222 sitios, 23 siguiendo, 75 seguidores, 37 descubiertos, 4.620 visitas

Glotona de morro fino

gastrolola

mostrando 3 sitios

restaurante vara

+34 925 51 37 50

Carretera Madrid-Toledo km 31 Illescas, Toledo provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Illescas

PARA CELEBRAR

me gusta

Elegimos Vara Eventos&Restaurante con tan solo una semana de antelación para celebrar las bodas de oro de mis padres.
Tan sólo lo conocíamos de una boda de un familiar a la que habíamos asistido como invitados.

Éramos 20 personas y queríamos que fuera una celebración muy sencilla, por lo que no hubiera sido necesario recurrir a un establecimiento de estas características, más apropiado para grandes eventos de más pompa, pero lo ajustado en el tiempo, la fecha, domingo 29 de julio y que fuera un lugar cómodo sin problemas de aparcamiento, me hizo decantarme por Vara sin ni siquiera comparar con otros lugares.

Pedí información a través de la web y me enviaron un dossier con varias opciones de menús.

Tenían disponibilidad para el día elegido, así es que el lunes anterior visitamos las instalaciones y elegimos el saloncito que más nos gustó de los 2 que nos ofrecieron, de uso exclusivo, con un pequeño jardín alrededor muy agradable y baños propios.

El martes antes de las 12,00 debíamos cerrar el menú y así lo hicimos.

El día del evento tomamos un aperitivo en la barra del restaurante mientras fueron llegando todos los invitados y cuando estuvimos listos nos acompañaron hasta el salón perfectamente acondicionado. Decoración sencilla de estilo rústico pero en tonos claros (Los cojines de las sillas con alguna que otra mancha deberían cambiarse) Vajilla demasiado sencilla; para este tipo de celebración se agradecería un menaje más cuidado.

Nuestra combinación de menú fue, en primer lugar, los 3 entrantes a compartir compuestos por surtido de jamón y lomo 100% ibérico y queso manchego acompañado de pan tumaca, gamba blanco de Huelva cocida y almejas a la sartén. De plato principal a elegir merluza o entrecot a la plancha.
La comida se maridó con vino blanco de Rueda y vino tinto Ribera del Duero.
De postre un surtido de 2 tartas y helado casero.

A pesar de lo sencillo del menú estaba todo muy rico. Me preocupaba que alguien se quedara con hambre, pero la cantidad fue perfecta, aunque alguno aprovechó la posibilidad de repetir en el plato principal.

Cerramos con cafés, cava y licores. En el apartado del espumoso creo que deberían ofrecer cava brut además de semiseco.

Aunque hubo algún despiste por parte del servicio con las copas al final de la velada, los 2 camareros que nos atendieron fueron amables y muy profesionales. Los tiempos entre platos perfectos.

En definitiva, fue una celebración familiar en la que a pesar de la precipitación en la eleccion, salió todo fenomenal y todos quedamos muy satisfechos con el lugar y la comida, así es que lo recomiendo para este tipo de celebraciones (Como restaurante no lo conozco, por lo que no puedo opinar, aunque tengo alguna referencia positiva)

Posdata: Como era una comida especial olvidé hacer foto de los platos:-(

etiquetas: , , , , ,

listas: RESTAURANTES TOLEDO

El Carmen de Montesión

+34 925 22 36 74

Calle Montesión, 107 Toledo, Toledo provincia, España

guardado por 52 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Toledo

LA ESTRELLA DE MONTESIÓN

me gusta

Había ganas de conocer la apuesta gastronómica de Iván Cerdeño en el Carmen de Montesión.

Ubicación incómoda en la exclusiva urbanización Montesión a 4,5 km de Toledo, más cuando tienes que desplazarte desde la zona sur de Madrid hasta allí en transporte público; una EXCURSIÓN (con mayúsculas) que hay que sumar a la factura del restaurante. Desde aquí animo al grupo El Bohío a que se trasladen a la capital castellano manchega, como según he leído se están planteando y así, mejorar la sala, que es el motivo de mis 4 estrellas, en lugar de 5.

Espacio excesivamente grande que, a pesar de su intento para que resulte acogedor con cortinas, mesas vestidas, muebles castellanos y adornos medidos, no lo consiguen y el conjunto es desangelado y pasado de moda, aunque la escusa pueda ser conservar el espíritu castellano y la estupenda separación de mesas. Esta cocina necesita una sala cálida que invite al recogimiento y ayude a concentrarse en los platos.

