Las mejores patatas bravas de Madrid

¡Bravo por esas bravas!

Hoy queremos hablaros de un clásico del recetario madrileño: las patatas bravas. Su origen no está muy claro pero lo que sí está claro es que es un imprescindible del tapeo en Madrid. Eso sí, en lo que a la salsa brava se refiere, hay diferencias. En el Mediterráneo se prepara a base de alioli, aceite y pimentón ligeramente picante. En Madrid, en cambio, hay dos versiones; por un lado la que se elabora con una base de harina y pimentón picante (dicen que es la auténtica) y, por otro lado, la que tiene como base un sofrito de tomate con pimentón o guindilla. Después está el tema de las patatas. Cómo se cortan, su grosor, cómo se cocinan - si se fríen o se cuecen - e incluso si se sirven con piel o sin ella. Un tema, sí señor. También están las que se ciñen a la receta clásica o las que por el contrario se desmarcan de ésta y proponen una opción más innovadora.

 

Docamar (Calle de Alcalá 337 - Ventas): más de cincuenta años son los que lleva este bar y cervecería del barrio de las Ventas - a la altura de Quintana - ofreciendo las que para muchos son "las mejores patatas bravas de Madrid". El secreto, además de su salsa con base de pimentón y ligeramente picante, está en las patatas: cocinadas con cariño, nada aceitosas, tiernas por dentro y crujientes por fuera. Si quieres añadir más salsa tienen botellas en la barra para que dispongas de la cantidad que quieras. Sin duda, un imprescindible en cualquier ruta de bravas.

 

Las Bravas (Calle de Álvarez Gato 3 - Barrio de las Letras): "la exclusiva, artesana y genuina salsa elaborada únicamente con ingredientes naturales de primera calidad". Como no podía ser de otra manera, se refieren a la salsa brava, que lleva desde 1950 cosechando éxitos. De hecho van más allá y aseguran que su receta es "imitada en toda España", aunque se niegan a desvelar sus ingredientes. También aciertan con las patatas: blanditas por dentro y crujientes por fuera. A diferencia de las del Docamar, de tamaño son bastante grandes. Tienen otros dos locales también en el centro de Madrid.

 

Bar Alonso (Calle Gabriel Lobo 18 - El Viso): otro clásico de Madrid. Un bar de tapas de toda la vida (con más de 50 años a sus espaldas), en el que destacan los callos a la madrileña y ¡las bravas! Su barra es considerada una de las mejores de la ciudad y en ella podrás deleitarte con sus patatas bravas acompañadas de unas cañas muy bien tiradas. De hecho, cuentan con una larga cola de feligreses y es que las patatas están en su punto y la salsa no tiene desperdicio.

 

Media Ración by Cuenllas (Calle de la Beneficencia 15, Hotel & Spa Urso - Chueca): novísimo espacio gastronómico ubicado en el Hotel & Spa Urso. Aquí degustarás recetas madrileñas sin artificios, en platos de media ración, donde el producto de temporada es el protagonista. Su máxima es traer al presente platos tradicionales, reinterpretándolos y dándoles su sello personal. Una de esas recetas son sus patatas bravas - muy parecidas a las de La Emulada - que probablemente ya se consideren un imprescindible en las listas de "las mejores bravas de Madrid".

 

Estado Puro (Plaza Cánovas del Castillo 4 - Barrio de las Letras): de un conocido chef pasamos a otro, Paco Roncero. Aquí las tapas también son las protagonistas; pero de entre todas ellas destacan las patatas bravas. ¿El secreto? Tampoco fríen la patata, la cuecen, y se sirve con piel, con la salsa brava dentro y, como en VI Cool, cubiertas con alioli.

 

Askuabarra (Calle Arlabán 7 - Barrio de las Letras): "lo importante es el producto". Esta es su filosofía. Y siendo fieles a sus raíces mediterráneas (la casa madre, Askua, está en Valencia) sus patatas bravas #AskuaBravas se preparan siguiendo la receta típica de allí: con alioli casero y aceite de pimentón picante. ¡Mmmmmm!

 

VI Cool Madrid (Calle de las Huertas 12 - Barrio de las Letras): « "V" es la 1ª sílaba de vino y aquí lo servimos en un ambiente contemporáneo, acompañado por comida sencilla y sin complicaciones, pero de intenso sabor. así definen la esencia de esta gastrotaberna. Aquí las protagonistas son las tapas, entre las que destacan las bravas. El chef les da su toque personal y en lugar de freírlas, las hornean; rellenas de una suave salsa brava en el interior y cubiertas en la parte superior de alioli... ¡y voilà! El resultado es "demasié".

 

Si te has quedado con ganas de más, explora nuestro listado de Barras para comer en Madrid y Las mejores tapas y raciones de Madrid. Seguro que encuentras muchos más sitios donde disfrutar de una buena ración de bravas.