Me gusta comer bien, beber buen vino y un gintonic de vez en cuando, acompañado de mi mujer y de los amigos para los que comer y beber es un placer.

Globez Lopez

mostrando 7 sitios

La Leñera

+34 915 34 27 24

Calle de Hernani 60 (Madrid) <m> Nuevos Ministerios 6 8 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 37 personas

ver más restaurantes de carne en Madrid

Buena comida y vinos en precio en un lugar de mucho corbatismo

me gusta

un check-in aquí

Voy a La Leñera de vez en cuando con un buen amigo al que le gusta el lugar. No soy muy aficionado a los restaurantes de cadena, pero reconozco que los del Grupo Oter están a la cabeza y muy por delante de su competidor Arturo que lleva tiempo perdido en su propio laberinto.

El local es grande, pequeña barra a la entrada en la que sirven picoteo y dos grandes salones (planta calle y sótano) y la cocina al fondo detrás de un cristal a la vista de todos. Decoración anodina pero agradable, acorde con los otros Oter. Buena mantelería y buenas copas. El servicio es distante y profesional y, puestos a poner una pega, el exceso de corbatismo entre los ciudadanos que acuden al lugar le da ese aspecto de restaurante de negocios que cada vez me gusta menos, tal vez por la noche sea diferente.

Su carta es larga, sin platos demasiado complejos y, además, tienen sugerencias del día. De entre todos ellos, a mi gusto, destacan los de verdura, los de cuchara, las carnes y los pescados. Ayer vi que han hecho una sección aparte para diferentes preparaciones de solomillo.

Bueno, pues vayamos a la comida en cuestión que resultó muy agradable por la compañía y por lo que comimos.

De primero pedimos una “degustación” de fabes con almejas para cada uno que decidieron traernos juntas en una gran fuente con una cantidad muy superior a lo que se pueda entender como “degustación”. Por nosotros encantados pues estuvieron muy ricas, a la altura de las que se puedan comer en un buen restaurante en Asturias, con la gracia de que éstas llevaban pimentón. Cayeron todas.

De segundo compartimos un chuletón inmenso de tamaño y de excelente calidad. A la altura de los mejores de la capital. Cautelarmente no habíamos pedido acompañamiento alguno, lo que nos permitió acabar con todo aquello.

Su carta de vinos es extensa, con una buena selección de vinos que incluye una lista de recomendados. De entre éstos brillaba con luz propia un “Conde de San Cristóbal” crianza 2009, uno de mis riberas preferidos, al increíble precio de 18,75+IVA (20,63€) vino que en bodega me cuesta 14€. O sea, con un margen de menos del 50%, absolutamente increíble en este Madrid timador donde los duplican y triplican. Mis felicitaciones al Grupo Oter y a ver si alguno de la competencia se le cae la cara de vergüenza.

La comida se nos puso en 121€ (ver foto factura) porque no compartimos platos y porque comer toda esa ingente cantidad de ricas viandas necesitó de media botella de vino más que, aunque nos ticaron como vino de la casa, fue también de Conde de San Cristobal, todo un detalle de la casa. O sea que, en condiciones normales, se puede comer bien por un 50€ por persona.

En fin, que si nos abstraemos del ambientillo de currele fino, es un muy buen lugar para comer y beber muy bien sin que, además, te atraquen con el vino.

Recomendable.

etiquetas: , ,

Restaurante La Chopera

+34 985 40 75 97

Cardoso Llanes, Asturias, España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes de carne en Llanes

La mejor parrilla del Oriente asturiano

me gusta

es quien más ha ido (1)

En Asturias están muy arraigadas las parrillas de carne. Haberlas las hay de todos los tipos, si bien lo normal es que en ellas abunden las costillas, los criollos y los chuletones como platos esenciales, por eso llama poderosamente la atención encontrar un restaurante con una importante variedad de cortes de carne inusuales por aquellos pagos.

La Chopera lleva ahí desde que voy esas tierras, lo cual es mucho, manteniendo su merecida fama. Está en Cardoso, sobre la misma carretera AS 263, la antigua que une Llanes con Ribadesella. Tiene un gran zona de barra y mesas a la entrada, donde se concentran los lugareños para tomar el aperitivo, jugar a las cartas y ver el futbol; comedor en el interior, sencillo pero agradable, con sus manteles y servilletas de tela y una gran terraza cubierta en el exterior. Sitio grande La Chopera, pero conviene reservar en verano.

