los más ansiosos carnívoros llega su trance gastronómico más emotivo. La carne en la mesa. Nada más y nada menos que un solomillo Rossini. Al igual que la salsa bretona, el origen igualmente se debe a la inigualable cocina francesa. Basta con saltear en una sartén con mantequilla dicho solomillo cubierto con una rodaja de foie gras pasada unos segundos por la sartén. A continuación se sirve sobre una rebanada de pan ligeramente frita en mantequilla y se acompaña de unas trufas laminadas regadas con una salsa a base de vino tinto y tenemos esta auténtica maravilla.

Finalmente, un ambicioso dulce para redondear un sueño gastronómico hecho realidad. Bizcocho cremoso de canela con helado de avellana y crema de pistacho. Esta vez, sin lugar a dudas, el éxito del postre estaba en la elección de los elementos. Canela, avellana y pistacho son la familia perfecta. Excelente.

El Real Golf Club de San Sebastián el lugar donde sus sueños gastronómicos se hacen realidad.

Última visita: 20/10/18
Web del restaurante
Ver ubicación Longitud: 1º 49’ 36’’ Oeste Latitud: 43º 20’ 16’’ Norte

Chalet Borda-Gain
Barrio Jaizubia
20280 Apdo. 6.
Hondarribia (Guipuzcoa)

943 61 68 45

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/12/delicadeza-gastronomica-en-el-ma...

Restaurante La Arboleda

+34 942 87 19 93

Calle de los Ardigales, 48 (Castro-Urdiales) Castro-Urdiales, Cantabria , España

guardado por 3 personas

ver más restaurantes de pescado en Castro-Urdiales

Lo mejor del mar con desbordante simpatía

me gusta

Hoy visitamos la villa marinera por excelencia, que no es otra que la preciosa Castro Urdiales en Cantabria. Allí nos espera el amabilísimo propietario del lugar, Santos Guerrero, que nos encontró un hueco cuando el establecimiento estaba completo. Gran detalle. El nombre sorprende un tanto: La Arboleda, pero tiene su explicación. Él es originario de dicho pueblo, y bien orgulloso que está, como lo demuestra con gran pasión con todas las fotografías del Athletic, que cuelgan sobre las paredes. Les recomiendo encarecidamente que si se trata de fin de semana, no duden en reservar previamente, dado el tamaño reducido del local. Es uno de los pequeños peros que se le podría poner. Espacio limitado, por lo que las mesas se encuentran muy juntas, y eso nos lleva a participar en conversaciones ajenas, si somos demasiado sociables.

Si es cierto que el restaurante no es de un lujo desmesurado, sino todo lo contrario, dicho pequeño déficit se suple con creces gracias a la ya comentada colaboración de todo el personal del restaurante, el cual en todo momento va guiando al comensal en la elección del mejor pescado fresco. Uno se siente como en casa, algo que por otra parte, no sorprende, porque su ubicación ya invita a ello. Su ubicación se encuentra en una de las zonas más animadas de la villa, siendo el local una extensión de dicha calle, habida cuenta de su facilidad para acceder al recinto. Por tanto, local modesto, pero el trato es tan cercano, que uno enseguida se olvida de todo ello.

La velada gastronómica comenzó con unas rabas de calamar frescas. Resultaron espectaculares. Y todo ello, por dos motivos; por un lado, el producto era de primerísima calidad, y por otro, la elaboración tenía su truco. La fritura era de una precisión exacta. 18 segundos, ni más ni menos, de modo que la cantidad de aceite brillaba por su ausencia.

Para el otro entrante, decidimos inclinarnos por el capítulo de los mariscos. En este caso humilde, pero realmente sabroso. Vieiras a la brasa. Nuevamente, materia prima insuperable y de la zona, principal característica por la que se reconoce La Arboleda. Excelente.

Y como plato principal, ¿quién va a hacer ascos a un besugo a la plancha? Todo OK. Sus patatas panaderas, cebolla, salsa a base de aceite y vinagre... Una vez más un pescado de la zona, al que le saben sacar el máximo partido.

