Ruta de Restaurantes Castizos por Madrid

Los clásicos nunca mueren

Ya están aquí las fiestas populares más significativas de Madrid: San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma. Se celebran en el Madrid más popular, en los barrios de Lavapiés y La Latina. Con tanta verbena, necesitamos reponer fuerzas y lo hacemos en los restaurantes y tabernas más castizas de la ciudad. Y es que la ocasión lo merece. Así que nos vamos de ruta para visitar lugares emblemáticos que decoran sus paredes con motivos centenarios y llenar el estómago de recetas tradicionales, esas que nunca pasan de moda. He aquí una selección de algunas de las tabernas más castizas de Madrid, clásicos que no debes perderte en estos días de festejos populares.

Casa Ciriaco (Calle Mayor 84, 915 48 06 20): si hablamos de lugares castizos en Madrid, este restaurante es uno de los más emblemáticos. Esta tasca lleva desde principios del siglo veinte abierta. Comenzó como almacén de vinos en 1897 y en 1929 se convirtió en el restaurante que actualmente podemos seguir disfrutando. Desde entonces se sirve comida típica de Madrid. El plato estrella es, sin duda alguna, el cocido; pero la pepitoria de gallina, los callos a la madrileña, la trucha escabechada o la perdiz con judiones, son otras de las viandas más demandadas. Como dato curioso, en los años cuarenta y cincuenta se organizaban tertulias de afamados intelectuales, como el periodista y escritor Julio Camba (las paredes del local lo recuerdan), el dibujante Antonio Mingote o el pintor Ignacio Zuloaga, entre otros.

Casa Camacho (Calle de San Andrés 4, 915 31 35 98): el barrio más hipster de Madrid, Malasaña, alberga en sus calles sitios populares que conviven con locales modernos y cosmopolitas. Uno de esos lugares castizos es esta taberna conocida, sobre todo, por sus "yayos". Y no hablamos de señores mayores con nietos, que también, sino de un cóctel de ginebra casera y vermú. El local no ha perdido su esencia, sigue con el mismo aspecto desde su apertura en los años veinte del siglo pasado: enormes barriles de vermut y ese aire kitsch que tanto nos gusta. Para acompañar la bebida, recomiendan las bravas, el bonito en escabeche o la berenjena de Almagro. ¡Siempre está hasta los topes!

Viuda de Vacas (Calle del Águila 2, 913 66 58 47): por dentro sigue manteniendo detalles antiguos, sin embargo, el look es más "actual" que los locales anteriores. Eso no significa que no tenga historia... A principios del siglo XX Segundo Vacas y su mujer Victoria Sastre compraron la que antiguamente era la "Posada de San Antonio". Cuando Segundo falleció, pasó a llamarse "Viuda de Vacas". Es en 2006 cuando el edificio se rehabilita, el restaurante se traslada a su actual ubicación. Desde su apertura, ofrecen recetas tradicionales (de todas partes de España) con productos frescos de temporada: sopas de ajo, gazpachos y salmorejos, cocidos, potajes, croquetas, arroces, albóndigas...

Taberna La Bola (Calle de la Bola 5, 915 47 69 30): este restaurante es conocido por su cocido madrileño desde que abrieron en 1870. El secreto de su éxito es que mantiene la tradición de hacer este plato tal y como lo elaboraba en el siglo diecinueve La Rayúa, matriarca fundadora de esta saga de restauradores, con carbón de encina en pucheros de barro individuales. ¡Todo un clásico!

Casa Labra (Calle de Tetuán 12, 915 31 00 81): fundado en 1860 es conocido por ser el lugar donde Pablo Iglesias fundó el Partido Socialista Obrero Español. Su plato "top" es el bacalao, que ofrecen de distintas formas: como tapa en la barra, en tajadas y rebozado, o como relleno de sus clásicas croquetas. Y en la carta proponen: bacalao en salsa verde, a la bilbaína, con tomate.... A pesar de su esencia castiza, hoy se ha convertido en un punto de encuentro de turistas que muchos critican.

Freiduría de Gallinejas (Calle de Embajadores 84, 915 17 59 33): Si buscas un plato popular, típico de los barrios más humildes y las verbenas, no te pierdas las gallinejas de esta freiduría. Y es que este emblemático lugar lleva sesenta años sirviendo mollejas, entresijos, gallinejas... que fríen al natural con la propia grasa. No apto para paladares y estómagos delicados.

El Sobrino de Botín (Calle Cuchilleros 17, 913 66 42 17): aunque su nombre puede dar lugar a confusiones, estamos ante lo que hoy se ha convertido en patrimonio gastronómico y cultural de Madrid. Se trata del restaurante más antiguo del mundo, como certifica Record Guiness, con casi más de 300 años. En su interior nos topamos con cuatro plantas que conservan el ambiente del local original (era una posada). Siempre ha sido famoso por sus asados, aunque en la carta encontramos muchas otras viandas que merece la pena probar: pimientos asados con bacalao, morcilla de Burgos, sopa de ajo con huevo, menestra de verduras con jamón ibérico... Cómo no, Hemingway estuvo aquí, no podía visitar Madrid sin pasar por Botín.

¡Será por sitios castizos! Aquí te dejamos nuestro listado de "Restaurantes castizos de Madrid" donde encontrarás muchos más lugares donde disfrutar de comida tradicional y con ese ambiente tan chulapo que tanto te gusta.