La carta es extensa reuniendo los platos habituales asturianos, todos de bastante calidad y cantidad, pero lo que nos lleva allí es comer sus carnes. Además de chuletón, entrecot, churrasco, solomillo, criollos, costillas, ... es el único lugar donde he encontrado un hermoso T Bone, rareza para este país y un corte que sólo he tomado en La Chopera: La Punta Trasera que es la parte final de este corte, abierta en dos (ver foto), para mi gusto una delicia pues, al estar hecha con la capa de grasa que la recubre, es muy sabrosa.

En nuestra última visita tomamos de primeros: Una buena sopa de marisco de las que te dejan el perolo (5€) y también en perolo vino una rica rica crema de verduras (4€). Y de segundos, carne, obviamente: Un pedazo de solomillo (22€) de nivel y la comentada punta trasera (26€) que ya he alabado.

De vino, una botella de Viña Izadi (16,5€) y posteriormente un café.

La factura final 76,5€, a casi 40 € por persona con propina. Tal vez el precio pueda parecer algo caro para la zona (en Madrid sería una ganga, paradojas de la vida), pero es muy comedido para la calidades de la casa.

En fin, que si bien hay bastantes parrillas para comer buenas carnes en el Oriente asturiano, para mi gusto La Chopera es la primera de la lista.

etiquetas: , , , ,

Rosalía Martínez (Piti)

bueno bueno, qué estupendísimo haber conocido hoy a uno de mis más admirados users!!!!!!!!! Espero que te lo pasaras tan bien como nosotros!!!

4 de octubre de 2012

Rancho Texano

- cerrado

Carretera de Barcelona Km. 12,300 (vía de servicio Coslada-San Fernando) <m> Alameda de Osuna 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes en Madrid

De cuando los yanquies andaban por aquí

está OK

un check-in aquí

Se instalaron los americanos en su base de Torrejón a finales de los 50 y la Ctra. de Barcelona (hoy A2) se llenó de todo tipo de lugares para su ocio y esparcimiento. Entre ellos el Rancho Texano, como su nombre delata, que este año celebra su 50 aniversario. Los americanos se fueron, la mayoría de los negocios también, pero ellos siguen aguantando el tirón. Tiene mérito.

Se autotitula “Complejo Hostelero” y desde luego que es un laberinto de salones y terrazas. Entre todos estos espacios, han conseguido que su terraza junto al parking sea un lugar agradable para cenar en verano: Mesas grandes y separadas, mucho verde y chismirrismis de esos de vaporizar el agua. Servicio muy profesional y atento, de toda la vida.

Su carta es amplia, ecléctica, como resultado de intentar ir adaptándose a las modas, si bien sigue mandando la parrilla de la que no conviene alejarse a la hora de elegir la comida. El otro día cenamos 3 personas compartiendo tres primeros y un segundo para dos, a saber: Cogollos con ventresca (9€) normales; tartar de atún (18,5€) con un aliño que recordada a una ensalada, pero que se dejaba tomar; chorizo criollo (5,85€) de descomunal cantidad (pensé que habían servido 3 raciones, hasta que vi la factura) pero con salsa barbacoa por encima para dolor de mis gustos y, después, un chuletón para dos (850 gr. 37,5€) fileteado en nuestra presencia y con la correspondiente bandeja refractaria para terminar de hacer, a mi gusto la carne demasiado recia y con gran cantidad de tocino.

De las escasas posibilidades de pedir un vino en precio (la carta es larga pero cara) elegimos un Viña Real Plata a 17,7€ (cayeron dos).

No tomamos postre y la casa nos invitó a una copa de las de verdad (o sea, dos gintonic y un whisky), un detalle.

La cena finalmente salió por 114,05€ a 40€ por persona con propina. Tal vez pedimos vino de más, pero también pedimos carne de menos.

Para mi el Rancho Texano es un recuerdo vivo de la infancia, de cuando aquello era zona yanqui e ir por allí era casi viajar a EEUU. La verdad es que ahora me parece un lugar antiguo, con todo lo que ello comporta, de calidades normales y precios un pelín pasados, pero que, por aquello de las nostalgias personales, guarda su encanto.

Volveré. Al menos una vez cada verano.

