Los 10 bocadillos más TOP de Madrid

De todas las nacionalidades, colores y sabores

El bocata es una auténtica institución de nuestra gastronomía. Un alimento económico y rápido de elaborar. Quién no recuerda el ritual de desenvolver el papel de plata y descubrir el bocadillo que tus progenitores habían preparado con tanto cariño para que lo disfrutaras en el recreo. O esas excursiones al campo, cuando llega el momento de comer y lo que te espera es un enorme bocadillo para reponer fuerzas. Aunque siempre "se ha llevado", hoy está más de moda que nunca; y es que se ha convertido en un producto gourmet. Desde bocatas clásicos a otros de lo más originales, exóticos (la fiebre del bao), "canallas", o gigantescos. Aquí te dejamos una selección con 10 bocadillos que no debes perderte - por nada del mundo - en Madrid.

 

John Barrita (Calle Vallehermoso 72 - Arapiles): este verano Javi Estévez y Quike Pedraz (La Tasquería) junto a Edward Torres de La Panotheca han abierto este local, especializado en bocadillos gourmet #BocatasQueMolan. Entrepantes, barritas, sobre pan, torrijas, budin... Aquí te espera un abanico de propuestas "panarras" acompañadas de las tapas más divertidas. Dividen su carta en: “sobre pan”, “entre pan”, “barritas”, “varios“ y “postres” según tamaños y formas de disfrutar de los bocados. Recomiendan: el de carrillera, el de steak tartar y el de pollo confitado.

 

La Casa Tomada (Calle San Lorenzo 9 - Chueca): aquí también encontrarás bocadillos gourmet, y platos con una clara influencia venezolana (y es que su propietario es oriundo del país latinoamericano). Desde la apertura de su primer local en Malasaña, su vocación sigue siendo la misma: "crear y hacer bocadillos". Hace un par de meses abrieron uno nuevo en el barrio de Salamanca, donde repiten fórmula: entrepanes "de autor" y recetas venezolanas. No te pierdas el bocadillo de albóndigas italianas "Big Balls", el de pollo frito "El Granjero Loco" o el clásico de roast beef.

 

El Porrón Canalla (Calle de la Ballesta 2 - Malasaña ): Juanjo López, chef de La Tasquita de Enfrente, se encuentra al frente de este espacio dedicado al bocadillo y al porrón. Desde bocadillos originales como el de mejillones con patatas, sardinas con cebolla o de chocolate, hasta los más tradicionales como el de pepito de ternera, lomo adobado con pimientos, calamares a la romana... El pan es de Viena La Baguette, los ibéricos de Arturo Sánchez y las conservas de Frinsa. Aquí se come con las manos y se bebe a morro, vino o cerveza; dicen que así sabe mejor. Muy top: el bocata "Merkel" de cabeza de jabalí, dijonesa, pepinillo y cebolla blanqueada, y el de sobrasada del payés con huevo frito.

 

La Sanducherie (Calle Santa Teresa 1 - Chueca): aquí los sándwiches ("sanduches") de autor con acento internacional son los protagonistas. Una propuesta gastronómica que lleva los emparedados a un nivel superior: elaborados con panes artesanales (focaccia, brioche, ciabatta) e ingredientes locales. Enormes y partidos en dos mitades para poder probar todos los que quieras, y siempre acompañados de unas deliciosas patatas trufadas. Apunta: el sándwich "Mazinger Z'S" con setas y salsa alioli, el "Pulled Porky" con cerdo cocinado durante 8 horas y bañado en salsa barbacoa, o el "Travi Pastrami" con generosas lonchas de pastrami, provolone y mostaza dijon.

 

Crumb (Calle Conde Duque 8, 915 48 41 29): "sándwiches de autor hechos con amor y mucho hambre". Eso es lo que resume la oferta de este lugar que ya se ha ganado a los amantes del fast food de calidad ensalzando los bocadillos a la categoría de gourmet. Con pan de trigo, de semillas, de patata o de miel y cebolla, elaboran los emparedados. Mediterráneos como el de pesto de tahini con tomate asado deshidratado; de aquí y de allí como el de sardinas al sumal con tapenade; o el "pork bellly" de panceta marinada y asada con compota de manzana. ¿Con qué acompañarlos? Con patatas revolconas, asadas o un mix de ensalada. Y todo 100% ecológico. Ojo al dato: puedes llevar a tu perrete ;)

 

Melo's (Calle del Ave María 44, 915 27 50 54): no podía faltar en esta lista todo un clásico del bocadillo, que aquí llaman "zapatilla". Elaborados con productos gallegos, como el lacón y el queso de tetilla. Son enormes (para compartir) pero no por eso más caros, todo lo contrario. Id preparando el estómago para degustar esta bomba de relojería. Otro imprescindible del Melo's son sus croquetas. Repetirás, repetirás y repetirás.

 

Havana Blues (Santa María de la Cabeza 56, 915 39 45 89): su concepto principal es la fusión de la cultura culinaria española con la cubana, y su especialidad son los granizados, zumos de frutas naturales y los cócteles. No podemos obviar su famoso sándwich cubano: media barra de pan con carne de cerdo asada, jamón york y queso, mostaza y pepinillos a la plancha con mantequilla, y acompañado de unas chicharritas o chips de plátano.

 

The Big Banh (Calle de Don Felipe 4 - Malasaña): si quieres ir más allá del bocata clásico, apuesta por los Bánh Mi (que aquí llaman Big Banh) o bocadillos vietnamitas. Este pequeño local "take away", situado en el corazón de Malasaña, ofrece un tipo de bocadillo asiático que resulta de la fusión de la cocina francesa y vietnamita, muy famoso en ciudades europeas y en Estados Unidos. Un Big Banh consiste en un emparedado con pan recién horneado y relleno de encurtidos caseros, hierbas frescas, láminas de pepino, los ingredientes que elijas (pollo, cerdo, ternera, vegetal...) y una salsa especial con mayonesa japonesa. ¡Mmmmmm!

 

La Garriga (Paseo de la Castellana 153, 915 70 01 39): en esta tienda, charcutería y bar también ofrecen bocadillos, fríos y calientes, hechos con productos artesanos catalanes, así como jamón ibérico, embutidos y cárnicos. El de butifarra blanca o negra con "pa amb tomàquet" se lleva la palma. Cuentan con otro local en Serrano.

 

Tándem by Triciclo (Calle Santa María 39, 910 16 80 67): en hermano pequeño de Triciclo encontraréis cocina fresca y fácil para disfrutar en cualquier momento del día. En carta tienen cuatro bocadillos muy dispares entre sí: el chino, el ibérico, el madrileño - de calamares, ¡cómo no! - y el italiano. Este último uno de los más demandados con burrata, rúcula, tomates secos, pesto y mortadela trufada.

 

Continúa deleitándote con irresistibles bocadas y echa un ojo a nuestro listado De bocadillos por Madrid.