De profesión: Formador, profesor u otras formas de denominar a un profesional de la enseñanza. De hobbies: La restauración, viajar y el atletismo son algunos

Guillermo Castilla

mostrando 12 sitios

Restaurante Japonés Oishi

+34 972 44 77 71

Carrer de Santa Eugènia, 11 Girona, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes japoneses en Girona

Un chino japonés con muy buena relación calidad precio

Guillermo Castilla lo descubrió en mayo de 2018

está OK

A la salida de la estación del AVE de Girona, se encuentra este restaurante chino de comida japonesa, con una correcta relación calidad precio. Amplia carta de platos, con muy buenas ofertas de menús, tanto de laborable como de festivo o noches. Varias opciones de menús que no incluyen la bebida, pero que no es excesivamente cara. Tanto los makis, como los sashimi estuvieron correctos. Yakisobas pasables, pero no los recomiendo. Mucho mejor las otras opciones de pasta y las brochetas. Cantidades adecuadas para no quedarte sin hambre y servicio rápido.
No tomamos postre.
Local amplio, cuadrado y buena separación entre mesas. Si vas con niños, disponen de alguna atracción para que se entretengan.
Por menos de 12 € en laborable y 15€ en festivo se come correctamente.

etiquetas:

listas: china, girona, japones, menu_del_dia

Sal i Pebre

+34 872 98 52 21

Ronda Miquel Oliva Prat, 38 Roses, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes tapas en Roses

Ideal para una comida o cena lejos de la zona más turística de Roses.

Guillermo Castilla lo descubrió en junio de 2017

me gusta

Restaurante apartado del centro y paseo marítimo de la turística ciudad costera de Roses (Costa Brava). Tocando a la entrada de las murallas antiguas, dispone de un amplio comedor y una acogedora terraza poco masificada. Además de los turistas franceses habituales del local, se nutre de habitantes de roses o trabajadores atraídos por su amplio menú del día tanto en laborables como festivos. Además del menú del día (sobre los 10€) disponen de otros menús con platos más “elaborados” o materia prima más selecta.
Muy buena cocina, con platos generosos. Destacaron los platos de pescado y mariscos. Opciones de postres elaborados con unas peras a la menta muy ricas.
Tranquilo, amplio y acogedor. Ideal para comer a precio razonable fuera de la zona más turística.

etiquetas: ,

listas: Roses, celebraciones, cervecería, girona, menu de noche, menu_del_dia, restaurantes, tapas, terraza

Snow Bar El Tirol

+34 972 89 28 58

Carrer Pista Llarga, 17537 La Molina, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más hamburgueserías en La Molina

A pie de la pista grande de la estación de esquí de la Molina

Guillermo Castilla lo descubrió en abril de 2017

me gusta

Excelente terraza para degustar alguno de los enormes y completos bocadillos o hamburguesas , sin tener que quitarse las botas de esquí, ya que está a pìe de la pista principal de la estación de la Molina. Dispone de una acogedor comedor interior, por si el día no acompaña.

De lo mejorcito para comer sin tener que coger el coche

¡No os perdáis la hamburguesas completa!.

etiquetas: , ,

listas: bocadillos, cervecería, comida para llevar, girona, hamburgueserías, la molina, restaurantes, terraza

Restaurant Can Trona

+34 972 69 01 91

Veïnat Can Trona Joanetes, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Joanetes

Una opción para comer por la Vall d’en Bas a precios muy económicos.

Guillermo Castilla lo descubrió en mayo de 2011

me encanta, uno de mis favoritos

Cuesta de encontrar y de hecho sólo es frecuentado por clientes de la zona, ya que se encuentra en una urbanización (Can Trona) cercana al Gran hotel de la Vall d'en Bas y el turístico pueblo de Joanetes.

Se Trata de una masía, decorada como tal con cocina sencilla y abundante a precios muy ajustados, Los platos son los de toda la vida: con las carnes a la brasa o los guisos. Es conocido por los caracoles que no probamos, pero si una tarta de manzana de tipo hojaldre muy buena. Hay helados de la Fageda

Me gustó el aperitivo de entrante: unas chips caseras recién hechas. Las carnes muy tiernas.

Precio muy económico: primero, segundo, postre y café por unos 20 euros por persona. Cuesta de comer bien por la zona a ese precio.

Segunda visita después de 4 años y sigue con los mismo calificativos: casero, bueno y barato. Un lujo comerse un buen entrecot por 10€

etiquetas: , ,

listas: La Vall d'en Bas, garrotxa, girona, restaurantes

Agora Restaurant

+34 972 84 04 04

Plaça Farners 13 Santa Coloma de Farners, Girona provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Santa Coloma de Farners

Cocina de mercado con toques de autor. Buena relación calidad precio del menú

está OK

Visita de relax al centro lúdico termal MAGMA en Santa Coloma de Farners. Que razón tiene el dicho que el agua da hambre. Buscando otra opción para comer que la opción buffet libre MAGMA acabamos en el centro del pueblo de Santa Coloma. Entre varias opciones escogimos la que ofrecía una cocina de autor. Agora restaurante, ubicado en frente de la Iglesia del pueblo, dispone de una concurrida terraza y un comedor interior muy acogedor con no más de 10 mesas disponibles. Un sábado al mediodía disponen de menú del día de cocina de mercado con algún toque de autor (18'50€). Menú a escoger entre tres primeros y tres segundos, más la opción de un variado menú infantil.

De primero excelente presentada la ensalada con higo y foie, con muy buen materia prima. La otra opción escogida fue un correcto hummus con chips de verdura. Excelente presentación de los platos con cantidades algo justas. De segundo, la opción del arroz de montaña era la acertada, por la cantidad y consistencia del plato, ya que la opción del rodaballo a la plancha era bastante pobre en cantidad.

De postres, varias opciones caseras, como el pudding de café y la tartaleta de frutas.

Elección muy acertada, ya que la relación calidad precia fue correcta. Cantidades bastante justas en algunos platos (rodaballo y ensalada), pero solucionado con los postres. Buena calidad y presentación de los platos.

Sin duda que repetiré en mi próxima visita por Santa Coloma de Farners

etiquetas: , , , ,

listas: Santa Coloma de Farners, cocina creativa, girona, menu de noche, menu_del_dia, restaurantes, terraza

Restaurante Self-Service Sant Ponç

+34 972 21 42 01

Avinguda França, 36 Girona, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Girona

Self- Service normalito. Para una comida rápida y variada.

Guillermo Castilla lo descubrió en marzo de 2014

Un opción muy buena si se esta de visita por los barrios periféricos alrededor de la Girona antigua o por motivos de salud directos o indirectos, en el cercano Hospital General Doctor Josep Trueta de Girona.

La oferta del self-service no es muy amplia; se reduce a primeros y segundos de cocina de mercado y algunas opciones de platos del día, que una vez pagados en caja te lo llevan a la mesa.

Platos sencillos, de menú del día que puedes recoger del mostrador. Atención: todos los extras (pan, salsas, etc.) se pagan a parte. Alguna opción de postre casero, pero las tartas son industriales.

Un menú sencillo, sin platos del día (se anuncian en un monitor a la entrada) puede salirte por unos 12 euros.

El comedor está en la planta superior, entrando por la cafetería del mismo nombre.

Amplio comedor, sin problemas de espacio.

etiquetas: , , , , ,

listas: girona

El Celler de Can Roca

+34 972 22 21 57

Carrer de Can Sunyer 48 Girona, Girona provincia, España

guardado por 68 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Girona

El arte culinario, vinícola y dulce de los hermanos Roca

me encanta, uno de mis favoritos

Y llego el día de la esperada visita al restaurante número 1 del mundo: el Celler de Can Roca. Casi un año esperando la ocasión para poder disfrutar del arte culinario y vinícola de los hermanos Roca.

Jueves 18 de julio. Desayunamos poco con la idea de poder acabar todo los que nos pusieran en el plato, y salimos rumbo a la estación de Sants, punto de encuentro con los amigos que nos acompañarían en el festín. Fue buena decisión la de ir en tren hasta Girona, sobre todo con el nuevo tren de alta velocidad que, en clase Avant, te deja desde Barcelona en algo más de 30 minutos por menos de 16 euros. Con todo los que bebimos habría sido complicado y arriesgado volver en coche.

Llegamos a Girona con tiempo suficiente. Nos esperaban en el Celler de Can Roca sobre las 13 horas, así que con ayuda de Google Maps decidimos ir caminando hasta el restaurante. Mala elección: 20 minutos caminando en pleno mes de julio a más de 30 grados. Por lo menos la caminata nos abrió el apetito. Como eran las 12 de la mañana pasadas, decidimos traspasar la puerta principal que lleva al jardín de entrada; nos recibieron un par de grandes sofás a la sombra, ideales para el aperitivo.

Ya en el jardín, aproveché que la puerta de la zona de restauración quedaba abierta -nos habíamos cruzado con el cartero- para asomar la cabeza y vi al reconocidísimo somelier de los hermanos, Josep Pitu Roca, vestido de calle junto a una simpática RRPP. Nos dieron la bienvenida y, sin tener que solicitarlo, Josep Roca nos invitó a visitar las instalaciones del restaurante. ¡Todo un lujo y una “buscada" experiencia!

La visita no podía empezar por otra parte que no fuera su tesoro: la bodega del restaurante. Increíble que en apenas 250m² se guarden más de 35.000 botellas. La bodega se encuentra dividida por denominaciones de origen de España y otras zonas de Europa, como Borgoña (Bourgogne). Cada denominación de origen tiene su rincón homenaje creado a base de objetos, imágenes y melodías que representan para Josep Roca las sensaciones de los vinos, cavas o champagnes de cada denominación. Un santuario y una escuela para los verdaderos amantes del vino.

Salimos de la bodega museo rumbo a la cocina. Dividida en dos grandes espacios, todavía no había rastro de los cocineros. Sólo un pinche trabajaba en solitario disponiendo y ordenando los utensilios necesarios para preparar las creaciones culinarias. Josep nos informó de que siempre comen en el restaurante de sus padres, próximo al Celler de Can Roca, y de nombre similar: Can Roca. Observamos el horno de leña, la cantidad de recipientes y otros objetos que nos serán familiares en la mesa. Nos paramos ante una botella con un líquido color limón que no cesa de dar vueltas, y cuya función es la de hacer el almíbar o emulsión.

En la cocina predomina un olor a “suquet” (caldo) de marisco y frutos del mar que, con el pescado, serán ingredientes principales del menú Festival.

Se nos acaban los espacios que visitar y se acerca la hora de empezar a comer, así que después de la visita, la agradable conversación sobre vinos y cocina no dejamos la oportunidad de inmortalizar el momento con una foto junto a Josep Pitu Roca.
Mientras esperábamos la entrada al comedor, empezaron a llegar más comensales. Por su fisonomía y acento, la mayoría extranjeros. Nos ofrecieron una copa de cava Brut de la bodega Albert i Noya elaborado especialmente para el Celler de Can Roca. ¡Con el calor que hacía era de agradecer!
Pasadas las 13 horas nos invitaron a pasar al comedor, un espacio triangular con grandes cristaleras que protegen un jardín interior de estilo japonés.
Tuvimos suerte: nos acomodaron en la primera mesa, que quedaba separada del resto sin otros clientes alrededor. En total no recuerdo más de 15 mesas, aunque tampoco las conté. A la entrada de la bodega había una gran mesa rectangular reservada para compromisos o clientes “ilustres”.
Mesa redonda, amplia, de blanco inmaculado y cubiertos de plata maciza: ¡cómo pesaban!
Llegó la carta, con dos únicos menús: el Clásico (140e), con las creaciones más conocidas del Celler, y el Festival (175€),en el que se incorporan las últimas creaciones y platos más innovadores del Celler de Can Roca. La opción escogida debía ser para la mesa completa. No hubo problema, todos seleccionamos el menú Festival y el maridaje de vinos selección Josep Roca (85€), gracias al cual cada plato sería acompañado por una copa de vino diferente.
Pese a escoger el maridaje, no perdí la ocasión de ver la carta de vinos -más que una carta, un imponente tomo de enciclopedia encuadernado en DIN A3 repleto de tintos, blancos y rosados-. Me sorprendió ver vinos asequibles y de precios similares a restaurantes sin ninguna estrella Michelín.
Seguimos con el cava para acompañar los aperitivos que nos presentaron enseguida en la mesa:
“Menjar-se el món” (Comerse el mundo). Aperitivos que, con su sabor, representan cinco países del mundo: los últimos viajes de los hermanos Roca. Los sirven escondidos en el interior de un farolillo de papel y recomiendan un posible orden. Cada bolita es única y original. ¿Qué países representan?:
- México: guacamole con semilla y agua de tomate y cilantro.
- Perú: caldo concentrado de ceviche (encerrado en una bola blanca que se derrite en la boca).
- China: verduras encurtidas con crema de ciruelas.
- Marruecos: hojaldre de almendras con rosa, miel, azafrán, otra especie desconocida y yogurt de cabra.
- Japón: buñuelo de miso con tempura y alguna salsa de origen japonés.

Mientras esperábamos el siguiente aperitivo, no sirvieron una segunda (ya tercera en realidad) copa del mismo cava del Celler. Y llegó el segundo aperitivo, el más conocido: un regreso a sabores de la tierra con el olivo en formato bonsai que llega a la mesa con sus ocho aceitunas, dos por comensal. No sólo destaca la presentación del aperitivo, sino el excelente gusto de la anchoa que rellena la oliva caramelizada.
En cuanto retiraron el olivo, trajeron los siguientes aperitivos, todos juntos: un crujiente de gambas, fino y sabroso; un bombón de licor italiano campano (estilo vermut) con naranja y sésamo negro, que nos encantó; y una cuchara con tortilla de calabacín (quizás su simplicidad tras el excelente bombón de campano hizo que pasara desapercibida). Los siguientes aperitivos, a base de trufa pero con texturas completamente diferentes: un bombón de trufa, servido en una piedra de mármol helada, y un briox también de trufa, excelentísimo al paladar.

Finalizados los aperitivos, todos destacamos la cuidada y original presentación de los aperitivos. A continuación, nos ofrecieron escoger pan para acompañar los platos. No perdimos la ocasión de probarlos todos. Ocho tipos diferentes de pan con sabores naturales y diversos: tomate, vino, olivada, cereales, albaricoque... Los de tipo briox los hacen ellos, al resto les añaden los ingredientes y los cuecen en su horno.

Nos retiraron la copa de cava y, antes de la llegada del primer plato del menú Festival, nos presentaron el vino que lo acompañaría, servido en su tipo de copa correspondiente. A cada plato del menú le acompaña su respectivo vino, seleccionado por la combinación con el gusto y textura del plato.

En total 15 platos configuran el menú Festival; de ellos cuatro son postres, y quizá no destacaron mucho, si bien, después de los 11 platos y sus respectivos caldos, uno llega a los postres con el estómago bastante lleno y colapsado con tantos gustos y sabores.
Todos coincidimos en destacar el predominio del pescado como ingrediente principal de la mayorÍa de los platos. Solo dos son de carne: los trozos de ventresca de cordero a la brasa con berenjena, café y regaliz, y el parfait de colomÍ (torcaz), con cebolla, nueces caramelizadas con curri, ginebra, piel de naranja y hierbas. Excelente la salsa que acompañaba al cordero.

Del resto de los platos, nos encantó el sabor de la sopa de cerezas, que técnicamente se denominaba infusión de sauce con cerezas al licor Amaretto y jengibre y unos trazos de anguila ahumada. Exquisita la combinación de sabores tan opuestos: la dulzura de las cerezas y la acidez de la anguila. Plato arriesgado el de las falsas cocochas de sardinas, pero bien matizado gracias al excelente sabor de la salsa verde que las bañaba. También hubo bacalao y lenguado.

Del marisco destacaba el plato denominado Toda la gamba: una gamba de la Escala a la brasa y pelada, con cada una de sus partes cocinada de forma diferente. La cabeza con algas, el cuerpo con espuma de agua de mar y acompañada de una miga de pan verde hecha de plancton, las patas y antenas fritas y crujientes. Indescriptible el gusto de la espuma de agua de mar que acompañaba a la gamba. También sirvieron una cigala, que se cocinaba en la misma mesa al vapor de piedras calientes al vertir en su recipiente un jerez amontillado.

No nos gustó demasiado, por su extracto y fuerte sabor, la infusión vegetal de tempura de brotes de verduras, flores, hojas y frutas, todo de también minúsculo en una base de caldo gelatinoso.

Después del carrusel de platos llegó el turno de los postres. El primero, con una llamativa presentación, era base de helado de masa madre con pulpa de cacao, lichis y unos minúsculos macarrones de vinagre de jerez que estaban muy buenos. El helado descansa en una especie de gran roca azucarada que se mueve, latiendo como un corazón. Otro de los postres era un crema de frutas (naranja y mango) con alguna flor comestible y una esfera de canela y violetas.

Acabados los postres llegó el turno del café©, cuyo precio (2,5€) me pareció mas que correcto, ya que se acompañaba con unos petits fours que puedes escoger de un gran carro repleto de bombones y otros dulces. Pese a estar ya saturados de tantos sabor, gustos y perfumes, y con el alcohol haciendo sus primeros efectos en el cuerpo, no nos quisimos perder las creaciones dulces del pequeño de los hermanos Roca, Jordi Roca. Nos tomamos el café de forma pausada, haciendo sitio a cada uno de los dulces o bombones que nos puso el matre en la mesa, mientras intentábamos recordar que platos nos habían gustado mas

El maridaje de vinos seleccionado para el menú Festival se caracterizo por la presencia mayoritaria de vinos blancos, acordes con la presencia de pescado y marisco como base de la mayorÍ­a de los platos. No se repite ninguna denominación de origen, a excepción del cava del aperitivo, dos vinos de Rioja y otros dos del Priorat. Hubo un toque internacional con algún caldo francesas y aleman con base de uva riesling. Destacamos la gran diferencia entre cada uno de los vinos, que hacía que la degustación de cada copa que acompañaba a cada plato fuera completamente diferente.

Ya sobre las 17 h de la tarde era momento de abandonar el Celler y volver a la calurosa realidad. Como no tenÍ­amos cuerpo para volver caminando, acabamos por pedir un taxi que rapidamente nos deja en la estación.

Conclusión: excepcional experiencia gastronómica.

Actualizo la reseña con la lista de todos los vinos del maridaje selección Josep Roca del menú festival:

-Aperitivo con varias copas de Cava del Celler Brut de la bodega de Albert i Noya (D.O penedés).

La mayoría de vinos del maridaje festival son blancos, creo que una de las razones es la presencia del pescado y el marisco como ingredientes principales de la mayoría de platos:

-Blanc 5.7 12 D.O. Conca de Barberà. Acompañaba a la sopa de Verduras.

-Joh. Josm Prüm Kabinet 09 V:D:P Mosel- Saar- Ruwer (vino aleman de uva Riesling, que por lo comentado con Josep Roca es una de sus variedades predilectas). Acompañaba a la Contesa de espárragos blancos.

-Cobero 12 Vino de mesa de Liebana (uva palomina de viñedos de Cantabria). Acompañaba a las cocochas de sardinas.

-Domaine Valette 08 Magnum A.O.C Viré-Clesse (otro vino francés de tipo de uva Chardonnay de viñedos próximos a la Borgoña). En esta ocasión de presentaba en botella Magnum, detalle que aproveche para que la Sommeliere me confirmará que el vino se conserva mejor en botella de litro y medio, ya que a mayor cantidad de caldo menos riesgo de deterioro del mismo.

-Viña Tondonia blanco 98 D.O. Ca Rioja. Un clásico de los vinos blancos reserva de D.O Rioja de uvas Viura y Malvasia. Esta última tipo de uva la descubrí en Lanzarote, donde es la base de los vinos de la isla.

-Pedra de Guix 10 D.O. Qa Priorat . Un vino de una de las zonas de vinos con más Pedigree de Catalunya. Mezcla de forma magistral varios tipos de uvas ( 80% Garnacha Blanca, 18% Pedro Ximénez y 2% Macabeu). Excelente en todo: color, sabor, etc.

-Josep Pardet Estinguells 09 Magnum D.0 Costers del Segre. Un vino de uva Chardonnay de la zona de Lleida que destaca por su cultivo ecológico (sin aditivos).

Vinos Tintos:

-Marcel Lapierre 11 A.O.C Morgon (Beaujolais francés ) que acompañaba excelentemente a la exquisita sopa de cerezas.

-Pedro Balda Cosecha 10 D.O Rioja. Un vino de uva tempranillo, característica de la D.O Rioja, de un joven viticultor que disfruta haciendo vino: “A pesar de su juventud y de no poseer instalaciones de trabajo cómo las de las grandes bodegas, este viticultor riojano con gran conocimiento, entusiasmo y experiencia, consigue hacer el único vino sin sulfuroso añadido en la rioja. Ya que su obsesión es hacerlo todo de la forma más natural y artesanal posible”.

-Idus 09 D.O Qa. Priorat. Repetimos D.O en este vino tinto que procede de una de las bodegas más conocida, no sólo por su propietario (LLuis Llach), sino por la calidad de sus caldos. Último vino que acompañaba al plato de paloma torcaz, antes de entrar a los postres con vino más dulces.

Vinos que acompañaban a los postres:

-Ariyanas 07 Naturalmente dulce D.O. Málaga. Excelente mezcla de dulzor y acidez que combinaba con el postre estrella, más por su presentación que por su sabor (helado de masa madre).

-Heymann Lowenstein Rottgen 06 V.D.P Mosel. Vino alemán de uva Riesling, tradicional en los vinos de esa zona de europea y menos en la península. Aunque cada vez hay más bodegas que ya comienzan a elaborar vinos con esta uva.

-Dolç Mataró D.O. Alella. Vino de la zona del Maresme (Tiana), del que había probado algún vino blanco, sobretodo de uva Pansa Blanca (Cartuja Blanca). Este sin embargo era un vino tinto dulce, hecho con uva syrah y presentado en botella de 0,5 litros.

etiquetas: , , , , ,

listas: cocina creativa, girona, restaurantes

gordolobo

tremenda crónica, muchas gracias por compartir!

22 de agosto de 2013

Guillermo Castilla

Gracias gordolobo. La experiencia dió para mucho más!!. Lástima que estas experiencias gastronómicas no se puedan hacer a "diario".

22 de agosto de 2013

La Fageda

+34 972 68 10 10

Calle Els Casals S/N Santa Pau, Girona provincia, España

guardado por una persona

Fábrica de yoghures con proyecto social de integración en una reserva natural

Guillermo Castilla lo descubrió en mayo de 2011

me gusta

La Fageda es una cooperativa catalana de iniciativa social sin ánimo de lucro creada en Olot en 1982. Tiene como finalidad la integración laboral de las personas de la comarca de la Garrotxa (Girona) que sufren discapacidad intelectual o trastornos mentales severos.

La Cooperativa se encuentra en la Fageda d’en Jordà, una de las principales reservas del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

La cooperativa dispone de: una granja de vacas para la producción de leche, la planta de elaboración de productos lácteos, una sección de jardinería, un vivero forestal y un taller de manualidades.

Se ofrecen visitas guiadas gratuitas por las instalaciones de unos 50 minutos que incluyen la degustación de un yogurt con la posibilidad de comprar sus productos a un precio más económico que en los comercios.

Visita recomendada para realizarla con niños.

etiquetas: , , , ,

listas: garrotxa, girona

Restaurant Can Fnt

+34 972 69 00 66

Calle Vic 10 Hostalets D'en Bas, Girona provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Hostalets D'en Bas

Excelente braseria a precios muy económicos.

Guillermo Castilla lo descubrió en mayo de 2011

me gusta

Excelente brasería a precios muy económicos.
Restaurante ubicado en la Vall d'en Bas recomendado por habitantes del pueblo d'Hostalets, donde comerse unas patatas de Olot o carnes de la zona no supone un coste excesivo. En mis últimas visitas a la zona había notado un encarecimiento de los típicos restaurantes de la zona.

Buscando alternativas más económicas acabamos en Restaurante casa Font. Buen servicio, presentación, cocina y mejor precio.

De los platos me gustaron las patatas rellenas d'Olot y el postre de helado de turrón con ratafía (licor de nueces). Los pies de cerdo a la brasa con ajo y perejil estaban de muerte, tal y como se ve en la foto: 11870.com/pro/restaurant-can-fnt/media/a495c044/u/guillercastilla

Vale la pena comprar pan en la panadería del pueblo d'Hostalets: hacen un pan de coca o de payés muy rico.

etiquetas: , , , ,

listas: La Vall d'en Bas, garrotxa, girona, restaurantes