222 sitios, 23 siguiendo, 74 seguidores, 37 descubiertos, 4.611 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 2 sitios

Panda Patisserie

+34 606 28 26 08

Calle Desengaño 11 <m> Callao 3 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 30 personas

ver más panaderías y pastelerías en Madrid

EL TÉ DE LAS CINCO JAPONÉS

me gusta

8 de enero de 2016, tras una comida estimulante en Ronda 14 nos abstenemos de tomar postre y dejar hueco para merendar en Panda by Hattori Hanzo.

No somos nosotros de merendar, pero después de conocer la nueva propuesta de Panda Patisserie en esta web y leer las reseñas de Víctor Roces y Pilar Monfort, no dude un segundo y me dije… Aquí tengo que venir con alguna de mis amigas, con las que tampoco tengo costumbre de merendar, pero podía ser una nueva experiencia culinaria en versión dulce.

Pues no fue con mis amigas, sino en un alarde de improvisación bastante infrecuente en mí, con mi pareja.

No recordaba el horario de apertura, así es que llegamos poco después de las 16,00 horas, nos informaron que abrían a las 17,00, así es que aprovechamos para hacer unas compras hasta “la hora del té”.

Ya conocíamos Hattori Hanzo, aunque no habíamos estado en esta sala del local, sino en las mesas de la entrada. Ya sabréis que éstas están preparadas con el hueco en el suelo para introducir las piernas como algunos restaurantes en Japón. La sala es sobria y para darle un toque de calidez incorporan en cada mesa una orquídea y un azucarero en tonos pastel con un diseño muy sencillo y elegante que, aunque n parezca un detalle insignificante, transforma el local.

Además de nosotros, tres mesas más ocupadas.

La carta está compuesta por pastelería japonesa de corte occidental (según leo al experto, Víctor Roces). Aunque nos apasiona la cocina japonesa e incluso hemos tenido el privilegio de visitar Japón, la escasa importancia de este apartado en los restaurantes japoneses y nuestros gustos más de platos salados que dulces; nunca nos habíamos interesado por ellos, pero lo leído había despertado mi curiosidad.

A lo que iba, un apartado de anpan (que al solicitar la comanda nos comentaron que habían sustituido por una especie de donut), dorayakis, macarons, minimochis,… Excepto los dorayakis y los macarons, todo completamente desconocido. Los platos dulces pueden acompañarse de tés japoneses, tés del mundo, café y una oferta variada de otro tipo de bebidas a las que no presté demasiada atención ya que tenía claro que mi elección sería un delicioso té japonés.

Así es que la comanda fue un dorayaki original (que no podíamos obviar después de ver la película “una pastelería en Tokyo” y dado que no los habíamos probado nunca), un matcha swiss roll, un té sakura sencha y una limonada yuzu para mi pareja que está empezando a utilizar este ingrediente en alguna que otra de sus recetas y no podía dejar de probarlo.

El dorayaki nos pareció muy rico, esperaba que la crema de judía roja fuera más agresiva, que supiera más a judías, pero para mi sorpresa el sabor es muy agradable y dulce, claro.
El roll de bizcocho de matcha con mascarpone, jugoso, suave, ligero; riquísimo.

El té, a los que cronometran el tiempo para tomarlo en su punto justo, igualmente fino, elegante, aterciopelado, una delicia. El zumo de yuzu muy refrescante e ideal para una tarde calurosa de verano.

En definitiva, nos ha gustado mucho. Presentación muy cuidada. Servicio correcto que, por cierto, se ve obligado a agacharse constantemente para atenderte y precio correcto, 15,60€ en total.

Tengo que volver con alguna de mis amigos golosos.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Yanzoo

A mi Panda me encanta!!

15 de enero de 2016

gastrolola

Acabo de leer tu reseña, Eum, muy buena y completa, me has convencido aún más para volver a Panda e incluso aprovechar para llevarte algún pastel para obsequiar con esa presentación tan elegante

16 de enero de 2016

Restaurante Comala

+34 915 04 78 27

Plaza de la Lealtad, 3 <m> Banco de España 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 114 personas

ver más restaurantes mexicanos en Madrid

EL NUEVO RETOÑO DE ABRAHAM GARCÍA

me gusta

Ubicado en un enclave excepcional en el barrio de los Jerónimos compartiendo protagonismo con uno de los hoteles más señoriales y con empaque de la ciudad, el hotel Ritz, encontramos la taquería/coctelería/taberna canalla del respetable chef Abraham García.

