197 sitios, 21 siguiendo, 70 seguidores, 36 descubiertos, 3.877 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 3 sitios

El Apartamento

+34 917 55 44 02

Calle Ventura de la Vega, 9 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 107 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

BUENA COCINA EN UN AMBIENTE AGRADABLE

está OK

Cocina tradicional de mercado con algunos toques de innovación ubicado en el barrio de las Letras.

En apenas un año han surgido en esta zona proyectos tan interesantes como Vietnam, Triciclo, Vinoteca Moratín, Ateneo, de Rodríguez & Salas y El Apartamento, que se suma a esta lista de restaurantes informales de precio asequible.

Se ubica en el mismo local en el que estuviera el restaurante italiano La Creazione que frecuentamos con cierta asiduidad y del que tengo un buen sabor de boca.

Será por la nostalgia de La Creazione, de la que aún se conserva una placa en el suelo a la entrada del local, que El Apartamento me resultó un lugar triste, aunque han mejorado su apariencia con tonos claros, más frescos y ambiente hogareño, con dos espacios diferenciados.

La carta ofrece muchos entrantes con la intención de poder compartir y carnes, pescados y postres. La oferta es variada y sugerente. Las raciones son generosas.

Nosotros comenzamos con ½ ración de croquetas de jamón ibérico (6 €) con muy buen sabor y textura fina. Seguimos con ración de rabas fritas con alioli (10 €) con buen rebozado y muy tiernas. Dos fritos bien ejecutados que nos saciaron demasiado.

Los platos principales fueron jarrete de ternera confitado (14,50 €) y presa ibérica con parmentier de parmesano y albahaca (15 €).

El jarrete fue todo un acierto que demuestra el buen hacer de la cocina. La presa ibérica jugosa y en su punto justo. Prefiero una parmentier más ligera con menos protagonismo del parmesano, pero esto es una opinión muy personal.

La carta de vinos es interesante con referencias variadas. Ofrecen la posibilidad de vinos por copas que fue la opción que nosotros escogimos. Una copa de Rioja Altun crianza y dos copas de Priorat Gotes (3 €/ u).

Todos los postres a 5 euros. Opté por el más ligero, mézclum de yogures, correcto pero sin ningún interés, estoy segura que el resto tienen más que aportar como la tarta de zanahoria de la que he leído hablar bien.

Servicio correcto y eficaz.

En nuestro caso acudimos con una oferta del Tenedor del 50%, por lo que la cuenta no pudo ser más atractiva, 35,75 euros. Sin oferta la RCP sigue siendo buena.

Espero que tengan suerte y perduren tantos años como su antecesor.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

La Bomba Bistrot

+34 913 50 30 47

Calle Pedro Muguruza, 5 <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 251 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Madrid

NO SE LE PUEDE LLAMAR COMER MUY BIEN

está OK

Christophe Pais es el chef y propietario de La Bomba Bistro, restaurante inaugurado en junio de 2013 en el barrio de Cuzco, tras un año de la apertura de su hermano menor, La Bomba Rice Bar en Chueca. Además, Christophe está al frente de la web noselepuedellamarcocina.com

Afán de bistró parisino en el comedor, realmente acogedor en tonos rojos, amarillos y ocres; en las mesas, con sus caminos de mesa en cuadros rojos y blancos a juego con la servilleta de tela, vajilla blanca y una sencilla jarrita con un tulipán; y en el ambiente desenfadado, con público mayoritariamente joven (quiero decir de esos jóvenes rozando los 40…) En estas cuestiones, supera a auténticos clásicos como Sacha o Le Comité. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de su carta.

La sección de “Nuestra filosofía” en su web, comienza diciendo: “Nos gusta la mesa, la buena mesa, quizás parezca algo primitivo pero nos gusta comer muy bien y pretendemos dar de comer muy bien en La Bomba Bistrot.”

Y anoche, 8 de febrero de 2014, nosotros no comimos muy bien.

En su descargo, debo decir, en primer lugar, que no tomamos ninguno de sus platos estrella; rape negro individual en llavero con patatas chips (22 euros); “La famosa chuleta Obelix”, 850 gramos de carne para dos personas asada en brasas de encina con patatas triple cocción y pimientos de Guernica (50 euros) o “Le Poulet Rôti du Dimanche”, ave procedente de la granja de los hermanos Rovira (35 euros por persona). En segundo lugar, creo que es más aconsejable ir a comer que a cenar.

