Ocho planes fabulosos para el día de la madre

Barcelona ofrece desayunos con vistas, spa, cócteles y cenas para celebrar este día

Madre no hay más que una, pero todas se lo han currado y se merecen unos achuchones y un regalo (no solo en su día, pero -¿por qué no?- también en este). Puedes decírselo con un masaje, una manicura, una noche en un hotel de ensueño en plena naturaleza, una copa compartida en un bonito jardín o, si le van las aventuras, con un viaje en globo cruzando los Pirineos. Sea como sea, no te olvides de ella este domingo. Ni el lunes. Ni el martes...


Sesión de peluquería en el Quinto Primera (Ronda Universitat, 20 - Universitat)
He aquí un plan que puedes regalarle para que disfrute ella sola o podéis compartir para daros un gustazo madre-hijo o hija. Porque no solo es un placer poner tu pelo en las expertísimas manos de Juan Calet -que lo es-, sino también hacerlo en este salón con terraza y un fabuloso equipo de sonido decorado por Francesc Pons. Los cortes de cabello de Juan son antológicos, como su delicado dominio del color -atención al estilo Michele Pfeiffer, pero también puede conseguirte las cejas que más se llevan esta temporada o arreglar una barba asalvajada.

Desayuno con vistas en Restaurante Visual ( Avinguda de Roma, 2 - Sants)
Imagínate tomar un desayuno de celebración del día de la madre con unas de las mejores vistas de Barcelona. En el Hotel Torre Catalunya puedes vivir esta experiencia, siempre que lo hagas en su restaurante Visual, un “roof-top lounge restaurant” con una panorámica de 360º. Allí podréis disfrutar de un generoso desayuno buffet interminable con productos de primerísima calidad -embutidos, ruta cortada, zumos, bollería, tostadas y bocaditos dulces y salados, entre otras muchas cosas- sintiendo que tenéis la ciudad a vuestros pies.


Manicura en The Pink Peony (Passeig Gràcia, 100 - Diagonal)

Seguimos con los planes de quererse y ponerse estupenda: esta vez cuidando las manos o los pies de la persona que te dió la vida. Ofrecen infinidad de servicios, que van desde un sencillo cambio de color hasta una manicura completa. Pero para un día especial como este es recomendable el tratamiento rejuvenecedor, que mima las manos con un masaje, baño de parafina y exfoliación, además de dar forma y color a las uñas. También pueden hacer lo mismo por los pies -los días de sandalias están a la vuelta de la esquina- y son expertos en tratamientos faciales holísticos.


Vuelo en globo Ballooning (Av. Francesc Cambó, 21 - Jaume I)
¿Tu madre es una aventurera de las que disfrutan con el riesgo y las situaciones extremas? Déjala alucinada regalándole un viaje en globo por encima del Vallés Oriental, uno de dos horas por la Cataluña Central o -solo para las más atrevidas- una travesía por los Pirineos que le permitirá disfrutar de una experiencia inolvidable. Hay diferentes opciones de precios, dependiendo del tipo de viaje y la cantidad de gente que vaya en la cesta -caben hasta seis personas- y todas las excursiones terminan con un almuerzo de picoteo, un brindis con cava y la entrega de un diploma de vuelo.


Cóctel en el Mandarín Oriental (Passeig de Gràcia 38 - Passeig de Gràcia)

Tomar un cóctel siempre está bien, pero hacerlo en un jardín rodeado de exuberantes plantas de mimosas y lavanda -que además es un remanso de paz en el ajetreado Eixample barcelonés- tiene sin duda un valor añadido. Descúbrele este sorprendente rincón a tu mamá, tomad asiento en uno de sus cómodos sofás y compartid un rato de risas y confidencias. Si estáis indecisas con la bebida, dejaos asesorar por el equipo de camareros y barmans: solo tenéis que decirles si os apetece algo más bien ligero, afrutado, seco o de trago corto o largo y vuestros deseos se harán realidad. Mejor que un cuento de hadas.


Cena en Disfrutar (Carrer de Villarroel, 163 - Hospital Clínic)

Compartir un menú de estrella Michelin es una buenísima manera de decir “te quiero”, a tu madre, a un amigo o a ti mismo, si se tercia. Pero probar en familia la cocina tecnoemocional de Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch, aventajados alumnos de Ferran Adrià de El Bulli marcará un antes y un después. Sus esferificaciones, bocadillos aéreos, macarrones a la carbonara deconstruidos o trampantojos de pimientos -que resultan ser un postre- os sorprenderán y deleitarán a partes iguales, fijando este día de la madre para siempre en vuestra memoria.



Escapada con spa (Paratge de Sant Pere del Bosc s/n - Lloret de Mar)

En el Hotel Sant Pere del Bosc no solo encontrarás un lugar con encanto y mucha personalidad, situado en un edificio insignia del Modernismo Catalán del siglo XX, enmarcado en un entorno natural de máxima tranquilidad. También hay habitaciones diseñadas y decoradas de man, que toman sus nombre de diferentes mujeres y lugares inspiradores, un restaurante que trabaja con proveedores locales para crear una carta innovadora con guiños internacionales y un spa con piscina de agua salada, una sala de masajes y tratamientos y otra dedicada a las terapias ayurvédicas, una disciplina holística con más de 5.000 años de historia. Para tu madre o para ti: la decisión está en tus manos.


Noche en los pabellones de Les Cols (Avinguda de les Cols, 2 - Olot)
Si buscas uno de esos regalos con trampa que acaban reportándote beneficios a ti mismo, no escojas este. Porque los pabellones de Les Cols son un planazo romántico que seguramente tu madre prefiera vivir en pareja que contigo (por mucho que te quiera). Estos cubos de cristal sin televisión, mueble bar ni nada que se le parezca, instalados en medio de la naturaleza en un bosque cercano a Olot invitan a la contemplación, la reflexión y el disfrute. Cruzando un pasillo hay una bañera con forma de lago natural a la temperatura perfecta y, ya de mañana, ofrecen un picnic listo para ir descubrir la zona bien desayunado.


Recibe este contenido en tu e-mail

Nunca compartimos tu e-mail con nadie.

Suscríbete a nuestro boletín