P.D.
Tienen menú ejecutivo, de fin de semana, organizan saraos, tienen toma copas, etc. pero de esto no me he enterado (ver web)

etiquetas: , , , ,

Taberna del Cuco

+34 913 10 50 00

Calle Garcia De Paredes 80 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por una persona

ver más bares y cervecerías en Madrid

¡Estamos rodeados!

Globez Lopez lo descubrió en abril de 2012

está OK

El Cuco (su nombre oficial es La Taberna del Cuco) es un bareto restaurante de toda la vida al que acuden los vecinos y currantes a desayunar, picar, comer, jugar al mus y tomarse un cubata después de trabajar (o sea, afterwork). Decoración anodina de bareto; barra y mesas a la entrada y al fondo, dejando a un lado la cocina, un par de salones que parecen los de una casa pero llenos de mesas (los cuadritos de girasoles, pá verlos).

Los camareros de toda la vida, superrápidos y atentos, ahora se les ha unido una señorita del otro lado de Europa.

La cosa va de raciones clásicas destacando los calamares, boquerones fritos y callos a precios muy contenidos, también bocatas, como no. Caña de Mahou y de vinos abiertos 2 riojas crianza, 2 riberas y alguno más de por ahí, todos a 2€ con una buena tapa.

Para comer se llena de gente hambrienta pues aquí se come en abundancia, dos son las opciones básicas:

El menú (11€) con al menos 6 primeros y 6 segundos platos muy clásicos. Hoy han caído unas lentejas bien ricas, un revuelto de champiñón igualmente bien hecho (lo cual no es tan común como parece) y, de segundos, una presa a la plancha, que ya quisiera catar yo en alguno de esos sitios “ibéricos”, con patatas fritas de las buenas y un honrado bonito con tomate del que hubieran comido un par de frailes de clausura. Botella de vino manchego, agua y cafés.

Y la segunda que no practico hace tiempo, pero he sufrido hoy: Picoteo de primero y de segundo abundante carne a la piedra; la sirven cruda sobre una bandeja y, por otro lado, la piedra con sal gorda por encima para que cada uno se la haga a su gusto. El problema es que los salones posteriores no ventilan bien y terminamos todos “comiendo” carne. Pero bueno, ya sabemos a donde vamos y a qué nos exponemos.

A destacar que sea menú o sea lo que sea, mantel y servilleta de tela y buenas copas de cristal.

Desde luego el Cuco no es el lugar para ir con alguien en plan fino ni para tomarse un café, pero si muy adecuado para quedar con un colega de siempre, como ha sido el caso. No deja de tener su coña que un bareto tan bareto esté justo enfrente de una escuela de negocios especializada en el asunto fashion y justo al lado de una escuela de ballet (con todo respeto a tan dignas actividades), también es verdad que, como “sana” alternativa, enfrente hay un local del invasivo Delina´s que nos va a terminar desgraciando la vida con tanta salud envuelta en PET (Tereftalato de polietileno).

Bareto a preservar de las hordas neoculinarias. Dios me oiga.

etiquetas: , , , ,

De María

+34 913 10 14 39

Calle de Hortaleza 81 <m> Alonso Martínez 4 5 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 30 personas

ver más restaurantes argentinos en Madrid

Precios de vinos indecentes

no me gusta

Voy de vez en cuando al De María de la calle Hortaleza a tomar su menú de barra por aquello de quitarme el mono de carne a precios populares, razonable chorizo criollo y un corte menor (que no peor) de carne, que suele ser asado de tira, vacío o entraña acompañado de patatas o ensalada (buenas hojas verdes), más copa de vino y un café por 12,50€.

El otro día decidimos sentarnos a cenar en su comedor. Fuimos aceptable pero fríamente atendidos, nos obsequiaron con aperitivo inicial y sorbete final, el pan razonable y la comida de la siguiente manera: Chorizo riollo (4,20€ por unidad) algo frío y tieso como la mojama (el peor de los comidos aquí y eso que los previos fueron parte del menú de la barra, manda huevos), carpaccio de buey (11,50€) de nivel, buena carne, en su grosor y con el limón aparte y un buen lomo bajo (21,15€) no para caerse de espaldas, pero aceptable visto y comido lo que se estila en la capital.