Finalmente, el postre estrella de la casa: torrijas flambeadas con chinchón seco de 74º. La textura y el sabor del dulce, de matrícula. Quizás hubiera quedado mejor sin flambearlo, porque ya de por sí el dulce era estupendo, y el alcohol le otorgaba un amargor innecesario, motivado por el que se quemara la canela que coronaba la torrija.

Dos logros en uno es lo que nos ofrece La Arboleda: sentirse feliz y poder degustar los mejores productos del mar. Ahí es nada.

Última visita: 13/10/18
Web del restaurante
Ver ubicación

C/ Ardigales Nº48
39700 Castro Urdiales

942 87 19 93

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/11/lo-mejor-del-mar-con-desbordant...

Casa Salvador

+34 961 72 01 36

Avenida de Estany de Cullera, s/n Cullera, Valencia provincia, España

guardado por 24 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Cullera

La mejor paella según Ferran Adrià

me gusta

Sí, lo dijo el mismísimo Ferran Adrià. Palabras textuales del mago de los fogones: "el mejor plato que se podía comer en España era una paella en Casa Salvador". Y es, precisamente, el lugar que se encuentra en la playera Cullera, el que visitamos en el día de hoy. Desgraciadamente, hay que lamentar el reciente fallecimiento de Salvador Gascón, el alma máter del restaurante en el cual llevaba trabajando 66 años ininterrumpidamente, tras ponerlo sus padres en marcha. Ahora la tercera generación ya está al mando. Los hermanos Concha y Juan José cuidan todos y cada uno de los detalles.

Tema comedores. Si tienen oportunidad, escojan, sin duda, la terraza, donde podrán disfrutar de un paisaje maravilloso y huir de la contaminación acústica de los comedores interiores. La situación, como les comentaba anteriormente, es inigualable. Se encuentra junto a L’Estany de Cullera, una laguna de agua dulce, la cual desemboca en el mar en la que se han formado unos viveros de abundante pesca. En definitiva, se trata de un lugar apacible y tranquilo, además de que goza del privilegio de paraje protegido, libre de edificaciones, conservando aún virgen la naturaleza del paisaje.

Para empezar, qué mejor que unas sabrosísimas gambas rojas de Denia. Pues sí. Tuvimos el placer de saborear una de las joyas del Mediterráneo. Está catalogada por muchos, junto a la gamba de Palamós, como la mejor de España. Su explicación no es otra que lo enormemente jugosa que es, gracias a la concentración de yodo y sal que posee dicho producto.

Y a continuación, el plato que no podía faltar, la paella. En esta ocasión nos decantamos por una paella de Cullera (qué menos que rendir homenaje a la villa en la que nos hallábamos). Consistía en arroz acompañado de un filete de salmonete, figatells de escorpa, langostinos y chopito. Por si alguno desconoce lo que son los figatells, como le sucedió a un servidor, les informo; se trata de unas pequeñas hamburguesa que se elabora con la carne más humilde del cerdo: el tocino magro y el hígado. En este caso de escorpa o cabracho. Abundantísima paella y en su punto. Bravo.

Finalmente, un pequeño hueco para el postre, pero con la idea de ir pudiendo aligerar nuestro estómago. Y lo mejor, como no podía ser de otra manera, un helado de fresa casero. Tierra valenciana, tierra de helados. Lo demostraron, vaya que sí.

Si quieren visitar el palacio del arroz, no lo duden y acérquense a Casa Salvador. Lo agradecerán.

Última visita: 28/08/18
Web del restaurante
Ver ubicación Longitud: 0º 23’ 35" Latitud: 39º 12’ 94’’

Carrer Accés a l'Estany
46400 Cullera, (Valencia)

96 172 01 36

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/10/la-mejor-paella-segun-ferran-ad...

