Restaurantes en Ruta desde Madrid: de la A-1 a la A-6

"Viajar no es sinónimo de mal comer"

Como dijo el dueño y fundador del restaurante Landa: viajar no es sinónimo de mal comer. Y hoy - en vísperas de puente - os lo vamos a demostrar con una selección de los mejores restaurantes de carretera de España. Así que si estos días te lanzas a las carreteras, recomiendan parar cada dos horas, y si en una de esas paradas toca comer, elige bien y disfruta de la gastronomía de nuestro país en los mejores "restaurantes en ruta", tanto si vas al norte, como si vas al sur, al este o al oeste (desde Madrid). Eso sí, no te vengas arriba y olvida la famosa frase de "¡viva el vino!", y es que si después tienes que seguir recorriendo kilómetros... malament.

¡Bon voyage!


A-1: carretera del Norte, de Madrid a Irún

Casa Juaneca (Calle de Lucio Benito 6, San Agustín de Guadalix - Madrid): este imponente caserón en San Agustín de Guadalix, abrió sus puertas en 1967 como bar hostal y en 1995 se inauguró el restaurante, que hoy es todo un clásico de la zona norte de la Comunidad de Madrid. Sus puntos fuertes son los guisos - garbanzos con tocino, caracoles con arroz, callos o las finas patatas con bogavante - y, cómo no, los asados: carnes a la brasa, cabritos, lechazos y cochinillos que llegan a la mesa con la piel crujiente y perfectos de punto, al igual que las chuletillas de cordero lechal a la plancha. A 40 minutos de Madrid.

Landa (Carretera Madrid - Irún km 235 - Burgos): lleva desde 1959 en pie, recargando las pilas a todos los viajeros que paran aquí. Como dicen ellos mismos, este es "el eje viario entre la capital y el norte de España". Su espacio se divide en bar y restaurante donde ofrecen cocina tradicional burgalesa con platos como: la sopa de ajo y huevo pochado, las empanadillas de codorniz y champiñones, las albóndigas de bacalao, el guiso de manitas de cordero y, el plato estrella de la casa, los huevos fritos con morcilla de Burgos. Se encuentra aproximadamente a dos horas y cuarenta minutos de Madrid.

El Lagar de Isilla (Calle de la Isilla 18, Aranda de Duero - Burgos): en la calle más céntrica de Aranda de Duero se encuentra este asador. Con una decoración típica castellana, con vigas de lagar, antigüedades y mesas hechas con trillos, el local cuenta con una estupenda barra donde degustar tapas y raciones acompañadas de los mejores vinos de Ribera del Duero, y dos comedores, uno en la planta baja con horno de asar y parrilla vista al público, y otro en la primera planta destinada a grupos y catas. Un imprescindible: el lechazo asado al horno de leña. A dos horas de Madrid.


A-2: autovía del Nordeste, de Madrid a Barcelona

Restaurante La Venta de Meco (Calle La Venta 31, Meco - Madrid): si cogemos la autovía del nordeste, y salimos casi a mediodía, dale combustible al estómago en esta antigua venta de principios del siglo XX en la localidad madrileña de Meco, a escasos kilómetros de Guadalajara. Un sitio estupendo para hacer un alto en la ruta y disfrutar de los mejores platos de la cocina castellana. A cuarenta minutos de Madrid.

Duque de Medinaceli Restaurante (Avenida de Madrid 29, Estación de Medinaceli - Soria): lo definen como un "restaurante tradicional con toques actuales" en la localidad de Medinaceli, en la provincia de Soria, entre Zaragoza y Madrid. Están especializados en cocina tradicional y de mercado, siempre utilizando nuevas técnicas culinarias para mejorar el producto. Entre sus especialidades destaca: el cochinillo y lechazo a baja temperatura, el carpaccio de manitas de cerdo, los ravioli de foie y nueces, los callos, el rodaballo con infusión de berberechos... ¡y mucho más! Si prefieres una opción más informal, en la cafetería ofrecen bocadillos, tostas y raciones. A una hora y cuarenta minutos de Madrid.

Área 103 (A-2 Km. 103, Almadrones - Guadalajara): esta "casa" fue fundada por la familia Rebollo para dar servicio a los camioneros. Con el paso de los años ha ido mejorando para continuar ofreciendo a los clientes una buena experiencia a la hora de parar a descansar del viaje y retomar fuerzas para continuar el camino. Se compone de dos restaurantes donde prima la cocina tradicional y de temporada. No te pierdas: el lechazo al horno, el chuletón de buey a la brasa y, en la barra, sus famosísimos torreznos. A hora y cuarto de Madrid.


A-3: autovía del este, de Madrid a Valencia

Restaurante Venta San José (Carretera Madrid-Valencia km 124, Zafra de Záncara - Cuenca): en Zafra de Záncara (Cuenca) se encuentra este restaurante - considerado el principal exponente de la cocina manchega en esta localidad conquense - donde degustarás platos elaborados con productos regionales y materias primas de primera calidad. Recetas como el morteruelo en sartén son algunas de las propuestas tradicionales que degustarás aquí. Si buscas comer algo rápido o prefieres otras opciones, también proponen menús, platos combinados, raciones y bocadillos. A casi hora y media de Madrid.

Restaurante Molina (Calle Alfredo Atienza 2, La Roda - Albacete): en La Roda (Albacete) nos topamos con el Hotel Molina, que alberga un restaurante que con los años se ha convertido en una referencia gastronómica de la zona. Proponen cocina tradicional basada en una excelente selección de la materia prima. El plato de este mes es la concha rellena de vieira y rosada gratinada con lactioli. Aquí triunfan los platos de cuchara y los guisos. A dos horas de Madrid.

Restaurante Finca La Estacada (Carretera N-400, Km. 103, Tarancón - Cuenca): destaca por su oferta vinícola y gastronómica. En un espacio amplio y luminoso gracias a sus bóvedas y a sus granes ventanales, degustarás platos que "conquistan los paladares más exigentes"; toman como referencia la gastronomía castellano-manchega y la cocina de mercado, siempre teniendo presente la creatividad en la elaboración de cada plato. A poco más de una hora desde Madrid.


A-4: autovía del Sur, de Madrid a Andalucía

Las Tres Jotas (Carretera de Andalucía (A-4), Km. 55, Ontígola - Toledo): el Hostal Las Tres Jotas se encuentra en Ontígola, entre Aranjuez y Ocaña. Aquí atienden las 24 horas del día (el servicio de restaurante está abierto de 13:00 hasta las 23:30 horas). Pimientos rellenos de bacalao, revuelto de ajetes con gambas, perdices estofadas o parrillada de pescado y marisco, son algunos de los platos que ofrecen. Una buena opción es el menú del día por 11,50 euros. A casi una hora de Madrid.

La Aguzadera (Autovía Madrid-Cádiz Km. 198, Valdepeñas - Ciudad Real): para muchos es uno de las mejores paradas gastronómicas de la A 4. También apuestan por el recetario tradicional manchego: pisto manchego con huevo frito y jamón, migas manchegas, gachas de almortas, duelos y quebrantos, perdiz escabechada... A dos horas de Madrid.

La Perdiz (Autovía Andalucía km. 268, La Carolina - Jaén): todo un referente en la gastronomía de la provincia de Jaén, con una deliciosa oferta de cocina regional y de caza. Entre sus especialidades destacan: el paté de perdiz, los escalopitos de venado, la perdiz escabechada, la pierna de cabrito al estilo de la casa, la sopa de cebolla gratinada, las judías con perdiz y los postres caseros. Sus olivos abastecen al restaurante con aceite de su propia cosecha, que junto a las mejores materias primas, llenan de olor, color y sabor sus platos. Se encuentra a casi tres horas de Madrid.


A-5: autovía del Suroeste, de Madrid a Extremadura

Taberna Mingote (Plaza de Federico García Lorca 5, Talavera de la Reina - Toledo): si vas por la autovía de Extremadura, bien merece la pena entrar en Talavera de la Reina y comer en esta taberna. Comida tradicional y materia prima de calidad, es la esencia de su oferta gastronómica: buenas carnes (de Ávila), buen jamón, pescados... A casi hora y media de Madrid.

La Majada (Autovía N-V salida 259, Trujillo - Cáceres): este restaurante a cinco kilómetros de Trujillo lleva abierto desde 1982. Un buen sitio para comer bien y a precios económicos. El menú diario es una opción estupenda, y es que por 15 euros incluye: cinco primeros, dos segundos (pescado o carne) y tres postres a elegir, incluye bebida. En carta, además de muchos otros platos, encontrarás embutidos y quesos extremeños. A dos horas y media de Madrid.

Parador Nacional de Oropesa (Plaza Palacio 1, Oropesa - Toledo): en tiempos fue la Casa solariega de los Álvarez de Toledo, Condes de Oropesa, y sirvió de refugio a soldados, religiosos y nobles en otras épocas. Un precioso "rincón" donde relajarte, disfrutar de la gastronomía toledana y, por supuesto, de sus espectaculares vistas (al Castillo de Oropesa y a la Sierra de Gredos). Recomiendan: el cabrito, el cordero, las migas del Arañuelo o la perdiz estofada. En sus recetas predominan productos como quesos elaborados artesanalmente, carnes de caza, verduras y especias. A poco más de hora y media de Madrid.


A 6: Autovía del Noroeste, de Madrid a La Coruña

El Ermitaño (Carretera Benavente - León km 1,2, Benavente - Zamora): en plena naturaleza, enclavado en un marco histórico y arropado por una ermita del siglo XVIII, se encuentra este restaurante. Cocina "de siempre", donde prima el sabor de la tradición con platos como: arroz de pueblo con chorizo, jamón, ternera y manitas de cerdo, bacalao con manitas de lechazo, panceta crujiente y perifollo, albóndigas de lechazo y papada ibérica, los garbanzos de pico pardal con boletus, gambas de Huelva y jugo de cocido... Vamos que tras esta calórica e irresistible ingesta, mejor tomar un café doble y dormir una siestecita. A poco más de dos horas y media de Madrid.

Gatito (Avenida del Obispo Panduro y Villafañe 31, Valderas - León): en este restaurante ofrecen la receta estrella de este pueblo leonés, el bacalao al estilo "valderas", una variedad de bacalao ajoarriero. De hecho, en carta solo tienen este plato y conejo guisado. ¡Y que no falte el queso de oveja de la zona! A poco más de dos horas y media de Madrid.

El Empalme (El Empalme s/n, Rionegro del Puente - Zamora): seta con patatas y carne, setas con pularda, lentejas con setas, arroz con setas... "un lugar de encuentro con la micología". Primeros, segundos y postres de setas (¡ojo con el helado de setas!). Merece la pena parar en este recóndito lugar para disfrutar de un exquisito festín micológico. A tres horas de Madrid.

Recibe este contenido en tu e-mail

Nunca compartimos tu e-mail con nadie.

Suscríbete a nuestro boletín