222 sitios, 23 siguiendo, 74 seguidores, 37 descubiertos, 4.611 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 4 sitios

Cortezo Yatai Market

+34 911 38 41 13

Calle del Dr. Cortezo, 10 <m> Tirso de Molina 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 28 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

PUESTOS DE COMIDA CALLEJERA ASIÁTICA

está OK

Yatai Market es un concepto de puestos callejeros de cocina asiática concentrados en un mercado cubierto a pie de calle en la calle Dr. Cortezo, 10.

Alrededor de 10 yatais con distintas especialidades, baos y din sum, sushi, pad thay, curry y roll, ramen y un par de puestos bajando una rampa al fondo del local con otro par de puestos de cocina asiática fusión. Dos barras de bebida, una más pequeña entre estos dos últimos puestos y otra más amplia en la zona principal con cerveza Mahou de grifo y artesana y supongo que algunas cosas más porque yo tomé una copa de vino blanco bastante bueno.

En el centro, dos mesas altas con taburetes y en la zona de abajo otra igual.

Lo mejor es ir encargando la comanda en los puestos que más te apetezcan e ir recogiendo los pedidos a medida que te van indicando. En el puesto de los baos y dim sum incluso tienen uno de estas ruedas que te llevas consigo y que te avisan cuando el pedido está listo para que pases a recogerlo.

Es cierto que el número de taburetes y espacio para comer es escaso para la cantidad de comensales que pueden concentrase en el mercado, por lo que si vives por la zona una buena opción puede ser el takeway y sino, tener un poco de paciencia hasta que encuentras un hueco libre, con taburete o incluso de pie. Esto puede resultar incómodo, pero la idea es comida callejera para tomar de pie, al estilo del primer StreetXo de David Muñoz que también se criticó mucho hasta que se vio obligado a poner taburetes. Creo que a los españoles esto nos cuesta bastante entenderlo, pero el Street food asiático es justo así, comida para comer por la calle.

Nosotros fuimos auspiciados por unos amigos que viven en Lavapiés y ya lo conocían, así es que echamos un vistazo a las distintas opciones y fuimos haciendo nuestros pedidos.

La primera parada fue en Smok Mok con una cocina muy interesante. Pedimos 2 bolas de dragón que es un bocadillo con albóndigas ahumadas y salsa BBQ japonesa (8,5 cada uno), una tapa de Bravasians, bravas “asiáticas” (3€) y el Tochino, unos torreznos ahumados con cebolla encurtida, salsa y ensalada (7,5€). Con un bocadillo hubiéramos tenido suficiente porque las raciones son generosas, pero cayó igualmente. Estaba todo estupendo.

En el puesto Tahai Cañí de curry & roll pedimos un curry rojo de picanha con 30 días de maduración, un nem de verduras, otro de pollo de corral al curry y un tercero de pato pekín. Todo por 11€. La presentación del curry era claramente mejorable, a mi no me pareció más que correcto, a las otras dos personas que lo comieron les gustó más.

Y en el puesto Hot-bao pedimos un bao clásico de carne de cerdo a los cinco perfumes, pico de gallo al curry Jaipur, cebolla roja y cilantro (3,60€) que gustó mucho y otro de rabo de toro igualmente muy bueno. En el apartado de dim sum elegimos uno de carne asada y otro que ya no recuerdo.

La comida en total fueron 50€ para cuatro personas y os puedo asegurar que comimos bastante.

En el apartado bebercio, un par de cervezas cada uno y mi copita de vino blanco.

Una experiencia de lo más divertida en el primer mercado de Street food asiático de Madrid al que seguro que acudiremos más veces para probar el resto de las especialidades.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Lamian by Soy Kitchen

+34 685 16 01 65

Plaza de los Mostenses 4 <m> Noviciado 2 3 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 196 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

LA TABERNA INFORMAL DE SOY KITCHEN

está OK

El pasado domingo 17 de julio de 2016 nos vimos comiendo en la nueva apuesta gastronómica del conocido artífice de Soy Kitchen. Fue casi de improviso reservar el día anterior aprovechando que disfrutaríamos de una calurosa y museística mañana dominical en Madrid y gracias a la avanzadilla de nuestra más avezada bloguera en lo que referente a restaurantes asiáticos en la capital, nuestra querida Miss Migas.