La Tana

+34 968 56 34 25

Paseo de la Barra 3 Cabo de Palos, Murcia provincia, España

guardado por 27 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Cabo de Palos

Lo mejor del mar en el lugar más especial

me gusta

Binomio turismo y gastronomía en el día de hoy. Poder disfrutar de un ambiente marinero con unos alimentos de extremada calidad es un lujo que está al alcance de muy pocos. Y eso es, precisamente, lo que nos ofrece el restaurante La Tana en Cabo de Palos en la provincia de Murcia. Una variedad inmensa de pescados y mariscos, acompañados de todo tipo de arroces que uno tiene la opción de poder degustar en alguna mesa situada junto a la balconada, la cual da directamente al acceso del puerto de Cabo de Palos.

Esa sencillez y cocina tradicional se traslada a todo lo que se refiere a la gastronomía, que, sin lugar a dudas, se explica por sus orígenes humildes. Estos se remontan a principios del siglo pasado, cuando sus antiguos propietarios se afincaron en Cabo de Palos y abrieron las puertas de una tienda de comestibles, para a partir de los años 50 convertirse en una especie de bar, casa de comidas y casino musical, siempre teniendo presente la filosofía de la humildad, dado que en dicha época la mayoría de los habitantes de la zona eran pescadores con unas economías más que ajustadas. Finalmente, en 1965 y con el boom del turismo, se convirtió en el actual reconocido restaurante de vistas espectaculares.

En cuanto a lo gastronómico, muy pocas sorpresas. Nos adaptamos plenamente al guion; los productos del mar debían de ser los actores principales. Así que, comenzamos con una especialidad y sugerencia de la casa: calamar frito de Cabo de Palos. Delicias sin misterio. Bravo.

Y a continuación, dos pescados. Primero, un hermoso salmonete, como no, también de Cabo de Palos. Un servidor es un seguidor nato de este pescado, y siempre que se le presenta la más mínima oportunidad no duda un instante en escogerlo ¡¡Es tan difícil encontrarlo sobre los manteles de nuestra gastronomía!! Esta vez lo encontramos y lo disfrutamos.

En cuanto al segundo pescado, el representante fue otro de los grandes de la zona: lubina, pero en este caso, de una zona geográfica aún mayor. Su localización recogía todo el Mar Menor. Bien acompañada de unas sabrosas patatas panaderas y verduras de la riquísima tierra murciana.

Y así de contentos, felices y bien alimentados nos retiramos a nuestros aposentos a descansar. Si ustedes también quieren vivir la misma sensación, La Tana les espera.

Última visita: 26/08/18
Web del restaurante
Ver ubicación

Paseo de la Barra, 3
Cabo de Palos
30370 - Murcia

968 563 003/ 968 563 425

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/10/lo-mejor-del-mar-en-el-lugar-ma...

Restaurante Trinquete

+34 948 41 31 05

Calle Trinquete 1 bis Tudela, Navarra , España

guardado por 13 personas

ver más restaurantes navarros en Tudela

Mágico tributo a su majestad la verdura

me gusta

Hoy estoy seguro que les voy a sorprender, tanto por el lugar como por lo que degustamos con gran placer. El lugar es mágico; se trata del restaurante Trinquete en Tudela, donde la verdura es religión. Es tanta la admiración que le procesan, que hasta les dedican un congreso y unas jornadas gastronómicas donde entregarse a la cocina verde. Y aquí en el Trinquete se han valido de la sabiduría horticultora de Manolo, para que llegue la mejor verdura directamente del huerto al plato, y a continuación su hijo, el chef, elabore las mejores recetas.

Y esta es la segunda parte de la sorpresa: Trinquete es un restaurante que prácticamente sólo ofrece verduras, frutas y hortalizas de temporada, las cuales provienen directamente de la cosecha del mencionado Manolo ¿Propuesta muy arriesgada y sorprendente, no les parece? Ofrecer un menú degustación innovador formado por ochos platos dedicados a la vasta y rica huerta de Tudela tiene un mérito increíble, y si además se hace con éxito, más aún. Se deben doblar las capacidades, no sólo hay que dominar los fogones, sino el conocimiento de la tierra debe de ser el máximo. Enhorabuena.

