222 sitios, 23 siguiendo, 75 seguidores, 37 descubiertos, 4.620 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 3 sitios

Barra/M

+34 916 68 46 78

Calle Libertad, 5 <m> Chueca 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 52 personas

ver más restaurantes peruanos en Madrid

LO NUEVO DE MALPARTIDA EN FORMATO /

me gusta

Las expectativas eran altas ante este concepto aún novedoso de la barra callejera con algunos ejemplos de éxito como Sala de Despiece, Streetxo o Barra Atlántica.

Ahora encontramos una barra callejera peruana de la mano de Omar Malpartida tras su ya más que consolidado Tiradito Pisco Bar y su también reciente proyecto Gambi, que aún tengo pendientes.

Un concepto moderno y muy urbano del que no sé si primero fue la idea de la barra alargada y después el local o viceversa, ya que en un local estrecho y alargado como el que ocupa en pleno barrio de Chueca, el concepto no podía ser otro. Barra muy larga de acero inoxidable en la que se comparte espacio con el resto de los comensales, con dos puesto de cocina a la vista para los platos fríos en absoluta interacción con los clientes. La propuesta es clara, compartir esta experiencia gastronómica de cocina peruana con influencias de México y Asia (Thailandia, China y Japón).

Nuestra cena no pudo empezar mejor, buena compañía y ubicación justo al lado de uno de los puestos de preparación de los platos fríos. Además en esta zona, puedes introducir perfectamente las piernas debajo de la barra en tu taburete, por lo que la posible incomodidad queda resuelta.

El concepto informal y callejero queda bien patente en la mesa sin mantel, por supuesto, sin servilletas de tela e incluso con los cubiertos dispuestos en cubiletes para “sírvase usted mismo”. Esto ya cambia cuando estudias la carta y empiezan a desfilar los platos, en los que hay muy buen producto, técnica y una fusión muy pensada.

Como éramos cuatro personas dispuestas a darlo todo, el formato fue de raciones enteras.
Comenzamos por el ceviche Thai (17€) de corvina, coco, ají, cilantro, cacahuete y zumo de lima. Exquisito, el coco le da un sabor más suave, menos ácido que el ceviche clásico y el contraste crujiente del cacahuete una textura muy original. La corvina, por supuesto, extrafresca.

Seguimos con las gyozas chilangas (3,50€ unidad) de carnitas, chipotle, salsa criolla y menta. El relleno muy bueno, la masa de la gyoza a alguno le resultó un poco gruesa, en mi opinión era perfecta, esto va en gustos. El conjunto un buen bocado, pero menos original que otros platos.

A continuación llegaron los baos criollos (4€/unidad), con panceta, ají amarillo, criolla, BBQ rocoto y boniato crujiente. Como ya estamos un poco saturados de estos bocadillos asiáticos, no esperaba que me sorprendieran tanto como lo hicieron. Tamaño XL y con un sabor y una potencia espectacular, mis felicitaciones por ensalzar este bocado del que ya vamos prescindiendo.

Seguimos con Tallarines Chow Fun (17,50€) con noodles al wok, pimienta de sichuán, soja, chile thai, mejillones y panceta crujiente. Hubo diferencia de opiniones, para alguno fue el mejor plato, y para otra lo que menos le gustó. A mí me parecieron muy correctos, aunque bien es cierto que no es un plato que sorprenda.

Lengua (17,50€) con curry verde, coco, rocoto, lima kaffir y arroz acastañado. Un plato que inicialmente puede generar alguna reticencia, pero que recomiendo no perderse. No es un plato agresivo, todo lo contrario, ingredientes muy equilibrados que lo convierten en un plato redondo.

Ya no habíamos pedido más, pero como íbamos a muerte, añadimos una tempura de setas Shitake (15€) con huevos poché, jamón ibérico y salsa hoisin. Después del ceviche, fue el plato que más me gustó, sabor contundente y una ejecución perfecta.

Acabamos con los postres, una tartaleta blanda (8€) muy equilibrada y refrescante y un tres leches (7,50€) que no es más que un coulant de chocolate, pero que está estupendo.

