222 sitios, 23 siguiendo, 74 seguidores, 37 descubiertos, 4.605 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 2 sitios

Mirador de Ulía

+34 943 27 27 07

Paseo de Ulía 193 San Sebastián, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 20 personas

ver más restaurantes vascos en San Sebastián

GRAN ESTRELLA MICHELIN

me encanta, uno de mis favoritos

El chef Rubén Trincado es la tercera generación al frente de El Mirador de Ulía, recientemente galardonado con su primera estrella Michelín en 2011.

El tercer día de nuestra estancia estival en San Sebastián teníamos reserva para cenar en este restaurante ubicado en el Monte Ulía. Había leído varias críticas acerca de la dificultad de contactar con el establecimiento para cursar la reserva y doy fe de tal circunstancia, ya que intenté hacerlo telefónicamente en varias ocasiones, siempre por la tarde/noche, e incluso quise cerrar reserva a través de su web, opción que sólo utilizo en último término, pero también resultó infructuoso. El último intento fue un sábado a mediodía y, por fin, hubo suerte. Lo aposté a todo o nada, si no me hubieran contestado a la llamada, habría reservado en Akelarre.

Algunos diréis que esta opción hubiera sido más acertada, pero ya lo conocíamos de una visita allá por el año 2003, cierto que hace demasiado tiempo, pero el Mirador de Ulía no nos decepcionó en absoluto; de hecho, en esta ocasión, fue la mejor experiencia gastronómica de nuestra visita a San Sebastián.

A falta de coche particular, nos desplazamos hasta allí en taxi, creo que no hay otra forma de hacerlo, al menos durante la noche.

No tenía seguridad de que nos ubicaran en la terraza, ya que cometí el gran error de no especificarlo en el momento de realizar la reserva y además, el día no había sido cálido, por lo que quizás habrían optado por acoplar a los comensales en el interior del restaurante. Grata sorpresa y supina ignorancia la mía, al descubrir que la terraza es un mirador acristalado volado.
Y es que tengo el concepto de las terrazas de Madrid, abiertas y al aire libre para compensar el ingrato calor del día y en estas zonas de clima más suave y lluvioso, se buscan otros recursos para poder disfrutar del verano.

Aunque nos ubicaron en una mesa en segunda fila, pudimos disfrutar de una panorámica preciosa aún siendo de noche, en la que descubres la imponente ciudad con la playa Zurriola y el Kursaal iluminado como protagonistas y la playa de la Concha, la isla Santa Clara y el monte Urgull e Igeldo a lo lejos.

Una vez acoplados y como es habitual, nos ofrecieron tomar un aperitivo que acompañamos con unos snack de la casa, mientras consultábamos la carta.
El menú degustación compuesto por dos aperitivos, tres entrantes, un pescado, una carne y dos postres nos resultó demasiado largo teniendo en cuenta que aún nos esperaban algunos días de periplo gastronómico por la ciudad, aunque creo que su precio de 80 € más IVA (bodega aparte) es ajustado después de la valoración de su cocina.

Así pues, optamos por dos entrantes para compartir y un principal para cada uno. Lo acompañamos con un chablis Louis Latour (30€) y una copa de vino tinto Dinastía Vivanco crianza para el plato principal de carne.

Antes de pasar a los platos elegidos, tomamos dos aperitivos cortesía de la casa que no nos cargaron en cuenta, al igual que no le hicieron con el snack , el servicio de pan y los petits fours. Esto es algo que también ocurrió en Zuberoa al día siguiente y que nos agrada especialmente ya que en la gran mayoría de los restaurantes de Madrid esto siempre se cobra y, el complemento, en algunos casos, no es despreciable.

De entrantes compartimos gilda, emulsión de yemas, anchoas mariposa y esfera de aceituna (20 €) y tacos de atún marinado con wasabi (27 €) (siento no poder reproducir la mayor parte de los nombres exactos de los platos ya que la carta de la web no está actualizada y no tomé la precaución de fotografiarla).

Ambos platos se sirvieron al centro y los emplatamos posteriormente. Esto es algo que no nos desagrada y que, en este caso, aportaba un toque informal a la mesa y mostraba la puesta en escena del color, las formas y la disposición de los ingredientes en el plato.

Las gildas era un plato sencillo, pero rico, muy rico; nos encantan y en Madrid no es fácil encontrarlas en un restaurante. Las más grandes iban rellenas de anchoas y las esferas de aceituna aportaban un toque de sofisticación que redondeaba el plato.

Los tacos de atún estaban marinados y quizás tuvieron algún tratamiento más, el sabor era algo ahumado, pero no lo cotejamos con el servicio. También riquísimos.

Los platos principales fueron tacos de ternera, más en concreto lengua (24 €) y cigala con su tuétano (26 €). La lengua de ternera exquisita y la cigala se presentaba sobre medio hueso de vaca y acompañamiento de brotes y flores muy fresco que contrastaba con la potencia del tuétano, muy bien ejecutado y de calidad excepcional.

Prescindimos de postre, pero café e infusión se acompañaron de petits fours que aportaron el toque dulce a la velada. Rematamos con whisky on the rocks y oporto.

La cuenta final fueron 163,71 € IVA incluido.