No nos dilatemos más y demos paso a su majestad la verdura. Empezamos con un exquisito carpaccio de calabacín con nube de Idiazabal, aceite arbequina y sal de algas. Esas finísimas láminas de calabacín con un suave queso de Idiazabal son el matrimonio perfecto.

Más. Tomate feo de mi huerto con toques de huerta de mar y tierra con aliño de Manolo y algas atlánticas. Mi querido, Manolo, el tomate de feo, nada. Vistoso, bien presentado, con un tamaño de órdago y un sabor penetrante y continuo.

Seguimos. La sorpresa de la jornada, sin duda: cuajada de borraja veraniega a base de crema de patata y sal de algas. Admiración y fascinación que alcanzó su punto álgido cuando vimos que había que romper la crema que sellaba el envase de forma natural, para poder saborear la humilde y muchas veces ninguneada sabrosísima borraja.

A continuación homenaje a la cebolla. Un guiño a la cocina asturiana, donde en muchas localidades dicho producto es sagrado, permitiéndose el lujo de rellenarlas. Aquí no se rellenaron, si no que se plancharon en sus propios jugos. El resultado, al igual que en Asturias, si bien con otro modo de elaboración, soberbio. Mis felicitaciones.

Momento ahora de repetir con el tomate, eso sí, dándole más posibilidades: tomate asado al sarmiento coronado con cristales verdes sobre pan de ajo tostado y aceite Arbosana. Resumiendo, podríamos catalogarlo como una tosta, pero evidentemente, con unos toques innovadores notables. Bravo.

Los momentos más salados llegan a su fin, pero no así el de la verdura. La degustación de los platos, obviando el postre, terminó con la verdura hecha huevo, el cual era de sus gallinas sobre lecho de crema de hongos. Un plato realmente redondo para rendir el merecido homenaje a la verdura. Y es que sí los huevos y los hongos son de calidad, el resultado no puede ser otro que el óptimo.

Y como colofón, sin abandonar en ningún momento las hortalizas, pero cambiando de tercio, llegamos al momento dulce. Seguro que ya tienen todos en mente una de las más dulces. Si pensaron en la calabaza, hicieron pleno, dado que degustamos un botín de calabaza dulce asada con sus pepitas. En caso que me advirtieran de que se trataba de un postre clásico al uso, me lo hubiera creído, a pies juntillas. Delicioso.

Si quieren observar cómo se saca el mayor de los partidos al producto de la tierra con mimo, talento, cariño e imaginación, no lo duden, el restaurante Trinquete jamás les va a defraudar.


Última visita: 29/08/18
Web del restaurante
Ver ubicación

Calle Trinquete, 1BIS
31500 Tudela, Navarra

34 948 413 105

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/10/magico-tributo-su-majestad-la-v...

La Peora

+34 689 31 95 87

Calle Cartagena, 15 Los Alcázares, Murcia provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes tapas en Los Alcázares

Convivencia de la sencillez y lo moderno

Pello lo descubrió en octubre de 2018

me gusta

Continuamos en un lugar asomado al mar, como es Los Alcázares, para saborear una vez más productos exquisitos de la geografía murciana. Esta vez nos inclinamos por visitar un local moderno, llamado La Peora. Y la modernidad no se limita únicamente al local, sino que se extiende también a su comida, que es vanguardista e innovadora. Creatividad y originalidad a disposición del comensal más relajado o más atrevido, según sean sus apetencias, puesto que existe la opción de probar los distintos platos, bien en la barra de forma más desenfadada, o bien en el comedor propiamente dicho.

Hablando de desenfadado, el trato del personal es realmente desenvuelto y divertido, sin llegar a ofender en ningún momento, algo que suele suceder en muchas ocasiones en estos casos. Evidentemente, esto va acorde con la decoración del local, en el cual predomina el color blanco combinado con el color rojo, creando un espacio muy acogedor. La sencillez y lo moderno se dan la mano. Todo fluye en la misma dirección, que es el modo ideal para que el resultado sea el óptimo. Enhorabuena.