Y ahora vayamos al asunto del vino que me enerva grandemente. Su carta es tirando a corta y, para variar, con la asimetría que lamentablemente caracteriza a los restaurantes madrileños: Según va subiendo el nivel del vino va disminuyendo el margen aplicado, de tal manera que se obtenga unos beneficios abusivos, si abusivos, en los que más se piden. No es de recibo cobrar 20,50€ por un Cune crianza, su Rioja más barato, vino por el que el dueño de De María pagará menos de 5€. El único vino tinto por debajo de los 20€ era un D.O. Valdepeñas crianza, envasado en Navalcarnero, que no aparece en Google y que se denomina “Atalaya del Temple” por el que pagamos 13,60€, un buen Valdepeñas vaya por delante, pero un buen Valdepeñas crianza no sube de los 3-4€ en bodega. No puede ser que en Rubaiyat cobren 14€ por un Beronia, Rioja algo más caro que el Cune, y aquí esta barbaridad.

Si pudiera desdoblar la puntuación le daría 4 * al menú de barra, 3 * a la comida de carta y cero pelotero a su carta de vinos. Al final van a ser 2*, pues no puedo aprobar a un restaurante en el que me siento engañado de una manera tan palmaria.

Volveré a tomar el menú de barra, pero nunca a comer de carta a no ser que la de vinos deje de ser una indecencia.

etiquetas: , , ,

Restaurante Rubaiyat

+34 913 59 10 00

Calle de Juan Ramón Jiménez 37 <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 225 personas

ver más restaurantes cocina internacional en Madrid

Uno de mis restaurantes favoritos de Madrid

me encanta, uno de mis favoritos

Rubaiyat es uno de los mejores restaurantes de Madrid. Un 5 estrellas que destaca claramente sobre el resto de comedores de carne de la capital, si bien encasillarlo en esta categoría sería injusto pues su oferta va mucho más allá incluyendo muy buenos pescados y dándonos a conocer exquisitos platos de la gastronomía carioca.

Su local es grande, imponente y singular, decoración entre rústica y minimalista, tal vez el único sitio donde perdono que no usen manteles sobre sus mesas, pues éstas son de un grueso tablón de madera pulida formando parte de la decoración, además, todas son grandes y están bien separadas. Decoración y luces hacen acogedor un especio tan grande. Al entrar, no se puede dejar de mirar su cocina, cerrada tras un cristal, para comprobar cómo cocinan de manera inmaculada.

Los miembros de su servicio son jóvenes brasileños bien entrenados, correctos y amables.

Al sentarnos nos deleitan con un aperitivo que bien puede servir de entrante, variedad de platillos fríos y calientes vienen junto con una buena cantidad de panes. Entre ellos unos bollitos de pan de queso que me pierden. En este lugar se justifica cobrar 4,90€+IVA por el servicio de mesa.

De entre los entrantes no puedo dejar de pedir el humilde chorizo criollo (6€+IVA), el mejor de Madrid por su composición no demasiado especiada, tierno y jugoso, no sé por qué en todos los argentinos los tienen que poner tiesos por pasados de parrilla; también he tomado sus correctas setas en carpaccio (18€+IVA); el pulpo a la gallega (14€+IVA) al nivel de los gallegos (imagino que por influencia de su fundador, emigrante gallego), un excelente tartar de atún (15€+IVA) y la simple ensalada verde (9,50€+IVA) que me gusta por su imaginativa variedad de hojas.

De segundos carnívoros el asunto se complica pues la variedad de cortes y tipos de carne merecen una serena reflexión. Su carne estrella es la exclusiva Tropical Kobe, de producción propia en Brasil, humildemente reconozco no haberla probado, los 52€+IVA que cuesta el entrecot (Bife de Chorizo) hace que necesite la llegada de la celebración o del ataque de locura que me haga pedirlo, pero a la espera de tan magna ocasión son excelentes consuelos las de raza Brangus y las gallegas. Entre las Brangus he pedido de casi todos los cortes (entre 27 y 29€+IVA) y todos me gustan: Asado de tira, bife de chorizo, ojo de bife, solomillo, etc. Una muy buena carne, con el excelente sabor que da una parrilla bien manejada. Y de las gallegas el chuletón (31€+IVA) es un señor chuletón de ese otro sabor que tienen las de aquí.

De entre los pescados, hechos a la parilla de una peculiar manera, he probado un excelente lenguado (24,5€+IVA) que me recuerda a los de la zona de Guetaria.