Fue una gran cena, con platos sencillos y equilibrados en los que quizá no descubrimos el lado más auténtico del chef, más arriesgado en otros muchos, pero buscábamos esto, cocina relajada arraiga a las raíces de la tierra que nos dejó muy satisfechos y con un estupendo “sabor de boca”.

Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitarlo, merece la pena!!!

Visitado el 24 de agosto de 2013.

etiquetas:

listas: MIS RESTAURANTES FAVORITOS, RESTAURANTES SAN SEBASTIAN

Restaurante Ni Neu

+34 943 00 31 62

Avenida de la Zurriola 1 San Sebastián, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 26 personas

ver más restaurantes cocina creativa en San Sebastián

¿MERECE UNA ESTRELLA MICHELÍN?

está OK

En nuestra cuarta visita a la encantadora ciudad de Donostia - San Sebastián y después de haber disfrutado de la cocina de la mayor parte de los grandes maestros de lo gastronómico; decidí realizar una incursión por otros restaurantes con estrella Michelin de la ciudad. Aunque no soy ferviente admiradora de la Guía Michelin, siempre es un referente. La búsqueda fue minuciosa, cotejando las opiniones de decenas de aficionados al buen yantar.

Inicialmente mis opciones eran Alameda en Hondarribia, el Mirador de Ulía y Miramón Arbelaitz en Donostia y Zuberoa en Oiartzun.

Desplazarnos hasta Hondarribia y Oyarzun sin coche particular suponía un coste añadido en taxi, así es que sacrificamos Alameda que guardamos para la próxima ocasión. Los cocineros de Arbelaitz y Zuberoa son hermanos, las opiniones de Zuberoa eran unánimes, así es que de nuevo la balanza se decantó por éste, tampoco olvidaremos Arbelaitz para una nueva visita. El Mirador de Ulía tenía una carta atrevida y fresca con una ubicación privilegiada, por lo que fue mi otra elección.

Como habéis observado, el restaurante Ni Neu no estaba entre mis prioridades, pero en anteriores visitas a la ciudad, había tenido intención de comer aquí por curiosidad, algo informal de precio comedido. La oferta está compuesta por dos menús degustación, un menú exprés y una carta con precio cerrado formada por entrante, principal y postre, a elegir entre varias opciones; pan casero y bebida incluidos.

Cuál no fue mi sorpresa cuando descubrí que también tenía una estrella Michelin. Ubicado en el Centro de Convenciones y Congresos el Kursaal, perteneciente al Grupo IXO, grupo empresarial compuesto por el restaurante Mugarit en Rentería, por Ni Neu y Bodegón Alejandro en Donostia y Bistró Guggenheim Bilbao y Nerua en Bilbao. Así es que la curiosidad aumentó y fue otro de los restaurantes elegidos para mi visita de 2013.

El local es bastante informal con mobiliario ligero y moderno. Tiene una sala más amplia frente a una gran barra en la que también sirven bocados informales y una sala más pequeña que forma una ele con la anterior en la que nos ubicaron.

Al principio el servicio estaba un poco desubicado, pero pasados los primeros momentos de incertidumbre se serenaron y todo empezó a funcionar acompasadamente. Un detalle que no me gustó fue que dos mesas desocupadas no estaban vestidas; esto afeaba el conjunto de la pequeña sala.

Descartamos los menús degustación de 32€ y 38,50€ más IVA y optamos por entrante, principal y postre por un precio de 25,40€ más 10% IVA.

En la bebida podía optarse por agua mineral o vino tinto Tres Ducados D.O. Rioja o vino blanco Viña ’65 D.O. Rueda. Si preferías modificarlos, de nuevo teníamos tres bloques de vinos con tres suplementos desde 8€, que fue por el que optamos. ½ de Marqués de Riscal D.O. Rueda y ½ de Izadi D.O. Rioja.

De entrante nos decidimos por el gazpacho de tomate con tartar de bonito marinado. Color y sabor espectaculares, fresco y con gran protagonismo de sus dos ingredientes principales.

De plato principal podíamos elegir entre carnes o pescados; merluza asada con jugo tostado de sus pieles y hebras de berenjena y anchoas horneadas y aliñadas, majado de frutos secos y guindilla del país, fueron la elección.

La merluza fue un gran acierto, calidad en el producto y muy jugosa con su caldo de berenjena; las anchoas estaban demasiado blandas, sus escamas y algunas espinas molestaban y entorpecían la degustación del plato. El majado de frutos secos es la salsa que veis junto a las anchoas y que agradecí que acompañara aparte. A pesar de que el sabor del pescado era bueno, el plato no estaba bien ejecutado.

De postre compartimos torrija empapada en yemas de huevo y nata fresca, caramelizada en la sartén, con helado casero de vainilla. Postre estrella de la casa de merecida fama. (Sentimos no tener muestra gráfica, “la emoción nos embargó” y olvidamos hacer la foto)

Con café doble e infusión 78,60 € IVA incluido.

Nuestra valoración general es positiva, a pesar de que el ambiente es frío y el concepto estandarizado; el servicio fue amable y correcto y la cocina es elaborada, con productos de calidad y presentación muy cuidada. RCP correcta. Sin embargo, merece una estrella Michelín…???

Visita el 22 de agosto de 2013.

etiquetas:

listas: RESTAURANTES SAN SEBASTIAN