El comienzo fue de lo más tradicional, con el fin de catar las bondades de los productos de la huerta murciana. Para empezar, pues, zarangollo, que es un plato típico de productos de huerta (en su caso murciana),​ el cual consiste en un revuelto de huevo elaborado con calabacín, cebolla y, de vez en cuando, patata. Espectacular y sabroso; aún sigo cautivado.

Decidimos paladear otro entrante más, a raíz de la exitosa experiencia que tuvimos con el primero. Y jugamos a lo seguro, al escoger uno de los platos estrellas de la casa: tartar de gambas. Ya ven, como les anticipado, combinan lo sencillo con algo más moderno. Tartar, por cierto, cuya elaboración fue de matrícula.

En los platos principales no hubo lugar a discusión alguna. Había que combinar carne y pescado. En cuanto al pescado, una de mis debilidades unos magníficos filetes de gallo San Pedro. Este pescado es realmente especial; por su sabor, por su sinfín de denominaciones y por las distintas leyendas que dan origen a su nombre. Pero lo más importante es que si aciertan en su preparación, uno queda muy cercano a alcanzar el éxtasis, como así fue en este caso.

Y en cuanto a la carne, que fue lo último que saboreamos, ya que nuestra voracidad llegó a su fin, un buen solomillo de vaca acompañado de patatas chips para despedirnos con buen sabor de boca. Elección acertada nuevamente. Buena presentación, excelente pieza y muy sabrosa. Más no se puede pedir.

Lo sencillo, lo tradicional y lo moderno, todo en uno es lo que ofrece La Peora. Ese es el camino del éxito.

Última visita: 25/08/18
Web del restaurante (no disponible)
Ver ubicación

Calle Cartagena, 15, 30710
Los Alcázares, Murcia

689 31 95 87

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/10/convivencia-de-la-sencillez-y-lo...

La Tropical

+34 968 57 50 05

Calle de Santa Teresa 66 Los Alcázares, Murcia provincia, España

guardado por 3 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Los Alcázares

Cocina murciana con poso

me gusta

En el día hoy nos acercamos a un lugar que, la verdad sea dicha, ha sido testigo de mil historias, incluso de alguna guerra, puesto que fue fundado en 1936 y empezó funcionando con una curiosa mezcla entre bar y carpintería. Estamos hablando del restaurante La Tropical, ubicado en Los Alcázares, cerca del Mar Menor de Murcia. Negocio en el cual impera el trato familiar, algo que es la esencia del local. Tras iniciar esta noble aventura Carlos Mendez Rubio y María Rosa Heredia, 16 años más tarde, la generación fue avanzando, y son sus hijos José Antonio y Carlos Méndez los que llevan las riendas actualmente.

Además de ellos no podemos olvidarnos tanto del talento del chef Sergio de Gea como del buen asesoramiento de David López. Ellos han conseguido un excelente equilibrio entre los abundantes productos que ofrece el Mar Menor y el deseo de experimentar e innovar que tienen ambos dos. Y por falta de espacios para poder saborear tales exquisiteces no será, dado que además del comedor principal, La Tropical ofrece una barra con pintxos top y una terraza abierta todo el año, que en las noches de verano a partir de una determinada hora se convierte en terraza-bar, para poder ampliar nuestra tertulia gastronómica.

Sin más dilación, vayamos con lo que verdaderamente nos interesa, que no es otra cosa, que lo puramente gastronómico. Primero como entrante, para compartir, unos fresquísimos calamares a la plancha con mayonesa de ñora. Para los desconocedores de la ñora, entre los que me incluyo, les comento que la ñora es una variedad cultivada de pimiento, denominada "bola" en Alicante y Murcia, de las cuales se considera originaria, de pequeño tamaño, forma redonda y color rojo cuando está madura, que se deja secar al sol. Buen maridaje, desde luego.

Dada la zona geográfica en la que nos encontrábamos, los otros dos platos principales también fueron a base de productos derivados del mar. Por un lado, unos magníficos filetes de gallo San Pedro. Este pescado es tan especial; por su sabor, por su sinfín de denominaciones y por las distintas leyendas que dan origen a su nombre. Una de las que más me cautiva, desconozco cuanto de cierta es, es la que cuenta que su nombre común proviene de una leyenda, según la cual su mancha oscura corresponde a la huella de los dedos de San Pedro, quien habría sacado una moneda de oro de la boca de uno de estos peces ¿No les parece maravilloso?

El otro pescado, igualmente, colmó nuestras expectativas sobradamente. Lomo de lubina acompañado de verduritas. Mar y montaña en un plato. Excepcional. Ahora comprenderán ustedes, el porqué de la magia de la huerta murciana.

Y para terminar, y despertar el ser más goloso que existe en cada uno de nosotros, un soberbio brownie de chocolate, que no iba solo. Fresas y diferentes frutos secos adornaban el postre de manera eficaz. Bien.

¿Un poco de pescado en la zona del Mar Menor? Acérquense a La Tropical y degústenlo.

Última visita: 23/08/18
Web del restaurante
Ver ubicación

C/ Santa Teresa, 66
30710 Los Alcázares
Murcia

968 575 005

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/09/cocina-murciana-con-poso.html

Palacio de Elorriaga

+34 945 26 36 16

Elorriaga, 15. (A 2 Km. de Vitoria) Vitoria-Gasteiz, Álava, España

guardado por 3 personas

ver más restaurantes vascos en Vitoria-Gasteiz

Gastronomía en un marco señorial

me gusta

Hoy visitamos un lugar bellísimo a las afueras de Vitoria. Se trata del Palacio de Elorriaga, edificio que data del siglo XVI, siendo testigo de miles de historias, como lugar de cárcel regentada para sacerdotes o refugio durante bombardeos de la guerra civil. Y a partir de aquí, los hermanos Ángel y Ramón Peral deciden restaurar esta auténtica maravilla, hecho que les llevó tres años. Reconstrucción la cual se llevó viga tras viga, como veremos a continuación.

Por ejemplo, se trajeron más de 1500 vigas de roble, procedentes de otros edificios antiguos. Y como curiosidad, dentro del restaurante, si miramos en la parte superior, observamos que se encuentra la primera de las tres vigas de olmo empleadas para la reconstrucción. Todo ello, con el fin de que domine el mobiliario de madera en la sala y queden siempre las vigas visibles, a las que se une unos tonos pastel en las paredes, que quizás dejen el local con una ligera falta de luz.

El comienzo fue más que ilusionante, puesto que se nos obsequió con un aperitivo de la tierra más que acertado: espuma de patata de Araba acompañado con una especie de hojaldre de maíz, que además de vistoso estaba exquisito. Gracias.

A continuación dos platos. Por un lado, huevo a baja temperatura sobre arroz negro y calamares. Materia prima de calidad, lo que, sin lugar a dudas, en un plato que se precie, tiene una importancia máxima. Unido a que la elaboración fue excelente, el plato quedó como su forma, redondo.

Y por otro lado, solomillo de ternera con salsa de trufa y patata torneada. Silencio. El rey de las carnes en la mesa. Máximo respeto. Nuevamente delicadamente elaborado y buen producto, con lo que otra nota elevada en el haber de este dignísimo restaurante.

Hablando de dignidad, acabamos nuestra jornada gastronómica, cual comensal más digno, es decir, con un postre a la altura de las circunstancias. Refrescante de maracuyá con helado de mandarina. Suena tan refrescante como realmente resultó. Buena manera para que poder reposar nuestros jugos gástricos.

Ya lo ven. Gastronomía en un espacio históricamente mágico es posible, y si eligen el Palacio de Elorriaga, más todavía.