Y es que esto de las modas también se traslada a lo gastronómico y ahora lo mexicano pega fuerte. Lo último, Cascabel, en el nuevo Gourmet Experience del Corte Inglés Serrano y justo antes nos sorprendía este icono de la restauración de la capital con Comala.

Como mis expectativas no eran muy exigentes vistos los post del foro onceocho y las ganas de pasarlo bien y disfrutar de una comida agradable eran muchas, nos gustó más de lo esperado.

El local/sala me parece muy conseguido, informal pero elegante, que no podía ser menos estando al lado del Ritz, aunque el espacio es escaso, especialmente las tres mesitas de la entrada que se llevan con diferencia la peor parte, estrechez máxima y la tortura del frío cada vez que esas puertas de apertura automática se abren. Ambiente pijil madurito.

Personal atento y amable ataviado con indumentaria retro-informal.

Acudimos sin reserva, no tenía muy claro si podía reservarse o no, creo que deberían indicarlo en su web porque con esta moda de hacer fila en la puerta de los establecimientos uno piensa que las buenas costumbres se han perdido, pero afortunadamente aquí se siguen respetando las buenas formas. Así es que como acudimos a las 13,45 por si las moscas, tuvimos suerte de chiripa y nos acoplaron en una de las tres mesas infames de la entrada con la condición de abandonarla a las 15,00 horas ya que tenían reserva.

Sin problema, no se podía pedir más. La cocina aún no estaba preparada por lo que nos pusieron un pequeño aperitivo de tortillitas crujientes para ir amenizando el arranque de la cocina.

Desgraciadamente nuestros estómagos son bastante sensibles a los platos especiados y picantes, es la razón principal por la que no frecuentamos demasiado este tipo de cocina, aunque nos atrae bastante, así es que fuimos moderados con la comanda.

Tras el snack vino el aperitivo oficial, crema de marisco, muy apropiada para preparar el estómago en estos días gélidos.

Compartimos, taco de arenques del Báltico marinados y guacamole con mango al estilo Veracruz (10€), solomillo de jabalí en brochetas adobado con achiote y hierbas acompañado de ñoquis de patata nueva, salteados junto a tomate seco de Sicilia (18€) y las famosas albóndigas de ibérico puro en salsa mexicana con cus-cús al azafrán (13€).

Tacos muy buenos, gran equilibrio y elegancia de los arenques con el guacamole. Un poco difíciles de comer porque el contenido sobrepasa el continente, pero mejor esto que quedarse corto.

Las brochetas de solomillo de jabalí lo mejor de los tres platos, la carne estupenda y la salsita de tomate seco para mojar las tortillas de maíz y trigo (3€) con las que acompañamos los dos platos principales hasta acabar con ellas.

El plato de las albóndigas bastante generoso. También muy ricas, creo que a algunos les parecen muy flojas de picante, incluso el camarero nos reconoció que ya no pican tanto, entiendo que los amantes de esta cocina lo critiquen, yo debo confesar que nos parecieron un poco potentes de sabor, más bien diría saciantes, pero como os decía al principio somos un poco nenazas en este aspecto.

Acompañamos con una copa de vino tinto del Bierzo uva mencía, Pago Mandonaje (3€) un poco áspero para mi gusto y copa de vino de Madrid, Duan (4€) más elegante y fino. Servidos en grandes copas bien generosas.

Con estos tres platos nos quedamos bastante saciados y como teníamos hora de salida y somos muy disciplinados, prescindimos de postres y cafés, por lo que la cuenta fue muy moderada, 51€. Aún así nos obsequiaron con unos petit fours de trufitas de chocolate muy ricas.

Como no tomamos muchos platos, le pongo 4- stars en lugar de 4* definitivas. Los detalles de los dos aperitivos y pan sin coste adicional y los petit four sin tomar siquiera cafés, me parecen muy acertados y son de agradecer. El servicio es muy atento, el local muy agradable (a pesar de la puerta que es un gran error) y la cocina es elaborada con materia prima de gran calidad.

Me quedé con unas ganas tremendas de tomar una margarita que tenía una pinta estupenda, aunque no sé si serán un sablazo. Creo que es un lugar perfecto para acudir por la noche a tomar un cóctel y picar algo informal en la barra.

Visita sábado 24 de enero de 2015.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID