Jesús Encinar

mostrando 130 sitios

Galleria

+39 02 8646 4912

Galleria Vittorio Emanuele II 75 Milán, Italia

guardado por 7 personas

ver más restaurantes en Milán

Para comer o cenar a cualquier hora

me encanta, uno de mis favoritos

es quien más ha ido (5)

Los españoles tenemos un horario de comida y cena que a los milaneses les resulta extraordinario. No es raro intentar salir por Milán a cenar y encontrarte que a las 22:00 ya no te sientan en ningún restaurante, o que a las 15:00 ya no puedes comer en ningún sitio.

En esas ocasiones el Restaurante Galleria, dentro de la Galleria Vittorio Emanuele II, junto al duomo, es un salvavidas. En varias ocasiones me he encontrado que el único sitio en el que me atienden a deshora es el socorrido Galleria. Entre comer en una cafetería cualquiera y el Galleria... mejor el Galleria.

La comida es normal, sabrosa, pero no extraordinaria. El servicio es rápido y los precios están bien. No es un sitio para darse un homenaje ni con un encanto especial. Pero si tienes hambre y no ves ningún sitio abierto. No lo dudes. El Galleria a cualquier hora del día te atienden.

Servilletas de tela.

listas: Restaurantes

High Tech

Piazza 25 Aprile,12 Milán, Italia

guardado por una persona

Jesús Encinar lo descubrió en enero de 2015

La Latteria San Marco

+39 02 659 7653

via san marco, 24 Milán, Italia

guardado por una persona

ver más restaurantes en Milán

Jesús Encinar lo descubrió en diciembre de 2014

me gusta

listas: Restaurantes

Trussardi alla Scala

+39 02 8068 8201

Piazza della Scala 5 Milán, Italia

guardado por 8 personas

ver más restaurantes en Milán

Comida italiana contemporánea

me gusta

Probablemente sea uno de los mejores restaurantes de Milán. Toda una institución. Está en el primer piso del edificio Trussardi, pasando el bar de la entrada y subiendo en un ascensor. Es un local con aires de moda milanesa donde no te extrañaría encontrarte a los industriales y diseñadores de la ciudad. Me hizo gracia que tienen unos pequeños taburetillos para que las mujeres puedan apoyar sus bolsos sin dejarlos en el suelo.

Espacios amplios y enormes. Unas mesas tan grandes que puede resultar hasta demasiado grandes. Las mesas para 2 comensales están junto a las ventanas con vistas a la plaza de la Scala. Las mesas para más comensales están en el centro de la sala y son algo más incómodas. La segunda vez me senté en una mesa con vistas a la cocina... mala idea. Me estresaba bastante ver cómo maltrataban a los camareros y cocineros, las voces y el mal rollo de la cocina. Hasta vi como el Chef Luigi Taglienti literalmente le daba a uno una patada en el culo con toda la arrogancia del mundo.

La iluminación está conseguida, con luces cálidas indirectas. Hay tanto personal de servicio que te da la impresión de estar en algún país donde la mano de obra fuese barata. Un verdadero ejército de camareros todos vestidos de negro para atender las mesas.

La carta es una interpretación actual de la comida italiana de toda la vida. Es algo interesante y que funciona muy bien. Comida italiana de diseño, digamos. Eso sí, prepara la tarjeta porque el sitio es cariiiiisimo. Los vinos más baratos de la carta no bajan de 50 euros (y tienen pocos), la mayoría de la oferta de vinos tiene 3 dígitos. La comida sale por unos 100 euros, más lo que te quieras dejar en el vino. Tienen menú degustación por 150 euros.

Manteles y servilletas de tela.

listas: Restaurantes

Biffi Pasticceria

+39 02 4800 6702

Corso Magenta 87 Milán, Italia

guardado por 2 personas

ver más panaderías y pastelerías en Milán

D’O

+39 02 936 2209

Via Magenta 10, Cornaredo Milán, Italia

guardado por 2 personas

Cocina de concepto

está OK

es quien más ha ido (1)

Uno de esos restaurantes que suelen volver locos a los críticos gastronómicos, tener tremendos reviews en periódicos internacionales, reservas con meses de antelación pero que a mi personalmente me dejan algo frío. No deja de ser un sitio curioso, pero no le veo la gracia para tanto, salvo que seas muy foodie y te guste explorar cocina creativa.

Llegar hasta D'O es una excursión, queda a casi media hora en taxi del centro de Milán. Conviene ir en taxi si quieres beber con la cena. El nombre es un juego de palabras entre la denominación italiana para Denominación de Origén (DO) y el nombre del chef Davide Oldani. Todo es muy rollo orgánico, slow food, cocina del territorio, etc. Su gran plato estrella es la cebolla caramelizada, pero personalmente no me pareció ni tan original ni tan rica. La curiosidad viene que parece una tarta de manzana con helado de vainilla cuando se trata de una cebolla abierta y caramelizada. Ah ok. Siguiente plato por favor.

En nuestra cena salimos a 75 euros por persona. Tiene aires de casa de comida pero sin duda el precio, la comida y la sala son de gran restaurante. Da un poco la impresión que el aire casual es más bien postureo. Al salir vi en la carta que tenía fuera (que no nos entregaron al llegar) había platos más baratos pero la noche que fuimos nos dijeron que lo único que había era el menú degustación.

Manteles y servilletas de tela.

listas: Restaurantes

The Small

+39 02 2024 0943

Vía paganini niccolo 3 Milán, Italia

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Milán

es quien más ha ido (1)

Uno de esos sitios que da gusto descubrir y recomendar. Un entorno casual, chic, con muebles de diseño, con un aire divertido e informal. The Small hace referencia a su diminuto tamaño, que compensan con una gran simpatía y encanto personal.

La comida es ligera, sabrosa y a buen precio. Comer sale por unos 30 euros.

Sin manteles, servilletas de papel.

Al Pont de Ferr

+39 02 8940 6277

Ripa di Porta Ticinese, 55 Milán, Italia

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Milán

no me gusta

es quien más ha ido (1)

Un sitio muy de moda con el reclamo de ser la única trattoria del mundo con una estrella Michelín. Es cierto que se come bien, platos originales y con mucha creatividad, pero el local resulta realmente incómodo, mesas tan juntas que no se puede ni pasar, un ruido tan infernal en una sala tan pequeña que sales con dolor de cabeza y precios más acordes a la guía Michelín que a una trattoria. Personalmente por estos precios prefiero alguno de los otros grandes restaurantes de Milán y ahorrarme el trajín populachero de Navigli. El baño es tan cutre que parece un lavabo de gasolinera regional.

listas: Restaurantes