Última visita: 22/07/18
Web del restaurante
Ver ubicación Longitud: -2º 38’ 28’’ Oeste Latitud: 42º 51’ 3’’ Norte

Elorriaga, 15
01192, Vitoria

945 26 36 16

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/09/gastronomia-en-un-marco-senorial.html

Atelier

+34 944 42 10 71

Juan Ajuriaguerra, Kalea 8 <m> Moyua 1 2 Bilbao, Bizkaia provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes vascos en Bilbao

Nueva localización, mayores sorpresas

Pello lo descubrió en septiembre de 2018

me encanta, uno de mis favoritos

Pues sí nuestro querido Fernando Canales, auténtico mago de los fogones, tras 25 años de jefe de máquinas de una joya como el Etxanobe, decide trasladar su nuevo sueño Etxanobe al centro de Bilbao, junto a su mano derecha Mikel Población. Comienza la carrera fulgurante del Atelier Etxanobe; el viejo Etxanobe ya es historia, pero dejará sin duda alguna, una huella imborrable en el mundo de la gastronomía. Nuevas inolvidables experiencias gastronómicas nos esperan.

En cuanto al local en sí, el espacio que nos ofrece ahora Canales nos provoca una mayor sensación de relax y confort. Es minimalista, cálido, silencioso y con pocas mesas, con el fin de que no existan elementos externos que puedan impedir que nos centremos en lo que realmente importa, que es la comida. Para no complicarnos y podamos saborear una mayor cantidad de sus obras de arte, sólo se ofrece una única propuesta. El Menú Chef Atelier con Maridaje o sin él. Ahora toca degustarlo.

El festín comenzó con dos aperitivos. Chipirón imitando al pulpo. Una auténtica maravilla. En dicho plato, como nos comentó Fernando, se trataba de imitar las patas de un pulpo, utilizando el cuerpo de un chipirón. No sólo el sabor era exquisito, sino el recipiente, el cual nos pareció una auténtica escultura. Dos artes en uno en el plato.

Nuevamente fuimos todo oídos en el segundo aperitivo: gamba roja del Mediterráneo soasada. Se nos recomendó que comenzáramos a comer la cabeza entera y a continuación el cuerpo ¿Por qué? esta gamba roja del Mediterráneo guarda sus huevas en la cabeza, en vez de hacerlo en el cuerpo, como lo hacen el resto de gambas, de modo que el sabor impactante se concentra en la cabeza.

Momento de los platos principales. Un plato que es un guiño a una de nuestras joyas de la gastronomía, pero con sus modificaciones. Fernando es muy inquieto y siempre va más allá. En esta ocasión se nos deleita con un ajo blanco de trufa con espárragos y gambas ¿Cuáles son las novedades? Como bien sabemos, en Málaga el ajoblanco se elabora con almendra y ajo; pues bien, Canales decide quitar el ajo y en su lugar poner trufa blanca "tuber albidum pico", además de aderezarlo con gamba, espárragos y un falso caviar también de trufa blanca. El resultado, espectacular.

Más sorpresas. Ensalada de bogavante y crema de coliflor. Doble D: delicadeza deliciosa. Una simple ensalada de bogavante, aligerada con una crema de coliflor, acompañada con huevas fabricadas por el propio equipo del restaurante, nos encantó. Pero, claro, de simple nada. Con Fernando todo es complejo. Las huevas eran especiales. Una de ellas elaborada a través de la cabeza del bogavante, y la otra, con yogurt y lima.

¿Y seguir con un bombón qué les parece? no se alarmen; todavía no han llegado los postres. En este caso se trata de un bombón de salmón elaborado a partir de un salmón marinado en casa, a base de tres capas. Una de salmón, otra de pomada de aguacate y la última de crujiente de arroz salvaje. Maravilla. Qué lástima que se saboree en unos pocos segundos.