Mis amigos acabaron con un pisco clásico y otro de maracuyá (9€ y 8€ respectivamente).
Para acompañar la cena tomamos dos botellas de Perro Verde Verdejo (17€/ botella) que maridó muy bien con todos los platos.

Cuenta total 165,70€, pero como habéis podido comprobar, comiendo y bebiendo mucho. La RCP me parece estupenda.

Una experiencia diferente que merece la pena conocer.

etiquetas: , , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Latasia

+34 915 55 93 33

Paseo Castellana 115 <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 92 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

CASA DE COMIDAS DEL SIGLO XXI

me gusta

El nuevo proyecto de dos tercios del trío que inició su andadura en la Chusquery, demuestra más solidez y claridad en el concepto, en las formas y, por supuesto, en el plato.

El local, ubicado en una buena zona en la Castellana, es pequeño, pero con una sala muy bien distribuida y acogedora, decorada con maderas claras y tonos ocres, naranjas y rojizos que le aportan calidez. Varias mesas independientes con capacidad para dos comensales, un par de mesas altas con taburetes para cuatro, otras dos mesas para cuatro o hasta cinco personas al lado de un gran ventanal que aporta luz natural a la sala, una zona de mesitas para dos con sillón corrido y sillas enfrente y, una mesa redonda con sillas tapizadas a juego con los taburetes de las mesas altas para un grupo de seis personas.

Ayer, lunes laborable víspera de festivo, el ambiente era fundamentalmente de compañeros de oficina o parejas que se emplazaban para una comida agradable pero relativamente rápida después de la jornada laboral o para tomar fuerzas para continuar con la misma. En nuestro caso aprovechábamos el puente para celebrar onomástica.

Ambiente algo ruidoso y servicio amable, pendiente de los detalles, aunque me pareció que con alguna mesa se retrasaban.

Me sorprendió que no es posible pedir medias raciones, algo muy generalizado y que permite probar más platos de la carta, bien es cierto que en Latasia la oferta es breve, unas ocho o diez referencias en los entrantes y otro tanto de principales con varios platos fuera de carta, pero aún así, la posibilidad de medias sería muy aconsejable.

Los precios me parecieron moderados, pero recuerdo opciones de altura más competitivas como por ejemplo Ronda 14 o Bacira. Sin embargo, es de agradecer que en la bebida no se excedan. Pan y aperitivo 2,50€ pax, que en nuestro caso rentabilizamos porque mi pareja se tomo su ración de pan y la mía las cuatro veces que nos repusieron el cestillo individual. Damos fe de que es un pan de mucha calidad, ayer nos ofrecieron pan blanco y pan de centeno.

En cuanto al comercio, esta fue nuestra comanda para compartir:

Aperitivo de pañuelos de pasta brick rellenos de cochinita pibil. Crujientes, calentitos, muy ricos.

Tiradito de lubina con leche de pantera rosa con brotes y unos camaroncitos crujientes que le aportaban un extra de sabor (14€). Pescado muy fresco, plato refrescante, mil sabores. Repetible.

Pez mantequilla al horno, marinado en miso y amontillado (16,40€) Espectacular, lo mejor, plato generoso, de ejecución perfecta y un sabor maravilloso. Acompañado de pot choy crujiente que nos recordó a la Chusquery.

Raya macerada a la plancha sobre hoja de plátano y patatas asadas (17,60€) Plato sencillo, pero de nuevo muy rico. Si hay raya en la carta no dejamos de pedirla nunca. En estas ocasiones siempre nos acordamos de la raya de las rayas por antonomasia, la que preparan en la Buena Vida, si tenéis oportunidad no os la perdáis.

Aquí ya estábamos llenos, porque aunque parezca poco los platos, como decía, son generosos, de hecho comprobamos que casi todo el mundo pedía dos entrantes y un principal o un entrante y dos principales, pero nosotros habíamos pedido dos y dos y se habían olvidado del segundo entrante, cuando se lo dijimos al camarero dudamos si dejarlo así y pedir un postre para compartir del que solemos prescindir, pero al final decimos tomarnos esas mollejas de ternera confitadas y salteadas al wok (15,50€) que estaban estupendas y que remataron la comanda para salir de allí rodando.

