222 sitios, 23 siguiendo, 74 seguidores, 37 descubiertos, 4.620 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 3 sitios

Restaurante La Montería

+34 915 74 18 12

Calle de Lope de Rueda 35 <m> Ibiza 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 317 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

TABERNEO DE ALTURA EN LO MEJOR DE MADRID

me gusta

La calidad de la Montería ya está más que demostrada por estos lares gastronómicos y justo porque es un valor seguro, iban con total confianza de que saldríamos satisfechos de un picoteo informal después de sesión de cine el miércoles pasado.

La zona de barra es estrecha y no demasiado amplia y ya a las 20,30 horas la ocupación era casi completa, aunque pudimos apostarnos en uno de los ventanales al fondo sin taburetes; después conseguimos un par de ellos y pudimos estar más cómodos.

Comenzamos por una copa de rosado y otra de tinto mientras decidíamos la comanda. Aperitivo de boqueroncitos en tempura la mar de ricos.

Pedimos 1/2 de ortiguillas marinas (8€) y 1/2 de ventresca de toro (10,50€). Las ortiguillas brutales, lo mejor de la comanda, pero la ventresca también estaba buenísima. Añadimos una copa más de tinto rioja y una copa de blanco. Aperitivo de 4 navajas con mucho sabor.

Después de estos dos platos decidimos añadir uno más; pulpo frito con puré de boniato (11€). Buena fórmula que conjuga a la perfección, aunque el pulpo frito tenía algo de exceso de aceite. Una copa más de tinto y otro aperitivo de delicias de bacalao rebozado, igual de bueno que todo lo demás.

Ya no pudimos con algo de postre y además, a esa hora, 21,45, el local estaba a rebosar y el servicio estaba al máximo de su capacidad.

Cuenta total 36,50€, una maravilla para lo bien que se come y se bebe, los vinos por copas entre 1,5€ y 2€, creo que lo más caro en la carta eran 3,5€, que me parece un precio excepcional para la zona y la reputación del restaurante.

En otra ocasión, con más tiempo, probaremos la sala en la que vista esta primera experiencia, también se debe comer fenomenal con una RCP de las que ya hay pocas.

etiquetas: , , , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Lakasa de César Martín

+34 915 33 87 15

Plaza Descubridor Diego de Ordás, 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 81 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

LA FELICIDAD DEL BUEN COMER

me encanta, uno de mis favoritos

Nos reencontramos con Lakasa de César Martín tras dos años desde nuestra última visita, en su nuevo emplazamiento. Flamante local con enormes ventanales que hicieron las delicias de una comida de celebración de mi onomástica un “San Lunes” de asueto el pasado mes de noviembre de 2016.

Confirmamos la mejora del local y su ubicación estratégica junto al Consorcio Regional de Transportes y el Canal de Isabel II. Más amplitud, luminosidad y cocina a la vista.

Las mesas para dos siguen siendo pequeñas, pero con espacio suficiente para recibir los distintos pases de nuestra comanda.

Nos gustó mucho el carro de bebidas para el aperitivo que pasan por cada mesa para recibir a los comensales, nosotros no tomamos nada, pero me pareció un acierto hacer honor al vermut y demás bebercio aperitivil.

Sorprendente el ambiente de un lunes laborable, imagino que en parte amenizado por los empleados de los dos “grandes” mencionados, así da gusto y entiendo el motivo por el que afortunadamente abren un lunes para el servicio de comida, a nosotros nos vino como anillo al dedo.

No podía quedarme impasible ante la unanimidad de las reseñas alabando el trabajo de César y su equipo durante todo este tiempo y su adorable quehacer en materia de caza, así es que quedó agendado hace tiempo para esta ocasión especial.

A la tercera debía ir la vencida para confirmar sensaciones dispares entre nuestra primera incursión en junio de 2013 y diciembre de 2014.

Y asevero con rotundidad que la cocina de César definitivamente me ha conquistado.

Por orden de desaparición esta fue nuestra comanda:
½ de carpaccio de boletus (8€) en la karta fuera de carta. No podía dejar de pedirlos dada la escasez de las setas este otoño. Elegantes y finos en una receta sencilla que no necesita nada más.

½ de laminado de dorada con especias y guacamole (9€) también en la karta fuera de carta. El único pinchazo de la comida por el exceso de curry en polvo sobre las estupendas láminas del pescado. A mi pareja le pareció imperdonable teniendo en cuenta la altura de la casa, a mi simplemente me pareció un tanto incómoda la textura del polvo en el paladar, el resto de los ingredientes del plato estaban estupendos.