Con el café vuelven a poner ricos acompañamientos dulces, así que conviene pensarse si pedir postre.

Su carta de vinos es muy extensa, al nivel de los mejores restaurantes de la capital, pero constituye una excepción excepcional en este Madrid donde manda la lamentable golfería de dar el palo con el vino. En Ruibayat te puedes tomar un Rioja Crianza de tipo medio por menos de 20€: Unos humildes Beronia por 13€ o Viña Salceda por 16€ (más barato que en La Vaca Picada). Pero también un Marqués de Vargas reserva por 25€, un Conde de San Cristóbal por 25€ y hasta un Aalto por 38€ o Emilio Moro crianza por 35€. Y por 1.400€ un Pingus, que también lo tienen. Márgenes razonables sobre los precios en bodega para el nivel de restaurante.

Otra visita obligada a esta casa es el sábado a mediodía para tomar la Feijoada. Conviene no desayunar y hacer hambre pues se trata de un buffet libre cuyo plato principal es el guiso carioca hecho con judías pintas y arroz. Además el asunto se completa con variedad de lindezas como cochinillo asado, carnes ahumadas, costillas, longaniza, chorizo y un montón de cosas más que no recuerdo. Igualmente conviene no tener una apretada agenda esa tarde. Merece la pena montarse el plan con varios amigos para disfrutar del ir y venir al buffet y comentar de cada plato. Una gozosa y pantagruélica fiesta.

Suelo ir también a su anexo Rubaiyat Baby Grill, pequeño bar con entrada por la calle Juan Hurtado de Mendoza, en plan de rico picoteo, su terraza es casi tan agradable como la del restaurante.

Comer en Rubaiyat puede variar bastante de precio, todo depende del plan en que vayamos. Si nos conformamos con el abundante aperitivo, tomamos una carne y un vino medio, podremos hacerlo por 40-50€ por persona. Si vamos como hay que ir, tomando algún rico primero una buena pieza de carne gallega o Brangus (la tropical kobe es otro cantar), un vino más digno, café y alguna copa lo normal será pasar de los 60-70€ que me sigue pareciendo un precio razonable para el lugar

Poco epílogo se me ocurre. Rubaiyat es uno de mis restaurantes preferidos de Madrid, el mejor para comer carne y de los mejores para pasar un rato agradable.

etiquetas: , , , ,

El Asador de la Esquina

+34 914 43 06 75

Avenida Concha Espina, 1 <m> Santiago Bernabeu 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 44 personas

ver más restaurantes vascos en Madrid

No todo es comer en el Bernabeu

no me gusta

Hay que tener precaución con los restaurantes cuyo tirón depende de un factor externo a su cocina, sea éste su ambiente, decoración o ubicación. En el caso del Asador de la esquina, no nos engañemos, su mayor atractivo es poder comer dentro del Bernabeu con una buena vista de su interior, si la mesa la tiene claro.

Ayer me invitó un amigo y, por empezar por el final, no nos gustó. El servicio, eso sí, funcionó bien, tal vez porque nuestro camarero era el de mayor edad y seguro que el de mayor oficio. El ambiente el imaginable: Mucha corbata, mucho devoto y algunos guiris.

Pedimos de primeros un plato (platito) de fabada que el maître nos sugirió para compartir, imagino los comentarios de cualquier asturiano delante de esa especie de muestra/cata de fabada muy regularcilla. Después unos cardos a la navarra con almejas, plato absolutamente desaborío con mucha harina en la salsa.

De segundo un lamentable rape para dos que nunca tuvo que llegar a la mesa, hacía ya tiempo que había abandonado el mar. Simplemente deberíamos haberlo devuelto.

De vino un Campillo crianza subidito de precio (18 más IVA). Su carta es muy previsible y, además, con más margen de precio en los económicos que en los caros, fea costumbre en muchos restaurantes de Madrid, sabedores de que la inmensa mayoría de los clientes piden los más asequibles.

La cuenta de dos primeros, dos segundos, una botella de vino, cafés, sin postre y sin copas, ascendió a 120€ a 60€ por persona.

El Asador de la Esquina se lleva el suspenso pues, por mucho Bernabeu, en un restaurante deben de dar bien de comer y, si no es así, lo demás huelga.

etiquetas: , ,