No tuve la oportunidad de disfrutar de las bondades culinarias de su chef Yong Ping Zhang, más conocido en estos lares como “Julito”, que hace más de dos años sorprendió a todos los foodies con su cocina rompedora en Soy Kitchen, y que leo que en pocos meses reabrirá la casa madre en otro emplazamiento de más altura. Por aquí fue muy aclamado y, pasado un tiempo, puesto en cuestión por lo abusivo que llegaron a ser sus precios.

Así es que qué mejor oportunidad para remediar este flagrante vacío en mi lista de “imperdonables” para catar su nueva taberna.

Ubicada en el mismo local destartalado y cutre de entonces enfrente del mercado de los Mostenses, con un estupendo lavado de cara decorado con gusto. Demasiado apuradas las dos mesas justo en frente de la puerta de entrada, pero al fin de al cabo, suficiente para estar cómodos en una comida informal. En la segunda planta disponen de otro comedor un poco más pequeño que ocupan cuando las plazas del comedor a pie de calle ya están completas. Tonos azules, referencias al mar y mobiliario estilizado en madera en tonos claros.

Servicio más que suficiente algo descoordinado. Del mismo modo, en cocina les costó arrancar con nuestra mesa y llegaron algunos platos juntos, pero supongo que serán cosas del rodaje que irán puliendo.

Carta compuesta por 25 platillos o entrantes que componen el apartado The Rituals y, en el plato fuerte, The Combat, el ramen, al que hace honor la denominación del local Lamian, que en chino significa tallarines estirados a mano, con tres elaboraciones, “Nuestra interpretación de Lamian”, con carne guisada, huevo marinado, setas y mejillón; “Jackie Chan no es Bruce Lee” con rabo de toro con base de miso, caldo y garbanzos y el “Juego de sabores en la mesa” con fideos de boniato y solomillo de añojo; a un precio medio de 14€. Como no nos apetecían demasiado, los dejamos en la recámara para meses más fresquitos.

Así es que optamos por compartir algunos de los otros platos. Las cantidades son generosas, si no sois demasiado glotones, con 4 ó 5 platos es suficiente, más teniendo en cuenta que los sabores de las elaboraciones asiáticas son contundentes:

Del apartado de dim sum, empanadillas al vapor tres delicias, boquerón y nori (5,95€). Una combinación chino-cañí muy acertada.

Pez mantequilla con arroz y creo que mayonesa japonesa (9,50€). Siento no ser más precisa, pero aviso que ya han cambiado la carta y me confié pensando que ya tenía el nombre de los platos. Riquísimo, ración generosa con una buena cantidad de pez mantequilla fresco y de buena calidad, arroz en su punto; elaboración suave pero con un ligero toque picante muy agradable. Uno de los mejores platos de la comanda.

Aguja crujiente con salsa thai (7,50€). La presentación del plato ya dejaba que desear, con unas hojas parecidas a la espinaca encima del plato poco acertadas y unos trozos minúsculos y escasos de carne. El sabor era muy bueno, pero el conjunto no aprobaba.

Pato mareado en salsa coreana (9,50€). El pato venía acompañado de unas láminas para enrollarlo estilo pato Pekín que eran demasiado gruesas con una textura casi desagradable en la que se perdían los sabores del relleno. Una pena.

Junto con el pato también nos sirvieron la berenjena satay style (7€, ¡cuidado, ya han subido 1€!). Deliciosas, pero hubiera sido mejor servirlas al principio porque en este momento ya teníamos el paladar un poco saturado.

Y aquí acabamos nuestra comanda. Con 2 tercios de Asahi, sin postre ni cafés/tés, cuenta total 45,45€. RCP muy buena.

Una nueva taberna asiática que ha llegado para quedarse, a la que aún le falta pulir algunos platos para tener una experiencia completa a la altura de las expectativas que este chef parece que se merece.

En rigor, 3,5 stars.

etiquetas: , , , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Miss Migas

¡No coincidimos en ningún plato! La verdad es que a mi para su precio me pareció muy correcto. Coincido total en las 3,5*

20 de julio de 2016

1Falces

Supongo que las láminas con las que os sirvieron el plato son láminas de tofu. Se suelen servir para acompañar platos más contundentes, como el cerdo al estilo de Pekín (con un toque dulzón). Para un paladar de aquí son un poco difíciles.

