Las mejores tortillas de patatas de Barcelona

Huevo, patata, cebolla, aceite y sal: la felicidad lleva 5 ingredientes.

Aunque en Barcelona no es fácil toparse un pincho de buena tortilla por casualidad en un bar –como pasa en otras ciudades, donde un desayuno al azar puede ser una agradable sorpresa–, si la buscas, la encuentras. A continuación os desvelamos nuestros lugares favoritos para disfrutar de este manjar, desde su versión más clásica, sencilla y sincebollista hasta en complicadas elaboraciones con todos los añadidos imaginables.

Bar l´Electricitat (Carrer de Sant Carles, 15 - Barceloneta)
No busquéis sofisticación, técnicas innovadoras ni decoración de pitiminí: a este clásico de la Barceloneta –que nunca falla, por cierto– se viene a comer y a beber bien y a la antigua usanza. Por eso hacen una tortilla tan buena: jugosa y en su punto, sin estar para nada líquida, y con el punto de sal perfecto. Si no la acompañas con un vermú o un vino de la casa, una tabla mixta de embutidos y quesos y una ración de su inmejorable pulpo, tú te lo pierdes.

Flash Flash (Carrer de la Granada del Penedès, 25 - Vila de Gràcia)
Un clásico barcelonés desde los años 60, cuya decoración se mantiene intacta con las fotos de chicas haciendo fotos –de ahí el “flash” que da nombre al local– de Leopoldo Pomés como protagonistas. Si no quieres quedarte en la de patatas, su variedad se tortillas es casi infinita: de butifarra, de trufa, de diferentes quesos, de pan frito, dulces para postre y en el viejuno y entrañable formato “pastel de tortilla”, que une diferentes tipos de la misma con salsa de tomate, bechamel o mayonesa.

Taktika Berri (Carrer de València, 169 - Eixample)
Sincebollistas: este no es vuestro lugar, lo sentimos mucho. Bueno, en realidad no lo sentimos nada porque la tortilla del Taktika Berri nos gusta muchísimo tal cual: con una importante cantidad de cebolla casi caramelizada, melosa, tierna y con un punto dulce natural que hace soltar suspiros de felicidad. La patata también está perfectamente cocinada, aunque menos presente, y el huevo acompaña el conjunto en absoluta armonía. También hay bacalao, almejas y unas gildas donostiarras más que canónicas.

Les truites (Carrer d'Arimon, 22 - Sant Gervasi)
En Les Truites solo el concepto ‘tortilla de patatas’ incluye nada más y nada menos que 10 variedades. Desde la tradicional de patata y cebolla caramelizada hasta la que incluye carnes, setas, verduras o callos y garbanzos . ¿Mejor sin patata? También las hacen de embutidos –le de pies de cerdo y la de butifarra con judías del ganxet merecen mención aparte–, para postre y hasta en escabeche o en salsa. Está claro que no te aburrirás.

La Ceba (Carrer de la Perla, 10 - Gràcia)
Este restaurante del barrio de Gràcia también ha hecho de la tortilla su bandera: para tomarla sola a la carta, acompañada de otro plato o como parte del menú ‘Somiatruites’, que por 8,45  euros ofrece tortilla, tostada de pan con tomate y bebida. En este caso se trata de tortillas de formato individual, y además del clásico que aquí nos ocupa también las rellenan de verduras como espinacas o calabacín, de atún y queso y de mil cosas más.

Norte (Carrer de la Diputació, 321 - Dreta de l´Eixample)
Está muy bien que sea la tortilla lo que te lleva hasta el restaurante Norte: su fama es merecidísima y no podemos ponerle ninguna pega. Pero si por casualidad llegas y se ha terminado, no cometas el error de irte enfurruñado sin probar alguno de sus otros platos. Trabajan con arte la pasta, las sopas y las ensaladas, preparan unas croquetas de muerte lenta –ay, las de jarrete– y facturan unos postres, desayunos o meriendas para no perdérselos. Si hay algo de casquería en el menú no dudes en pedirlo: siempre que lo hemos hecho hemos salido de allí flotando un palmo por encima del suelo.

¿Quieres algo más que una rica tortilla? Pásate por nuestra colección de bares de tapas para picar algo en Barcelona.