Escapadas gastronómicas a menos de 2 horas de Madrid

Restaurantes a menos de 200 km de Madrid donde disfrutar de un "buen yantar"

Esta semana, con dos días festivos, muchos os habréis ido de puente y otros muchos os habréis quedado en Madrid. Si habéis optado por el segundo plan, tenéis varias opciones para disfrutar de esta semana. Además de una agenda cultural y de ocio repleta de eventos, mercadillos navideños y mucho más, también podéis disfrutar de una escapada ida y vuelta a ciudades cercanas a la capital: Segovia, Cuenca, Toledo, Calatayud... Y como a nosotros lo que nos gusta es el "buen yantar", os recomendamos seis lugares a 2 horas - o menos - de Madrid donde disfrutar de recetas tradicionales y oriundas de esas tierras. ¡Escápate!


Segovia: "cuchareo" y cochinillo

Casa Zaca (Calle de los Embajadores 6, San Ildefonso, 921 47 00 87): si por algo es conocida esta casa de comidas en La Granja de San Ildefonso (provincia de Segovia) es por la sopa castellana y su cocido. Si quieres disfrutar del "cuchareo" típico castellano, nada mejor como probar los guisos de este restaurante, elaborados con productos de la zona. Tampoco te pierdas sus Judiones al estilo de La Granja, el pollo picantón guisado con piñones ni las patatas a la Importancia. Y, para una buena digestión, que no falte un paseo por los jardines del Palacio Real o, antes de comer para coger hambre, una de las famosas rutas de senderismo por la Sierra de Guadarrama.

Restaurante José María (Calle Cronista Lecea 11, 921 46 11 11): además del acueducto, el Alcázar o el Monasterio de San Antonio del Real, el cochinillo es otro imprescindible en una visita a Segovia. Si hay un sitio donde lo preparan delicioso, es en el mítico restaurante de José María Ruíz - junto a la Plaza Mayor, a los pies de la Catedral - que lleva desde 1982 ofreciendo el mejor cochinillo de la ciudad, un manjar emblemático de su cocina. ¿Y para beber? Pago de Carraovejas, el vino de la casa, producido por el propio José María.


Ávila: judías del Barco, guisos y carnes

Restaurante Reyes Católicos (Calle Reyes Católicos 6, 920 25 56 27): ubicado en el corazón histórico de Ávila, a mitad de camino entre las dos principales plazas abulenses, se encuentra este restaurante ya legendario de la ciudad amurallada. Aquí degustarás una carta con platos que fusionan la comida tradicional y de vanguardia, y una diversa y amplia elección de vinos de la tierra. Su plato estrella son las judías blancas de Ávila estofadas con choricillo, la sopa castellana, el revuelto de morcilla, y sus carnes, entre las que destaca el chuletón avileño.


Toledo: perdiz, carcamusas y otras viandas

Restaurante Adolfo (Calle Hombre de Palo 7, 639 93 81 40): fundado por Adolfo Muñoz y su esposa Julita hace ya más de 35 años, este restaurante, ubicado en un palacio del siglo XIII en el corazón del casco histórico de Toledo, es un lugar para enamorarse de la comida y de su increíble bodega. Y, sobre todo, para degustar la perdiz roja de Toledo que aquí preparan en seis aromas y texturas.

Bar Ludeña (Plaza de la Magdalena 10, 925 22 33 84): son los inventores de las carcamusas, un plato típico de Toledo, que no es otra cosa que magro de cerdo guisada. Cuenta la historia que el propietario del bar llamó así a este plato porque el local era frecuentado por hombres de avanzada edad, los "carcas", así como un grupo de chicas jóvenes que estos señores consideraban sus "musas". En fin, sea como fuere, si visitas el Ludeña no te pierdas las carcamusas, que aquí preparan con tomate y guisantes, ligeramente picante.


Cuenca: caza, morteruelo y Ajo Arriero

Raff (Calle de Federico García Lorca 3, 969 69 08 55): a diferencia de los restaurantes de los que venimos hablando, este local nació en 2006 y rápidamente se convirtió en un referente de la gastronomía conquense gracias al buen hacer en los fogones de José Ignacio Herráiz. Aquí degustarás cocina de autor pero con un gran arraigo en la cocina tradicional. Recomiendan el canelón de ajo arriero, la hamburguesa de ciervo o el cordero braseado. ¡Ñaaaaaam!

La Ponderosa (Calle de San Francisco 20, 969 21 32 14): cuenta con una de las mejores bodegas de cuenca y además es un sitio estupendo para tapear. En su carta no faltan manjares típicos de la tierra: las gachas, el morteruelo, el ajoarriero, la perdiz escabechada (reina de la casa), el lomo de orza en adobo o el jamón ibérico de bellota. ¡Ah! Y para ir abriendo boca... sus torreznos.


Sigüenza (Guadalajara): asados, migas y caza

Nöla (Plaza de San Vicente 1, Casa del Doncel, 949 39 32 46): si visitas Sigüenza - sobran las razones para hacerlo - y quieres probar su gastronomía, el restaurante Nöla es una parada imprescindible. Aquí son famosas las migas de pan de hogaza con salchichonada y huevo cocinado a baja temperatura, el jarrete de cerdo cocinado lentamente y lacado al horno con espuma trufada de patata, o los raviolis de ciervo con crema de boletus. Cocina creativa con un gran respeto al producto de la tierra y la tradición.


Calatayud: migas a la bilbilitana y garbanzos con congrio

Posada Arco de San Miguel (Calle San Miguel 18, 976 88 72 72): un plato típico de Calatayud son las migas a la bilbilitana con fruta. Un buen sitio para comerlas es el restaurante del Hotel Posada Arco de San Antón, en el casco histórico de la ciudad, al lado de las plazas más concurridas e importantes puntos de interés turístico: el Palacio de Erlueta, la Parroquia-Colegiata de Santa María, el Museo de Santa María, Colegiata de Santo Sepulcro... Una escapada de lo más completa: disfrutar de unas migas y recorrer el centro urbano de Calatayud.

Mesón de La Dolores (Plaza de los Mesones 4, 976 88 90 55): otra vianda tradicional de la gastronomía bilbilitana son los garbanzos con congrio seco. Esta receta se remonta años atrás... A mediados del siglo XV, la Costa da Morte (Galicia) era muy conocida por su congrio que comenzó a exportar al resto de España en un momento en el que el consumo de pescado estaba reservado a las ciudades marítimas. Concretamente, Calatayud se especializó en el comercio de este pescado gracias a la gran producción de cuerdas y sogas en la ciudad aragonesa: intercambiaban este material para los barcos gallegos a cambio del preciado congrio seco. Para aprovechar el sabor de este manjar, comenzaron a guisarlo con garbanzos, y ¡voilà! está es la historia de un plato que hoy se considera una delicatessen. Dicen que en el Mesón La Dolores preparan los mejores garbanzos con congrio de la ciudad.


Tras esta selección de sugerencias para escaparte de Madrid, sin irte muy lejos, y disfrutar de la gastronomía, también puedes optar por lugares todavía más cercanos, concretamente en la Sierra de Madrid; explora nuestro listado de Los mejores restaurantes de la Sierra de Madrid y ¡toma nota!

Recibe este contenido en tu e-mail

Nunca compartimos tu e-mail con nadie.

Suscríbete a nuestro boletín