A continuación uno de los platos gloriosos del antiguo Etxanobe: lasaña fría de anchoas en sopa de tomate. Anchoas marinadas en agua y vinagre sobre una hoja de pasta fresca y tenemos el plato. A priori, no resulta muy embriagador, pero el efecto final es inolvidable.

No abandonemos el mar: ragout de vieiras a la brasa con albahaca. Son vieiras elaboradas a la plancha que, para si cabe, agudicen su sabor a mar, vienen acompañadas de plancton y alga codium. Y aún hay más, señores. Purés de albahaca y espinacas para neutralizar el sabor de dicha vieira. Magnífico.

Estando en Bilbao, no podía faltar su símbolo marino, que no es otro que el bacalao. En esta oportunidad la propuesta de Canales es sobria, fina y ligera: bacalao con berenjena, aceitunas negras y maíz.

Y para finalizar con los pescados, atún. En concreto, atún soasado y espinaca amostazada. Soasado, porque se marina y cocina al momento con mucho calor durante unos pocos segundos. Se acompaña de una especie libanesa llamada sumac provocadora de sensaciones. Finalmente, el plato se acompaña de un puré de espinacas y mostaza, que podríamos catalogarlo, sin el menor atrevimiento, como el wasabi europeo.

Pasemos a las carnes. Hoy pichón para todos. Primero, pichón para comer con las manos. En este plato también hay instrucciones para poder saborearlo de la mejor manera posible. Fernando ha cocinado la patita del pichón a baja temperatura hasta convertirla en una piruleta tiernísima, acompañándola de una tosta de su paté y de una patata transparente y crujiente. Para no romper su creación, comamos con las manos patata, tosta y para acabar, el propio pichón.

La otra modalidad con la que fue presentado el pichón, igualmente, fue un auténtico deleite: pechuga de pichón con trufa. La pechuga estaba verdaderamente sabrosa y nos recordaba a un bocado de foie de pato. Para obtener un maridaje perfecto, qué mejor que una trufa negra como la tuber melanosporum. Magnífico.

Y así llegamos al momento más dulce. Primero, un capricho de flores de hinojo, fresa y tomate. Un postre que además de estar riquísimo tenía dos propiedades: digestiva y dentífrica. Sus aromas ligeros y florales nos ayudaban al proceso digestivo y por otro lado, nos hacía de dentífrico, dado que colaboraba en la limpieza del paladar.

Del siguiente dulce, crema de zanahoria, lima, jengibre y cardamomo en nitrógeno líquido no existe testimonio gráfico, puesto que Fernando nos dijo que se debía saborear inmediatamente, mientras nos iba preparando para la sorpresa final. Postre final que se va degustando, mientras el comensal disfruta de un paisaje a través de unas gafas de realidad virtual. Fernando deseaba que nos adentráramos en una fase más superior de la gastronomía: el Mindfulness de la gastronomía. Disfrute pleno de la gastronomía. En camino está.

Fin de fiesta: ahora ya sí en tres dimensiones, para enamorarnos de una deliciosa panna cotta violeta y yuzu. En realidad, se trata de un homenaje al archiconocido caramelo "pajarita de Madrid" acompañada de una canica líquida de yuzu, cítrico de origen asiático similar a una pequeña naranja, que nos explota en la boca.

Afortunadamente, con los cafés tuvimos otra dosis más de dulce, por si no nos habíamos saciado lo suficiente. Trufas de chocolate espectaculares, llamativas y preciosas mini baldosas de Bilbao y por último, socorridas nueces caramelizadas.

Si desean vivir una experiencia gastronómica única y especial, Atelier Etxanobe es el lugar ideal. En sus manos está el querer vivir una experiencia de este tipo.

Última visita: 25/07/18
Web del restaurante
Ver ubicación Longitud: -2º 55’ 53,256’’ Oeste Latitud: 43º 15’ 55,440’’ Norte

Juan Ajuriaguerra, 8
48009 Bilbao
Bizkaia

944 42 10 71

gastrodisfrute.blogspot.com/2018/09/nueva-localizacion-mayores-sorpr...