½ de ensalada de jurel de anzuelo en salazón con tomate raf, brotes de verduras, vinagreta de almendras tostadas y helado de remolacha (8,50€). Me pareció que César se alegraba de la elección de este plato cuando nos tomó la comanda, y quizás fue porque con este sabía que iba a lucirse, y vamos si lo hizo! Jurel riquísimo y una mezcla de sabores muy lograda que se ensalzaban enormemente con el helado de remolacha. Todo un acierto!

Acompañamos los entrantes con una copa de blanco verdejo seco Petit Coteau (3,80€) muy rico.

Y pasamos a los principales con raya asada con crema de hinojo y vinagreta de tomate, alcaparras y especias (17,80€) para mi pareja que no puede dejar de pedir siempre que la ofrecen en una carta. Yo la no probé, pero comentó que estaba muy buena. Y para mí, la joya de la corona, Grouse asada con setas (25€) que, como bien me comentó César y acabo de comprobar en la karta de su web, puede ofrecerla durante muy poco tiempo y tuve la enorme suerte de poder disfrutar. Es una de las piezas de caza con sabor más intenso (obviando la becada mortificada que tomé hace ya años en Arce y que nunca podré olvidar), y así lo advierten siempre. A mi me emociona; sublime!!!!

Estos pases los amenizamos con una copa vignes des prie para la raya (3,50€) y una copa de Eloane garnacha para la Grouse (3,30€).

A pesar de que no somos de la casta de los golosos, no pudimos resistirnos a tomar ½ de buñuelos de chocolate que tantas alabanzas cosechan (5€) y, madre mía, qué gustazo!! Finos, intensos, rotundos… Entre estos buñuelos y la tarta de queso de Cañadío voy a pasarme a la acera de enfrente golosil.

Pan 1,50€/pax, con un café solo (1,50€) y una infusión de manzanilla de las de verdad (1,50€) (que gusto que no se aprovechan con este apartado final) cuenta total 93,70€. Es de agradecer que no hayan subido los precios desde su apertura.

Por cierto, como colofón final tuvieron el magnífico detalle de ponerme un petit four especial (ver foto).

Y con una sonrisa en nuestros rostros después de nuestra tercera y definitiva visita a Lakasa de César Martín, puedo decir qué momentos tan felices nos da el buen comer de verdad.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LaKasa de César Martín se autodefine como restaurante-bar 2.0. Chef con gran experiencia a sus espaldas y dos referencias destacadas, Arce y Balzac. Su última colaboración en la Trattoria D’G; de aquí la incorporación de varias pizzas en su “karta”.

Horario ininterrumpido para desayunar, tomar el aperitivo, comer, cenar, picotear o tomar una copa. Todoterreno!

Interiorismo controvertido en los comentarios de las redes. La barra, acompañada de mesas y taburetes altos, separa los dos comedores. El de la izquierda, más pequeño. El de la derecha, semicircular, compagina sillas con asientos corridos en un lateral y un extremo de la sala forrados de un tejido un tanto excesivo y forzado. Algunas mesas demasiado juntas.

Servicio amable y cercano por parte de César Martín y su mujer, Marina Launay, con afán de agradar al cliente y aportar valor a la experiencia culinaria.

Cocina de mercado con posibilidad de tomar medias raciones. Esto nos permitió confeccionar nuestro propio menú degustación en la primera visita a LaKasa el pasado junio de 2013.

½ pez limón (10€), ½ salpicón (9,50€), ½ vieiras (9,50€), ½ raya a la vinagreta (9€), ½ pichón asado (15€) y ½ steak tartare (14€).Helado (5,50€). Dos copas de Jean Pierre Gro (8,40€), una copa de Barbazul (2,80€), una copa de Les Sort blanc (2,90€) y dos copas de Camins del priorat (6,80€). Una cerveza 1/3 (2,50€), un café solo (1,40€) y dos cubiertos (3€). 100,80€.

50€/p. Pero a pesar de que en estos tiempos que corren no es moco de pavo, la RCP me pareció buena, experiencia muy agradable e interesante. Nos dejó con “buen sabor de boca” y muchas ganar de volver en invierno para probar en todo su esplendor la caza, especialidad indiscutible de César Martín.