Como adelantaba anteriormente, la carta genera incertidumbre. Las entradas más clásicas (ensaladilla rusa, alcachofas fritas, croquetas melosas, ¿calamares a la romana? y butifarra blanca), las entradas más sofisticadas (ostras Gillardeau, tartar de atún de almadraba y ¿ceviche de corvina salvaje?) y las entradas más verdes (verdura a la brasa, ¿ensalada verde? y ensalada fresca de tomate). ¿Arroces? Rescatados del Rice Bar, alguno con productos de temporada como el arroz con pichón que sirven estos días, el ya famoso arroz Berlanga, con una receta de arroz de cocido y arroces del mundo. Carnes, con su destacada “Chuleta Obélix”, tartare de secreto de buey o vaca, costilla de cerdo ibérico, ¿paletilla de cordero?, la omnipresente hamburguesa, que ya no puede faltar en ningún restaurante que se precie y el “pollo perfecto”. Como acompañamiento aparte se ofrecen las patatas triple cocción. Pescados, con el rape negro a la cabeza, merluza de pincho y tartare de atún y ceviche de corvina que vuelven a repetirse en ración completa en lugar de degustación en los entrantes y postres, como la paulova o la torrija de Baileys.

A nosotros no nos resultó especialmente apetecible, eso sin mencionar los precios, bastante elevados, que no dudo que los pollos de los hermanos Rovira criados con cereales y a baja cocción seis horas, no sean excepcionales, pero a priori, 35 euros por persona (el precio de la web no está actualizado y en la carta lo han rectificado a mano, al igual que algunos otros, detalle bastante chapucero); no invita a disfrutar de la experiencia.

En definitiva; para comenzar no me resistí a probar el cóctel “secretario de estado” con vermut rojo artesanal, selz y un toque de ginebra (3,50€) muy suave, que acompañan con unas aceitunas de buen calibre y sabor. De aperitivo un paté de carne casero muy rico con buen pan negro y blanco.

De entrantes optamos por la degustación de ceviche de corvina salvaje (14€) y las croquetas melosas de jamón ibérico (9€). El ceviche nos pareció una interpretación del chef, ya que a pesar de que la corvina era fresca y el punto de la cebolla roja perfecto, el pescado tiene poco sabor, hay una ausencia absoluta de cítrico, el maíz que anuncia la carta brilla por su ausencia y los tomatitos cherry no tienen ningún sentido. En cambio, las croquetas melosas estaban excepcionales.

De platos principales nos cuesta decidir. Finalmente nos inclinamos por el tartare de secreto de vaca (21€) y la hamburguesa de buey casera la Bomba (17€). La carne del tartare es de gran calidad, pero no te consultan el punto de los aderezos, para mi gusto estuvo bien, pero el devoto de los sabores contundentes no quedará satisfecho. El pan tostado mejorable, que en mi caso quedó relegado al cobrar protagonismo las patatas triple cocción; buenas sin más. La hamburguesa de mi acompañante resultó bastante decepcionante, la carne también era de gran calidad pero no tenía sal (y os aseguro que si a él le pareció sosa os puedo asegurar que NO TENÍA SAL) y el resto de los ingredientes, lechuga, tomate, cebolla caramelizada, mayonesa e incluso el propio panecillo; eran mediocres. Concluyó que su elección había sido completamente desacertada. Quizás con otro plato las sensaciones hubieran sido más positivas.

La carta de vinos es escueta, pero están bien seleccionados y los precios me parecieron comedidos. Preferimos tomar vino por copas para acompañar el ceviche con blanco y después continuar con tinto. En el apartado de los blancos puedes elegir entre un blanco Rueda verdejo y un blanco Rueda verdejo; pues eso (2,90€/copa). En el apartado de los tintos otros dos más, un Rioja y un Ribera del Duero, pero Christophe nos recomendó un Borgogne (22€ botella, 5 eurazos/ copa) que ha incorporado como vino de la casa, desde que un “periodista” (dice con retintín) mencionó que no era posible que no hubiera un vino francés en un bistró (bueno, tampoco hay entrecot,…).

El borgoña estaba muy bueno, lástima que el camarero nos lo sirviera en copas de vino blanco bien pequeñas. Incluso a pesar de mi advertencia, me contestó algo airado que las de vino tinto se le habían agotado porque tenía “un grupo muy grande abajo”. ¿Yyyyyy? Pues nada, me quedé compuesta y sin copa para vino tinto. No me esperaba esto de un servicio que proviene de casas como Club 31 y Jockey. Bien es cierto, que excepto en esta cuestión, el servicio fue amable y profesional.

De postre paulova para compartir (7€). No la habíamos probado nunca y tenía cierto reparo porque no me gusta el merengue, pero el equilibrio con la nata, los frutos rojos y la fruta de la pasión era perfecto.

Café solo que de nuevo desmerece un buen bistro y juego de aromas con infusiones en varios tarros en el que te invitan a adivinar cada variedad con el olfato antes de averiguar de cuál se trata a través de un cartel debajo de cada uno. Ambos invitación de la casa.

Con una botella de agua con gas ½ l. (3,50 eurazos) y servicio de pan y aperitivo (3,60€ dos), 99,40€.

50 euros por persona podría ser un precio razonable si nos hubieran dado MUY BIEN DE COMER, pero no fue así. E incluso podría haber sido más caro si hubiéramos elegido uno de los platos de referencia del restaurante. Lamentablemente, casi siempre salgo de la mayoría de los restaurantes de Madrid con la misma sensación. Hoy en día, para pagar 50 euros por comer o cenar hay que comer muy bien, como el mismo Christophe se propone, y quizás, como también él mismo dice, es una meta muy difícil.