Dicho esto, estuvimos cómodos y el ritmo de la sala fue correcto a pesar de que el servicio es, para mi gusto, un poco estirado, la profesionalidad no está reñida con la cercanía con el cliente.

Actualmente el Carmen de Montesión ofrece de martes a domingo un menú tradición con 4 aperitivos, entrante, pescado, carne y postre de 45€ con vino de la tierra y agua incluidos, el menú clásico con 6 aperitivos, 3 entrantes, pescado, carne y 2 postres por 65€ y el menú degustación con 10 aperitivos, 4 entrantes, pescado, carne y 2 postres por 90€, con bebida aparte en los dos últimos casos; además, se puede añadir maridaje de vinos en ambos casos por 20€ y 35€ respectivamente. De martes a viernes al mediodía también ofrecen un menú ejecutivo más económico.

Yo dudaba entre los 2 primeros y, ya que habíamos hecho la EXCURSIÓN, no nos íbamos a quedar a medias, así es que me decanté por el menú clásico (el menú degustación es para súper héroes).

No tomamos bebidas de aperitivo, aún así nos sirvieron una aceituna rellena, mantequilla con especias, un aceite variedad picual de la tierra finísimo y pan. A continuación, los tres primeros aperitivos del menú, arenque con pepino muy rico y refrescante, bomba rellena de queso líquido con un toque dulzón, bien, y una croqueta clásica de jamón, espectacular. Todo esto sin haber servido aún el vino, un Care crianza D.O. Cariñena (21€) que hacía tiempo que no encontraba en una carta y que aproveché para recordar. Por cierto, la carta de vinos con precios bastante gruesos, todos por encima de 20€, incluso los vinos de la Tierra de Castilla que, ni mucho menos por desmerecer, suelen ser más asequibles.

Esperamos a terminar los 3 snack para que nos sirvieran el líquido elemento y, por fin, pudimos empezar a disfrutar al completo de la sucesión de platos.

A continuación el siguiente aperitivo, un cruasán relleno de un escabeche de setas muy logrado, aunque el continente, una especie de masa ligera crujiente de color rosa con un toque dulzón, en mi opinión no era muy lograda; a mi pareja sí le pareció acertado.

Seguimos con su ya famoso y delicado atascaburras acompañado de un pequeño snack de brandada de bacalao con una textura más consistente. Plato verdaderamente delicioso, y que lo diga yo tiene más mérito porque no me gusta el bacalao desalado.

Por último, uno de los mejores aperitivos, bombón de perdiz, con un sabor contundente y sin complejos.

A partir de aquí empezamos con el menú propiamente dicho. Primer entrante, su ya famosa sopa de maíz y trucha ahumada del alto Tajo (siento no ser más precisa con la denominación de los platos, pero cometí el gran error de no hacer foto del menú). Al leerlo me pareció un plato anodino, pero que equivocada estaba, hasta el punto de que fue uno de mis favoritos, sabor delicado y a la vez con carácter.

El segundo entrante fue su también famosa purrusalda que, en nuestra humilde opinión, fue el pinchazo del menú, estaba rico, pero el puerro estaba llevado al extremo, prácticamente caramelizado, con un huevo cocinado a baja temperatura de una calidad excepcional y el puré de patata, pero demasiado pesado en conjunto.

Y para terminar los entrantes, pato, lentejas y foie con un caldo dashi corto. A mi pareja le pareció que era un plato poco integrado, a mí me pareció perfecto y de nuevo delicado, tres pequeñas albondigitas de pato, cada una de ellas de una parte distinta del susodicho animal y unas pequeñas porciones de foie del tamaño de una moneda de 5 céntimos con no más de 8 lentejas encima.

Los principales comenzaron con el plato de pescado, chipirón con guisantes, al leerlo me pareció poco acertado, pero tengo que decir que fue el plato que más me sorprendió, los guisantes eran una delicia, finos, suaves, con un sabor excepcional, creo que no los he tomado mejores. La conjunción con el chipirón era de lo más acertada y el toque de unas pequeñas hojas de menta, el remate final que redondeaba este platazo.

