muerte por helados!

diez heladerías, diez tentaciones que no resistirás!

Ahora sí que no hay excusas, oficialmente ya es verano y eso significa... ¡Helados! Los hay para todos los gustos, desde los típicos sabores de siempre hasta algunos  que - literalmente -  van a obligaros a pellizcaros la mejilla; desde los industriales hasta los más artesanales; incluso los hay ecológicos, o combinados con otros manjares en mezclas bastante locas pero que son para chuparse los dedos.

Queremos que toméis helados porque os los habéis ganado, por eso os hemos seleccionado diez heladerías de Barcelona que nos ofrecen un amplio abanico de propuestas heladeras diferentes. Sin duda, una buena muestra de cómo ha evolucionado este postre en los últimos años. ¿Hemos dicho postre? ¡Un helado va bien a todas horas y en todo momento!

Ottimo Gelats (Plaça de la Vila de Gràcia 15, +34 653 37 64 05): nos comentan estos artesanos del helado que en italiano ottimo es una palabra que se utiliza para describir una sensación vivida. En esta heladería "de Rius" (como se refieren los vecinos de Gràcia de toda la vida a la plaza donde se ubica) hay más de cuarenta sabores distintos, y si cada uno es una sensación, imaginad... MrsWayne nos comenta la suya: "Pasamos antes de cenar a echar un vistazo y nos dieron a probar varios sabores, para que nos lo fueramos pensando. Sin duda, ¡volvimos y quedamos más que encantados!".


Belgious (Carrer d'Avinyó 50, 93 412 49 65): ¿Helado de mojito, de tomillo, de aceite de oliva? Esta animada calle del centro de la ciudad acoge esta heladería con una incontable variedad de helados de sabores que parecen imposibles. Ideal para aventureros como Ana: "Además de gofres, aquí puedes encontrar helados de curry, de roquefort con nueces y de parmesano, que esta riquisimo de acompañamiento al carpaccio de ternera. Y te los preparan estupendamente para llevar a casa".


Tío Che (Rambla del Poble Nou 44-46, +34 933 09 18 72): uno de los grandes clásicos cuando hablamos de helados en Barcelona; tanto es así que acaban de celebrar su centenario, que se dice rápido. La horchata es la otra gran especialidad de este mítico establecimiento del Poble Nou. Mònica, que es del barrio, lo conoce mejor que nadie: "El tío Che tiene casi tanta historia como la Rambla en que se ubica. Dicen que el Tío Che era un valenciano que vendía su horchata en la esquina donde se ubica hoy esta heladería-horchatería. Los poblenovins (los que somos de Poble Nou), solemos hacer una parada, especialmente en verano, para tomar un helado allí, o una horchata con fartons, o, en los últimos años, incluso un frankfurt".


Cremería Toscana (Carrer Muntaner 161, +34 935 39 38 25): ¿Podemos estar ante los helados más cremosos de Barcelona? Eso comentan los que los han probado. También sabemos que sus raciones son más que generosas y que el precio no está nada mal. Habrá que hacer como Alex Ramírez y dejarse caer por aquí. Él nos recomienda sus favoritos:"Todos los sabores son maravillosos, pero el de pistacho y los de chocolate oscuro son, por decirlo en forma simple, obras maestras".


DelaCrem (Carrer Enric Granados 15, +34 931 24 66 51): Massimo Pignata, original de la región italiana del Piamonte, es el artífice de este proyecto de heladería gourmet. Sus sorbetes con fruta fresca de temporada y zumo recién exprimido, así como esas combinaciones que nos proponen con café o chocolate caliente. Charlot comenta: "El pistacho es excepcional, como el de avellana, la nata, el chocolate, el mango, el yogur, miel y mato con nueces... es decir, no hay un sabor que puedes dejar a un lado... todos son riquísimos y muy cremosos. ¡El café es muy bueno y la pastelería también totalmente artesanal!".


Gelateria Caffetteria Italiana (Plaça Revolució 2, +34 932 10 23 39): Las enormes colas que se forman todos los veranos no se entienden hasta que has probado los helados de este clásico del barrio de Gràcia. De vez en cuando celebran lo que llaman las 'Fiestas del Helado' y los venden a mitad de precio. No nos queremos imaginar lo que pase esos días. Fernando Roldán nos explica su experiencia: " Probé el famoso helado de chocolate negro y según él, mi cara fue de película. Acompañaba la tarrina una bola de avellana si mal no recuerdo, que a pesar de quedar eclipsado su sabor, no dudo que sea también la mejor bola de helado de avellana que haya probado en mi vida".


La Heladeria Mexicana (Carrer Mestrança 49, +34 931 74 34 98): El toque exótico de las frutas mexicanas es un buen reclamo para bajar a la Barceloneta y probar tanto sus helados como la repostería mexicana que nos ofrecen, como el pastel tres leches, el de elote, el de cajeta, el flan napolitano... Rico Terrones quedó convencido: "Para mí es un lugar que hacia falta en Barcelona porque es autentico y todo lo que hacen es natural y artesanal como en México".


Bodevici (Carrer Torrijos 21 y Astùries 2): estas dos nuevas heladerías merecen una mención especial, pues son las dos primeras de España con certificado ecológico concedido por el Consell Català de Producción Agrària Ecològica. Su impulsor, Jordi Rivera, quería cumplir su sueño de crear helados fabricados únicamente con productos cien por cien ecológicos y parece que lo ha conseguido. Hace poco que han abierto y gran parte de su trabajo es explicar a los curiosos este nuevo proyecto; es por eso que acostumbran a realizar catas para dar a conocer sus helados y yogures.


Heladería Arcobaleno (Carrer Ferlandina 35, +34 687 34 92 13): Alex y Erica nos traen novedades heladeras desde Cerdeña y para esta temporada sus gustos estrella son el de Mascarpone con higos caramelizados o el sorbete de chocolate negro casero. Ahora bien, a nosotros nos han sorprendido los helados que probó guandalore: "Personalmente, me encantan sus innovaciones de helados de bebidas alcohólicas. Helado de cava, de mojito, de piña colada, todos muy bien conseguidos, equilibrados, riquísimos".


Tomo II (Carrer Vic 7, 93 217 31 92): Siguiendo con los helados de sabores sorprendentes, Tomo II nos ofrece uno con sabores como tomate, queso azul, crema de setas o foie gras. ¿Qué, cómo se os ha quedado el cuerpo? Y luego nos quejábamos del helado del Pitufo...  Hay que ser valientes y hacer como formentera6: "Se puede comprar helado para comer dando un paseo o en terrinas para llevar (creo que incluso te lo llevan a casa). Son unos helados muy cremosos, estilo italiano".

Si tienes tal fiebre por los helados que los derretirías y quieres darte un homenaje en cucurucho por cada rincón de Barcelona, echa un ojo a las heladerías que te esperan...