Y así fue, segunda visita a LaKasa el pasado 7 de diciembre de 2013 con unos amigos. Mucho mono de caza, que ya estábamos bien entrados en época y aún no la habíamos catado!

Nos acoplaron en el comedor más pequeño. El halógeno encima de nuestra mesa parpadeaba y fue bastante incómodo hasta que acabamos acostumbrándonos. Estos detalles de mantenimiento deben revisarse.

Me dio la impresión que la carta se ha reducido. En verano tenían un apartado exclusivo de pizzas, algo que me sorprendió en un restaurante del nivel gastronómico de LaKasa, aunque las propuestas eran novedosas. Ahora hay tres que se han incorporado a los entrantes. También se ofrecen platos fuera de carta que aparecen en un pequeño soporte de plástico (como en los bares) que desluce y rompe la armonía de la oferta global.

Para compartir los entrantes cuatro personas decidimos pedir raciones completas. Buñuelos de idiazábal (10€), tartar de lubina salvaje (26,50€) y pizza tumaca (11,50€).

Los buñuelos estaban ricos, se ha mejorado ese exceso de aceite que comentaba Maribona en sus inicios, pero la presentación no me convenció, a pesar de que incluso les dedican un plato personalizado.

El tartar de lubina estaba estupendo, pero muy subido de precio.

La pizza también estaba rica, tamaño generoso y buena cantidad y calidad de jamón, pero no aportaba nada especial.

Principales; trilogía de caza mayor con gamo, ciervo y jabalí con compota de manzana (27,50€) para las chicas y pescados para los chicos; lomo de rape plancha con jugo de carne y puré de zanahoria al aroma de pimienta de Jamaica (25,50€) y ½ de raya asada con vinagreta de tomate con guarnición de puré de hinojo y aceitunas negras (9€).

La trilogía de caza mayor fue espectacular, sólo por este plato mereció la pena volver! Ocasión única para realizar una cata de tres piezas de caza distintas.

La opinión de los pescados no estuvo al mismo nivel, ni el lomo de rape ni la raya convencieron a sus comensales. Y de nuevo, el precio del rape nos pareció excesivo.

De postre ½ tarta casi-tatín de manzana caramelizada (4,50€) y ½ de tabla de quesos franceses (9€). Mención especial a ésta última que Marina explica con el soporte de una tablet con gran diligencia y entusiasmo. Estupendos, especialmente el único pasteurizado.

Acompañamos las viandas con una botella de Rioja tempranillo, El Tractor 2007 (34€). Gran descubrimiento. Mencionar que la carta de vinos por copas también se ha reducido.

Además, una caña (1,70€), dos aguas con gas (3,20€), dos copas de Les Sorts blanc (5,80€), tres cafés (4,20€), dos PX Emilio Hidalgo (4,80€) y cuatro cubiertos (6€). Factura final 210,70€, 53€/p. Igual que en nuestra primera visita. No sé si es que comemos y bebemos mucho, pero normalmente superamos al menos en un 20% el precio medio que mencionan restaurantes y foodies.

La sensación final fue bastante aceptable, pero no nos entusiasmo como en la primera ocasión. A excepción de la trilogía de caza mayor, el resto de los platos fueron previsibles, quizás tomar más en medias raciones contribuye a enriquecer el resultado final.

Cuatro estrellas provisionalmente. Lo visitaremos en más ocasiones para decidir entre tres o cuatro, porque el empeño y la dedicación que demuestran, bien lo merece.

etiquetas:

listas: RESTAURANTES MADRID

Miss Migas

Genial actualización!

11 de diciembre de 2016

Yanzoo

Ufff me han dado ganas de volver leyéndote... me he comido tu reseña!!

12 de diciembre de 2016

gastrolola

Gracias a los dos!!!!

12 de diciembre de 2016

TreZe Restaurante & Bar

+34 915 41 07 17

Calle del Gral. Pardiñas,34 <m> Goya 2 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 217 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

me gusta

Segunda visita después de casi 2 años al restaurante Treze en su nueva ubicación en la calle General Pardiñas número 36 en Goya.

Mucho se ha seguido hablando en este foro de las buenas artes de su chef Saúl Sanz y como buen hacedor de los platos de caza, decidí darle una segunda oportunidad para celebrar una ocasión especial y afianzar impresiones.

Local correcto con planta calle para tapeo y comidas informales y comedor más formal en primera planta.