El plato de carne fue pichón con tubérculos, debo reconocer que fue el que me hizo decantarme por el menú clásico, la caza es mi perdición. Producto de gran calidad ejecutado a la perfección acompañado de pequeños tubérculos, uno de ellos eran pequeños conos en forma de espiral crujientes con un sabor similar al rábano del que el servicio no nos supo reproducir el nombre por su complejidad, que aportaba un toque exótico y divertido al plato.

Y de aquí pasamos a los postres que en esta ocasión realzan y redondean el menú, algo extraordinario para nosotros ya que habitualmente nos sobran.

Primero una bomba de lima y hierbaluisa muuuuy refrescante y digestiva. A continuación, helado de azafrán, queso de Bargas y un bizcochito en la base, acompañado de unas palomitas heladas de azafrán, delicioso, poco dulce y ligero.

Yo me quedé aquí, mi pareja remató el festín con un café sólo y petit fours para ambos, esponjita de fresa, macarrons, gominola de naranja sendina muy rica y una galleta crujiente de frutos secos.

El servicio de agua cotiza a 3€, sin embargo nos invitaron al café solo.

Cocina delicada pero con sabor, que se inspira y ensalza los productos de la tierra manchega, merecedora de su estrella Michelín, que ganaría mucho en otro enclave con una sala renovada. RCP excepcional.

etiquetas: , , , , ,

Desencaja

+34 914 57 56 68

Paseo de la Habana 84 <m> Colombia 8 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 62 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

LA CAJA DE DESENCAJA ENCAJA

está OK

“El viaje comienza en tu paladar”. Así reza en la tarjeta de visita del restaurante Desencaja by Iván Sáez.

Ubicado en la zona alta del Paseo de la Habana abre sus puertas a principios de septiembre de 2014. Un local discreto y sobrio de corte clásico con capacidad para unos treinta comensales en una zona alejada pero con alto poder adquisitivo.

Iván Sáez se ha forjado en varios restaurantes destacados hasta recalar en Zaranda y unos meses después, pasa a ocupar el puesto de jefe de cocina de Zorzal. Cabe mencionar también su paso por Senzone y por el restaurante Lágrimas Negras donde consiguió el premio de Cocinero en Progresión de la Guía Metrópoli.

En el original Snack box con el que reciben al comensal nos cuenta su inspiración: “Mientras el resto de la familia se reunía en torno al último televisor que salía al mercado, no podía evitar rescatar su caja y comenzar a imaginar que era mi coche de carreras, la mejor nave espacial que me llevaría al infinito o mi nuevo refugio donde inventar las mejores historias. Te invito a subir a ella y probar conmigo: Un viaje a la Luna o Un viaje al centro de la Tierra. Abróchense los cinturones y déjense llevar por los sentidos…
5 4 3 2 1 (Y la nave espacial despega…)”

El joven chef transmite su amor por los fogones y su entusiasmo por hacer las cosas bien. La suya es una cocina de producto con una sólida base tradicional pero con un resultado moderno.

Aún están en fase de rodaje y esto es especialmente evidente en la sala en la que los camareros aún se mueven desordenados y con poca soltura, a pesar de que el impetuoso jefe de sala procura estar pendiente de todos los detalles.

El ambiente es ruidoso, anoche agudizado por una mesa de ocho comensales que teníamos al lado.

Como decía, inmediatamente después de servir el aperitivo nos presentan su snack box con la intención de tomarlo junto, pero cuidado, si uno de los comensales, como fue mi caso, no desea tomar nada, no hay que olvidar tomar nota del vino y servirlo inmediatamente, puesto que si no los snacks los consumirá a palo seco.

Los cuatro snack, que en realidad eran tres porque el cuarto eran dos tostaditas de pan, fueron unas croquetas de jamón muy buenas con las que Iván había conseguido un premio, un queso crudo de cabra con tapenade muy fino y unos tomates cherry confitados para acompañar con el queso en la tostadita de pan. Todo rico y sencillo.

Como la intención es que los menús sean una sorpresa no te explican más que “Un viaje a la Luna” está compuesto por cuatro platos y un postre y “Viaje al centro de la Tierra” cinco platos y dos postres. Tampoco te informan del precio, aunque en nuestro caso no había ningún problema porque ya los conocía. 28 y 38 euros respectivamente.

