222 sitios, 23 siguiendo, 74 seguidores, 37 descubiertos, 4.605 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 2 sitios

Kimura

- cerrado

Calle Alberto Bosch 14 <m> Atocha 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 75 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

JAPONES CLÁSICO EN EL BARRIO DE LOS JERÓNIMOS

me gusta

Ya tenía ganas de conocer el restaurante japonés Kimura, comandado por Yasuhiko Kimura del que tanto y tan bien se ha hablado en este foro en su anterior establecimiento Aki, que no tuve la suerte de conocer y que, tras el cierre de éste por jubilación de su dueño, emprendió proyecto propio en el distrito de los Jerónimos, justo detrás del museo del Prado y a un paso del Retiro.

En mi opinión, el enclave del restaurante no es tan desacertado, bien es cierto que el servicio de cena es más complicado porque hay que desplazarse hasta la zona a propósito, pero creo que debe funcionar mejor para la comida con el triángulo de oro museístico capitalino a un paso y el Retiro a otro. Museo+Kimura me parece un plan perfecto de domingo. A nosotros también nos encaja muy bien en diario con su estupendo menú y muy cerca de Renfe Cercanías.

Pues esa ha sido nuestra primera incursión en Kimura, menú diario de viernes 15 de enero, para ir haciendo boca y conocer el sitio.

Y tengo que decir que nos ha encantado. El local, con mesas altas y barra de sushi donde oficia el chef en planta calle, y en primera planta dos salas, una pequeña antesala con un par de mesas o tres y la sala más al fondo con unas 7 u 8 mesas más y cocina al fondo. Aunque austero o sin adornos superfluos, el sitio me pareció muy agradable y acogedor, con un ambiente sosegado que te invita a la experiencia gastronómica de un japonés con una oferta tradicional pero muy consistente y con un producto de gran calidad.

Los menús se ofrecen en días laborales a mediodía a precios que oscilan desde los 12,50€ hasta los 16,50€. Todos incluyen una sopa miso, un complemento a elegir entre ensalada, gomawakame, wakame-su o gomaae, bebida (vino, cerveza, agua, refresco o té) y café, té o postre a elegir. Los menús más caros son los de sushi y sashimi. También tienes la opción de pedir una minitempura con un suplemento de 6€.

Nuestra elección fue un menú de sashimi y otro de sushi que compartimos y la minitempura con el suplemento. Para beber mi pareja tomó una copa de vino tinto y yo copa de vino blanco en cantidad generosa, aunque las copas no eran grandes.

La sopa miso muy rica, aunque con poquitos tropezones. De complemento optamos por gomawakame, algas picantes con sésamo, que aunque no picaban estaban buenas y wakame-su, algas wakame con pepino en vinagre, que a mí me pareció un poco fuerte, pero en realidad es que no soy amante del vinagre y, en general, tampoco me apasionan las algas, así es que mi opinión no tiene demasiada credibilidad, a mi pareja le gustaron mucho ambas.

Los platos principales nos parecieron espectaculares, el sashimi tenía 6 variedades de pescados más una gamba dulce; toro, maguro, dos tipos de salmón, la famosa caballa marinada y un pescado blanco que no identificamos bien, probablemente corvina, tres cortes perfectos y fresquísimos de cada uno de ellos. El sashimi venía acompañado de un bol de arroz. El sushi eran 6 piezas de maki roll de salmón y 4 piezas de unos estupendos niguiris de salmón, gamba, atún y pez mantequilla. Yo me comí 3 de los 4, el mejor el de atún, el de gamba no tenía sabor. El arroz, aunque un poco pegajoso, muy bueno, esto creo que es cuestión de gustos. En mi opinión el tamaño de los niguiris, más grandes de lo habitual y el grosor del corte del pescado, más grueso de lo normal, me ha parecido genial, pero yo es que soy así de bruta, si me pones más con la misma calidad y al mismo precio, aunque no me quepan casi en la boca, como era el caso, estoy encantada.

Aunque las cantidades están fenomenal y no te quedas con hambre, decidí pedir la minitempura. Creo que la tempura suele estar un poco denostada en las comandas de los restaurantes japoneses, pero a pesar de que no es barata, a mí me gusta mucho y, además, junto con la elaboración del arroz y la calidad y corte del pescado, me parece que es el trío que define la calidad de un japonés. Dos rodajas de berenjena, un langostino, un espárrago, cebolla, pimiento verde y, curioso, judía verde. Perfecta de punto, sabor y sin rastro de aceite.

Y para terminar con los postres, mi pareja optó por una gelatina de café, que aunque no es un postre muy japonés estaba muy rica con buena potencia de sabor y yo el clásico helado de té verde muy bueno, que también te los encuentras por ahí sin apenas sabor.

Junto con una cerveza kirin de barril (2,5€), factura final 41,50€. RCP muy muy buena.