Comida de viernes 20 de noviembre de 2015, por lo que la sala de la primera planta estaba prácticamente vacía, acompañados tan sólo por un grupo reducido de comida de empresa. No nos importó, nos asegurábamos un ambiente tranquilo para disfrutar de la compañía y los platos.

Servicio muy amable y distendido que nos procuró una velada amena. Tempo perfecto, aunque con tan sólo dos mesas, de haber sido de otra forma hubiera sido imperdonable.

Carta variada con posibilidad de medias raciones en prácticamente todos los platos, lo que me permitía preparar un menú degustación a mi gusto, y lo digo en singular porque alguna de mis elecciones fue “dura de roer” para mi acompañante, pero era mi día, así es que elegí sin contemplaciones.

Tras los snacks, vino un aperitivo de crema de puerro con chistorra para ir abriendo boca y templar el estómago, correcto (2,5€/pax con el servicio de pan y petit fours).

Y ya para meternos en faena…
Alcachofas confitadas y ahumadas (1/2 ración 9€). Un plato clásico y sencillo con buena materia prima bien ejecutado.

Croquetas: unas de jamón, otras de setas (1/2 ración 5€). Cantidad más que generosa. Estaban ricas, rebozado muy ligero y relleno ni muy líquido ni demasiado denso, pero no somos amantes de las croquetas, por lo que nunca podrán emocionarme por muy buenas que sean.

De hecho, mi primera elección había sido el paté de perdiz de campo y foie de pato con gelée de vermut en lugar de las croquetas y las alcachofas, pero a pesar de que en la carta se ofrecía en media ración y entera, el camarero nos comentó que sólo podía ser ración entera, lo cual no entendí, por lo que desistí para no terminar con el buche lleno con el primer entrante.

Seguimos con ravioles de liebre guisada y setas (1/2 ración 8€). Aquí ya empecé a disfrutar, ricos, ricos.

Y como último entrante molleja de ternera sobre manitas de cerdo y curry rojo (1/2 ración 8,50€). Plato para hacerle una concesión a mi pareja y para continuar educando mi paladar en este negociado de la casquería que no puede ganarme la batalla y que en verdad estoy ganando incluso con holgura. A mí me gustó mucho, a pesar de su contundencia, el resultado era suave y así lo confirma mi acompañante que de esto sí que entiende.

Ya para pasar a los principales, empezamos con carabinero con arroz cremoso (1/2 ración 10,50€). Sabor a marisco rotundo, puro; arroz perfecto de punto muy bien ligado. Sigo sorprendiéndome con el tamaño de las raciones, ya nos estábamos arrepintiendo de haber pedido las croquetas!

Para terminar, lomo de gamo asado con setas, castañas y membrillo (1/2 ración 12€). Plato de caza para homenajearme, ¡siento devoción infinita por estas carnes! Sabía que aquí la tomaría exquisita y así fue.

No hubo lugar para los postres, así es que terminamos el festín con café (2€) y té (2€).

Para acompañar la comida nos deleitamos con un Pintia de Toro para aprovechar que tienen referencias clásicas a precios bien ajustados (34,50€).

Con una botella de agua ½ (1,50€), total 98 euros. RCP muy buena.

Como conclusión final debo decir que en Treze se come bien, incluso diría que muy bien; cocina convincente bien ejecutada y con buen producto, precios que en esta segunda visita me han parecido muy ajustados, raciones muy generosas y trato profesional y muy amable, pero me falta algo, me falta emoción, por lo que de 3 stars pasa a 4-

En cualquier caso es un sitio recomendable al que seguro volveré por su caza.
______________________________________________________________________

El restaurante Treze, capitaneado por el chef Saúl Sanz, forjado en casas como Xentes y Balzac y discípulo de César Martín, se encuentra ubicado en la calle San Bernardino, 13, local tocado por la varita mágica del éxito ya que en él también se alojaron Zaranda y Zorzal que gracias a sus buenos resultados se trasladaron a mejores enclaves capitalinos.

Es un localito pequeño en una paralela a Gran Vía a la altura de Plaza de España con capacidad para unas treinta personas que apenas ha cambiado en su decoración, al menos desde Zorzal (Zaranda ya lo visitamos en su segunda ubicación). Estilo sobrio de líneas depuradas que no distrae lo importante del restaurante; a saber, su cocina.

Se autodefinen como cocina renovada tradicional. Materia prima excelente y fresca e impecable elaboración y presentación. Además de la cocina, destacan su bodega y sus postres.

