702 sitios, 50 seguidores, 154 descubiertos, 10.727 visitas

Tengo 10 carpetas llenas de facturas de resturantes y hoteles, visitados todos ellos en compañía de mi mujer. La primera factura es de 1989.

Héctor Pérez

mostrando 2 sitios

Sorpresa en el Camino

me encanta, uno de mis favoritos

Visitado el 27-06-13
A un paso del Parador, en el que nos alojamos, lo habíamos visto al llegar y nos tenía buena pinta. Leemos las buenas opiniones de 11870 y nos decidimos. Estamos desconectados del mundo y no nos habíamos enterado de que hoy juega España contra Italia en la Confederaciones. Nos tememos lo peor, pero nos encontramos con que en el restaurante hay unas 15 personas cenando, todas foráneas. Como en todas nuestras etapas del Camino, nos preguntamos qué sería de nuestro país sin el turismo extranjero. Nada más cruzar la puerta nos sorprende la agradable decoración, de "Mesón bien puesto", y la amabilidad de la maitre y, suponemos, propietaria. La carta se compone de mucho plato tradicional riojano así como de más de un plato de corte moderno.
Hoy hemos caminado 21 kms y tenemos hambre, mucha hambre, así que ignoramos lo moderno y nos tiramos directamente a lo clásico. Aconsejados por la amable maitre y por lo leído en 11870 mi mujer opta por unas pochas con chipirones de 1º y un bacalao a la riojana de 2º. Alucina con las pochas y afirma no haber comido nunca nada igual. El bacalao le encanta, aunque opina que estaba todavía mejor el del Iruña, de Logroño, de hace unos días. Yo tengo hambre, y además hace un frío que pela ( un 27 de junio ), así que me lanzo a por el caparrón, alubia que nunca había probado, y que estando de muerte me reanima y me quita hambre y frío al instante. De 2º le ataco a unas manitas a la riojana ejecutadas al más puro estilo casero, cocidas en su punto, cortadas en 2 trozos, con todos sus huesos ( como debe ser ), y acompañadas de una ligera salsa de tomate y pimientos ¡ Sublimes !
La mesa de al lado, compuesta por un grupo de extranjeros de habla inglesa, se levanta, y un señor, con pinta de haberle gustado el Rioja, se queda mirando para mi plato con gesto de extrañeza y me dice "¿Feet, Pork?" Yo señalo mi cansado pie y le digo "Yes, pork". El hombre se queda si cabe más sorprendido y me pregunta "¿Good?", a lo que respondo "¡Yes! ¡Very Good!" ( ya te digo ). La agradable camarera, ayudante de la maitre, me comenta que a los extranjeros en general, exceptuando a los franceses, les llama mucho la atención este plato y no entienden muy bien que "eso" se pueda comer. ¡Ellos se lo pierden! Para rematar tan estupenda y agradable cena nos pedimos el postre recomendado de la casa, la "tarta del abuelito", que resulta ser una estupenda tarta de queso de agradable sabor y presentación.
A esta alturas de la película, quien tenga la paciencia de haber llegado hasta aquí, notará que falta algo fundamental en cuaquier comida riojana: el vino. Pues amigos, la perfección de este extraordinario hallazgo en forma de restaurante se completa con lo que voy a comentar a continuación. Como en todos los restaurantes navarros y riojanos visitados en las etapas de nuestro Camino, pongo a prueba a la maitre y formulo la misma pregunta: recomiéndeme un vino de la zona, poco conocido y que nos sorprenda. Sin dudar ni un instante señala el reserva recomendado de la casa, que resulta ser un "Pedro Martínez Alesanco", rioja reserva 2007, de una pequeña bodega de Badarán, un pueblo cercano a Santo Domingo, y que ha sido galardonado con el Bacchus de Oro del 2012. Vino del que por supuesto jamás había oído hablar en mi vida, que está fuera de serie y que tiene un precio en carta de ¡ 16 eur ! Increíble.
Salimos del restaurante alucinados con la cena que nos acabamos de ventilar. Llegamos al cercano Parador y ponemos la tele. El partido está en la prórroga. Acaba en penaltis y gana España. A dormir. Mañana nos espera una larga y dura etapa de 31 kms hasta Espinosa del Camino.

etiquetas: , ,

listas: LA RIOJA

En pleno centro del casco histórico

me gusta

3ª visita a este Parador, en esta ocasión haciendo al Camino. Las habitaciones mantienen el "estilo Parador" con su incombustible mueble castellano, para mí ya un tanto desfasado. El baño está totalmente renovado y la habitación es ámplia a la vez que acogedora.
La atención en recepción, como siempre en Paradores, excelente. Nos invitan a un vino por ser "Amigos" y nos lo tomamos plácidamente en el salón del hotel, con su magnífico techo abovedado de piedra. Los sillones parecen muy antiguos, en el omnipresente estilo castellano, pero resultan ser sorprendentemente cómodos, por lo que al momento se me olvida el asunto estético y decorativo, aunque opino que este salón con un mueble moderno combinado con la piedra de columnas y techo y la historia de sus paredes quedaría precioso, aunque no parece ser el momento idóneo para que paradores acometa grandes inversiones.
En resumen, se está bien, aunque como otros Paradores de "1ª Generación" ya empieza a necesitar una actualización.

etiquetas: ,

listas: HOTELES LA RIOJA, LA RIOJA, PARADORES