20 de julio de 2016

gastrolola

Es verdad Miss, no coincidimos en ningún plato, quizás nosotros tuvimos mala suerte con los más flojos

20 de julio de 2016

gastrolola

Gracias por la apreciación 1Falces, creo que si podían ser las laminas que comentas, tenían una textura rugosa y áspera

20 de julio de 2016

La Malaje

+34 910 81 30 31

Calle Relatores, 20 <m> Tirso de Molina 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 76 personas

ver más restaurantes andaluces en Madrid

CON ALMA ANDALUZA

está OK

Tras el rodaje necesario de todo buen restaurante que se precie y la espera paciente del veredicto final o mayoritario de esta comunidad de foodies, llegó el momento de tomarle el pulso y comprobar de primera mano las alabanzas a este nuevo proyecto culinario de la capital.

Siento decir que mi valoración inicial no está de acuerdo con las expectativas con las que acudí el pasado 18 de junio a La Malaje, bien es cierto que el listón estaba muy alto y, esto de que no se cumpla lo esperado, suele pasar.

En rigor, mi puntuación es de 3+, pero no llega a 4, y me explico, en mi modesta opinión, los entrantes no están a la altura de los platos principales, quizás no elegimos lo mejor, pero tomamos 3 de los de alrededor de 10 primeros platos, porque la carta no es muy amplia; lo cual es una muestra significativa de estos, bien es cierto que nos ofrecieron bastantes platos fuera de carta. Los principales, sin embargo, me parecieron más solventes.

La ubicación en el centro de Madrid es estupenda, al menos para nosotros, que nos desplazamos desde la periferia en Renfe Cercanías.

En cuanto a la sala, me parece muy original y acogedora, no es muy grande, la esperaba más espaciosa, aún así, las mesas tienen una buena distancia entre sí, y el ventanal al patio le confiere un tono de lo más agradable. La decoración de tiestos con flores naturales le aporta alegría y originalidad.

El servicio es bueno, aunque hay una gran diferencia entre el camarero y el jefe de sala, el primero no ofrece ninguna explicación, a diferencia del segundo, muy pendiente de los detalles y ofreciendo explicaciones y charla agradable. Los tiempos fueron correctos, con un pequeño parón entre los entrantes y los principales que apenas si se aprecia si tienes una conversación agradable.

Me sorprendió el tipo de público, quizás demasiado ecléctico, al menos ese día, desde varios grupos o parejas de edad madura, hasta grupos y parejas jóvenes pijillos. La versatilidad casi siempre es buena.

Y a lo que vamos, la comanda:

½ Ensaladilla de mamá fina con encurtidos (6€). Ración generosa, no soy amante de este plato, pero sé reconocer cuando estoy delante de una buena ensaladilla y esta era buena, pero no me pareció especial.

½ de almejas de chiringuito (7,5€). Pues eso, unas almejas de buen calibre muy finas y con buen sabor, pero tampoco sorprenden.

½ de brocheta de langostinos con mojo de avellanas (7€). El plato más flojo de la noche. No entendimos qué aportaba el mojo de avellana. Completamente prescindible.

Atún marinado en hierbas frescas (16,90€). Este plato sí que era de altura, el jefe de sala nos estuvo explicando cómo lo preparan y la verdad es que es una exquisitez.

Para terminar, una recomendación fuera de carta, el capricho del chef (21€), que nos emplataron en raciones individuales, un pescado azul con una elaboración sencillísima y acompañado por tan sólo unos brotes aliñados, pero con un sabor muy elegante y fino, el chef nos comentó que recordaba al sabor de la langosta con la textura del rape, y así fue, pero no se revela su nombre, al parecer ni siquiera el equipo sabe de qué pez se trata. Un verdadero misterio.

Acompañamos el condumio con copas de un vino blanco andaluz llamado Lagar de Cabrera con cuerpo, que maridó de maravilla con todos los platos. Fuimos invitados a una de las copas.

Prescindimos de los postres, pero como nos anunció el jefe de sala, en La Malaje todo el mundo toma postre, sólido o líquido, así es que nos invitaron a una copa de PX como ya os he leído que es habitual en la casa.

Y se me olvidaba!!! Por supuesto, comenzamos con su ya famoso rebujito que bien fresquito entraba de maravilla.

Terminamos con un café y una manzanilla de las ricas, bien servida, vamos, con flores de manzanilla como debe ser (a pesar de que acabar con una manzanilla no sea la alegría de la huerta, que ya sé que no lo es, claro).

Por el pan (presentado en bolsa de papel, muy original y rico) y el aperitivo te cobran 2,80€ que es un precio elevado, pero si consideramos todos los detalles, no es demasiado abusivo. Cuenta total 72,80€

En definitiva, hubo disfrute en La Malaje, pero no me pareció una experiencia suficientemente redonda, así es que espero dar mi veredicto definitivo con una segunda visita; mientras tanto me mantengo en 3+

etiquetas: , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

1Falces

Vaya gracia lo de no saber qué pescado estás comiendo.