Se les había terminado la oreja de cochinillo, una pena, porque tenía muchas ganas de probarla.

Acompañamos la comida con vino por copas. Para los pescados tres copas de un verdejo que no conocía llamado Mocen, riquísimo. Y para rematar la jugada con las mollejas una copa de vino tinto del que no recordamos la referencia. 2,80€ cada una y en cantidad generosa.

Para finalizar y ayudar a la digestión, un café solo (1,50€) y una infusión de manzanilla (1,80€). Con una botella de agua de 0,5l (2€), cuenta total 85€. Como decía, creo que 42,5€/pax es un precio un poco elevado para el ranking capitalino actual, pero la visita merece la pena, sin duda.

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Bacira

+34 918 66 40 30

Calle del Castillo 16 <m> Iglesia 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 262 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

¿QUÉ TIENE BACIRA QUE NO TENGAN OTROS?

está OK

Bacira nos invita a “una experiencia gastronómica donde el Mediterráneo y Asia se dan la mano”. Proyecto de un trío de ases al estilo Triciclo que después de su encuentro en Nikkei 225 deciden emprender su propio negocio en el barrio de Chamberí.

Se encuentran con el local del efímero Amasia y se lanzan al abismo de la restauración madrileña en pleno mes de julio. Momento bien arriesgo, nos comenta el camarero que nos atiende en sala, “…pero estamos muy contentos. Ya tenemos lleno el próximo sábado y el siguiente y el siguiente. Y mañana y el viernes también…” Y es que cuando los madrileños simpatizamos con un local, vamos a muerte, lo lanzamos al estrellato y lo colocamos en un abrir y cerrar de ojos en los primeros puestos de la lista de top ten!

Y efectivamente es un concepto interesante, que no novedoso, como decía recuerda a Triciclo en la idea de profesionales del gremio que se asocian para crear proyecto propio con una fórmula informal, de precios más o menos ajustados (así, así), local desenfadado (en este caso recuerda más a una gran taberna bien puesta) y cocina elaborada (más gastronómico éste que aquel).

Miércoles 3 de septiembre 22,30 horas local a rebosar, incluso un poco más tarde alguno que otro, copita en la barra (¡qué marchita de diario, un lujo!)

Llegamos apurados después de sesión de cine, pero puntuales. Nuestra mesa no es de las mejores, nos castigan en un rincón del local, aunque la verdad es que mesas buenas buenas podemos considerar tres, las tres que no se montan casi literalmente sobre las de los lados y que ocupan el lugar central del amplio local con algunas columnas que aportan calidez al espacio. El zócalo en tonos verdes, grises y blancos le imprime ese toque tabernario muy acertado. Mesas y sillas blancas muy sencillas gama Ikea con camino de mesa y buenas servilletas de tela en un verde intenso. Vajilla blanca de corte nórdico.

Tardan un poco en ofrecernos la carta, pero a partir de aquí los tiempos son correctos. Los platos se distribuyen en tres bloques, Para empezar…, Para seguir… y Dulces recuerdos. Además, un primer apartado de Fuera de carta. Como ya casi es obligado, algunos de ellos se ofrecen en medias raciones.

Aperitivo de yogurt griego, remolacha y huevas de mujol. Bien, pero mejor más pequeño, menos remolacha para equilibrar el sabor de todos los ingredientes. Rebanadas de pan especiales, pero correoso (1,5€ cubierto/ p).

Para empezar:

-Anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy (8€ ración). Buenísima. Para mí fue una grata sorpresa porque descubrí que sí me gusta la anguila, lo que no me gusta es la anguila macerada en soja de los japos. Cantidad más que generosa con buena calidad del producto. De lo mejor de la cena.

-Niguiris de atún rojo (8€ , 2ud). Estaban ricos, pero la calidad del atún no estaba a la altura del precio.

