Las nuevas barras de Madrid que te conquistarán

9 barras que no debes perderte

En invierno sustituimos las terrazas por las barras. La barra de toda la vida está de moda. Muchas se han sofisticado, otras mantienen esa esencia castiza. Sea como fuere nos encantan. Hasta esta edición de Gastrofestival (del 20 de enero al 4 de febrero) presenta una sección que hace honor a las barras de bar: "Nuestras barras favoritas con un Rioja". Desde aquí os proponemos una selección con las flamantes barras de restaurantes que han abierto sus puertas en el último año, o hace tan solo unos meses, y que ya han conquistado a más de un paladar.


Troquel (Calle Jorge Juan 50 - Recoletos): en pleno barrio de Salamanca se encuentra este restaurante que ofrece cocina mediterránea fusión y una carta de raciones y platos elaborados con productos de primera calidad. Dispone de tres ambientes: el salón comedor, una imponente barra de piedra caliza natural y mesas altas para disfrutar de un buen tapeo clásico, unos cócteles o una estupenda selección de vinos. Recomiendan: las croquetas cremosas de puerro con gambas, el mar y montaña de ciudad de México, tacos de merluza y arrachera, mejillones thai, la ensaladilla rusa o las sardinas ahumadas sobre coca de tomate.


Gran Clavel (Calle de Gran Via 11 - Barrio de las Letras): a finales de diciembre abrió sus puertas en el bajo del Hotel de Las Letras esta "vermutería, bar de vinos y casa de comidas". Mesas y sillas altas repartidas justo enfrente de la barra, donde disfrutar de una carta repleta de recetas de toda la vida, made in Madrid, estupendas para compartir, y más de 80 etiquetas de vinos con denominación de origen. En definitiva, un sitio donde el aperitivo se convierte en comida mientras ves pasar la gente por la Gran Vía.


Arallo Taberna (Calle de la Reina 31 - Chueca): a mediados de mayo del año pasado, el hermano pequeño del restaurante con el mismo nombre en A Coruña, se trasladó a la capital, concretamente al barrio de Chueca. En su local de Madrid han dicho adiós a las mesas altas y al "protocolo" con una enorme barra con taburetes y cocina a la vista; una cocina que definen como "contaminada", contaminada de influencias, sabores y texturas. No te pierdas la croqueta de nigiri de merluza salpresa y la coliflor, kimchee y mejillones.


Café Comercial (Glorieta de Bilbao 7 - Chueca): tras una temporada cerrado, a finales de marzo del 2017 reabrió sus puertas con un look renovado pero manteniendo la esencia de este mítico café, que ahora además de "castizo" se define como "original". Para mantener la tradición, la barra no podía faltar como lugar donde tomar unas cañas o unos vinos y disfrutar de las tapas que las acompañan, como el delicioso arroz a banda.


Las chicas, los chicos y los maniquís (Calle de Atocha 49, Hotel Axel - Barrio de las Letras): restaurante enamorado de la moda juvenil, de los comercios de barrio, de los vinilos y de la contracultura. En definitiva, un homenaje al Madrid de los '80 y al buen comer, a las cañas bien tiradas, al compartir y a la sobremesa de chinchón. En este contexto no podía faltar ¡una barra! En ella podrás degustar tapas para compartir y platos que te trasladarán al huerto y al mar: la tosta maripili, la ensaladilla con cangrejo, las patatas massiel, las croquetas de jamón con guiso de pollo, el bocadillo de calamares... ¡y muchas más movidas!


Burgundy (Calle de Hermosilla 2 - Recoletos): se trata de una de las grandes aperturas de la temporada. Ubicado donde antes estaba Caray, en los bajos del hotel Fénix, su línea a seguir es la misma que la del Grupo En Copa de Balón, que no es otra que la de difundir la cultura del vino. Al mando de los fogones se encuentra el chef David Marcano que propone cocina de producto y vanguardista. Del anterior local se ha respetado la barra circular de la entrada, donde proponen una breve carta pensada para un tapeo informal que puedes acompañar de una amplia oferta de vinos con más de 300 referencias.


Santerra (Calle del General Pardiñas 56 - Lista): su espacio se divide en dos zonas. Por un lado, "el bosque", el espacio donde disfrutarás de un menú degustación de cocina de mercado con raíces castellanas, una cocina de bosque bajo y serranía en la que la caza y el producto son los protagonistas; y por otro lado está la "barra fina de barrio", una barra castiza en la que destaca la carta de vinos que cambia a diario y donde no faltarán las aceitunas aliñadas caseras, los torreznos, las croquetas caseras, el rabo de toro o los callos.


La Gastro Salvaje (Calle Ponzano 93 - Rí­os Rosas): Chema Soler, de la Gastrocroquetería de Chema, es el responsable de la cocina de este "salvaje" restaurante ubicado en la calle Ponzano. En barra también podrás degustar su propuesta de cocina callejera mexicana con toques asiáticos mientras ves en directo cómo elaboran los platos. Destaca el aguachile de gambas de michoacán, la ensaladilla salvaje, cualquiera de sus ostras, el bao de cochinita pibil, la mini hamburguesa crujiente de langostino con kimchi o las croquetas de sepia gratinada.


Taramara (Avenida de los Arces 11 - Palomas): se trata del nuevo restaurante de los hermanos Sergio y Roberto Hernández, de Latasia. Se encuentra en la zona del Campo de las Naciones y proponen cocina peruana con raíces e influencias españolas y mediterráneas. Platos tradicionales que harán las delicias de los paladares más viajeros pero también nostálgicos. La propuesta gastronómica de su barra no tiene desperdicio: taco al pastor con brisket al carbón, bao de pollo, miniburger, ensaladilla LATASIA... Y entre semana si quieres comer bien pero en plan informal, no te pierdas las cazueltias de guiso del día que proponen.


Amplía esta lista ayudándote de nuestra selección Barras para comer en Madrid y el artículo Top 10 de las mejores barras de Madrid.