26 de junio de 2016

Alexo

Sera para que no sepas que te están dando sardina al precio de rape....;)

26 de junio de 2016

Yanzoo

Tu experiencia muy similar a la mía.. ni frío ni calor. Ese es el tema de las expectativas jeje

27 de junio de 2016

gastrolola

Lo del pescado sorpresa fue divertido, tenemos alguna idea de lo que podía ser, pero no voy a arriesgarme :)

27 de junio de 2016

Sublime Tokyo

+34 911 37 63 63

Cuesta de Santo Domingo, 24 <m> Santo Domingo 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 89 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

LA AMABILIDAD Y LOS OKONOMIYAKIS JAPONESES

está OK

Ya deben ser bien pocas las posaderas de los foodies del 118 que quedan por aposentarse en las sillas altas de la barra de Sublime Tokyo. Las nuestras (las posaderas), se las dejaron el pasado viernes 29 de enero al mediodía bien calentitas (las sillas), a los que después pasaron por allí el sábado…

Y es que qué envidiosos somos (o mejor qué curiosos, vale) cuando un restaurante se pone de moda. Nos falta tiempo para dejarlo todo y acoplarnos en la barra más solicitada en el panorama gastronómico nipon madrileño del momento.

Coincido con el resto en que la experiencia gana enteros, ya que al deleite gustativo añadimos el visual, presenciando en primera persona todo el proceso de elaboración de un okonomiyaki en sus dos versiones, la osaka, mucho más frecuente, que será porque es la que se incluye en el menú, y la más económica, porque no decirlo, y la hirosima, que tan sólo vimos preparar en una ocasión.

Me parece que lo más destacable de Sublime Tokyo son, sin duda, los okonomiyakis, lástima que la oferta sea tan limitada, incluso podría prescindirse del complemento del marisco que podemos añadir a ambas versiones, ya que 4 piezas de gamba y otras 4 de calamar no justifican el suplemento de 4€, pero bueno, no nos pongamos espartanos y pidámoslo con el marisco; en cualquier caso lo mejor de la carta.

Nosotros pedimos la Osaka (con marisco) que nos pareció deliciosa, pero la versión hirosima tenía la mismo pintaza. Completamos la comanda con lo siguiente:

Secreto ibérico con kimchi acompañado de una cama de col (9€). Rico pero con escaso sabor de la carne y ración escasa.

Gambas fritas con salsa mayonesa (10€) Me recordó ligeramente a las famosas gambas tigre del 99, o mejor a las de los que las copian como Banzai, no vayan ustedes a enfadárseme! Ricas pero de nuevo ración pequeña.

Rollo crujiente Sublime Tokyo (6€). Un maki con un arroz demasiado suelto que no estaba mal pero sin ningún interés. Gran error por nuestra parte la elección de este plato porque ya íbamos avisados, pero nos vimos alentados por uno de los camareros que nos advirtió que la plancha se estaba retrasando y que nos aconsejaba pedir algún entrante. No hubiera sido necesario ya que a los 10 minutos escasos de tomarnos nota nos sirvieron el secreto, a los 5 minutos siguientes las gambas, con disculpas incluidas, lo cual no entendí porque los tiempos estaban siendo correctos, y por último el maki. Quiero pensar que fue falta de coordinación entre la sala y la cocina.

Acompañamos las viandas con una copa de vino tinto rioja crianza Medievo y una copa de blanco chardonnay Finca Elez, ambos correctos a 3€ cada uno, un poco subido de precio teniendo en cuenta la cantidad, y una botella de Vichy Catalán de 500ml a 3,50€.

Cuenta total 46,50€ prescindiendo de cafés/tés y postre como en nuestro caso suele ser habitual.

Merece mención aparte la amabilidad del personal, especialmente de la que supuse era la jefa de sala que al final se interesó por nuestras impresiones de la cocina y nos hizo de traductora con el cocinero con el que no nos pudimos comunicar durante toda la comida por su desconocimiento del idioma, pero que solo con los gestos y con su despedida ceremoniosa en la misma puerta del local, lo dijo todo.

Volveremos, pero creo que lo más interesante es ir a comer en diario para tomarse el menú de 12,50€ o de 15€ en los que se incluye el okonomiyaki y disfrutar de su elaboración aposentados en la barra. 3++

etiquetas: , , , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID