¡Y qué se le va a hacer si soy de las mujeres que comen ... !

Helen Holms

mostrando 2 sitios

Barra Atlántica

- cerrado

Calle Gravina, 17 <m> Chueca 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 57 personas

ver más restaurantes gallegos en Madrid

La chula barra gallega del centro

me gusta

2 check-ins aquí

La semana había sido dura, pero bueno, es lo que tiene cuando no eres un chorizo o un millonario de familia. Siendo jueves y sabiendo que iba al teatro por la zona, busco en mi aplicación 11870 los sitios pendientes. ¡Chachi! Veo que barra atlántica está cerca.

Hacemos primera parada. Tienen una pequeñita barra según entras, varias mesas altas con sus taburetes y también mesitas bajas con sus sillas de madera. No es un local grande si no más bien pequeño pero acogedor.

Todos los productos de la misma Galicia.

Caen 4 cervecitas, 2 para cada uno. Estrella Galicia por supuesto, muy buena opción.

- Pulpo braseado por patatas: Delicioso.
- Ración de vieras al horno: Exquisitas.

En resumen, fantástica parada para hacer un picoteo informal en un lugar distendido. Como la zona tiene muy buena oferta gastronómica, recomiendo ir haciendo incursiones en los distintos sitios siendo Barra Atlántica de un stop obligado.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Jueves febrero 2017
- Picoteo cena
- 2 Personas+
- 32 € total

etiquetas: , , , ,

Amarras

+34 918 27 83 98

Paseo de Fuente Lucha, s/n ((dentro del parque)) Alcobendas, Madrid provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes gallegos en Alcobendas

Un gallego por Alcobendas

está OK

es quien más ha ido (1)

Llevaba algún tiempo sin escribir y acumulando muchos nuevos sitios (cuando me ponga voy a abrasar el 11870) pero hoy he decidido retomarlo. El motivo; el cierre de un proyecto importante en el trabajo y el reencuentro con una vieja amiga, S.M. Esta vez, invito yo, así que propongo Amarras porque nos pilla cerca a las dos. Al grano:

El restaurante es muy amplio, elegante y con cierto toque señorial. Tienen comedor interior y exterior con unas cristaleras, imagino que para los fumadores pero como lo estoy dejando, ni me preocupé en preguntar. Rodeado de terrazas con zonas verdes que en una primavera soleada y no como el día de hoy, debe ser una gozada.

El servicio no puede ser más atento. Camareros/as latinoamericanos preocupados en que no falte de nada. Da gusto como te atienden.

Vayamos a la comida. Como somos dos personas con buen saque, preguntamos al camarero por las cantidades y, sabiamente, decidimos hacerle caso pidiendo medias raciones para las entradas:

- 1/2 de croquetas de jamón (6 unidades) servidas con patata paja (9 €). Quien me conoce sabe que estas pelotillas rellenas me encantan. Eran caseras y con buena textura. No son las mejores que he comido porque me harto a probarlas en todos los sitios a los que voy pero he de decir que estaban bastante bien.

- 1/2 de huevos fritos con gulas y jamón ibérico (11,90 €): esto estaba de muerte. Sobre una cama de patata panadera, un huevo de buen tamaño con gulas y jamón ibérico y destaco lo de "ibérico" porque me río yo de lo que ponen en otros sitios. Se tiene poco respeto a este producto español llamando ibérico a cualquier cosa. En esta ocasión, lo era de verdad y el gusto del plato cambia por completo. No dejamos ná.

Platos principales:

- Solomillo ibérico con foie y cebolla caramelizada (18,80 €): Un plato muy generoso con cuatro medallones de solomillo sentados en una base de foie y sobre cada uno una cucharadita de cebolla caramelizada.

- Rodaballo al horno con patatas que las cambio por ensalada (19,90 €). Dos pedazos de pescado fresco de muy buen tamaño.

- Postre: Tarta de chocolate. Esta si que no vale nada de nada así que no lo recomiendo.

Cuanto ya no podíamos más, al finalizar con los platos principales, el camarero nos invita a un sorbete de limón que se agradece y mucho cuando te das cuenta que tu tripa se ha ido hinchando en la última hora. Muy simpático el tío y con cara satisfecha nos dice: "esto de regalo por haberlo comido todo". Nos empezamos a reír y susurramos entre nosotras: "éste no tiene ni idea del saque que tenemos. Claro, nos ve delgadas y con aspecto tan formal que pensaría que somos del grupo de "me pido una ensalada, la mareo y encima digo que estoy llena" Arrrrrggggg, como me molesta este tipo de gente. ¡Qué te estás muriendo de hambre, hombre, a quién quieres mentir!

Tomamos una botella de agua y 3 dobles.

Se cierra la comida con una invitación de la casa de aguardiente gallego. Como tenemos que ir a trabajar después, nos cortamos un pelo dando un pequeño sorbo al chupito y nos bebemos casi de un trago el café solo que ya se nos hace tarde.

En definitiva, buena elección, bonito lugar, servicio atento y comprometido y comida más que rica y aceptable. Para repetir y recomendar y utilizar los exteriores cuando los habiliten.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Miércoles abril 2016
- Almuerzo
- 2 Personas
- Precio 57 € aplicando el descuento del tenedor con el 40% sobre la carta.

Aunque pedimos a la carta, tenían dos menús sobradamente extensos de comida tradicional gallega con unos precios muy tentadores (22 €) y otros dos menús de mariscos por 40 y 48 €. También ofrecen mariscada para 2 personas por menos de 60 €.

etiquetas: , , , ,