-Tartar de atún picante con aguacate, alga wakame y pomelo rosa (8€, ½ ración). Bueno, el picante se les olvidó por completo, la combinación con el aguacate y el pomelo muy acertada, pero el tartar no se presentó armado, con trozos de atún en tapas en lugar de cortado en dados. Quizás quieran darle un toque distinto, en la foto que aparece en su web es como yo lo esperaba, pero podéis comprobar en la mía que el parecido es lejano y no creo que lo justifique que fuera media ración.

Para seguir:

-Bacalao confitado con crema suave de ajos tiernos y piparras (16€ ración), que tomó mi pareja. Buen producto y ejecución perfecta.

-Tiradito de vieiras con tobiko, brotes, cortezas y yuzu (12€). Yo pedí el tiradito de lubina, lo prometo, pero el camarero escuchó vieira. Acepté tomármelo, él se disculpó hasta la saciedad. No había problema, de hecho hacía bastante tiempo que no tomaba vieira, me gustan, pero si tengo otra opción siempre me decanto por ésta. A pesar del error estaba muy muy bueno. Las pequeñas cortezitas un puntazo.

Mi verdadero pesar fue no haber pedido las albóndigas de rabo de toro, pero me rajé pensando que serían demasiado fuertes para cenar. En la mesa de al lado fueron más valientes y que pintaza…! Quedan pendientes.

Para acompañar la cena tomamos un blanco Navaherreros 2012 D.O. Madrid, uvas albillo y macabeo (16€), muy bueno. Carta de vinos con referencias muy interesantes a buen precio. Además de vinos blancos y tintos, tienen un apartado de vinos espumosos y otro de vermut, generosos y una cerveza artesanal.

Terminamos con un dulce recuerdo, nuestra versión del “Drácula” (5€) con fresas, grosellas, coulant de fresas y helado de vainilla. Riquísimo.

Con una botella de agua con gas pequeña, 78,50€.

Restaurante con un formato muy de moda con cuidada cocina fusión a precios razonables. La cuestión es que se empieza a globalizar la oferta y ya es difícil encontrar la verdadera identidad de muchos establecimientos; acaso es que no tenemos que buscarla…

En rigor, 3,5 estrellas. En nuestra próxima visita optará a 4.

etiquetas: , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

ver comentarios anteriores (1)

Gath

Muy buena reseña.

4 de septiembre de 2014

gastrolola

Gracias!!!!

4 de septiembre de 2014

Miss Migas

Vaya, coincidimos en fecha y hora!! Y comimos similar!!

5 de septiembre de 2014

spider72

Buena reseña Lola, aunque yo le pongo 5. Me pareció mucho mejor que Triciclo y más barato. La verdad es que al leer tu opinión me parecen pocas stars que te gusto mucho casi todo

5 de septiembre de 2014

gastrolola

Quizás tienes razón Spider, pero aún tiene casi 4 porque de los tres primeros realmente solo me pareció q estuviera a la altura de lo q esperaba la anguila, así q voy a ser dura y voy a mantener las 3. Prometo volver este invierno con muchas ganas de subir puntuación porque creo q promete. Con respecto a Triciclo tengo muchas ganas de volver porque yo fui al principio de su apertura y el concepto entonces era totalmente novedoso, pero es imposible, siempre completo!!!ver comentario completo

6 de septiembre de 2014

Pilar Castellanos Fernandez

Bacira ha sorprendido a propios y extraños, yo ya he ido cuatro veces y tengo una nueva reserva para dentro de quince días. Hoy he probado el menú del día que no lo había hecho hasta ahora, me ha encantado. Me encantan todos sus platos, calidad y precio inigualable, todo cocinado con mucha ilusión y mimo. Me encanta que los cocineros salgan a hablar e incluso sirvan algún plato a los clientes. Un servicio muy bueno. Se lo recomiendo a todo el mundo y sobre todo muy buena idea lo de las medias raciones. Solo me queda felicitarlesver comentario completo

26 de septiembre de 2014