Jaime
"A comer, se aprende comiendo"

fresandco

mostrando 18 sitios

Espai Kru

+34 934 24 81 52

Carrer Lleida 7 <m> Espanya L1 L3 Barcelona, Barcelona provincia, España

guardado por 49 personas

ver más restaurantes de pescado en Barcelona

El mar, la pesca y sus derivados. Genial Experiencia

me encanta, uno de mis favoritos

2/8/2015

Después de una semana intensa, que empezó muy bien con Celler Can Roca, Compartir y una sorpresa en un pueblo de la costa Brava (Restaurante Candelaria), empezaron las nubes negras (Nakashita), las comidas me habían dejado de saber, es como si del éxtasis sensorial de estas experiencias me hubieran hecho perder la capacidad de apreciar las comidas.

Entras al restaurante, una sala de tamaño medio, sin demasiado encanto, pero siempre correcta. El servicio al principio no me encantó, desde que nos sentaron hasta que no vinieron a tomar nota pasaron mas de 10 minutos y no se nos ofreció nada de beber mientas tanto. El maitre me hizo cambiar de opinión, un hombre muy simpático y dispuesto a agradar, nos dejamos recomendar y nos elaboró una especie de menú degustación.

Hecho en falta un aperitivo para abrir boca.

Empezamos con unas CROQUETAS DE GAMBA Y CENTOLLA, de sabor potente y de textura compacta, muy rica la corteza, crujiente y limpia de grasa. Buenas.

ANCHOAS AHUMADAS, se presenta tapadas en una cúpula de ahumar, olor a encina carbonizada, la anchoa no excesivamente grande, pero limpia de espinas, bien de salazón y tierna de textura, sobre un pimiento al horno y una crema muy suave de queso manchego.

OSTRA EN SALSA PONZU, empiezo pidiendo una sola ostra, porque hasta hace una semana no me gustaba, es más no estoy preparado para una ostra al natural, me gusta su sabor, pero se me hace larga en paladar. Misma idea y misma sensación que la ostra japonesa de Compartir, la ostra con una base de salsa ponzu y unas huevas de salmón, to' pa dentro y se produce el éxtasis del paladar, . Aplaudo interiormente. Pido la segunda ostra.
OSTRA CON GAZPACHO, un agua con los matices del gazpacho (un poco de tomate, cebolla y pepino) con una picadita finísima. Muy fresco, los sabores del gazpacho van perfectos. Otro aciertazo. No hay dos sin tres, pido la última ostra.
OSTRA CON LECHE DE TIGRE. Esta fue la que menos me gusto, la acidez y el picante demasiado subido no me dejaron apreciar del todo el sabor a mar. Perú by Rias Baixas.

NAVAJA CON MOSTAZA. Navajón XL, pero se come fácil al dártela separada en dos trozos. Increible sabor a mar, nunca había disfutado tanto de una navaja.

ALMEJA SORBETE DE APIONABO, se presenta en un apionabo vaciado y relleno de hielo picado, sobre el que se apoyan por un lado un hilo de apio al vodka (para limpiar sabores previos) y por otro una cocha para el molusco y en el otro un sorbete, primero se toma el sorbete (muy fresco) y seguidamente la almeja, una vez mas se muestra la influencia nikkei.

GAMBA EN AGUACHILE presentación original de la gamba, muy colorido en un plato que me trae muy buenos recuerdos a la ensalada bebida de DiverXo. Por un lado se come la cabeza, por otro la cola y por ultimo el aguachile bebido. No es la mejor gamba que haya probado pero una gamba de Palamós siempre es bien recibida.

BANDEJA DE SASHIMI, cinco cortes diferentes: 1-Calamar, al que había que añadir unas gotitas de limón. Suave textura, puro sabor a calamar, el mejor calamar que he probado en mi vida. 2- Salmón Kru, con sus huevas, quizás el que menos sorprenda por lo común del pescado. 3- Hamachi, pescado japonés de sabor muy suave, tanto que con las setas que lo acompañaban, el sabor era prácticamente inapreciable. 4- Bonito, este corte me gustó bastante 5- Toro, una buena ventresca se tiene que deshacer en la boca, esta no iba a ser para menos.