Las expectativas eran altas. Los cocineros que trabajan la caza son mi debilidad y Treze era muy prometedor. Entre los entrantes ya encontramos, lasaña crujiente de liebre guisada, coca de ciervo con cebolla asada y hojas, perdiz en escabeche ligero con ensalada de hojas y tomatitos asados, además de unos raviolis de conejo en su jugo con setas. Y en el apartado de principales, gamo asado con setas, castañas y membrillo, albóndigas de ciervo guisadas con boletus y lomo de jabalí con manzana especiada, setas y picada de avellanas. Como podéis comprobar, gran variedad donde elegir si tenéis predilección por este producto.

Nos recibieron con unos snacks de la casa que devoramos, eran las 22,30 y ya teníamos hambre. De aperitivo un arenque marinado con jugo de frutos de la pasión muy rico.

Pan de cereales o blanco en rebanadas muy finas que acompañan con aceite de oliva virgen extra que ya llegó después de haber consumido la primera rebanada de pan. El servicio fue correcto pero algo descompasado, especialmente al principio.

Compartimos dos entrantes. ½ ración de cecina de buey wagyu con aceite de oliva (7,50€) realmente buena, muy jugosa y con gran sabor.
Y tempura de mar: ortiguillas y cangrejo con aliño de lima y wasabi (13,50€). Fue la decepción de la cena. La masa estaba un poco apelmazada, quizás el aceite de freír no tenía la temperatura suficiente. La mayonesa de wasabi no estaba lograda, amargaba; la de lima mejor. Los cangrejos no me gustaron. Al final de la cena, cuando Saúl se pasó por nuestra mesa para preguntarnos qué tal había ido todo, se lo comentamos; nos escuchó pero no hizo ningún comentario.
Muchísimo mejor la tempura de patas de cangrejo que tomamos este verano en East 47 del hotel Villa Real que, contra todo pronóstico, nos sorprendió muy gratamente. Las hamburguesas son estupendas.

Para los principales mi pareja optó por el bacalao con guiso de sus callos a la madrileña (16,75€) y yo, como no podía ser de otra forma y razón fundamental de nuestra visita a Treze, un plato de caza, lomo de jabalí con manzana especiada, setas y picada de avellanas.

El bacalao buenísimo. El lomo de jabalí correcto sin más, el acompañamiento de trompetillas de la muerte no me pareció lo más acertado, de hecho, yo nunca acompañaría la caza con setas, pero quizás esto sea una cuestión de gustos, sin embargo la manzana era perfecta.

Como suele ser habitual en nuestro caso, prescindimos del postre, a pesar de que los elabora la repostera Elena Ursu, pero ya no teníamos hueco. En su lugar, un café (2€), y para mí un tokaji aszu (4€) aprovechando que en la carta teníamos vinos de postre, algo que me encanta.

En cuanto a la bodega, referencias bastante interesantes a precios ajustados. Optamos por La Locomotora D.O.C. Rioja crianza (18,50€) que maridó bien con la cena.

Con una botella de agua de ½ l y el servicio de pan (2,50€/p), 86,75€.

RCP tan sólo correcta. Es peligroso generar expectativas muy altas con respecto a un restaurante o un cocinero porque normalmente suelen decepcionar, o al menos es lo que a mí me ocurre. Quizás merezca otra oportunidad y probar más platos, pero la verdad es que no salimos con demasiado entusiasmo para hacerlo.

etiquetas:

listas: RESTAURANTES MADRID

ver comentarios anteriores (2)

EandradA

Entuasmo o en el mío. ;P

5 de enero de 2014

acme

No entiendo lo de la hamburguesa

5 de enero de 2014

EandradA

Es publicidad subliminal, Acme.

5 de enero de 2014

acme

Y tanto

5 de enero de 2014

gastrolola

Lo de las hamburguesa hace referencia a las hamburguesas de East 47, a colacion de la tempura de cangrejos. Si te gustan te recomiendo que las pruebes aquí. Las sirven sin el pan y las elaboran con distintos tipos de carne. Pero no era mas que una aportación secundaria, no tiene que ver con Treze

8 de enero de 2014

acme

Entendido. Gracias

8 de enero de 2014

amarin

mejor les hubiera ido a Zaranda (que consiguió la estrella allí) y Zorzal haberse quedado en el local, los dos acabaron cerrando.

9 de enero de 2014