Debe seguir intentándolo e incluso le daremos una segunda oportunidad y acudiremos a comer sus arroces ya que son muchas las buenas opiniones que os he leído.

etiquetas: , , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

acme

Estoy escuchando últimamente más de una mala opinión de la Bomba y unido a que el Rice bar sigue sin abrir concluyo que mal asunto....

Ya en los buenos tiempos del año pasado era un sitio pasadete de precio. Al fin y al cabo se pagan más de 40 lereles/pax por un simple arroz pero lo recuerdo como un agradable almuerzo y el servicio fue superior.
ver comentario completo

9 de febrero de 2014

La Gastroteca de Santiago

+34 915 48 07 07

Plaza de Santiago 1 <m> Ópera 2 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 5 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

AL MARGEN DE MODAS

gastrolola lo descubrió en febrero de 2014

me gusta

La Gastroteca de Santiago está ubicado en la Plazuela de Santiago, frente a la iglesia de Santiago y San Juan, a dos pasos del archiconocido y turístico Mercado de San Miguel. La placita es muy acogedora y tranquila, pareciera imposible tan cerca del delirante trasiego del Mercado, la Plaza Mayor y las tascas de la zona.

Local coqueto de ambiente bistró con grandes ventanales con vistas a la plaza que acoge a no más de veinte comensales. A pesar de sus escuetas dimensiones, la distribución de sus seis mesas es perfecta para preservar un ambiente íntimo y acogedor.

El chef, Juan Carlos Ramos, demuestra cariño en la ejecución de un producto estacional de mercado. Acertadas elaboraciones con toques de otros lugares pero también de su tierra natal, Córdoba.

Así pudimos comprobarlo en nuestra segunda visita a la casa, después de la primera incursión en agosto del pasado año, en la que quedamos tan gratamente sorprendidos que no dudamos en cumplir nuestra promesa; volver en invierno, cuando estos localcitos te dejan mejor gusto.

Y como decía, sabores de aquí, de allí y de más allá.
Nos reciben con un rillette de pato y pan tostado con sal de no parar de untar. Sabor fino fino. Acompañé el aperitivo con una copa de vino blanco sin filtrar xarel-lo con barrica a propuesta del maître, estupendo (como también lo fue su precio, 5€).

La carta se muestra en una gran pizarra a la vieja usanza que preside la pared del fondo del local y que Juan Carlos cambia con cierta asiduidad.

Los platos invitan a confeccionar tu propio menú degustación, así es que tras confirmar que los elegidos podían presentarse en medias raciones emplatadas desde cocina, optamos por: Navajas gallegas de la Ría (16,90€) y ravioli de papel de arroz relleno de codorniz (12,20€), de entrantes; lubina con “esparragá” de acelgas (21,75€) y tandoori de pollo con berenjenas salteadas al estilo de szchuan (13,75€), de principales y un soufle de limón con frutos rojos y salsa de naranja (7,50€), de postre para compartir.

Navajas muy frescas y con gran sabor.

Ravioli estupendo. Bajo el papel de arroz una capa muy fina de puerro para darle consistencia y soportar el tamaño y el relleno, una codorniz ligeramente escabechada. De base salsa de soja y setas deshidratadas encurtidas de acompañamiento. Gran plato.

La estrella de la noche fue el lomo de lubina con “esparragás” de acelgas que el chef nos comentó que era una elaboración cordobesa (a base de ajo, cebolla, pan frito, pimentón de la Vera y vinagre) que nos sorprendió.

Tandoori de pollo muy bueno con una berenjena de acompañamiento jugosa y con gusto, aunque a mi entender ambos sabores intensos unidos, resultaban poco armoniosos.

Soufle cítrico con coulant de frutos rojos perfecto.

Acompañamos la cena con vino tinto La Movida de la Tierra de Castilla y León muy suave y elegante a pesar de la zona de procedencia, también recomendación del maître, que maridó muy bien con la cena. Lo que no me gustó demasiado es que no nos informara de su precio, 32,50€. Creo que si recomiendas un vino sin advertir del precio, no debe sobrepasar los 25€.

Con el café (2,55€) y la infusión de té verde (2,50€) una cucharita de tiramisú recién hecho muy jugoso con intenso sabor a café.

Cuenta total 118,40€.

Evidentemente, con los tiempos que corren, 60€ por persona no es un precio al uso. Existen lugares en los que se come tan bien como aquí por bastante menos, quiero recordar de nuevo la Vinoteca Moratín de la que soy fan incondicional.

Aún así debo reconocer que en el panorama de restaurantes bistró, el chef Juan Carlos Ramos es un gran cocinero que aporta a sus platos un valor muy personal.

Un restaurante al margen de modas fiel a sus señas de identidad.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

amarin

Estuve hace algún tiempo, cuando estaba Franky a los mandos. Me alegra oir que siguen teniendo buen nivel, y sobre todo que siguen abiertos.

6 de febrero de 2014