El desconocimiento absoluto de los platos no te ayuda al maridaje con el vino. En nuestro caso, como existe la opción de vinos por copas, supuse que los primeros "encajarían" con blanco. Mi compañero no tuvo problema porque él es de tinto. Copas generosas de Calcari verdejo 3,80€ y Chateau Gigognan Ródano 4,20€, el resto de las referencias por copas son interesantes. El resto de la carta de vinos es de corte más clásico con precios moderados.

Empezamos con un gazpacho de sandía con crujiente de migas (esto es una interpretación mía porque me sabía a migas, no sé si es correcto), tres bolitas de sandía, albahaca y dos bastoncillos de queso. Primero fresco y equilibrado para inaugurar el otoño con algunos productos de verano.

A continuación uno de los productos estrella del chef, el arroz; arroz a banda con socarrat, mejillón y alioli, servido en una minipaellera. Muy bueno, punto del arroz perfecto, pero sale un poco frío de cocina.

Seguimos con marmitako de atún y puré de patata. Los tacos de atún no están cocinados sino que Iván nos explicó al final de la cena que los macera con sal y azúcar. De nuevo muy bueno, aunque vuelve a salir un poco frío de cocina.

Finalizamos con otro de los platos estrella del chef, gyozas de gallina en pepitoria con alita al centro. Estupendo. Aquí me incorporé con precipitación al vino tinto con una copa de Ródano muy elegante.

En el apartado dulce, una torrija de brioche con helado de café y un toque de dulce de leche, soberbia. La torrija me sorprendió bastante, más teniendo en cuenta que no soy amante de los bocados dulces.

Con los cuatro platos y el postre quedamos más que satisfechos, si hubiéramos tomado el menú largo no hubiéramos podido con todo. No son demasiados, pero son contundentes. El menú largo añadía el bocata de pan chino con rabo de toro, otro de sus hits. Queda pendiente. También sirvieron una ensalada de ahumados caseros con muy buena pinta.

Con los cafés e infusiones (2,50€/u) te obsequian con unos petit four en cajita de cartón.
Iván nos comentó que los menús varían a menudo, que ahora está trabajando con atún, merluza y jurel y que está preparando una ensalada de conejo que sonaba muy bien. Su objetivo es mantener los menús degustación a un precio asequible, aunque está abierto a encargos y cenas con productos especiales como la caza, de la soy una verdadera apasionada. Evidentemente a estos precios no puede permitirse muchos lujos.

Cuenta total con una botella de agua con gas (2,50€), café e infusión y cuatro copas de vino; 79,90€. Precio más que razonable para la cocina de un chef con mucho recorrido al que no debemos perder de vista.

Mi puntuación provisional es de un 3+. En mi próxima visita, cuando ya esté más rodados, espero subir a 4 estrellas .

etiquetas: , , ,

listas: RESTAURANTES MADRID

ver comentarios anteriores (1)

spider72

@gastrolola, buena reseña (mi menú fue completamente diferente) pero eso sí...¿tu carta de vinos era "asequible"?...no se yo...

En cualquier caso veo que disfrutaste más que yo.

29 de septiembre de 2014

gastrolola

Pues leyendo tu reseña efectivamente tienes toda la razón, los precios que comentas no son ni siquiera moderados, parece q no la consulte con suficiente detenimiento, la verdad es que las referencias eran muy clásicas, deberían incluir opciones más novedosas y asequibles. Reconozco que me centré más en los vinos por copas que fue lo que nosotros tomamos

29 de septiembre de 2014

spider72

Pues aún...a 3,80 y 4,20 eur la copa...ya puede ser un verdejo bueno...:D

29 de septiembre de 2014

gastrolola

No he dicho que los vinos por copas fueran asequibles, efectivamente puedes encontrar un Calcari en Lavinia por 9€, esta claro q aquí los aperitivos, los vinos y los cafés son los que suben la cuenta, a nosotros nos salió por 40€ por persona y me pareció un precio razonable. En cualquier caso no pretendo cambiar tu percepción de Desencaja, esta claro que tu no tuviste una buena experiencia, vamos a ver como evolucionan.ver comentario completo

29 de septiembre de 2014

gastrolola

Esto se pone interesante, la diversidad constructiva de opiniones anima el foro

29 de septiembre de 2014

spider72

Completamente de acuerdo!!! Jajaja

29 de septiembre de 2014