Me gusta comer bien, beber buen vino y un gintonic de vez en cuando, acompañado de mi mujer y de los amigos para los que comer y beber es un placer.

Globez Lopez

mostrando 2 sitios

Sala Clamores

+34 914 45 79 38

Calle Alburquerque, 14 (Chamberí-Trafalgar) <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 63 personas

ver más salas de conciertos en Madrid

Gracias por existir

me encanta, uno de mis favoritos

Hasta el día 4 junio 2012: Ara Malikian y Fernando Egozcue. No desesperad: Vuelven a finales de julio.

Uno de los mejores violinistas del universo tocando música de su amigo Fernando, el mejor guitarrista y compositor de musica porteña. Disfrutando ellos, disfrutando todos. ¡Qué noche!

La entrada 10€, la copa 9€ y escuchar a gente virtuosa tocando música extasiante .... no tiene precio.

Gracias Clamores por existir.

etiquetas: , ,

puntoyraya

minipuntazo para ti: AMO a Malikian ;)

4 de junio de 2012

Globez Lopez

Pues sábado 9 y domingo 10, el Septeto Santiagueño. Ahí es ná.

5 de junio de 2012

Sala El Sol

+34 915 32 64 90

Calle de los Jardines 3 <m> Gran Via 1 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 152 personas

ver más salas de conciertos en Madrid

Los lugares y los recuerdos

me gusta

Quedo con un buen amigo a cenar. Nos une una vieja amistad que ha vivido y sobrevivido muchas movidas entre ellas la madrileña de los 80. El asunto deriva en el inevitable remember y, henchidos de nostalgia y de Gin, el cuerpo nos tira hacia algún icono de nuestra gloriosa historia. Muerto el Rock-Ola hace mil años, nuestra alma y nuestros pies nos llevan a El Sol. Caminando hacia allí nos espantamos de nuestra senilidad: Hacía 25 años que no encarábamos la calle Jardines para adentrarnos en la gloria noctámbula.

Accedemos al lugar sin problemas: Sin duda el portero siente un escalofrío ante la presencia espectral de dos fantasmas que vuelven al lugar donde moraron en vida. No sé cómo pude bajar tantas veces por esa escalera de caracol sin caerme, esa escalera que te iba brindando la visión de cómo estaba el patio de operaciones cuando entrabas y, cuando salías, la del trasero que te acompañaba a la siguiente parada del tour noctámbulo (perdón por el comentario sexista, pero es que era así). Entramos. Aquello está aparentemente igual, choca la ausencia del humo y la de su olor que tanto hacía por ocultar el de los humanos. Todo está como más ordenado y limpio. Barras en su sitio, mesitas y sillas más abundantes, el escenario con artilugios de ser usado para su fin y no para el oteo y el baile, los huecos más íntimos que proporcionan los espacios debajo del altillo. Y ese altillo, en donde moraban los más perdidos de la fauna viajando juntos al más allá con la protección y connivencia de un camarero rogordete y bigotudo que también se apuntaba con frecuencia a los viajes que allí se emprendían.

El Sol, ahora, es radicalmente distinto, lo puebla una heterogénea masa de todo tipo de perfiles, primando los que tienen cara de venir de provincias, oriundos del cercano Chueca, poco pijo y algunos con cara de haber ido a una especie de Centro Cultural Conde Duque pero con copas. Ningún rastro de aquel sitio frontera en donde venían a coincidir y trasegar pijos (El Sol era un sitio fundamentalmente de pijos), farándula y canallas para vivirse la noche como si fuera la última.

¿Qué esperábamos? Si ahora el Ayuntamiento dice que “The venue also hosts a range of events devoted to the world of culture”. Nos tomamos dos copas en nuestro rincón de siempre y callamos. No haré más disquisiciones, hay mucha literatura sobre el asunto de los espacios y los recuerdos. La acumulación de copas y el encontronazo con la cruda realidad, nos hizo desistir de ir al cercano Chicote para ver si seguíamos la juerga con Ava Gadner.

P.D.
Vayan, pues, las cuatro estrellas por los recuerdos.

etiquetas:

nindiola

pues si estuviste ayer hasta altas horas brevando en el Sol, hoy no me gustaría estar en tus zapatos... es local de solo para tomar cervezas, y en botella por si acaso... con el resto las mañanas que producen ni Los Deltonos son capaces de describirlas...

1 de diciembre de 2011

Globez Lopez

Ja,ja,ja. No, estuve hace unos días. Efectivamente al día siguiente me acordé de la madre de la botella de Bombay.

1 de diciembre de 2011