Desde luego me quedo con unas ganas tremendas de volver a Kimura para probar su carta con la seguridad de que no me defraudará en absoluto, aunque será más probable que nos volvamos a dejar seducir por su menú diario. En cualquier caso, apuesta segura. A los amantes de la cocina japonesa tradicional, no lo echéis en el olvido que sería una gran pérdida y ahora que por fin he conocido éste, quiero que nos dure mucho tiempo.

etiquetas: ,

listas: RESTAURANTES MADRID

Miki Restaurante Japonés

+34 910 83 69 63

Calle Duque de Sevilla, 4 <m> Prosperidad 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 147 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

SENCILLEZ, ELEGANCIA Y PRODUCTO

me encanta, uno de mis favoritos

Como ya hemos proclamado a los cuatro vientos, Miki Restaurante japonés es el nuevo proyecto en solitario del chef Hiroo Miki tras su larga andadura en Miyama.

Debo reconocer que no he seguido suficientemente sus pasos y tan sólo he disfrutado en una ocasión de Miyama en Flor Baja y otra mucho más lejana en el tiempo en Miyama Castellana.

Quizás sea esto una de las cuestiones que ha influido para que haya experimentado tan grata sorpresa con su nuevo restaurante Miki (en ocasiones el desconocimiento nos hace felizmente ignorantes).

Tras un intento fallido en Nakeima, no por quedarnos sin mesa, sino porque simplemente no habíamos tenido la precaución de comprobar sus días de apertura en estas fiestas navideñas y estaba cerrado; nos vimos obligados junto con una pareja de amigos a improvisar un plan B, y como no nos apetecía desviarnos mucho del rollo asiático, propuse marcharnos a la esencia de lo japonés y probar Miki.

Como era un martes a las 20,00 horas supuse que no tendríamos problema de reserva para cuatro y efectivamente así fue, aunque más tarde comprobamos que el restaurante se llenó.

Tuvimos algún que otro problema para ubicarnos y encontrarlo, pero la tensión se diluyó automáticamente en cuanto entramos en la sala y comprobamos que era un espacio sereno, sin adornos innecesarios, pero actual y casi acogedor.

Una vez acomodados y tras un breve recorrido por la carta, muy amablemente el jefe de sala nos hizo algunas recomendaciones acerca del tipo de comanda que consideraba más adecuada. La verdad es que no seguimos demasiado sus consejos y al final de la velada concluí que hubiera sido más recomendable haber optado por algún plato más de entrante puesto que después de un maki aún nos habíamos quedado con un poco de hambre (bueno, más bien con un resquicio de gula) y nos decantamos por un maki más, lo que al final resultó un poco pesado.

Servicio de sala muy correcto y atento. Os he leído que es ruidoso, quizás estáis en lo cierto, esta noche la sala se llenó e incluso hubo dos grupos de más de seis personas, y a mí no me lo pareció.

Nuestros platos fueron los que siguen:

-Un yakitori para compartir entre dos (6,60€) y una tempura de sardinas para los cuatro (10€). Sorprendió la calidad del pollo del yakitori (yo no lo probé) y la tempura de sardinas fue excepcional, aunque realmente muy escasa para compartir tantas personas.

-A continuación el sashimi 5 clases (28€), es decir, cuatro piezas de cinco clases de pescados distintos; maguro, toro, salmón, dorada y chicharro. Manjar de dioses!!! Elegancia, delicadeza y producto, producto y mil veces calidad del producto.

-Seguimos con dos niguiris de toro (16€, dos piezas por unidad, es decir, uno para cada uno), un niguiri de unagi, anguila (8€ dos piezas) y uno de pescado blanco, de nuevo dorada (6€ dos piezas). Excepcionales, arroz perfecto.

-Para terminar el apartado de principales, maki de atún picante (13,50€), punto justo de picante, elegante, una delicia y, como os decía, maki extra de ebiten, langostino (12€) igualmente delicado y fresco.

Incluso el postre nos resultó bien rico, una bola de helado de limón/lima japonés (4€) muy digestivo que compartimos dos personas y dos cafés (2,5€/u).

Acompañamos la cena con una botella de vino blanco El Transistor D.O. Rueda 100% verdejo con barrica de bodegas Telmo Rodríguez (24€), buen maridaje, y dos botellas de agua (2,5€/u).

En total la cuenta fueron 138,10€, menos de 35€ por persona. Quedamos encantados, pero quizás dos personas con botella de vino se suba a unos 40€, compartir cuatro siempre resulta más ventajoso, en cualquier caso, estupenda RCP.

Mi amiga salió sonriendo y aseverando que el 99 Sushi Bar había muerto! No son comparables, pero lo que es cierto es que si quieres comer japonés sin fusiones, adornos ni florituras, con una calidad excepcional, una elaboración con un respecto máximo al producto y un precio bien ajustado, Miki es el restaurante de cabecera y nosotros vamos a disfrutarlos en muchas más ocasiones.

Visita 22 de diciembre de 2014.

etiquetas: , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

spider72

Estoy de acuerdo con tu amiga...el Sushi99 lo lleva claro...

5 de enero de 2015