CARPACCIO DE TORO, flambeado a la llama del soplete, me sigue sin convencer el gusto que deja el soplete, pero el fondo sobre el que venía la ventresca me recordaba a la de Sacha (no he probado mejor ventresca) y unas finas cortes de rabanitos que le aportaban textura al plato. Muy bueno.

TARTARE DE BOGAVANTE, bien conservado el sabor a crustáceo. Muy rico.
TARTARE DE TOMATE, es el tartare sorpresa de la casa, te lo presentan en una caviarera chulísima, mismos ingredientes que el steak tartare pero en vez de solomillo tomate. Un punto dulzón al final, pero me gustó mucho. Ah! mi chica adivinó el plato a la primera.

ARROZ MELOSO CON SETAS, viene el arroz al punto, con un dado de queso azul y las setas crudas, se mezcla bien y al final del calor y la grasa del queso termina por hacer las setas. Plato sin más, estaba bueno pero no es a lo que vengo a Espai Kru.

Aparece el dueño, saluda a un par de mesas, y se va. Lo mismo sucede con el jefe de sala, con otra mesa se para a conversar, a nosotros ni nos pregunta que tal la comida, son detalles feos, que no esperas de este local.

TORRIJA CON HELADO, el helado de turrón espectacular, la torrija desastrosa, mucho sabor a alcohol y seca por partes.
RAVIOLI DE PLATANO, plátano envuelto en una pasta brick y frito, bonita presentación, pero solo sabía a plátano frito.

Por la mejor experiencia marina que recuerde, en total con un vino blanco normalito, pagamos 185€ entre los dos, sigue subiendo de forma exagerada el precio del cubierto, teniendo en cuenta que solo yo comí ostras y navaja, y que pese a parecer mucha comida, nos quedamos con hambre. Hace poco mas de un año la misma comida no hubiera llegado a los 70€ p.p

Nakashita

Rec Comtal, 15 <m> Arc de Triomf L1 Barcelona, Barcelona provincia, España

guardado por 18 personas

ver más restaurantes japoneses en Barcelona

Demasiado caro, demasiado lento.

está OK

Fuimos a comer porque habíamos leído que tenía buena RCP, el local es pequeño, unas 4 mesas y una barra, con la cocina en vivo.
Nos sentamos en barra para ver el movimiento del sushiman brasileiro Marcio Araujo. Al cabo de 15 minutos nos toman nota, nos dejamos recomendar (de 5 platos 4 tenían o ventresca o viera).

Otros 10 largos minutos hasta que salió el primer entrante, unas OSTRAS TEMPURIZADAS 9€ aderezadas con un jugo de Maracuya con matices picantes, me encanto este bocado.
VENTRESCA AL KIMUCHI 20€ la ventresca venia en dados pequeños, previamente flambeados, mezclados con lo que parecían shitakes, unas lascas crujientes, brotes de cilantro y esferificaciones de balsámico. Rico, por la untuosidad de la ventresca, la ternura del shitake y el aporte crujiente, pero me pareció una manera de desaprovechar una excelente ventresca enmascarándola con muchos sabores.

Pausa de 10 minutos.

MAKI BLUEFIN. 15€ MAki de atún en tartare, ebi tempurizado. bastante grueso, por lo que era difícil de comer, pero estaba bueno.
VIERA MAKI, 15€ otro MAKI de atún, sobre el finos cortes de viera y masago. Bueno pero no sacabas los sabores de cada ingrediente.
USUZUKURI DE TORO. 20€ Buenos cortes de ventresca (se cortaba como mantequilla sin cuchillo, usando únicamente una paleta) viera, algas y huevas de trucha. El conjunto no me convenció, por lo mismo que otros platos, se perdía los sabores de excelentes productos que por separado estaban perfectos, la ventresca se deshacía en el paladar.

Por los tiempos de espera bebimos 2 copas de vino y 3 cervezas entre los dos. No se entiende que un local tan pequeño tenga unos problemas tan grandes de coordinación.
La cuenta ascendió a 100€, caro para lo que ofrecen y el mal servicio.

etiquetas: , ,